Potencias mediterráneas hegemónicas

Ciudades en conflicto. Roma y Cartago. Primera Guerra Púnica. Segunda Guerra Púnica. Aníbal Barca. Publio Cornelio Escipión. Campaña de Aníbal. Batallas suelo Itálico, Hispánco y Tierras Africanas. Tercera Guerra Púnica

  • Enviado por: Cagiva
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 43 páginas
publicidad
publicidad

INTRODUCCIÓN II

1. Ciudades en Conflicto III

1.1 Roma III

1.2 Cartago V

2. Antecedentes VI

3. Primera Guerra Púnica VIII

4. Segunda guerra púnica X

4.1. Personajes importantes XIV

4.1.1 Aníbal Barca XIV

4.1.2 Publio Cornelio Escipión XVI

4.2 Campaña de Aníbal XVIII

4.2.1El Paso de los Alpes XVIII

4.3 Grandes Batallas en suelo Itálico XX

4.3.1 Batalla de Tesino XX

4.3.2 Batalla del lago Trasimeno XXII

4.3.3 Batalla de Cannae XXIII

4.3.4 Asalto a Tarento, el posible puerto de Aníbal XXVI

4.4 Batallas en suelo Hispánico XXVII

4.4.1 Asedio de Sagunto XXVII

4.4.2 Asedio de Cartago Nova XXVIII

4.4.3 Batalla de Baecula XXX

4.4.4 Batalla de Ilipa XXXI

4.5 Batallas en tierras Africanas XXXIII

4.5.1 Desembarco en África XXXIII

4.5.2 Batalla de Zama XXXV

5. Tercera Guerra Púnica. XLI

Conclusión XLII

Bibliografía XLIII


INTRODUCCIÓN

Mi trabajo de investigación tiene como objetivo conocer las causas que motivaron el enfrentamiento entre las dos potencias mediterráneas hegemónicas en los siglos II y III a. C. sentando las bases del mundo occidental.

Los motivos fueron económicos y políticos, ya que estaba en juego el comercio por el Mediterráneo y que implicaba que solo hubiese una potencia dominante.

En estas guerras destacaron grandes personajes tanto en la arena de la política como en el campo de batalla, Aníbal Barca en el bando cartaginés y Publio Cornelio Escipión en bando romano. Estos sentaron las bases de muchos movimientos de tropas que actualmente en día se siguen estudiando y teniendo como punto de referencia.

La familia Barca se extinguió al no tener descendencia Aníbal, pero en cambio la familia Escipión continuo dando personajes a la historia como, Africano Menor bisnieto de Publio Cornelio Escipion, quien el que acabaría con Cartago y con la resistencia en un pequeño pueblo de la Hispania Citerior, un símbolo de resistencia ante la ocupación romana, Numancia.





1. Ciudades en Conflicto
1.1Roma

Historia, Territorios y Organización.

Roma fundada en el s. VIII a. C, concretamente el 21 de abril del 753 a. C, entre 7 colinas, Capitolina, Quirinal, Viminal, Esquilina, Celia, Aventinia y Palantina. Diferentes tribus o pueblos que habitaban la región, entre ellos los latinos que acabaron mas dominando al resto. Roma pasó por tres periodos de gobierno diferentes: la monarquía, la república y el imperio.

La monarquía, la primera forma de gobierno de la ciudad-estado de Roma, se prolongo hasta el 509 a. C, cuando el último rey, Tarquino el Soberbio, fué expulsado y se instauro la República. La mitología romana vincula el nacimiento de la ciudad al héroe Eneas, quien huyendo de la destrucción de su ciudad, Troya, navegó y llegó a las costas de la península itálica, fundando Livinio, de su prole nacerían Rómulo y Remo los fundadores de Roma.

Durante este periodo se consolido la República fué el periodo de expansión de Roma, del 509 a. C al el 27 a. C, como potencia económica y militar en el Mediterráneo. El gobierno estaba en manos de los senadores, estos pertenecían a las clases altas, los patricios. Los senadores designaban a dos cónsules que ostentaban el cargo durante un año, funcionan como jefes de gobierno. Cada cónsul disponía de dos legiones completas junto con sus auxiliares para hacer la guerra o defender las fronteras. Las tres grandes guerras civiles que sacudieron la República acabo desajustándola y esto desencadeno en el Imperio

El Imperio, del 27 a. C hasta la desaparición de este en el 475 d. C, fué el periodo de mas expansión y dominación de Roma. Debido a los problemas que planteaba la dominación de tantos territorios se vio la imposibilidad de que el senado pudiese hacer frente a tal demanda por la falta de movilidad y rapidez a la hora de tomar decisiones. Este hecho animo a que surgieran personajes llenos de ambición como Julio Cesar llegando a desafiar al Senado. Este se autoproclamó dictador cosa que no le gusto al Senado este hecho provoco un complot político contra él y su posterior asesinato, años mas tarde su hijo adoptivo Octavio Augusto sería el primer Emperador.

Roma abarco toda la cuenca del Mediterráneo, desde Britania hasta el desierto del Sahara y desde la Península Ibérica hasta el Éufrates. El periodo de maxima expansión fué en la época del emperador Trajano. En la zona norte la frontera se situo el rio Rhin con la Germania Superior.

Cada territorio estaba dividido en provincias y estas eran administradas desde una ciudad principal por un pretor o un dux, el cual rendía cuentas al emperador.

1.2 Cartago

Historia y Territorios

Cartago era una colonia de la ciudad-estado de Tiro, fundada por Dido hacia el año 880 a. C, quien huyo de su patria por el gobierno despótico de su hermano Pigmalión. Al llegar a las costas de África pidió a los nativos que le concedieran una extensión de tierra que no fuera mas grande que la que pudiera cubrir la piel de un buey, los nativos aceptaron el trato. Entonces Dido hizo cortar el cuero en tiras largas y estrechas con las cuales trazo un perímetro mucho mas amplio que el entendido por los nativos.

Levantó en aquel lugar una ciudad que rivalizó con la de su hermano Pigmalión, Tiro, y extendió su influencia por la costa africana del Mediterráneo. Posteriormente los cartagineses se desplazaron por el Mediterráneo ocupando varias islas, inclusive parte de Sicilia, se establecieron en las costas de Hispania. Atravesaron el estrecho de Gibraltar y navegaron hacia las islas de Gran Bretaña y el norte de Francia y hacia el sur las islas Canarias, haciendo honor a su legado de grandes navegantes y herederos de los fenicios.

Organización

Cartago era una república, como Roma. El poder ejecutivo era ejercido por dos magistrados llamados sufetes, elegidos con carácter vitalicio. Su poder era vigilado de cerca por el Senado cuyos miembros eran exclusivamente de la clase alta de la población. El Senado estaba dividido en dos facciones, encabezadas por dos familias poderosas, la de Hannon y la de los Barca.

