Platón

Contexto Histórico. Metafísica. Ética. Teoría del Conocimiento. El Ser Humano. Política

  • Enviado por: QuiQue
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

  • Contexto histórico, sociocultural y filosófico.

Platón (428 - 348 a. C.) nace y vive en un periodo de gran inestabilidad política y social debido a que después de haberse convertido Atenas en uno de los centros culturales y filosóficos más impotentes, llegando a una democracia plena con Pericles (siglo V a. C.), Platón sufre la etapa de la decadencia de la democracia (producida por la derrota de Atenas a manos de Esparta) llegando al poder un grupo de treinta tiranos que instauraron un gobierno antidemocrático basado en las antiguas leyes y favoreciendo a la antigua aristocracia.

Después de un año, se produjo la instauración de una democracia en la cual se había desarrollado una ideología caracterizada por un escepticismo y relativismo promulgado por los sofistas que, según Platón, fueron una de las causas de la decadencia de Atenas, ya que él pensaba que sí había una verdad universal (al igual que su maestro Sócrates, el cual con la llegada de la democracia fue condenado a muerte, produciendo un mayor desprecio de la democracia en Platón).

En su contexto filosófico, Platón tuvo contacto con la escuela órfico-pitagórica de la cual extrae la idea de la reencarnación del alma hasta llegar a una purificación. Además tuvo relación con Cratilo (discípulo de Heráclito) lo que le influyó para indicar que el mundo sensible está sometido a un cambio continuo.

  • Metafísica.

Platón interpreta la realidad dividiéndola en dos mundos: el mundo sensible y el de las ideas.

El mundo sensible es aquel que se percibe con los sentidos, es imperfecto y está sometido a continuo cambio. El mundo inteligible o de las ideas, por el contrario, es perfecto, no está sometido a cambios y acoge las esencias puras, es decir, los conceptos o ideas. En este mundo las ideas están jerarquizadas: en la base están las ideas de las entidades sensibles, después las ideas matemáticas, las ideas de justicia y belleza y por último, por encima de todas, la idea del bien. Tiene por tanto una visión dualista de la realidad. Además afirma la existencia de un Demiurgo entra ambos mundo encargado de crear las cosas en el mundo sensible a partir de las ideas, siendo más perfectas las cosas en el mundo sensible cuanto más similitud con las ideas tengan. Por tanto las ideas de bien y mal surgen en relación a esa perfección, siendo el mal la ausencia de bien, de perfección.

  • Ética.

Para Platón la ética hace referencia a la armonía que debe en el alma, una vez conseguida habrá virtud. Platón enumera tres virtudes mediante las cuales un hombre puede ser virtuoso. La prudencia (vinculada al alma racional) es saber elegir lo más conveniente en cada momento. La fortaleza (vinculada a la irascible) es la determinación para conseguir el fin que se persigue. La templanza (en relación con el alma concupiscible) capacidad de moderación de los apetitos y deseos.

  • Teoría del conocimiento.

Para Platón, el proceso de conocimiento se basa en una reminiscencia, es decir, en recordar lo que se había olvidado. En el momento en que el alma se une al cuerpo, ésta olvida todo lo aprendido. La reminiscencia consiste en recordar por medio de las cosas sensibles la esencia pura, el concepto. Esto explica cómo puede el hombre concebir conceptos como el de belleza, que no existen de forma propia en el mundo sensible, en el que sólo hay cosas bellas, pero sí existe ese concepto en el mundo de las ideas.

Platón, con el mito de la caverna explica este proceso. Propone una caverna en la que hay presos encadenados que únicamente han visto en su vida las sombras que generan en la pared unos objetos (el mundo de la caverna correspondería al ámbito sensible, doxa). Un preso se libera y comienza a ver como son las cosas en realidad, primero ve los objetos y el fuego que hacían las sombras y después sale de la caverna. Como la idea del bien simbolizada por el sol puede ser cegadora, primero pira los objetos por medio de su reflejo en el agua (se correspondería con las ideas matemáticas), después aprecia los objetos fuero de la caverna directamente, y por último aprecia el sol. Este preso liberado correspondería con el filósofo.

  • El ser humano.

Platón explica que el hombre es una realidad dual, que está compuesto de alma y cuerpo, siendo el alma la parte más valiosa y el cuerpo un estorbo para el alma el cual impide a ésta la plena contemplación de las Ideas. La unión entre alma y cuerpo es por tanto meramente accidental, por lo que el alma puede vivir separada del cuerpo tanto antes de su unión como después de la muerte del cuerpo. El alma se divide en tres partes: racional, irascible y concupiscible.
El alma racional es inmortal, de naturaleza divina y la más cercana al mundo de las ideas. Se encarga de la prudencia, de tomar decisiones y dirigir el resto de las partes del alma.

El alma irascible es mortal, y se encarga de las pasiones y emociones. Se encarga de dar fortaleza al hombre para conseguir lo que se proponga.

El alma concupiscible, también mortal, es la más ligada al mundo tangible y en ella se encuentran los placeres sensibles.

El hombre tendrá armonía si todas las partes del alma cumplen su función.

  • Política.

Platón desarrolla una teoría sobre el Estado en relación a las tres partes del alma argumentando que cada hombre desarrolla más una de las tres partes. El hombre que destaca más la prudencia (alma racional) está destinado a ser gobernantes, estas personas deben de ser los filósofos, ya que son los que más entienden sobre le mundo de las ideas (la forma de gobierno sería una aristocracia); los que destaquen la fortaleza (alma irascible), deberían ser guerreros y los que desarrollen más la templanza (alma concupiscible) serán artesanos.

Aquí Platón realiza una analogía entre el ser humano y el Estado, pues el Estado, al igual que el ser humano deberá dotarse de armonía (esto es, que cada clase social cumpla su función) para llegar a la verdadera justicia.

Además, para Platón, este modelo de ciudad-estado debe dar prioridad a una educación que saque el máximo provecho de la virtud de cada individuo.