Poema del Mío Cid

Literatura española medieval. Poesía épica Edad Media. Argumento. Contesto hitórico y cultural

  • Enviado por: José Ramón Díaz de Durana
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

POEMA dE MIO CID

El texto del Poema de mio Cid es un cantar épico que marca el comienzo de un género de gran importancia en la literatura española. A continuación hablaré del autor, del argumento de la obra y de la relación de ambos con la época.

Autor

El manuscrito del Poema de mio Cid, copia que fue realizada por Per Abbat, se conserva en la actualidad en la Biblioteca Nacional de Madrid y está escrito en una letra del siglo XIV. El verdadero manuscrito fue redactado por dos juglares: uno era un juglar de la zona de San Esteban de Gormaz, Burgos, que comenzó a escribir el primer cantar y el segundo poco después de la muerte del Cid en el año 1110; el tercero sería escrito por un segundo juglar de la zona de Medinaceli, en Soria. Esta es una de las teorias más probables aunque hay muchas: una dice que la escribió un clérigo culto, otra que dice que solo fue el juglar de San Esteban, otra que fue Per Abbat quién la escribió...

Después de plantear quién eran los supuestos autores más de uno se preguntaría, ¿qué es un juglar? Un juglar era una persona que entretenía a las gentes en la Europa medieval, dotado para tocar instrumentos, cantar, contar historias y hacer acrobacias y muchos otros trucos. La nobleza solía emplear muchos juglares para divertirse en las fiestas. A partir de 1300 comenzaron a formar gremios en las grandes urbes, aunque aún había pocas ciudades. Estos artistas recibieron el nombre de juglares alrededor de 1100, y a menudo se les solía contratar para interpretar canciones escritas por clérigos y trovadores, estos últimos eran poetas provenzales de la Edad Media que escribían composiciones métricas formadas por imitación de otros poemas. El fin de la obra era venderla a los juglares para que estos la difundieran.

La ciudad de Burgos cuenta entre su conjunto monumental con esta estatua del mítico caballero castellano del siglo XI Rodrigo Díaz de Vivar, más renombrado como El Cid. Tras conquistar Valencia a los almorávides en 1094, el también llamado Campeador, falleció el 10 de julio de 1099 en Valencia.

Argumento

Mio Cid Rodrigo Díaz de Vivar nació en una pequeña familia de la nobleza castellana hacia 1043. El término `Cid' es un derivado de una palabra árabe, sayyid, que significa amo o señor. Cuando el Cid estaba al servicio de Sancho II, desempeñó un papel fundamental. El Cid después de servir a Sancho II pasó a ser vasallo de Alfonso VI, aquí empieza la tragedia que asola al Cid.

Las razones por las que el Cid fue desterrado no son muy claras pero, leyendo los textos de los años en los que vivió el Cid, se puede decir que los acontecimientos sucedieron del siguiente modo:

Mio Cid Rodrigo Díaz de Vivar es el más fiel caballero de la corte de Alfonso VI. El rey le encomienda la misión de cobrar tributos del rey moro de Sevilla, Al-Motamid, que estaba siendo atacado por Garcí Ordoñez. El Cid se muestra generoso y ayuda al rey moro pues este es vasallo de su señor; el Cid vence a Garcí Ordoñez y este último vuelve a Castilla con rencor al Cid. A la vuelta Garcí Ordoñez le acusa al Cid, delante del rey, de haber robado parte de los tributos que le dio el rey de Sevilla.

El rey le condena y le destierra, pero el Cid no se va solo, se va con su inseparable Minaya Alvar Fáñez y sus guerreros. A su paso por Burgos nadie le ayuda aunque en la ciudad era muy querido, pero el rey había corrido la noticia de que todo aquel que le diera alojamiento sería castigado y sus propiedades le serían arrebatadas. Así se va el Cid de Burgos con la cabeza bien alta y con respeto a su rey y señor.

El Cid, según avanza, va conquistando pueblos y ciudades para que estas le rindan tributos y pueda tener una fortuna con la que poder enriquecerse y aumentar su ejército. Toma las ciudades y pueblos de Jérica, Onda, Almenara, Murviedro, Cebolla, Castellón y toda la comunidad de Valencia. El Campeador con astucia le va mandando regalos al rey hasta que en el momento que conquista Valencia y le manda 100 caballos de obsequio, el rey se alegra por la conquista y por la fidelidad del Campeador y le quita el castigo y la condena.

Los codiciosos infantes de Carrión se marchan a Valencia para pedir las manos de las dos hijas y llevarse parte de la fortuna del Cid. El Campeador les concede las manos de doña Elvira y doña Sol. Un día un león se escapa de su jaula y los infantes aterrorizados se escapan. El Cid les avergüenza y estos con rencor le piden al Campeador, con ganas de venganza, si pueden llevar a sus hijas a Carrión, estas con entusiasmo aceptan la propuesta. Cerca de Corpes los infantes las maltratan hasta casi la muerte y las dejan allí abandonadas. El Cid decide recurrir al rey para que haga justicia. Este decide realizar un duelo entre los mejores caballeros, los infantes y su padre. Los caballeros del Campeador vencen y vuelven todos para Valencia.

Mio Cid Rodrigo Díaz de Vivar muere en Valencia, el año de 1099.

Rodrigo Díaz de Vivar fue el guerrero castellano medieval que pasó a ser conocido por la historia, la literatura y la leyenda como El Cid, o también como El Cid Campeador. Sirvió a los reyes cristianos Sancho II y Alfonso VI, pero también al rey taifa musulmán de Zaragoza. Impidió la expansión almorávide hacia Aragón y Cataluña conquistando y dominando Valencia. El Cantar de mío Cid, del que es su protagonista, se escribió probablemente hacia 1207.

Contexto cultural y literario de la época

En esta época la cultura estaba dentro de los monasterios que contaban con grandes bibliotecas y donde los monjes fueron reuniendo todo el saber y desarrollando la literatura castellana. Gracias también a los peregrinos del Camino de Santiago que recorría Europa de norte a sur se difundió la cultura de los distintos países y de las novedades artísticas y literarias.

Desde el punto de vista literario se desarrolló un nuevo género, los cantares de gesta, que eran extensos relatos en verso en los que se exaltan las hazañas o gestas de un personaje de carácter heróico. Por lo general eran recitados o cantados ante un auditorio por un juglar. Los cantares de gesta conservados son los siguientes: Cantar de mio Cid, Cantar de los siete Infantes de Lara (s. XII-XIII), Cantar de Roncesvalles o Chanson de Roland (s. XIII), Cantar de las mocedades de Rodrigo (s. XIV).

Conclusión

El Poema de mio Cid es una de las obras más importantes de la literatura castellana. Narra la historia de un caballero que se constituyó en uno de los mitos más destacados que hemos heredado de la Edad Media.

Con este trabajo me he dado cuenta que los libros te enseñan historia y cultura porque el Cid o la Chanson de Roland son obras literarias basadas en hechos reales que hoy todo el mundo conoce en Europa.

Fin