Guerras Púnicas

2. Antecedentes

Estos enfrentamientos entre Roma y Cartago, se prolongaron a lo largo de los siglos III y II a. C, y convirtieron a la potencia italiana en la dueña del Mediterráneo Occidental al que fue mas tarde denominado “Mare Nostrum”.

Una vez que Roma completo su dominio sobre toda la península Itálica, emprendió una lucha contra Cartago para disputarle su influencia en el Mediterráneo Occidental.

Los cartagineses comercializaban, telas, piedras preciosas y los perfumes de Oriente, el trigo de Sicilia y del Norte de África, el estaño de la Galia, el hierro y la plata de Hispania, una fuerte ganancia para el Imperio de Cartago y un monopolio absoluto.

El enfrentamiento entre las dos superpotencias de la época se extendió desde el año 264 al 146 a. C. y se conoce con el nombre de Guerras Púnicas, debido a que los romanos denominaban poeni (fenicio) a los cartagineses.


3. Primera Guerra Púnica

Cartago la mayor potencia marítima de la zona, con colonias en todas las islas, inclusive Sicilia. Pretendía dominar toda la isla para neutralizar a sus rivales comerciales y acaparar su importante producción de cereales. Con tales circunstancias una banda de mercenarios oscos, los mamertinos, se apodero de la ciudad siciliana de Messina que controlaba el flujo hacia la península Itálica. Amenazados por Hieron II de Siracusa, pidieron ayuda tanto a Roma como a Cartago (264 a. C.).

Tanto Cartago como Roma acudieron a la llamada de auxilio, pero llegaron primero los cartagineses, quienes firmaron la paz con Hieron II. Los romanos no se detuvieron y expulsaron a los púnicos de Messina e invadieron el territorio de Siracusa imponiendo su ley y forzando a Hieron II a aliarse con Roma (263 a. C.). La superioridad del contingente de su ejército en la isla, les permitió apoderarse incluso de la base púnica de Agrigento, un año mas tarde. El problema de Roma era que Cartago controlaba el mar gracias a su poderosa flota, esto decidió a los romanos a construir su primera flota de combate, que al mando de Cayo Duilio consiguió su primera victoria derrotando a los cartagineses en Milas (260 a. C.).

La victoria provoco la expulsión de los púnicos de Córcega y devastar Cerdeña (259 a. C.). Por ello decidieron atacar directamente las costas de África, convencidos de su triunfo, para ello vencieron a una escuadra cartaginesa en Ecnomo (256 a. C.). Desembarcando cerca de Utica el ejercito de Atilio Regulo, el general romano, encargado de la misión, quien decidió establecerse en Clypea como una base de operaciones y centro neurálgico.

Las desorganizadas, tropas terrestres cartaginesas, incapaces de resistir el envite de los romanos, se plantearon la capitulación y la paz, pero las duras condiciones por parte de los romanos hicieron que resistieran. Jantipo, jefe de una partida de mercenarios espartanos, reorganizo el ejército cartaginés apoyándose en la caballería y los elefantes. Estas fuerzas hicieron posible derrotar al general romano Regulo quien tuvo que huir de África y volver a suelo Itálico (255 a. C.).

Una nueva flota romana construida a raíz de la destrucción de la de Regulo, sirvió para poner cerco de las ciudades de Lilybaeum y Drepanum pero sin éxito alguno. En el 249 a. C. un ataque cartaginés rompió el cerco sobre estas ciudades y destruyó la flota romana.

Un nuevo avance romano que insistian en la victoria supuso una gran derrota naval de los púnicos en las islas de Egatas (241 a. C.). Roma consolidaba el dominio en el mar Mediterráneo. Cartago incapaz de seguir haciendo frente a la guerra tuvo que firmar la paz cediendo los territorios de Sicilia y las Lipari, además de pagar un concepto de indemnización de 3200 talentos.

A pesar del tratado de paz Roma aprovecho la debilidad de su vecino a raíz de una revuelta de sus mercenarios para apropiarse de las islas de Córcega y Cerdeña. El caudillo púnico Amílcar Barca propuso la conquista de nuevos territorios en la península Ibérica donde se obtendrían los recursos suficientes para volver a restaurar el poder de Cartago. El senado de la capital púnica le otorgo plenos poderes y acompañado de su yerno Asdrúbal y de sus hijos Magon, Asdrúbal y Aníbal, se aplico a la tarea de construir un imperio en Hispania. Tras su muerte en el 228 a. C, su yerno continuo su labor y fundó la ciudad de Cartago Nova como capital del imperio púnico en suelo hispánico. Roma ante el avance de los cartagineses decidió establecer una frontera natural en la península ibérica, imponiendo el Ebro como límite norte de la nueva expansión.

El general púnico Aníbal Barca que sucedió a su cuñado en el 221 a. C, extendió el poder al interior de la península y no solo a la costa como había hecho su padre y cuñado anteriormente. La conquista de Sagunto (219 a. C), dentro de territorio cartaginés según el tratado de paz, que mantenía relaciones con Roma, proporciono la excusa que buscaban los latinos para reclamar a Aníbal a lo cual Cartago se negó, junto con la declaración de guerra de Fabio Máximo en el senado cartaginés, fue el desencadenante de una nueva guerra, la Segunda Guerra Púnica (218 a. C.).


4. Segunda guerra púnica

El general en jefe cartaginés, Aníbal Barca, sabia que la única forma posible de derrotar y acabar con Roma era una invasión de la península Itálica por tierra ya que la capital de la república latina estaba aparentemente bien protegida por mar. A este hecho se le une de que Cartago tenia impuesta la condena a raíz de la primera guerra púnica de no poder fabricar una flota de combate, los únicos barcos de los que disponía era para defender su costa de ataques piratas.

Aníbal dejó a su hermano Asdrúbal como comandante en jefe de las tropas destacadas en la península ibérica mientras él conducía un ejército compuesto por soldados africanos, caballería númida y mercenarios hispanos. Estos últimos embarcados en esta aventura porque una princesa ibera se había casado con el general cartaginés. Cruzo los Alpes, una proeza hoy en día remarcable y admirable, y el Ródano en seis meses antes de que le cogiera el invierno. Al llegar a suelo itálico, de los efectivos de los que disponían se redujeran a la mitad, unos 20.000 infantes y 6.000 jinetes, una fuerza insuficiente para la campaña que tenía prevista.

Por lo tanto se decanto por intentar que se le unieran tribus galas del norte de la península, para este fin llegase a buen puerto tuvo lugar la primera de las batallas en las que se vería inmerso Aníbal Barca en Italia. Esta batalla tuvo lugar en Trebia, 218 a. C, ganando al ejercito romano conducido por los cónsules Tiberio Sempronio y Publio Cornelio Escipión, este hecho fue el revulsivo que necesitaron muchos galos para unirse al general cartaginés, de esta forma aumentó exponencialmente su fuerza expedicionaria.

