Pobre Manolito. Elvira Lindo

Manolito gafotas. Resumen. Descripción de los personajes. Ficha técnica. Crítica personal

  • Enviado por: Sandra Yenea Loba
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
publicidad

1. - Resumen de cada capítulo

El Bueno, el Feo y el Malo

A Manolito Gafotas le ha caído una buena. Su madre le ha castigado a cumplir los diez mandamientos que ella misma había creado. Eran los más difíciles de cumplir por lo que no tuvo mas remedio que el de buscar lápiz y papel para copiarlos, ya que si se le olvidara de cumplirlos las represalias serian terribles.

De todas maneras había en el mundo una persona que decía que todos los niños tenían un ángel de la guarda, La Luisa. Aunque eso se lo debería de decir a Manolito, al Orejones y a Yihad , ya que estos no pudieron disfrutar de este ángel. Todo ocurrió cuando …

Hace unos dias Manolito y el Orejones se encontraban en el parque del Ahorcado jugando con un escarabajo pelotero, mientras, Yihad apareció entre ellos diciendo que había robado en la panadería de la señora Porfiria con un gran botín entre sus manos. Estos dos al ver el botín de este, decidieron quedar con Yihad al día siguiente para realizar un pequeño robo. Al llegar la tarde del día A (de atraco), un cuarto de hora antes de realizar el plan P(de Porfiria) todos ellos se encontraban en el parque del Ahorcado. Cuando llego la hora de la verdad entraron en la panadería y se hincharon de robar chucherías de todo tipo.

Cuando terminaron, fueron al parque del Ahorcado cuando a lo lejos visionaron a tres peligrosas mujeres que se acercaban hacia ellos con cara de muy pocos amigos. Eran sus madres. Manolito, recibió una colleja de su madre como de costumbre, mientras que el Orejones pudo disfrutar del silencio de su madre, ya que como se siente culpable de su separación con su marido ni lo toca.

Por este grave error que cometió Manolito tuvo que resignarse a cumplir su castigo.

Un fallo mortal.

Manolito no tiene más remedio que el de ser del Real Madrid. Y es que todo Carabanchel Alto es de ese equipo, pero como no entiende nada de fútbol, un día cometió un fallo mortal.

Todo comenzó en un día histórico: el 7 de enero de 1995 en el que jugaban el Real Madrid y el Barcelona.

Como todos los días que hay partido, todo Carabanchel acudió a verlo al Tropezón. Todo el mundo compraba su bebida antes del partido ya que después, Ezequiel (que es el dueño del bar) no se dispone a servir a nadie.

El partido comenzó, y cuando el Madrid metió el cuarto gol, Manolito se subió a una silla y gritó como nunca había gritado: “¡Todos juntos, tres hurras por Romario!”

Todo el mundo se le quedó mirando sin hacer ni decir nada, hasta que Yihad rompió el hielo pegándole a Manolito.

El padre de Manolito que lo vio todo le dijo al padre de Yihad que le dijese a su hijo que dejara al suyo en paz. Pero este ni corto ni perezoso le dijo que Manolito se lo había merecido.

Pero el Madrid volvió a meter otro gol por lo que todos se olvidaron de Manolito Gafotas y se fijaron en el partido.

Mal de muchos, consuelo de tontos.

El Imbécil tiene un problema, no controla sus esfínteres, y su madre no sabe que hacer con este niño. Hasta que un día se desesperó y llamó a la Luisa para llevar al Imbécil a la sita Espe(que es la psicóloga del colegio de Manolito).

No solo fueron ellas y el Imbécil, no, eso no, también tuvieron que ir Manolito Gafotas y el abuelo.

Cuando llegaron los dos se quedaron fuera y la madre de Manolito, la Luisa y el Imbécil entraron dentro. La sita les dijo que no se podía ocupar del problema del Imbécil y las envió a un hipnotizador. Total que le costó un clavo y la madre de Manolito se marchó a su casa blanca.

Cuando llegó la noche la madre lo espió hasta que llegó la hora en que más le gusta para hacérselo encima.

