Preciosismo

Literatura y estilo preciosista del siglo XVIII. Retórica. Balzac y Voiture. Sarasin. Corneille

  • Enviado por: Adolfo José Blasco
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad

El Preciosismo En El Siglo XVII

Se han realizado múltiples estudios sobre el preciosismo aunque algunos hayan podido resultar inútiles porque tanto la investigación de estos como la pregunta han sido mal planteados y por lo tanto la respuesta no es muy acertada.

El objetivo de este libro es pues estrictamente histórico puesto que trata del tema de 1650 a 1660, período denominado *auge preciosista* (“pousée préciense”).

Es aquí donde se encuentran las causas del problema y las consecuencias que propone el tema. Pero no se trata de preguntarse que es el preciosismo, sino de entender quienes fueron los preciosistas contemporáneos de Mlle de Scudéry y del Abad de Pure, puede que los verdaderos preciosistas, los dos únicos que merezcan ostentar este calificativo.

La Ambigüedad De Los Términos Preciosistas

La primera etapa del manual nos ha permitido estudiar las diversas ambigüedades atadas al problema del preciosismo, la ambigüedad del término preciosista, la ambigüedad de los testimonios y sus fuentes y por fin de la ambigüedad del preciosismo en el siglo XVII.

Pero algo queda patente y es que el preciosismo debe ser abordado a través de sus diferentes aspectos, si no podemos equivocarnos.

Es obligatorio examinar el preciosismo de manera más extensa de lo que lo hicieron los contemporáneos que lo hicieron de forma superflua, contentándose de dar los rasgos más aparentes, incluso los más caricaturescos. A sus polémicas exageradas, a sus opiniones personales, a sus apreciaciones de los hechos generalmente superficiales, es más importante de substituir una historia del preciosismo que intenta restituirse de la verdadera, en la medida de lo posible.

Sin ignorar estos testimonios que pueden servir de punto de referencia, se recurre a autores y a textos que de primeras parecen estar bastante alejados del problema considerado. Conservando su individualidad propia, el preciosismo es el resultado de una larga evolución que explica y que da cuentas de sus manifestaciones más diversas. Un sofista como Bary, un pedante como Lesclache ayudan al igual que una novela de Mlle de Scudéry a entender el preciosismo.

Pero es multiplicando los acercamientos sucesivos y convergentes y variando los puntos de vista, que disminuiremos los riesgos de una errónea explicación al preciosismo, a su origen, a sus formas y a su existencia.

La Influencia De Las Literaturas Extranjeras

No podemos realizar un resumen de las relaciones inmediatas que surgen entre las literaturas extranjeras y el movimiento preciosista, porque los resultados no son del todo satisfactorios. Por lo tanto no podemos ver que las literaturas extranjeras no son causa del movimiento preciosista.

Los puntos de contacto están muy limitados y las relaciones establecidas a menudo son superficiales. Al contrario las diferencias son sensibles y delicadas y llegan incluso a oposiciones caracterizadas.

Faguet hablando sobre los orígenes del preciosismo y más precisamente sobre la influencia italiana declaró que no creía en tal influencia, Lanson negó por igual el papel de España; pero estas posiciones son algo excesivas.

Es imposible que se desarrollara tal comercio a través de los Alpes y de los Pirineos y que no hubiese el más mínimo trazo de influencias.

Sin embargo, es más difícil saber cuales fueron las influencias que no fuesen modas muy definidas y efímeras, los prestamos, las traducciones y adaptaciones. Pero siempre se produce un misterioso equilibrio entre lo extranjero y la capacidad natural de absorber y asimilar.

La influencia confirma las predisposiciones latentes.

Balzac Y Voiture

Los preciosistas enriquecen los procedimientos retóricos puestos de manifiesto por Balzac y Voiture. Este último fue sin duda más hábil y más discreto en su empleo. Sin embargo, un estudio sobre su estilo muestra que sabe sacar provecho de todos los trucos que la moda dicta y cuyo abuso será denunciado en los panfletos: sustantivación del adjetivo, frecuentes sustantivos abstractos, hipérboles y paráfrasis.

Voiture no reduce la utilización de la retórica y la utilización de estos medios estilísticos. Sin embargo, posee una parte inimitable que no depende de la retórica; sus juegos de palabras; sus bromas, su espíritu, su mezcla de ironía y de seriedad, todo lo que hace que su farsa no ponga de relieve esa estética pesada.

