Plan de Corto cinematográfico

Cinematografía. Comunicación audiovisual. Planificación. Música. Planteamiento visual. Guión de trabajo. Desgloses por secuencias, decorados, vestuarios, personajes. Localizaciones. Plan de rodaje

  • Enviado por: Ana
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 72 páginas
publicidad

-Demasiado tarde-

El malecón de un pequeño pueblo de costa del sur de España. Es de noche e invierno, así que poca gente transita por la calle. Los que lo hacen van muy abrigados y con prisa. Una mujer mira un escaparate mientras vemos como un hombre se fija en ella y se acerca. Le llama la atención.

HOMBRE

Eva…

EVA

¡Jaime!

Eva se sorprende al verlo y lo abraza. Jaime recibe el abrazo con algo de reparo al principio.

EVA

¿Qué haces tú por aquí? ¡Cuánto tiempo sin verte! ¡Que guapo estás!

JAIME

(sonriendo ante la locuacidad de Eva)

Pues visitando a mis padres…ya sabes, la navidad. Tú…también estás muy guapa.

EVA

(riendo sin parar)

¡Que tonto eres! Claro, yo también he venido para eso… ¿Y no es bonito volver, y más en estas fechas? ¿No lo echas de menos?

JAIME

Claro que sí. ¿Cómo no voy a echar de menos esto?

EVA

(sonriendo)

Lo sé. Si hay alguien que puede echar esto de menos más que yo, eres tú.

JAIME

(pensándolo)

Aquí es el único sitio donde llego a pensar que no hay cosas malas en el mundo.

EVA

Bueno, no te pases. Hay muchas cosas malas en el mundo y tú lo sabes mejor que nadie.

JAIME

Ya, no es que lo olvide, es solo que es más fácil dejar de pensarlo.

EVA

No sé, para mi eso nunca es fácil.

JAIME

Contigo nada es fácil… ¿No es así?

EVA

Me conoces bien…

(Se hace un momento de silencio, como si pensaran en algo)

JAIME

¿Vas a algún sitio?

EVA

Bueno, ya es tarde…a casa…

JAIME

Entonces, vamos…. ¿No?

EVA

Por supuesto, vecino.

(Empiezan a caminar en dirección a sus casas)

EVA

Entonces, ¿Sigues en Madrid?

JAIME

Si, claro. Me va muy bien, ya sabes, me gusta lo que hago.

EVA

Te costó pero lo conseguiste…

JAIME

¿Te metes conmigo?

EVA

(riendo)

¡No! Sabes que yo siempre creí en ti…

JAIME

Lo sé… y tú…en Londres… ¿Qué tal con los ingleses?

EVA

Bien, ya sabes, yo me llevo bien con cualquier ser viviente que me mantenga entretenida…aunque los ingleses son algo raros, pero tienen su punto.

JAIME

¿Puedes votar allí?

EVA

¡No has cambiado nada! No, Jaimito, voto por correo en España. Sigo siendo de aquí, ¿Qué te crees?

JAIME

¿Y a quien…?

EVA

¿Me vas a preguntar eso? Además, lo sabes.

JAIME

(sonríe)

Lo sé, mi pequeña roja.

(Ambos se ríen)

EVA

Hablo quien pudo. Aunque ahora debes estar ganando un dineral. Te habrás vuelto un capitalista.

JAIME

No te creas. Tampoco tengo tanto dinero. Tengo muchos gastos…

EVA

¿En putas?

JAIME

Claro, sexo, drogas duras, alcohol…Hay que pagar los vicios.

(Eva sonríe y le mira a los ojos. El también le sonríe)

JAIME

Mi madre me ha dicho que has venido con tu pareja.

EVA

Dicho así parece que soy lesbiana.

JAIME

¿Y no lo eres?

(Eva le da un suave empujón)

JAIME

En serio, háblame de él.

EVA

Pues se llama Antonio, es otro español en la vieja Inglaterra y bueno, ya me conoces, es un tío extraño pero buena persona.

JAIME

Extraño pero buena persona…Me suena.

EVA
Go to hell.

JAIME

Insultos en inglés, que refinada…

EVA

Que te creías, que siempre sería una chica de pueblo…

JAIME

Tú nunca has sido eso.

EVA

(mirándole a los ojos)

Nunca me he avergonzado de serlo. Solo era una broma.

JAIME

Se que nunca te has avergonzado de serlo, pero es que nunca lo has sido. Tú siempre has sido una habitante del mundo.

(Eva se queda pensativa)

JAIME

¿He dicho algo…?

EVA

No. Solo que había olvidado…

JAIME

¿Qué?

EVA

Había olvidado como me gusta verme a través de tus ojos.

(Un momento de silencio)

JAIME

Y con esas frases aún dices que eres una chica de pueblo…que…cursi…

(Ambos ríen)

EVA

Gracias por quitarle la magia a este momento.

JAIME

De nada. No quería que Antonio se sintiera celoso.

EVA

(mirándole resentida)

¿Eso es un golpe bajo?

JAIME

No. Aún no saques la artillería. ¿O también echas de menos discutir conmigo?

EVA

Sabes que sí.

(Otro momento de silencio)

JAIME

¿Cuánto tiempo hace?

EVA

4 años, 5 meses y 8 días.

JAIME

Dime, ¿Cuánto tiempo llevas con Antonio?

EVA

Nueves meses, ¿Por qué?

JAIME

¿Justos?

EVA

Ya veo por donde vas y no me gusta.

JAIME

Tú siempre has visto por donde voy, y nunca te ha gustado, pero no por eso he dejado de ir.

EVA

Lo sé. Y te odio por ello.

JAIME

No, no me odias.

EVA

Te odio por saber que no te odio.

JAIME

Eso puede ser verdad.

EVA

¿Y tú hermana?

JAIME

Un buen golpe, inteligente, un buen cambio de tema.

EVA

Yo soy así, inteligente, rápida.

JAIME

Ya. Está bien, ya la conoces, con sus cosas. ¿Habláis por teléfono no?

EVA

Le has preguntado por mí…

JAIME

Contigo todo es imposible, como sacas todo de todo…Pues claro que le he preguntado por ti.

EVA

Aunque juraste que no lo harías.

JAIME

Tú juraste no volver a hablarme y aquí estás.

EVA

Pero entonces tenía 22 años, apenas era una niña. Aunque no lo creas, he madurado.

(Jaime la mira)

JAIME

Tienes razón…no lo creo.

EVA

Y tú sigues siendo tan gracioso…preséntate al…

JAIME

Si, al club de la comedia…eche la solicitud pero se ve que no soy tan gracioso…Solo lo soy para ti…

EVA
Muchas cosas solo lo fuiste para mí y para lo que nos sirvió…

JAIME

Ahora eres tú la de los golpes bajos…

EVA
Pues sí. Te juré no volver a hablarte, pero si te hablo quizás sea para cosas como estas.

JAIME

En ese caso, prefiero que me vuelvas a hablar. Aunque sea en tu manera vengativa y cruel.

EVA

Que así sea.

JAIME

Al menos sigues tan guapa como la última vez que te vi…no, miento…mucho más guapa… ¿Te has operado o algo?

EVA

Si, ya sabes, quitarme arrugas, subirme un poco las tetas…Eres muy, muy gracioso, en serio. Y no estoy guapa, quizá sigues viéndome guapa, pero ese es tu problema.

JAIME
Ese siempre ha sido mi problema.

(Eva se ruboriza)

JAIME

Y lo sigo consiguiendo.

EVA

(a la defensiva)

¿Qué?

JAIME

Ponerte nerviosa. Ha pasado tanto tiempo y aún lo consigo. Me encanta.

EVA

Tu problema será otro como no te calles.

