Políptico del Cordeno Místico; Humberto y Jean Van Eyck

Pínturas Religosas. Arte Cristiano. Escuela Flamenca. Personajes. Descripción. Realismo

  • Enviado por: Katniss
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

POLÍPTICO DEL CORDERO MÍSTICO (HUMBERTO Y JEAN VAN EYCK)

Características: óleo sobre tabla

Es un cuadro que pertenece a una de las tres religiones monoteístas, la religión cristiana. El Políptico abierto nos ofrece una visión del misterio divino y un resumen del pecado del hombre y su redención por Cristo. Es óleo sobre tablas formando un políptico, es decir, tiene muchas tablas, las laterales montadas sobre bisagras, sirven de puertas a la central. La obra está instalada en el lugar elegido por los donantes, en la capilla Vijd de la iglesia de San Bavón de Gante, en la que la luz natural entra por dos altas ventanas situadas a la derecha del espectador; los veinte paneles de la obra tienen en cuenta esta fuente luminosa, todos los sombreados corresponden al lado izquierdo, cada pliegue de los mantos o cada brillo de una perla o de un metal recibe su reflejo por el lado derecho.

Cerrado, el políptico presenta en la parte superior la Anunciación, Gabriel y María están separados por dos tablas verticales que muestran el interior de la habitación de la Virgen. Sobre las cuatro tablas hay escenas independientes que aluden al tema principal: el profeta Zacarías y el profeta Miguel están sobre el ángel y la Virgen. Son dos personajes del Antiguo Testamento, que anunciaron la llegada del Mesías y la salvación del mundo. Sobre las dos tablas vacías, con la estancia de María, tenemos a dos sibilas, la de Eritrea y la de Cumas. Son figuras del mundo pagano, de la Antigüedad grecorromana, hay también hay una ventana, y en la parte inferior está San Juan Bautista y San Juan Evangelista, Los dos santos parecen esculpidos en mármol blanco, bajo doseles, en unos nichos oscuros sobre los que se proyectan sus sombras y los retratos de los donantes JOOS VIJD y su esposa ELISABETH BORLUUT, En ambos el pintor abandona la idealización y la elegancia de la pintura gótica para mostrarnos dos rostros ferozmente reales, sin asomo de embellecimiento. Sus caras resultan vulgares, llenas de arrugas y defectos.

Abierto, el políptico ofrece un total de doce tablas. En la parte superior las centrales representan las tres figuras de la déesis o el calvario:

  • Dios Padre: Dios está en un magnífico trono y lleva las dos coronas, una bizantina en la cabeza con la tiara papal, y otra a los pies, como señor de lo terrestre además de señor de lo espiritual. Porta además un cetro en la mano, mientras que con la otra bendice a los espectadores. Su traje está lleno de pedrería, perlas y riquísimos bordados, pintados de una manera prodigiosa

  • la Virgen: es un auténtico modelo de hermosura, con la corona alternando pedrería con lirios y rosas que aluden a su pureza. Tras ella, el arco recoge versos del Magnificat que alaban su belleza sin fin. María lee un libro que parece una joya, encuadernado en seda verde con borlas doradas en las esquinas.

  • San Juan: La tríada divina que corona el Políptico de Gante es un tanto atípica. Lo más frecuente es la representación de las tres figuras del Juicio Final: Dios, María y Jesús. La presencia de San Juan Bautista alude en cambio a Jesús como figura central y no a Dios Padre, puesto que San Juan era la prefiguración de Cristo y su primo, el que instauró el Bautismo y el primero en morir como sacrificio por Jesús, el primer mártir.

  • A los lados (a la izquierda los ángeles cantores y la derecha los ángeles músicos), dos grupos de ángeles que cantan e interpretan música en honor de las figuras sagradas, tal y como se les describe en el Apocalipsis. Son la corte celestial.

    A izquierda y derecha de los ángeles se encuentran Adán y Eva. Esta tabla se compone de dos escenas: la efigie completamente desnuda de Adán y Eva que están retratados tras la comisión del Pecado Original, como indica el que se estén cubriendo el sexo con unas hojas, y que Eva, en el otro lado, lleve la manzana del Pecado Original, entre ellos tenemos a Dios padre con María y San Juan a su lado, como únicos intermediarios para eliminar el pecado del mundo. Sobre ellos hay pintadas dos escenitas, la de Adán nos muestra la Ofrenda de Caín y Abel. Por un lado, esta ofrenda indica la necesidad de ofrendar a Dios por el pecado cometido por Adán, al tiempo que alude a la institución de la Eucaristía, en el caso de Eva, la escena representa el asesinato de Caín, que mata a su hermano Abel con una quijada de asno, la confirmación del pecado original cometido por sus padres y que Eva nos recuerda con una manzana podrida en la mano. Los dos siguen la misma estructura: desnudez absoluta recortada contra el fondo oscuro, inscritos en un estrecho nicho que se corona por una escena en grisalla. Sus rostros son incluso desagradables, vulgares, la fidelidad del pintor le lleva incluso a tomar nota del vello púbico en ambos desnudos. Adán y Eva están pintados con un realismo escalofriante.

