Platón

Filosofía. Filosofos griegos. Pensamiento. Vida. Obra. Metafísica. Mundo de las ídeas

  • Enviado por: Gigi Pingusa
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 13 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

PLATON

VIDA Y OBRA DE PLATON

Platón recibe este sobrenombre tal vez por su vigor físico o la amplitud de su frente, aunque su verdadero nombre fue Aristocles. Conoce a Sócrates, de quien fue discípulo hasta su muerte.

Como joven revolucionario, hace notable su disgusto por la política que lo rodeaba. Es así como realiza viajes a Siracusa, donde intento aplicar su teoría del filosofo-rey, donde pretendía la erradicación de la tiranía pero los resultados fueron negativos.

Fundo la academia, en donde enseñaba “no solo filosofía, sino también matemáticas, astronomía y ciencias físicas”. Su obra filosófica resulto abundante. Sus principales libros son los siguientes : El Fedon, El Fredo , La Republica, Las Leyes, El Banquete, El Parmenides, El sofista, La Apología, El Criton, El Timeo El Critias.

Esferas del ser y del saber.

En la elaboración de su pensamiento tiene en cuenta las tendencias filosóficas de sus predecesores griegos: de Pitágoras acepta el dualismo antropológico y su teoría de la inmortalidad del alma; de Heráclito, que la realidad sensible está en incesante cambio; de Parménides, recoge las cualidades del ser y de Sócrates asume el interés por los problemas éticos y políticos, también el método inductivo para hallar las definiciones o conceptos universales, partiendo de las cosas particulares.

Sócrates gracias a la inducción, había mostrado que hay verdades, es decir, valores universales válidos para todos, pero no había acabado de clarificar el problema. Platón da respuesta a esta cuestión.

Los conceptos universales tienen una existencia real y separada del mundo sensible, abre así un dualismo conflictivo, que impregnará todo su pensamiento.

Obras de Platón. Las obras de Platón son adaptaciones escritas de los diálogos, que tantas veces escuchó a su maestro Sócrates. Es por eso que aparece siempre como el protagonista principal de sus diálogos, su pensamiento fue evolucionando a través de tres épocas:

. Diálogos de juventud, es un período antisofista. Ej: “El criticón”.

. Diálogos de madurez. Ej: “La República” “El banquete”.

. Diálogos de vejez o autocríticos, en que revisa todo su pensamiento anterior y se retracta de algunas de sus propuestas más radicales. Ej: “El timeo”.

República. Consta de diez libros. Es la traducción del término griego politeia, que significa régimen político.

Es una obra que trata sobre la realidad (ontológica) y sobre qué debe ser el hombre (ética), para alcanzar su perfección e incluye un pensamiento político. La ontología, la ética, la educación y la política son para él términos inseparables y esta unidad se manifiesta sobre todo en el mito de la caverna.

Primer libro de República. Trata sobre la justicia.

Del segundo al cuarto libro de República. Trata sobre las clases sociales, las funciones de cada clase y virtudes correspondientes a cada una de ellas.

Quinto libro de República. Trata sobre los gobernantes, guardianes y filósofos.

Sexto libro de República. Trata sobre el verdadero filósofo.

Séptimo libro de República. Trata sobre la educación del filósofo, se incluye la descripción del mito de la caverna, que quiere ser una comparación con nuestra naturaleza cuando se halla desprovista de educación.

Octavo y noveno libro de República. Tratan sobre los sistemas políticos.

Décimo libro de República. Es un tratado de escatología (=vida del más allá).

Libro séptimo: alegoría del mito de la caverna. La complejidad de la alegoría de la caverna se debe a que se reúnen en este relato las dos comparaciones. El símil del sol y el de la línea dividida, que a su vez representa la idea de bien y los dos tipos de conocimiento.

INTRODUCCION A SU PENSAMIENTO

Principalmente, se dedico a la problemática ética, encamidana siempre a tema político, del cual difería notablemente. Y todo eso surgió como una forma de tratar de explicar la naturaleza del hombre como ser espiritual. Donde intenta dar a conocimiento las dos partes confortantes del ser, que son el suprasensible o ser suprafisico, y sus dos categorías o modos de ser.

