Pornografía cibernética

Educación. Internet. Población infantil. Explotación sexual niños. Religión

  • Enviado por: Chayo
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 21 páginas
publicidad

Basta dirigir una mirada en torno nuestro para comprobar la existencia del hecho educativo y su importancia. En todos los países del mundo los padres, desde la primera floración de la personalidad de sus hijos, se preocupan no solamente de criarlos como hacen los animales, si no de educarlos. Son innumerables los niños y muchachos que van a la escuela durante distintos meses del año. En la organización escolástica y en la educación moral y civil, no solo por lo que respecta a las generaciones adolescentes, se interesa la iglesia, los estados y los partidos políticos, sirviéndose de todos los medios que tienen a su disposición y explotando en beneficio propio los recursos de la ciencia y del arte por medio de la prensa, la radio y cualquier otra forma de difusión escrita y oral.

El hecho educativo, que tan imponente se presenta por la multiplicidad de actos, relaciones, organizaciones e instituciones, acompaña en sus diversas formas todo el curso de la civilización humana. Pero se caracteriza siempre por una diferencia que lo distingue claramente de cualquier otro hecho de la vida social y espiritual, al que, con todo esta ligado íntimamente. En la sociedad se establecen mutuas y recíprocas relaciones entre los hombres, las cuales los unen entre si espiritualmente de manera más o menos estrecha. También la educación es el establecimiento de un vínculo, de una relación espiritual entre hombre y hombre, entre sociedad e individuo, pero así mismo esa especial relación que se origina cuando una de las dos partes en relación influye sobre la otra con el propósito de mejorarla.

Tratándose, por lo tanto, de una relación entre espíritu y espíritu, no debe nunca asumir el aspecto de una imposición autoritaria a la que el educando deba sojuzgarse pasivamente, aparentemente al silencio, pero en realidad lo convierte en un rebelde a la acción de la imposición.

La educación, como hecho, es precisamente el esfuerzo dirigido para provocar en los hombres el desarrollo armónico de todas sus actividades psíquicas y físicas, con el propósito de hacerlas lo mas posiblemente perfectas en su personalidad.

La educación esta ligada con los avances de la tecnología. El uso de la tecnología se ha vuelto indispensable en la vida cotidiana del ser humano. Cada avance constituye un paso mas en la realización de trabajos, investigaciones, comunicaciones, etc.

El uso del Internet es una de las aplicaciones de la tecnología, y constituye una herramienta básica para el flujo de información y conocimientos del ser humano.

Su aplicación, actualmente se ha destinado a otros fines no legales, ni correctos, desde muchos tipos de vista; por ejemplo: moral, ética, social, cultural, religioso, etc.

Se hablara en especial sobre el mal uso que se le da al Internet, utilizando la pornografía y sus derivados. Así como las causas y consecuencias que tiene este problema en niños y adolescente, su repercusión en la familia, la sociedad y el mundo entero; como a la tecnología.

Con esto se pretende presentar información que nos adentre en el centro del problema, y mostrar las directrices que toma y sus diferentes enfoques en la vida diaria y la sociedad, desde diversos puntos de vista.

Esta información esta dirigida al publico en general que desee conocer y adentrarse en el controversial tema tratado. Trata diversas alternativas que pudieran ser utilizadas en la erradicación del problema.

Como todo problema o investigación nos podemos topar con información falsa, falta de tiempo para realizar la recaudación de datos afines, la falta de interés de las personas acerca del tema, etc.

¿El abuso de la pornografía cibernética es causado por la falta de supervisión de padres de familia y maestros en los alumnos de la escuela secundaria técnica industrial número 1 en el ciclo escolar 2002-2003 de la ciudad de Veracruz?

Conocer si el abuso de la pornografía cibernética es causado por la falta de supervisión de padres de familia y maestros.

Promover medios para disminuir el abuso de la pornografía cibernética en los niños.

Proponer soluciones que se puedan utilizar para prevenir el uso de la pornografía por Internet.

Mostrar sugerencias a padres de familia y maestros para una adecuada supervisión durante el uso de Internet.

Esta investigación nos muestra un tema de relevancia actual, y presenta una problemática que atañe a toda la sociedad en conjunto; para la cual es necesaria una solución.

Se pretende disminuir el frecuente uso o acceso a la pornografía por medio de Internet; ya que esto afecta a la población infantil que tiene relación con este medio de información.

A través de esta se intentara mantener una salud mental en los menores, y de cierta forma una tranquilidad de los padres de familia y maestros. A su vez una mejora en la calidad de vida de la sociedad.

Para cumplir nuestro cometido se proporcionara un conjunto de soluciones; para las cuales se realizaran cuestionarios a la población elegida; a si como a padres y maestros. Se recopilara información ya publicada que se relacione con el tema.

Con esto se lograra obtener información relacionada que nos dará las bases para encontrar las soluciones a dicho problema tan enmarcado en la actualidad.