    La parte inferior de la tabla central está ocupada por la escena principal, este panel que es el de mayor tamaño de toda la obra y el de mayor importancia iconográfica. El centro de la escena lo protagoniza el Cordero sobre un altar. Su sangre brota del pecho y llena el cáliz, lo que simboliza la figura de Cristo y su sacrificio en la cruz. Además, sobre él se encuentra la paloma del Espíritu Santo. Le rodean varios ángeles, algunos con los instrumentos de la Pasión (la cruz, la columna, los clavos...) mientras otros aromatizan el aire con incensarios. Ante este grupo central, abajo, tenemos una fuente de bronce con un vástago de oro rematado con la escultura de un ángel. Es la fuente de la vida, de la que mana el agua que da la vida eterna. Es la referencia al Bautismo y la conversión al cristianismo, justo bajo la referencia a la Eucaristía que veíamos en el altar y el cáliz lleno de sangre. La fuente está rodeada por dos semicírculos de personajes arrodillados, en actitud de adoración: a la izquierda están

    los doce profetas y a la derecha, los catorce apóstoles (incluyen a Matías, Pablo y Bernabé, y no está Judas). Tras ellos, a la izquierda tenemos a los Patriarcas, entre los cuales resulta interesante destacar a uno proveniente del mundo pagano: el hombre con barba que viste una túnica blanca sería el poeta Virgilio, muy popular en la cultura medieval. A la derecha, los papas y obispos. Por último, saliendo del bosque tenemos a los dos grupos de santos mártires, hombres y mujeres. Se les distingue porque llevan las palmas del martirio. Entre las mujeres se reconoce a Santa Ursula, Santa Bárbara, Santa Inés y Santa Dorotea.

    En las puertas laterales cuatro grupos, dos grupos a la izquierda, que son:

  • Los caballeros de Cristo, este grupo debía estar integrado por figuras que todo el mundo pudiera reconocer como los más importantes caballeros de la cristiandad, por lo que se identifican tradicionalmente algunas figuras como Carlomagno, al fondo, con la corona de emperador. En primera línea estarían los santos guerreros por excelencia, San Martín, San Jorge y San Sebastián, hay además otros personajes reconocidos pertenecientes al ambiente cultural y político de los Van Eyck.

  • Los jueces íntegros son uno de los grupos que vienen a adorar al Cordero Místico desde los laterales del registro inferior del Políptico. Los Jueces son el grupo más exterior a la izquierda, y junto a ellos se encuentran los Caballeros de Cristo. El panel que vemos hoy día no es, sin embargo, la pintura original que fue robada en 1934.

  • Y dos grupos a la derecha que los componen los santos eremitas y los santos peregrinos: el registro inferior del Políptico está formado por la gran imagen central con la Adoración del Cordero Místico, y los diferentes grupos que acuden a adorarlo en las tablas laterales, dos a cada lado. Entre estos grupos se encuentran los santos eremitas y a su lado, lo santos peregrinos. Son el opuesto a los grupos de los Jueces Íntegros y los Caballeros de Cristo, porque cada pareja representa la vida activa del cristiano y la vida pasiva, la de la contemplación y la oración, que son los eremitas y peregrinos. La procesión de eremitas está liderada por San Antonio Abad. Entre ellos podemos encontrar también a María Magdalena y María Egipcíaca y acompañando a los santos eremitas y como remate final de la enorme composición del Políptico, tenemos la procesión de los santos peregrinos que afluyen con el resto de grupos para rendir homenaje al Cordero Místico, el líder de este grupo es San Cristóbal, reconocible por su gigantesca estatura, vestido con un manto rojo. Tras él viene por ejemplo, Santiago de Compostela, San José, etc.

    El realismo con que se representan todos los objetos permite en la escena de los caballeros de cristo, estudiar las armaduras, el metal con el que se han forjado, la manera de soldar las piezas, y en los fragmentos de vestimenta visible admirar la textura de las lanas o la suavidad de los forros; la ventana de la escena de la Anunciación nos asoma a una calle del centro de Gante y nos enseña la calidad de los materiales de construcción, desde la piedra de un torreón hasta los diferentes tipos de madera, las casas más ricas de la derecha y las más humildes de la izquierda con mayor número de grietas y astillas.

    5