Poesía medieval

Literatura española de la Edad Media. Mester de Clerecía y Juglaría. Juglares y trovadores. Gonzalo de Berceo y la lírica religiosa

  • Enviado por: Chiliboo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

MESTER DE CLERECÍA:

Provinencia:

Gran parte proviene de las fuentes latinas. Pero las ganas de saber del público y su desconocimiento del latín, obligó a escribir en romance. El autor del Libro de Alexandre, agrupa dentro del mester de clerecía, a los autores de los poemas narrativos en tetrásicos monorrimos.

Significado:

Realmente significa oficio de clérigos.

Es un género o modalidad que se dio en los siglos XII-XIV, y tiene unas características que lo hacen reconocible:

  • narratividad del discurso

  • uso de un sistema estrófico (cuaderna vía):

    • Cuaderna vía o tetrásico monorrimo es un tipo de estrofa de cuatro versos de catorce estrofas cada uno (alejandrinos), monorrimos y con rima consonante, y en su época se cultivaba en latín, francés e italiano. Consta de dos hemistiquios separados por una cesura que no admite sinalefa.

  • tema religioso o moralizador

  • asuntos de tipo moral

  • escuela poética de tipo culto

  • ...

Es precisamente este último punto el que ha denominado el nombre de mester de clerecía; ya que clerecía significa persona letrada, cultivada, por lo tanto los clérigos. Eso hace pensar que su formación se hubiera obtenido en un monasterio aunque eso no implicaba que fuera monje o sacerdote.

Una de sus características fundamentales del mester de clerecía es su temática: temas conocedores con preferencia a los temas religiosos:

El tema religioso, tiene un fin didáctico; pero como también tiene el fin de enseñar al publico tiene que valerse de las mismas técnicas de los juglares, con quienes compiten. Esta temática religiosa es consecuencia de los sermones populares. Para el publico no letrado, el clérigo tiene que entretener, divertir, usando voces populares, ejemplos, imágenes tomadas de la vida cotidiana. (esto lo podemos ver en Los Milagros de Nuestra Señora, de Berceo.

Siendo un arte con fines públicos, la mayor parte de las obras del Mester probablemente se destinaba a la presentación oral. De aquí la incorporación y eficacia de giros y expresiones comúnmente asociadas con la juglaría, y el intento ocasional de asociarse el narrador con los poetas populares.

La temática era sencilla, ya que los personajes no eran grandes héroes, cómo en la poesía épica.

Pero todo su esfuerzo era para conseguir su objetivo. Querían difundir la cultura por el pueblo. Éste propósito y su condición social y cultural explican su características, que ya he nombrado anteriormente.

La primera obra que responde a estas características en la lengua castellana (el género y la estrofa son de origen francés), es el Libro de Alexandre (Alejandro Magno) que es anónimo.

Mester traigo fermoso, non es de juglaría,
mester es sin pecado ca es de clerecía,
fablar curso rimado
por la cuaderna vía,
a sílabas contadas que es de gran maestría.

A la vez que el mester busca autorizar los relatos por lo escrito, se ve obligado a hacer ciertas concesiones al público al que se dirige, y, por lo tanto, adopta giros y expresiones de la lengua romance cuyo propósito es facilitar la comunicación y aumentar la identificación del oyente con el relato. También intenta extender la cultura latina entre un público que desconoce el latín. De aquí su frecuente apariencia popular y su incorporación de modismos vulgares y giros juglarescos. Los barbarismos y giros populares del mester son estrategias retóricas conscientes que llaman la atención del oyente y que buscan facilitar la comprensión del relato.

El intento de comunicar su lección a la gente es su mayor objetivo. Por eso, a veces utilizaba lenguaje que estuviera al alcance de la gente del pueblo.

Autores que han pertenecido al Mester:

Gonzalo de Berceo es el principal autor. Estuvo activo durante la década de 1220 y el año 1254 y se piensa que fue él quien dejó fijadas los rasgos y características.

También se conoce de algunos poemas de clerecía perdidos del Marqués de Santillana en Prohemio e Carta (1449)

Todas estas obras se diferencian de la épica y poesía juglaresca.