Aníbal en su implacable avance por Italia, entró en Etruria, y aplastó de nuevo al ejército romano, Trasimeno 217 a. C, dejando de esta forma indefensa Roma. Cercó la capital unos días pero no se atrevió a atacar debido a la debilidad de sus fuerzas, escasas mas bien y el otro hecho era que dentro de Roma, aparte de la población romana dispuesta a coger las armas para defender sus casas, era que disponían de dos legiones completas de soldados, legiones urbanae. Por estos motivosopto por dirigirse al sur para tratar de conseguir refuerzos entre las ciudades recientemente sometidas por los romanos.

Mientras estos hechos sucedían el senado romano había enviado a un contingente al mando de Publio y Gneo Cornelio Escipión a Hispania desembarcando en Emporion, el 218 a. C, el objetivo del desembarco era cortar las líneas de comunicación de Aníbal con sus bases en la Península Ibérica. En el 215 a. C los romanos cruzaron el Ebro, límite fronterizo de sus posesiones en la península, atacaron

Sagunto y derrotaron a Asdrúbal. El comandante en jefe de los territorios hispánicos tuvo que marchar a África para someter al rey númida, Sifax, detrás de esta revuelta estaban los romanos. Lo que aprovecho Publio Cornelio Escipión para avanzar con sus legiones hasta la Bética en el sur de Hispania. Asdrúbal de vuelta de África con los jinetes númidas de Masinisa, éste sería más tarde rey de Númida y amigo intimo de Escipión hijo, logró vencer y dar muerte a los dos hermanos Escipión en dos batallas diferentes, las de Cástulo y Ilorci, 211 a. C, obligando a las legiones romanas a replegarse a sus dominios iníciales, al norte del rio Ebro.

Este hecho, la muerte de su padre y tío, marco la vida de Publio Cornelio Escipión hijo, llamado mas tarde Africanus, que decidió presentar su candidatura a cónsul pero debido a su edad y a los enemigos de la familia Escipión en el senado, solo consiguió que el éste lo enviara a Hispania con el cargo de Cum Imperiu. Pero este hecho no lo desanimó y le dió más fuerzas. Llegó en otoño a la Península y reorganizó las fuerzas de las que disponía, dándole un entrenamiento exhaustivo y duro, poniéndose delante en las marchas para dar ejemplo a sus legionarios y de esta forma darles ánimos. Cuando lo creyó conveniente en una marcha relámpago por tierra apoyado por la flota de navíos de los que disponía atacó la capital de Cartago en Hispania, Cartago Nova 209 a. C, tras darle este duro golpe al hermano de Anibal, le volvió a ganar un año mas tarde, 208 a. C en Baecula (Bailen), pero este reacciono y marcho finalmente hacia Italia dejando el mando de las tropas a su hermano Magon y al general cartaginés Giscon.

Aníbal se trasladó con su ejército tras la victoria de Trasimeno a Apulia, mientras entablaba negociaciones con Filipo V de Macedonia y Hieronimo de Siracusa en Sicilia para presentar un frente común contra Roma. El general romano y cónsul ese año, Fabio Máximo, le seguía de cerca pero sin entablar batalla. Quemaba los campos por donde iba a pasar y de esta manera le cortaba los suministros pero el Senado y el cónsul Varrón obligaron a presentar batalla. Esta batalla sucedió en Cannae, 216 a. C, y fue la mayor derrota en suelo Itálico de toda la Segunda Guerra Púnica muriendo el cónsul Emilio Paulo y huyendo el cónsul Terencio Varrón, Roma movilizó a 8 legiones y éstas fueron destruidas por una brillante maniobra de Aníbal de envoltura, este acontecimiento favoreció que varias ciudades mas se sumaran al general cartaginés en su guerra contra Roma. Cabe destacar el papel que hizo Escipión salvado dos legiones enteras y más tarde evitando que los tribunos desertaran. Uno de estos tribunos el hijo de Fabio Máximo, Fabio, con su oratoria consiguió del senado, desterrar a estas legiones a Sicilia por su falta de valor en el campo de batalla, cosa que fue una gran mentira puesto que fue la falta de liderazgo lo que condujo al fracaso. El enemigo de Publio Cornelio Escipión no pudo desterrarlo ni condenarlo a muerte por traición, porque también desterraría o mataría a su hijo, este hecho aumento la rabia y resentimiento hacia el joven tribuno. Tras la victoria Aníbal necesitaba un puerto para poder establecer contacto y comunicaciones con Cartago y se decanto por Tarento pero la debilidad de sus tropas tras tantos combates y la división de las mismas ya que debía proteger a sus nuevos aliados para que estos le facilitaran algunos recursos, se lo impidió. Cuando consiguió conquistar Tarento las tropas romanas destacadas allí se hicieron fuertes en la ciudadela, 213 a. C, Roma había recompuesto de nuevo sus legiones gracias a un increíble esfuerzo de su población ademas había contenido a Filipo en Iliria y mantenía sitiada a Siracusa defendida por los ingenios mecánicos de un desconocido griego llamado Arquímedes y apoyada por una flota cartaginesa.

Dos años mas tarde, 211 a. C, los romanos se apoderaron de la ciudad de Capua, aliada de Aníbal y redujeron a Siracusa, de esta manera acorralaron a Aníbal en el extremo sur de la península Itálica. Asdrúbal, el hermano de Aníbal, llegó a Italia donde fue derrotado y muerto en Metauro, 207 a. C, llevándole la cabeza a su hermano. Al mismo tiempo Escipión, hijo, había derrotado a Giscon en Ilipa y había expulsado a los púnicos casi por completo de toda la península Ibérica.

Gadir, la actual Cádiz, fue el último bastión cartaginés en tierras Ibéricas, 206 a. C, tras la derrota, Publio Cornelio Escipión decidió llevar la guerra a la casa de sus vecinos del sur, a África. Para ello tuvo que volver a Roma donde fue elegido cónsul, pero siguiendo la misma línea, su enemigo, Fabio Máximo, no se lo pondría fácil, debido a su poder de persuasión y por el miedo de los senadores a Aníbal, este manipuló al senado para que no pudiera disponer de sus legiones y estas se quedaran defendiendo la capital. Escipión implacable no se amedrento y decidió recurrir a las legiones malditas, las legiones desterradas a Sicilia por el propio Fabio, que el mismo había rescatado del horror de Cannae, unas legiones resentidas con Roma y poco fáciles de domar, pero para ello tenía un año, el tiempo que duraba su consulado. Con perseverancia y valor llego a dominar a esas legiones dándoles los ánimos para que lucharan por una Roma que los había desterrado y que no quería verlas por su poco valor en el combate, y dándoles la oportunidad de resarcirse con el enemigo que los había humillado en Cannae, Aníbal Barca.