A esa hora se levantó y se fue a la puerta del water, pero antes de entrar sé lo penso dos veces y se fue a hacerlo a la cuna que es donde más le gusta hacerlo.

Así que ahora Manolito esta feliz ya quye por fin su madre a castigado al Imbécil, aunque el también lo esta por chinchar a su hermano por el castigo.

Vencedores y Vencidos

El colegio de Manolito va a realizar actividades extraescolares. A su colegio llegaron un chico y una chica y pegaron un cartel que decía que el domingo se realizaría el primer concurso de arte reciclado con Fama y Cronopio, que eran los dos tíos que habían colgado el cartel.

Cuando llego el día de arte reciclado, medio Carabanchel Alto fueron al parque del Ahorcado.

Cuando los monitores, Fama y Cronopio dijeron: “Ya”, todos salieron corriendo a realizar una obra de arte con la basura que encontrasen por el camino. Manolito Gafotas y el Imbecil hicieron un barco espacial; Yihad había cogido el cubo de su madre de la basura y le llamo: “ El típico cubo de basura “; el Orejones hizo un “Cocidito madrileño” asqueroso y Susana Bragas-sucias cogió patas de pollo y las metió en un bote llamando las: ”Descanse en Paz”.

Cronopio y Fama pasaron por todas las obras. Una vez pasaron por todos dijeron: “No hay vencedores ni vencidos, todos habéis ejercitado al máximo la maquina de su talento…” Pero eso en Carabanchel Alto no servia, por lo que Yihad, como muchas otras veces, rompió el hielo, comenzando una batalla campal con las obras de arte realizadas.

Fama y Cronopio, al ver que no podían hacer nada se marcharon diciendo que jamas volverían a este parque de delincuentes comunes.

Los cochinitos

Un día, la Luisa subió a la casa de los García Moreno dándose el pisto de que a su marido lo habían ascendido. Manolito no le creyó hasta que su madre se lo confirmó. Bernabé trabaja en las industrias de las aceitunas sin hueso y con anchoas, uy como ha ascendido, la Luisa quiere que le hagan una fiesta como felicitándolo por el asenso.

Así que las dos mujeres, Manolito y el Imbécil fueron al hiper para comprar comida. Cuando la compraron uy la prepararon en la casa de la Luisa esperaban impacientes a Bernabé, hasta que llegó y sorprendió a todos los presentes en la casa. Lo primero que dijo fue: “Hola cochinita”; lo segundo fue tirarse pedos por toda la casa, hasta que llegó al salón y se puso colorado como un tomate al ver quien estaba allí. Tras treinta segundos de silencio dijo que mal que le había sentado la comida, pero no hizo falta ya que los demás, a pesar de haberlo oído dijeron lo contrario.

El efecto mancebo

Los padres de Manolito todos los viernes por la noche se bajan a casa de la Luisa a ver películas no autorizadas.

Todas las veces que se marchaban, Manolito y el Imbécil se lo pasaban genial pero, esta vez sería diferente, ya que el bebe grande estaba malo.

Manolito tendría que darle el jarabe al Imbécil cada vez que sonase la alarma.

Por la tarde de ese viernes, los padres de Manolito se fueron al hiper y le dijeron: “Recuerda, Manolito, 6 centímetros cúbicos a las seis”.

Cuando llegaron las 6, Manolito cogió el jarabe y se lo llevó al Imbécil. Cuando este los vio, se puso a llorar y a patalear hasta que tiré el cubilete y el jarabe.

Manolito sabía que si su madre viese el frasco vacío le echaría la culpa a él, por lo que tuvo que hacer él mismo un jarabe, y la fórmula era mermelada de fresas salvajes, leche y azúcar. Lo agitó y el imbécil se lo bebió sin rechistar diciendo: “El nene quiere más”.

Le gustó tanto que se planto delante del reloj para esperar a que sonase la alarma. Cuando sonó se tomó el jarabe, pero estaba tan bueno que Manolito decidió darle más y ya de paso el también tomaría.

Total que por la tarde tuvo que hacer tres frascos ya que se los bebieron enteros.