Gonzalo de Berceo:

Sólo se sabe que nació en Berceo (Logronyo) a finales del siglo XII y que se educó en el monasterio de San Millán de la Cogolla donde ejecutaba funciones jurídico - administrativas . Es por eso que tenia tanto contacto con la biblioteca y así podía utilizar, como fuente de inspiración los manuscritos que se guardaban allí.

Los Milagros de Nuestra Señora, es su mayor obra. La fuente de los Milagros de Berceo es un manuscrito que se encuentra en la biblioteca de Copenhague, que contiene 28 narraciones. Berceo eliminó 4 narraciones, y añade la introducción alegórica. Lo suyo, pues, es una vulgarización de las narraciones latinas. Frecuentemente utiliza locuciones vulgares, también el habla familiar, nombres de utensilios y objetos de la vida común. En general, hace poesía de lo cotidiano.

MESTER DE JUGLARÍA.

Provinencia:

En los primero años del siglo XII surgió un movimiento poético, de características opuestas a la épica. Muchas veces se dijo que el amor no tenía lugar en los cantares de gesta o que incluso fue inventado durante el siglo XII. Pero con la evolución e los cantares de gesta hubo cada vez mas presencia del elemento femenino, tanto, que a veces llegó a ser el tema de los poemas.

Significado:

Durante la Edad Media, la mayoría de la población era analfabeta; por lo tanto, no existía la literatura como entretenimiento, ni los lectores eran usuales. Lo normal era que desde reyes, a servios, encontraran su forma de esparcirse en los juglares. Éstos no eran solamente los que interpretaban los textos o poemas de los trovadores, sino que también, eran una pequeña parte de gente que se dedicaban a distraer el hombre medieval.

La iglesia estaba en contra de todos ellos. Consideraban que los juglares eran gente que perdían el tiempo haciendo burlas, e incluso que representaban a Satanás.

Pero las actividades de los juglares eran varias. Muchas tenían la misma finalidad, por ejemplo distraer al público: jugando con monos y títeres, jugando con cuchillos y espadas, imitando pájaros o animales, fingiendo locura o risa, bailando sin parar de hacer movimientos,... Además, estos dedicaban sus escasas ganancias para las apuestas, y luego las perdían en la taberna, jugando a los dados, con el vino y las mujeres (si es que las mujeres no formaban parte del número.

Estos eran constantemente perseguidos por la iglesia, pero había otros que eran más respetados, cómo los que sabían tocar un instrumento y cantaban vidas de santos y poemas épicos. Y dentro de éste grupo había uno más dotado, que eran los que llevaban en su repertorio poesías de los trovadores y abandonaban a los villanos para recitar sus poemas, y se iban con la gente de más clase, porqué sabían apreciar mucho más su calidad y variedad. Y no sólo eso, sino que recibían alguna cosa a cambio por mostrar su diversión y entretenimiento.

Trovadores:

Primero de todo se tiene que tener en cuenta, que no es lo mismo juglar y trovador, ya que sus funciones son bien diferenciadas. Simplificando, el trovador compone; el juglar interpreta.

Pero durante la Edad Media, la poesía estaba muy relacionada con la música, por lo tanto el trovador era el autor de la letra y música (mas adelante los contemporáneos sintieron gran aprecio por la música elaborada. Por otra parte, hay que tener en cuenta que los trovadores componían sus obras en una lengua más o menos artificial, el provenzal u occitano.

La condición social de los trovadores

El trovador es el autor, pero desde un punto de vista social, suele ser señor feudal o burgués (es decir, comerciante) con algunos bienes de fortuna: entre los 350 trovadores de nombre conocido, se pueden contar, por lo menos, cinco reyes, otros tantos marqueses, diez condes y cinco vizcondes. A esta lista hay que añadir los numerosos señores de menos poder (más de una veintena de trovadores disponen de castillos y de hombres armados). Junto a este grupo, hay que considerar a los clérigos y eclesiásticos en general: desde un papa o un par de obispos, hasta varios canónigos y monjes, el estamento religioso estuvo bien representado en la poesía de los trovadores.