La principal influencia que recibió platón fue la de Sócrates, y se nota cuando impulsa al espectador a que las razone. Admita y ponga en práctica. Pero era la idea de que no vale con traspasar esa idea y realizarla, sino que lleva todo un proceso de cultivar. Es decir, consideramos como si se tratara de una cosecha. Para obtener frutos, es necesario sembrar, pero no sin antes preparar el terreno para ello.

Una vez tratada la tierra de siembra, estaremos listos para sembrar la semilla. Este hecho lleva consigo, una serie de cuidados para mantener en forma optima se crecimiento, se dice por ahí que a las plantas hay que hablarles para que se mantengan, y crezcan plenas y saludables.

Este proceso es largo, pero si se deserta, muy probablemente, lo poco crecido se perderá, así como el esfuerzo anterior. Pero no así, si seguimos en la constancia, pues veremos que el fruto, habrá que cosecharse y el uso que se le da a ese fruto, generalmente es para beneficio de terceros. Esa idea seria la de Platón.

LA FUNDACION DE LA METAFISICA

En las ideas de Platón, existen dos conceptos un tanto confusos, que, más sin embargo, conducen a una realidad no comprobable, pero lógica.

Esta ideología es una metáfora acerca de una imagen marinera, donde se habla de una primera navegación, esta se refiere a lo relacionado con los sentidos y las cosas que causan sensibilidad. La segunda navegación, se deja de lado todo razonamiento, para pasar al intelecto que guarda la mente.

“En la imagen platónica, la primera navegación simboliza el recorrido que se realiza por la filosofía impulsado por el viento de la filosofía naturalista. La segunda navegación, en cambio, representa la aportación personal de Platón, la navegación realizada gracias a sus propias fuerzas, es decir, su contribución personal.” ()

Al realizar un análisis de esto, podemos ver que la actividad humana, posee ambas “navegaciones”, donde, como seres humanos, estamos obligados a adquirir los conocimientos teóricos necesarios para poder adaptaros y sobrevivir dentro de la sociedad, pero si queremos sobresalir en esta , es necesario aportar lo que existe dentro de nosotros; aquello que es único e irrepetible, es poner nuestra esencia en ello, para poder TRASCENDER, como el propio platón logro al hacer cognoscible estos dos aspectos; que tal vez son simples, pero no fáciles de comprender.

Es decir, la segunda navegación es todo aquello que no se ve, pero que se puede plasmar o demostrar.

LO SUPRACELESTE O EL MUNDO DE LAS IDEAS

Según platón, las ideas que se poseen no son “simples pensamientos”, sino formas estructuradas de lo sensible, son toda la esencia y el ser personal. Aquello oculto en nosotros. Tal vez es por ello que en ocasiones creemos que hablamos sin pensar, pero según la corriente platónica, no es así, es algo totalmente conocido por nuestra sensibilidad, aunque no sea así para nuestro razonamiento.

La intuición central de platón es el mundo de las ideas, el verdadero ser y paradigma (modelo) de este mundo captado por los sentidos. El entiende este razonamiento como: 2 las ideas son formulas en si, por si e incluso en si y para si.”

Platón considera que, por consiguiente, las ideas no pertenecen a una lugar físico conocido, sin habla del lugar supraceleste donde existen y de donde surgen las ideas de lo suprafisico o inteligible.

Podemos considerar entonces que lo supraceleste es el ligar donde solo las almas mas elevadas y profundas pueden llegar, es como la meta de la segunda navegación. Llevando esto a algo practico, entraremos en pensamientos teológicos, que incluso el mismo platón considera, que se vera mas adelante.

LA CONCEPCION DEL HOMBRE

Retomando lo anterior, se manifiesta que el beneficio del hombre se vera, cuando existió la muerte. Esto es, la muerte del cuerpo no significa la del alma; al contrario, el cuerpo es la cárcel del alma. En la vida tenemos misiones que cumplir, una vez hechas o no, el alma se encontrara en el mundo supraceleste, donde encontrara su plenitud, pues lo que tiene que ser, es.