Al día siguiente, el Imbécil se había curado, pero, todo se le paso a la barriga, eso por glotón.

La conciencia tranquila

Manolito está culpado por un delito. Un delito, que no cometió. Todo ocurrió cuando:

Manolito y el Orejones iban al parque del Ahorcado cuando vieron a Yihad, Estos, se acercaron a él, y Yihad les contó que esperaba a los del Baronesa Thyssen para jugar un amistoso y les dio permiso para que se quedasen a mirar.

Cuando les iban a dar las gracias este sacó un cigarrillo del bolsillo de su pantalón. Lo encendió, se lo metió en la boca e inició una demostración de todo lo que sabía hacer.

Cuando terminó llegaron los del Baronesa y dijo que quién quería sujetarle el cigarro y el Orejones y Manolito levantaron la mano. Primero lo cogió el Orejones y cuando terminó su turno se lo pasó a Manolito.

Una vez lo cogió, Manolito se imaginó que era un gran actor, un tío interesante hasta que todo se le esfumó de la cabeza cuando vió que su madre se acercaba corriendo.

Cuando se dio cuenta que venia por el cigarro, le acerco la nunca para que su madre le pegara una colleja. Manolito intentó hacer que su madre creyera que no fumaba pero fue imposible.

El nene no está calvo

Los amigos de Manolito le envidian por el camión de su padre. Y lo envidian porque cuando su padre vuelve de los largos viajes que hace toca dos veces la bocina para que todos bajen a recibirlo.

El otro día, volvió a sonar la bocina a las dos de la mañana y Manolito y el Imbécil y su madre, bajaron a recibirlo. Subieron arriba y cenaron huevos fritos y como todas las veces que vuelve midió a Manolito y al Imbécil y el padre de estos dijo: ”Os tenéis que cortar el pelo, ¿eh?”.

Y como siempre, los quiere llevar al maestro de la tijera, Esteban. El señor Esteban padece parkinson por lo que a nadie le hace mucha gracia que le corte el pelo. Así que Manolito decidió cortarle el mismo el pelo a su hermano.

Como nunca se le igualaba, le tenía que cortar cada vez más, y más, y más el pelo.

Quiso dejarle una coletilla, como la que llevaba Yihad el año pasado. Le cortó tanto, tanto que el imbécil se queda calvo, aunque no del todo, ya que tenía su coletilla.

Sus padres los esperaban abajo. Cuando bajaron y vieron al Imbécil dijeron que el niño estaba calvo, y este les corrigió: “El nene no está calvo, está guapo”.

La madre los subió arriba, castigo a Manolito, y lo peor de todo, le cortó la coletilla.

La novia de España.

Manolito Gafotas es bastante optimista, aunque hay personas que lo atacan de los nervios, como Yihad, que siempre termina ganándole todos los tazos que le compra su abuelo.

Cuando estaba odiándolo, se le acercó la Susana Bragas-sucias y le dio un papel en el que ponía: ”Gafotas. Has sido elegido entre muchas personas para celebrar conmigo mi cumpleaños el próximo lunes. No te machaques el cerebro para elegirme el regalo; he pensado que es más cómodo que me des el dinero. ¡No hables con nadie de eso!”.

Manolito se quedó con la boca abierta. Tenía muchas ganas da contárselo a alguien, así que decidió decírselo al abuelo. Le pidió mil ptas. a este y se las dio, más otras mil que tenía, le podía dar a Susanita dos mil.

Como Manolito se rompió el chándal su madre fue a comprarle uno y encontró una oferta en la que le regalaban un montón de chándals de las Tortugas Ninga.

Cuando llegó el día del cumpleaños, Manolito se puso el Chándal de las Tortugas Ninja y se peinó en plan onda Super Mán, cogió las 2.000ptas. y se fue a casa de Susanita Bragas-sucias.