El hombre-persona es el hombre en su más cumplida concreción de cuerpo y espíritu. Las personas, son los seres racionales, conscientes de si y responsables de sus propios actos.

La persona humana es como algo que se agota totalmente en la vida presente. Su fin educativo es por entero y solo inmanente. No ve mas allá de un desarrollo que se efectúa y te sirve en el mundo de lo empírico y de contingente.

Pero el valor de la persona no se encuentra en lo transitorio ni en lo occidental, donde todo pasa sin dejar huella. Los actos de la persona adquiere un significado alto y sublime si, efectuados en el tiempo se refiere a lo eterno e imperecedero. Por lo tanto revierten en un mundo en el que nada se pierde de cuanto posee un valor moral, en un mundo sobrenatural, divino.

Pornografía infantil: Son variadas las definiciones que he visto acerca de lo que es considerado como Pornografía Infantil. Esto plantea un problema ya que los delincuentes y los enfermos mentales se aprovechan de la falta de precisión o alcance de la ley para evadir la acción de la Justicia.

De este modo, una definición que indique "niño" podría de alguna manera ser interpretada como aplicable solamente a aquellos menores que aún no hayan desarrollado características sexuales tales como velo púbico, senos, dejando espacio para convertir en víctimas a aquellos menores que han corrido con la mala suerte de "parecer" mayores.

La siguiente es una definición de trabajo que esperamos sea desarrollada con la colaboración de ustedes con el fin de proponer su inclusión en nuestra legislación.

La Pornografía Infantil se define como toda representación, por cualquier medio, de un menor o una persona con aspecto de menor entregada a actividades sexuales explícitas, reales, simuladas o creadas mediante procesos de cualquier índole, así como toda representación de las partes de un menor reales, simuladas o creadas mediante procesos de cualquier índole con fines primordialmente sexuales. Para lo cual se considerará menor a toda persona que no haya alcanzado la edad legal en la cual sea definido el carácter de adulto>>

Es la reproducción sexualmente explícita de la imagen de un niño o niña. Se trata, en sí misma de una forma de explotación sexual de los niños. Estimular, engañar o forzar a los niños a posar en fotografías o participar en videos pornográficos es ultrajante y supone un menosprecio de la dignidad y autoestima de los niños. Esto significa que el cuerpo de un niño o niña carece de valor y les demuestra que su cuerpo está a la venta".

Pornografía: la violación merced al uso de las técnicas audiovisuales, del derecho a la privacidad del cuerpo humano en su naturaleza masculina y femenina, una violación que reduce la persona humana y el cuerpo humano a un objeto anónimo destinado a una mala utilización con la intención de obtener una gratificación concupiscente

INTERNET: es un conjunto de redes, redes de ordenadores y equipos físicamente unidos mediante cables que conectan puntos de todo el mundo. Estos cables se presentan en muchas formas: desde cables de red local (varias máquinas conectadas en una oficina o campus) a cables telefónicos convencionales, digitales y canales de fibra óptica que forman las "carreteras" principales. Esta gigantesca Red se difumina en ocasiones porque los datos pueden transmitirse vía satélite, o a través de servicios como la telefonía celular, o porque a veces no se sabe muy bien a dónde está conectada.

En cierto modo, no hay mucha diferencia entre Internet y la red telefónica que todos conocemos, dado que sus fundamentos son parecidos. Basta saber que cualquier cosa a la que se pueda acceder a través de algún tipo de "conexión," como un ordenador personal, una base de datos en una universidad, un servicio electrónico de pago (como CompuServe), un fax o un número de teléfono, pueden ser, y de hecho forman, parte de Internet.

El acceso a los diferentes ordenadores y equipos que están conectados a Internet puede ser público o estar limitado. Una red de cajeros automáticos o terminales de banco, por ejemplo, pueden estar integrados en Internet pero no ser de acceso público, aunque formen parte teórica de la Red. Lo interesante es que cada vez más de estos recursos están disponibles a través de Internet: fax, teléfono, radio, televisión, imágenes de satélites o cámaras de tráfico son algunos ejemplos.

En cuanto a organización, Internet no tiene en realidad una cabeza central, ni un único organismo que la regule o al que pedirle cuentas si funciona mal. Gran parte de la infraestructura es pública, de los gobiernos mundiales, organismos y universidades. Muchos grupos de trabajo trabajan para que funcione correctamente y continúe evolucionando. Otra gran parte de Internet es privada, y la gestionan empresas de servicios de Internet (que dan acceso) o simplemente publican contenidos. Como Internet está formada por muchas redes independientes, que hablan el mismo lenguaje, ni siquiera están claros sus límites.

Para complicar un poco más el asunto, el acceso a Internet suele ser libre y gratuito para estudiantes y profesores (debido a su filosofía de origen) y también lo es el uso de la infraestructura para todo el mundo, aunque los particulares y proveedores de acceso han de pagar para tener acceso y realizar actividades comerciales o privadas.

