Platón y Marx

Filosofía griega. Pensamiento platónico y marxista

  • Enviado por: Román
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

COMPARACIÓN ENTRE PLATÓN Y MARX:

El primer punto de comparación entre Platón y Marx es la manera en la que quieren dividir a la sociedad.

Platón divide a la sociedad, primero en dos clases sociales: los guardianes, que son los que conocen las leyes verdaderas y en los que domina la parte de la voluntad, y el pueblo que son los que no conocen la verdadera realidad y en los que domina la parte irracional. Después establecerá otra clase más, los filósofos gobernantes, en los que domina la parte racional.

Dentro de los guardianes existen dos subclases: el gobernante, que es el que ha llegado al verdadero conocimiento, y el guardián, que se somete pero no ha llegado al verdadero conocimiento (es el que tiene la fuerza y la voluntad).

Platón expone tres ideas generales para el Estado: la belleza, la justicia y la bondad. Cada parte del alma ha de tener distintas virtudes:

  • La parte racional ha de tener prudencia y conocimiento, lo que da lugar a los filósofos gobernantes.

  • La parte de la voluntad ha de tener fortaleza, lo que da lugar a los guardianes.

  • La parte irracional ha de tener templanza y moderación, lo que da lugar al pueblo.

Este método de conocimiento de las ideas lo aplicará Marx para explicar el método de desarrollo de la historia y del desarrollo de la naturaleza material, con lo que lanzó su teoría del materialismo histórico, que se puede resumir en:

La historia es, para Marx, la sucesión de los diferentes modos de producción, el “proceso real de producción”.La explicación de este proceso se realiza con ayuda de una serie de conceptos o categorías que nos permiten comprender la teoría marxista:

-Fuerzas productivas: la capacidad de producción o trabajo real de los hombres; los instrumentos técnicos y conocimientos utilizados en la producción.

  • Relaciones de producción: en las que se establecen entre los propietarios de las fuerzas productivas y los productores directos, en un proceso de producción determinado.

  • La infraestructura o base material económica de la sociedad: está formada por las fuerzas productivas y las relaciones de producción.

  • La superestructura jurídico- política: se levanta sobre la infraestructura económica y está constituida por instituciones como el estado y las leyes, y por representaciones de carácter ideológico, religioso, filosófico, etc.

Es la clase dominante la que se encarga de sostener y organizar esta superestructura, con el fin de mantener el orden establecido y su dominio.

  • Modo de producción: se refiere a la totalidad social global, es decir, tanto a la estructura económica como a los otros niveles de la totalidad social ( jurídico- político e ideológico).

  • Lucha de clases: los conflictos que surgen por los diferentes fines opuesto de cada clase social.

  • Revolución social: significa la destrucción y transformación de unas determinadas relaciones de producción, con la consiguiente subversión de la superestructura.

Marx sin embargo describía la historia de la humanidad como el intento, de hombres y mujeres, por desarrollar y aplicar su potencial creativo con el fin de controlar las fuerzas de la naturaleza para poder mejorar la condición humana. Al realizar este esfuerzo para desarrollar y controlar las fuerzas productivas, la humanidad ha logrado grandes éxitos; la historia consiste en la historia del progreso. No obstante, al buscar el desarrollo de la productividad se han creado varias instituciones que han provocado una explotación, dominación y muchos otros males; el precio que la humanidad tiene que pagar por el progreso es el tener una sociedad injusta.

Según Marx, todos los sistemas sociales del pasado habían sido un medio para que unos pocos, ricos y poderosos, pudieran vivir a costa del trabajo y la miseria de una mayoría pobre. Por eso, todo sistema está amenazado por un posible conflicto surgido de cada contradicción histórica. Además, cada modo de producción que se sucede en el tiempo tiene fallos que, antes o después, terminarán por destruirlo, bien por su propia desintegración, bien por una revolución alentada por la clase oprimida. Marx pensaba que el sistema capitalista también tenía fallos y, por lo tanto, estaba condenado a su autodestrucción. Intentó demostrar que cuanto más productivo fuera el sistema, más difícil sería que funcionara: cuantos más bienes fuera acumulando menos utilidad marginal se obtendría de esos bienes; cuanto más preparada estuviera la población, menos podrían utilizar sus capacidades. En definitiva, el capitalismo acabaría ahogándose en su propia riqueza.

