¿Por qué no logro creer?; Norberto Bobbio

Literatura. Cristianismo. Hombre. Fe. Ensayo

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 5 páginas
publicidad

Colegio nuestra señora de Loreto

Fundación Arturo merino Benítez

Las condes , Santiago




Ensayo literario

del texto: “¿Por qué no

logro creer?”de Norberto Bobbio

Basándonos en el texto de Norberto Bobbio “¿por qué no logro creer? podemos comenzar señalando que mi postura ante la religión se sustenta a partir de razones objetivas de mi fe en Dios , pero al intentar razonar de manera objetiva, llegamos en definitiva a una subjetividad más abstracta , es decir , que todo hecho objetivo es relativo dependiendo de la manera en que se reciba, y que la confusa e insegura postura que el escritor plantea, no es más que una característica propia del ser humano, que en su defecto no tiene aun la capacidad ni la inteligencia de responder , como dice Bobbio, razonablemente a las preguntas ¿existe la inmortalidad del alma? ¿Es posible que seamos eternos? ¿La fe es un fundamento válido ante la vida y la muerte?

Pero al analizar estas preguntas detalladamente se suele caer en el rotundo error de delimitar un terreno que es tan delicado e intangible como el de una creencia o fe, y en el afán de explicarlo como un hombre de razón, o sea a través de una sola visión y dejando de lado nuestra parte espiritual, responde estas preguntas de forma errónea cayéndonos como personas y como sociedad. Porque al estipular (como señala Bobbio en su obra) que solo hay que aceptar aquello que está en los límites de la estricta razón, nos estaríamos contradiciendo como humanidad. Introduciéndome en esta dudosa acotación que realiza el escritor e indagando sobre este tema tan corriente, pero a la vez polémico pude reflexionar el concepto de fe, respecto de una pequeña narración que hay en la novela “el mundo de Sofía” del escritor noruego Jostein Gaarder, el cual relata la conversación de un astronauta ateo y un neurocirujano cristiano. El astronauta le dice con autoridad al médico: cómo puedo creer en dios si mi trabajo es viajar a través del espacio, y al estar en él nunca lo he visto. El neurocirujano ante la pregunta del astronauta contesta sabiamente: yo he operado muchas veces del cerebro, y nunca he visto un pensamiento, pero todos sabemos que estos existen. Examinando bien esta narración encontramos en forma implícita y muy precisa la idea de fe. Pero la pregunta a la cual nos reducimos es:

¿Cómo un hombre de razón puede siquiera llegar a pensar que este universo, este complejo planeta no fuera diseñado por alguien o con un objetivo?

Justamente el hombre de razón no puede confiarse en una respuesta efímera ignorando todo lo demás, por lo tanto el hombre que afirma saber la respuesta a esta pregunta, ese hombre no es un hombre de razón, sino que es simplemente un ignorante, y por qué menciono la palabra ignorante, porque un hombre de razón comprende que en este terreno nadie es dueño de la verdad absoluta. De modo tal que necesitamos de un creador omnipotente para entender el por qué de esta pregunta.

Abordando de otra perspectiva a este tema , y como bien lo expresa este filósofo italiano, la fe y la religiosidad son un misterio, pero un misterio impenetrable, el que solo se puede explicar con la existencia de un ser divino, pero este ser divino, se puede interpretar como una paz eterna, una salvación , y en ese punto según mi perspectiva es donde está la falencia de algunos creyentes , que interpretan de forma incierta su religiosidad , que en ese aspecto señalan la existencia de la vida eterna , que a mi juicio es una muerte en paz . Pero hasta que punto podemos asegurar que la razón no está implicada en el proceso de creer o fe. Este mismo cuestionamiento se puede reducir a la pregunta:

¿Qué es el hombre?

Hay múltiples pensamientos de diversos filósofos, que señalan que el hombre se compone de la dualidad cuerpo/alma, es decir, consta de dos partes, una que es fundamentalmente lo físico o carnal, y la otra parte es el inmenso mundo de las ideas, del libre pensamiento, en consecuencia no podemos sostener a ciencia cierta, y con hechos concretos algo intangible, y de tal profundidad como es la inexistencia de la fe, ni tampoco la pregunta que todo ser humano se cuestiona , de si en realidad se fundamenta la existencia de Dios.

Prosiguiendo en este punto podemos afirmar que el hombre en su esencia necesita dar una finalidad a su existencia, pero la pregunta es si realmente hay algo más allá o es solo una invención del hombre, en este aspecto Bobbio forma parte solo de una corriente frente a esta gran incógnita, por eso considero que su postura no es la más apropiada frente a este tema, ya que lo presenta solo del punto de vista de la razón. Y como bien se ha señalado anteriormente el hombre no solo es razón, sino que también se complementa de una parte espiritual, que en mi caso está dirigida particularmente a una perspectiva cristiana.

Pero quiero aclarar que este pensamiento no hubiera cambiado si yo hubiera sido judío o musulmán, porque esta actitud va más allá de las diferencias entre las religiones, se dirige fundamentalmente al misterio que nos otorga la religión, y este misterio, la única manera de solventarlo, es con una ilusión de vida, en la cual coincido con Bobbio, que es la de la paz eterna. Pero la paz eterna ¿no es acaso lo que se plantea en la religión?, la convicción de que exista otra vida.