Consiguió en África la alianza de Masinisa pese este a estar casado con la hija del general púnico Giscon, Masinisa se vio obligado a matar a su esposa para ser fiel a la palabra dada al romano, venció al rebelde Sifax y a los cartaginés en Utica, 203 a. C, y amenazo a la capital cartaginesa. El senado de Cartago incapaz de resolver el problema que les plantea Escipión decidierón llamar a Aníbal. Este tuvo que renunciar a su sueño de reducir a cenizas Roma y abandonado parte de sus tropas a su suerte en Italia debido a la falta de medios con los que Cartago pensaba traerlo a él y a sus hombres. Se puso al frente de lo que quedaba del ejercito de Cartago en África. Los dos mayores generales de la historia antigua se enfrentaron en Zama, 202 a. C, con el resultado favorable de Escipión, por este hecho seria recordado en la historia por el apelativo de Africanus. Esta última batalla marco la derrota definitiva de Cartago, que tuvo que renunciar a la península Ibérica convirtiéndose esta en una provincia más de Roma, Hispania, a las islas que controlaba, entregar sus elefantes, su flota de guerra y a pagar 10.000 talentos. Además se tuvieron que comprometer a no iniciar nuevas campañas militares sin el consentimiento de Roma, hecho que marcaria la Tercera Guerra Púnica.

En el 195 a. C, Aníbal se convirtió en sufete, magistrado supremo un cargo similar a cónsul romano, este hecho no gusto a muchos senadores cartagineses por lo cual lo traicionaron a Roma la cual lo reclamo para ser ajusticiado en la capital latina. Aníbal tuvo que huir a Oriente, constantemente perseguido por los romanos y con varios enfrentamientos en batallas, acabó suicidándose en Bitinia en el año 183 a. C.

4.1. Personajes importantes

4.1.1 Aníbal Barca

General, estratega y líder cartaginés nacido en Cartago, capital del Imperio Cartaginés, hijo del conquistador y fundador del Imperio Púnico en la península Hispánica, Amílcar Barca, y comandante de la primera guerra púnica contra la República de Roma.

A los nueve años fue llevado por su padre a Hispania. Creció en la guerra por dominar a las tribus hispánicas, conociéndolas a fondo y casándose con una princesa ibera. En una emboscada por parte de las tribus iberas en el valle del Guadalquivir murió su padre. En Hispania aprendió y juro odio eterno a los romanos, un odio que no abandonaría nunca.

Asumió el comando del ejército cartaginés en el 221 a. C y se hizo jefe supremo de las tropas de Cartago después de la muerte de su padre y de su cuñado Asdrúbal. Se dedicó inicialmente a la consolidación del dominio cartaginés en la península ibérica, lo consiguió, para lo cual hizo varios viajes en las que incorporo tribus celtas e iberas que vendrían a constituir la base de su ejército. Después de conquistar la ciudad de Sagunto tras un largo asedio de 8 meses en el año 219 a. C, ciudad aliada de la República de Roma pese a estar en territorio de dominación cartaginés, dando inicio a la segunda guerra púnica. En la península ibérica, organizó un gran ejercito con cerca de cuarenta mil hombres de infantería mas la caballería dirigida por su inseparable general Maharbal y 37 elefantes, con todo este ejercito preparado se decidió a llevar la guerra a tierra Itálica cruzando los Alpes una de las mayores gestas en aquella época.

Durante su periodo en suelo Itálico su antagonista Publio Cornelio Escipión, Africanus, deshizo todo lo que consiguió Anibal en la península Ibérica expulsado Cartago de Hispania y amenazando las posesiones del Imperio en África El senado de Cartago decidió llamar a Anibal para defender la patria del general romano Publio Cornelio Escipion. Vencido en la batalla de Zama se refugió en la ciudad de Cartago. Firmada la paz con la República de Roma, Aníbal se presento y gano las elecciones a sufete (cargo equivalente a cónsul en Roma). Su nombramiento lo cual canjeo las enemistades de mas de un senador cartaginés, traicionado por algunos senadores cartagineses enemigos de la familia Barca. Estos intentaron entregarlo a Roma, que lo reclamaba tras el sufrimiento que les hizo pasar en la península itálica. Por tanto tuvo que huir.

Se exilió a la corte de Antíoco, en Siria, vendiendo sus dotes como general y estratega. Tres años más tarde su protector fue derrotado por las legiones de Roma, otra vez lideradas por Publio Cornelio Escipión (el africano) y su hermano Lucio Cornelio Escipión (el asiático). Tuvo que volver a huir y se refugió en Bitinia, Asia Menor, acorralado por legiones romanas, mandadas exclusivamente para capturarlo prefirió suicidarse con veneno, un veneno que siempre llevaba encima en un anillo, en su dedo meñique.

Las técnicas de combate inventadas por el general cartaginés en las batallas que trabo contra las legiones de Roma, fueron consagradas por la historia de los conflictos bélicos. El empleo de armamento pesado móvil (torres de asedio con las que derroto Sagunto, etc…) y de movimientos envolventes en el escenario de operaciones, forma parte del legado transmitido por aquel que fue llamado a ser uno de los mejores generales de la antigüedad junto con su antagonista Publio Cornelio Escipión, Africanus.

4.1.2 Publio Cornelio Escipión

Hijo y sobrino de los cónsules, Publio Cornelio Escipión y Gneo Cornelio Escipión. Desde muy jovencito junto con su hermano Lucio Cornelio Escipión, más tarde llamado el Asiático por su victoria contra el rey Antíoco, fue entrenado en el arte de la guerra por su tío en el campo de Marte, a las afueras de Roma. Su preparación para el combate fue dura y eso quedaría demostrado con el paso de los años, forjando uno de los mejores generales que tendría la República y el Imperio de Roma. Por deseo de su padre fue instruido por un griego en la historia, oratoria, estrategia y demás ciencias, lo que le valió su amor por el arte griego y en especial por el teatro siendo un gran mecenas y contratando al conocido cómico Plauto cuando era edil de festejos de la ciudad.

En las segundas guerras púnicas su padre siendo cónsul decidió machar a Hispania para cortar el paso a las tropas de Aníbal que venían de la península con la intención de invadir la península itálica, no llego a tiempo de interceptarlo y en el puerto de Marsella se dividió dejando la mitad de sus legiones en poder de su hermano que le acompañaba, Gneo Cornelio Escipión para que marchara a Hispania para cerrar su ruta de aprovisionamiento. Siendo el cónsul Publio Cornelio Escipión el encargado de enfrentarse a Aníbal en la península itálica.

