¿Podremos vivir juntos?; Alain Touraine

Globalización económica. Movimientos sociales. Desmodernización

  • Enviado por: Helena
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas
publicidad
cursos destacados
Grado en Administración y Dirección de Empresas - Grado Oficial Bolonia
ITAE
¿Quieres conseguir tu grado en Administración y Gestión de Empresas en tan solo 3 años? Entonces ITAE te lo pone...
Solicita InformaciÓn

Organización y Dirección de empresas
Asociación de Enfermería
Realiza este curso de Organización y dirección de empresas, con el que saldrás preparado para organizar y dirigir...
Solicita InformaciÓn

publicidad

PRESENTACIÓN

Alain Touraine se licenció en L´ecole Normale , y actualmente es profesor en la École des hautes etudes en ciencias sociales de París. Alain Touraine es un autor muy prolífico, ya que tiene en su haber más de veinticinco libros traducidos, entre los que destacan “Crítica de la Modernidad” y su “autobiografía”. Su última publicación es el libro que vamos a analizar “¿Podremos vivir juntos?”, escrito en 1997.

Alain Touraine entiende globalización como el conjunto de tecnologías, instrumentos y mensajes que están presentes en todas partes y que no están unidos a ninguna sociedad o cultura particular. La cultura ya no rige la organización social, que a su vez ya no rige la actividad técnica y económica. Por lo tanto cultura y economía se separan. En la actualidad, de las ruinas de sociedades modernas y sus instituciones salen redes globales de producción, consumo y comunicación que llevan a un retorno a la comunidad. Aunque vivimos en un sistema global en todo el planeta a la vez se refuerzan y multiplican los agrupamientos identitarios. La cultura de masas penetra en el espacio privado y por rechazo refuerza la voluntad política y social de defender una identidad cultural. Touraine lo expresa de la siguiente manera: “la desocialización de la cultura de masas nos sumerge en la globalización , pero también nos empuja a defender nuestra identidad”. En un mundo globalizado las minorías tienden a afirmar su identidad y a reducir sus relaciones con el resto de la sociedad.

Hoy en día gobernar un país consiste ante todo en hacer su organización económica y social compatible con las exigencias del sistema económico internacional. Los medios de comunicación ocupan un lugar creciente en nuestra vida porque relaciona de la forma más directa lo vivido más en privado con la realidad más global y participan activamente en el movimiento de desocialización al descontextualizar los mensajes. Hoy habitamos en la globalización , hablamos de distancia social creciente, de concentración de capital o de la capacidad de difundir mensajes y formas de consumo. Así , la globalización y privatización debilita las antiguas formas de vida social y política, y pone fin a las ideologías. Touraine afirma que todos somos en cierta manera postmodernos porque cada vez creemos menos en la vocación histórica de una clase o nación en lla idea de progreso. El autor nos plantea la siguiente cuestíon : Si el declive político actual sigue avanzando , sólo el mercado regulará la vida colectiva con lo que aparece la cuestión de ¿Cómo evitar que el fuerte aplaste al débil y no haya una mayor separación entre clases? Para vivir juntos siendo todos diferentes, hace falta que respetemos un código de buena conducta y las reglas del juego social (respeto a las libertades personales y colectivas, formalización del debate público e institucionalizar la tolerancia).

El reinado de lo político poco a poco ha sido destruido por la autonomía creciente de unos hechos económicos que se han liberado de su marco social sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial como consecuencia de la globalización económica, de la aparición de nuevos países industriales y de las revoluciones tecnológicas. La aparición de la sociedad industrial sustituyó al ciudadano por el actor económico, que dieron lugar a clases antagónicas. Así pues, el modelo de protección social se mantiene, pero ya no tiene solidez porque se ha visto desbordado por la internacionalización de la economía que permite escapar de las autoridades políticas nacionales. Aparece un triunfo de nacionalismos culturales que conducen al rechazo de la diversidad y la comunicación, que dan lugar a movimientos políticos que identifican el Estado con una herencia nacional, racial, étnica, o religiosa. Aparecen en la actualidad movimientos que son variantes del modelo totalitario que podría adoptar nuevas formas en el siglo XXI. Tras un periodo de globalización podríamos ver reformarse los regímenes totalitarios o aliarse el liberalismo económico y el nacionalismo cultural en los nuevos países industriales. El Estado se ve atacado por la internacionalización de la economía y por la fragmentación de las identidades culturales.