Cuando entró vio que ahí estaban Yihad, El Orejones, Arturo Román, Paquito Medina, Oscar Mayer… y todos vestidos igual, con el chándal de las Tortugas Ninga. Todos dejaron los sobres con el dinero encima de una mesa y se fueron al parque del Ahorcado. Luego más tarde bajó Susana con todos los sobres y dijo devolviéndolos: “Me habéis fastidiado el Walkman que tenía pensado comprarme”. Como dijo esta, los demás se sintieron mal y decidieron comprarle un Walkman reuniendo el dinero. La Susana no era la novia de Yihad ni de nadie, era la novia de España.

Supermán Olito

La madre de Manolito y la Luisa estaban encantadas con que el lunes echasen Súper-mán.

Pero no era porque le fuesen a ver, si no que se podrían marchar a probarse bañadores al Alcampo.

Cuando se marcharon, dieron un portazo, y allí estaban Manolito, el Imbécil, el chupete y el azúcar delante del televisor viendo SM. Hasta que se fue la emisión. Se asomaron a la ventana y vieron que el cielo estaba negro y llovía piedras.

Manolito tragó saliva y tomó una gran decisión: sería Manolito el Protector, Supermán-Olito.

Cogió a su hermano en brazos y le soltó un discursito. Cuando este lo termino el Imbécil comenzó a llorar y como la habitación estaba cada vez más oscura, fue a encender la luz pero como Supermán, los había abandonado.

Se volvieron a sentar en el sofá y mojaron en el azúcar. El agua estaba empezando a entrar por la ventana y cada vez tenían más miedo. Se levantó para cerrar la ventana, pero vino un golpe de viento y éste se estrelló y se rompió.

Supermán-Olito en un momento de desesperación llevó a su hermano y al azucarero al armario de sus padres y desde dentro cerraron.

Estuvieron llorando pero como tenían el azúcar se fueron consolando poco a poco.

Al cabo de un rato se escucharon los tacones de sus madres, hasta que la Luisa abrió el armario.

Para sorpresa de Manolito su madre no le regañó, a cambio de no contarle a su padre que habían estado solos durante la tormenta.

La tía Melitona

Un día, la sita Asunción entró en la clase con una caja enorme de cartón. Todos preguntaron qué había en la caja pero la sita no hizo caso y se dio la vuelta para escribir en la pizarra.

La sita se volvió a dar la vuelta y dijo que iban a dedicar una hora para ensayar una canción para el festival de fin de curso. Cuando terminó de hablar, abrió la caja y de ella sacó un tambor, una pandereta y una botella de anís del Mono.

A Yihad le dio el tambor (a base de amenazas), a Manolito la botella de anís y al Orejones la pandereta.

Cuando comenzaron, Yihad se mosqueó porque se escuchaba mas la pandereta del Orejones que su tambor por eso le tirón un palo. Pero el Orejones se agachó y le dio a las gafas del Gafotas y se le cayó la botella de Anís, Por eso, el abuelo tuvo que beberse una botella entera de anís.

A la semana siguiente, la sita decidió pasar a la 2ª parte: el baile.

La sita se emocionó tanto que comenzó a bailar una especie de jota pegando unos enormes saltos.

Hasta que al pegar un salto no encontró los pies y se cayó. Se rompió la cadera.

Ahora, hace dos semanas que no va a clase por lo que el Sr. Solls cuida a los delincuentes.

Esta misma tarde el abuelo, Manolito y el señor Solls fueron a verla y le llevaron flores y una caja de bombones. Luego le dijeron que cerrara los ojos y en un one, two, three todos comenzaron a actuar. Allí fue toda la clase.

Hasta que se despidieron con un: ”Bueno, delincuentes, a ver qué hacéis en mi ausencia.

La tía Melitona el retorno

La sita volvió. Llevaba un bastón e iba arrastrando una pierna. El señor Solls le explicó a la clase de Manolito que ésta estaba muda a causa del tubo que le metieron en la garganta para que no se ahogara en la operación.

Por fin había llegado la sita. Abrió la puerta y se dirigió a la pizarra. Comenzó a escribir en ella saludando y escribiendo los deberes.

