Política monetaria en Venezuela

Economía venezolana. Finanzas. Macroeconomía. Monetarismo. Crecimiento económico. Bancos. Bases legales. Teorías

  • Enviado por: MARIA ALEJANDRA DI TEODORO U
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 49 páginas
publicidad
cursos destacados
Fundamentos de Economía
Fundamentos de Economía
Fundamentos de Economía es un curso que te permitirá comprender los conceptos básicos relacionados...
Ver más información

Empresas individuales en mercados de subsistencia
Empresas individuales en mercados de subsistencia
Curso guerrilla para emprender o mantener un negocio individual en mercados de subsistencia Ver más información

publicidad

Introducción

Una de las características resaltantes de la economía venezolana es la marcada influencia de los ingresos petroleros en las finanzas públicas y la generalización de sus efectos a todos los mercados. En el caso particular del mercado monetario, existe una alta incidencia del gasto público en el comportamiento de los agregados monetarios que debe tenerse presente en los estudios relacionados con este tema. En efecto, los ingresos en divisas provenientes de las exportaciones petroleras son vendidos por PDVSA (empresa petrolera del Estado) al Banco Central. El contravalor en bolívares de este flujo de reservas internacionales del BCV que recibe PDVSA, es utilizado en buena medida para pagar sus impuestos al Gobierno. El otro gasto de PDVSA y el del Gobierno es inyectado finalmente a la economía.

Los desequilibrios macroeconómicos que se fueron formando en la economía a lo largo de la década de los ochenta exigieron la instrumentación de un programa de ajuste, el cual se adoptó en 1989. Ese año se produjo un cambio significativo en el diseño y ejecución de la política monetaria en Venezuela. El nuevo enfoque estuvo asociado a los lineamientos de política económica de un programa enmarcado en un Acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, así como a la necesidad de una actuación más activa por parte del Banco Central que le permitiera propiciar el equilibrio en los mercados monetario y cambiario.

En ese contexto, los cambios que se registraron en materia de política monetaria tuvieron que ver, en primer lugar, con el diseño de políticas sustentado en la elaboración de un programa monetario y, por otra parte, con el uso preferente de las operaciones de mercado abierto dentro de los instrumentos de política. Los títulos utilizados en estas operaciones fueron y han sido títulos emitidos por el Banco Central de Venezuela.

En el presente trabajo se describe la política monetaria en Venezuela durante 1994-2000, que corresponden a un período caracterizado por la crisis financiera, un control de cambio y dos acuerdos con el Fondo Monetario Internacional. además la actuación de banco central de Venezuela como ente regulador de esta política. En tal sentido la presente investigación está enmarcado en la siguiente estructura:

Capitulo I: Diagnostico del problema, en él se planteó la especificidad del problema, las características del tema, su naturaleza y la justificación que respalda este estudio.

Capitulo II: Desarrollo, contiene el estudio de viabilidad, la fundamentación teórica del área, análisis critico y reflexivo de las teorías, definición de términos, metodología del área y el plan de actividades.

Capitulo III: Análisis de resultado, en él se establecen el análisis critico, resumen analítico, conclusiones y recomendaciones, derivadas de los resultados obtenidos en la investigación.

CAPITULO I

DIAGNOSTICO DE LA TEMÁTICA

Especificidad del Tema

El Banco Central de Venezuela es una institución monetaria y financiera, cuyos principales objetivos son procurar la estabilidad de precios y preservar el valor interno y externo de la unidad monetaria venezolana, el bolívar. Persona jurídica de derecho público, goza de autonomía para formular y ejercer las políticas de su competencia, de manera coordinada con la política económica general, tendentes a alcanzar los objetivos superiores del Estado.

Sus funciones son formular y ejecutar la política monetaria, en dicha política se resume el conjunto de decisiones que adoptan las autoridades del Instituto con el propósito de regular la circulación monetaria, el tipo de interés y la disponibilidad de crédito de la economía; además participa en el diseño y ejecución de la política cambiaria.

El BCV tiene en la política monetaria un instrumento de gran poder para contribuir al logro de los objetivos de la política económica global diseñada por el Gobierno Nacional, los cuales se pueden resumir en: crecimiento económico sostenido, elevado nivel de empleo, estabilidad de precios, balanza de pagos manejable y alto grado de bienestar de la población.

Junto con el Ministerio de finanzas el BCV, debe contribuir a la armonización de la política monetaria con la política fiscal, facilitando la consecución de los objetivos macroeconómicos. Por ello, no está subordinado a directivas del poder ejecutivo y no puede financiar políticas fiscales deficitarias. Dado que se rige por el principio de responsabilidad pública, debe rendir cuenta de sus políticas ante la Asamblea Nacional. Además, está sujeto al consecutivo control de la Contraloría General de la República. Sus presupuestos de gastos de funcionamiento e inversiones precisan la aprobación de la Asamblea Nacional; asimismo, sus cuentas y balances pueden ser objeto de auditorias externas en los términos que marque la ley.

El Banco Central de Venezuela en la Constitución Nacional en su Artículo Nro. 318. " Las competencias monetarias del Poder Nacional serán ejercidas de manera exclusiva y obligatoria por el Banco Central de Venezuela”.

El campo de acción del banco central va más allá de la acuñación de monedas, impresión de billetes y de suministro de un adecuado volumen de dinero para el normal desarrollo de las transacciones económicas del país.

Además de servir como banco de emisión, el BCV tiene a su cargo importantes funciones que lo definen como banco de reserva, bancos de bancos, banco del Estado, asesor económico del Gobierno Nacional para la formulación de objetivos, metas y estrategias de la política económica, asesor nacional en materia de crédito público, promotor de la coordinación entre las políticas monetaria, cambiaria y fiscal, además de servir como agente recopilador y difusor de información estadística sobre el desempeño económico del país.

Las acciones del banco central influyen sobre la masa monetaria en circulación, las reservas bancarias y la tasa de interés del mercado, las cuales son variables intermedias que afectan las decisiones de inversión, consumo, producción y la evolución de los niveles de precios, empleo y tipo de cambio. Es por esta vía que se transmite el impacto de la política monetaria sobre los principales agregados macroeconómicos.

Características del Tema

La política monetaria es el conjunto de instrumentos utilizados por el banco central de Venezuela para hacer variar la cantidad de dinero presente en la economía a fin de influir directamente sobre el valor de la divisa nacional, sobre la producción, la inversión, el consumo y la inflación.

La política monetaria, cuyo objetivo es sostener la actividad económica proporcionando a los agentes financieros la liquidez y los créditos bancarios indispensables para consumir, invertir y producir, no debe mostrarse demasiado restrictiva, porque correría el riesgo de bloquear el crecimiento económico, ni excesivamente expansionista, porque en la medida en que tal situación ocurriese favorecería el aumento de la inflación (el alza generalizada de los precios), al inyectar demasiado poder adquisitivo en una economía que no dispone de una estructura de producción adecuada para responder a un déficit de la oferta de producción, no se podrá contar con los bienes suficientes para satisfacer la demanda.