Los objetivos del libro son saber ¿Qué fuerza puede acercar y combinar desde este momento una economía transnacional y unas identidades infranacionales y cómo se pueden reconstruir unos mecanismos de regulación de la vida social? El mercado no aporta por sí sólo un modelo de regulación social ya que somete las demandas de los consumidores a un sistema de oferta muy concentrado. Surge el término sociedad de riesgo regida por la incertidumbre. El poder actual es el del innovador estratega o el del financiero que conquista un mercado. Lo que debemos buscar según el autor debe ser a un tiempo una fuerza de reintegración de la economía y de la cultura y una fuerza de oposición a los estrategas. La primera parte del libro habla de dicha desmodernización.

La segunda parte del libro trata de reconstruir una concepción de vida social a partir de un principio no social. Para Touraine el Sujeto es una afirmación de libertad contra el poder de los estrategasy sus aparatos y contra el de los dictadores comunitarios. La idea de Sujeto rige la de comunicación intercultural. Para Touraine el Sujeto necesita protecciones institucionales. No podemos combinar la unidad de una sociedad con la diversidad de las personalidades y de las culturas salvo que pongamos la idea de Sujeto personal en el centro de nuestra reflexión y acción. El libro trata en general más de ideas que de hechos.

CONCLUSIÓN

UN MUNDO DESGARRADO

Desde que se han acelerado la globalización económica, la revolución tecnológica y la aparición de nuevos países industriales, es la realidad económica la que parece regir el mundo, mientras, las ideologías se desmoronan y las políticas son más pragmáticas. Los partidos políticos se han transformado en agentes electores y no son defensores de un proyecto de sociedad. El espacio social y político se vacía, dominado de un lado por las realidades técnicas y económicas y del otro por el empuje de los nacionalismos o de los integrismos religiosos, además de los problemas de la vida privada. La derecha está siendo devorada por las políticas económicas liberales, en cuanto que la izquierda, se ve arrastrada en la caída de los movimientos revolucionarios.

A partir del momento en el que la actividad económica, desde la producción al consumo y a las comunicaciones de masas, desbordó las intervenciones del poder político, hemos visto separarse una economía globalizada y desocializada y una conciencia de sí que se ha desplazado al interés de un proyecto neocomunitario. Es por ello, según Touraine, por lo que la modernidad entra en crisis.

EL SUJETO ENTRE DOS PELIGROS.

La única manera de rechazar al mismo tiempo el poder absoluto de los mercados y la dictadura de las comunidades es ponerse al servicio del Sujeto personal y de su libertad luchando en el frente de los flujos desocializados de la economía financiera, y el del bloqueo de los regímenes neocomunitarios. El liberalismo económico es tan destructor del individuo como el nacionalismo cultural. El laisez faire económico y el nacionalismo cultural son los enemigos del Sujeto personal, ya que el poder del mercado y del progreso aplasta los movimientos sociales, y el voluntarismo nacionalista o comunitarista sólo reconoce al individuo en tanto que es portador de una pertenencia colectiva. Hay pues que afirmar la existencia de una contradicción más profunda; la que opone la afirmación de defensa del Sujeto personal y de su libertad a la lógica de los sitemas, sea esta lógica la del mercado o la de una identidad nacional o cultural. Hay que negarse a elegir entre la globalización dirigida por los países industriales y las dictaduras que se imponen en nombre de los derechos de una comunidad, porque estas dos fuerzas, cuya oposición domina hoy el planeta, amenazan gravemente tanto una como otra la libertad del Sujeto.

