Plan de minimización de resíduos y emisiones

Industriales. Implantación. Requisitos fundamentales. Legislación. Normativa obligatoria

  • Enviado por: Jorge Valls
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
cursos destacados
Doscientos Años de Masonería en la Península Ibérica
UNED
En el curso, desde diferentes puntos de vista académicos, se expondrá la actuación de la masonería ibérica a lo...
Solicita InformaciÓn

Auditoría Interna
IBEF
Todas las empresas necesitan un auditor interno que lleve las finanzas y la contabilidad. ¿Quieres ser tú? Este curso...
Solicita InformaciÓn

publicidad

2º H.N.D. “Mantenimiento Industrial”

27 de Diciembre de 2.000

INDICE:

- Introducción al tema. Pág. 3

- Definición de residuo Pág. 3

- Definición de minimización de residuos Pág. 3

- El porqué de la implantación de un Plan de Minimización Pág. 4

- Requisitos fundamentales en un Plan de Minimización Pág. 4

- Legislación y Minimización de Residuos Pág. 5

- Esquema de un Plan de Minimización de Residuos y Emisiones Pág. 7

- Aproximación al estado de la cuestión en Aragón. Pág. 8

- Normativa obligatoria Pág. 9

- Conclusión personal Pág. 10

* Introducción al tema:

El nivel de industrialización que hemos alcanzado en occidente, los aparentes efectos que dicho nivel está teniendo sobre el medio y el incremento de la concienciación social en los temas relacionados con la naturaleza y la ecología, hacen necesaria la puesta en marcha de medidas y estrategias que de alguna manera controlen, y en la medida de lo posible, frenen dicho impacto medioambiental.

Al mismo tiempo las políticas medioambientales iniciales han evolucionado de forma considerable en las últimos décadas. En un primer momento planteaban el control de las emisiones con el fin de corregir los efectos contaminantes. Sin embargo, la constatación de que este tipo de medidas en muchos casos no supone más que trasladar los problemas ambientales de un medio a otro, por ejemplo de las aguas a los suelos del aire al agua,... ha requerido la introducción de conceptos como los de prevención y reducción en la generación de las emisiones

Los planes de minimización de residuos son una de estas medidas pero que obligatoriamente necesitan ser implantadas al mismo tiempo que otras de carácter legislativo, fiscal e incluso penal para intentar lograr el éxito anhelado.

Deseamos que el presente trabajo ayude, de alguna manera, a conocer en mayor medida la trascendencia que estos planes tienen en la industrialización y, por consiguiente, en todos nosotros.

* Definición de residuo:

Residuo es cualquier sustancia u objeto del cual su poseedor se desprenda por considerarlo inútil o del que esté obligado a desprenderse.

En un proceso industrial cualquiera se trataría, en cierto modo, de «subproductos no deseados» pero necesarios para la obtención del producto objeto de venta. En la actualidad, se podría afirmar que cualquier empresa de carácter productivo genera residuos como consecuencia de sus procesos.

* Definición de minimización de residuos:

Se entiende por minimización de residuos en una industria a un proceso de adopción de medidas organizativas y operativas que permiten disminuir, hasta niveles económicos y técnicamente factibles, la cantidad y peligrosidad de los subproductos y contaminantes generados (residuos y emisiones al aire y al agua) que precisan un tratamiento o eliminación final. Esto se consigue por medio de la reducción en su origen y, cuando ésta no es posible, a través del reciclaje o la recuperación de materiales secundarios.

La minimización constituye una opción ambientalmente prioritaria para resolver los problemas asociados a los residuos y también una prometedora oportunidad microeconómica, para reducir costos de producción y aumentar la competitividad de las empresas.

La minimización de residuos se incluye dentro de las medidas necesarias para conseguir lo que se denomina Desarrollo Sostenible. Término que apareció por primera vez en 1987 y que fue adoptado plenamente por la Comunidad Europea en 1992 con la publicación del V Programa sobre Medio Ambiente.

Las empresas a su vez, tuvieron que iniciar nuevos rumbos en sus estrategias de gestión ambiental, dando carácter prioritario a las medidas encaminadas a la reducción en la generación de residuos, frente a las medidas correctoras de la contaminación producida. Esta tendencia se convierte en un principio básico a seguir en la gestión de residuos, tanto en la Ley 10/98, de Residuos, como en el Plan Nacional de Residuos Peligrosos (1995-2000). Es decir, una puesta en práctica de la máxima: “más vale prevenir que curar”.

Según dicho lo dicho por las directrices de la Unión Europea y con dicho plan, sería recomendable que los pasos a seguir para lograr estos objetivos se realizasen en el orden que se indica en la figura siguiente, es decir, sólo cuando se hubieran agotado las vías de minimización de un nivel sería oportuno pasar a los del siguiente.

