Platón

Filosofía. Pensamiento principal. Influencias. Repercusión

  • Enviado por: Christian
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Platón

Ideas principales de su pensamiento

Platón plantea de la manera siguiente el problema de la naturaleza: la naturaleza tiene tres causas, una causa material (la materia), de la que la causa productora (el Demiurgo) se sirve para crear el mundo, siguiendo un “modelo perfecto”, la causa formal, que son las Ideas. Entonces todo lo que existe en el mundo va a ser imperfecto, ya que ha sido creado imitando a las Ideas perfectas con la materia.

La teoría principal de Platón es la teoría de las Ideas, en la que expone la existencia de dos mundos: el mundo sensible, y el mundo inteligible o mundo de las Ideas. Estos dos mundos poseen unas características radicalmente diferentes: el mundo sensible es el mundo físico, material, y de continuos cambios y que sólo puede provocar en nosotros el conocimiento al que llegan los sentidos, el conocimiento de doxa u opinión, está formado por las cosas materiales que son compuestos, mutables e imperfectas. El mundo inteligible está fuera del espacio y el tiempo y tiene existencia real, provoca en nosotros el conocimiento real o episteme, que nos permite conocer la esencia de las cosas, las Ideas, que son simples, inmutables, inmateriales y perfectas.

El conocimiento para Platón se va a producir por reminiscencia, es decir, conocer es recordar, puesto que el alma ha estado contemplando las Ideas antes de unirse al cuerpo. Se pueden distinguir dos grados de conocimiento: el conocimiento de doxa, que es el conocimiento sensible, cuyo objeto es el mundo cambiante percibido por los sentidos y que sólo proporciona un conocimiento de opinión; y el Episteme, el conocimiento intelectual, que tendrá como objeto el mundo inteligible que es inmutable, proporciona un conocimiento universal, el verdadero saber. Las sensaciones, transmitidas por los sentidos sirven de ocasión para recordar las Ideas que el alma ha estado contemplando, y esto recibe el nombre de Anámmesis. Para que el alma, pueda recordar algo, tiene que haber tenido una existencia previa a la que tiene unida al cuerpo.

Platón tiene una concepción dualista del hombre, considera que está compuesto de cuerpo y alma, el cuerpo es la parte perteneciente al mundo sensible, y el alma al mundo de las Ideas. El hombre es lo que es su alma, y ésta está siendo el fundamento de las actividades racionales. Esta unión es accidental, no es una unión natural ni es imprescindible, el alma está “encarcelada” en el cuerpo, y su función durante este tiempo es la purificación, es decir, se ha de evadir del cuerpo conociendo las Ideas racionalmente y no dejándose llevar por los sentidos. Platón distingue tres partes o funciones del alma: alma racional, sede de las facultades superiores del hombre (las facultades racionales), el alma irascible, sede de las pasiones nobles del hombre (la fortaleza, la nobleza, etc.) y el alma concupiscible, sede de las bajas pasiones (los apetitos y placeres). Para que el alma se purifique, la parte racional ha de dominar a las partes irascible y concupiscible. Tras la muerte, el destino del alma es la reencarnación.

Respecto a la política y la moral, Platón considera que la justicia consiste en que cada individuo realice la función que le corresponde según el tipo de función del alma que lo domine: si predomina el alma racional (que corresponde a la sabiduría) serán gobernantes, si lo que predomina es el alma irascible (que corresponde a la nobleza y el valor), serán guardianes o guerreros, y si predomina el alma concupiscible (que corresponde a la templanza) serán artesanos. Los artesanos se van a dedicar a producir los medios para satisfacer las necesidades básicas, los guardianes protegerán la sociedad en conflictos con otras sociedades, y los gobernantes se encargarán de dirigir la polis. En la teoría política de Platón, la educación va a tener un papel fundamental, va a ser la justificación de los gobernantes ya que los que gobiernen han de ser los sabios. El Estado surge para satisfacer las necesidades básicas del hombre, ya que esto es más fácil cuando se vive en comunidad ya que es posible realizar una especialización del trabajo. Sin embargo, la teoría política de Platón no se pondrá en práctica, ya que éste queda defraudado por las políticas que se dan en Atenas en su época: la democracia y la tiranía.

Marco histórico, sociocultural y filosófico en relación con su pensamiento

Uno de los propósitos principales de Platón fue proponer un sistema político ideal en la sociedad griega. Antes de su nacimiento, la organización de la sociedad había ido evolucionando, surgió la tiranía, en torno a la figura del tirano, y que estaba caracterizada por la arbitrariedad de éste, y posteriormente surgió la democracia, asumiéndose la igualdad básica entre las personas y la estabilidad en la vida política. Tras las Guerras Médicas, de los persas contra los griegos, Atenas se convierte en el estado más influyente de Grecia, y su esplendor se culmina con la época de Pericles, cuando la democracia alcanza las más altas cotas en Grecia. Tras la muerte de éste, y las guerras del Peloponeso con Esparta, Atenas es derrotada, y la democracia es sustituida por el gobierno de los Treinta Tiranos. Platón vive su infancia y juventud en una ciudad en guerra. Le defraudan tanto la tiranía, por el régimen de terror que instauran los Tiranos, como la democracia, ya que posteriormente se instaura un régimen democrático que condena a su maestro Sócrates. Como consecuencia, Platón deja de preocuparse por la política y se dedica al estudio de la filosofía.