Hay que restablecer un control político de la economía, pero se trata de reconstruir un modelo de gestión de la economía abierta al mundo y de trayectos personales cada vez más individualizados, lo que vuelve la espalda a poderes comunitaristas, que pretenden utilizar los recursos económicos para reforzar la integración defensiva de unas sociedades que se sienten amenazadas por la modernización que sufren y por no poder participar activamente en ella.

Hoy en día se está desarrollando la defensa de los derechos culturales y de la solidaridad social y, sólo estos dos factores, pueden llevar a la reconstrucción de la vida política y a una transformación de la sociedad. Ni la conciencia liberal ni el radicalismo comunitario, pueden favorecer la emergencia de movimientos sociales sin los que no es posible reforma política importante.

EL DESEO DEL SUJETO

La juventud, las mujeres , los inmigrantes, los miembros de las minorías y los defensores del entorno, son los actores históricos, desde hace veinte años, que más se manifiestan, al menos en las sociedades industriales; son ellos los que se esfuerzan de manera más consciente por actuar y ser reconocidos como Sujetos. El actor más visible es esa parte de la juventud que, apartada del trabajo, se repliega sobre la afirmación de sí mismo como Sujeto. Las actitudes de la juventud están influidas por la música, el cine, la televisión, pero también se manifiestan por la participación en actividades humanitarias y en campañas ecologistas; está animada por un deseo de ser Sujeto.

Las mujeres desempeñan un papel importante porque a través de luchas victoriosas han aprendido a unir en sus proyectos vida profesional y vida personal, el universo instrumental y el simbólico, es decir, a actuar como Sujetos. Esto ha permitido a las mujeres definirse mucho más que los hombres como Sujetos, capaces de asociar vida privada y vida afectiva y por tanto, superar las contradicciones del mundo actual.

DE LA POLÍTICA A LA ÉTICA

La sociedad civil reaparece oponiéndose a un tiempo a los imperativos de la economía globalizada y el orden impuesto por los comunitarismos; es más ética que política porque resiste a una invasión y manipulación más que ha emprender conquistas.

La libertad se concibió por el derrocamiento de las minorías por las mayorías, hoy es defendida como el reconocimiento de los derechos sociales y culturales de la minoría. La justicia se concibe como la equidad que sólo puede ser determinada por unas vías legales o contractuales en la defensa institucional de la libertad y la condena de los abusos.

Para Touraine el tiempo de las pasiones políticas ha acabado y se anuncia el período dominado por las pasiones éticas, donde la idea de democracia ha adquirido la fuerza que pierde la revolución, machacada por regímenes totalitarios que impusieron su poder arbitrario en su nombre.

Cada vez más se alzan nuevas voces que hablan de crímenes contra la humanidad, de la diversidad amenazada por la homogeneización cultural, de la exclusión social agravada por un sistema económico que rechaza todo control político. El hombre se ha vuelto responsable del planeta, su acción ya no puede estar animada por la confianza en un progreso sin fin; debe estarlo por la conciencia de las amenazas que pesan sobre la supervivencia de la humanidad, sobre la necesidad de salvaguardar la diversidad de las especies y de las culturas. Conciencia del Sujeto y conciencia de la totalidad concreta de que formamos parte constituye la base de una nueva cultura política mundial, según la opinión del autor.

EL RETRASO DE LOS ACTORES SOCIALES

Las acciones colectivas están menos armadas de análisis económicos que de convicciones morales. La acción colectiva hoy en día se dirige más hacia ella misma y hacia lo que podía llamarse un esfuerzo de subjetivación colectiva, que hacia una guerra de trincheras o hacia el asalto lanzado contra la clase dirigente y contra el Estado. Los actores sociales están impacientes por afirmarse, por hacer reconocer su libertad como Sujetos y así, nos vemos invadidos por oleadas de moralismo que no logran encauzarse en acciones políticas porque vivimos menos los problemas de una sociedad de la información o postindustrial, que los de la globalización; vivimos más bien los de un modo de desarrollo que los de un tipo de sociedad o de un modo de producción. Sólo pueden formarse actores sociales autónomos cuando los conflictos internos de un tipo de sociedad prevalecen sobre los conflictos hallados en un modelo de desarrollo.

