Pobreza

Ciencias sociales. Recursos. Países. Señales. Consecuencias. Causas

  • Enviado por: Carlos a
  • Idioma: castellano
  • País: República Dominicana República Dominicana
  • 15 páginas
publicidad
publicidad

Pobreza

Pobreza


La pobreza es definida como aquella condición caracterizada por la carencia de recursos, medios u oportunidades para la satisfacción de las necesidades humanas mínimas, tanto de tipo material como cultural. Cuando se habla de pobreza se hace referencia a un asunto delicado que se vincula de manera estrecha con las posibilidades del bienestar y los horizontes de la democracia. De ahí que la situación en que viven millones de pobres en todo el planeta sea, quizá el tema que más preocupa a diversos gobiernos que reconocen en el mismo una fuente potencial de desestabilización, violencia y alteración de la paz.

Atendiendo a la definición, el pobre no puede alimentarse, tampoco vestirse ni educarse. Además no recibe atención médica adecuada ni tiene acceso a fuentes de trabajo, al tiempo que su vida afectiva y espiritual tiende a ser reducida.

Aunque hay tantas definiciones como enfoques se hagan de la pobreza, por razones metodológicas resulta conveniente circunscribirla a la carencia de recursos económicos. Aquel que teniendo dinero no se vista ni tenga un albergue adecuado para su familia y que no gaste en educación ni en alimentarse o hacerse ver por el médico, no es un pobre, sino un pobre diablo, un rico avaro.

Aunque uno crea en la formación integral del individuo, en el desarrollo de la vida espiritual y en el disfrute de los bienes de la cultura, pobre es quien simplemente quien por carecer de dinero o medios, su lucha diaria es la satisfacción de necesidades biológicas y sociales mínimas.

La pobreza es, entonces la incapacidad de generar recursos pecuniarios, es una falla para progresar de una manera socialmente aceptable, con el dinero como una especie de vía final común.



Los pobres son muy eficientes en reproducir más pobres y por tanto la ayuda estatal y comunal se diluye en un mar de necesidades insatisfechas. A menudo se dice que "la plata jala plata" lo cual tiene mucho de cierto, pues invierte quien tiene medios; y a la inversa, la pobreza crea más pobreza. Así, entre más tiempo pase, el problema se hará más severo, como ya se observa el caso de la miseria extrema y riqueza opulenta. En nuestro país. El perfil de bienestar del país se está acinturando al tiempo que engrosa su extremo inferior, ante la mirada indiferente de quienes ocupan el estrato superior.

La paternidad irresponsable y la función de incubadora en las mujeres pobres es un asunto de valores de su subcultura conduce a las más altas tasas de natalidad, elevada tasa de defunción pero debido a servicios médicos asistenciales mantienen alta también la tasa de crecimiento neto.

Si todos los pobres del mundo, que son mayoría, desearan vivir como una "ideal clase media", nos encontraríamos con la ingrata sorpresa de que haría falta otro planeta gemelo de la tierra para satisfacer las necesidades materiales de los moradores de este mundo.

Cada etapa del desarrollo histórico de la humanidad ha tenido un elemento clave de la producción de riqueza: la población para tener mano de obra, el territorio para la extracción de productos primarios o la tecnología para la elaboración de bienes y servicios con alto valor agregado.

El problema acusa dimensiones alarmantes. En fechas recientes los medios han dado cuenta de la tragedia humana que se vive en Zaire, país en el que a la antidemocracia y el autoritarismo se agregan severos conflictos étnicos y una pobreza lacerante que se ha traducido en una hambruna generalizada e inhumana.



África, continente al que muchos estudiosos reconocen como la cuna del hombre y también de algunas semillas que hoy son base de la alimentación universal, ofrece un ejemplo dramático de las consecuencias del colonialismo y también de la implantación de políticas públicas diseñadas en Occidente que poco o nada tienen que ver con la realidad y aspiraciones de los pueblos que se ubican al sur del Sahara. Frente a este triste escenario, la comunidad internacional está obligada a reaccionar de inmediato para evitar que Zaire se convierta en vergüenza del género humano.