La política monetaria tiene como función principal procurar el crecimiento económico, el control de la inflación y la defensa del valor de la divisa nacional con relación a otras divisas extranjeras. En la práctica, para alcanzar estos fines es necesario establecer una serie de objetivos intermedios, directamente controlables por el organismo emisor. La masa monetaria es el objetivo cuantitativo más vigilado.

El banco central de Venezuela fija todos los años el tipo de crecimiento de uno de sus agregados y utiliza los instrumentos a su disposición para que no se sobrepase ese tipo. Los tipos de interés son también elementos esenciales de una política monetaria. Sus movimientos al alza o a la baja influyen en la inversión y en el consumo, mediante la orientación de los créditos.

Gracias a la política de mercado abierto y a la política de redescuento, es posible influir en sus movimientos respecto a los créditos a corto plazo, incluso si los mercados financieros siguen siendo en última instancia quienes fijan los tipos de interés a mediano y largo plazo, ponen precio en realidad al valor de las obligaciones y fijan ellos mismos sus tipos de remuneración, que constituyen de hecho los tipos de interés a largo plazo.

El banco central de Venezuela dispone de diversos métodos para poner en práctica la política monetaria que conviene a sus objetivos. Algunos métodos se han convertido en sus instrumentos predilectos de intervención, mientras que otros han caído en desuso.

Entre estos instrumentos de la política monetaria se pueden señalar las actuaciones sobre el sistema del crédito de los bancos y la modificación de sus reservas obligatorias. Un tipo de política monetaria en este sentido sería, por ejemplo, obligar a los bancos a depositar en una cuenta no remunerada del banco central de Venezuela una proporción de sus depósitos a la vista y a plazo, que constituyen las reservas obligatorias, y que no pueden emplear libremente ni, por tanto, utilizar para aumentar los créditos en la economía. Al modificar los tipos de reservas obligatorias, el banco central fomenta el crédito o lo penaliza, a esto se le llama encaje legal.

Otros instrumentos utilizados en política monetaria son la intervención en el mercado monetario y las operaciones de redescuento, puesto que los bancos deben refinanciarse ante el banco central de Venezuela (comprar un dinero del que no disponen en cantidades ilimitadas), están obligados a aceptar el coste de tal refinanciación, que varía en función de la política fijada por las autoridades monetarias. Al aumentar ese coste (el tipo de redescuento), aquéllas inducen a los bancos a aumentar sus propios tipos de interés ante sus clientes, lo cual disminuye la actividad crediticia (si se reduce ese coste, se observa el efecto contrario).

La intervención en el mercado monetario, es decir mercado financiero que sirve a los bancos para refinanciarse directamente, eludiendo al banco central, permite a este último controlar el precio del dinero de manera indirecta. Al comprar o vender títulos en este mercado abierto (estas operaciones se denominan operaciones de mercado abierto), el banco central modifica las condiciones del crédito.

Los instrumentos de la política monetaria son muy limitados, aunque es conveniente una combinación de ellos para lograr mejores resultados, los costos de la política monetaria representan costo de la lucha contra la inflación y de preservación en lo posible de las reservas monetarias internacionales del instituto; la inflación no es fenómeno simplemente monetario, sino complejo, que interna sus raíces en la estructura real de producción y mercadeo de bienes y servicios; y emerge en el plano circulatorio de la economía, donde los desequilibrios macroeconómicos convencionales facilitan y refuerzan el impulso inflacionario.

Naturaleza del Tema

Uno de los sectores más sensibles de un sistema económico lo constituye, sin lugar a dudas, el sector financiero. Dicha importancia radica en que este sector refleja los desequilibrios presentes en el sector real de la economía (producción de bienes y servicios), o bien, sus propias distorsiones pueden generar efectos perversos sobre el resto de los sectores.

La crisis bancaria sufrida en Venezuela en el año 1994, afectó el 60 por ciento de los activos del sistema financiero y alcanzó una proporción del 20 por ciento del producto interno bruto. Las causas que dieron origen a la crisis bancaria se puede argumentar que se promovieron debido a los cambios en los factores macroeconómicos, producidos por las incertidumbres políticas y sociales del periodo, esta incertidumbre produjo una disminución de los depósitos que condujo a la quiebra de un grupo de instituciones bancarias.

Fueron nueve bancos e institutos de crédito afectados por la crisis (Latino, Maracaibo, Barinas, Bancor, Comercial Amazonas, La Guaira, Fiveca, Construcción y Metropolitano), los cuales, junto con las demás instituciones financieras que formaban parte de los respectivos grupos financieros, tenían para el 31-12-93 un total de dos millones quinientos cincuenta y cinco mil setecientos veintidós (2.555.722) depositantes, que operaban a través de quinientos noventa y ocho (598) oficinas, con capacidades del orden de quinientos setenta y cuatro mil ochocientos veintinueve millones de Bolívares (Bs. 574.829.000.000,00), solamente los depósitos en los bancos comerciales anteriores indicados, representaban el treinta y dos coma tres por ciento (32,3%) de los depósitos en todo el subsistema de la banca comercial venezolana.

El evento desencadenante de la crisis financiera lo constituyó la imposibilidad del Banco Latino de cubrir la cámara de compensación, producto de lo cual se produjo la exclusión del banco Latino de la cámara de compensación, el día 13 de enero de 1994, en virtud de que el saldo deudor que presentaba dicho banco para el cierre de la cámara de compensación el día 12-01-94, no pudo ser honrado por carecer de recursos suficientes en la cuenta única de depósito que mantenía en el banco central de Venezuela.

Esta decisión llevó a la intervención inmediata del banco Latino, a puerta cerrada, lo que a su vez ocasionó que seiscientos setenta y cinco mil quinientos cincuenta y ocho (675.558) depositantes de dicha institución, sin incluir los de las demás empresas relacionadas, tuvieron que congelar sus fondos por setenta y nueve (79) días, todo lo cual produjo una gran conmoción con efectos sociales, económicos y políticos, que fue ampliamente reseñada por la prensa nacional e internacional.

Se produjo entonces una ola de rumores acerca de un grupo de bancos que afectó significativamente su respectiva liquidez, al punto de ver agotadas sus reservas secundarias, incluidos los fondos que conformaban el encaje legal.

Son diversos los factores que dan lugar a la crisis, como las fallas en la supervisión y regulación del sistema financiero, este argumento señala que el período de crisis las regulaciones preventivas, las tecnologías mínimas para evaluar los centros de computación de los bancos y demás instituciones financieras supervisadas, también se manifestaron intermediarios capaces de utilizar artificios contables para maquillar los estados financieros presentados a la Superintendencia de bancos sin que esta lo detectara, a ello hay que agregar el poco personal capacitado para realizar las inspecciones.