Otra razón por la que no se organiza la acción colectiva es que el campo político sigue ocupado por los representantes de los antiguos movimientos sociales, hoy en vías de desaparición. Los partidos y sindicatos deberían volverse agentes de gestión de los cambios impuestos por las transformaciones, de la economía mundial y de los modos de vida. Para que se formen nuevos actores sociales es fundamental que se reconozca la existencia de un nuevo tipo de sociedad. Se trata de crear las condiciones sociales que protejan la libertad personal y la diversidad cultural.

INTELECTUALES Y ACTORES

Para el autor es a los intelectuales a los que corresponde reducir la distancia entre la nueva cultura política en formación y los marcos ideológicos y partidarios de la vida política. Sin embargo, con mucha frecuencia tienden a ampliarla más que a calmarla, ya que analizan escasamente las iniciativas sociales que se están multiplicando, defendiendo la diversidad cultural y la solidaridad. Lo que debería ser su vocación es participar en la composición del mundo e impedir que aumente la ruptura entre un universo técnico demasiado abierto y unos nacionalismos culturales demasiado cerrados. Es por tanto urgente que los intelectuales propongan una representación del mundo, de sus cambios y de los actores que puedan afirmar al Sujeto en acciones y movimientos que vuelvan a dar sentido a la acción política (en este sentido, Touraine aboga por la concentración de la acción a partir de una representación de la sociedad).

Cómo hombres y mujeres crean una sociedad nueva, como se mezclan vida privada y pública, como se combina la unidad social con la diversidad cultural.

Es en el plano local donde se forman las prácticas innovadoras, en torno a planteamientos concretos y en unas relaciones interpersonales directas. Hay que partir del Sujeto personal para llegar a la democracia, y la comunicación intercultural es el camino que permite pasar del uno a otro. Entre el capitalismo salvaje y los partidos portadores de proyectos totalitarios, hemos construido demasiado poco y en escasos países, la democracia social.

Este libro se sitúa dentro de una concepción alejada, a un tiempo del igualitarismo autoritario y de la reducción de la democracia a un mercado político competitivo. El autor defiende una postura que define los derechos humanos, como derechos del Sujeto a constituirse combinando la particularidad de una experiencia cultural con el universalismo de la razón instrumental.

DE LA ËTICA A LA POLÏTICA

En los países industriales hemos entrado en la sociedad de consumo, donde los problemas colectivos dejan lugar a los proyectos o crisis individuales, mientras que en los nuevos países industriales se movilizan más por el crecimiento económico que por la redistribución social.

La sociedad no sólo se reduce a un conjunto de mercados o a unas acciones racionales que buscan el placer individual. Las instituciones políticas y sociales deben ponerse al servicio del Sujeto.

Los nuevos conflictos se llevan a cabo más por la diversidad que por la unidad, por la libertad más que por la participación, pero en esta sociedad los proyectos y debates que abordan la organización de la vida colectiva son tan centrales en la vida de todos como lo era en la sociedad industrial, o en el momento de formación de los Estados nacionales. Para salir de la desmodernización hay que llenar el espacio que ha quedado vacío por la desaparición del Sujeto político, es decir, por el deseo de cada individuo de ser actor de su existencia.

PRIMERA PARTE

CAP.I LA DESMODERNIZACIÓN

En este capítulo, Alain Touraine presenta la idea de que ya no se cree en el progreso. La sociedad se ha convertido en racionalizadora y está dispuesta a reprimir todo lo que no esté conforme con la búsqueda racional del interés individual. En este sentido, se observa la modernidad como un triunfo de los status adquiridos sobre los status transmitidos.

Se puede decir que el modelo clásico de modernidad se formó por la interacción de tres elementos: la racionalización, el individualismo moral y el funcionalismo de las instituciones. La racionalidad instrumental y el individualismo moral, tienden a separarse y sólo se mantienen juntos gracias a las instituciones políticas.