El artículo ha explicado hasta ahora lo que se puede hacer en Internet, pero para qué sirve es una cuestión bien distinta y depende en muchos casos de la persona que accede a ella.

Uno de los usos más obvios es el del correo electrónico: enviar y recibir mensajes a cualquier otra persona conectada sin necesidad de cartas, teléfonos, faxes o contestadores, con la ventaja de recibir información editable o archivos especiales (de tratamiento de texto, hojas de cálculo, etc.) con los que trabajar. El correo electrónico es rápido y efectivo, y al haberse convertido en algo global, es casi tan importante como el fax o el teléfono.

Otra de las utilidades más comunes es el entretenimiento: los usuarios encuentran en los grupos de noticias de Usenet, en las listas de correo y en el IRC una forma de comunicarse con otras personas con las que comparten intereses y aficiones. No tienen por qué ser necesariamente temas técnicos: hay grupos de charlas sobre cualquier tema imaginable, desde las más modernas técnicas de programación de ordenadores hasta series de televisión, y grupos de aficionados a un tipo determinado de coches o música. Están presentes los que examinan detalle a detalle series de televisión o películas, o los que adoran la ciencia o el arte. También hay mucha información para grupos específicos de personas que pertenecen a grupos marginales y que de otro modo ven limitada su comunicación, así como infinidad de proyectos de participación.

Para los usuarios de ordenadores personales, Internet está repleta de archivos y programas de distribución pública, que pueden usar de forma gratuita (o del tipo "paga-si-te-gusta"), incluyendo utilidades, aplicaciones y juegos.

Internet también se presenta como un vasto almacén de información. Hay miles de bases de datos y recopilaciones de información sobre todos los temas imaginables: médicos, históricos, periodísticos y económicos. Se puede acceder a la bolsa en tiempo real y a los periódicos del día. Los documentos FAQ (Preguntas frecuentes) recogen para los principiantes todas las preguntas habituales sobre asuntos concretos, desde el paracaidismo hasta la magia o la programación en C++, y son una fuente inagotable de información junto con los archivos de mensajes públicos de Usenet. Las empresas incluyen su información corporativa y de productos en la World Wide Web, hay bibliotecas con libros y artículos de revistas, y cada vez son más los periódicos y agencias de noticias que lanzan sus materiales a Internet.

En general, el ámbito universitario es el que más se beneficia de Internet: se puede investigar en profundidad cualquier tema imaginable, localizar artículos y personas de todo el globo que compartan proyectos e intereses, y establecer con ellos una comunicación diaria. Y aunque no sea usted estudiante, toda esa información está allí para que pueda buscarla y usarla.

Las empresas usan Internet para dar a conocer sus productos y servicios, para hacer publicidad y para estar más cerca de sus clientes o usuarios. Los particulares la usan también para publicar cualquier información que consideran interesante o creativa, y es sorprendente lo bien que funciona el hecho de que cualquier persona, con muy pocos medios, pueda convertirse en su propio editor de materiales multimedia.

Arturo P.C. Mail piensa que existen muchas definiciones acerca de lo que es pornografía, particularmente considero pornografía a todo material de carácter explícitamente sexual cuyo objetivo es provocar excitación sexual.

Todo estímulo que genere un resultado gratificante es susceptible de reforzar comportamientos determinados. La excitación sexual es de manera natural uno de los más poderosos motores de la conducta humana.

La pornografía entonces es un producto que se vende a las personas quienes a su vez la consumen como fuente de excitación sexual.

La pornografía es una industria, una cadena productiva que involucra a personas que se lucran de ella, personas que trabajan directamente en ella y consumidores que pagan por ella y que obtienen a cambio una gratificación sexual.

En términos generales podemos considerar las parafilia o desviaciones sexuales como desviaciones de las circunstancias, contexto o sujeto con quien se establece una relación con el fin de lograr placer sexual.

Esto implica condiciones no usuales para el logro de la excitación sexual y el orgasmo.

Las parafilias no afectan la respuesta sexual sino que la condicionan a circunstancias "especiales".

Estas parafilias funcionan generalmente como compulsiones, es decir tienen la capacidad de convertirse en impulsos que la persona percibe como irresistibles, y son altamente específicos aunque muchos de ellos funcionan de manera combinada (Ej. El uso del fetiche de la ropa confeccionada en látex para actividades sadomasoquistas).

Para que una parafilia se de cómo tal, debe desprenderse del carácter de curiosidad es decir debe ser persistente en el tiempo y recurrencia.

Para que una parafilia sea considerada como nociva o bien comporta riesgos específicos para la salud o la propia vida de la persona o su pareja o bien no comporta para la pareja bienestar y satisfacción.