JAIME

Vale, ya no te pondré más nerviosa, no te pongas más a la defensiva.

EVA

¡Te odio!

JAIME

Ojalá fuera cierto…

EVA

Y eso a que viene.

JAIME

Bueno, es una teoría que tengo.

EVA

Ilústrame.

JAIME

Todo hubiera sido más fácil si tú…es que es difícil de explicar. Tú siempre me has querido tanto y me has hecho sentir tan bien que era inevitable no quererte, así que…

EVA

¿Me echas la culpa de todo lo que ha pasado?

JAIME

Para nada. Pero yo era el sensato, el que veía las cosas desde una perspectiva, y tú me cegaste con tu amor y apoyo condicional y eso no fue justo.

EVA

¿Eso no fue justo?

JAIME

Me abandonaste.

EVA

No acabas de decir lo que creo que acabas de decir.

JAIME

Pero Eva…

EVA

¡No! No te permito que me digas eso. Tú sabes que eso no es verdad.

JAIME

Pero Eva, te fuiste. No te lo estoy echando en cara, es un hecho. Te fuiste.

EVA

Pero no te abandoné. Me fui por tu bien.

JAIME

¿Qué? ¿Por mi bien? No empieces con ese rollo.

EVA

Jaime, no voy a discutir de eso contigo ahora. Paso.

JAIME

Porque no llevas razón.

EVA

(con mirada asesina)

¡No me provoques!

JAIME

Te provocas tu sola.

EVA

No, tú me provocas. Porque estoy harta, Jaime, estoy cansada. Han pasado más de cuatro años y míranos, no podemos hablar ni cinco minutos sin echarnos cosas en cara. Estoy cansada. Perdóname por seguir con mi vida adelante, no fue fácil, pero lo he hecho.

JAIME

(al borde del llanto)

¿No has pensado que si te echo cosas en cara es porque me importa? Y me alegro de que hayas seguido con tu vida, pero a lo mejor otros no hemos podido.

EVA

Jaime, no entiendo nada de lo que me estás diciendo.

JAIME
Será que entiendes lo que quieres entender.

EVA

Creo que será mejor que me vaya, me estás haciendo sentir incomoda.

JAIME

No, no te vayas, por favor. Llevo años, y bueno, no sé cuantos meses y días esperando poder hablar de todo esto contigo, y ahora no quiero que te vayas, por favor.

EVA

¿Y si quiero irme me lo vas a prohibir?

JAIME

Por supuesto que no. No es una orden y lo sabes. Es una petición.

(Un instante de silencio. Eva no parece tener intención de marcharse)

JAIME

Ya casi hemos llegado a nuestras casas. ¿Pasa algo si hablamos en tu puerta?

EVA

No creo que nadie nos espíe.

JAIME

(mirando la casa de Eva)

Casi había olvidado lo bonita que era. Pasamos buenos momentos ahí.

EVA

Ahora me cuesta recordar ninguno.

JAIME

Vamos, Eva, no te enfades, yo no estoy enfadado, no va de esto la cosa.

EVA

Entonces Jaime, ¿De que va? Porque hace un rato que estoy perdida y asustada, tú tienes ese don, de hacerme sentir así, y hacía tanto que no lo sentía, y sabes, esto no lo echaba de menos.

JAIME

¿Fue por eso que me dejaste?

EVA

¡Yo no te dejé, Jaime! Nunca lo e hecho, nunca lo has entendido. Solo te dejé ser libre. Tú sabías donde estaba. Podías haber venido a buscarme.

JAIME

Yo volví un día y tú no estabas. ¿Y dices que no me dejaste?

EVA

Bueno, en cierto sentido, sí, te dejé. Pero lo hice porque te quería. Yo siempre te he querido más que tú a mí, lo sabes, y pensé que estabas conmigo por algo que tu mismo has dicho antes, porque no tenías más elección. Te quería tanto que tenías que corresponderme, así que te dejé el camino libre para que te aclararas. Pero nunca viniste a buscarme.

JAIME

Nunca me lo pediste.

EVA

Si lo hubiera hecho… ¿Qué sentido habría tenido irme?

(Se hace un momento de silencio entre ambos. Parecen confusos)

JAIME

Parece que hemos estado jugando al gato y al ratón.

EVA

Eso me suena…

JAIME

¿Sí?

EVA

Sí…lo malo de este juego es que nadie gana.

JAIME

Tú no pareces haber perdido.

EVA

Olvidas muchas cosas, Jaime, pero ya no me importa.

JAIME

Yo no he olvidado nada, Eva, por eso me duele tanto. Eres tu la que pareces haber olvidado.

EVA

No tuve más remedio que hacerlo. Nunca viniste.

JAIME

Ahora estoy aquí…

EVA

¿Qué quieres decir con eso?

JAIME

No creo que tenga un significado oculto. ¿Por qué sabes qué? Yo nunca he sido el romántico de los dos, no en realidad. Yo nunca he llorado viendo a Ewan Mcgregor cantar Come what may en “Moulin rouge”, o se me todas de memoria todas las canciones de Shakira. Esa eres tú. La defensora del amor verdadero.

EVA

Esa era yo… ¿No has pensado en eso?

JAIME

Entonces quizás ya no eres la persona que yo amaba…

(Eva lo mira)

EVA

¿Me amas?

JAIME

¿Aún lo dudas?

EVA

Creo que ya no. Era solo una pregunta estúpida.

JAIME

Y tú… ¿me amas a mí?

EVA

Sabes que sí.

JAIME

¿Entonces…?

EVA

Creía que te había enseñado más cosas, Jaime. La vida no es tan sencilla, no es blanco o negro, no es te quiero y ya está. También hay que pensar en lo que los demás sienten.

JAIME

¿Y que pasa con lo que sentimos nosotros? Además, tú también me enseñaste a expresar lo que sentía, a ser más que un bloque de hielo, o también lo has olvidado…

EVA

(una lágrima cae por su mejilla)

Por supuesto que no. Pero he estado tanto tiempo amándote sin recibir nada a cambio que…

JAIME

¿Que qué?

EVA

Que ya no sé si sería capaz de volver atrás. Se que te querré siempre, pero a lo mejor prefiero quedarme con el recuerdo de antes que con lo que pueda venir.

JAIME

No hablas en serio.

EVA

Claro que sí, y cuando tu lo pienses también lo verás así. Además…hoy nos hemos encontrado de casualidad. ¿Qué hubiera pasado si no nos hubiéramos vuelto a ver? Piénsalo…

JAIME

Hubiera ido a buscarte…

EVA

Mentira. Si no lo habías hecho ya no lo harías nunca.

JAIME

Pero…

EVA

¿Qué, Jaime?

JAIME

No entiendo a que viene eso.

EVA

Viene a que un amor tiene que fundamentarse a algo más que una casualidad…

JAIME

¿Quién lo dice? Desde cuando, dime, tu sigues reglas en estas cosas…

EVA

A lo mejor eso es algo que yo he aprendido de ti.

JAIME

Eso no es justo.

EVA

¿Y que es justo?

JAIME

Que te quedes conmigo.

EVA

No, eso no es lo justo. Quizá solo en tu egoísta mente.

JAIME

Tú también serías feliz a mi lado y lo sabes.

EVA

Eso es lo que tú crees, pero ¿Cuándo hemos sido tú y yo felices? Mira hacia atrás. En tan contadas ocasiones…Cuando el amor surgía o así lo creíamos, cuando los demás no nos avasallaban y cuando las dudan no se te entrecruzaban…O mis inseguridades no volvían. Y tampoco sabemos que nos aguardaba en el futuro. Las cosas pasan por algo, y quizá separarnos fue lo mejor que nos pudo pasar.