El abandonar el mundo, significa que nuestra alma se encontrara con Dios y podrá entonces asemejarse a el, pues estará delante de su presencia.

Para platón el mundo es donde el cuerpo y lo corpóreo poseen todo mal, de allí se origina, de lo material, pero todo seguidor de la filosofía sabrá que el huir del cuerpo nos dará la plenitud del alma. Recordemos: “asemejarse a Dios es adquirir justicia y, al mismo tiempo, sabiduría.” Si procuramos la semejanza a Dios, encontraremos la medida de todas las cosas, de lo sensible y lo suprasensible.

La ascensión hacia la luz y la mayéutica. Platón habla de un proceso duro y doloroso para llegar a alcanzar la verdad. Sócrates, el maestro de Platón, defendió el método mayeútico. Afirmaba que educar no consiste en dar conocimientos al discípulo, sino en ayudarle a sacarlos de sí mismo. Avanzar en el camino de la sabiduría no consiste en recoger los datos, sino en reflexionar a partir de ellos, trascendiendo del nivel sensible al inteligible; y esto se logra a través de la educación y de la dialéctica.

Método dialéctico en el libro séptimo de República. El mito de la caverna explica los diversos escaños o peldaños no éticos en que puede encontrarse el hombre en este mundo sensible. Distingue dos: el conocimiento sensible y el inteligible.

Dentro del conocimiento sensible, diferencia el conocimiento de la ilusión y la creencia, a estos dos tipos de conocimiento Platón les llama doxa u opinión.

La eicasia o ilusión es el nivel más bajo de conocimiento, en este nivel no se conocen las esencias universales, podríamos decir que es el conocimiento de las sombras en la caverna.

La piscis o creencia, trata sobre los mismos objetos particulares correspondientes a las sombras.

Dice Platón que quien juzga que la naturaleza exterior es la verdadera realidad y no es copia del mundo invisible, tiene un conocimiento únicamente de creencia. Lo común a ambos tipos de conocimiento es que tratan sobre objetos que pasan, es decir, que son temporales no inmutables.

El conocimiento inteligible también se divide, según Platón, en dos tipos: el conocimiento matemático, que es un conocimiento superior al sensible y se sirve de ideas, elabora hipótesis, se vale de figuras y procura contemplar objetos, que sólo pueden verse con los ojos de la inteligencia y un conocimiento superior a éste es el

Conocimiento dialéctico, que es el grado de conocimiento más perfecto para Platón. En este grado de conocimiento no se utilizan imágenes, ni figuras, sino que se manejan conceptos abstractos.

En este proceso de razonamiento, la razón se eleva hasta el conocimiento de los primeros principios, cuya idea más alta es la idea de bien. La idea de bien hay que entenderla como el verdadero origen de la vida, la fuente de toda realidad, de esa manera el filósofo, que es el prisionero en la alegoría, se encontraría cara a cara con la idea de bien.

Este último peldaño, al que puede aspirar el hombre es la sabiduría, que produce la contemplación auténtica de lo auténticamente real. El verdadero sabio es el que ha roto las cadenas, que lo unían a lo material y sensible, y ha escalado el lugar que le corresponde como alma, es decir, ha subido mediante el entendimiento al mundo de lo inmaterial e inteligible.

Seguidamente Platón señala el modo de llegar a este grado de conocimiento y habla de dos caminos: por el puro amor al saber y el método dialéctico, que consiste en contraponer dos opiniones o argumentos enfrentados entre sí, para poder superarnos, ascendiendo a una idea superior. Su finalidad es seguir la alegoría de la caverna, conseguir la liberación de los prisioneros.

Platón está convencido de que una educación correcta puede llevar al hombre a disfrutar de la contemplación de la belleza. Por ello, hay que mostrar a los niños la belleza de la virtud y despertar en ellos el deseo de practicarla. Sin embargo, la educación depende del tipo de gobernante que dirija la sociedad. Platón está convencido de que sólo se logrará una sociedad justa y bella, si disponemos de una clase diligente educada en la idea de bien y que ha adquirido las virtudes del alma, por medio de los buenos hábitos y ejercicio.

