Poder político en México

Política mexicana. Neoliberalismo. Estrategia neoliberal. Modernización estructuras económicas

  • Enviado por: Nash
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Energía: geopolítica, economía y sostenibilidad
UNED
La energía es un tema que cobra cada vez más relevancia a todos los niveles, con este curso a distancia obtendrás...
Solicita InformaciÓn

Graduado en Ciencias Políticas y de la Administración
UNED
Para la definición de los objetivos del título de Grado en Ciencia Política y de la Administración se han tomado en...
Solicita InformaciÓn

publicidad

EL DISCURSO NEOLIBERAL Y SUS CONSECUENCIAS SOCIALES REALES

El discurso, más allá de su capacidad de difusión de una ideología o un planteamiento determinado, contiene una fuerza estructuradota que le permite permear de manera profunda en los diversos estratos sociales que componen a la sociedad dentro de la que se profesa. Un discurso dominante, tiene además elementos diversos que se perfilan a su favor potenciando sus capacidades de difusión, de recepción, de acción y de reproducción. Estos elementos constitutivos y facilitadores están conformados por las diversas instituciones sociales así como por las estructuras políticas, económicas y represoras que se organizan con el objetivo de buscar la permanencia en el poder y de mantener niveles de control y dominación. El discurso no sólo se expone o se dicta, se ejerce.

EL DISCURSO NEOLIBERAL

El pensamiento neoliberal parte de la libertad de los individuos y de su propiedad privada. De esta manera, las sociedades se organizan espontáneamente de acuerdo con la libre competencia. Dentro de ésta dinámica, el mercado es la principal institución económica, social y política. Los precios, dentro de la estructura del mercado “reflejan las reglas del juego sociales y económicas"

El Neoliberalismo, es el modelo económico que se ha instaurado en América Latina desde la década de los 80´s. Es una nueva época histórica que se conoce mundialmente como globalización y que se presenta como neoliberalismo. Se adoptó inicialmente (en América Latina) como una "ideología de la transición" a través de la cual se generarían condiciones favorables que facilitarían el proceso de modernización y se sentarían las bases para la constitución de un nuevo proyecto político económico que reinsertaría a la región en la globalización de la economía. (Jiménez, Edgar: 1993).

El discurso asegura la modernización y el fortalecimiento de la soberanía de los pueblos dentro del mundo en profunda transformación. Se plantea una recuperación económica dentro de la cual, la inversión del sector privado desempeña un papel fundamental a través de la incorporación activa del ahorro y la inversión de los particulares. Las inversiones del sector privado, desempeñan un papel muy importante, con el cual tienen acceso a campos que anteriormente eran tradicionales del Estado.

El neoliberalismo, en su inicio, fue implantado por intereses externos, sin embargo, fue bien recibido por los gobiernos latinoamericanos y por los más poderosos empresarios de cada nación.

Con este modelo económico, se generó una reorganización del poder a un nivel global; una nueva combinación funcional, dice Pablo González Casanova, entre poder financiero, político y militar. Por otro lado, la información y la cultura disuelven sus fronteras dando paso a una integración cultural cada vez mayor entre sociedades diferenciadas. Todo esto va dando paso hacia el programa de transformación económica neoliberal.

Empezó entonces, el repliegue de la participación directa de los Estados en la economía; se cerraron, fusionaron y vendieron partes integrantes del sector paraestatal, haciendo a éste menos propietario. Se empezaron a abrir nuevos cauces para el proceso de acumulación privado para fortalecer a los empresarios dando deliberada entrada a una política proempresarial. A su vez, iniciaron paulatinos y numerosos cambios administrativos, legales y estructurales, que facilitaron el avance de éstas políticas.

El libre comercio se impone entonces, como la única forma de alcanzar el máximo bienestar. La aplicación de una economía abierta y desregulada, según el discurso, permitiría lograr condiciones de estabilidad macroeconómica y reiniciar una etapa de crecimiento sostenido de la producción. Se corregiría, sobre bases sanas, el deterioro de las condiciones de vida de las grandes mayorías.