JAIME

También puede que hoy nos hayamos reencontrado por algo. ¿No has pensado en eso? Porque Eva, yo no he dejado de pensar en ti. Y yo creo q tu tampoco has dejado de pensar en mi. Te conozco.

EVA

A lo mejor yo ya no soy como era. A lo mejor no me conoces tan bien Jaime. ¿No puedes pensar que mi corazón se rompió pero que se ha vuelto a unir?

JAIME

Hasta puede que me gustaría que así fuera, pero se que no es así.

EVA

¿Qué? Pero… ¿Qué sabrás tú?

JAIME

Te conozco mejor de lo que crees Eva, y se que puedes haber cambiado en estos años, pero tu me dijiste que me querrías siempre, y tu nunca has faltado a nada, porque tu siempre has dicho lo que has sentido. Es lo mejor de ti.

(Eva está en silencio. Está visiblemente emocionada)

EVA

¿Ves? Eso también me asusta. Me conoces tan bien, que… Sabes exactamente lo que siento.

JAIME

¿Y eso es malo?

EVA

No lo sé, pero no creo que sea bueno…

JAIME

¿Por qué?

EVA

Porque tienes un poder demasiado grande sobre mí. Sabes lo mucho que te quiero y todo lo que estaría dispuesta a hacer por ti y eso me asusta, nunca me ha gustado depender de nadie y lo sabes, no puedo…

JAIME

Pero todo eso es bueno, Eva…yo nunca usaría eso en tu contra…

EVA

Eso lo dices ahora, pero yo soy una persona vulnerable, y no sé que nos va a traer el futuro, y en todo caso, estoy más preparada para estar sin ti desde ahora que para volver a perderte.

JAIME

No puedes hablar en serio.

EVA

Sabes que si lo hago.

JAIME

Pero es que no me volverás a perder.

EVA

¿Y tú que sabes?
JAIME

¿Y tú?

EVA

Se que tu no me quieres como yo a ti, Jaime, siempre lo he sabido, se que tu amor no es para siempre, no me preguntes porque. Hay cosas que se saben. Y no estoy preparada para perderte un día.

JAIME

¿Y si te hubiera ido a buscar todo habría sido diferente?

EVA
No lo sé.

JAIME

¿Y Antonio si te querrá para siempre?

EVA

Tampoco lo sé, pero tampoco me importa mucho…

JAIME

¿Y es así como quieres vivir el resto de tu vida?

EVA

Ni idea.

JAIME

¿Eva?

EVA

¿Qué?

JAIME

¿Sabes algo?

EVA

Si. No quiero volver contigo.

Jaime no dice nada más. Se queda un rato mirándola, da media vuelta y se va. Eva entra en su casa, al jardín, y se sienta en el césped a llorar.

Han pasado algunos años. El mismo pueblo, la misma época del año, el mismo malecón. La misma mujer, unos años mayor, acompañada de un niño de unos cinco años.

EVA

Si, pero solo si te portas bien.

NIÑO

Si que me porto bien.

EVA

Bueno, si tú lo dices…

Vemos a Jaime acercarse a ella, sin que Eva se de cuenta.

JAIME

Hola…

EVA

(claramente sorprendida)

Jaime…

JAIME

¿De vacaciones, eh? Este debe ser el pequeño Alejandro…

EVA

Si, claro…

ALEJANDRO

¿Quién es, mamá?

EVA

(confundida)

Eeem…un amigo de mamá…del pueblo de los abuelos… ¿Por qué no te vas acercando a los columpios y ahora vamos para allá?

El niño parece conforme y corre hasta unos columpios cercanos. Eva y Jaime se quedan solos y parece que no saben que decir.

JAIME

Es un niño muy guapo. Tu sueño echo realidad al final ¿Eh? Eres madre, un niño, y Alejandro, como tu abuelo.

EVA

Si, y como el Magno.

JAIME

Si…

EVA

Pero no todos los sueños se hacen realidad.

JAIME

No, no todos.

EVA

Siempre pensé que si algún día tendría un hijo sería contigo.

JAIME

Yo también, pero tu no me dejaste.

EVA

Lo sé. Y no sabes cuanto me arrepiento.

JAIME

Yo también. Pero la vida es así. A veces es demasiado tarde para algunas cosas.

EVA

¿Lo es?

JAIME

Sí.

Jaime se aleja. Eva se acerca a columpiar a su hijo mientras esconde unas lágrimas que recorren sus mejillas.

FIN

GUIÓN LITERARIO

-Temas a utilizar en el corto:

  • “Sucede que a veces”. Interpretada por Ismael Serrano en el álbum “Naves ardiendo más allá de Orión”, 2005. Letra y música de Ismael Serrano.

http://www.ismaelserrano.com/canciones/letras/sucedequeaveces.htm

Momento en el que suena

(Página 1 a 2)

HOMBRE

Eva…

EVA

¡Jaime!

Eva se sorprende al verlo y lo abraza. Jaime recibe el abrazo con algo de reparo al principio.

EVA

¿Qué haces tú por aquí? ¡Cuánto tiempo sin verte! ¡Que guapo estás!

JAIME

(sonriendo ante la locuacidad de Eva)

Pues visitando a mis padres…ya sabes, la navidad. Tú…también estás muy guapa.

EVA

(riendo sin parar)

¡Que tonto eres! Claro, yo también he venido para eso… ¿Y no es bonito volver, y más en estas fechas? ¿No lo echas de menos?

JAIME

Claro que sí. ¿Cómo no voy a echar de menos esto?

EVA

(sonriendo)

Lo sé. Si hay alguien que puede echar esto de menos más que yo, eres tú.

JAIME

(pensándolo)

Aquí es el único sitio donde llego a pensar que no hay cosas malas en el mundo.

EVA

Bueno, no te pases. Hay muchas cosas malas en el mundo y tú lo sabes mejor que nadie.

JAIME

Ya, no es que lo olvide, es solo que es más fácil dejar de pensarlo.

EVA

No sé, para mi eso nunca es fácil.

JAIME

Contigo nada es fácil… ¿No es así?

EVA

Me conoces bien…

(Se hace un momento de silencio, como si pensaran en algo)

JAIME

¿Vas a algún sitio?

EVA

Bueno, ya es tarde…a casa…

JAIME

Entonces, vamos…. ¿No?

EVA

Por supuesto, vecino.

Letra de la canción

Sucede que a veces la vida mata y el amor
te echa silicona en los cerrojos de tu casa,
o te abre un expediente de regulación,
y te expulsa del Edén, hacia tierras extrañas.
Sucede que a veces sales de un bar y la luz
quema la piel de este vampiro que te ama,
te llena la frente de fino polvo marrón-sur,
bostezas y te queman agujetas en las alas.

Pero sucede también
que, sin saber cómo ni cuándo,
algo te eriza la piel
y te rescata del naufragio.

Y siempre es viernes, siesta de verano,
verbena en la aldea, guirnaldas en mayo,
tormentas que apagan el televisor.
Teléfonos que arden, me nombra tu voz,
hoy ceno contigo, hoy revolución,
reyes que pierden sus coronas,
verte entre la multitud,
abrazos que incendian la aurora
en las playas del sur.

Sucede que a veces la vida mata y te encuentras
solo y en este corazón no reciclable
se hunden petroleros desahuciados y sospechas
que provocan miopía en lanzadores de puñales.
Sucede que a veces la vida mata y el invierno
saca su revólver, te encañona en las costillas,
te aterran los álbumes de fotos y el espejo,
huele a pino el coche y el mar a gasolina.

Pero sucede también
que, sin saber cómo ni cuándo,
algo te eriza la piel
y te rescata del naufragio.