Touraine entiende el concepto de “desmodernización” como el fin del modelo racionalista de la Ilustración que combinaba la producción racionalizada con la libertad individual del Sujeto. Se rompen pues los vínculos que unen la libertad personal y la eficacia colectiva. Los elementos que estaban asociados se han disociado y los dos universos, el de las redes de intercambios y el de las experiencias culturales, se alejan cada vez más uno del otro. Por lo tanto, se produce una separación entre una economía globalizada, cada vez menos controlada por los Estados y unas identidades culturales privadas o comunitarias que se encierran en sí mismas.

Ante esta situación, se impone la “ideología liberal”, que introduce una visión ede un conjunto económico mundial autorregulado y fuera del alcance de la intervención de los gobiernos. La economía global es, por sí misma, la fuerza dominante, no la dirige ningún actor real. Sin tener un conductor definido, esta sdociedad puede estar caminando hacia su propia destrucción, aunque sin saberlo, sin pensar en ello.

A continuación, Touraine quiere dejar claro el concepto que él tiene de la “identidad comunitaria”. La vida privada es invadida por la cultura de masas. Se produce, por tanto, un multiculturalismo que conduce al riesgo de que cada cultura se encierre en sí misma y sea utilizada como un instrumento de acción política y de rechazo del otro o de lo diferente.

La “desmodernización” se define, por lo tanto, por la disociación de la economía y las culturas y por la degradación de la una y de las otras. Sus dos aspectos principales son la “desinstitucionalización” y la “desocialización”. Las instituciones, como la familia o la escuela, están perdiendo su estructura clásica y comienzan a desaparecer normas y valores sociales (esta desaparición de valores está relacionada con la desocialización)

Por lo tanto y, según el autor, se entra en una crisis de la modernidad. El sistema de protección social está amenazado. Se vive en un mundo de mercados, de comunidades y de individuos, no en un mundo de instituciones. La modernidad se desarrolló tanto que la sociedad disminuyó el control sobre sí misma y se rompieron los controles sociales y culturales que la regulaban.

Touraine propone como objetivo de la sociedad el combinar la unidad de la razón instrumental y los mercados junto con la diversidad de las identidades culturales. Esto es, vivir juntos con nuestras diferencias y aunar el éxito de la razón instrumental con la diferencia, cada vez más radical, de las identidades personales y colectivas.

CAP. II: EL SUJETO

El autor comienza este apartado definiendo el concepto de “personalidad” en la sociedad actual. Afirma que en una sociedad que tiende a organizarse a partir del consumo, la personalidad no posee principio de integración, cada vez el individuo se ve más privado de espacio y de tiempo. Se habla pues de la “muerte del ego”, de la crisis que está atravesando en el momento actual la formación de una identidad personal.

La sociedad de masas actual amenaza al Sujeto en el sentido en el que el individuo huye de cualquier referencia a sí mismo. Touraine considera que el individuo se encuentra tan amenazado hoy en día por la sociedad de consumo como lo estaba antes por la sumisión a la ley de Dios.

El Sujeto sólo se forma mediante el rechazo, a un mismo tiempo, de la instrumentalidad y de la identidad. El sistema ya no se corresponde con el actor, como postulaba la sociología funcionalista, sino que se desprende de las comunidades demasiado concretas que imponen una identidad y que esté fundada más en los deberes que en los derechos. Por lo tanto, la “comunidad ideal de comunicación” se daría en el momento en el que el Sujeto consiga liberarse de la fuerza de los mercados y del cerramiento de las comunidades. De este modo se produciría un proceso de “subjetivación”, esto es, de un intento por parte del individuo de resistirse a su propio desgarramiento y a su pérdida de identidad

Touraine mantiene un concepto del amor como algo que se presenta al margen o no es una forma de consumo, sino que se trata de una apelación del individuo a sí mismo, a su placer, a su felicidad. Para el autor han desaparecido la moral del deber y el objetivo final y personal de cada Sujeto se encuentra en descubrir su propia felicidad y no en construir una sociedad mejor.