Otro argumento, se refiere a la liberación de las tasas de interés en un entorno macroeconómico inestable que comenzó en febrero de 1989 y a la deficiente regulación y supervisión de las instituciones financieras.

Ante la magnitud tan compleja de la crisis, el banco central de Venezuela optó urgentemente por darle asistencia crediticia a el Fondo de Garantía de Depósitos y Protección Bancaria (Fogade) para que dicho organismo auxiliase financieramente a los bancos con iliquidez monetaria.

Luego de culminada la crisis de 1994, la Superintendencia de Bancos y el Estado a través de la Superintendencia para la promoción y protección de libre competencia, decidió reforzar su desempeño, trazándose en 1995 tres objetivos fundamentales para iniciar su reestructuración, los cuales fueron asegurar mediante la vigilancia y control, que las instituciones financieras lleven a cabo sus actividades de acuerdo a la normativa establecida.

Además velar por la transparencia y estabilidad del sistema financiero y garantizar a los depositantes, la inversión de sus ahorros en operaciones propias de las instituciones financieras, para disminuir así el riesgo moral.

A raíz de estos acontecimientos la Superintendencia de banco ha emitido normas prudenciales sobre creación de provisiones, registros de ingresos, calidad de activos, fusiones, creación de banca universal, entre otras.

En el año 1995, con referencia a la política monetaria el banco central de Venezuela decidió cambiar a los Bonos Cero Cupón (BCC) por los títulos de estabilización monetaria (TEM), que representan aquellos título de deuda que emitió el Banco Central de Venezuela con el objeto de absorber excedentes de liquidez del mercado de dinero. Los cuales en esencia son el mismo instrumento, sólo que pretenden dar una referencia más directa al mercado financiero sobre la intención del BCV en lo referente a tasas de interés.

A partir de estos acontecimientos se han desarrollado las políticas monetarias de los periodos recientes, para poder solventar la crisis financiera que tanto daño ocasiono a la economía venezolana y a la sociedad en general.

Para 1996 periodo en el cual se formuló el programa de estabilización denominado Agenda Venezuela. La política monetaria mantuvo una marcada orientación restrictiva pero su efectividad se vio restringida por la significativa expansión monetaria proveniente del Gobierno Central y de PDVSA.

En 1997 la política económica se formuló en función de los lineamientos estratégicos establecidos en la Agenda Venezuela con especial énfasis en las bases jurídicas para avanzar en las reformas estructurales. La política monetaria se orientó a procurar que los agregados monetarios evolucionaran de forma consistente con la demanda de dinero, determinada ésta última en función de los objetivos de inflación, de crecimiento del producto y de equilibrio previsto en el programa económico.

Además la ejecución de la política monetaria continuó sustentada en los lineamientos de políticas de operaciones de mercado abierto (OMA). Sin embargo, en el segundo trimestre del año, el Directorio del BCV acordó la realización de operaciones de mercado abierto con títulos de la deuda pública y complementar la acción restrictiva de dichas operaciones con el incremento del coeficiente de encaje legal y una mayor venta netas de divisas.

Durante el año 1998, las políticas monetarias y cambiarias continuaron su curso orientadas a privilegiar los objetivos de estabilidad de precios y solvencia externa. La política monetaria tuvo una orientación restrictiva desde comienzos del año, a fin de moderar las presiones sobre el mercado y los precios.

En el primer semestre del año 1998, la acción restrictiva de la política monetaria se sustento en la realización de operaciones de mercado abierto (OMA), mediante la colocación de certificados de depósitos a través de la mesa de dinero del BCV y, a partir del mes de abril, mediante el uso de Títulos de Estabilización Monetaria (TEM) debido a la necesidad de producir una contracción monetaria de más largo plazo.

En 1999 la política monetaria contribuyo al logro del objetivo de reducir la tasa de inflación a un nivel inferior al registrado en 1998. con este propósito, la ejecución de política propició el equilibrio del mercado monetario, contrarrestando los excesos de liquidez originados en desvíos de la gestión financiera del sector público o en cambios autónomos de la demanda de dinero, mediante el uso de los diferentes instrumentos a disposición del instituto.

Durante el primer trimestre del año, el BCV actuó decidida y oportunamente, aplicando una política monetaria más contractiva a fin de reducir los excedentes de liquidez presentes en el sistema y de preservar la demanda de activos financieros en moneda nacional, contribuyendo de esta manera a moderar las expectativas de inflación y de depresión.

En este periodo la intervención del Instituto en el mercado de dinero se sustentó, fundamentalmente, en la colocación primaria de Títulos de Estabilización Monetaria (TEM), mediante el mecanismo de subasta y además, en este periodo, el Directorio del BCV, aprobó dos nuevos mecanismos de intervención en el mercado monetario a través de las operaciones de mercado abierto, introduciendo las subastas de compra con pacto de reventa y viceversa (REPOS) y la subasta de recompra y compra de títulos emitidos por el BCV como por el gobierno.

El desempeño económico, financiero y monetario durante el año 2000 se vio favorecido por el mayor crecimiento que registró la economía mundial, particularmente por el dinamismo de la demanda mundial de energía y sus efectos en la recuperación de los precios de los principales crudos marcadores.

En el caso de Venezuela, la favorable evolución del contexto internacional y, en particular, del mercado petrolero, unida al seguimiento de políticas monetarias, cambiarias y fiscales orientadas al crecimiento y a la estabilidad de precios, impulsaron la recuperación de la actividad económica que estuvo acompañada de una nueva desaceleración de la tasa de inflación y del impacto positivo de los precios del petróleo sobre el comportamiento de la cuenta corriente, lo que permitió, a su vez, un superávit en el sector externo.

Por su parte, los organismos encargados de la supervisión y regulación del sector financiero continuaron adoptando medidas orientadas a preservar la estabilidad del mercado monetario y de capitales. En este sentido, la Junta de Regulación Financiera (JRF) y la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Sudeban) dictaron nuevas normas y resoluciones con el propósito de completar y actualizar las ya existentes, relacionadas con el proceso de fusiones de instituciones bancarias, la figura del fideicomiso bancario y requerimientos mínimos de capital.

Justificación

No es ninguna coincidencia que el siglo XIX se abre paso exitosamente con la Revolución Maquinista y el Nuevo Orden Económico Internacional (NOEI), que va a imperar a lo largo de los últimos 200 años, dentro del contexto del sistema capitalista de producción.

Esto ha sido posible a la introducción del modelo económico clásico o neoclásico moderno puesto en practica por los economistas Adams Smith y David Ricardo, orientando la economía de mercado hacia la oferta de bienes y servicios o producción.

Todo ello cuidando en lo posible de la más mínima participación del Estado en el proceso productivo. Dejando que las fuerzas dinamizadoras de la oferta y la demanda sostengan el equilibrio del mercado.