Y siempre es viernes, siesta de verano,
verbena en la aldea, guirnaldas en mayo,
tormentas que apagan el televisor.
Teléfonos que arden, me nombra tu voz,
hoy ceno contigo, hoy revolución,
reyes que pierden sus coronas,
verte entre la multitud,
abrazos que incendian la aurora
en las playas del sur.

Sucede que a veces la vida mata...
Y siempre es viernes, siesta de verano...
Hoy ceno contigo, hoy revolución...

Está canción tiene un significado especial entre ellos porque es el cantante favorito de ambos y por la letra de la canción. Habla de “verse entre la multitud”, de “hoy ceno contigo, hoy revolución”, y “que a veces la vida hace que pase algo bueno”.

*“Vine del norte”. Interpretada por Ismael Serrano en el álbum “La memoria de los peces”, 1998. Letra y música de Ismael Serrano.

http://www.ismaelserrano.com/canciones/letras/vinedelnorte.htm

Momento en el que suena

(Página 4 a 7)

JAIME

Y con esas frases aún dices que eres una chica de pueblo…que…cursi…

(Ambos ríen)

EVA

Gracias por quitarle la magia a este momento.

JAIME

De nada. No quería que Antonio se sintiera celoso.

EVA

(mirándole resentida)

¿Eso es un golpe bajo?

JAIME

No. Aún no saques la artillería. ¿O también echas de menos discutir conmigo?

EVA

Sabes que sí.

(Otro momento de silencio)

JAIME

¿Cuánto tiempo hace?

EVA

4 años, 5 meses y 8 días.

JAIME

Dime, ¿Cuánto tiempo llevas con Antonio?

EVA

Nueves meses, ¿Por qué?

JAIME

¿Justos?

EVA

Ya veo por donde vas y no me gusta.

JAIME

Tú siempre has visto por donde voy, y nunca te ha gustado, pero no por eso he dejado de ir.

EVA

Lo sé. Y te odio por ello.

JAIME

No, no me odias.

EVA

Te odio por saber que no te odio.

JAIME

Eso puede ser verdad.

EVA

¿Y tú hermana?

JAIME

Un buen golpe, inteligente, un buen cambio de tema.

EVA

Yo soy así, inteligente, rápida.

JAIME

Ya. Está bien, ya la conoces, con sus cosas. ¿Habláis por teléfono no?

EVA

Le has preguntado por mí…

JAIME

Contigo todo es imposible, como sacas todo de todo…Pues claro que le he preguntado por ti.

EVA

Aunque juraste que no lo harías.

JAIME

Tú juraste no volver a hablarme y aquí estás.

EVA

Pero entonces tenía 22 años, apenas era una niña. Aunque no lo creas, he madurado.

(Jaime la mira)

JAIME

Tienes razón…no lo creo.

EVA

Y tú sigues siendo tan gracioso…preséntate al…

JAIME

Si, al club de la comedia…eche la solicitud pero se ve que no soy tan gracioso…Solo lo soy para ti…

EVA
Muchas cosas solo lo fuiste para mí y para lo que nos sirvió…

JAIME

Ahora eres tú la de los golpes bajos…

EVA
Pues sí. Te juré no volver a hablarte, pero si te hablo quizás sea para cosas como estas.

JAIME

En ese caso, prefiero que me vuelvas a hablar. Aunque sea en tu manera vengativa y cruel.

EVA

Que así sea.

JAIME

Al menos sigues tan guapa como la última vez que te vi…no, miento…mucho más guapa… ¿Te has operado o algo?

EVA

Si, ya sabes, quitarme arrugas, subirme un poco las tetas…Eres muy, muy gracioso, en serio. Y no estoy guapa, quizá sigues viéndome guapa, pero ese es tu problema.

JAIME
Ese siempre ha sido mi problema.

(Eva se ruboriza)

JAIME

Y lo sigo consiguiendo.

EVA

(a la defensiva)

¿Qué?

JAIME

Ponerte nerviosa. Ha pasado tanto tiempo y aún lo consigo. Me encanta.

EVA

Tu problema será otro como no te calles.

JAIME

Vale, ya no te pondré más nerviosa, no te pongas más a la defensiva.

EVA

¡Te odio!

JAIME

Ojala fuera cierto…

EVA

Y eso a que viene.

JAIME

Bueno, es una teoría que tengo.

EVA

Ilústrame.

JAIME

Todo hubiera sido más fácil si tú…es que es difícil de explicar. Tú siempre me has querido tanto y me has hecho sentir tan bien que era inevitable no quererte, así que…

EVA

¿Me echas la culpa de todo lo que ha pasado?

JAIME

Para nada. Pero yo era el sensato, el que veía las cosas desde una perspectiva, y tú me cegaste con tu amor y apoyo condicional y eso no fue justo.

EVA

¿Eso no fue justo?

JAIME

Me abandonaste.

EVA

No acabas de decir lo que creo que acabas de decir.

JAIME

Pero Eva…

EVA

¡No! No te permito que me digas eso. Tú sabes que eso no es verdad.

JAIME

Pero Eva, te fuiste. No te lo estoy echando en cara, es un hecho. Te fuiste.

EVA

Pero no te abandoné. Me fui por tu bien.

JAIME

¿Qué? ¿Por mi bien? No empieces con ese rollo.

EVA

Jaime, no voy a discutir de eso contigo ahora. Paso.

JAIME

Porque no llevas razón.

EVA

(con mirada asesina)

¡No me provoques!

JAIME

Te provocas tu sola.

EVA

No, tú me provocas. Porque estoy harta, Jaime, estoy cansada. Han pasado más de cuatro años y míranos, no podemos hablar ni cinco minutos sin echarnos cosas en cara. Estoy cansada. Perdóname por seguir con mi vida adelante, no fue fácil, pero lo he hecho.

JAIME

(al borde del llanto)

¿No has pensado que si te echo cosas en cara es porque me importa? Y me alegro de que hayas seguido con tu vida, pero a lo mejor otros no hemos podido.

EVA

Jaime, no entiendo nada de lo que me estás diciendo.

JAIME
Será que entiendes lo que quieres entender.

EVA

Creo que será mejor que me vaya, me estás haciendo sentir incomoda.

JAIME

No, no te vayas, por favor. Llevo años, y bueno, no sé cuantos meses y días esperando poder hablar de todo esto contigo, y ahora no quiero que te vayas, por favor.

EVA

¿Y si quiero irme me lo vas a prohibir?

JAIME

Por supuesto que no. No es una orden y lo sabes. Es una petición.

Letra de la canción

Vine del norte buscando una canción y una cruz,
y allí se cruzó un cometa, y en su estela estabas tú.
En Madrid seguiría lloviendo, triste como lo dejé,
y en Santiago con tus luces y su noviembre me quemé.

Y fue después de un concierto, una noche en tu universidad,
allí te encontré de nuevo, "Hoy te invito a carretear".
"Acepto gustoso tu oferta, sólo con una condición:
que no se acabe esta noche y que no me enamore yo".

Andando por La Alameda, tú me empezaste a contar
causas, azares y luchas, en estos días y al pasar
por delante de La Moneda, tú tarareaste a Jara.
Me miraste, "Así tan duro, tienes un aire a Guevara".

Y entramos en un bareto, y allí alguien cantaba a Fito.
"A este paso me enamoro, sólo me falta otro pisco".
"Déjate de historias, súbete ahí, y cántame una de Silvio".
"Sólo si me das un beso", y todos cantaron conmigo.

Salimos del bar borrachos, agarrados de la mano,
y en la calle como siempre jodiendo andaban los pacos.
Tú les gritaste "¡Asesinos!", y los dos echamos a correr.
Tú reías, y en tu risa yo me veía caer.