Al contrario su ligereza, su vivacidad, su naturalidad hacen menos aparente el otro aspecto de su obra.

De esta dualidad fundamental la posteridad retuvo solo el lado elegante, aparentemente fácil y delicado. Voiture “preciosista” en este sentido, lo es también en cierto modo a la manera de Guez de Balzac y que se encuentra según los diversos grados, al origen de las dos grandes corrientes del preciosismo.

La Influencia Del Estilo Preciosista En Sarasin

Sarasin en su obra “Diálogos” utiliza el estilo preciosista, lo que me impulsa a alcanzar gran éxito. Pero la rareza de sus procedimientos no nos permite atribuirle una influencia directa del preciosismo.

Se puede comprender el hecho que Pellison y Mlle de Sudéry tomaran sus obras muy en serio. Seguramente eran los lazos de amistad los que les obligaban a ello.

De Sarasin, el preciosismo aprendió el rechazo de lo burlesco, las innovaciones como el dialogo y las cartas mezcladas con la prosa y el verso y puede que incluso algunos tipos de frases.

Corneille Y Los Preciosistas

Corneille y los preciosistas parecen muy cercanos por momentos, muy parecidos pero a la vez muy diferentes. De la lengua y de los procedimientos estilísticos de Corneille a las innovaciones de los preciosistas, hay a menudo un solo paso.

Los héroes novelescos de la época recuerdan a menudo a los del teatro corneliano.

La aspiración a la grandeza, al culto de si mismo, a la preocupación de la gloria, a la prioridad de la mujer tal y como lo expresa Corneille se acerca todavía más a la languidez del amor galante, del sacrificio con Andrómeda hacia los decorados suntuosos.

Los preciosistas tratan pues de acercarse a la escuela corneliana aunque algo siempre les separará del genio.

Resumen De La Literatura Preciosista

Los orígenes literarios del preciosismo están muy marcados por Corneille, Voiture y Balzac que parecen haber tenido un papel determinante, pero en ningún caso idéntico.

L´AStree fue sin duda una de las obras que más influyo. Por el contrario Malleville se sitúa por detrás, refleja la generación precedente a 1650; su obra “Lettres” (Cartas) que guarda cierta relación por su retórica con valor modélico.

Sarasin que toca a los verdaderos preciosistas y que frecuenta el Salón de Mlle de Sudéry acerca a Voiture en quien se encarna el espíritu de “L´Hôtel de Ramboillet” y el “Samedi”; en realidad representa un cierto momento del gusto, al despertar del preciosismo, pero aun así, a excepción de algún pequeño género, no está a la altura de un precursor.

Sin embargo, la fuerza que caracteriza una obra y que le permite hacer historia, se encuentra en Balzac así como en Corneille. Esta fuerza es la que parece faltarle a Voiture por mucho que fuese un habitual del “Hôtel”. En este sentido sirvió a la institución de la sociedad preciosista que busca sin cesar encontrar su gracia y espíritu.

Balzac contribuyó aportando a su prosa elocuente, cargada de procedimientos oratorios, su correspondencia preocupada por “lo bien dicho”, su riqueza de innovación estilística. Corneille con su teatro aportó un mundo de posibilidades tan numerosas y tan diversas que los preciosistas no cesaron nunca de utilizar.

Pero por muy importantes que sean las influencias literarias no bastan para explicar los orígenes del movimiento preciosista. Este último desborda los límites de la poesía, del teatro y de la novela.

El preciosismo sólo puede ser entendido si se resumen a otros factores: su carácter verdadero aparece cuando lo situamos en un cierto momento de la evolución de la sociedad francesa cultivada. Solo así adquiere sus verdaderas dimensiones y deja aparecer los caracteres distintivos.

Las Causas Sociales Que Originan El Nacimiento Del Preciosismo

Las causas sociales que ayudan a entender el nacimiento del movimiento preciosista son muy diversas, no se las puede tratar por separado pues su poder recae en su conjugación, todas son necesarias.

El preciosismo tiene lugar en un momento bien preciso de la evolución de la sociedad francesa, es por ello que resume bien los aspectos y que a través de ella permite encontrar numeroso caracteres.