Como siempre que mandaba deberes, la clase comenzó a hablar. A los diez o quince minutos el director entró en la clase y pegó un chillido. En este momento, la clase se dio cuenta de todos los puntos negativos y de todas las advertencias que había escrito la sita. La sita se había ido al día siguiente volvió. Hizo lo mismo del día anterior, mandó la tarea por escrito, pero cuando la clase comenzó a hablar, la sita no escribió nada en la pizarra. Al rato se escuchó un gran pitido. Era un silbato. Cosa que no le gustó a Yihad, que junto a Manolito Gafotas, el Orejones, Arturo y Paquito decidieron quitarle el garbanzo del pito de la sita Asunción. El plan se efectuaría durante el tiempo de recreo.

Cuando el recreo terminó se pusieron a escribir y a hablar.

Primero se pusieron a hablar, en un toro normal, como siempre, y luego se pusieron a gritar como siempre.

Cuando la sita se fue al centro de la clase, cuando se llevó el pito al centro de la clase, cuando sopló con todas sus fuerzas y cuando este no sonó, puso sus ojos en Yihad.

La sita no pudo contenerse y pegó el grito más fuerte de su vida.

El director entró en la clase y la soltó unas cuantas indirectas a la sita.

Cuando éste se fue la sita habló con Yihad y le dijo que volviese a dejar el garbanzao en el pito. Cuando lo puso entonces le dijo: ”…será mejor que te lo quedes”.

Ahora Yihad no deja a nadie en paz ya que la sita le ha regalado su pito.

La banda de los pies sucios

La tarde de aquel sábado histórico estaban en casa del Orejones viendo una película Yihad, Arturo Román, Paquito Medina, el Orejones, Manolito y el Imbécil.

La película trataba de unos niños y un perro que forman una pandilla e investigan casos criminales. A Yihad se le ocurrió formar una parecida que se Llamaría la banda de Los Pies Sucios (el nombre de la banda se le ocurrió a Manolito, es que a Yihad no le dé más abasto su cerebro). Solo les faltaba el perro por lo que la Boni serviría (que es la perra de la Luisa). Manolito fue nombrado Tesorero.

La primera misión especial fue echar a los tíos del I. Baronesa Thyssen del parque del Ahorcado, que habían tomado el parque como un campo de fútbol.

Cuando fueron al parque del Ahorcado, esperaron hasta que llegasen los del Baronesa y jugasen al fútbol. Cuando llegaron y comenzaron a jugar, la banda de los Pies Sucios se interpuso en su camino… hasta que le dieron un buen pelotazo a Yihad y se cayó al suelo.

Entonces el jefe anunció la retirada.

A Yihad ya no le gustaban este tipo de bandas por lo que anunció que a partir de ese momento serían la Asociación Cultural Pies Sucios.

A la tercera semana ocurrió algo extraño y es que cada día faltaba más dinero.

No pudieron comprar casi nada. Pero Manolito se libró del castigo del jefe porque el Imbécil compartió su bolsa de chucherías con todo el mundo.

Pero cuando estas se agotaron, Yihad pidió explicaciones a Manolito. Estaba Manolito a punto de recibir su castigo, cuando el imbécil dijo: ”El nene compra con el cerdo”. Dicho esto, se sacó un montón de monedas del bolsillo.

Se comieron el resto de las chucherías, vieron una peli y disolvieron la asociación.

La boni

La Luisa le pidió a la madre de Manolito que se quedara con su perra, la Boni.

La Boni es un cruce de chuchos y tiene la cabeza y el cuerpo muy gordos y las patas delgadas. Este perro no es como los demás, y es que solo come bombones y solomillo, es muy exquisita.

La madre de Manolito le dijo a la Luisa que sí, que se quedaría con su perra el fin de semana, aunque no la hacía mucha gracia ya que esta le arruinaba con las comidas.

El viernes por la noche ya estaba la Boni con ellos. Cuando la madre de Manolito se acostó, este cogió a la Boni y le puso en los pies de su cama y del abuelo. Cuando despertaron se encontraron a la Boni dentro de la cama con la cabeza apoyada en la almohada.

