Platón: dualismo

Filosofía griega. Pensamiento platónico. Dualismo ontológico y epistemológico. Teoría de las Ideas. Doxa. Episteme. Organización del Estado

  • Enviado por: Doble I
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad
cursos destacados
Actividades de Gestión Administrativa (Ajustado al Certificado de Profesionalidad)
Fomento Profesional
Las exigencias del personal administrativo han aumentado de forma considerable en los últimos años: sus labores no se...
Solicita InformaciÓn

Inteligencia Exitosa. Nuevo Paradigma para el Siglo XXI
UNED
Robert Sternberg es uno de los máximos especialistas mundiales en el tema de la inteligencia humana, su obra en 4...
Solicita InformaciÓn

publicidad

PLATÓN:

DUALISMO ONTOLÓGICO Y DUALISMO EPISTEMOLÓGICO

INTRODUCCIÓN

Platón es un pensador dualista, es decir, sostiene que la realidad está dividida en dos niveles, esto se conoce como dualismo ontológico. Asimismo, también piensa que el pensamiento es de dos naturalezas, éste es el dualismo epistemológico. A raíz de este dualismo, Platón centra su filosofía en teorizar como debe estar organizada la polis, sin caer en el error que comente la democracia, es decir, la ambición de sus gobernantes por el poder, lo que conlleva un Estado corrupto. Esta forma de concebir la filosofía le viene dada por la gran influencia de Sócrates, ya que Platón era el más entusiasta de sus discípulos. El odio a la democracia se justifica debido a que, tras la restauración de ésta en Atenas, dejando atrás el gobierno de los Treinta Tiranos, la democracia condenó a Sócrates a muerte. Este hecho causó, en Platón, un fuerte odio por la democracia, ya que la consideraba la responsable de matar al hombre más justo y sabio.

DESARROLLO

Como se ha dicho anteriormente, Platón considera que el objetivo último de la filosofía debe ser la organización de un Estado justo, basado en la verdad y no en la opinión.

Para solucionar el problema de la existencia de la verdad formula la “Teoría de las Ideas”. Ésta acepta como premisa que existe una realidad verdadera, que es, inmutable, eterna y universal. Esto no coincide con el mundo en el que se habita, ya que en él existen cosas cambiantes, que nacen y perecen. Por esto, piensa, que el verdadero ser debe estar en otro mundo, al que llama, el mundo inteligible, y al mundo habitado por los seres humanos, mundo sensible.

El mundo inteligible es aquel que se puede conocer a través de la razón, este conocimiento es el auténtico. Este mundo inteligible se divide, a su vez, en dos grandes realidades, el primero, y menos real, son los objetos matemáticos, entre los que se encuentran la aritmética, la geometría, la geometría plana, geometría de volúmenes, astronomía y armonía. En el segundo grado se encuentran las Ideas, que son objetivas, que no dependen de un sujeto; universales, que no son relativas; inmutables, que no cambian; eternas, que no nacen y no mueren; y jerarquizadas, que no todas tienen el mismo rango. En lo alto de esta jerarquización se encuentra la Idea del Bien, que sin ella no existirían las demás; tras ésta están las Ideas de Belleza y Justicia y, después, todas las demás.

Por otro lado, está el mundo sensible, que es temporal, cambiante, espacial y corruptible. Este es el mundo de las apariencias, es decir, lo que parece que es la verdad pero no lo es. Éste es conocido mediante los sentidos. El mundo sensible se divide en dos grados de realidad. El menos real es el de las sobras o apariencias, que son las copias de los objetos físicos. Un grado mayor de realidad son los objetos físicos, que son copias de las Ideas.

Puesto que hay dos mundos, el mundo sensible y el mundo inteligible, también hay dos formas de conocerlo y, dependiendo de qué grado de realidad conozcamos, estaremos en un grado diferente de conocimiento.

Platón explica el conocimiento como la reminiscencia del alma, es decir, el alma ya ha estado en el mundo inteligible y lo ha visto todo, pero, al caer en el mundo sensible, se ha olvidado, por ello, para alcanzar el máximo grado de conocimiento, necesitamos un maestro que ayude a recordar lo que ya había visto. El conocimiento se divide en dos, doxa, que es el conocimiento del mundo sensible, y la episteme, que es el conocimiento del mundo inteligible. La doxa se divide en dos grados de conocimiento, el más bajo es la eikasía, es decir, el conocimiento de las sombras o apariencias. Éste es el conocimiento más primitivo y, según Platón, el que tiene la mayoría de los hombres. El segundo grado es el de la pistis, éste es un poco más real, en él se encuentran los que conocen los objetos físicos.

La episteme se divide, también, en dos grados de conocimiento, la dianoia, que es donde se encuentran las personas que tienen conocimientos matemáticos, ya que éstos tienen conocimientos abstractos, pero deben estar apoyados en una hipótesis. El máximo grado de conocimiento es la noesis, en él se encuentran las personas que conocen las Ideas, y sobre todo, la Idea del Bien, sin la que no podrían conocer las demás.

Para explicar este dualismo, Platón utiliza el símil de la línea, en él representa los grados de realidad y conocimiento.

'Platn: dualismo'

CONCLUSIÓN

En definitiva, Platón piensa que hay dos niveles de realidad, mundo sensible y mundo inteligible, y, asimismo, piensa que hay dos niveles de conocimiento, doxa y episteme. Esto le servirá, como se ha dicho anteriormente, para organizar la polis, ya que, dependiendo en qué nivel esté una persona, desempeñará un cargo u otro dentro de la sociedad. Ésta la divide en tres clases sociales, la primera es la de los productores, quienes poseen el conocimiento más básico, es decir, conocen las sombras o apariencias. Después se encuentran los guardianes, los cuales tienen un conocimiento mayor, es decir, los objetos materiales. Por último, en esta sociedad ideal se encontrarían los filósofos, quienes gobernarán esta ciudad y poseen el conocimiento del mundo inteligible.