Es por ello, la importancia del estudio de la política monetaria en Venezuela; por su utilización y aplicación a través del Banco Central de Venezuela, puesto que es el responsable del control de la oferta monetaria. Además las autoridades monetarias están obligados a informar y orientar a los agentes económicos (empresas) y al Estado del crecimiento del producto.

De acuerdo con lo antes expuesto el presente trabajo toma como marco de estudio la incidencia de la política monetaria en Venezuela para el crecimiento económico en los años (1994-2000).

Esta investigación será relevante como instrumento de trabajo para ser utilizado por estudiantes o particulares para futuras investigaciones referentes al campo monetario y económico.

CAPITULO II

DESARROLLO

Estudio de Viabilidad

Los logros y alcance obtenidos con la investigación están enmarcado dentro de los lineamientos teóricos referentes a la política monetaria, en donde se efectuará un análisis acerca de su incidencia en el crecimiento económico en Venezuela, enfocando los aspectos negativos y positivos que se presentan en los periodo 1994 - 2000. Este trabajo se considera viable por las siguientes razones:

En cuanto a la fuente de información, la realización de el trabajo es viable dado que la información es de fácil acceso y esta se consigue en libros, revistas, periódico y paginas web que contienen todo lo referente al tema planteado.

Con referencia al impacto económico la investigación no es costosa, ya que al ser de tipo documental no se realizan gastos adicionales.

En lo social, se puede utilizar como antecedente para futuras investigaciones.

Fundamentación Teórica del Área.

No cabe duda que una política monetaria efectiva implica reestablecer los equilibrios macroeconómicos, controlar la inflación, eliminar el déficit fiscal, hacer crecer el PIB., lograr tasas de interés positiva, incentivar las inversiones extranjeras y disminuir el desempleo. Además permitir las mejoras inmediatas y sostenidas en el tiempo en el bienestar de la mayor parte de la población.

Algunos investigadores se han dirigido en forma individual a la política monetaria y otros las han asociado con otros factores para objeto de investigación. En relación con el problema planteado hasta los momentos se localizó el siguientes trabajo.

Antecedentes Locales.

Muñoz, J. (1996), Instrumentos o Políticas de Acción en la Economía Venezolana. Tesis de grado para optar al titulo de Licenciado en Administración en la Universidad de Oriente, Núcleo Monagas. El objetivo fue estudiar la política económica como instrumentos de acción. Estos instrumentos o políticas provienen de la teoría económica cuyo objetivo es la consecución de los fines relacionados con los principios teóricos del análisis macroeconómicos. Concluyendo que existen dos instrumentos o Políticas de acción, las cuales son, la política monetaria, que representa el control de la banca y del sistema monetario por parte del gobierno con el fin de conseguir la estabilidad del valor del dinero y evitar una balanza de pagos adversa, alcanzar el pleno empleo y buscar el estado de liquidez de toda economía. Y la segunda es la política fiscal, mediante esta el gobierno gasta a través de inversiones públicas, gastos públicos y obtiene ingresos a través de los impuestos sobre las actividades de producción y de circulación de mercancías, sobre los ingresos y ganancias de cualquier otra naturaleza.

En la cita antes expuesta se muestran los dos instrumentos o políticas de acción de la economía venezolana, la política monetaria, la cual es el conjunto de medidas que toma el banco central de Venezuela por medio de la fijación de la oferta monetaria, cuyas variaciones elevan o reducen los tipos de interés y afectan a los gasto en sectores como la inversión, la vivienda y las exportaciones netas. Y la política fiscal que es aquella que el Estado emplea para recaudar los impuestos y para controlar el gasto publico; Ambas políticas permiten la estabilidad macroeconómica.

TEORÍAS

El monetarismo, es la teoría macroeconómica que se ocupa de analizar la oferta monetaria. Aunque el monetarismo se identifica con una determinada interpretación de la forma en que la oferta de dinero afecta a otras variables como los precios, la producción y el empleo, existen, de hecho, varias escuelas de pensamiento que podrían definirse como “monetaristas”.

El keynesianismo, que, a grandes rasgos, afirma que las variaciones de la oferta monetaria no tienen efectos a corto plazo sobre la economía, también que ésta no tiende de manera automática hacia el pleno empleo y que la política fiscal puede ser un instrumento efectivo para lograr el pleno empleo, se contrapone el monetarismo.

Todos los monetaristas comparten su desacuerdo con estos postulados. También están de acuerdo en la creencia de que la oferta monetaria es un elemento esencial para explicar la determinación del nivel general de precios. Lo que aceptan es la idea de que la política monetaria puede tener efectos a corto plazo sobre la producción, así como otros temas de menor relevancia, como puede ser la definición de oferta monetaria. Por otra parte, si los monetaristas se limitaran a afirmar que existe una relación proporcional entre la oferta monetaria y el nivel general de precios a largo plazo, la mayoría de los economistas aceptarían esta idea, siempre que el periodo a largo plazo sea lo bastante prolongado y otras variables como el tipo de instituciones financieras existentes se mantuvieran constantes.

El monetarismo tiene una larga tradición en la historia del pensamiento económico; pueden encontrarse explicaciones detalladas y muy sofisticadas sobre el modo en que un aumento de la cantidad de dinero afecta a los precios, y a la producción a corto plazo, en los escritos de mediados del siglo XVIII del economista francés Richard Cantillon y del filósofo y economista escocés David Hume. La “teoría cuantitativa del dinero” prevaleció en el monetarismo, sobre todo bajo la influencia de Irving Fisher durante el siglo XX. Esta teoría se formalizó en una ecuación que mostraba que el nivel general de precios era igual a la cantidad de dinero multiplicada por su “velocidad de circulación” y dividida por el volumen de transacciones. Existe una visión alternativa de esta teoría, conocida como la versión de Cambridge, que define la demanda de dinero en función del nivel de precios, de la renta y del volumen de transacciones.

Durante la década de 1970, sobre todo durante el periodo en que el pensamiento económico estuvo dominado por las ideas de Milton Friedman y la Escuela de Chicago, se analizaba la demanda de dinero de los individuos de igual forma que la de cualquier otro bien, la demanda depende de la riqueza de cada individuo y del precio relativo del bien en cuestión. En concreto, se consideraba que la solicitud de dinero dependía de una serie de variables, incluyendo la riqueza (que se puede estimar considerando el nivel de ingresos), la diferenciación de la fortuna personal entre capital humano y no humano (el primero tiene mucha menos liquidez que el segundo), el nivel de precios, la tasa de rendimiento esperado de otros activos (que depende a su vez del tipo de interés y de la evolución de los precios) y de otras variables determinantes de la utilidad que reporta la mera posesión del dinero.