Pero no todos los trovadores surgieron de ambientes acomodados: son muy numerosos los autores de los que no sabemos nada más que el nombre y de los que no se puede precisar casi nada; la vida de estos personajes ha quedado al margen de los documentos escritos. Junto a los muchos trovadores de los que no sabemos nada, surgen unos pocos de baja condición social de los que ha llegado alguna información gracias a las críticas de otros trovadores, o porque consiguieron enriquecerse con la poesía, relacionándose con grandes señores.

En cualquier caso, el número entre los trovadores de las primeras generaciones es casi igual el número de grandes señores feudales y el de juglares que consiguieron pasar a la posteridad como trovadores; sin embargo, entre los autores de la primera época escasean tanto los burgueses y comerciantes como los caballeros de poca fortuna y los clérigos: con el transcurso del tiempo, el horizonte social se fue ampliando y todo aquel que sabía componer música y letra quería pasar por trovador.

Hubo un aumento de juglares y trovadores a lo largo del siglo XII y, especialmente, en el siglo XIII.

Pero ¿hay una diferencia real entre el trovador y el juglar de poesía lírica? A juzgar por los testimonios, el juglar dista mucho de ser una persona vulgar, sin educación, y en este sentido se acerca bastante al trovador; sin embargo, la principal diferencia estribará en el estamento social, en la formación y en la cultura de ambos.

El trovador es el autor de música y letra. Sin embargo, hay que distinguir según la situación social de los trovadores, pues no se debe juzgar con el mismo criterio a los reyes y grandes señores y a los más humildes, porque éstos necesitan de la poesía para vivir, mientras que aquéllos la usan como adorno del espíritu o como medio para conseguir unos determinados intereses políticos. En definitiva, la diferencia es que unos son aficionados, mientras que los otros son profesionales. Pero además, y esto es importante, existe distinto nivel de formación cultural debido a las circunstancias que rodean a cada autor, a cada noble.

Formación :

Depende de una serie de factores muy cambiantes, como pueden ser la extracción social, la época en que vivieron, etc. De lo que no cabe duda es de que el trovador no llega a componer sus obras de forma accidental, sino que ha tenido que destinar algún tiempo al aprendizaje, tanto musical como literario. Lo que más varía de un trovador a otro es el tiempo dedicado al aprendizaje, pues en unos casos no pasará de dos años, mientras que en otros, el tiempo dedicado al estudio es mucho más largo.

Con el paso de los años, el trovador abandonaba, por lo general, la actividad literaria, más propia de la juventud, y se aplicaba a otros placeres; muchos se instalaban en las incipientes ciudades y en ellas se dedicaban al comercio; otros entraban en religión y iban alcanzando altos puestos eclesiásticos. Muy pocos continuaban ganándose la vida con la poesía: unos consiguieron formar una escuela de trovadores y se aplicaban a la enseñanza de la lengua y las técnicas. Pero aún resulta más curioso ver la cantidad de trovadores que después de una vida más o menos turbulenta terminaron sus días en el silencio de los monasterios, como monjes y a veces no podían resistir la tentación de interpretar algún poema.

Los juglares:

El juglar es el intérprete de la obra de los trovadores. El rey Alfonso X defiende a los juglares, ya que se dedican a alegrar con sus cantos a los nobles y los incitan a llevar a cabo escenas destacadas. Los juglares van por las cortes tocando instrumentos y cantando, y sólo ponen de manifiesto su arte ante los valerosos y ante aquellos que son capaces de apreciar su esfuerzo. Así quedan reunidas las características esenciales del juglar: es músico y cantor, y viaja continuamente de corte en corte, buscando la generosidad de los nobles, que le pagan regalándole vestidos, joyas, caballos o tierras. El juglar es músico porque sabe tocar varios instrumentos musicales: tocar el tambor y las castañuelas... Por si esto fuera poco, el trovador recomienda al juglar que componga una melodía. Lo más frecuente era que el juglar se acompañara de vihuela de arco, rabel, laúd o lira.