Es por eso que albergando en sí cincuenta años de historia y cristalizando elementos difusos, el preciosismo tomó incluso a ojos de sus contemporáneos un aire de crisis que los polémicos panfletarios no hicieron más que acentuar. La oposición entre París y la Provincia, el auge burgués, el ideal que encarna el hombre galante y el bello espíritu del honesto hombre, el refinamiento de la vida social, el papel importante de las mujeres en los lugares mundanos, todo ello se funde en el preciosismo y por ello le otorga su extraordinaria riqueza y su excepcional riqueza y su excepcional intensidad.

No se reduce a la suma de estas causas sociales sino que las sobrepasa. El preciosista rechaza al provinciano, normalmente suele ser noble y es consciente que forma parte de una nueva elite, fundada sobre el espíritu. Se entrega a todas las delicadezas, a la galantería y a la honestidad mundana. Se entrega a su imagen, acordando así sus vestiduras y a su “toilette” gran importancia, aunque sin dejar ver la gran importancia que se le da y que sólo cada uno sabe disimular haciendo de todo ello algo natural.

Al preciosista le gusta lo mundano, es casi un hedonista, le gustan los placeres, los juegos en el campo y los regalos, pero prefiere los divertimentos intelectuales como los debates, sobre todo de amor (puede que sea una manera más de cortejar).

Aprovecha la vulgarización del aprendizaje pero rechaza ser un sabio: quiere una ciencia mas profunda, más discreta, menos pedante. Admire al brillante escondiéndolo y calificándolo de natural. Formula exigencias con excesiva delicadeza.

El preciosista está sometido a las bellezas de los salones, feminista convencido (quizás por gustar más) apoya las tesis que favorecen las damas y escucha las reivindicaciones de estas.

Así el preciosismo, estrechamente tributario de los factores sociales de la evolución de las costumbres y de los gustos, no se deja encerrar. Guarda sin embrago, toda su originalidad.

Conclusión Y Opinión

A lo largo de este estudio sobre los orígenes del preciosismo podemos decir que no parece como un fenómeno inexplicable y singular sino que tiene causas múltiples y complementarias.

Gracias a la diversidad de sus aspectos escapa de una cierta concepción tradicional que a menudo se ha hecho de ella. El preciosismo no es ese espíritu superficial y epidérmico que creemos. En ocasiones resulta frívolo pero el preciosismo no son esas extravagancias de la lengua que Molière ridiculizó. El preciosismo sobrepasa el puro verbalismo de la poesía. Está poseído por una cualidad ideal y no reconoce más que la supremacía del espíritu.

El preciosismo influyó a todo el mundo desde Henri IV a Loius XIII a Honoré d´Urfé a Guez de Balzac, a Corneille, a Voiture, incluyendo a La Fontaine, a Racine y a la Rochefoucauld.

El preciosismo inspiró una literatura psicológica y moral que abundó en la poesía y la novela, y en ocasiones en la tragedia cuyos clásicos están empapados de ello, llegando así a influir en un género lírico y en su nacimiento la ópera.

Gracias a sus orígenes e implicaciones muestra su riqueza interior. Es preciosismo está situado en el centro del siglo XVII, refleja numerosos aspectos, o bien resume los que la preceden o bien los que la seguirán.

El preciosismo abordó diferentes temas con audacia y confianza, así como la literatura, la poesía, la moral, la instrucción femenina, el matrimonio incluyendo cuestiones de lengua.

Pretende empujar hacia arriba el conocimiento interior del hombre, desea explorar nuevas zonas del alma y aportar nuevos aspectos delicados en una análisis de los sentimientos.

Concibe la vida y el amor como un medio de cultivarse a si mismo. Sin embargo, por mucha importancia que acorde a las pasiones cede el primer lugar a la inteligencia y a la razón.

El preciosismo se crea una imagen del hombre noble y grande, lejos de todo lo que pueda resultar vulgar o simplemente todo lo que sea común a burgués, busca el perfeccionamiento, la elegancia, la finura y lo puro. Por ello a menudo el preciosismo se ve reflejado en el teatro corneliano y en sus heroínas.

El preciosismo se ocupa del perfeccionamiento personal, de la gloria, de la grandeza, permite a nuevos medios de acceder a ese mundo espiritual que pretende fundar. A sus adeptos no les pide un titulo, no les exige más que la distinción del pensamiento de los sentimientos.

Es un medio de cultura individual y un a fuente de transformación social, en una época en que la burguesía está en auge y pretende unirse al preciosismo, el cual le proporciona el brillo y esplendor del que solía carecer la burguesía.