Se presenta aquí, por tanto, una imagen débil del individuo que se opone a la anterior, que veía al ser humano capaz de opciones racionales, libres y como miembro de una colectividad, que se preocupaba del bien común y de los valores sobre los que descansa la comunidad.

Esta situación la ha cambiado la globalización económica, aislando a los individuos, mezclando culturas diferentes y dando una cada vez mayor importancia a las relaciones de poder y de dependencia. Se establece la necesidad de vivir una vida individual, a ser diferente a los demás y, sobre todo, a ser una unidad real.

De esta manera, los movimientos sociales apelan a la defensa de la libertad, de la seguridad y de la dignidad personal y, cada vez menos, a la creación de un orden social nuevo.

Touraine ve la modernidad de una forma opuesta a la que se ha impuesto con tanta frecuencia. Lejos de ser el triunfo de la racionalidad instrumental y de las decisiones personales, da una mayor importancia a la idea de Sujeto, que se convierte en el único vínculo posible entre la racionalidad económica y la conciencia moral. Se produce, por tanto, un debilitamiento del campo social.

El Sujeto es voluntad, resistencia y lucha y no hay movimiento social posible al margen de la voluntad de liberación del Sujeto. El Sujeto únicamente es la resistencia, la voluntad y la felicidad del individuo que defiende su individualidad frente a las leyes del mercado y de la comunidad.

En este apartado se produce una contradicción, porque resulta imposible apelar a la libertad del individuo con respecto al sistema sin combinarla con una moral del deber de la sociedad, esto es, sin conjugar el comportamiento del Sujeto con el comportamiento del “Otro”. La relación entre Sujetos no se basa, para Touraine, en la pertenencia a una misma cultura o a una misma sociedad, sino en el común esfuerzo para asociar su participación en el mundo con su experiencia personal y colectiva, esto es, en el común esfuerzo en convertirse en Sujetos.

En resumen, la identidad del Sujeto sólo puede construirse mediante tres fuerzas:

1.- El deseo personal de conservar la unidad de la personalidad, desgarrada entre el mundo instrumental y el mundo comunitario.

2.- La lucha colectiva e individual contra los poderes que transforman la cutura en comunidad y el trabajo en mercancía.

3.- El reconocimiento interpersonal del “Otro” como Sujeto.

De esta manera, Touraine concibe al Sujeto como único defensor, en primer lugar, de su propia degradación y en segundo lugar, como único defensor de un universo en plena descomposición y en regresión acelerada.

CAP. III: LOS MOVIMIENTOS SOCIALES

¿Podemos vivir juntos o por el contrario nos dejaremos encerrar en nuestras diferencias? El autor se pregunta si hoy en día existe un conflicto central por el que se produzca una revolución en un colectivo social amplio como en los grandes conflictos históricos. Touraine defiende que, hoy en día, el conflicto central de nuestra sociedad es la lucha que cada Sujeto desempeña, por un lado, contra el triunfo del mercado y, por otro, contra unos poderes comunitarios autoritarios.

En la actualidad, los movimientos revolucionarios no pueden aspirar a la utopía de cambiar una sociedad por otra mejor, como en los movimientos revolucionarios de principios de la modernidad. El Sujeto ya no puede alienarse en un orden o en un poder político para poder luchar contra los poderes que dominan el universo de la instrumentalidad y el de la identidad. Para poder luchar contra esto, el Sujeto debe ser considerado en su forma directa. Según Touraine, los actuales movimientos societarios no están al servicio de un modelo de sociedad perfecta sino que están directamente dirigidos hacia la afirmación y defensa de los derechos del Sujeto, de su libertad y su igualdad.

Touraine quiere establecer diferencias entre movimientos societarios y revueltas. Entra a analizar el interior de los movimientos societarios y afirma que estos son diferentes a las revueltas en el sentido que los movimientos societarios son un proyecto cultural asociado a un conflicto social, mientras que las revueltas apelan a la lógica de la dominación y a la necesidad de una acción política para darla sentido.