Pero, "¿Dónde has estado este tiempo? Se hace tarde, vete a casa",
y en tu abrazo a lo lejos, creí oír a los Parra,
cantando para nosotros. Será mejor que me vaya.
Ahí quedé, solo, gritando, sin ti, "Te recuerdo, Amanda".

"Te recuerdo, Amanda".

Al tiempo llegué a mi norte, con una canción y una cruz,
con la estela de un cometa, con tu mentira y con tu luz.
En Madrid seguía lloviendo, tal y como lo dejé,
y en Santiago tantas cosas, hoy me muero por volver.

Hoy me muero por volver.

*“Amo tanto la vida”. Interpretada por Ismael Serrano en el álbum “Atrapados en azul”, 1995. Letra y música de Ismael Serrano.

http://www.ismaelserrano.com/canciones/letras/amotantolavida.htm

Momento en el que suena

(Página 10 a 12)

JAIME

También puede que hoy nos hayamos reencontrado por algo. ¿No has pensado en eso? Porque Eva, yo no he dejado de pensar en ti. Y yo creo q tu tampoco has dejado de pensar en mi. Te conozco.

EVA

A lo mejor yo ya no soy como era. A lo mejor no me conoces tan bien Jaime. ¿No puedes pensar que mi corazón se rompió pero que se ha vuelto a unir?

JAIME

Hasta puede que me gustaría que así fuera, pero se que no es así.

EVA

¿Qué? Pero… ¿Qué sabrás tú?

JAIME

Te conozco mejor de lo que crees Eva, y se que puedes haber cambiado en estos años, pero tu me dijiste que me querrías siempre, y tu nunca has faltado a nada, porque tu siempre has dicho lo que has sentido. Es lo mejor de ti.

(Eva está en silencio. Está visiblemente emocionada)

EVA

¿Ves? Eso también me asusta. Me conoces tan bien, que… Sabes exactamente lo que siento.

JAIME

¿Y eso es malo?

EVA

No lo sé, pero no creo que sea bueno…

JAIME

¿Por qué?

EVA

Porque tienes un poder demasiado grande sobre mí. Sabes lo mucho que te quiero y todo lo que estaría dispuesta a hacer por ti y eso me asusta, nunca me ha gustado depender de nadie y lo sabes, no puedo…

JAIME

Pero todo eso es bueno, Eva…yo nunca usaría eso en tu contra…

EVA

Eso lo dices ahora, pero yo soy una persona vulnerable, y no sé que nos va a traer el futuro, y en todo caso, estoy más preparada para estar sin ti desde ahora que para volver a perderte.

JAIME

No puedes hablar en serio.

EVA

Sabes que si lo hago.

JAIME

Pero es que no me volverás a perder.

EVA

¿Y tú que sabes?
JAIME

¿Y tú?

EVA

Se que tu no me quieres como yo a ti, Jaime, siempre lo he sabido, se que tu amor no es para siempre, no me preguntes porque. Hay cosas que se saben. Y no estoy preparada para perderte un día.

JAIME

¿Y si te hubiera ido a buscar todo habría sido diferente?

EVA
No lo sé.

JAIME

¿Y Antonio si te querrá para siempre?

EVA

Tampoco lo sé, pero tampoco me importa mucho…

JAIME

¿Y es así como quieres vivir el resto de tu vida?

EVA

Ni idea.

JAIME

¿Eva?

EVA

¿Qué?

JAIME

¿Sabes algo?

EVA

Si. No quiero volver contigo.

Jaime no dice nada más. Se queda un rato mirándola, da media vuelta y se va. Eva entra en su casa, al jardín, y se sienta en el césped a llorar.

Letra de la canción

Amo tanto, tanto la vida, que de ti me enamoré,
y ahora espero impaciente ver contigo amanecer.
Si se acaba este milagro, si se consume mi voz,
si me das un último portazo, ¿en qué calle moriré yo?

Estás tan bonita esta noche, te sienta el pelo recogido tan bien.
Pídeme cualquier deseo, poco te puedo ofrecer.
Lloras, gritas, bajo la lluvia, como el ángel Lucifer.
Somos de nuevo herida abierta, mala tierra trágame.

Trágame.

Amo tanto, amo tanto la vida, que de ti me enamoré,
y de amarte tanto, tanto, puede que no te ame bien.
Si yo fuera tu asesino conmigo nunca tendría clemencia,
y me condenaría a muerte, que es condenarme a tu ausencia.

Que no haya mas despedidas, que no eres Ilsa Lazlo ni yo Rick Blaine,
ni yo soy tan idiota, no te dejaría ir con él.
El próximo avión que tomes conmigo lo tendrás que hacer,
y el camino de regreso yo te lo recordaré.

Yo te lo recordaré.

Mismas razones que las dos canciones anteriores. Aunque esta canción es más desgarradora y triste como el momento en que suena.

Para poder utilizarlas

Música

Planteamiento Visual

Vemos el malecón de un pueblo marítimo del sur de España. Es un exterior. Es sobre las ocho de la tarde, pero al ser invierno ya es de noche. Sabemos que es invierno porque la poca gente que vemos por la calle va muy abrigada. Hay estrellas y los focos del puerto se reflejan en el mar. Eva mira el escaparate de una tienda, es una zapatería, ella viste ropa de abrigo informal. Es de estatura y peso medio, morena, con el pelo rizado y largo recogido en una cola, ojos marrones y vivos. Jaime se fija en ella y se acerca. Es alto y grande, con el pelo moreno, rizado y corto, ojos marrones, usa gafas, y viste con ropa de abrigo, con una bufanda de colores y una sudadera roja. Es muy moreno de piel. Jaime toca en el hombro de Eva y esta se vuelve.

Se miran sorprendidos y se abrazan, sus ojos brillan de la emoción. Eva lo abraza con más decisión, Jaime recibe el abrazo con más reticencia, como más sorprendido. Cuando Eva deja de abrazarlo sigue el contacto físico con las manos y lo mira como si nunca lo hubiera visto. Jaime sonríe ante la actitud de Eva y también la mira abiertamente. Eva ríe ante los comentarios de Jaime. Hablan durante unos minutos, parecen muy a gusto, ríen, se miran. Mientras siguen hablando comienzan a andar juntos, cruzan de acera hacia el lado donde se encuentra el mar.

Siguen andando por el malecón antes descrito, apenas se cruzan con gente. El mar se encuentra tranquilo y hermoso, vemos algunos barcos en él. En ningún momento dejan de hablar, parece que tienen mucho que contarse después de tanto tiempo sin verse, bromean y sonríen constantemente.

El malecón se acaba y ellos siguen caminando por una calle, su conversación parece menos divertida. Están bastante más serios. Ya no podemos ver el mar y no se cruzan con nadie. La calle está bastante menos iluminada de lo que estaba el malecón y todo parece más dejado. Es obvio que la conversación que mantienen ya no es tan amistosa y que es bastante dolorosa para ambos.

Se paran ante una puerta blanca. Es la casa de Eva. En realidad, la de sus padres. Es grande y acogedora. Se quedan hablando en la puerta. La calle es solitaria, ya que se trata de un barrio residencial y las farolas apenas los iluminan. Vemos como ambos están al borde del llanto en varias ocasiones durante la conversación, a veces a penas se atreven a mirarse a los ojos. Tras varios minutos así, la conversación se corta con una frase tajante de Eva, Jaime mete las manos en los bolsillos de su sudadera, da media vuelta y se va. Eva, aguantando el llanto, intenta meter la llave en la cerradura de la puerta, le tiembla la mano, al final consigue abrirla. Entra a un gran jardín que precede a la casa, está cuidado y es hermoso, aunque la oscuridad lo hace parecer algo salvaje. Eva se sienta en el suelo y comienza a llorar, como hacía años que no lo hacía.