En la época de Platón, la sociedad griega toma conciencia de la igualdad de los ciudadanos ante la ley, y de que el valor de los ciudadanos dentro de la polis es el mismo. Esto es una condición necesaria para el surgimiento de la filosofía, ya que ésta era concebida como un lenguaje común para todos los hombres y sólo puede existir una sabiduría universal allí donde se supone que todos los hombres son esencialmente iguales. Había dos sistemas políticos y dos ideologías en lucha: la tiranía, que era vista por Platón como la plasmación de la incompetencia política, la crueldad caprichosa y la arbitrariedad, y la democracia, que por su parte elegía a las personas para ocupar cargos por sorteo y no por su preparación. Platón vive su infancia en la época dorada de Atenas, y esto le permite recibir una educación esmerada. Atenas presumía en aquel momento además de un gran desarrollo cultural. La figura del sofista era muy importante, ya que sus enseñanzas sobre como argumentar eran necesarias y sumamente valoradas por los ciudadanos, Platón los criticará ya que no enseñaban a descubrir la verdad, si no a simplemente a convencer.

En el tiempo de Platón discutir sobre temas filosóficos era bastante usual. Las teorías de Heráclito y Parménides eran defendidas por sus discípulos, como ocurría con Anaxágoras, y las doctrinas pitagóricas, con las que Platón entraría en contacto en uno de sus viajes. La gran figura intelectual en la época de Platón fue Sócrates, que solía estar rodeado de jóvenes con los que hablaba y discutía sobre temas fundamentalmente éticos. Por otra parte, uno de los hechos que más ha trascendido de Platón fue que creó la Academia, que se podría considerar la primera Universidad del mundo.

Principales influencias recibidas, repercusión posterior y vigencia actual de su pensamiento

El gran maestro de Platón fue Sócrates, pero éste no dejó sus pensamientos escritos, Platón intenta plasmar las ideas de su maestro, con mayor fidelidad al principio y más adelante transformándolas de forma más acorde a su propio pensamiento. Se pueden destacar dos influencias fundamentales de Sócrates. En primer lugar, la importancia dada al concepto, así como la geometría intenta reducir las múltiples formas sensibles a unas pocas figuras, Sócrates pretendía hacer lo mismo con la moral y obtener de este modo la definición de las virtudes, y esta definición vendría dada por el concepto de cada una de ellas. La segunda influencia de Sócrates en Platón reside en la importancia que daba a la moral. Ésta era importante para el individuo y para la sociedad, la influencia de esta idea es palpable en el Menón, ya que se trata el tema de si es enseñable o no la virtud. También influyeron en Platón otros autores, los pitagóricos le comunicaron su interés por las matemáticas, así como ciertas ideas de Heráclito o Parménides.

Platón, es uno de los pensadores que más profundamente ha influido en la historia de la filosofía, ya se hallan asumido sus ideas o se hallan rechazado, la huella de Platón siempre ha estado presente. El primero en recibir su herencia intelectual fue Aristóteles, tanto para criticarle como para mantener algunas de sus ideas. Por otro lado, la Academia Platónica se encargó de mantener y difundir las ideas de su fundador, aunque más tarde se adoptó una postura que sintetizaba el platonismo con otras ideas que fueron surgiendo, el neoplatonismo. En la época medieval, la influencia de Platón llega a San Agustín, y éste realiza la primera armonización de Platón con el cristianismo, la segunda la hará Santo Tomás, que unirá a Aristóteles con el pensamiento cristiano, aunque también se podrán encontrar elementos platónicos. En el Renacimiento, el platonismo cobra auge, y a medida que pasa el tiempo su influencia se hace menos explícita, pero esto no indica que desaparezca. Cualquier filosofía idealista ha de reconocer su deuda con Platón. Además, no puede negarse la influencia de Platón en autores como Nietzsche, aunque sea precisamente para hacerle una crítica radical.

Hoy día nadie es platónico al pie de la letra, pero el platonismo es una actitud que puede encontrarse con mayor o menor fuerza tanto en pensadores como en cualquier persona. La desconfianza hacia los sentidos, la importancia del diálogo racional como método de conocimiento y resolución de conflictos, la existencia o no existencia de un mundo distinto al que observamos o la importancia que debe de atribuírsele a la razón y los límites de ésta para organizar la sociedad son problemas actuales cuyo planteamiento remite constantemente al pensamiento de Platón.

- 2 -