ESTRATEGIAS NEOLIBERALES

Una de las estrategias neoliberales consiste en la concentración de capitales en ciertos sectores, los cuales deberán incrementar su productividad, de manera que los beneficios obtenidos, se reflejen necesariamente en todos los sectores - incluso en los más desprotegidos - de la sociedad. A este supuesto natural de goteo de recursos se le llama también "Efecto derrame".

Una nueva articulación de la industria y de la agricultura, así como la preparación de mano de obra competitiva internacionalmente serían también requerimientos necesarios para llevar a cabo el proyecto neoliberal. El objetivo de estas transformaciones argumenta un supuesto impulso al desarrollo hacia fuera, es decir, a las exportaciones.

Retomando la "teoría social de mercado" las propuestas económicas neoliberales de apertura comercial, ajuste estructural, privatización, desregulación e integración buscan reemplazar al Estado de Bienestar por los nuevos valores universales de rentabilidad y competitividad, nuevas relaciones sociales que se constituyen a través del mercado. (Jiménez, Edgar: 1993)

Por otro lado, la intervención estatal se redujo considerablemente. Las críticas de autoritarismo, centralismo, burocratización excesiva, corrupción, etc., han surtido el efecto esperado manteniendo así fuertes posturas antiestatistas.

Las políticas sociales del Estado asistencial o benefactor fueron criticadas y acusadas de resultar altamente costosas e ineficientes. En su lugar, se llevan a cabo, constantemente nuevas medidas y decisiones públicas conocidas como: “políticas de ajuste”, cuyo objetivo es el de reducir los obstáculos que impiden el adecuado funcionamiento productivo, de manera que, su objetivo, es la aceleración del desarrollo económico de los países. Incluso cambios constitucionales y políticos serán efectuados en nombre de dichas políticas de ajuste.

La educación al igual que otros servicios sociales de salud y asistencia y servicios, deberán de ser dejados en manos de particulares, de manera que todos los servicios se optimicen y no se vean más saboteados por las burocracias estatales.

CONSECUENCIAS

Sin embargo, este discurso ha demostrado encontrarse lejos de las verdaderas implicaciones y alcances económicos, políticos y sociales que el neoliberalismo pretendía gestar. A través del tiempo transcurrido, la desigualdad en la distribución del ingreso, no ha logrado los efectos de goteo antes mencionados, y por el contrario, los niveles de pobreza se han incrementado notablemente. Esto, en los países del tercer mundo y sobre todo en América Latina, continente que concentra los mayores niveles de desigualdad en distribución de la riqueza.

Por su parte, el desplazamiento que sufren los estados benefactores es tal, que terminan por entrar en crisis viéndose así, imposibilitados para seguir costeando las políticas sociales. Cabe acotar, que este resultado no puede ser calificado como casual, sino que responde fundamentalmente a intereses específicos de aquellos grupos cuyos intereses pueden verse favorecidos por estas nuevas dinámicas económicas y de mercado. El objetivo real de estos grupos que se encuentran en el poder, consiste en el aprovechamiento de estas nuevas oportunidades, sin tomar en cuenta, las consecuencias reales en la población que les rodea.

El neoliberalismo, además, se perfila como una (tal vez la primera) estrategia de crecimiento económico que va necesariamente acompañada con desempleo. Esto se debe, entre otras cosas, al predominante fortalecimiento de las grandes empresas, el cual genera un desplazamiento de las pequeñas y medianas empresas cuyas capacidades son tan limitadas que quedan fuera del proceso productivo aumentando con esto los niveles de desempleo.

En lo que se refiere a la estrategia económica de desarrollo hacia fuera, es necesario también hacer excepciones a través de las cuales se pudiera escoger la estrategia más funcional de acuerdo con las características de cada nación. Las naciones Latinoamericanas, por ejemplo, deberían de impulsar en primer lugar un proceso de industrialización endógeno, de manera que se lograra fortalecer al mercado interno, posibilitando capacidades de competencia a nivel internacional.

