Polución en los mares

Aguas residuales. Contaminantes acuáticos. Marea negra. Basura. Productos químicos. Radioactividad. Vida marina. Productos biodegradables

  • Enviado por: Skarpe
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

CONFERENCIA DE CASTELLANO

LA POLUCIÓN DE LOS MARES

Introducción :

Vista desde el espacio la tierra es un planeta azul. Aproximadamente el 78% de su superficie está cubierto por el mar, donde existe gran variedad de formas de vida, así como recursos minerales. Durante miles de años la gente se ha servido del mar para pescar, para transportar mercancías y personas y, sobre todo, para arrojar en él los desechos y basuras. Los mares son grandes masas de agua que, en el pasado, eran capaces de diluir y absorber la pequeña cantidad de desechos. Pero ahora con el incremento de la población mundial, van a parar al mar enormes cantidades de agua residuales y sustancias naturales contaminantes. Todo ello está poniendo en peligro la capacidad del mar para soportar tanta contaminación. Yo hablaré de este tema, la polución de los mares.

Mundos de agua :

Empezaré hablando de los mares. El mar es un mundo lleno de vida : Las plantas que componen el plancton marino se empapan de la energía del Sol. También se encuentra gran diversidad de peces o aves marinas. Donde más cantidad de especies de seres vivos hay es los arrecifes de coral, donde se pueden llegar a juntar más de medio millón de estas.

El mar también resulta vital para la vida sobre la tierra. Los mares contienen más del 90% del agua de nuestro planeta, de ahí que tengan una gran influencia sobre el clima. Son especialmente importantes en la formación de nubes, que se desplazan sobre la tierra llevando la lluvia. Los océanos también ayudan a regular las temperaturas globales del planeta, ya que las corrientes frías y calientes se desplazan bordeando los continentes.

El hombre y el mar :

Ahora os explicaré la relación entre el hombre y el mar. Más de la mitad de la población mundial vive junto o cerca de las costas. Esto es debido a que el mar está lleno de recursos, por ejemplo, cada año se extraen seis millones de toneladas de sal. Bajo el lecho marino se encuentran grandes yacimientos de petróleo y gas natural, que se aprovechan como combustibles. También, el mar, nos provee de inmensas cantidades de alimento de distinto tipo. El 23% de las proteínas consumidas por el hombre proviene del mar.

Si nos servimos del mar de manera racional, seguirá propor-cionándonos comida en el futuro. La creciente población necesitará cada vez más alimento procedente del mar. Pero si contaminamos el ponemos en peligro las especies que lo habitan, envenenado y destruyendo nuestros recursos alimentarios.

Cómo se contamina el mar :

Dicho esto os explicaré cómo se contamina el mar. La contaminación del mar procede de diversas fuentes. Algunos barcos echan la basura directamente por la borda. Si un barco sufre un accidente, su carga también puede contaminar el mar. Los ríos llevan hasta el mar elementos químicos, como insecticidas y fertilizantes, procedentes de la agricultura. También arrastran al mar vertidos tóxicos de las fábricas y tierras contaminadas. Las ciudades costeras arrojan sus aguas residuales procedentes de las viviendas, industrias y centrales térmicas. La basura dejada en las playas por los veraneantes va a parar al mar. Se han tomado medidas para evitar estas fuentes de contaminación, pero no suelen ser respetadas.

Las mareas negras :

Pasaremos a hablar de las mareas negras. El petróleo que se derrama en el mar origina las mareas negras, que pueden extenderse sobre grandes áreas. El petróleo envenena a los animales marinos y ensucia las playas. A los tres millones de toneladas de petróleo que caen al agua anualmente se le tienen que sumar crudo arrojado por los buques, los escapes al extraer petróleo, los vertidos tóxicos que al final van a parar al mar y las filtraciones naturales desde yacimientos submarinos de éste.

Lentamente la acción de las bacterias va descomponiendo el petróleo, pero este proceso puede acelerarse con la ayuda del hombre aunque resulta muy caro. La mejor solución es evitar que todos los hechos que he citado antes no ocurran.

La basura de los mares :

Desperdigada por la superficie de las aguas y arrojada en las playas, la basura de los mares constituye una forma de contaminación muy desagradable a la vista. Está formada principalmente por plásticos, ya que se estima que se arroja al mar más de seis millones de toneladas al año de éste, el cual no suele ser biodegradable. Un cubo de plástico que cae al mar tarda más de cien años en degradarse. La basura del mar puede ser mortífera. Las aves, los peces y los mamíferos marinos se ahogan o resultan heridos debido a las redes de los pescadores. Otros tragan pequeños trozos de plástico, que llenan el estómago, y dejan de alimentarse o mueren ahogados.

La contaminación de las aguas residuales :

Dicho esto, voy a tratar el aspecto de la contaminación de las aguas residuales. Una gran cantidad de aguas residuales es conducida por el alcantarillado hasta el mar ; contienen sustancias procedentes del hombre, de las fábricas y de los vertidos industriales, junto con virus y huevos parásitos que envenenan el medio ambiente. Este tipo de aguas se han de tratar previamente, para que sean menos peligrosas, pero es un proceso caro. Si son vertidas en grandes cantidades, pueden ocasionar la muerte de la vida animal por falta de oxígeno.

Contaminación producida por metal :

Por otra parte, los metales pueden ser sustancias contaminantes muy venenosas, a pesar de que son elementos naturales. Llegan al mar procedentes de las erupciones de los volcanes, de la quema de los bosques y de la actividad humana, como algunos procesos industriales que liberan metales al aire y al agua. Ciertos metales, como el cobre, son necesarios para la vida de muchos pequeños animales marinos, pero no en exceso. Si los animales comen alimentos con metal, no lo eliminan. Esto puede ocasionar altos niveles de contaminación en la cadena alimentaria.

Sustancias químicas venenosas :

Un gran número de los productos químicos que utilizamos acaban en el mar. Muchos insecticidas, que envenenan la vida animal, son difícilmente biodegradables. El DDT, que es un insecticida muy utilizado pero que tarda mucho en desaparecer, hace que las cáscaras de los huevos de los pájaros sean tan finas que se rompen antes de tiempo. También causa cáncer, y, aunque su uso ha sido prohibido en muchos países, permanecerá en la naturaleza durante los próximos años. Otros productos químicos que llegan al mar son detergentes y ácidos. Se diluyen en el mar, pero son muy perjudiciales.

La radioactividad :

Las centrales nucleares usan agua para refrigerar su núcleo, y vierten al mar aguas radioactivas. También en el pasado se ha hecho con residuos nucleares. Con el tiempo, los bidones se corroerán y dejarán escapar la radioactividad, aunque probablemente los niveles no serán, entonces, muy altos.

Conclusión :

Los mares y los océanos del mundo están afectados por la contaminación, sobre todo en las áreas costeras. Para que esto cambie es necesario que las personas que viven del mar, y la humanidad en general, tomen conciencia de los peligros que amenazan a la vida marina y al hombre. Deben existir leyes que regulen qué es lo que se puede arrojar al mar y en qué cantidad. Y, sobre todo, las fábricas y las centrales térmicas deben producir una cantidad mínima de residuos, utilizar productos biodegradables y reciclar sus productos siempre que sea posible.