Esto supone que la tarea de los gobernantes ha de ser, principalmente, educadora, mediante el convencimiento, las leyes y en el último extremo la fuerza de los castigos. Es muy importante mostrar las cualidades, que deben tener los auténticos gobernantes, pues con su ejemplo, han de ayudar a los demás ciudadanos a formarse en la virtud.

La finalidad del gobernante es la consecución de la justicia en el interior de la caverna, donde sólo tenemos sombras de lo justo.

LA ANAMNESIS, RAIZ DEL CONOCIMIENTO

Al referirse en anamnesis, es relacionarlo con los recuerdos. Esto es algo confuso, pero profundo, y causa ruido pues entra en duda lo que el filósofo trata de plantear al presentar esto.

El conocimiento humano es adquirido en su gran mayoría, pero en ocasiones no nos explicamos el porque de las cosas que sabemos, o como es que lo sabemos, a esto se refiere platón cuando refiere que en el interior de cada uno existen conocimientos propios del alma. Menciona que nuestros sentidos obtienen conocimientos, incluso los erróneos, a los que llama imperfectos; no así con el alma, que contiene perfección, pero que no siempre es extraída.

Consideremos que podemos hablar entonces de los que nuestra conciencia nos dicte como lo bueno y lo malo.

LA INMORTALIDAD DEL ALMA

Platón habla de que el alma humana es eterna y no hay una sin la otra, es decir, lo espiritual es lo eterno.

Esto lo afirma al hablar de meta psicosis, que quiere referir que las almas se trasladan a través del tiempo en distintos cuerpos todo esto, según lo que tenga por hacer a lo que hizo con anterioridad. Cuestión que será juzgada por los dioses.

Esta presentación de hechos causa controversia, pues no es muy aceptable el creer que un alma humana pueda reencarnar en un animal. Mayor explicación de ello, lo encontraremos en El fedon.

EL ESTADO IDEAL

Considerado por platón como la ampliación de nuestra alma, pues el hombre se ve en la necesidad de tener un control de si mismo y sentir un apoyo de forma superior en lo terrenal.

Maneja el concepto de justicia, donde cada cual hará lo que le corresponda hacer, y esta justicia retomada del fondo de cada individuo, de sus almas.

El estado ideal en Platón. Para Platón, como para los griegos, el hombre es un ser sociable por naturaleza. Es importante establecer lo que es un estado ideal y perfecto en Platón, porque entre el individuo y el estado existe una relación recíproca. El individuo sólo puede hacerse perfecto en el seno de un estado perfecto. Un estado perfecto sólo es concebible si sus ciudadanos son virtuosos. Platón concibe el estado como un gran organismo humano.

El estado tiene las mismas exigencias y necesidades materiales y los mismos fines éticos que el hombre. Por eso existe una correlación entre las clases sociales, que constituyen el estado y las funciones del alma en el hombre. Al alma racional, le corresponde la clase de los gobernantes, que son los filósofos. Al alma irascible, que le corresponde la clase social de los guerreros y al alma concupiscible, le corresponde la clase social de los artesanos. Al mismo tiempo, a los filósofos gobernantes, les corresponde la sabiduría para ejercer un buen gobierno, a los soldados la fortaleza para defender la ciudad y a los artesanos la templanza, procurando los bienes materiales necesarios para el sustento de la ciudad. Así establece un paralelismo total entre el alma, la ética y la política.

Todas las clases sociales son necesarias, pero cada una goza de distinto rango y dignidad. La justicia es la virtud máxima del estado perfecto, establece también un paralelismo entre la justicia individual y la justicia social.

En el primer caso, la justicia consiste en que cada parte del alma se ordene, según la virtud que le es propia y la justicia social, consiste en que cada una de las tres clases de ciudadanos, se atenga al cometido que le es propio.