Sin embargo toda parafilia debería permanecer en el ámbito de la privacidad de las personas, su exposición a través de la pornografía puede hacer que personas que hasta un momento de su vida no hubiesen manifestado dicha tendencia comiencen a manifestarla. En el caso de los chicos, la exposición a pornografía de contenidos marcadamente parafínicos en una etapa en que su madurez sexual se encuentra en pleno desarrollo puede dar cabida a manifestaciones tempranas de desviaciones, que en muchos casos por su carácter inusual tendrán o bien pocas oportunidades de ser resueltas o bien pueden implicar daño para las parejas sexuales. Es decir un chico que aprende a excitarse viendo pornografía que comporta humillación de la pareja puede pretender obtener dicho contexto dentro del marco de su relación con su novia adolescente con lo cual puede causar daño psicológico a su pareja.

Chicos que en su infancia estuvieron expuestos a maltrato infantil, violencia intrafamiliar o muchachas que han tenido abortos durante su adolescencia pueden tener una estructura de personalidad lo suficientemente frágil como para desarrollar perversiones gracias a la exposición de contenidos pornográficos perversos. El acceso a dichos contenidos en la actualidad se halla en la Internet ya que fuera de ella sería necesario acceder a sitios peligrosos o con riesgo de ser descubiertos.

Un chico de 12 años en EEUU violó a una niña de 4 años tras haber sostenido una conversación de carácter sexual en una "Línea Caliente".

Por su parte Adriana Cabañas Hoyuela define a la pornografía como “cualquier material escrito o visual que presente desnudez y/o actividad sexualmente explícita con el propósito de causar excitación sexual ç. Pos supuesto no todas las descripciones de desnudo, órganos sexuales, actividad sexual (como la de los libros educativos, textos médicos). Lo que hace un material pornográfico es la intención calculada de causar excitación sexual.”

Argumenta también que “hay quienes opinan que el daño no es mayor al que se hace cuando te cortas con una hoja de papel. ¡Que equivocados están! LA PORNOGRAFÍA NO ES UN VICIO INOFENSIVO. La verdad es que la sociedad como las mujeres, los niños, los matrimonios y cualquier persona en si podemos sufrir de consecuencias devastadoras. Las mujeres por lo general son explotadas en la pornografía, se lleva a cabo con ellas actividades humillantes y degradantes para complacer por lo general al sexo masculino. En el caso de los matrimonios, sucede con frecuencia que los hombres caen en comparaciones con sus esposas con las imágenes “mejoradas” vistas en todo este tipo de material. Contrario a los que muchos quisieran y creyéramos, el material sexualmente explícito no mejora las relaciones sexuales entre los esposos, por el contrario se corre el riesgo de degradarlas.

Por otro lado, César Meléndez comenta “Sin duda hoy en día el Internet es un medio de comunicación muy importante para el sector educativo de México, sin embargo es muy necesario saber los riesgos que pueden haber, uno de los principales es la pornografía la cual ha crecido en un 100 % gracias a este medio, sin duda el Internet es pieza clave en la educación de nuestros hijos siempre y cuando se tengan ciertas precauciones, ya que a ciertas edades ver imágenes de este tipo puede ocasionar ciertas consecuencias para evita esto debemos proteger con algún programa estos sitios en Internet que podrían dañare a nuestros pequeños.

Según Parry Aftab, abogada especialista en pleitos relacionados con Internet, esta situación puede darse fácilmente. Ella explicó: “Los niños suelen entrar en los canales de charla. Los pederastas lo saben, así que leen los mensajes que los pequeños se intercambian y se fijan en los que se sienten solos. Puede que un niño escriba mensajes como `Mis padres se van a divorciar [...]. Odio a mi madre; nunca me compra el videojuego que quiero'. [...] El pederasta se introduce en la conversación y escribe: `Mis padres se van a divorciar [...]. Odio a mi madre [...]. Nunca pude conseguir el juego que quería, hasta que el tío Timmy me lo compró. [...] Lo único que tienes que hacer es ir al centro comercial y encontrarte con el tío Timmy'”. “El tío Timmy” es en realidad el pederasta que está al acecho.

Por consiguiente, los padres deben mantener una relación estrecha y afectuosa con sus hijos. Comuníquense francamente con ellos para que no sientan la necesidad de buscar apoyo emocional donde no deben.

Tampoco los adultos que se sienten solos o que son infelices en su matrimonio deben buscar ayuda emocional en los canales de charla. Recurrir a desconocidos entraña peligro. Algunos adultos han abandonado a su cónyuge por alguien a quien “conocieron” en Internet.

1. Dios ama a los que han sido atrapados por la pornografía, de la misma manera como ama a los que han caído en el alcoholismo o la drogadicción, "porque de tal manera amó Dios al mundo" (S. Juan 3:16), que envió a su Hijo unigénito para salvar a las víctimas de la pornografía e incluso a los que ganan dinero con ella también. "Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores" (1 Timoteo 1:15). Sí, Dios ama a los pecadores y nosotros también los debemos amar, pero no necesitamos amar el pecado.