En la misma línea, el autor habla de los “antimovimientos sociales”, afirmando que cuando un actor se identifica tanto con un objetivo cultural que llega a odiar o a menospreciar a su adversario, se produce un antimovimiento social. El actor ve a los adversarios como obstáculos que tiene que eliminar para llagar a su objetivo.

En definitiva, Touraine concluye reivindicando la posición del Sujeto en el centro del análisis para liberar al movimiento societario, sea el que sea, de los instrumentos políticos y de los aparatos ideológicos que impiden ver que todo movimiento de este tipo es una apelación a la libertad del Sujeto.

Además, Touraine afirma que si los movimientos societarios no avanzasen en nuestras sociedades, éstas se encontrarían en plena decadencia y como consecuencia, se producirían los antimovimientos sociaqles.

CAP. IV: ALTA, MEDIA Y BAJA MODERNIDAD

Touraine, en este capítulo, estructura el concepto de modernidad o más concretamente, la época moderna en tres niveles o períodos diferentes.

Llama al largo período de la Ilustración como la “Alta Modernidad porque no rompió con la premodernidad tardía, ya que conservó la unión de la naturaleza y de la cultura.

La época que comprende la “Media Modernidad es el período de tiempo conocido como Revolución industrial, en el cual, predominaba la idea de un orden racional en una sociedad, orden que sería finalmente instaurado al término de la evolución y mediante el triunfo de la razón.

Tras las guerras mundiales y los regímenes totalitarios, se entra en la “Baja Modernidad, que continúa en nuestros días. Lo que caracteriza a nuestra “baja modernidad”, según el autor, es la desaparición de la vida social. A su vez, el Sujeto ya no tiene un modelo propiamente dicho para defender, sino que como hombre muy habilidoso, combina materiales diversos para crearse un espacio de libertad. Para ello, el Sujeto debe de luchar entre el poder omnipresente del mercado y la defensa de una identidad o una comunidad.

Touraine ve al Sujeto de la sociedad actual como el único defensor de la descomposición de la cultura, de la personalidad y de la política. Si se quiere evitar esta decadencia, se debe realizar la reconstrucción de la vida social, de la acción política y la educación en torno a la idea del Sujeto, que crea un tipo de mediación entre el mundo de la instrumentalización y el de las identidades.

El fundamento moral de la vida social en la Alta Modernidad se asentaba en unos valores comunes, mientras que en la actual “Baja Modernidad, las leyes son reducidas a reglas de juego, a principios constitucionales o a procedimientos y no se produce ningún tipo de integración social ni de comunicación intercultural.

Touraine apuesta por una comunicación con un principio de unidad entre los que comunican. A este principio se llega con el esfuerzo de unir acción instrumental e identidad. El autor muestra la voluntad de proteger, por una parte, la libertad del Sujeto y, por otra, la comunicación entre los Sujetos y las culturas.

Tanto el Sujeto como la sociedad democrática sólo pueden existir por la combinación de tres elementos:

  • Reconocimiento de la diversidad.

  • Compatibilidad entre diversidad y especificidad ( actividades independientes de las culturas)

  • Reconocimiento de unos derechos humanos fundamentales (reconocimiento del Sujeto independiente)

A su vez, la comunicación entre individuos sólo puede realizarse si cada individuo reconoce al otro como Sujeto, es decir, como un ser que combina libremente identidad cultural e instrumentalidad en la construcción de una vida “individuada, irreductible a unos principios o normas universales.

Por lo tanto, el orden social ideal para Touraine es aquél que descansa sobre los principios de asolidaridad y diversidad y aquél que protege la libertad del Sujeto y la comunicaciçón intercultural. A este orden social, Touraine lo llama “sociedad de comunicación. Sin embargo, el autor no se muestra en absoluto optimista por los derroteros en los que transcurre la vida del Sujeto en el sentido de individuo social. Para Touraine, estamos asistiendo a la extinción o al final del individuo como hombre social.