Desayunaron super-rápido, como tenían que sacar a la perra a pasear…

La llevaron al parque del Ahorcado el Imbécil y Manolito y na vez allí, soltaron a la perra. Se descuidaron por un momento y, “¡no vieron a la Boni!. La buscaron hasta por la puerta de la cárcel, fueron a buscarla a la Porfiría y el... Tropezón ¡ Allí estaban la perra y el abuelo, desayunando café con gambas.

La verdad es que es una perra bastante exquisita.

La boni va a la escuela

Todas las mañanas en la escalera de Manolito se arma una buena y todos los días el vecino del cuarto chilla por el escándalo que lían cuando Manolito va a la escuela.

Como siempre se lleva un bocadillo de chopped, la Luisa baja a despedirse de él y a darle un huevo Kinder para quitarle el sabor a chopped. Y como siempre baja la Boni con ella…

Un día cuando le estaba dando el Kinder y le dio las gracias se marcho al colegio, pero con una diferencia, que la Boni lo estaba persiguiendo.

Este le persiguió hasta la escuela y entró en ella. Subió las escaleras anduvo por todo el pasillo y se coló en la clase de Manolito Gafotas junto a éste y su amigo el cerdo traidor, el Orejones.

La clase de Manolito le hizo una cuna a la perra con las mochilas… Todo fue perfecto hasta que la sita Asunción se cambió las gafas de cerca para ponerse las de lejos y ahí fue cuando vió a la Boni,, pero, por suerte no tuvo tiempo de chillar, ya que entró la Luisa en la clase y se llevó a su Boni dándole las gracias a todo el mundo. .

Una mentira piadosa

Lo único malo de que lleguen las vacaciones, es que con ellas llegan las notas y los suspensos.

Llegaron las vacaciones y la hora de recoger los boletines. Como el Imbécil estaba malo, la madre de Manolito no pudo ir a recogerlas por lo que va a ir el abuelo, por suerte de Manolito. Cuando llegaron al colegio, en el pasillo ya se encontraban Yihad, el Orejones, la Susana, Paquito Medina, Arturo Román y otros que no conocemos.

Llegó el turno del Orejones y entró solamente la madre porque este decía que la entrega era una escena muy emotiva. Le quedaron tres. Yihad ya había recibido las suyas, por lo que estaba saltando, demostrando que había aprobado gimnasia, aparte de plástica y religión(que según él, es una asignatura muy difícil). Por fin llegó el turno de Manolito, y la sita le dijo a su abuelo que era un niño muy vago y que no hacía otra cosa más que hablar e ir al parque del Ahorcado, por lo que había suspendido matemáticas.

Manolito comenzó a llorar, y su abuelo le dio un pañuelo para que se limpiase los mocos y se secara las lágrimas.

Ya estaban en la puerta del Tropezón cuando salió Ezequiel y le preguntó que le pasaba, este le contestó y subió para su casa. El abuelo se quedó en el bar para tomarse un tinto de verano.

Subió las escaleras y se encontró a la Luisa que abrió la puerta justo cuando este pasaba por ella. La Luisa, para consolarlo, le dijo que en su casa tenía una cama y una casa en la que poder vivir si la necesitase.

Cuando la Luisa se metió en su casa Manolito subió tres escalones y se paró esperando a que llegase su abuelo del Tropezón. Cuando el abuelo subió, Manolito pudo darse cuenta de que su abuelo se había tomado cuatro tintos de verano. Como el abuelo ya había llegado, ya podía subir a su casa. La madre de Manolito se limitó a decir que lo sabía y que lo sabía. Comenzó a decir que le había fastidiado las vacaciones y se puso a llorar el Imbécil, luego el abuelo, y después Catalina(que sino lo sabías es la madre de Manolito). Así, todos se pusieron a llorar. Manolito se marchó a su cuarto, y al cabo de un rato fue para allí el abuelo que le dijo que él y su madre, habían acordado no decirle nada al padre de Manolito hasta que la aprobase en septiembre con buena nota. También le dijo que le dirían que no es una mentira podrida, sino que sería una mentira piadosa.