Han pasado siete años, y nos encontramos más o menos en el mismo punto del malecón donde Eva y Jaime se encontraron por primera vez. Es la misma época del año. El pueblo no parece haber cambiado mucho en este tiempo. Eva, por el contrario, si ha cambiado bastante. Se la ve más mujer, se ha cortado y alisado el pelo, y su ropa de abrigo es mucho más formal. Va acompañada por un niño de unos cinco años, moreno, de ojos verdes y muy despierto. Van hablando con tranquilidad y complicidad.

Jaime la vuelve a ver, como le ocurrió siete años atrás. El no ha cambiado tanto. Se le va algo más mayor, pero por lo demás, sigue siendo el mismo. Se acerca a ellos y les llama la atención. Vemos como Eva entre en una especie de “shock”, era la última persona que esperaba ver. Eva le pide a su hijo que lo espero en unos columpios que se encuentran a unos 100 metros porque no se le ocurre otra cosa que decir. El niño la obedece encantado. Eva y Jaime intercambian unas pocas palabras, ya no parece que tengan tanto que decirse el uno al otro, por lo menos él a ella. Él se aleja decidido de Eva y esta va hacia su hijo. Mientras le empuja en los columpios, se limpia una lágrima disimuladamente.

FIN

Planteamiento

Visual

PLANIFICACIÓN

AUDIOVISUAL

Secuencia 1- Acera de enfrente al malecón-Efecto: Exterior/Noche

El malecón de un pequeño pueblo de costa del sur de España. Es de noche e invierno, así que poca gente transita por la calle. Los que lo hacen van muy abrigados y con prisa. Una mujer mira un escaparate mientras vemos como un hombre se fija en ella y se acerca. Le llama la atención.

HOMBRE

Eva…

EVA

¡Jaime!

Eva se sorprende al verlo y lo abraza. Jaime recibe el abrazo con algo de reparo al principio.

EVA

¿Qué haces tú por aquí? ¡Cuánto tiempo sin verte! ¡Que guapo estás!

JAIME

(sonriendo ante la locuacidad de Eva)

Pues visitando a mis padres…ya sabes, la navidad. Tú…también estás muy guapa.

EVA

(riendo sin parar)

¡Que tonto eres! Claro, yo también he venido para eso… ¿Y no es bonito volver, y más en estas fechas? ¿No lo echas de menos?

JAIME

Claro que sí. ¿Cómo no voy a echar de menos esto?

EVA

(sonriendo)

Lo sé. Si hay alguien que puede echar esto de menos más que yo, eres tú.

JAIME

(pensándolo)

Aquí es el único sitio donde llego a pensar que no hay cosas malas en el mundo.

EVA

Bueno, no te pases. Hay muchas cosas malas en el mundo y tú lo sabes mejor que nadie.

JAIME

Ya, no es que lo olvide, es solo que es más fácil dejar de pensarlo.

EVA

No sé, para mi eso nunca es fácil.

JAIME

Contigo nada es fácil… ¿No es así?

EVA

Me conoces bien…

(Se hace un momento de silencio, como si pensaran en algo)

JAIME

¿Vas a algún sitio?

EVA

Bueno, ya es tarde…a casa…

JAIME

Entonces, vamos…. ¿No?

EVA

Por supuesto, vecino.

Secuencia 2-Malecón del pueblo-Efecto: Exterior/Noche

(Empiezan a caminar en dirección a sus casas)

EVA

Entonces, ¿Sigues en Madrid?

JAIME

Si, claro. Me va muy bien, ya sabes, me gusta lo que hago.

EVA

Te costó pero lo conseguiste…

JAIME

¿Te metes conmigo?

EVA

(riendo)

¡No! Sabes que yo siempre creí en ti…

JAIME

Lo sé… y tú…en Londres… ¿Qué tal con los ingleses?

EVA

Bien, ya sabes, yo me llevo bien con cualquier ser viviente que me mantenga entretenida…aunque los ingleses son algo raros, pero tienen su punto.

JAIME

¿Puedes votar allí?

EVA

¡No has cambiado nada! No, Jaimito, voto por correo en España. Sigo siendo de aquí, ¿Qué te crees?

JAIME

¿Y a quien…?

EVA

¿Me vas a preguntar eso? Además, lo sabes.

JAIME

(sonríe)

Lo sé, mi pequeña roja.

(Ambos se ríen)

EVA

Hablo quien pudo. Aunque ahora debes estar ganando un dineral. Te habrás vuelto un capitalista.

JAIME

No te creas. Tampoco tengo tanto dinero. Tengo muchos gastos…

EVA

¿En putas?

JAIME

Claro, sexo, drogas duras, alcohol…Hay que pagar los vicios.

(Eva sonríe y le mira a los ojos. El también le sonríe)

JAIME

Mi madre me ha dicho que has venido con tu pareja.

EVA

Dicho así parece que soy lesbiana.

JAIME

¿Y no lo eres?

(Eva le da un suave empujón)

JAIME

En serio, háblame de él.

EVA

Pues se llama Antonio, es otro español en la vieja Inglaterra y bueno, ya me conoces, es un tío extraño pero buena persona.

JAIME

Extraño pero buena persona…Me suena.

EVA
Go to hell.

JAIME

Insultos en inglés, que refinada…

EVA

Que te creías, que siempre sería una chica de pueblo…

JAIME

Tú nunca has sido eso.

EVA

(mirándole a los ojos)

Nunca me he avergonzado de serlo. Solo era una broma.

JAIME

Se que nunca te has avergonzado de serlo, pero es que nunca lo has sido. Tú siempre has sido una habitante del mundo.

(Eva se queda pensativa)

JAIME

¿He dicho algo…?

EVA

No. Solo que había olvidado…

JAIME

¿Qué?

EVA

Había olvidado como me gusta verme a través de tus ojos.

(Un momento de silencio)

JAIME

Y con esas frases aún dices que eres una chica de pueblo…que…cursi…

(Ambos ríen)

EVA

Gracias por quitarle la magia a este momento.

JAIME

De nada. No quería que Antonio se sintiera celoso.

EVA

(mirándole resentida)

¿Eso es un golpe bajo?

JAIME

No. Aún no saques la artillería. ¿O también echas de menos discutir conmigo?

EVA

Sabes que sí.

(Otro momento de silencio)

JAIME

¿Cuánto tiempo hace?

EVA

4 años, 5 meses y 8 días.

JAIME

Dime, ¿Cuánto tiempo llevas con Antonio?

EVA

Nueves meses, ¿Por qué?

JAIME

¿Justos?

EVA

Ya veo por donde vas y no me gusta.

JAIME

Tú siempre has visto por donde voy, y nunca te ha gustado, pero no por eso he dejado de ir.

EVA

Lo sé. Y te odio por ello.

JAIME

No, no me odias.

EVA

Te odio por saber que no te odio.

JAIME

Eso puede ser verdad.

EVA

¿Y tú hermana?

JAIME

Un buen golpe, inteligente, un buen cambio de tema.

EVA

Yo soy así, inteligente, rápida.

JAIME

Ya. Está bien, ya la conoces, con sus cosas. ¿Habláis por teléfono no?

EVA

Le has preguntado por mí…

JAIME

Contigo todo es imposible, como sacas todo de todo…Pues claro que le he preguntado por ti.

EVA

Aunque juraste que no lo harías.

JAIME

Tú juraste no volver a hablarme y aquí estás.

EVA

Pero entonces tenía 22 años, apenas era una niña. Aunque no lo creas, he madurado.

(Jaime la mira)

JAIME

Tienes razón…no lo creo.