REDUCCIÓN EN ORIGEN de los residuos mediante la adopción de buenas prácticas operativas, la optimización de los procesos, el cambio de tecnologías, la sustitución de materias primas y la modificación de productos.

REUTILIZACIÓN / RECICLADO de los subproductos, utilizándose como materia prima en los mismos procesos productores o en otros y en la misma industria o en otra

VALORIZACIÓN aprovechando los recursos contenidos en los residuos

* El porqué de la implantación de un Plan de Minimización

La minimización no es la solución total para todos los flujos y subproductos que se generan un una industria. Casi siempre existirá alguna parte que requerirá un tratamiento final. Sin embargo la minimización ha de ser la alternativa prioritaria y puede proporcionar diferentes beneficios.

- Puede resolver problemas que la gestión clásica no consigue resolver

- Permite reducir los residuos y emisiones generados y los costes derivados de su correcto tratamiento y eliminación

- Permite el cumplimiento de algunas imposiciones legales

- Permite aumentar la competitividad, la productividad y la calidad respecto a empresas similares y puede llegar a ser rentable..

* Requisitos fundamentales en un plan de minimización de residuos

Un plan de minimización demanda el apoyo decidido de la dirección de la empresa y de las áreas de producción así como un convencimiento de que los beneficios privados y públicos del plan superan a los costos. Debe siempre tenerse en cuenta al hacer la evaluación, los costos directos asociados al manejo convencional de residuos, los costos ocultos del manejo tradicional de residuos, además de los costos asociados a riesgos y responsabilidades futuras por incumplimiento de legislación específica sobre el tema.

El plan de minimización de residuos dentro de una empresa debe contar:

- objetivos claros, que sean consistentes con el resto de los objetivos de la empresa,

- flexibles y cuantificables, así como

- comprensibles para todos los empleados, además de

- alcanzables con los medios materiales y humanos disponibles.

Las empresas, especialmente las medianas y grandes, deben crear dentro de su estructura un puesto técnico y administrativo responsable de la minimización que esté dotado de autoridad, de recursos, de acceso directo a la dirección y de la posibilidad de familiarizarse con todos los procesos de la empresa, así como de liderazgo y capacidad de gestión.

El plan de minimización debe partir también de una auditoría donde se identifiquen las corrientes de residuos, se caractericen y cuantifiquen, y donde se determinen las causas fuentes y procesos al igual que los costos completos de su manejo. La minimización, como es obvio, no puede ser responsabilidad de una sola persona o departamento dentro de las empresas, sino que debe integrar funcionalmente a todas las áreas operativas, como son: departamento legal, financiero, de ingeniería de proceso, producción, control de calidad, mantenimiento, investigación y desarrollo, mercadotecnia, compras y almacén, seguridad e higiene y medio ambiente.

Frente al aumento en los costos de tratamiento y eliminación de los residuos, la minimización supone ahorros importantes en costos de manejo y en el consumo de materiales. Las inversiones tendientes a la minimización pueden ser con frecuencia rentables. Independientemente, la minimización puede reportarle a las empresas una mucho mejor imagen entre sus consumidores y mejoras en la calidad de sus productos y en el ambiente de trabajo. La minimización es una filosofía y una práctica de calidad ambiental total a través de la optimización de procesos, que trasciende las decisiones tradicionales postproductivas o al final del proceso, que sólo intentan resolver problemas una vez que éstos se han generado.

* Legislación y Minimización de Residuos:

La normativa en esta materia es cada vez más exigente, y en ocasiones, como veremos, sólo se puede satisfacer adoptando medidas de Minimización.

La disposición adicional segunda del Real Decreto 952/1997 contempla que cada cuatro años, los productores de residuos peligrosos deberán elaborar, y remitir a su Comunidad Autónoma, un estudio de minimización de los residuos que produzcan, comprometiéndose a reducir la producción de residuos peligrosos, en la medida de sus posibilidades. El primer estudio se deberá remitir a la Dirección General de Calidad Ambiental antes del 6 de julio del año 2002.

Por otra parte, el Real Decreto 782/1998, Reglamento que desarrolla la Ley de Envases y Residuos de Envases (Ley 11/1997), establece la obligación de elaborar un Plan empresarial de prevención de residuos de envases a todos los envasadores que, a lo largo de un año natural, pongan en el mercado una cantidad de productos envasados y, en su caso, de envases industriales o comerciales, que sean susceptibles de generar residuos de envases en cuantía superior a las cantidades estipuladas en el artículo 3 del citado Real Decreto 782/1998. Estos planes empresariales se presentarán por primera vez en mayo de 1999 o un año más tarde en función de la cantidad anual de envases puestos en el mercado y por tanto de residuos de envases que sean susceptibles de generarse.