2. San Pablo, que escribió las palabras mencionadas, confesó que él mismo era pecador, al decir: "De los cuales yo soy el primero". Tenía los mismos problemas que tenemos todos los hombres, a saber, sentirnos atraídos por las mujeres, porque dijo que no se había dado cuenta de cuán pecador era hasta que descubrió que el décimo mandamiento prohíbe la pornografía cuando dice: "No codiciarás la mujer de tu prójimo" (Éxodo 20:17). "La mujer de tu prójimo" es toda mujer fuera de la propia.

"Codiciarla" significa abrigar pensamientos impuros acerca de ella, es decir, desear hacer con ella lo que Salomón nos dice que no debemos hacer: "No codicies su hermosura en tu corazón, ni ella te prenda con sus ojos" (Proverbios 6:25).

El gran apóstol San Pablo había leído los otros nueve mandamientos y se sentía bastante satisfecho consigo mismo. Soy bastante buena persona se habrá dicho: no violo este mandamiento ni tampoco este otro (Romanos 7:7), pero cuando leyó el décimo se encontró en un callejón sin salida: codiciar la mujer de su prójimo, un pecado que se comete sin hacer nada concreto. Por fin se dio cuenta de que él mismo era un pecador.

La pornografía consiste en contemplar ansiosamente la mujer del prójimo. A la vista de Dios usted no tiene ningún derecho de contemplarla mientras está desnuda, aunque ella gane dinero por exhibirse de ese modo. El Señor dice expresamente que debemos andar vestidos, para "que no se descubra la vergüenza de "nuestra desnudez" (Apocalipsis 3:18). "Bienaventurado el (o la) que vela, y guarda (conserva puestas) sus ropas, para que no ande desnudo (desnuda), y vean su vergüenza" (Apocalipsis 16:15). Contemplar la desnudez de alguien vulnera el sentido de la propia dignidad que Dios ha implantado en el corazón de cada ser humano. Dios mismo vistió en el principio a Adán y a Eva.

Hay más de cincuenta textos bíblicos que ponen énfasis en el hecho de que contemplar la desnudez ajena es a la vez vergonzoso y pecaminoso. En Levítico 18:19 y 20 dice que contemplar desnuda "a la mujer de tu prójimo" es tan pecaminoso como tener relaciones sexuales con ella. Todo el proceso de la pornografía mina la felicidad, porque el Señor dice: "Bienaventurados (es decir, felices) los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios" (S. Mateo 5:8).

3. La razón por la cual la pornografía es pecaminosa es porque es un pecado contra la sexualidad, que es el don divino de la procreación, es decir, la facultad de compartir con Dios el privilegio de dar vida a otro ser humano creado a imagen del Altísimo. Es reducir al nivel de lo trivial algo que es sumamente sagrado, despreciar la misma naturaleza de Dios como Creador y Redentor nuestro.

4. Jesús dijo: "Cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón" (S. Mateo 5:28). La pornografía consiste en violar comercial y voluntariamente este dicho de Jesús. Contemplar escenas eróticas equivale a adulterar "con ella en el corazón".

(5) Las mujeres que venden literalmente sus cuerpos para proporcionar placer sexual, reciben el nombre de prostitutas. Por lo tanto, vender el cuerpo para ser fotografiado es una forma de prostitución. Están entregando a cambio de dinero lo que Dios mismo les dio, porque fue él quien los creó en el principio como "hombre y mujer".

Pero, ¿qué podemos decir de los hombres que disfrutan de un intenso placer contemplando esas escenas? Es imposible que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos --como la Escritura nos lo dice-- si hacemos esto. Al colaborar con la industria de la pornografía contribuimos a la degradación de las mujeres que sufren esta clase de esclavitud. Por razones económicas o culturales ellas y sus patrones explotan sus atractivos físicos. Y aunque les guste el dinero que ganan exhibiéndose a sí mismas, no es una manifestación de amor cristiano favorecer esta situación colaborando aunque sea indirectamente con ella.

¿Qué puede hacer alguien que se encuentra atrapado por esta adicción? Se avergüenza de sí mismo y quisiera liberarse, pero como la arena movediza, esta adicción lo sigue succionando. Trata de alejarse de ella, de buscar otros sitios en la red de la computadora, de mirar para otro lado, pero de una manera irresistible sus dedos oprimen la tecla que lo conduce al lugar donde se encuentra la pornografía, y ahí está otra vez: esclavo de su adicción.

Cuando San Pablo escribió su epístola a los romanos parecería que estuviera describiendo a los adictos a la pornografía. Notemos cuán al punto es la confesión del apóstol: "Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago... Yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo" (Romanos 7:14-18).

Pero veamos también cómo encontró San Pablo una solución para su problema:

(a) Reconoció su total incapacidad de salvarse a sí mismo. "Yo soy carnal --dijo--, vendido al pecado... lo que aborrezco, eso hago... el querer hacer el bien está en mí, pero no el hacerlo" ¡Semejante honestidad implica una gran dosis de valor! El primer paso en el camino de la liberación es esta honestidad.