"Lo que no parece legítimo es que el estado pretenda dejar... en manos de las fuerzas privadas la cuestión social y se desentienda de la educación, la salud y la seguridad social; sobre todo cuando, al intervenir en lo social, suele reducir la desigualdad, los contrastes y apoyar a los sectores marginales, ofreciéndoles servicios gratuitos o a bajos costos. Mientras que las fuerzas privadas intervienen en lo social con la idea de obtener ganancia y no movidas por criterios igualitarios".

Desafortunadamente resulta evidente que las proyecciones del modelo neoliberal no han logrado alcanzar las metas prometidas desde su inicio. La modificación del mercado laboral ha sido muy dañina, la economía informal, el aumento de la desocupación y el desempleo, la concentración del ingreso y el aumento de la extrema pobreza siguen siendo los resultados de las políticas de ajuste y de la distribución inequitativa de sus costos al interior de la sociedad. La modernización económica y política, hasta ahora, solo ha alcanzado a una parte pequeña de las sociedades nacionales.

El alcance y la importancia de las políticas neoliberales responde de manera directa a las crisis económicas que han tenido lugar en los países desarrollados, cuyas economías son consideradas como estables y prósperas. En realidad, estos países capitalistas se enfrentan a graves crisis recesivas generadas por el capitalismo mismo. Estas crisis les obligan a tomar una serie de medidas y reformas estructurales a través de las cuales sus economías encuentren vías alternas de expansión y fortalecimiento.

Una vez que se ha alcanzado un nivel hegemónico, y sobreviviendo con las ventajas, la estabilidad y el nivel de vida que esto proporciona, no pueden permitirse la inestabilidad económica y social que una recesión acarrea.

Así con el objeto de mantener su poder expansivo, llevan a cabo la estructuración de un discurso como el neoliberal. En este discurso, retoman todas las ideas y fundamentos económicos del Keynesianismo. Dan a su política económica un nuevo curso monetarista. Aparecen así políticas “neoproteccionistas” y de la llamada contrarrevolución monetarista, a través de las cuales se regresa a los anteriores fundamentos del liberalismo Keynesiano del “laissez faire”, argumentando que el libre mercado permitirá el surgimiento del equilibrio natural que aunque individualista, terminará por conducir a la ocupación plena y al beneficio social.

A través de estos fundamentos del libre mercado, son capaces de articular los argumentos mecánicos económicos a través de los cuales justifican el nuevo curso de sus acciones. Estos argumentos mecánicos monetaristas son en extremo parciales y no toman en cuenta las condiciones reales dentro de las cuales se desarrollan estas tendencias económicas. Los problemas políticos y sociales así como las consecuencias reales de la aplicación de estas dinámicas no son tomadas en cuenta, o al menos, no son expresadas por el discurso que habrá de ser difundido.

Lo que el discurso neoliberal jamás hace evidente, es que “los países capitalistas más exitosos -en términos económicos- lo han sido precisamente por que no se han guiado por las leyes del mercado” y por el contrario “el Estado ha mantenido una estrecha coordinación y simbiosis con el sector privado; otorgándoles subsidios, incentivos fiscales, apoyos financieros y tecnológicos a los proyectos y empresas definidos como prioritarios” (Villarreal, p.356)

Los países desarrollados, llegan incluso a responsabilizar al tercer mundo por la crisis de su desarrollo, atribuyéndolo a fracasos o errores en el manejo de sus economías y sosteniendo que la creciente pobreza se debe a un crecimiento demográfico descontrolado. Bajo este tipo de argumentaciones, se otorgan el derecho de imponer una serie de restricciones financieras cuyo objetivo consiste en la apertura de estas economías a la inversión privada transnacional. Así, por ejemplo, el FMI (Fondo Monetario Internacional) baja sus financiamientos o “subsidios”, generando así el campo de necesidades económicas que orillan a los países en desarrollo a aceptar las condiciones impuestas y a abrir sus fronteras a los capitales extranjeros. (ejemplo tomado de: René Villarreal, “La contrarrevolución monetarista”, p.43-44)