Al considerar que el dinero es una parte de la riqueza de las personas se está suponiendo que éstas intentarán eliminar la diferencia entre la cantidad de dinero real (es decir, el dinero nominal dividido por el nivel general de precios) que tienen y la cantidad que quieren tener disponible, comprando o vendiendo activos y pasivos. por ejemplo, la adquisición de bonos o cambiando el flujo de ingresos y gastos. Los keynesianos tienden a subrayar el primer método de ajuste, mientras que los primeros monetaristas destacan la importancia del segundo; los monetaristas actuales tienden a aceptan la validez de ambos métodos.

Por tanto, la idea básica de la economía monetarista consiste en analizar en conjunto la demanda total de dinero y la oferta monetaria. Las autoridades económicas tienen capacidad y poder para fijar la oferta de dinero nominal (sin tener en cuenta los efectos de los precios) ya que controlan la cantidad que se imprime o acuña así como la creación de dinero bancario. Pero la gente toma decisiones sobre la cantidad de efectivo real que desea obtener. Veamos cómo se produce el ajuste entre oferta y demanda. Si, por ejemplo, se crea demasiado dinero, la gente intentará eliminar el exceso comprando bienes o activos (ya sean reales o financieros). Si la economía está en una situación de pleno empleo, el aumento del gasto o bien incrementará los precios de los productos nacionales o bien provocará un déficit de balanza de pagos que hará que el tipo de cambio se deprecie, aumentando así el precio de los bienes importados.

En ambos casos, esta subida provocará una reducción de la cantidad de dinero real disponible. A medida que se compran activos financieros como los bonos, el aumento del precio de éstos reduce el tipo de interés que, a su vez, estimula la inversión, y por tanto el nivel de actividad económica. El aumento de ésta, y por tanto de los ingresos, incrementa la petición de dinero. Así, la demanda total de dinero real se igualará con el exceso de oferta gracias al aumento de los precios (que reduce el dinero real en circulación) y de los ingresos (que potencia la demanda de saldos monetarios).

Otro principio del monetarismo es que los niveles deseados de saldos monetarios reales tienden a variar con lentitud, mientras que los cambios de los saldos nominales son instantáneos y dependen de la actuación de las autoridades monetarias. Esta afirmación implica que las variaciones de los precios o los ingresos nominales responden, por obligación, a alteraciones en la oferta de dinero, lo que constituye el punto de partida de la tesis de Friedman según la cual la inflación es sólo un fenómeno monetario.

En otras palabras, la demanda de saldos monetarios reales es estable y depende sobre todo de la riqueza real (aunque, a corto plazo, depende también de otras variables). Las variaciones en la oferta de saldos reales provienen de cambios en la oferta de dinero o de modificaciones en los precios. Si se producen estos cambios, los individuos intentarán volver a la situación inicial mediante los mecanismos de ajuste antes mencionados, que, a su vez, tendrán efectos a corto plazo sobre la economía. Algunas escuelas monetaristas no están de acuerdo con la existencia de estos efectos debido a los principios de las “expectativas racionales” que afirman que las variaciones de los precios se anticipan y producen en el acto, por lo que ningún agente económico tiene motivos para reaccionar y variar su oferta o demanda de bienes o de trabajo.

Origen y funciones del Banco Central de Venezuela

El Banco Central de Venezuela fue fundado en virtud de ley del 8 de septiembre de 1939 y su antecedente más inmediato había sido el Banco de Venezuela, establecido en 1890. Fue constituido como sociedad anónima a partir del capital aportado, a partes iguales, por el Estado y particulares. Su administración quedaba a cargo de un Directorio integrado por nueve miembros (un presidente - elegido por la Asamblea General de Accionistas a partir de una lista de tres aspirantes emitida por el presidente de la República ( y ocho directores), cuatro elegidos por el poder ejecutivo, tres por la Asamblea General de Accionistas y uno por el Consejo Bancario Nacional. Sus funciones y estructura orgánica fueron reorganizadas y reformadas en 1960, 1974, 1983 y 1987.

El 4 de diciembre de 1992 fue promulgada la Ley del Banco Central de Venezuela, por la que pasó a regirse. Sus máximas autoridades rectoras fueron desde entonces un presidente, dos vicepresidentes y el Directorio (integrado por siete directores, sólo uno de los cuales representa al poder ejecutivo).

Entre las funciones del Banco Central de Venezuela se encuentran crear y mantener condiciones monetarias, crediticias y cambiarías favorables a la estabilidad de la moneda, al equilibrio económico y al desarrollo ordenado de la economía, así como asegurar la continuidad de los pagos internacionales del país. A tal efecto, tiene a su cargo:

a) Regular el medio circulante y en general, promover la adecuada liquidez del sistema financiero con el fin de ajustarlo a las necesidades del país.

b) Procurar la estabilidad del valor interno y externo de la moneda.

c) Centralizar las reservas monetarias internacionales del país y vigilar y regular el comercio de oro y de divisas.

d) Ejercer, con carácter exclusivo, la facultad de emitir billetes y acuñar monedas.

e) Regular las actividades crediticias de los bancos y otras instituciones financieras públicas y privadas, a fin de armonizarlas con los propósitos de la política monetaria y fiscal, así como el necesario desarrollo regional y sectorial de la economía nacional para hacerla más independientes.

f) Ejercer los derechos y asumir las obligaciones de la República de Venezuela en el Fondo Monetario Internacional, en todo lo concerniente a la suscripción y pago de las cuotas que le corresponda, a las operaciones ordinarias con dicha institución y a los derechos especiales de giro.

g) Efectuar las demás operaciones y servicios compatibles con su naturaleza de Banco Central.

Los Tipos de Política Monetaria

La política monetaria es el conjunto de acciones emprendidas por el Banco Central con el propósito de regular la circulación monetaria y, a través de ella, incidir sobre el costo del dinero y la disponibilidad de crédito para todos los sectores de la economía.

La política monetaria expansiva, si, dado un nivel de precios, el BCV sigue una política monetaria expansiva, esto es, compra títulos en el mercado abierto, reduce los coeficientes legales de reservas, o concede a los bancos nuevos créditos, determinará que cantidad de dinero se incremente de forma que la función de oferta de dinero se desplazará hacia la derecha y el tipo de interés se reducirá (figura 1).

En concreto, un aumento de la oferta monetaria crea un exceso de oferta de dinero al que se ajusta el público tratando de comprar activos. Esto hace que suban los precios de los activos y disminuyan los rendimientos. la bajada del tipo de interés hace aumentar la inversión, como pronostica la curva de demanda de la inversión. Pero la inversión es una componente de la demanda agregada, por lo que un aumento de la inversión eleva la demanda agregada, provocándose una reducción de las existencias y, como consecuencia de dicho aumento de inversión, aumenta la producción.

Por lo tanto, el aumento de la cantidad de dinero provoca, en primer lugar, una disminución de los tipos de interés, al ajustar al público su cartera y, seguidamente, eleva la demanda agregada y la producción de equilibrio. En este proceso es el tipo de interés la variable bisagra que comunica el impacto recibido desde el mercado de dinero proyectándolo sobre el mercado de bienes hacia la variable inversión; y la inversión mueve la renta vía multiplicador, y con ella se terminan alterando todas las variables que dependen de alguna forma de la renta, como el consumo, el ahorro, el volumen de impuestos directos recaudados o las importaciones.