Publio Cornelio Escipión hijo entró en combate la primera vez en la batalla de Tesino. La noche anterior su padre, Publio Cornelio Escipión lo dejo al cargo de una unidad de caballería, turmae. El anterior jefe de esta unidad, Cayo Lelio, se convirtió en su protector, quien no se separaría mas de su lado hasta el día de su muerte. La acción que desempeño y el valor demostrado le valieron para granjearse la admiración de sus compañeros y sus hombres al cargo demostrando que no era un patricio mas y dejando claro que dejaría un huella en la historia. Este fue su primer encuentro con Aníbal.

Mas tarde desempeñó una gran función en el desastre de la batalla de Cannae siendo el encargado de retirar lo que quedaba de las legiones V y VI salvando a gran cantidad de hombres, este hecho le sirvió para ganarse grandes enemigos como el poderoso senador Fabio Máximo. El senado romano manipulado por Fabio Máximo, princeps senatus, decidió desterrar a Sicilia estas dos legiones, denominándolas legiones malditas, mas tarde Publio se acordaría de ellas para su gran batalla contra Aníbal.

Publio al enterarse de la muerte de su padre y tío a manos del hermano de Aníbal se presentó a las elecciones de cónsul para continuar la guerra en Hispania convencido que allí era donde se tenían que librar las batallas, debido a la falta de edad para el cargo, hecho por el cual, se le denegó tal puesto. No rindiéndose convenció al Senado para que lo mandaran con el cargo de Cum Imperium, cargo similar pero con la diferencia de que si ganaba batallas no tendría derecho a festejar untriunfo por las calles de Roma. Publio aceptó y de esta manera cosecho en suelo hispánico una de las carreras militares mas prometedoras. Conquisto Cartago Nova en seis días y expulsó de la península la dominación cartaginesa. Cerrando una fuerte suma de ingreso y recursos.

Pasado unos años volvió a Roma e ideo la locura según los senadores de llevar la guerra a tierras africanas. Salió elegido cónsul ese año y aprovechando la coyuntura dispuso de sus medios para llevar a cabo esta idea, pero su enemigo en el senado Fabio Máximo le cerró las puertas para que dispusiera de sus legiones y recursos del estado para tal fin, Publio convenció al senado para que le dejaran disponer de las legiones V y VI, las legiones que el propio Fabio había maldecido y pensando que sería una locura acepto pero con la condición de que Porcio Catón, ayudante de Fabio, fuera el encargado de la intendencia, Publio acepto y así de esta manera se iniciaría el enfrentamiento entre este otro gran personaje de la época republicana contra Publio.

Escipión consiguió en menos de un año, su periodo consular, para dotar de la moral, el coraje y forma necesaria a las legiones malditas para ganar en la batalla de Zama a un Aníbal que había salido deprisa de Italia sin la mayoría de sus tropas, para hacerle frente en esta batalla. Aquí se produjo la gran derrota de Aníbal y el punto final a la Segunda Guerra Púnica.

Pasados los años otro enemigo le surgió a Roma y se volvió a recurrir al Africanus , el rey Antíoco un megalómano con intención de emular a Alejandro Magno, pero sus enemigos se habían hecho fuertes y Publio cegado por el poder no se dio cuenta del complot de Porcio Catón, el censor. Encarcelado su hermano por unos denarios que legalmente le pertenecían en concepto de pago por su campaña contra el rey Antíoco, Publio recurrió a sus legionarios ya licenciados para intentar sacar a su hermano del presidio llevando a Roma a casi una guerra civil. Sempronio Graco posicionado mas como anti-Escipión se le ocurrió la idea del destierro a cambio de que depusieran las armas y Lucio saliera de la cárcel. Publio aceptó y así fue como acabo muriéndose lejos de su ciudad el hombre que había sido mas poderoso pero también el mas traicionado de Roma.

4.2 Campaña de Aníbal

4.2.1El Paso de los Alpes

El general cartaginés Aníbal, atravesó los Alpes al mando de un ejército de 50.000 hombres, 8.000 jinetes y 37 elefantes con el propósito de invadir Roma y llevarles la guerra a su casa.

Tardaron 15 días en abrirse paso a lo largo de 212 km de terreno agreste y cumbres nevadas, acosados por tribus de guerreros hostiles y la proximidad del invierno, movilizando ese ejercito avanzaban a unos 14 km por día ascendiendo a mas de 2750m de altura, lo que lleva a pensar que fue una y será una hazaña excepcional incluso hoy en el presente.

Solo fue una parte de la proeza que hizo, una marcha de 2.400 km en cinco meses de duración, durante la segunda Guerra Púnica entre Roma y Cartago. Roma había eliminado la flota cartaginesa en una batalla naval así que los romanos estaban tranquilos ante una amenaza marítima, por tierra Aníbal tampoco podía seguir la ruta fácil que atraviesa la Riviera francesa porque estaba habitada por una colonia griega aliada de Roma, lo que hoy conocemos como Marsella.

Aníbal salió de su base en Hispania (Cartago) en mayo del 218 a. C. Inicio la marcha con casi 60.000 hombres, pero unos 7.000 desertaron nada más llegar a los Pirineos.

El primer obstáculo que se encontró fue cruzar el Ródano, no se sabe con certeza por donde lo cruzo pero se supone que pudo ser por Fourques o Arles, donde el rio va mas lento y es menos profundo. El segundo obstáculo que se encontró fue una tribu gálica, los volcos, pero lo solvento en una batalla poniéndolos entre dos frentes, con lo cual cuando se vieron rodeados huyeron.

El general cartaginés hizo que su ejército cruzara uno de los pasos mas elevados de los Alpes, el Col de la Travesette, para atacar a los romanos en el valle del Po. La marcha en cifras fue: 20.000 hombres murieron a causa del frio, los aludes y los ataques de tribus hostiles, pero los elefantes sobrevivieron una gran ventaja para Aníbal. Los elefantes se utilizaban como una fuerza de choque para atemorizar y ahuyentar al enemigo. Además podían llevar torretas con arqueros en el lomo. Durante la marcha los elefantes eran muy útiles, podían transportar 10 veces mas carga que un caballo pero la desventaja es que consumían 140 kg de alimento al día.

4.3 Grandes Batallas en suelo Itálico

4.3.1 Batalla de Tesino

La batalla del rio Tesino, año 218 a. C, fue la primera victoria de Aníbal en suelo Itálica esto le hizo que la mayoría de las tribus galas indecisas del norte de la península itálica se le unieran en su guerra contra Roma.

Aníbal después de cruzar los Alpes estaba con un número muy inferior de hombres con los que había salido de Hispania, por tanto tenía que hacer algo para que las tribus galas se le unieran y aumentar su ejército. Publio Cornelio Escipión, padre, quien tenía el consulado ese año se decidió a plantarle cara al cartaginés, mando un grupo de exploradores y localizó su campamento en la otra orilla del rio Tesino. A la mañana siguiente Escipión, padre, con su caballería y con una fuerza de vélites, soldados de infantería ligera armados con jabalinas, se encontró por casualidad con las fuerzas de Aníbal, unos 6000 jinetes. El cónsul romano puso delante a los vélites y dejó detrás a la caballería, colocando unasturmae de reserva al mando de su hijo, Publio Cornelio Escipión, llamado mas tarde el Africanus a distancia del frente.Aníbal hábil en la maniobra envolvente desbordo a los vélites y rodeó por completo a la caballería del general romano.