El fin de la justicia es la salvaguarda del bien común, objetivo al que van encaminados todas las leyes, que rigen la ciudad. El bien común está por encima de cualquier bien particular, de ahí que defienda el comunismo de bienes entre las dos primeras clases sociales. Las formas de gobierno, que Platón establece como más perfectas, son la monarquía y la aristocracia, la peor de todas es la tiranía.

En cuanto a la ética, el sumo bien que puede alcanzar todo hombre, es la felicidad y se accede a ella mediante la práctica de la virtud, que consiste en un equilibrio de las tres partes del alma. La felicidad, en definitiva, consistiría en una mezcla equilibrada de placer y sabiduría.

Filosofía de la época de Platón. Junto con la democracia griega aparecieron los sofistas, un grupo de “filósofos”, maestros del saber, cuyo cometido consistía en formar políticos capaces de argumentar y convencer a los ciudadanos de sus opiniones en las discusiones políticas. Los sofistas sostenían que no existía una verdad absoluta y válida para todo tiempo y lugar, sino que la filosofía debía buscar lo más conveniente para la ciudad en ese momento determinado. A esta postura se opone Sócrates y Platón, que defiende la necesidad de ir más allá de ese relativismo para buscar un fundamento filosófico permanente sobre el cual basan las leyes que gobiernan la ciudad. Para ellos no se trata de convencer, como querían los sofistas, sino ante todo saber. Saber qué es la virtud, la justicia, la sabiduría para gobernar. En este sentido se podría afirmar que Sócrates y Platón representan una postura aristocrática, (gobierno de los mejores), por oposición a la postura democrática, (que significa “gobierno del pueblo”), mantenida por los sofistas. Se trata de todas formas de una aristocracia del conocimiento y no de la sangre o el dinero. Los mejores, los más sabios filósofos serían los más capacitados para gobernar la polis porque, además de la política, serían maestros y educadores de todos los ciudadanos.

Se puede decir que los problemas de la filosofía platónica enlazan, de algún modo, con los de la filosofía anterior, reacciona a la manera socrática frente al relativismo y escepticismo sofístico, sobre todo en el plano del conocimiento y moral y expresa un abierto desacuerdo frente al devenir de Heráclito y al materialismo atómico.

Contexto histórico. “Cuando Platón escribe República, (siglo IV a. C.), la situación social y política de las ciudades griegas es muy conflictiva. En el siglo anterior se había puesto en marcha el primer modelo democrático que se conoce en la historia: los ciudadanos griegos elegían directamente a sus representantes, les pedían cuenta de sus actos y votaban las leyes. Pero esta joven democracia tenía ya muchos problemas: los intereses de grupos antagónicos y las ambiciones temporales, llevarían a Grecia a una profunda crisis en el próximo siglo. La sociedad política griega estaba dividida en dos grandes grupos: los oligarcas y los demócratas. Los primero integrados por terratenientes y aristócratas y los segundos por artesanos y comerciantes, rivalizaban entre sí”.

Su filosofía podría parecer utópica (irrealizable), pues en la realidad, las cosas se presentan de forma muy distinta.

CONCLUSIONES

Dentro de los mas significativo podemos mencionar el mito de la caverna, que plasma gran parte déla ideología platónica, hablando del ser, el conocer, la política y la plenitud de la vida humana.

La superioridad del símil de la caverna, frente a los demás, reside en que incluye al hombre en el proceso educativo o de ascensión al mundo de las ideas. Por otra parte, el símil de la línea dividida intenta poner de manifiesto que es posible el paso de la región de lo sensible, a la de lo inteligible. Se defienden así las siguientes tesis:

  • El hombre en el mundo de lo sensible, vive apartado de la verdad, de la idea del bien; pero puede acceder a ella por el camino áspero y escarpado de la educación.

  • El conocimiento, que puede asegurar el éxito ha de ser el obtenido por la dialéctica, que se sitúa por encima de todas las demás ciencias.

  • Si no podemos lograr el conocimiento dialéctico, entonces, andaremos a tientas en el interior de la caverna, sin saber si hay o no hay un mundo fuera de la caverna.