Este tema se ha estudiado mundialmente, y a favor de la religión se ha demostrado un hecho tácito dentro de esta polémica de la religiosidad , en el cual se establece que el alma si existe, esto se aclaro con un experimento hecho a un hombre muerto recientemente, al cual se le examino el peso después de una hora del fallecimiento y efectivamente se llego a la conclusión de que el alma existe y que pesa entre 20 y 30 gramos, pero sin desviarnos del tema, uno al afirmar este hecho se pregunta ¿Qué es el alma y porque influye en la religión? , pero deteniéndonos en esta pregunta nos damos cuenta de que el significado de alma no lo podemos definir objetivamente , sino simplemente nos acercamos con palabras burdas a este concepto , ya que la idea de alma va variando según la creencia , pero en mi opinión todas las religiones ,ya sean judíos , musulmanes , cristianos , etc. Convergen en el mismo principio, el principio de algo que trasciende lo meramente sensible, que es la existencia de un ser divino, y esta idea es y será irrefutable hasta que se demuestre juiciosamente lo contrario, ya que no podemos afirmar que algo no existe solo porque no se puede comprobar , lo que del punto de vista filosófico es muy difícil , ya que señala que el hombre de razón se limita estrictamente a lo material, lo físico, lo concreto, pero como bien se manifiesta en el texto “mientras más sabemos, mas sabemos que no sabemos”, y aunque intentemos responder estas preguntas nos guiamos solo por lo que vemos ,dejando de lado los sentimientos y emociones que en realidad nos definen como personas. Otro hecho elocuente que restringe que Bobbio comprenda la fe, es que la fe excede hasta a la propia razón, y con la mentalidad de un hombre de razón, no se le puede dar un sentido a esta palabra.

Acercándonos a otro punto , el autor expresa una opinión que no me parece acertada , al afirmar que no se puede o que es difícil creer en el antiguo testamento , porque denota hechos inverosímiles ,pero la verdad a mi parecer es que la Biblia , en el antiguo y el nuevo testamento esta constituidas por metáforas y cada una de ellas revelan una enseñanza , no un hecho, aunque no obstante se demuestran hechos , pero no con el fin de ser creíbles , sino con el fin de dejar una lección que puede ser interpretada en un sinfín de motivos o experiencias , las cuales son factores de nuestra propia vida , además la fe no solo se sustenta en un texto , es algo que está en el individuo mismo , al decir individuo me refiero a todo ser vivo, porque en ese sentido todos tienen fe.

Hay quienes insinúan que la creencia en los milagros es la cosa más absurda para un ser racional, pero la pregunta a la cual nos convoca esta severa falta de conocimiento es que:

¿No será más absurdo el no saber la respuesta al por qué ocurren estos acontecimientos?

Como se menciono anteriormente el hombre la mayoría de las veces no puede explicar hechos tan singulares como es el de un milagro, pero examinando la palabra milagro todo se explica a través de su definición, la cual refiere a un hecho no explicable por las leyes naturales. Que implica que un ser utilizando estrictamente la razón no los podrá comprender, esto nos demuestra que el humano si bien es un ser racional necesita de un complemento como es la tendencia a especular hechos incomprensibles mediante sentimientos.

Bobbio hace una distinción entre religión y religiosidad denotando la religión como la creencia en un ser superior y la religiosidad como un apego o profesión de “algo”, es decir el ejercer algo de manera prolija , y señala que el es un hombre religiosamente de razón y no un hombre de fe, pero también afirma que la razón del hombre es ínfima respecto a la inmensidad del universo, por lo que aquí se sustenta es una clara contradicción, ya que también señala que posee religiosidad, y con el concepto ya analizado de religiosidad no es posible afirmar que no es un hombre de fe, ya sea por un misterio o una religión, pues porque religiosidad va estrictamente relacionado con la fe.

De todo esto se puede llegar a la conclusión de que, sin desmerecer la sabiduría de Norberto Bobbio, y a mi parecer sus argumentos llegan a una conclusión que desde esta perspectiva no me parece acertada, y de lo que implican los conceptos de fe, religión y religiosidad, pues porque señala la inexistencia de la relación entre estos conceptos, manifestando que un hombre de razón no puede ni debe tener fe, ya que la fe implica una aceptación de algo que no se puede corroborar lo que está en total desacuerdo con la base de la humanidad , porque se deja de lado una parte fundamental que matiza la esencia del ser humano , la cual es la capacidad de pensar y especular sobre todo suceso que nos afecta , como son los sentimientos y emociones, de esto se puede inferir que podrá existir una diferencia en cuanto a cómo aceptamos o hacemos nuestra esa fe ,pero sin negar la existencia misma de esta. Y acercándonos a una conclusión global de los argumentos podemos establecer que la religiosidad está expresa en todos los aspectos de la vida cotidiana y que sin esta el hombre se convertiría en un ser sin escrúpulos, sin conciencia de la importancia de sus actos. Lo que nos induce a afirmar que la razón siempre nos ayuda a justificar o sustentar aquellos principios que queremos creer, y hay que tratar de alejar los intereses propios para razonar objetivamente y no desde una subjetividad disfrazada de razón, pero como se demostró mediante el experimento del alma, llegamos finalmente a explicar este fenómeno como el manifiesto de que la misma razón puede sustentar la fe, en lo que notoriamente Bobbio se confunde , dejando un gran vacío en sus argumentos . y sin criticar más a este hombre por naturaleza un tanto inseguro y confuso se puede sacar una conclusión breve , la cual se reduce a señalar que la razón muchas veces nos impide observar la verdad de manera absoluta ,alejándonos de ella, además como bien se ha mencionado la misma razón está intervenida por la subjetividad , y evidentemente ninguna persona se queda fuera del concepto de religiosidad, pues porque hasta una persona que se considera atea siempre tiene o procura tener “la esperanza del misterio”, por otra parte nos permite acotar que las preguntas tradicionales de la creación solo se pueden responder utilizando la parte subjetiva de nuestra razón, y aunque a Bobbio no le agrade la idea, al emplear esta subjetividad se recurre implícitamente a la fe . Y en esta distinción y profundidad de mis argumentos es donde se basa mi creencia en la religión y asimismo en la fe.