Población de México

Demografía. Distribución. Clasificación. Tasa de natalidad. Mortalidad. Crecimiento. Inmigración y emigración

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Graduado en Turismo
UNED
Con la Universidad Nacional de Educación a Distancia te formarás como profesional especializado en materia...
Solicita InformaciÓn

Técnico en gestión de empresas de servicios turísticos
Churruca Formación
El sector turístico se caracteriza por constituir una actividad económica fructífera y repleta de posibilidades....
Solicita InformaciÓn

publicidad

POBLACIÓN : NÚMERO, DENSIDAD, EVOLUCIÓN Y COMPOSICIÓN

La población de México al año 2007 alcanza los 108.700.891 habitantes, ocupando el puesto número once de entre los países con mayor población del mundo.

La densidad poblacional es de 52,3 hab/km2 y el ritmo de crecimiento de la población mexicana mantuvo una proyección ascendente a partir del año 1921, tras un periodo descendente entre 1910 y 1921. En el año 1921 la población era de 14,3 millones, pasando en 1940 a 19,6 millones y a partir de ese año se produjo un aceleramiento en la explosión demográfica doblándose la población en 1970. En la década de los años 70 hay un crecimiento del 40%, ritmo que, aunque más moderado, se mantiene en los años 80 hasta la actualidad.

La población está integrada hoy por tres grupos étnicos : indígena en un 30%; blanco en un 9% y mestizo en un 60%, siendo éste último el grupo más importante. A los mestizos se les llama indiomestizos, euromestizos o afromestizos, según los rasgos físicos dominantes.

DISTRIBUCIÓN DE LA POBLACIÓN

El desplazamiento del campo a la ciudad ha sido un fenómeno relevante en la evolución de la demografía mexicana durante el siglo XX. En 1900 la población urbana no llegaba al 30% del total, mientras que al finalizar el siglo representaba las tres cuartas partes del total.

Unas setenta ciudades mexicanas sobrepasan los 100.000 habitantes. Existen tres áreas metropolitanas principales : la de Ciudad de México, con unos 18 millones de habitantes (la segunda del mundo, después de New York), y las de Guadalajara y Monterrey, ambas entre los dos y tres millones de habitantes.

La distribución de la población es muy irregular. Las mayores densidades se hallan en los estados del centro del país, y destacan, aparte del área metropolitana de la Ciudad de México, los estados de México, Morelos y Tlaxcala, que superan los 200 hab/km2. El desarrollo económico de las zonas Norte y Pacífico Norte han orientado la emigración interna de una parte importante de la población hacia dichas áreas.

CLASIFICACIÓN DE LA POBLACIÓN : SEXO, EDAD Y OCUPACIÓN LABORAL

Hay una mayor población femenina que masculina, pues si bien es cierto que nacen 1,05 hombres/nacimientos, la mayor mortalidad de estos determina que en su cómputo final conjunto, la proporción sea de 0,96 hombres por una mujer.

Por sectores de edad, se aprecia un peso importante de la infancia por cuanto los mexicanos con edad comprendida entre cero y catorce años representa el 30,1% del total. El grupo mayoritario es el que abarca desde los quince hasta los 64 años con un 64%, en tanto que los mayores de 65% son únicamente el 5,9% de la población, lo que indica que nos encontramos con un país de población esencialmente joven y edad activa.

La expectativa de vida es de 75,6 años, ocupando el puesto número 69 de entre los del mundo, indicativo de un nivel económico y sanitario superior a la media de países del mundo.

La tasa de desempleo es del 3,63% de la población activa, ocupando la industria un 24%, porcentaje semejante al de la agricultura, ganadería y pesca, siendo el resto (42%) incluido dentro del sector servicios. No obstante el relativamente bajo índice de desempleo, ello no impide la presencia de una fuerte emigración en busca de mejores condiciones de vida, especialmente hacia su vecino del norte.

TASAS DE NATALIDAD, MORTALIDAD Y CRECIMIENTO

En México hubo una elevada tasa de natalidad a partir de 1970, con un notable descenso de la tasa de mortalidad que pasó de ser del 33,6% en 1900 hasta alcanzar sólo el 5% a finales del siglo XX.

A este crecimiento contribuyó también la era de paz tras el fin de la Revolución en 1917, creando las condiciones necesarias para que desapareciera la emigración masiva. La contribución de la inmigración al incremento demográfico ha sido muy escasa a partir de 1950.

La tasa de natalidad actual es de 20,36 nacimientos/1.000 habitantes, ocupando el puesto número 102 entre los 217 del mundo.

La tasa de mortalidad actual es de 4,76/1.000 habitantes, ocupando el puesto 191 en el ranking mundial.

La tasa de mortalidad infantil es de 19,63/1.000 habitantes, siendo cuatro puntos superior entre los hombres que entre las mujeres.

La tasa de crecimiento es de 1,153%, existiendo una ligera disminución desde el 1,53% del año 2000 hasta la cifra antes indicada correspondiente al año 2007. Ocupa el puesto 117 de entre los del mundo, en una situación centrada en la tabla.

El descenso de la mortalidad primero y la posterior disminución de la fecundidad, fenómeno conocido como transición demográfica, marcó un cambio radical en el ritmo de crecimiento demográfico y en la estructura por edad de la población durante la última mitad del siglo XX.

En la actualidad, pese a que las bajas tasas de mortalidad y fecundidad persisten, la emigración hacia Estados Unidos de Norteamérica está contribuyendo significativamente a la disminución del ritmo de crecimiento de la población, de tal modo que si no existieran esos índices de emigración, la tasa anual de crecimiento sería del 1,9%, en lugar del 1,15%.

El país de México es demográficamente joven ya que el 38,3% de su población está por debajo de los quince años de edad y sólo el 6% supera los sesenta años.

INMIGRACIÓN Y EMIGRACIÓN

Durante el régimen colonial, hasta 1810, la inmigración se limitó a los españoles, pero a partir de ese año se abrió a otros países europeos, alcanzando su máximo entre 1910 y 1940.

Los datos sobre inmigración varían considerablemente según se trate de fuentes oficiales o de organismos privados o civiles. Tomando como referencia al inmigrante con residencia legal en México, la cifra de extranjeros residentes en éste país se aproxima a los 900.000, cuando en el año 1990 era sólo de 341.000. De ellos, el 86,9% procede de los Estados Unidos de Norteamérica, Argentina y España, con la excepción del Estado de Chiapas, donde la mayoría de inmigrantes son de América Central.

Salvo en Chiapas, la inmigración está compuesta mayoritariamente por individuos con un alto nivel educativo, pero su participación laboral es relativamente baja, pues solo un 45% de los extranjeros en edad activa trabajan.

En la frontera sur de México hay importantes corrientes migratorias, destacando la de los trabajadores agrícolas temporales y la de refugiados de países centroamericanos, así como emigrantes indocumentados en tránsito de otros países.

Como ya hemos apuntado, la emigración mexicana es principalmente hacia los EE.UU. En el año 2007 se estimó en 30 millones, las personas de origen mexicano que viven en ese país, de los cuales 18 millones nacieron en México, encontrándose muchos de ellos ilegalmente, buscando mejores condiciones socioeconómicas.

Canadá es el segundo país con mayor emigración, cerca de 50.000 residentes legales. Fuera de América, Alemania es la nación con mayor número de emigrantes mexicanos con alrededor de 35.000, en tanto que España residen legalmente unos 11.000.