Un Plan de minimización de residuos es el instrumento a través del cual puede ponerse en marcha la minimización en la empresa. El plan de Minimización implica organizar los medios humanos y técnicos de una empresa con el fin de sustituir, en la medida de lo posible, la gestión clásica de residuos y emisiones basada en sistemas de tratamiento y eliminación al final del proceso (fin de línea), por prácticas de reducción en origen y reutilización. Este Plan puede enmarcarse dentro de la implantación de Planes de Calidad, de Seguridad y de un Sistema de Gestión Medioambiental de la empresa.

El Plan de minimización es una oportunidad para realizar cambios organizativos y operativos, para introducir las denominadas “Buenas Prácticas” y tecnologías que mejoren la situación ambiental de la empresa, a veces con un coste menor del imaginado. El Plan de minimización puede resolver problemas que la gestión clásica de residuos no consigue resolver. Proporciona una buena imagen de la empresa ante la sociedad y ante los consumidores que permite aumentar la competitividad respecto a empresas similares, lo que unido al ahorro en costes de gestión de residuos, puede llegar a obtenerse una buena rentabilidad, independientemente del tamaño de empresa.

A continuación hemos realizado un esquema que representa perfectamente un PLAN DE MINIMIZACIÓN DE RESIDUOS Y EMISIONES completo, es decir conteniendo tanto sus Aspectos previos como sus distintas Etapas en la minimización. :

* Aproximación al estado de la cuestión en Aragón:

El Gobierno de Aragón ha realizado hace unos meses, una campaña divulgativa, distribuyendo entre las industrias de Aragón 10.000 ejemplares de tres folletos tipo «tríptico», que bajo el título genérico de «Gestión y Minimización de residuos industriales especiales», presenta un amplio abanico de información, conocimientos básicos, problemas y soluciones, así como de la normativa y legislación aplicable.

Los títulos y contenidos de los folletos son:

1. Aspectos generales.

Plan de minimización de resíduos y emisiones
PRODUCTOR

¿Que es un residuo industrial?

¿Cómo se clasifican los residuos industriales?

¿Qué es la minimización de residuos?

¿Que son las tecnologías limpias?

GESTOR AUTORIZADO

¿Que tratamiento puede darse a los residuos generados?

NORMATIVA

2. Plan de minimización.

Plan de minimización de resíduos y emisiones

3. Minimización y buenas prácticas.

Plan de minimización de resíduos y emisiones

Algunos datos sobre las inversiones industriales de Aragón en minimización de residuos

Sobre las inversiones de las industrias aragonesas en minimización de residuos, se dispone de los datos conocidos a través de los proyectos que han utilizado alguno de los dos instrumentos financieros de fomento, que gestiona el Departamento de Agricultura y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón. Los dos instrumentos financieros son:

Las subvenciones con cargo a los programas de la Comunidad Autónoma en materia de residuos peligrosos, que regula el Decreto 17/1996, de 20 de febrero, y que se publican en el Boletín Oficial de Aragón mediante convocatoria anual. La convocatoria para las inversiones que se realicen durante 1999 se publicó en el Boletín Oficial de Aragón núm. 121 de 16 de octubre de 1998. El plazo de presentación de solicitudes terminará el día 15 de diciembre de 1998.

El certificado de convalidación para practicar la correspondiente deducción fiscal por inversiones destinadas a la protección del medio ambiente, que regula el Real Decreto 1594/1997, de 17 de octubre.

Gracias a esta línea de ayudas del Gobierno aragonés, en los tres últimos años se han subvencionado un total de 122 proyectos, que representan una inversión global de unos 2.446 millones de pesetas para mejora del medio ambiente. De estos proyectos 38 tuvieron por finalidad la minimización o el reciclado de residuos industriales peligrosos. La minimización de residuos peligrosos supone actualmente una cuarta parte del total de las inversiones ambientales industriales, y en ellas se ha conseguido desde la total eliminación del residuo peligroso por sustitución del proceso y materiales empleados, hasta una reducción de como mínimo un 10 %.

Por parte de las deducciones fiscales certificadas por el Servicio de Residuos Industriales de la Dirección General de Calidad Ambiental, correspondientes a la declaración del Impuesto de Sociedades del ejercicio 1997, el Departamento de Agricultura y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón y en ejecución del Plan de Gestión de los Residuos Especiales de esta Comunidad Autónoma, ha realizado los correspondientes certificados de convalidación de doce inversiones medioambientales por un importe total superior a 849 millones de pesetas. La finalidad de estas inversiones ha sido fundamentalmente la disminución de la cantidad y la peligrosidad de los residuos generados, lo que ha permitido en conjunto que alrededor de 250 toneladas de residuos se dejen de producir en este año.

* Normativa obligatoria:

- Real Decreto 2216/1985, de 28 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento sobre declaración de sustancias nuevas y clasificación, envasado y etiquetado de sustancias peligrosas.