Era normal que el juglar fuera de un lado a otro a pie. Como equipaje, llevaban el instrumento, protegido en una bolsa de cuero, y algún libro, con los apuntes para refrescar la memoria: estos libros, en los que se recogían poesías, cantares de gesta, etc., eran de muy poca calidad y habían sido confeccionados aprovechando trozos de pergamino inservibles ya para menesteres más serios, porque estaban rotos, muy usados, o porque eran restos demasiado pequeños. Para las posibles ganancias llevaban un talego, que en algún caso seguiría vacío al final de la temporada...

Porque, en efecto, los juglares tenían una temporada que comenzaba con la llegada de la primavera y concluía al finalizar el verano: es el período del buen tiempo, de la cosecha y de las fiestas, del amor y de la guerra.

El juglar ha pasado el invierno junto al trovador, si es que pertenece a algún trovador en concreto, aprendiendo nuevas obras o perfeccionando la técnica. Cuando los pájaros empiezan a cantar, juglar y trovador se ponen en marcha (a veces sólo el juglar) y se dirigen a las cortes de los grandes señores, donde hay mayores riquezas y donde la generosidad no tiene límite: las cortes del sur de Francia, de Aragón y de Castilla deslumbraron a los juglares. En las cortes, la vida transcurre, generalmente, con cierta monotonía, por eso la presencia del juglar es siempre un espectáculo.

Si el juglar poseía un repertorio suficiente o si las circunstancias lo permitían, permanecía algún tiempo más en la corte, donde le daban techo y comida; con las ganancias obtenidas se ponía en marcha, dirigiendo sus pasos a otra corte de la que hubiera obtenido buenas referencias de otros juglares con los que ha podido coincidir. No es raro que el rey o algún noble le diera cartas de recomendación al juglar, para que fuera bien recibido en el nuevo destino; otras veces, el monarca o cualquier otro señor feudal pagaban al intérprete para que llevara canciones compuestas por ellos mismos, a las tierras del enemigo, provocando la división entre los vasallos del vecino; y existía el peligro de que el intérprete fuera detenido en la frontera o, simplemente, que fuera descuartizado por orden del señor a quien no le gustaron las palabras del mensajero.

Por lo general, el juglar aprovechaba determinados acontecimientos para mostrar su arte en público: podía ser con motivo de una batalla, la coronación de un rey, el nacimiento del heredero o la muerte del señor; también podía entonar su canto en las fiestas señaladas, que en muchos casos coincidían con días grandes de la Iglesia; otras veces, aprovechaba una gran feria o la boda de altos personajes... Pero en muchas ocasiones no era necesario ningún acontecimiento especial, pues los señores gustaban de estar acompañados al acabar de comer. Entonces, el juglar disponía de toda la tarde para entretener a su público con historias, música y danzas.

Acabada su actuación, el juglar era recompensado según el aprecio que hubiera merecido su labor: lo más frecuente eran pequeños regalos, vituallas, etc.; sin embargo, no se debía descartar la posibilidad de dones de mayor categoría, como vestidos, caballos o tierras... Al terminar la estación, el juglar regresaba a su casa, donde la familia le estaba esperando,

Relación entre juglar y trobador

Los juglares, además de pertenecer a una condición social más baja que los trovadores, de recibir el desprecio general hacia su condición de artistas trotamundos e irreverentes hacia los poderes institucionales de la época, y de poseer efectivamente, al menos en general, un nivel cultural menos elevado que el de los trovadores, a menudo mantenían hacía éstos relaciones de dependencia. El juglar suele cantar los versos del trovador o bien acompañar con su música a éste mientras que canta o interpreta sus propias composiciones.

En numerosas ocasiones el trovador provenzal nombra en sus canciones al juglar encargado de difundirlas, ya fuera cantándola ante los amigos a quienes el poeta saluda o pide favor, ya fuera interpretándola ante los enemigos a quienes el trovador insultaba o desafiaba. Incluso existen composiciones en las que el trovador llega a escarnecer a su juglar en una composición, lo cual hace pensar que el sentido del humor del que debieron de gozar ciertos juglares llegaba lo suficientemente lejos como para incluir la burla de sí mismos. En algunas ocasiones el trovador parece considerar a su juglar prácticamente de igual a igual. En algunas composiciones aparece reflejado un diálogo en el que se alternan las estrofas que pronuncia el trovador con las que se ponen en boca del juglar.