Publio Cornelio Escipión, hijo, al ver a su padre en apuros decidió lanzarse solo al combate pese a la negativa de su lugarteniente Cayo Lelio. Cayo Lelio al ver a su superior lanzarse a salvar a su padre mando a todas las turmae de reserva lo que les valió para salvar la vida del cónsul ya herido en el combate. La retirada fue una huida de los dos Escipiones, Cayo Lelio y las turmae sobrevivientes, hacia su campamento situado en la otra orilla del rio Tesino, perseguidos por Aníbal. Gracias a la intervención de Escipión, hijo, que corto el puente de madera que unía las dos orillas Aníbal no pudo darles caza.

4.3.2 Batalla del lago Trasimeno

La batalla del lago de Trasimeno fué una de las mayores derrotas de la República Romana junto con la batalla de Cannae. En esta emboscada perdieron 3 legiones completas aproximadamente 18.000 hombres, Cayo Flaminio, cónsul en este año de la Segunda Guerra Púnica dirigió a sus soldados a una muerte segura.

Salieron del campamento a primera hora con una fuerte niebla y se dirigieron a plantar batalla a las tropas de Aníbal. En vez de esperar a que la niebla levantase, Cayo Flaminio decidió meterse en un paso, a su izquierda quedaba la montaña y a su derecha el lago Trasimeno. Aníbal ante la ventaja que le suponía el terreno para la batalla estacionó a una parte de su caballería resguardada y escondida al principio del paso. En el momento que la primera legión salía del angosto paso decidido mandar a la caballería escondida para corta la huida de las legiones por la retaguardia y Aníbal atacando por el frente a las legiones que salían hizo una pinza a los romanos, las tropas de infantería y los honderos baleáricos desde una posición elevada dispararon sus proyectiles contra las legiones en poco tiempo masacraron a 18.000 hombres, muriendo también el cónsul Cayo Flaminio el causante de esta desastrosa derrota.

4.3.3 Batalla de Cannae

Tras la derrota en la emboscada de Aníbal en el lago de Trasimeno de las legiones romanas, se produjo la batalla de Cannae, una de las mayores derrotas sufridas por Roma en la Segunda Guerra Púnica. Movilizadas por Roma 8 legiones el mayor contingente de tropas y enfrentándose los dos cónsules contra Aníbal resultaron perdedores y dejaron la capital latina desprotegida.

Los dos cónsules dispusieron las legiones en formación compacta y las caballerías cada una comandada por un cónsul diferente en los flancos, a su vez prepararon un contingente que atacaría el campamente cartaginés para evitar que las tropas de Aníbal en la derrota tuvieran donde resguardarse.

Aníbal en cambio dispuso a los iberos y galos en el frente de la formación y a los africanos en los lados para poder hacer un movimiento envolvente, junto con la caballería en los flancos para poder hacer frente a las cargas de las turmaeromanas.

Los romanos confiados en su superioridad numérica y en que los cartagineses y mercenarios tenían el rio a su espalda no se dieron cuenta de las intenciones del general de Cartago.

Barrida la caballería romana del cónsul Emilio Paulo por la caballería gala e ibera y muerto éste y también el cónsul Terencio Varrón al verse superado por la caballería africana de Maharbal, el lugarteniente de Aníbal, emprendió la huida dejando allí a las legiones a su suerte.

Aníbal envolvió a las legiones romanas y solo era cuestión de tiempo que acabase con ellas. El tribuno Publio Cornelio Escipión, llamado más tarde Africanus, tomó las riendas de la batalla y viendo imposible ganar la batalla decidió retirarse de la manera más ordenada posible. De esta manera salvando a dos legiones completas, estas legiones serian mas tarde conocidas como las legiones malditas puesto que habían huido de una muerte segura.

Aníbal años más tarde habría deseado acabar con estas legiones puesto que fueron las que lo derrotaron en Zama y así recuperaron su honor y su derecho a volver a Roma después de estar desterrados en Sicilia sin ver a sus familiares.

El ataque al campamento cartaginés tampoco surtió efecto ya que la resistencia que ofrecieron fue mayor de la esperada, poniendo en fuga a las tropas romanas y ganando doblemente el bando cartaginés.

4.3.4 Asalto a Tarento, el posible puerto de Aníbal

Aníbal necesitaba un puerto para sus comunicaciones con la capital Púnica y su decisión tras la victoria de Cannae fue decantarse por la ciudad de Tarento.

Fué un asalto limpio pero los romanos al darse cuenta se hicieron fuertes en la Ciudadela en la cual resistieron tres años, así que los púnicos no pudieron controlar la ciudad por completo. Fabio Máximo cónsul ese año hizo un asalto nocturno a la ciudad por tierra y mar además contaba con la ayuda de los Brucios que estaban dentro y vigilaba una de las puertas, los cuales la abrieron para que pudieran entrar las legiones en la ciudad. Gracias a esto pudo volver a conquistarla de nuevo, eliminando los planes a Aníbal de tener un puerto con el que poder tener contacto con Cartago.

4.4 Batallas en suelo Hispánico

4.4.1 Asedio de Sagunto

El asedio de Sagunto por parte de Aníbal Barca, comandante en jefe de las fuerzas cartaginesas en Sagunto, ciudad aliada de Roma, fue el desencadénate de la Segunda Guerra Púnica. Tardando 8 meses en reducirla. El asalto fué un duro golpe a Aníbal Barca al pensar que tardaría poco en el asalto.

La nota destacable de este asalto fue la herida en la pierna de Aníbal por una flecha disparada con un arpón desde Sagunto, quien continúo dirigiendo el asalto sin quejarse hasta que se fue a su tienda y cayo desmayado.

4.4.2 Asedio de Cartago Nova

El asalto a Cartago Nova (Qart Hadasht), fue el primer hecho destacable que anticipaba el futuro prometedor del enviado de Roma con el cargo de Cum Imperium Publio Cornelio Escipión. El asalto se llevo en 6 días, tampoco se tenía mucho mas tiempo ya que las fuerzas de Giscón y Asdrúbal, 2 generales cartagineses, se dirigían hacia la ciudad que era la capital de Cartago en Hispania. Fue una maniobra de distracción perfecta ya que dirigió a todas sus fuerzas contra la puerta y muralla principal 5 días seguidos. El comandante cartaginés al mando de la fortaleza traslado los hombres destinados en la muralla de la laguna, dejando esa zona desprotegida parcialmente. Al 6 día de asedio Escipión gracias a un pescador que conocía una ruta, envió a dos manípulos por una lengua de arena que atravesaba la laguna pudiendo tomar con sorpresa y sin dar la alarma ese sector de la muralla. Los manípulos se dirigieron abrir la puerta principal para que el grueso de las tropas terrestres pudieran entrar y finalizar el asalto. Al mismo tiempo las tropas embarcadas en la flota romana atacaban la muralla por el sector que daba al mar mediterráneo.