EVA

Y tú sigues siendo tan gracioso…preséntate al…

JAIME

Si, al club de la comedia…eche la solicitud pero se ve que no soy tan gracioso…Solo lo soy para ti…

EVA
Muchas cosas solo lo fuiste para mí y para lo que nos sirvió…

JAIME

Ahora eres tú la de los golpes bajos…

EVA
Pues sí. Te juré no volver a hablarte, pero si te hablo quizás sea para cosas como estas.

JAIME

En ese caso, prefiero que me vuelvas a hablar. Aunque sea en tu manera vengativa y cruel.

EVA

Que así sea.

Secuencia 3-Calle oscura-Efecto: Exterior/ Noche

JAIME

Al menos sigues tan guapa como la última vez que te vi…no, miento…mucho más guapa… ¿Te has operado o algo?

EVA

Si, ya sabes, quitarme arrugas, subirme un poco las tetas…Eres muy, muy gracioso, en serio. Y no estoy guapa, quizá sigues viéndome guapa, pero ese es tu problema.

JAIME
Ese siempre ha sido mi problema.

(Eva se ruboriza)

JAIME

Y lo sigo consiguiendo.

EVA

(a la defensiva)

¿Qué?

JAIME

Ponerte nerviosa. Ha pasado tanto tiempo y aún lo consigo. Me encanta.

EVA

Tu problema será otro como no te calles.

JAIME

Vale, ya no te pondré más nerviosa, no te pongas más a la defensiva.

EVA

¡Te odio!

JAIME

Ojalá fuera cierto…

EVA

Y eso a que viene.

JAIME

Bueno, es una teoría que tengo.

EVA

Ilústrame.

JAIME

Todo hubiera sido más fácil si tú…es que es difícil de explicar. Tú siempre me has querido tanto y me has hecho sentir tan bien que era inevitable no quererte, así que…

EVA

¿Me echas la culpa de todo lo que ha pasado?

JAIME

Para nada. Pero yo era el sensato, el que veía las cosas desde una perspectiva, y tú me cegaste con tu amor y apoyo condicional y eso no fue justo.

EVA

¿Eso no fue justo?

JAIME

Me abandonaste.

EVA

No acabas de decir lo que creo que acabas de decir.

JAIME

Pero Eva…

EVA

¡No! No te permito que me digas eso. Tú sabes que eso no es verdad.

JAIME

Pero Eva, te fuiste. No te lo estoy echando en cara, es un hecho. Te fuiste.

EVA

Pero no te abandoné. Me fui por tu bien.

JAIME

¿Qué? ¿Por mi bien? No empieces con ese rollo.

EVA

Jaime, no voy a discutir de eso contigo ahora. Paso.

JAIME

Porque no llevas razón.

EVA

(con mirada asesina)

¡No me provoques!

JAIME

Te provocas tu sola.

EVA

No, tú me provocas. Porque estoy harta, Jaime, estoy cansada. Han pasado más de cuatro años y míranos, no podemos hablar ni cinco minutos sin echarnos cosas en cara. Estoy cansada. Perdóname por seguir con mi vida adelante, no fue fácil, pero lo he hecho.

JAIME

(al borde del llanto)

¿No has pensado que si te echo cosas en cara es porque me importa? Y me alegro de que hayas seguido con tu vida, pero a lo mejor otros no hemos podido.

EVA

Jaime, no entiendo nada de lo que me estás diciendo.

JAIME
Será que entiendes lo que quieres entender.

EVA

Creo que será mejor que me vaya, me estás haciendo sentir incomoda.

JAIME

No, no te vayas, por favor. Llevo años, y bueno, no sé cuantos meses y días esperando poder hablar de todo esto contigo, y ahora no quiero que te vayas, por favor.

EVA

¿Y si quiero irme me lo vas a prohibir?

JAIME

Por supuesto que no. No es una orden y lo sabes. Es una petición.

Secuencia 4-Puerta de la casa de los padres de Eva-Efecto: Exterior/ Noche

Un instante de silencio. Eva no parece tener intención de marcharse)

JAIME

Ya casi hemos llegado a nuestras casas. ¿Pasa algo si hablamos en tu puerta?

EVA

No creo que nadie nos espíe.

JAIME

(mirando la casa de Eva)

Casi había olvidado lo bonita que era. Pasamos buenos momentos ahí.

EVA

Ahora me cuesta recordar ninguno.

JAIME

Vamos, Eva, no te enfades, yo no estoy enfadado, no va de esto la cosa.

EVA

Entonces Jaime, ¿De que va? Porque hace un rato que estoy perdida y asustada, tú tienes ese don, de hacerme sentir así, y hacía tanto que no lo sentía, y sabes, esto no lo echaba de menos.

JAIME

¿Fue por eso que me dejaste?

EVA

¡Yo no te dejé, Jaime! Nunca lo e hecho, nunca lo has entendido. Solo te dejé ser libre. Tú sabías donde estaba. Podías haber venido a buscarme.

JAIME

Yo volví un día y tú no estabas. ¿Y dices que no me dejaste?

EVA

Bueno, en cierto sentido, sí, te dejé. Pero lo hice porque te quería. Yo siempre te he querido más que tú a mí, lo sabes, y pensé que estabas conmigo por algo que tu mismo has dicho antes, porque no tenías más elección. Te quería tanto que tenías que corresponderme, así que te dejé el camino libre para que te aclararas. Pero nunca viniste a buscarme.

JAIME

Nunca me lo pediste.

EVA

Si lo hubiera hecho… ¿Qué sentido habría tenido irme?

(Se hace un momento de silencio entre ambos. Parecen confusos)

JAIME

Parece que hemos estado jugando al gato y al ratón.

EVA

Eso me suena…

JAIME

¿Sí?

EVA

Sí…lo malo de este juego es que nadie gana.

JAIME

Tú no pareces haber perdido.

EVA

Olvidas muchas cosas, Jaime, pero ya no me importa.

JAIME

Yo no he olvidado nada, Eva, por eso me duele tanto. Eres tu la que pareces haber olvidado.

EVA

No tuve más remedio que hacerlo. Nunca viniste.

JAIME

Ahora estoy aquí…

EVA

¿Qué quieres decir con eso?

JAIME

No creo que tenga un significado oculto. ¿Por qué sabes qué? Yo nunca he sido el romántico de los dos, no en realidad. Yo nunca he llorado viendo a Ewan Mcgregor cantar Come what may en “Moulin rouge”, o se me todas de memoria todas las canciones de Shakira. Esa eres tú. La defensora del amor verdadero.

EVA

Esa era yo… ¿No has pensado en eso?

JAIME

Entonces quizás ya no eres la persona que yo amaba…

(Eva lo mira)

EVA

¿Me amas?

JAIME

¿Aún lo dudas?

EVA

Creo que ya no. Era solo una pregunta estúpida.

JAIME

Y tú… ¿me amas a mí?

EVA

Sabes que sí.

JAIME

¿Entonces…?

EVA

Creía que te había enseñado más cosas, Jaime. La vida no es tan sencilla, no es blanco o negro, no es te quiero y ya está. También hay que pensar en lo que los demás sienten.

JAIME

¿Y que pasa con lo que sentimos nosotros? Además, tú también me enseñaste a expresar lo que sentía, a ser más que un bloque de hielo, o también lo has olvidado…

EVA

(una lágrima cae por su mejilla)

Por supuesto que no. Pero he estado tanto tiempo amándote sin recibir nada a cambio que…

JAIME

¿Que qué?

EVA

Que ya no sé si sería capaz de volver atrás. Se que te querré siempre, pero a lo mejor prefiero quedarme con el recuerdo de antes que con lo que pueda venir.

