Pradera

Ecosistema. Estepas. Bosques. Sabana. Loess

  • Enviado por: Stephany
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas

publicidad

En las zonas templadas en que las precipitaciones son insuficientes para permitir el desarrollo de los árboles, en lugar de bosques aparecen enormes estepas, muy frecuentes en el hemisferio boreal. La «pradera» norteamericana es un buen ejemplo de este bioma, caracterizado por la predominancia del estrato herbáceo de gramíneas.

Los suelos de las estepas presentan grandes diferencias con los de los bosques templados establecidos en análogas latitudes y sobre unos mismos substratos geológicos. Son mucho más ricos en humus que los suelos forestales equivalentes; en efecto, por causa de la brevedad del ciclo vegetativo de las plantas herbáceas, se produce una importante acumulación de materia orgánica, de tal forma que la humificación es más fuerte que la mineralización. Además, y en razón del clima, la evaporación es superior a la pluviometría, lo que se traduce en una ausencia de lixiviación y en una acumulación de sales minerales - particularmente de calcio y potasio - en las capas superficiales. No es raro por consiguiente, que ciertos suelos de estepa como los chernozem (tierras negras de Europa oriental Y América del Norte) figuren entre los más fértiles del globo.

Las estepas de las zonas templadas, antaño pobladas por grandes herbívoros, han sido desde hace mucho tiempo utilizadas por el hombre para el pastoreo o para el cultivo de cereales en aquellas zonas en las que la pluviometría lo hacía posible. La sobreexplotación de estas regiones estépicas ha conducido hacia la degradación irreversible de estos ecosistemas y a su transformación en desiertos.

Praderas

Las praderas templadas son regiones de transición entre los bosques templados y los desiertos. Se caracterizan por sequías periódicas, terrenos ondulados o llanos, y épocas de calor diurno y frío nocturno. Son típicas las grandes praderas de EEUU, aunque han sido profundamente transformadas por el hombre para uso de la agricultura y por la sobreexplotación ganadera. Las praderas tropicales, también conocidas como sabanas tienen grupos dispersos de árboles, y se caracteriza por el gran contraste entre la estación seca y la estación húmeda, lo que provoca la migración de casi todas las especies de grandes herbívoros que viven en ella. Las sabanas mejor conocidas son las africanas.

La pradera y la sabana

En la transición del bosque hacia el desierto, con pluviosidad muy escasa y una larga estación seca encontramos un bioma que puede tomar diferentes formas según los continentes. Se trata de la pradera, dominio de plantas herbáceas y muy escasos árboles o arbustos. Se le denomina estepa en Eurasia, pradera en Norteamérica, pampa en Sudamérica, y sabana en Africa aunque cada una de estas formaciones herbáceas posee sus propias peculiaridades. Son el hábitat de herbívoros corredores como el bisonte, el caballo, la cebra o el canguro y de aves, también corredoras, como la avutarda, el avestruz o el ñandú.

Praderas templadas.

En latitudes de los vientos del oeste y tormentas ciclónicas, conforme uno viaja desde la costa oeste de los E.U.A. con dirección este, la pluviosidad diminuye y el bosque da lugar a las praderas. Estaban originalmente dominadas por grandes manadas de herbívoros tales como el bisonte y el antílope. En la Figura 16.1 está esquematizado el ecosistema de una pradera.

La última Era Glacial desempeñó un importante papel en la formación del suelo de las grandes praderas. Los glaciares, al avanzar, empujaron enormes cantidades de tierra a su alrededor. La diferencia de temperatura entre el frente del glaciar y el aire circundante, causó fuertes vientos que arrastraron la tierra. Este material arrastrado por el viento, denominado loess, fue acumulado en gruesas capas sobre las Grandes Planicies. La acumulación de loess dio origen a una espesa capa de tierra en la cual pudieron desarrollarse las praderas.

El ecosistema de una pradera debe sus características, en parte, a los incendios periódicos. La Figura 16.1 tiene dos señales de control para las dos condiciones necesarias para producir un incendio. El primero es para la biomasa muerta, el pasto crece y después se seca. La segunda es un relámpago para comenzar el fuego.

Pradera

Figura 16.1 Ecosistema de una pradera. H= manadas de herbívoros de gran porte tal como el
bisonte; M = microorganismos descompositores; B = pájaros inmigrantes,
C = carnívoros tales como coyotes y lobos.

Durante el invierno, el agua cae en forma de nieve. En la primavera, cuando la nieve se derrite, los pastos están aptos para crecer verdes y brillantes debido a toda el agua disponible. Pero el agua no está disponible fácilmente el resto del año. Conforme el verano llega y se va, las hojas altas de pasto se secan y mueren, convirtiéndose en materia orgánica. Esta materia orgánica seca se incendia fácilmente durante las tempestades. El fuego corre por las planicies restituyendo los nutrientes al suelo en forma de ceniza, y así se hacen útiles para el crecimiento del pasto de la próxima primavera. Los pastos no mueren por el fuego debido a que poseen partes subterráneas con capacidad de crecer. Otras formas de vegetación, como árboles y arbustos, mueren por causa de la deficiencia de agua o por el paso del fuego. Por esta razón, los incendios tienden a sustentar el ecosistema de una pradera.

Donde las condiciones para el crecimiento son mejores, se desarrollan las praderas de pastos altos. Esta vegetación crea una turba maciza de materia orgánica debido a la densa red de raíces del pasto. Cuando las plantas mueren, no son completamente consumidas. La combinación de loess profundos y materia orgánica turbosa da como resultado una de las formas más ricas de suelo para agricultura. Las Grandes Planicies de los Estados Unidos son el principal ejemplo de esta acumulación y son algunas veces llamadas "la cesta de pan del mundo" a causa del gran vegetación que pueden soportar. Su riqueza dio como resultado la actual falta de praderas en los Estados Unidos. Muchas de las praderas originales de este país están ahora bajo cultivo, y existe la tendencia de transformar las pocas praderas naturales que restan en Parques Nacionales, para asegurar la no extinción de estos ecosistemas.

Aunque los campos puedan parecer monótonos al observador casual, no es así. Antes de la agricultura, los campos fueron continuamente controlados por grandes manadas de herbívoros. Los desechos fecales de estas manadas enriquecían el suelo y permitían a la naturaleza sustentar una amplia diversidad de animales silvestres. La mayoría de los pequeños animales de las planicies estaban adaptados a una vida subterránea, donde las condiciones a lo largo del año son relativamente estables.

El lado oeste de los continentes es dominado por praderas de mechones o estepas. Muchos de estos mechones tienen mas de cien años. Esta vegetación tiene aglomeraciones de pastos separados por áreas relativamente áridas. Cada mechón de pasto es un pequeño micro-ecosistema con sus propios productores, consumidores, descompositores y ciclos nutritivos que absorben el rocío de los vientos húmedos.

Otro tipo de ecosistema de pradera son las planicies de pasto pequeño. Se encuentran en zonas más altas y frías, donde la pluviosidad anual es menor que 50 cm por año. El pasto en estas áreas tiende a ser uniformemente distribuido.