La caverna, los dos mundos y las distintas situaciones del hombre frente a la realidad. La actitud del hombre ante la realidad difiere totalmente, según el espacio que ocupa dentro o fuera de la caverna. Sin embargo, el hombre dispone de la capacidad suficiente para cambiar de lugar y las situaciones en que puede encontrarse el hombre no son definidas. De acuerdo con la alegoría el hombre puede encontrarse en distintas situaciones, que son las siguientes:

. Los prisioneros, las sombras y las cadenas. Los prisioneros sólo conocen las sombras que aparecen en la pared del fondo, ignoran lo que acontece detrás de ellos, no son totalmente culpables de su situación porque desde niños han estado encadenados. El prisionero sufre una ilusión (=engaño), de modo que no distingue entre la realidad y la irrealidad de la imagen porque no sabe que las sombras son reflejos de los objetos que se encuentran detrás del muro.

. Los portadores y los objetos. Los portadores desempeñan el papel de alienadores alienados, contribuyen a perpetuar el engaño en que están sumidos los prisioneros, pero ellos también están encadenados a la ruta. Llevan toda clase de objetos, que se reflejan en la pared del fondo. Éstos sólo engañan con eficacia cuando aceptan el engaño. El engaño para los portadores consiste en negar que hay un fuera de la caverna, son por tanto, los sofistas cuya máxima preocupación es ejercer su poder sobre la opinión pública a través del lenguaje y de la mentira.

. El prisionero liberado. Representa al filósofo y es el único personaje que puede dar razón de todo lo que pasa y que puede darse cuenta de que existen dos mundos: el sensible y el inteligible. Este prisionero, que es capaz de salir fuera, se le exige que vuelva a la caverna porque dice Platón que sólo el verdadero filósofo puede descubrir la verdad a los que sólo conocen sombras y por ello, tiene el deber de enseñar el camino de la verdad y del bien a sus compañeros de prisión.

Distinción del mundo sensible (caverna) y el inteligible (fuera). “En el mito del mundo sensible es la caverna y es la realidad que perciben los sentidos, está en continuo devenir, cambio y es semejante tan sólo o copia de la primera realidad, que son las ideas”.

Platón explica el origen de este mundo, diciendo que la materia originaria es eterna y se encontraba de forma caótica e informe. Para la formación de las cosas de este mundo concurren las ideas y un ser divino, que él llama Demiurgo, que ordena la materia según los modelos del mundo inteligible. El mundo de las ideas es el mundo de la realidad en sí. Las ideas constituyen los objetos del conocimiento auténtico, desde el punto de vista de la moral las ideas son valores.

Platón entiende por idea no un simple concepto mental sino una realidad extramental, que tiene existencia objetiva, las ideas son las causas de las cosas, así las cosas son bellas porque participan de la idea de belleza, las ideas son inmutables y sólo captables por el entendimiento.

El mundo de las ideas está organizado jerárquicamente, según el grado de perfección y en la cúspide se encuentra la idea suprema de bien, verdad y belleza.

Sin duda, gran filósofo, admirable para su época y de gran profundidad.

BIBLIOGRAFIA:

  • Gutiérrez Sáenz Raúl. HISTORIA DE LAS DOCTRINAS FILOSOFICAS Edif. Esfinge Edo. De México 1997 2 a edición.

  • Ibáñez Mariel Roberto. FILOSOFIA DEL PENSAMIENTO I. 2ª Ed., 1997 Universidad Panamericana

  • Gutiérrez Sáenz Raúl. HISTORIA DE LAS DOCTRINAS FILOSOFICAS Edif. Esfinge Edo. De México 1997 2 a edición

    Ibáñez Mariel Roberto. FILOSOFIA DEL PENSAMIENTO I. 2ª Ed., 1997 Universidad Panamericana.

    Ibid. Pp: 64 citado 01

    Ibid: pp 64 citado 01

    Ibid pp: 67 citado 01

    Ibid. Pp: 48-51 citado 04

    Ibid. Pp: 50-51 citado 04