El hecho mas destacable fue que una vez dentro de la ciudad el saqueo, las violaciones y el asesinato fue prohibido por el general romano, una manera de desmarcarse y dar a entender a la población civil que él era diferente, que la República Romana era diferente, la siguiente acción fue liberar a todos los rehenes iberos para congraciarse con las diferentes tribus.

4.4.3 Batalla de Baecula

En la batalla de Baecula, fue el duro golpe que asesto Publio Cornelio Escipión, al hermano de Aníbal, Asdrúbal Barca. Luchando en una situación de inferioridad estratégica, consiguió doblegar al ejército cartaginés situado en lo alto de una colina bordeando por el rio Guadiel. El engaño fue situar a las vélites y a los escuadrones de infantería ligera luchando y manteniendo el frente de batalla en medio del combate y con la infantería pesada atacar por los bordes, el empuje fue tal que los iberos, peor armados defensivamente no pudieron aguantar y cedieron, de esta manera la infantería cartaginesa se vio sorprendida por los flancos y el frente, que no ceso en su empeño de subir arriba de la colina. De esta manera desbordados completamente, se dieron a la fuga llevándose el botín que tenían para pagar el asalto final a la península Itálica.Escipión coloco a un destacamento en el punto de lahuida pero fue insuficiente, con lo cual, lo único que consiguió fue matar a los retrasados en la huida.

4.4.4 Batalla de Ilipa

La batalla de Ilipa fue la última de una gloriosa campaña en Hispania por parte del enviado del senado con el cargo, Cum Imperium , Publio Cornelio Escipión y que significo la expulsión total del poder cartaginés en la Península Ibérica siendo a partir de entonces una provincia romana mas, denominada tarraconensis con capital en Tarraco, la actual Tarragona.

La batalla sucedió en la ciudad de Ilipa, en el sur de la península ibérica y supuso el enfrentamiento de los ejércitos de Giscón y Magón, hermano este último de los dos nombrados de Aníbal como comandantes en Iberia, puesto que Asdrúbal el otro hermano ya había emprendido la marcha para ayudar a Aníbal en suelo Itálico, contra Escipión.

El general romano fue un hábil estratega que lo demostró durante toda su vida y en esta batalla no dejo de ser menos, coloco a los iberos en el frente y en medio de la formación dejando las alas a sus legionarios, de esta manera se aseguraba que los iberos menos fieles a su compromiso no pudieran huir dejando las alas descubiertas ya que tenían ambos lados a los legionarios y estos a su vez impedían que las tropas

iberas fieles a la causa cartaginesa los superaran y pudieran rodearlos, puesto que les iba la vida en ello.

La caballería y la infantería ligera, los vélites, los colocó detrás de la infantería pesada, hastati, princeps y triari, en las alas, cosa poco habitual puesto que siempre se colocaba en las alas de la formación para impedir ser envuelto en el caso de la caballería y en el caso de los vélites como primera línea de ataque, pero siempre demostrando un razonamiento excelente, las situó de esta manera para poder envolver al enemigo.

En el proseguir de la batalla el general cartaginés se dió cuenta que estaba en un aprieto, estando totalmente rodeado por el enemigo, los comandantes de Giscón al no poder establecer contacto con él, decidieron colocarse en formación cuadrada y situar a los elefantes en medio de esta.

Publio aprovecho el regalo que le ofrecían y bombardeo con pilum,jabalinas empleadas por la infantería,y dardos a los elefantes, éstos enfurecidos arremetieron contra todo lo que tenían delante, eliminando la formación desde dentro y siendo abatidos por los romanos posteriormente.

Con esta última batalla fueron expulsados los cartagineses poniendo fin a la ocupación de la Península Ibérica y al sueño de Aníbal de arrasar Roma.

4.5 Batallas en tierras Africanas

4.5.1 Desembarco en África

Tras el desembarco, Publio Cornelio Escipión en África cercó la ciudad de Utica, el cónsul romano se dirigió a tomar la ciudad para poder establecer una base de operaciones en la zona, ante la férrea oposición presentada por la ciudad desistió en el intento.

Ante el avance de la caballería de Hanon, general cartaginés, enviada desde Cartago para hacerle frente, este decidió preparar una emboscada junto con la caballería de Masinisa la cual surtió efecto y cogiéndolos entre tres frentes diferentes los hizo huir.

Con el avance del invierno decidió el general romano establecer otro campamento diferente al inicial, pero al enterarse de que el general cartaginés Giscón con el que había luchado en Hispania y las tropas de Numidia al frente del rey Sifax, yerno de Giscón, le hacían frente, estableció su cuartel de invierno en Castro Cornelia, lugar donde se libro la última batalla en la Primera Guerra Púnica, con el general romano Regulo.

En este punto rodeando por el enemigo a Publio Cornelio Escipión se le ocurrió una brillante idea, en la primavera del 203 a. C hizo un ataque nocturno. Portando las lámparas de señalización de sus barcos tapadas con cueros para que impidiese ver la luz de las llamas. Les lanzo flechas incendiarias, con lo que consiguió un desorden mayor en los campamentos del enemigo que dormían plácidamente. Cuando se dieron cuenta de lo que pasaba ya era demasiado tarde y Escipión por un lado y Cayo Lelio y Masinisa por el otro los habían arrasado, haciendo huir a Giscón y tomando prisionero al rey Sifax.

4.5.2 Batalla de Zama

19 de octubre del 202 a. C, fue la batalla decisiva donde se jugaban la victoria o la derrota tanto Aníbal como Escipión, conocedores de sus triunfos mutuos.

Las posiciones iníciales estaban bien marcadas, la típica formación inicial romana con sus vélites, infantería ligera en cabeza, seguida de los hastati, los príncipes y los triari las legiones romanas mas expertas en la retaguardia, actuaban solo cuando era necesario ya que eran las fuerzas de elite de las legiones romanas en total unos 20.000 romanos y 14 auxiliares. En las alas de la formación la caballería formada por Masinisa el rey Númida y Cayo Lelio, amigo fiel del general romano, en el otro extremo.