En otras latitudes, sobre todo en los países en desarrollo de Asia y América Latina, la pobreza también propicia todo género de preocupaciones. Aunque en estos dos continentes el hambre no acusa los niveles devastadores que se registran en África, es evidente que las tendencias son poco alentadoras y que, de no atenderse de inmediato rezagos y carencias, difícilmente podrán remontarse situaciones que podrían poner en riesgo a la democracia y convertirse en motivo de emergencia nacional. Tan sólo por citar un ejemplo, baste con recordar que las ciudades perdidas, los cinturones de miseria, cantegriles, favelas, slums o shanty towns que proliferan en toda la región latinoamericana y del Caribe, contrastan de manera brutal con el estilo de vida de los habitantes de las grandes capitales de los países de la región.

Una situación tan grave no puede continuar. La marginación de muchos debe ser atendida de inmediato a través de políticas públicas que verdaderamente atiendan las causas estructurales que concentran la riqueza en unas cuantas manos y generan la pobreza de la mayoría. Estas políticas, que en años recientes se vistieron de exitosas en el caso mexicano, han probado su profunda ineficacia y su estrecha vinculación con un modelo económico que difícilmente puede responder al reto social de los países en desarrollo, al reto que plantean 120 millones de desempleados y 700 millones de subempleados en todo el planeta, según indican algunas cifras de la Organización de las Naciones Unidas (ONU.


Ante un escenario de esta naturaleza, en el que la dignidad del hombre tiende a diluirse, es urgente e impostergable que la comunidad internacional reactive sus esfuerzos en favor de una nueva agenda del desarrollo. Es urgente, sobre todo, que lo haga a la luz del reconocimiento del fracaso de las políticas de combate a la pobreza que se concibieron a partir de la óptica distributiva neoliberal. Si realmente se quiere atender este fenómeno entonces debe trabajarse con toda seriedad. Experiencias recientes, como la del caso mexicano, indican que deben evitarse acciones que atienden la pobreza de manera focal y transitoria o con criterios de emergencia. La respuesta la tienen los gobiernos. Ellos tienen la delicada responsabilidad de diseñar nuevas políticas de combate a la pobreza, políticas que ya no pueden seguirse concibiendo como parte de todo un razonamiento vinculado a la economía de mercado. En cualquier caso, estas políticas deben partir del supuesto de que la pobreza refleja insuficiencias estructurales que deben ser corregidas desde su base para evitar que en el mediano y largo plazo el hambre, la desnutrición y la falta de oportunidades de muchos, se conviertan en factor de desestabilización social.

La pobreza que padece gran parte de la población de los países iberoamericanos es preocupante por su magnitud y persistencia. Los frutos del progreso se distribuyen sin equidad. El costo de las crisis y los ajustes es absorbido principalmente por los sectores empobrecidos de la sociedad.

Las señales más visibles y dramáticas se observan en el desamparo de la población infantil, en los contingentes de jóvenes sin perspectivas, en las familias desintegradas, en la violencia delictiva y en la falta de atención a los grupos más vulnerables.

En Chile la desigual distribución de los ingresos es sólo uno de los aspectos que reflejan la condición de vulnerabilidad de los que viven la realidad de la pobreza.

A ese aspecto se suma una larga lista de otras inequidades, que abarcan una amplia gama de aspectos socioeconómicos y psicosociales, que en su conjunto interactúan para facilitar o dificultar al ser humano una existencia justa y digna1. Sin embargo, todas las estadísticas de las inequidades sociales no permiten siquiera un remoto acercamiento a la realidad vivencial de la pobreza.

La pobreza como encuadre de la vivencia excluida de millones de personas, determina la libertad de los que en ella viven al limitarles la satisfacción de las apremiantes e impostergables necesidades que demanda la vida. Esta situación crónica de no libertad propicia una condición que podríamos denominar como esencialmente vulnerable, al verse las personas en la necesidad de realizar diversos intentos de engañarla y superarla.

La pobreza que padece gran parte de la población de los países iberoamericanos es preocupante por su magnitud y persistencia. Los frutos del progreso se distribuyen sin equidad. El costo de las crisis y los ajustes es absorbido principalmente por los sectores empobrecidos de la sociedad.

Las señales más visibles y dramáticas se observan en el desamparo de la población infantil, en los contingentes de jóvenes sin perspectivas, en las familias desintegradas, en la violencia delictiva y en la falta de atención a los grupos más vulnerables.