(b) Comprendió que la ley de Dios "es buena" (vers. 16). Quería "deleitarse en la ley de Dios", pero sólo podía obedecer "según el hombre interior", porque la adicción que padecía lo llevaba "cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros" (vers. 22, 23).

( c ) Se dio cuenta que no podía ser feliz a menos que lograra liberarse, y entonces exclamó: "¡Miserable de mí!" En otras palabras, deseaba librarse del pecado más que cualquier otra cosa que pudiera imaginar.

(d) Pidió liberación a Dios: "¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?" (vers. 24).

(e) Y entonces descubrió que hay un Salvador. Había alguien que lo podía librar de esa desesperante adicción a los "deseos de la "carne". "Gracias doy a Dios, por Jesucristo Señor nuestro", dijo (vers. 25).

Dios nos ama tanto como amó a San Pablo. Si lo libró a él del pecado que lo esclavizaba, también está listo para librarnos a nosotros.

El pecado es algo que decidimos hacer, y Jesús tuvo que enfrentar la misma necesidad de decidir que nosotros encaramos. Pero él se negó a sí mismo, tal como nosotros lo debemos hacer. En el jardín del Getsemaní tuvo que luchar contra una tentación más grande que cualquiera de las que nosotros tenemos que encarar. Y su oración, en esas circunstancias, fue: "No sea como yo quiero, sino como tú" (S. Mateo 26:39). ¡Tan dura fue su lucha que su transpiración parecía gotas de sangre!

En la cruz Jesús experimentó hasta lo sumo la angustia de sentirse separado de Dios, razón por la cual clamó: "¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has desamparado?" Allí obtuvo el derecho de salvarnos por completo. Perdonó nuestros pecados, y ahora, como nuestro gran Sumo Sacerdote, nos adjudica su gloriosa victoria.

Los esclavos del alcoholismo, el tabaco, el juego y la pornografía encuentran en él a alguien capaz de salvarlos aquí y ahora.

Alejandro Niebl opina que la pornografía infantil Pareciera que es una aberración digna de un ensayo psicológico o de un exorcismo. No obstante que se suponía como algo fuera de nuestro alcance y de nuestra percepción, es la tecnología el puente más eficaz para llevarla a la vista de cualquiera que se siente frente a una computadora y navegue en Internet; y mire que al decir cualquiera, lo digo con toda la extensión del concepto, es decir, todos: niños, ancianos, enfermos mentales y Usted. De antemano es sabido que la tecnología presenta un puente tangible y auténtico al futuro, es tal vez en este tópico en el que se cifran grandes esperanzas para todos; sin embargo, este avance trae consigo una serie de bemoles que habrá que tomar en cuenta. Hoy es posible platicar y tener citas desde dos puntos lejanos a través de Internet, es posible obtener una basta información de lo que se requiera, consultar a un médico, educarse a distancia, obtener ingresos, en fin, el Web ofrece esto y más, mucho, más.

“Iniciados, incautos y degenerados, todo cabe en Internet”

Allan Bloom sostenía que a partir de los años 50 del siglo XX en Estados Unidos inició el proceso de liberación sexual y hedonista que terminó por vulnerar los cimientos morales de la sociedad. Pero si Bloom hubiera explorado Internet se habría infartado.

La oferta de contenidos sexuales en la red es abrumadora: hay desnudos artísticos, porno soft o materiales parafílicos ("actos sexuales" caracterizados por lo sórdido y la perversión: introducción de pies o brazos en vaginas, anos, oídos o boca). Y a esto se agrega la amplia red de pederastas que comercializan fotos de infantes en los contextos más increíbles. La fantasía y la ilusión erótica o pornográfica no tiene límites.

La abundancia de esos materiales es reflejo de una redefinición sexual donde aparecen nuevos modelos eróticos, por ejemplo: la edad para ser deseable se ha ampliado. Las revistas eróticas reviven a actrices que hace 20 o 30 años fueron símbolos eróticos. Aparece la moda de transmitir noticieros sin ropa. Se percibe en diversas sociedades cambios de hábitos y pautas, los grandes portales horizontales evidencian que mujeres y hombres de diferentes partes del planeta usan el ciberespacio para la búsqueda de nuevas experiencias sexuales.

Al hablar de sexualidad en Internet destaca la pornografía. Sin embargo, diversos profesionales, investigadores e incluso religiosos han intentado describir la pornografía, pero a pesar de tantos coloquios, artículos y libros, no contamos con una definición satisfactoria. Algunos tratan de hacer una distinción entre lo erótico y lo porno, ubicando a lo segundo por su carácter violento y fomentador de relaciones sexuales desiguales o que dan paso a exhibiciones juzgadas de inmorales.

Para psicólogos como la doctora Deb Levine, la posibilidad de explorar nuevas formas alternativas al sexo tradicional serviría para terminar con ideas equivocadas del sexo.