Desde el punto de vista del banco central, como responsable de la política monetaria, las variables clave son dos, la cantidad de dinero y el tipo de interés. El equilibrio del mercado de dinero viene pues determinado por la acción conjunta de la demanda de dinero y la oferta monetaria.

Aumento de la oferta monetaria

Tipo de

interés

io Eo

i1 E1

saldos reales

Figura 1: Política Monetaria Expansiva.

Los efectos de una política monetaria expansiva se concreta en un descenso en el tipo de interés y en un aumento de la cantidad de saldos reales, es decir un incremento de la liquidez monetaria.

Nota:

L = Demanda

En el caso de que se siguiera una política monetaria restrictiva empleando cualquiera de los procedimientos apuntados ( venta de títulos públicos, incrementos de los coeficientes legales o reducción de los préstamos concedidos a los bancos), y suponiendo de nuevo que los precios permanecen constantes, la curva de la oferta de dinero se desplazaría hacia la izquierda y los tipos de interés se incrementarían (figura 2).

Tipo de

interés

io

i1

saldos reales

Figura 2: Política Monetaria Restrictiva.

Si el Banco Central lleva a cabo una política monetaria restrictiva, reduciendo la oferta de saldos reales, el tipo de interés experimenta una subida.

Objetivos De La Política Monetaria

Luchar contra la inflación, El papel de la política monetaria consiste en mantener una adecuada proporción entre la liquidez monetaria y el nivel de actividad económico con el objeto de impedir desequilibrios que puedan alentar procesos inflacionarios.

Contribuye al crecimiento económico, En la medida en que la política monetaria crea y mantiene condiciones monetarias y crediticias favorables a la estabilidad de los precios, motiva el desarrollo de iniciativas privadas en inversión y consumo que aceleran el ritmo de actividad económica. La compatibilidad entre este mayor ritmo de actividad con baja inflación es requisito fundamental para un crecimiento económico sostenido en el largo plazo.

Ayuda a la estabilidad del tipo de cambio, Con estas medidas, la política monetaria contribuye con el objetivo general de equilibrar la balanza de pagos, asegurar la continuidad de los pagos internacionales del país y mantener la competitividad externa de la producción doméstica. Para ello es necesario contar con un nivel de reservas internacionales suficientes para cubrir las necesidades de importaciones de bienes y servicios indispensables al desempeño normal de la economía, además de ofrecer las divisas suficientes a su debido costo de oportunidad para el pago de los sectores público y privado a sus acreedores externos. Y Contribuye a la estabilidad del sistema financiero y de pagos de la economía.

Los Instrumentos de La Política Monetaria

Para lograr el equilibrio entre la oferta y la demanda de dinero, el banco central emplea instrumentos que influyen directa e indirectamente sobre las reservas bancarias, las tasas de interés y las decisiones que toma la población en el manejo de sus medios de pagos, tales como monedas, billetes, depósitos a la vista y otros.

Los instrumentos de política monetaria son utilizados por el banco central de acuerdo con la naturaleza y nivel de desequilibrio prevaleciente en el mercado, y su incidencia puede ser de carácter general o específico. Las operaciones de Mercado Abierto ( OMA ), el redescuento, la fijación del encaje legal y la persuasión moral constituyen los instrumentos de acción más general a disposición del banco central.

La compra y venta de títulos públicos es el principal y más flexible mecanismo que tiene el banco central para ejercer el control monetario. Como estas transacciones se realizan en el mercado, se denominan Operaciones de Mercado Abierto (OMA). Cuando el banco central compra títulos a la banca entrega fondos que se agregan al dinero en circulación, aumentando así la capacidad de los bancos para otorgar préstamos. Si el banco central vende títulos, ocurre lo contrario, es decir, toma recursos del sistema financiero y limita su capacidad para ofrecer créditos.

Con la OMA el banco central incide de manera directa sobre el volumen de dinero en circulación y, de forma indirecta, sobre la tasa de interés que aplican los bancos a sus operaciones con el público. Mientras que los organismos públicos y privados emiten títulos para captar fondos destinados a financiar planes de inversión y gasto, el banco central cuando lo hace persigue absorber excedentes monetarios para garantizar el equilibrio entre la oferta y demanda de dinero. Asimismo, la racionalidad económica del sector privado conduce a ganar la menor tasa de interés posible en sus operaciones; en cambio, la racionalidad del banco central se guía por preceptos de política monetaria que van más allá de la rentabilidad de sus operaciones, aunque resguarda la eficiencia económica de su desempeño.

Es aceptable que el BCV incurra en pérdidas y afecte su patrimonio, si el cumplimiento de un objetivo mayor de política monetaria así lo exige. Cuando ello ocurre, le corresponde al Gobierno Nacional hacer los aportes necesarios para reponer el patrimonio del instituto emisor.

El más antiguo de los instrumentos de política monetaria es el denominado redescuento, el cual permite al banco central prestar fondos temporales a los bancos cuando presentan problemas de liquidez o no renovar los mismos cuando las condiciones económicas exigen restringir la masa monetaria. El término redescuento designa al préstamo que otorga el banco central a la banca a cambio de recibir papeles y documentos de créditos realizados por ésta a empresas públicas y privadas. La ley especifica las condiciones y características de los títulos que califican para las operaciones de redescuento. Cuando el banco central concede un préstamo, cobra una tasa de interés llamada de redescuento, la cual constituye el costo que implica para la banca solicitante pedir recursos al instituto.

Cuando los documentos que tienen los bancos no cumplen con los requisitos de calidad exigidos por el banco central para la entrega de préstamos a través del redescuento, las instituciones pueden acudir al anticipo. La operación es mucho más ágil, pero la tasa de interés aplicada es mayor, debido a la menor calidad de los documentos dados en garantía.

El otro mecanismo es el reporto, a través del cual el banco central concede asistencia financiera a un banco, a cambio de la venta temporal de títulos valores que el mismo banco solicitante del préstamo debe volver a comprar al banco central dentro de un plazo y aun precio predeterminado. Mientras el redescuento, anticipo y reporto y las operaciones de mercado abierto exigen la disposición de los bancos para ser uso de estos instrumentos, el encaje responde únicamente a la decisión del banco central. El encaje legal es el mecanismo más directo para regular las reservas monetarias de la banca. El encaje legal es una medida administrativa de la autoridad monetaria, que exige a los bancos mantener inmovilizados dentro del Banco Central una porción determinada de los depósitos del público.

La política monetaria y la política cambiaria, al cuidado del banco central, han contribuido a la moderación de la inflación; la política fiscal es el eje de la estrategia del Estado para el ajuste, la estabilización y el crecimiento económico. Es indispensable una coordinación efectiva y consistente entre las políticas mencionadas.