Se creía que el colapso de la economía capitalista culminaría en una revolución política en la que el proletariado se rebelaría contra la clase opresora y acabaría con la propiedad privada de los medios de producción. Dirigida por y para el pueblo (tras un breve periodo de dictadura proletaria), la economía produciría, no en virtud del lucro y la rentabilidad, sino de las necesidades de la sociedad, con lo cual, una vez satisfechas éstas, las desigualdades desaparecerían a la par que los gobiernos coercitivos. Este proceso ocurriría, según las previsiones de Marx, en los estados más industrializadas de Europa occidental, donde el capitalismo había creado las condiciones necesarias para que estos cambios tuvieran lugar.

El segundo punto de comparación entre Platón y Marx es la dialéctica. La dialéctica es para Platón dos cosas: por una parte es el camino hacia las ideas, el método para conocer que consiste en el diálogo en el cual se afirma algo, se niega, y en ese enfrentamiento entre la afirmación y la negación va a surgir una nueva afirmación que a su vez se va enfrentar a otra negación, y va a ir surgiendo otra nueva afirmación y otra nueva negación hasta llegar al conocimiento de la verdad. Este método lo recogerá en el siglo XIX Hegel, e influido por Hegel, Marx.

Afirmación 1 Negación1

Afirmación 2 Negación 2

........... Causa Final.

El tercer punto de comparación entre Platón y Marx es la visión que cada uno tiene del hombre.

Para Platón el mundo inteligible es la verdadera y única realidad ordenada jerárquicamente. En primer lugar, y por encima de todas las demás, está la idea de Bien; por debajo de ella están las ideas de Justicia y Belleza; bajo éstas están otras ideas generales y en último grado las ideas particulares. En este mundo habitan los dioses y las almas inmortales. Las almas tienen tres partes (mito del carro alado): racional, volitiva (voluntad) y apetitiva ( irracional). En un momento indeterminado domina en el alma la parte irracional, se sale del mundo de las ideas y se une a un cuerpo en el mundo sensible dando lugar a un ser vivo. Si este alma ha contemplado el mundo de las ideas dará lugar a un ser humano al unirse a un cuerpo.

El hombre es, por lo tanto, para Platón, la unión total de dos sustancias (cosas que existen por sí mismas) totalmente distintas entre sí: alma y cuerpo. El alma está en el cuerpo como en una cárcel de la que intenta salir para volver a su lugar de origen, que es el mundo de las ideas. Para salir de ese cuerpo utiliza el conocimiento llegando a unirse al mundo de las ideas al recordar lo que había contemplado anteriormente.

La virtud sería otra forma de volver a las ideas y consiste en que cada parte del alma desarrolle bien su función y por medio del amor que lleva en último término al deseo de unirse a la belleza absoluta. Según la parte del alma que sea , ésta es la que domina en el alma de una clase social determinada; así la parte racional es la que domina en los gobernantes, la parte volutiva (voluntad) o de la fuerza es la que domina en los guardianes y la parte apetitiva (irracional) es la que domina en el alma del pueblo.

Para Marx el hombre es:

-Un ser natural: corpóreo, sensible, objetivo y activo.

-Un ser natural humano: posee conciencia de sí mismo; no posee una naturaleza fija.

-Un ser histórico: su vida es el proceso histórico de elaboración de instrumentos.

-Un ser práctico: se construye a sí mismo al transformar la naturaleza y la sociedad.

-Un ser social: el individuo solo puede constituirse y desarrollarse dentro de la sociedad.

Pero Marx afirma que el hombre, así entendido, se encuentra alienado en la realidad actual.