En un estudio publicado por el Doctor Al Cooper se afirma que si bien el cibersexo no será un problema para la mayoría de personas, si que lo será para un cierto número de personas.

"El problema fundamental tiene que ver con el significado de la palabra adicción. Cuando se lleva su significado más allá de una connotación física, necesariamente tiene que estar relacionada también con aspectos sexuales. Aún estamos lejos de una definición clara de lo que es una adicción sexual", añadió Fienberg. Pero el Doctor Dana Putnam, experto en adicciones sexuales, asegura que el problema

problema es real. "La conducta sexual compulsiva puede tener relación con problemas de relaciones interpersonales, abuso sexual pasado, mezcla de amor y sexo, el uso del sexo como un escape de las emociones negativas y muchos otros factores". "Es importante anotar que las causas de una adicción incluyen factores únicos en cada individuo y no parece tener un solo factor verdadero en cada persona",

En 1987, la Asociación Americana de Psiquiatría reconocía la existencia de una enfermedad denominada "Adicción al sexo". Su sintomatología fue resumida por el doctor Schwartz, antiguo colaborador de Masters y Johnson, como: "una preocupación sexual que interfiere en el trabajo y la vida familiar, manteniendo el deseo constante de realizar actos sexuales en intervalos de tiempo muy breves".

El adicto al sexo, al igual que el adicto a los video-juegos o a la televisión, no nace sino que se va haciendo tras una práctica cada vez más regular. En estas patologías es bastante frecuente observar como el adicto niega sistemáticamente su problema, e intenta actuar sin ser visto. Los estudios más serios reflejan que entre un 8% y un 10% de los varones puede padecer este trastorno, así como un porcentaje de mujeres considerablemente menor. Las revistas, los video-clubs, los sex-shops y los teléfonos eróticos alimentan constantemente al obsesionado por el sexo, ofreciéndole regularmente nuevos productos y mayores sensaciones.

Los adictos al sexo sufren la exigencia de una dedicación cada vez mayor. Al igual que con el alcohol y las demás drogas, el adicto va aumentando su consumo en busca de mayores sensaciones. Cuando ya no se excita como al principio con un tipo se fantasía, texto e imágenes, busca algo nuevo en publicaciones más "fuertes" y ya sobre temas específicos. Y suele ser entonces, cuando la pornografía de temática infantil, las violaciones, o las relaciones con los animales, se sitúan en el punto de mira de aquellos que padecen esta patología.

Por otro lado, el acceso a la pornografía no está vetado prácticamente para nadie. Incluso un menor puede acceder a numerosas publicaciones de este tipo, muchas veces en función de su aspecto y de los escrúpulos del vendedor, pero ¿qué sucede cuando estos textos e imágenes caen en manos de personas que no son "normales" y no reaccionan igual ante los mismos estímulos? Y no vamos a referirnos ahora, a la atrocidad que supone el que un presidiario condenado por violación tenga en su celda una publicación en la que se describen los abusos cometidos sobre una mujer o un menor como algo placentero incluso para la víctima. Vamos a referirnos, por el contrario, a las personas de apariencia "normal" que circulan por nuestras calles.

www.c.net.gt/connect/zcure/faq0a.htm

Fecha de consulta: 26 de septiembre del 2002

www.c.net.gt/connect/zcure/faq0f.htm

Fecha de consulta: 26 de septiembre del 2002

www.c.net.gt/connect/zcure/faq0i.htm

Fecha de consulta: 26 de septiembre del 2002

www.c.net.gt/connect/zcure/faq0k.htm

Fecha de consulta: 27 de septiembre del 2002

www.chicosperdidos.org.ar/notas/fotos-ninos.htm

Fecha de consulta: 30 de septiembre del 2002

http://www.informaticamilenium.com.mx/Paginas/espanol/sitioweb.htm

Fecha de consulta: 30 de septiembre del 2002

http://espanol.leaderu.com/docs/ministeriales/la_plaga.html

Fecha de consulta: 30 de septiembre del 2002

http://www.directoriosexual.com/articulos_ant/perversiones.htm

Fecha de consulta: 1 de octubre del 2002

http://www.vidahumana.org/vidafam/porno/efectos.html

Fecha de consulta: 1 de octubre del 2002

http://www.interclan.net/fenasem/lexmatic/regular.htm

Fecha de consulta: 1 de octubre del 2002

¿ Como afecta la pornografía a los niños y adolescentes?

Una exposición frecuente de los niños a la violencia en las comunicaciones sociales puede resultar turbadora para ellos, al ser todavía incapaces de distinguir claramente la fantasía de la realidad.

Además, la violencia sádica en estos medios puede condicionar a las personas impresionables, sobre todo a los jóvenes, hasta el punto de que la lleguen a considerar normal, aceptable y digna de ser imitada.