La vulnerabilidad notoria de la economía venezolana, centrada en su dependencia petrolera y financiera, puede amortiguarse con un adecuado manejo del Fondo de Inversión y Estabilización Macroeconómica. Pero también es indispensable una reorganización de las finanzas públicas para reducir su dependencia del ingreso petrolero y optimizar la eficacia tributaria y del gasto.

Cuando ocurre un deterioro de la relación real de intercambio ocasionado, por la caída de los precios del petróleo, con marcada incidencia en la balanza de pagos, en la balanza fiscal y en el ingreso nacional, se impone la necesidad de un ajuste integral en la esfera circulatoria de la economía, pero también de una transformación progresiva de la estructura económica del país.

Bases Legales

Los soportes legales que sirven de base y sustento a la investigación:

Constitución de la Republica Bolivariana de Venezuela en el Capitulo II del régimen fiscal y monetario, Artículo 318 estable: " Las competencias monetarias del Poder Nacional serán ejercidas de manera exclusiva y obligatoria por el Banco Central de Venezuela. El objetivo fundamental del Banco Central de Venezuela es lograr la estabilidad de precios y preservar el valor interno y externo de la unidad monetaria. La unidad monetaria de la República Bolivariana de Venezuela es el bolívar. En caso de que se instituya una moneda común en el marco de la integración latinoamericana y caribeña, podrá adoptarse la moneda que sea objeto de un tratado que suscriba la República.

El Banco Central de Venezuela es persona jurídica de derecho público con autonomía para la formulación y el ejercicio de las políticas de su competencia. El Banco Central de Venezuela ejercerá sus funciones de coordinación con la política económica general, para alcanzar los objetivos superiores del Estado y la Nación.

Para el adecuado cumplimiento de su objetivo, el Banco Central de Venezuela tendrá entre sus funciones las de formular y ejecutar la política monetaria, participar en el diseño y ejecutar la política cambiaria, regular la moneda, el crédito y las tasas de interés, administrar las reservas internacionales, y todas aquellas que establezca la ley".

Este articulo versa y hace énfasis que el Banco Central de Venezuela es la institución encargada de regular la política económica del país, además de crear y mantener condiciones monetarias, crediticias y cambiarias favorables a la estabilidad de la moneda, al equilibrio económico y al desarrollo ordenado de la economía.

Articulo 320. “El Estado debe promover y defender la estabilidad económica, evitar la vulnerabilidad de la economía y velar por la estabilidad monetaria y de precios, para asegurar el bienestar social.

El ministerio responsable de las finanzas y el Banco Central de Venezuela contribuirán a la armonización de la política fiscal con la política monetaria, facilitando el logro de los objetivos macroeconómicos. En el ejercicio de sus funciones; el Banco Central de Venezuela no estará subordinado a directivas del Poder Ejecutivo y no podrá convalidar o financiar políticas fiscales deficitarias.

La actuación coordinada del Poder Ejecutivo y del Banco Central se dará mediante un acuerdo anual de políticas, en el cual se establecerán los objetivos finales de crecimiento y sus repercusiones sociales, balance externo e inflación, concernientes a las políticas fiscal, cambiaria y monetaria; así como los niveles de las variables intermedias e instrumentales requeridos para alcanzar dichos objetivos finales.

Dicho acuerdo será firmada por el presidente o presidenta del Banco Central de Venezuela y el o la titular del ministerio responsable de las finanzas, y divulgará en el momento de la aprobación del presupuesto por la Asamblea Nacional. Es responsabilidad de las instituciones firmantes del acuerdo que las acciones de política sean consistentes con sus objetivos. En dicho acuerdo se especificarán los resultados esperados, las políticas y las acciones dirigidas a lograrlo. La ley establecerá las características del acuerdo anual de política económica y los mecanismos de rendición de cuentas.”

Este artículos de la Constitución de la Republica de Venezuela, expresa que el Estado debe vigilar por que exista estabilidad económica, y que el ministerio encargado de las finanzas y el banco central de Venezuela son los encargados de favorecer la conjunción entre la política fiscal y la monetaria, permitiendo así la estabilidad macroeconómica.

Ley del Banco Central de Venezuela capitulo VIII, de las operaciones de Banco. Articulo 42.” El Banco Central de Venezuela será el único agente financiero del gobierno nacional en sus operaciones de crédito, tanto internas como externas”. Articulo 43.” El Banco Central de Venezuela deberá, además: 1) Elevar al Ejecutivo Nacional informes periódicos acerca de la situación monetaria y financiera, interna y externa, y hacer las recomendaciones pertinentes cuando lo juzgue oportuno. 2) Cooperar en la coordinación de la política monetaria con la política fiscal”.

Estos artículos 42 y 43, hacen énfasis en que el Banco Central de Venezuela es el encargado del financiar al gobierno Nacional en todas las operaciones crediticias, y además este debe entregar informes periódicos sobre la situación económica del país y velar porque exista una coordinación entre la política monetaria con la fiscal.

Análisis critico y reflexivo de las teorías

Milton Friedman, economista estadounidense, principal figura de la denominada Escuela de Chicago y del monetarismo que ésta amparada. Fue el fundador de la teoría monetarista, según la cual las fuerzas del libre mercado son más eficientes que la intervención pública a la hora de fomentar un crecimiento económico estable sin tensiones inflacionistas. Es el principal defensor de una política cuyo eje lo representa la actividad del banco central, aumentando la oferta monetaria a un ritmo constante, en vez de desarrollar políticas públicas dirigidas que implican grandes expansiones o contracciones de la oferta monetaria.

Casi todos los monetaristas, Friedman incluido, culpan al gobierno de la mayor parte de la inestabilidad de la economía y se muestran escépticos de la capacidad del gobierno para dirigir la macroeconomía. Sostienen que la oferta de dinero debería crecer a una tasa igual al crecimiento promedio del producto (ingreso) real (Y). Esto es, que el gobierno debería ampliar la oferta de dinero para ajustarla al crecimiento real, no a la inflación.

Es interesante hacer notar que, en su mayoría, los monetaristas son contrarios a políticas activas de estabilización monetaria. Esto quiere decir que no están de acuerdo con la ampliación de la oferta de dinero en épocas difíciles y la contención del crecimiento de la oferta de dinero en momentos de auge. Además los monetarista apoyan la idea de que el Estado debe tener una mínima participación en la macroeconomía y que la mejor política que puede adoptar es la de, básicamente, no intervenir.

Es evidente entonces que el monetarismo y Keynesianismo sostienen entre sí una oposición frontal. Muchos Keynesianos apoyan la aplicación de instrumentos de políticas monetaria y fiscal coordinadas para reducir la inestabilidad de la economía; esto es, para combatir la inflación y el desempleo. Además algunos economistas Keynesianos rechazan la postura monetarista estricta de que lo único que importa es el dinero y se muestran favorables a la visión según la cual las políticas tanto monetarias como fiscal son importantes, sostenida al mismo tiempo.