JAIME

No hablas en serio.

EVA

Claro que sí, y cuando tu lo pienses también lo verás así. Además…hoy nos hemos encontrado de casualidad. ¿Qué hubiera pasado si no nos hubiéramos vuelto a ver? Piénsalo…

JAIME

Hubiera ido a buscarte…

EVA

Mentira. Si no lo habías hecho ya no lo harías nunca.

JAIME

Pero…

EVA

¿Qué, Jaime?

JAIME

No entiendo a que viene eso.

EVA

Viene a que un amor tiene que fundamentarse a algo más que una casualidad…

JAIME

¿Quién lo dice? Desde cuando, dime, tu sigues reglas en estas cosas…

EVA

A lo mejor eso es algo que yo he aprendido de ti.

JAIME

Eso no es justo.

EVA

¿Y que es justo?

JAIME

Que te quedes conmigo.

EVA

No, eso no es lo justo. Quizá solo en tu egoísta mente.

JAIME

Tú también serías feliz a mi lado y lo sabes.

EVA

Eso es lo que tú crees, pero ¿Cuándo hemos sido tú y yo felices? Mira hacia atrás. En tan contadas ocasiones…Cuando el amor surgía o así lo creíamos, cuando los demás no nos avasallaban y cuando las dudan no se te entrecruzaban…O mis inseguridades no volvían. Y tampoco sabemos que nos aguardaba en el futuro. Las cosas pasan por algo, y quizá separarnos fue lo mejor que nos pudo pasar.

JAIME

También puede que hoy nos hayamos reencontrado por algo. ¿No has pensado en eso? Porque Eva, yo no he dejado de pensar en ti. Y yo creo q tu tampoco has dejado de pensar en mi. Te conozco.

EVA

A lo mejor yo ya no soy como era. A lo mejor no me conoces tan bien Jaime. ¿No puedes pensar que mi corazón se rompió pero que se ha vuelto a unir?

JAIME

Hasta puede que me gustaría que así fuera, pero se que no es así.

EVA

¿Qué? Pero… ¿Qué sabrás tú?

JAIME

Te conozco mejor de lo que crees Eva, y se que puedes haber cambiado en estos años, pero tu me dijiste que me querrías siempre, y tu nunca has faltado a nada, porque tu siempre has dicho lo que has sentido. Es lo mejor de ti.

(Eva está en silencio. Está visiblemente emocionada)

EVA

¿Ves? Eso también me asusta. Me conoces tan bien, que… Sabes exactamente lo que siento.

JAIME

¿Y eso es malo?

EVA

No lo sé, pero no creo que sea bueno…

JAIME

¿Por qué?

EVA

Porque tienes un poder demasiado grande sobre mí. Sabes lo mucho que te quiero y todo lo que estaría dispuesta a hacer por ti y eso me asusta, nunca me ha gustado depender de nadie y lo sabes, no puedo…

JAIME

Pero todo eso es bueno, Eva…yo nunca usaría eso en tu contra…

EVA

Eso lo dices ahora, pero yo soy una persona vulnerable, y no sé que nos va a traer el futuro, y en todo caso, estoy más preparada para estar sin ti desde ahora que para volver a perderte.

JAIME

No puedes hablar en serio.

EVA

Sabes que si lo hago.

JAIME

Pero es que no me volverás a perder.

EVA

¿Y tú que sabes?
JAIME

¿Y tú?

EVA

Se que tu no me quieres como yo a ti, Jaime, siempre lo he sabido, se que tu amor no es para siempre, no me preguntes porque. Hay cosas que se saben. Y no estoy preparada para perderte un día.

JAIME

¿Y si te hubiera ido a buscar todo habría sido diferente?

EVA
No lo sé.

JAIME

¿Y Antonio si te querrá para siempre?

EVA

Tampoco lo sé, pero tampoco me importa mucho…

JAIME

¿Y es así como quieres vivir el resto de tu vida?

EVA

Ni idea.

JAIME

¿Eva?

EVA

¿Qué?

JAIME

¿Sabes algo?

EVA

Si. No quiero volver contigo.

Jaime no dice nada más. Se queda un rato mirándola, da media vuelta y se va.

Secuencia 5-Jardín de la casa de los padres de Eva-Efecto: Exterior/ Noche

Eva entra en su casa, al jardín, y se sienta en el césped a llorar.

Secuencia 6-Malecón del pueblo-Efecto: Exterior/ Noche

Han pasado algunos años. El mismo pueblo, la misma época del año, el mismo malecón. La misma mujer, unos años mayor, acompañada de un niño de unos cinco años.

EVA

Si, pero solo si te portas bien.

NIÑO

Si que me porto bien.

EVA

Bueno, si tú lo dices…

Vemos a Jaime acercarse a ella, sin que Eva se de cuenta.

JAIME

Hola…

EVA

(claramente sorprendida)

Jaime…

JAIME

¿De vacaciones, eh? Este debe ser el pequeño Alejandro…

EVA

Si, claro…

ALEJANDRO

¿Quién es, mamá?

EVA

(confundida)

Eeem…un amigo de mamá…del pueblo de los abuelos… ¿Por qué no te vas acercando a los columpios y ahora vamos para allá?

El niño parece conforme y corre hasta unos columpios cercanos. Eva y Jaime se quedan solos y parece que no saben que decir.

JAIME

Es un niño muy guapo. Tu sueño echo realidad al final ¿Eh? Eres madre, un niño, y Alejandro, como tu abuelo.

EVA

Si, y como el Magno.

JAIME

Si…

EVA

Pero no todos los sueños se hacen realidad.

JAIME

No, no todos.

EVA

Siempre pensé que si algún día tendría un hijo sería contigo.

JAIME

Yo también, pero tu no me dejaste.

EVA

Lo sé. Y no sabes cuanto me arrepiento.

JAIME

Yo también. Pero la vida es así. A veces es demasiado tarde para algunas cosas.

EVA

¿Lo es?

JAIME

Sí.

Jaime se aleja.

Secuencia 7-Columpios del malecón del pueblo-Efecto: Exterior/ Noche

Eva se acerca a columpiar a su hijo mientras esconde unas lágrimas que recorren sus mejillas.

Guión de Trabajo

TÍTULO: “Demasiado tarde”

DECORADO: Acera de enfrente al malecón

LOCALIZACIÓN: Malecón, Paseo Joaquín Garrigues s/n Garrucha (Almería) (España)

EXT.

X

INT.

DÍA

NOC.

X

Nº SECUENCIA: 1

Nº PÁGINAS:1 Y 2/8

SINOPSIS ACCIÓN: Eva y Jaime se encuentran después d varios años sin verse. Su reencuentro es emotivo para ambos y deciden ir juntos a casa.

PROTAGONISTAS

Eva

Jaime

V

1

1

PRINCIPALES

V

SECUNDARIOS

V

FIGURACIÓN

HOM.

3

MUJ.

5

NIÑ.

1

ATREZZO:

NECESIDADES TÉCNICAS:

SONIDO:

OFF:

OBSERVACIONES:


TÍTULO: “Demasiado tarde”

DECORADO: Malecón del pueblo

LOCALIZACIÓN: Malecón, Paseo Marítimo Joaquín Garrigues s/n Garrucha (Almería) (España)

EXT.

X

INT.

DÍA

NOCH.

X

Nº SECUENCIA: 2

Nº PÁGINAS: 3 y 5/8

SINOPSIS ACCIÓN: Eva y Jaime caminan juntos hacia sus casas, y hablan con la misma complicidad de siempre, aunque la conversación poco a poco girará al eterno tema de ellos.

PROTAGONISTAS

Eva

Jaime

V

1

1

PRINCIPALES

V

SECUNDARIOS

V