Es en el mundo femenino que el preciosismo obtiene su papel más importante. El preciosismo cambia la ignorancia femenina, invadiendo su espíritu de formación intelectual que les dé luz en todas las materias artísticas, científicas y literarias.

El preciosismo evita la banalidad, pretende agudizar el ingenio y atraparnos por la magia del lenguaje, esconde los defectos y ensalza la belleza, a menudo recurre al eufemismo y a la hipérbole y para engrandecer a los seres y a las cosas se sirve de superlativos como “supremo”, “extremo”, “terrible” y locuciones exclamativas como “¡Querida mía!”. Utiliza con frecuencia los sustantivos y adverbios en -men que por su volumen engordan la frase y la hacen más rica, utiliza la perífrasis para ensalzar algo y sobre todo para que cuando el oyente oiga (o el lector lea) una frase este tenga la impresión de masa voluminosa y sonora, una impresión de abundancia, de plenitud y de majestuosidad, empleando también muchas subordinaciones.

Pero su acción no acaba aquí, sino que también se aventura en al análisis del corazón humano y que pretende actuar como moralista y psicólogo, cultiva las definiciones, las máximas y los retratos. Para ello necesita la lengua abstracta y de un extenso vocabulario para explicar cualquier pensamiento sutil. El preciosismo concibe un mundo de cualidades y elabora una lengua que tiende hacia la máxima abstracción.

Así aparece pues el preciosismo en el centro y como centro del siglo, rico por su diversidad.

Preciosismo
Fuente de diferentes efectos duraderos que se sentirán más allá de la época clásica llegando a Fontinelle et Marivaux. Sin embargo, revela su esplendor de esos diez años 1650-1660.


Bibliografía

ARTICLES

  • Duchêne, Roger: Mentalité préciense ou galante? dans Mentalitá francesi nel Seicento, pages 171-181, Paris 1991.

[3657-131

  • Krajewsska, Barbara: De la préciosité autrement. dans Australian Jornal of French studies, XXV, pages 227-232. Melvourne 1988

[3039

  • La Culrure des femmes au XVIIe siècle et aujourd´Lui. De la “Preciense” á l´”tirvaine”. Journée de rencontre organisée à Marseille par “Le Centre méridional des Rencontres sur le XVIIe siécle”, 26 novembre 1994. Presentée par Roger Duchêne, dans Papers on French Seventeenth-Century, XXII, pages 329-449, 1995 á Tübinguen.

[3426

  • Lathuillère, Roger: La langue des précieux. dans Travaux de lingüistique et de la litterature, XXV, pages 243-269. 1987

[3055

  • Maclean, Ian: Un document ambigu sur les origines de la préciosité. L´avis du public de 1955. dans Papers on French Seventeenth-Century Literature, XVIII, pages 463-469, Tübingen 1991.

[3093

  • Timmersman, Linda: Un ancêtre de la préciense, “lacoquette d´esprit” (1636) oy “coquette savante” (1640). dans XVIIe siècle, XLII, pages 169-184. 1990

[3050

LIVRES

  • Biancardi, Elisa: “Ludus” et “préciosité”. Osservazioni sulla communicazione spiritosa nelle “ruelles”. dans La lingua francese nel Seicento, pages 213- 224.

[2974

  • François, Carlo: Précieuses et autres indociles. dans la litterature française du XVIIe. En collaboration avec Georgette Falleur. Birmingham 1987

[3072

ACTES

  • Maclean, Ian: “La voix des Précieuses et les détours de l´expression féminine. dans Actes de London (Canada) (1985). Présences féminines. Littérature et société au XVIIe siécle français, pages 47-71.

[2901-230

  • Sellier, Philippe: La nevreusse préciense, una nouvelle Pléiade? dans Actes de London (Canada) (1985). Présences féminines. Littérature et société au XVIIe siécle français, pages 95-125

[2912-230

CONFERENCES

  • Baader, Renate: Dames de lettres. Autorinnen des preziösen, hocharistokratisxhen und “modernen” Salons (1649-1698) Stuttgart 1986, XXIV

[2950

Comfte rendu XX, dans Refeatediensts zur Literaturwissenschaft, pages 285-286 par Falk Peter Weber; dans Forschingen CI, pages 118-121 en 1989 por Jürgen Grimm; dans Arbitrium VII, pages 303- 306 par Lydia Schoeth.

[2876

1

El preciosismo en el siglo XVII

Bibliografía

Preciosismo