- Ley Básica 20/1986, de 14 de mayo, de Residuos Tóxicos y Peligrosos.

- Real Decreto 833/1988, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento para la ejecución de la Ley 20/1986 Básica de residuos tóxicos y peligrosos.

- Orden de 28 de febrero de 1989 por la que se regula la gestión de aceites usados.

- Orden de 14 de abril de 1989 sobre gestión de los policlorobifenilos y policloroterfenilos.

- Orden de 13 de octubre de 1989 sobre métodos de caracterización de los residuos tóxicos y peligrosos.

- Orden de 28 de julio de 1989 sobre gestión del dióxido de titanio.

- Real Decreto 108/1991, de 1 de febrero, sobre la prevención y reducción de la contaminación del medio ambiente producida por el amianto.

- Real Decreto 952/1997, de 20 de junio, por el que se modifica el Reglamento para la ejecución de la Ley 20/1986, de 14 de mayo, Básica de Residuos Tóxicos y Peligrosos, aprobado mediante Real Decreto 833/1988, de 20 de julio.

- Real Decreto 1217/1997, de 18 de julio, sobre incineración de residuos peligrosos y de modificación del Real Decreto 1088/1992, de 11 de septiembre, relativo a las instalaciones de incineración de residuos municipales.

- Orden de 18 de julio de 1997, del Departamento de Agricultura y Medio Ambiente, por el que se regulan los documentos de control y seguimiento de la Gestión de Residuos Tóxicos y Peligrosos procedentes de pequeños productores.

* Conclusión personal:

La industria española está sometida a una regulación ambiental cada vez más amplia y profunda, y las preocupaciones ambientales sobre la industria española trascienden su ámbito inmediato de repercusión y alcanza ámbitos de carácter político tanto dentro como fuera de la Unión Europea.

La minimización requiere de incentivos y de recursos humanos y técnicos que permitan sustituir el manejo relativamente primitivo que hoy se hace de ellos por prácticas eficientes de reducción, reciclaje y recuperación.

Aunque la minimización constituye una alternativa prioritaria para atender los problemas planteados por los residuos peligrosos, es importante señalar que no es una panacea, y que no puede abarcar a todas las corrientes de residuos generados en la industria. Siempre habrá una proporción importante de residuos que requerirán un manejo al final del proceso.

Al igual que ocurre con cualquier tipo de combustible natural, no existe ninguno con un grado de contaminación cero. Cualquiera contendrá sus ventajas y sus inconvenientes.

Tal y como se ha visto en el presente trabajo, el simple hecho de plantearnos estas cuestiones suponen un avance muy grande, máxime cuando la propia legislación propone mecanismos a aplicar.

Las campañas de concienciación empresarial están bien, pero desde mi modesta opinión, siempre deberán ir acompañadas de ayudas en el nivel económico. Ya sea mediante subvención de infraestructuras medioambientales, exenciones fiscales,... pero es palpable de que el empresario tiene una visión económica en sus actuaciones. Enfocar, pues, el tema desde punto de vista del ahorro monetario de una empresa nos repercutirá más beneficios, que hablando de los problemas de la contaminación en el medio, ....

Al mismo tiempo, trabajos como este acercan, de manera notoria, dicha problemática a la clase universitaria, de forma y manera que en un futuro próximo haya una concienciación en materia medio ambiental que ayude a la toma de medidas dentro de las empresas.

Como hemos dicho la mayoría de los efectos que las emisiones y residuos tienen no son palpables a simple vista. Esto hace que pueda llegar a existir un cierto grado de escepticismo en la sociedad sobre lo afirmado por asociaciones o grupos de presión de carácter ecologista.

Ojalá que los cambios necesarios no lleguen demasiado tarde.


Obtener apoyo de los estamentos clave de la empresa

Crear el puesto
de responsable
de minimización

Realizar una auditoría
de residuos y emisiones
orientada
a la minimización

Formar un equipo de
trabajo e implicar a todos
los departamentos
de la empresa

Implicar a todos
los trabajadores
de la empresa

Definir los objetivos del Plan.
Analizar los
beneficios y costes

Definir
características
del puesto.
Elegir una persona
idónea para ocuparlo

Es una parte de la
auditoria ambiental en
la que se realiza un
análisis sistemático y
objetivo de la
instalación para
determinar con
precisión la totalidad
de los flujos de residuos
y emisiones que se generan.

Implicar a todos los departamentos de la
empresa.
Coordinar el Plan con otros
programas existentes
(calidad total, etc.)

Formación adecuada.
Motivación para
obtener
colaboración.
reconocimiento
por labor realizada.

Clasificar los flujos

Identificar las opciones para la minimización de los flujos seleccionados

Evaluar la viabilidad de las opciones identificadas

Seleccionar la mejor alternativa para cada flujo

Implantar las alternativas seleccionadas