Se ha dicho que puede haber una vinculación psicológica entre la pornografía y la violencia sádica. Una cierta pornografía ya es abiertamente violenta en su contenido y expresión. Quienes ven, escuchan o leen un material así corren el riesgo de introducirlo en el propio comportamiento. Acaban perdiendo el respeto hacia los demás, en cuanto hijos de Dios y hermanos y hermanas de la misma familia humana. Una vinculación tal entre pornografía y violencia sádica tiene especiales implicaciones para quienes están afectados de ciertas enfermedades mentales.

Una de las consecuencias fundamentales de la pornografía y de la violencia es el menosprecio de los demás, al considerarles como objetos en vez de personas. La pornografía y la violencia suprimen la ternura y la compasión para dejar su espacio a la indiferencia, cuando no a la brutalidad.

¿ Como puedo ayudar a solucionar este problema ?

Hay muchas personas que instintivamente se oponen a la pornografía, pero no reaccionan socialmente, porque es una cuestión embarazosa, una causa Impopular, de "mal gusto" pero...

Si, si puede evitarse, con educación, formación, rechazo, protesta, en Union con organizaciones religiosas, civiles o políticas, ya que entodos los Países existen leyes que regulan y prohíben la pornografía demasiado fuerte y agresiva.

Una propuesta, por demás sencilla, es comunicarse a los teléfonos que constantemente aparecen en todos lo canales de la TV para protestar por tal o cual anuncio, serie, programa, etc. y abstenerse de asistir a los estudios en los que la vulgaridad y el mal gusto están presentes.

Tambien pueden mandarse protestas a los periódicos por anuncios que verdaderamente rebasan la DECENCIA, o por artículos con los que no estemos de acuerdo. Esto se facilita extraordinariamente con el FAX y el e-mail.

¿ Como pueden los Padres de Familia ayudar ?

Se invita a los padres a que multipliquen sus esfuerzos en orden a una completa formación moral de niños y jóvenes. La cual supone una educación en favor de una actitud sana hacia la sexualidad humana, basada en el respeto a la dignidad de la persona como hija de Dios, en la virtud de la castidad y en la práctica de la autodisciplina. Una vida familiar equilibrada, en la que los padres sean fieles practicantes y totalmente entregados el uno al otro y a sus hijos, constituirá la escuela ideal para la formación a los sanos valores morales.

Los niños y jóvenes de nuestro tiempo necesitan la educación que les permita discernir los programas y madurar en su condición de usuarios responsables de la comunicación. El ejemplo de los padres es determinante en esta materia. La pasividad o autoindulgencia de cara a ciertos programas será la fuente de malentendidos perjudiciales para la juventud. Hay que dar especial importancia -- para el bien de los jóvenes -- al ejemplo de los padres en lo que concierne a la autenticidad de su amor y a la ternura que sepan manifestar en su vida matrimonial; así como a su disponibilidad a discutir con los hijos las cuestiones de interés, en una atmósfera amable y afectuosa.

¿ Como pueden los educadores ayudar ?

Los principales colaboradores de los padres, en la formación moral de los jóvenes, son los educadores. Las escuelas y los programas educativos han de promover e inculcar los valores éticos y sociales, de cara a garantizar la unidad y el sano desarrollo de la familia y de la sociedad.

Los programas de mayor valor serán, en el contexto educativo, aquellos que formen a los jóvenes a una actitud crítica y a una capacidad de discernimiento en el uso de la televisión, de la radio y de los otros medios de comunicación social. De este modo los jóvenes serán también capaces de resistir a las manipulaciones y sabrán luchar contra los hábitos meramente pasivos en la escucha y visión de estos medios.

Hay que subrayar la importancia de que las escuelas sepan poner de relieve el respeto a la persona humana, el valor de la vida familiar y la importancia de la integridad moral personal

¿ Como puede la autoridad pública ayudar ?

Los legisladores, los encargados de la administración del Estado y de la justicia están llamados a dar una respuesta al problema de la pornografía y de la violencia sádica difundidas por los medios de comunicación. Se han de promulgar leyes sanas, se han de clarificar las ambiguas y se han de reforzar las leyes que ya existen.

Dadas las implicaciones internacionales que presentan la producción y distribución de material pornográfico, hay que actuar a nivel regional, continental e internacional de cara a controlar con éxito este insidioso tráfico.

Las leyes y los agentes de la ley tienen el deber sagrado de proteger el bien común, especialmente el que concierne a la juventud y a los miembros más vulnerables de la comunidad.

Ya hemos señalado algunos de los efectos negativos de la pornografía y la violencia. Cabe sacar también la conclusión de que se pone en tela de juicio y amenaza el bien común especialmente cuando este material se produce, expone y distribuye sin restricciones ni reglamentos.

La autoridad civil está obligada a emprender una rápida acción de cara al problema, allí donde exista, y a emanar criterios preventivos en donde la cuestión comience a plantearse o todavía no haya llegado a ser angustiosa y urgente.