Por el contrario Aníbal dispuso a sus elefantes en cabeza unos 80 números muy superiores al que utilizaba, puesto que iniciaría la carga y así dejaría a los romanos tocados en daños físicos y morales, detrás venían los mercenarios de su hermano pequeño Magón, las tropas regulares africanas y cartaginesas y por último como en el caso de las tropas romanas los veteranos de las campañas que Aníbal llevaba en Italia, tropas expertas y utilizadas solo como último recurso. En las alas igual que el ejercito romano la caballería en un extremo Maharbal, el antagonista de Cayo Lelio y en el otro extremo Tiqueo. En total Aníbal contaba con 37.000 púnicos y mercenarios mas 3.000 jinetes, número superior en infantería.

La carga inicial de elefantes no surtió el efecto esperado por Aníbal, puesto que el romano le tenía preparada una sorpresa. Cuando dio la orden de ataque a sus elefantes Aníbal, Escipión ataco con los vélites lanzando los pilumy jabalinas que portaban y al mismo tiempo ordenando que en sus formaciones abrieran pasillos, haciendo sonar las trompas que portaban y haciendo ruido mucho ruido con todos los instrumentos que tenían. Pasaron los vélites por estos pasillos perseguidos por los elefantes, ya que al ver huecos por donde pasar no atacaban estos animales, además estos huecos daban movilidad a la falange. Al tiempo que pasaban los hastati, príncipes y triaris lanzaban sus jabalinas contra los elefantes, derribando y matando a gran parte de una carga de 80 elefantes. Muchos de los paquidermos dieron media vuelta y atacaron la formación de los púnicos lo que confirió un gran desorden en sus filas.

La caballería romana y númida también atacaron a la caballería púnica, la cual al verse superada huyeron perseguidos por estos, de esta manera solo se quedaron en el campo de batalla la infantería, y esta superior en el lado púnico.

El choque de la infantería fue brutal, ya que muchos púnicos luchaban por su tierra. Los primeros en atacar fueron los hastati en el frente de batalla contra los mercenarios pero al mismo tiempo Escipión utilizo un movimiento envolvente para poder rodear a la falange púnica. Los hastati fueron relevados por los príncipes lo que consiguió un empuje mayor en la línea del frente puesto que cedían terreno, Aníbal al ver esto mando a sus veteranos que tomaran iniciativa lo que consiguió parar el empuje romano. Al mismo tiempo Escipión mando a sus Triari para que contrarrestaran el poder de los veteranos, muchos mercedarios y africanos al ver el desenlace de la batalla huyeron dejando a los veteranos al frente, el movimiento envolvente por ahora iba funcionado.

La fase final de la batalla fué el encuentro de los veteranos de las campañas de Hispania e Italia contra las legiones malditas. Las legiones que fueron desterradas en Sicilia por su derrota en Cannae, eso fue un aliciente para vengarse y resarcirse por su humillación.

El movimiento envolvente empezaba a funcionar y las tropas de veteranos de Aníbal empezaban a quedar rodeados. En el momento decisivo de la batalla la caballería de Cayo Lelio y Masinisa hizo su aparición atacando la retaguardia de la formación púnica quedando completamente envuelta y decidio el final de la batalla y la guerra. El general cartaginés tuvo que huir al verse rodeado dirección Hadrumentum, dejando en el campo de batalla 20.000 muertos púnicos contra 1.500 romanos.

Como detalle a remarcar el combate que mantuvo Publio Cornelio Escipión y Aníbal Barca en mitad de la refriega donde se enfrentaron cara a cara con espadas, sufriendo una herida en la pierna que le acompañaría para siempre al romano como recordatorio de su mas celebre victoria. Tras la victoria romana Aníbal le mando el anillo consular de Emilio Paulo muerto en Cannae y suegro de Publio Cornelio Escipión, ahora si llamado para siempre Africanus.
















5. Tercera Guerra Púnica.

Pese las derrotas infringidas en la Segunda Guerra Púnica, Cartago logró recuperarse gracias a su vitalidad comercial, despertando la envidia de comerciantes latinos y la sospecha del Senado de Roma que preveía otro enfrentamiento militar. El personaje que mas presionaba para derrotar y arrasar definitivamente a Cartago era Catón, El Censor, pupilo de Fabio Máximo y enemigo de la familia Escipión. Quien tras sus intervenciones en el senado pronunciaba una frase que se haría famosa, Delenda estCarthago, Cartago debe ser destruida.

Cuando los cartaginéses hicieron frente a las constantes provocaciones que tenian desde Numidia, gobernada por Masinisa, aliado de Roma, esta les declaro de nuevo la guerra, 149 a. C.

Cartago incapaz de hacer frente a otra guerra y sin un general que les condujera a la victoria, decidió parlamentar y llegar a un acuerdo de paz, pero las duras condiciones que les eran impuestas desde Roma, les provocaron una resistencia desesperada que se prolongo por espacio de dos años.

Escipión Emiliano, nieto del míticoAfricanus, tomo el mando de la expedición africana, puesto que estaba en combate para reducir la ciudad rebelde de Numancia, símbolo de resistencia a la dominación romana en la península Ibérica, en el año 147 a. C. Logro estrechar el cerco sobre Cartago que finalmente cayó en el 146 a. C. Los terrenos de la ciudad fueron arrasados y malditos con la ceremonia simbólica de cubrirlo de sal y la prohibición de volver a edificar sobre él. Los ciudadanos supervivientes al cerco fueron vendidos como esclavos y el territorio que abarcaba Cartago convertido en una provincia romana, una provincia romana en África.


Conclusión

Al finalizar este trabajo he profundizado en los acontecimientos y sucesos en que se vieron envueltos las dos potencias que dominaban el Mediterraneo en el siglo II y III a. C y los motivos por los cuales se enfrentaron asta en tres ocasiones.

Despues de la lectura de la trilogía de Santiago Posteguillo he entrado en contacto con los movimientos de las batallas mas significativas de la Segunda Guerra Punica, la que marco el ocaso de Cartago y el nacimiento de Roma como gran potencia del Mediterraneo, dando lugar a asentar las bases del mundo Occidental.

Me he adentrado a través de cada capitulo en la vida de los dos personajes mas famosos de estas batallas, los dos antogonistas que marcaron el devenir de la guerra tanto en un bando como en otro. No siendo tan diferentes el uno del otro debido a sus similitudes en el campo político y militar.

En definitiva y para concluir podemos decir que la codicia y el deseo de imponerse sobre las demás naciones o tribus, no solo son valores presentes en el mundo antiguo sino que forman parte de nuestro presente.¡¿¿ Podriamos hablar de herencia ya que sentaron las bases del mundo occidental ??! …dejo abierta esta reflexión sobre nuestras bases y conciencia humana.





Bibliografía

Posteguillo, Santiago: Africanus, el hijo del cónsul. Barcelona: Ediciones B, S.A., 2008

Posteguillo, Santiago: Las legiones malitas. Barcelona: Ediciones B, S.A., 2009

Posteguillo, Santiago: La traición de Roma. Barcelona: Ediciones B, S.A., 2009

Wikipedia. http: //www. Wikipedia. Com

Vídeos relacionados