En sentido amplio, la economía Keynesiana es el fundamento de la macroeconomía moderna. El termino keynesiano sirve para referirse a los economistas a favor de la activa intervención del gobierno en la economía.

Definición de términos

Agregado Monetario: Valor de mercado de una suma de activos líquidos, tales como monedas, billetes y depósitos bancarios. ( BCV. Diccionario finanzas y economía: ABC Económico).

Base Monetaria: Cantidad total de billetes y monedas emitidos por el Banco Central en poder del público y depósitos no generadores de intereses mantenido por las instituciones financieras públicas o privadas en el Banco Central. También es conocido con el nombre de dinero de alta potencia o dinero primario o pasivos monetarios del Banco Central. ( BCV. Diccionario finanzas y economía: ABC Económico).

Bono Cero Cupón: Título que promete pagar una cantidad única a su vencimiento, no paga intereses durante su plazo de emisión. ( BCV. Diccionario finanzas y economía: ABC Económico).

Cámara de Compensación: Mecanismo creado por el Banco Central y los bancos con el propósito de facilitar el intercambio de cheques, y así saldar las diferencias entre los cheques recibidos y pagados por las instituciones financieras con el menor movimiento posible de efectivo. ( BCV. Diccionario finanzas y economía: ABC Económico).

Ciclo económico: ciclos de altas y bajas de corto plazo en la economía. (Case / Fair, 1997, p. 125. Mexico).

Crisis Económica: Situación caracterizada por una caída significativa y larga en el nivel de actividad económica de un país o región. También se usa el mismo término para referirse a situaciones de alto desempleo o de alta inflación. (Case / Fair, 1997, p. 156. Mexico).

Crisis Financiera: Situación caracterizada por inestabilidad en el mercado monetario y crediticio, acompañada por quiebra de bancos y pérdida de confianza del público en las instituciones financieras. (Case / Fair, 1997, p. 157. Mexico).

Crecimiento Económico: Aumento de la cantidad de bienes y servicios finales producidos en el país, durante un período determinado. El crecimiento económico se mide a través del incremento porcentual que registra el Producto Interno Bruto, medido a precios constantes generalmente en un año. También se define como un incremento del PIB real per cápita, es decir, el incremento del volumen de producto por habitante. (Case / Fair, 1997, p. 16. Mexico).

Demanda Agregada: demanda total de bienes y servicios en una economía. Su formula lo define así ( DA= C + I ), es decir C= consumo más I= Inversión.

( BCV. Diccionario finanzas y economía: ABC Económico).

Encajes Legales: son una fracción (mínimo efectivo) de los depósitos que los bancos deben mantener como reservas para poder atender los derechos de los depositantes. El banco Central Requiere que estos encajes sean depositados en él. ( BCV. Diccionario finanzas y economía: ABC Económico).

Inflación: un aumento en el nivel general de precios. (Case / Fair, 1997, p. 125. Mexico).

Macroeconomía: rama de la economía que estudia el comportamiento económico de agregados ( ingresos, empleo, producción, etc) a escala nacional. (Case / Fair, 1997, p. 8. Mexico).

Microeconomía: Rama de la economía que estudia el funcionamiento de industrias particulares y el comportamiento de las unidades particulares responsables de decisiones, esto es, las empresas y las familias. (Case / Fair, 1997, p. 8. Mexico).

Oferta Agregada: oferta total de bienes y servicios en una economía. ( BCV. Diccionario finanzas y economía: ABC Económico)

Oferta Monetaria. Cantidad de dinero en manos del público. La oferta monetaria real sería el cociente entre la cantidad nominal de dinero y el nivel de precios. ( BCV. Diccionario finanzas y economía: ABC Económico)

Política económica: es una rama dirigida hacia el acondicionamiento de la actividad económica para evitar que ocurran fluctuaciones en los niveles del empleo y de los precios, así como para condiciones necesarias para el desarrollo. (Muñoz, 1996, p. 527. Caracas).

Política Fiscal: políticas gubernamentales sobre impuestos y gastos. (Toro, 1996, pag. 461. Caracas).

Política Monetaria: Instrumentos de que se sirve el Banco Central para controlar la oferta de dinero. (Toro, 1996, pag. 463. Caracas).

Producto Interno Bruto (PIB): valor total de todos los bienes y servicios producidos por una economía nacional en un periodo determinado. (Case / Fair, 1997, p. 61. Mexico).

Tasa de Interés: Es la tasa que, aplicada sobre un monto de capital, establece su rendimiento o su costo pro período, generalmente anual. ( BCV. Diccionario finanzas y economía: ABC Económico)

Tasa de Interés Activa: Tasa de interés que cobran los bancos a sus clientes. ( BCV. Diccionario finanzas y economía: ABC Económico)

Tasa de Interés Pasiva: Tasa de interés que pagan los bancos a sus depositantes. ( BCV. Diccionario finanzas y economía: ABC Económico)

Metodología de la Investigación

El presente trabajo se considera que es documental y descriptivo, ya que se requería de la revisión de documentos que servirán de base para el análisis del problema.

La investigación documental, según García (2000) indica que “se basan en el análisis de diferentes fuentes de información que recogen los resultados de los estudios hechos por diferentes autores sobre los diversos aspectos del conocimiento” (p. 13).

Esto implica la obtención y análisis de datos provenientes de materiales impresos u otro tipo de documentos.

El propósito de la investigación descriptiva, según García (2000) es explicado de la siguiente manera:

Con mucha frecuencia, el propósito del investigador es describir situaciones y eventos. Esto es, decir cómo es y cómo se manifiesta determinado fenómeno. Los estudios descriptivos buscan especificar las propiedades importantes de personas, grupos, comunidades o cualquier otro fenómeno que sea sometido a análisis. Mide o evalúa diversos aspectos, dimensiones o componentes del fenómeno a investigas. Desde el punto de vista científico, describir es medir. (p. 60).

De lo citado se desprende la necesidad de estudiar la incidencia de la política monetaria en Venezuela en el crecimiento económico periodo 1994-2000, para encontrar explicaciones a situaciones que afectan al país y que perturban la economía, sin provocar modificaciones ni producir estímulos para verificar las respuestas; sencillamente se aplican técnicas apropiadas que permitan la recolección de datos vinculados con las variables que se desprenden de los objetivos de la investigación; esta medición ayudará a comprender el fenómeno general objeto de estudio.

La técnica de recolección de datos que se empleo fue la observación, según Carlos Méndez (1999) indica que “Es cuando el observador no pertenece al grupo y solo se hace presente con el propósito de obtener información” (p. 145).

Esto quiere decir que el observador indaga para obtener solamente la recopilación de datos.


Plan de Actividad


Actividades

Octubre

Noviembre

Diciembre

Enero

Febrero

semanas

Semanas

semanas

semanas