Plantas carnívoras

Métodos carnívoros. Fosa. Papel matamoscas. Vejigas. Bisagra. Hábitat

  • Enviado por: Oz
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

Plantas Carnívoras

Las plantas carnívoras son los vegetales que se nutren parcialmente de animales, en especial de insectos, que capturan ellos mismos. La razón de tal comportamiento exótico es generalmente que estas plantas están adaptadas a vivir en ambientes muy pobres en nutrientes tales como turberas, humedales, pantanos ácidos y laderas de piedra caliza. Se estima que hay alrededor de 600 especies de plantas que cumplen esta característica. Casi todas crecen en donde el suelo es ácido y pobre en nitrógeno asimilable; en estas condiciones, capturar insectos es una forma de obtener compuestos nitrogenados sin necesidad de sintetizarlos. Al mismo tiempo, las hojas verdes de estas plantas fabrican hidratos de carbono. El mecanismo de captura ocupa un espacio pequeño, y por ello las presas son, casi inevitablemente, insectos diminutos.

Existen principalmente cuatro métodos de captura que son utilizados por las Plantas carnívoras
plantas carnívoras:

Fosa.- Generalmente las plantas de Jarra, capturan la presa teniendo hojas que se modifican a la forma de contenedores parcialmente llenos de agua y de fluidos digestivos, los cuales siempre poseen células nectáreas que incitan a los insectos a acercarse, la superficie de estas estructuras es lisa y resbalosa, lo que provoca que caigan en ella los animales, donde se pueden arrastrar pero no pueden escapar, y por ultimo la planta extrae el nitrógeno de sus cuerpos que van descomponiéndose, este tipo de vegetales no tienen ninguna piezas móvil.

Papel matamoscas.- Las dróseras son las plantas insectívoras más comunes. Las hojas forman pequeñas rosetas pegadas al suelo en zonas pantanosas; el haz del limbo foliar está recubierto de pelos verdes o rojizos terminados en una glándula prominente que excreta un fluido pegajoso transparente similar a una gota de rocío. Si un insecto se posa en la hoja o la toca levemente, queda sujeto por los pelos pegajosos, que se curvan hacia adentro y comprimen a la víctima junto a la superficie foliar, donde es digerida.

Vejigas.- Se presenta en Utricularias, Estas vejigas que se encuentran bajo agua tienen hasta 5 mm de diámetro y están provistas de una abertura protegida por cerdas. Cuando un animal pequeño, como un insecto acuático o un pez diminuto, toca las cerdas, la vejiga se dilata súbitamente, absorbe al animal y lo atrapa. La digestión de estas presas proporciona nutrientes que las plantas absorben normalmente por las raíces.

Bisagra.- La parte externa de la hoja de las plantas pertenecientes al género Dionaea se modifican y se transforma en un cepo; está dividido en dos lóbulos provistos en los márgenes de espinas largas y agudas, en el interior posee células que segregan enzimas digestivas y entre estas dos zonas se encuentran células productoras de néctar. En el centro del limbo foliar hay unos pelos disparadores que activan el cepo; cuando un insecto u otro animal pequeño, atraído por el líquido dulce que exuda la planta, se posa en esta parte de la hoja, toca los pelos disparadores. Como respuesta, el limbo foliar se cierra en torno a la presa y las espinas de los bordes impiden que escape. Una vez digeridos los tejidos blandos por las glándulas de la hoja, ésta se abre y tiende de nuevo su trampa.

¿Se mueven?

Todas las plantas tienen cierta energía de movimiento, que puede ser tan simple como el movimiento debido al crecimiento. Pero en las plantas carnívoras el movimiento puede ser extremadamente rápido y llamativo. Puesto que las plantas no tienen tejido muscular, las plantas carnívoras utilizan dos mecanismos principales del movimiento. La primera clase de movimiento es la que utiliza la Venus Atrapamoscas para cerrar sus trampas, implica cambios en la presión del agua interna, cuando se activa la trampa (tocando los pelos disparadores en las hojas), las células en las paredes interiores de la trampa transfieren agua a las paredes exteriores dejándolas laxas, esto obliga a la hoja a cerrarse. La segunda clase de movimiento es accionada por el crecimiento celular, los tentáculos de los Rocíos de Sol se doblan hacia la presa porque las células en un lado de los tentáculos crecen mientras las del otro lado se encogen, esto es similar a la manera que trabajan las tiras bimetálicas en termostatos.