2. - Descripción de los personajes principales

Manolito García Moreno

Conocido como Manolito Gafotas, ya que lleva gafas. Tiene el pelo de color castaño y los ojos marrones, es muy bajito, (es el mas bajo de su clase después de Mostaza). En el colegio no hace otra cosa mas que hablar y sacar ceros. Forma parte de la banda o de la Asociación Cultural de Los Pies Sucios. Sus amigos son el Orejones, Yihad, Arturo Román y Paquito Medina. Tiene un hermano pequeño llamado el Imbécil. Vive con él, con su abuelo Nicolás, con su madre y con su padre, que es camionero.

El Imbécil

Es el hermano de Manolito. Tiene cuatro años, y todavía lleva chupete, duerme en cuna y aún no controla sus esfínteres. Al igual que su hermano, tiene los ojos marrones y el pelo de color castaño. Para Catalina, (que es su madre)es el preferido.

El abuelo

Este señor se llama Nicolás Moreno. Es el mejor amigo de su nieto, Manolito Gafotas, y con él comparte muchas aventuras y secretos. Lleva dentadura postiza y una boina, y sus aficiones son ir al Tropezón y dormir la siesta en el parque del Ahorcado con el abuelo de Yihad.

El Orejones

Le llaman así porque tiene las orejas muy grandes. Sus amigos no le conocen por su nombre y sus padres están divorciados por lo que su madre nunca le regaña, ya que se siente culpable por las cosas que comete.

Yihad

Es el chulito de la banda de los pies Sucios, y amigo de conveniencia de Manolito y del Orejones. Tiene los ojos marrones y el pelo castaño, suele ir con el flequillo en los ojos, y lleva siempre una chaqueta con el cuello levantado. A veces se junta con los del I. Baronesa Thyssen.

Catalina Moreno

Es la madre de Manolito y del Imbécil, y parece que su misión en la vida es asestar collejas a su hijo mayor. Le encanta salir de compras con la Luisa que es su vecina, a parte de ser su mejor amiga. Le encanta ir a la casa de su amiga todas las noches para ver películas no autorizadas.

La Luisa

Es la vecina del primero. Junto a Bernabé, que es su marido, es la madrina de Manolito. Tiene una perra a la que le llaman Boni. No tiene ningún hijo por lo que quiere a Manolito y al Imbécil como si lo fueran.

La sita Asunción

Es la profesora de Manolito Gafotas. Llama a los alumnos de la clase de Manolito delincuentes ya que no los soporta. Lleva gafas, es bajita y está muy gorda.

La Boni

Es la perra de la Luisa y es una mezcla de chuchos. Tiene el cuerpo y la cabeza muy gordos y las patas muy delgadas cómo las de una bailarina. A veces se queda a dormir en casa de Manolito.

3. - Ficha técnica

Título: Pobre Manolito

Autor: Elvira Lindo

Nº de páginas: 152

Situación geográfica: Carabanchel, (Madrid)

Tiempo en que se narra la historia: Tiempo actual

4.- Crítica personal

Yo pienso que este libro, a pesar de ser muy divertido, puede llegar a ofender a personas y que no es un ejemplo a seguir. Esto no quiere decir que no me guste, al revés, me ha encantado. Las travesuras y peripecias de Manolito Gafotas son únicas y creo que únicamente se puede saber de ellas leyendo este libro.

En cuanto al capítulo que más me ha gustado, creo que no podría decírselo, ya que todos los capítulos son de mi agrado. Aunque sí que le puedo comentar que travesura me ha gustado más. En el capítulo de “El nene no está calvo” estuvo muy bien lo que le dijo el Imbécil a su madre: ”El nene no está calvo, el nene, fresquito”. Y enseñó la coletilla que su hermano le había dejado, como diciendo que si tiene pelo.

Pienso que el entorno en el que se desarrolla la historia es muy parecido a la que se desarrolla en la vida real, por lo que todo lo que ocurre en este libro de 152 páginas, es el resumen de la vida de muchos españoles, y quién sabe si a lo mejor tambien a la de algunos niños de mi clase del instituto.