A través de organismos internacionales como el FMI, Estados Unidos pretende generar convenios de “estabilización” por medio de los cuales los países en vías de desarrollo pueden acceder a apoyos económicos que teóricamente les ayudarán a resolver sus problemas financieros. Sin embargo, desde su creación, las políticas monetaristas han implicado la necesidad de generar economías abiertas, que bajo sus supuestos monetaristas tienden a agotar la flexibilización, endureciendo los condicionamientos para el otorgamiento y cumplimiento de pagos.

La puesta en práctica de la políticas neoliberales así como de las políticas de ajuste en los países periféricos han generado una serie de consecuencias cuyos resultados poco se acercan a los enarbolados por el discurso neoliberal. Por el contrario, los efectos contienen justamente aquellos problemas de los que se pretendía salir y refuerzan los problemas que se pretendían resolver. “Las políticas de ajuste producen daños en el resto del sistema económico, político y social que hunden aún más a los países en el retraso y cierran las puertas a un mundo democrático” (Villarreal, p. 220). Así, los países que deciden incorporarse a este tipo de políticas presentan problemas como:

Recesión y desindustrialización, a través de lo cual, empresas medianas y pequeñas se van a quiebre. Al no contar con apoyos de fomento, pierden las posibilidades de competencia y dinamismo (a diferencia y como contraste de lo que ocurre con el neoproteccionismo del primer mundo). Inflación, permanencia del desequilibrio externo, desempleo, concentración del ingreso y represión.

Estos países sufren un grave deterioro en el ingreso de las grandes mayorías, lo cual, disminuye también sus niveles de bienestar. La legitimación del Estado se vuelve cada vez más complicada por lo que tiene que éste tiene que recurrir a acciones represivas con mayor frecuencia.

Así los países que se insertan en este tipo de dinámicas, lejos de acercarse a la democracia, terminan enfrentando graves crisis represivas; lejos de fomentar el desarrollo y el fortalecimiento de sus economías, se hunden en graves crisis financieras que cobran como víctimas a grandes masas de la población, las cuales se acercan cada vez más a los niveles de desocupación y de pobreza, perdiendo paulatinamente los anteriores niveles de calidad de vida.

Es así como el discurso es impuesto y es puesto en marcha, de manera que los únicos beneficiados son aquellas elites insertas en el poder y en las dinámicas financieras cuyas posibilidades competitivas, de crecimiento y expansión se ven favorecidas.

Este ensayo ha pretendido explicar y reflexionar acerca de los mecanismos discursivos y reales de acción a través de los cuales se puedan percibir los impactos reales de las políticas neoliberales, así como la importancia estratégica de su implementación en los países periféricos.

BIBLIOGRAFÍA:

  • González Casanova, Pablo, Globalidad, Neoliberalismo y Democracia, CIICH-UNAM, México 1993.

  • Jiménez Cabrera, Edgar, "Neoliberalismo y pobreza en América Latina", en rev. Sociología y Política, num. 2, UIA, México 1993.

  • Lerner, Bertha, "Globalización, Neoliberalismo y política social", en Las políticas sociales en los años noventa, P y V., México 1996.

  • Revista Economía Informa, No. 263, Dussel, Enrique, “El neoliberalismo en la década de los noventa y la teoría neoclásica”.

  • Villareal, René, La contrarrevolución monetarista, Edit. Océano, México, Segunda Edición.

1 Revista Economía Informa, No.263, Dussel, Enrique, “El neoliberalismo en la década de los noventa y la teoría neoclásica”, p.71.

.

Jiménez, Edgar, "Neoliberalismo y pobreza en América Latina", en Revista Sociología y Política, num.2, UIA, México 1993.

Lerner, Berta, "Globalización, Neoliberalismo y Política Social" en Las políicas sociales de México en los años noventa, Instituto Mora/UNAM/FLACSO/PyV, p. 26