Práxedes Mateo Sagasta

Político. Partido constitucional. Restauración de monarquía borbónica. Sufragio universal. Libertad asociación, pensamiento, reunión y expresión

  • Enviado por: Violeta
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

Práxedes Mateo Sagasta (1825-1903)

Nació en Torrecilla de Cameros (La Rioja). Se transladó a Zamora y allí pasó a ser jefe local del Partido Progresista y jefe de la Junta Revolucionaria de 1854. Fue diputado en las Cortes (1854-1857 y 1858-1863). En 1866, después de participar en un intento de pronunciamiento militar a cargo del general Prim, se marchó como exiliado a Francia.

En 1868, regresó a España, donde pasó a formar parte del gobierno provisional, que había sido creado tras la Revolución de ese año. En el periodo en el que Amadeo I de Saboya reinó, ejerció como presidente del gobierno provisional (1870) y, algún tiempo después, como líder del Partido Constitucional y ministro de Gobernación en el gobierno de Serrano (1871).

Estuvo de acuerdo con la Restauración de la monarquía Borbónica, retomada por Alfonso XII, tras haber encabezado un gobierno de transición (1874) posterior a la finalización de la I República. Formó el Partido Liberal Fusionista (1880), conocido como Partido Liberal, que accedió por vez primera al poder en 1881.

En la primera etapa en la que estuvo en el poder (1881-1884), se asentaron las bases de la reforma legislativa que se pondría en práctica a lo largo de su segundo mandato (1885-1890), periodo en el que el Partido Liberal desarrolló lo principal de su programa político modificador de la esencia conservadora de la propia Restauración: instituyó el sufragio universal y la libertad de asociación, pensamiento, reunión y expresión.

Durante el siguiente turno del gobierno liberal (1892-1895) facilitó la recuperación de la cohesión interna del partido, consiguiendo también la adhesión al sistema de las principales figuras políticas no conservadoras. En 1897, al ser asesinado Cánovas, Sagasta retomó el cargo del gobierno. Apesar de que concedió la autonomía a Cuba y Puerto Rico, Estados Unidos exigió la independencia total de Cuba y declaró la guerra a España en 1898. España salió muy mal parada (Desastre del 98). Este fracaso recayó íntegramente sobre Sagasta y su partido, por lo que en 1899 abandonó su cargo.

En 1901 regresó al poder y, durante éste su último gobierno, el rey Alfonso XIII presidió como tal su primer Consejo de Ministros.

Falleció en 1903 en Madrid.