Plan de acogida

Pedagogía. Alumnos con ceguera. Autonomía. Seguridad. Eficacia. Desplazamientos por clase. Conocimiento. Compañeros, maestros y personal. Dudas

  • Enviado por: Rosario Fernandez Maraverr
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 11 páginas
publicidad
publicidad

INTRODUCCIÓN:

El trabajo expuesto a continuación pretende abordar las dificultades presentadas por un alumno con ceguera total durante los primeros días de clase en su nuevo centro, citándolas y paliándolas en la medida de lo posible.

Expondremos además el momento de aplicación y el tiempo de duración de cada actividad destinada a su consecución. Finalmente aparecen en el trabajo mis dudas personales sobre la acogida del alumno con ceguera total.

Dividiremos este plan de acogida en tres objetivos, siendo el primer objetivo propiciar una mayor autonomía, seguridad y eficacia en los desplazamientos básicos por el interior de la escuela. El segundo objetivo será facilitar el conocimiento y desplazamiento del alumno por la clase. El tercer y último objetivo será favorecer el conocimiento mutuo de compañeros, maestros y personal del centro.

Conseguiremos así facilitar la adaptación del alumno a su colegio y aula (en este caso nuestra escuela de magisterio y el aula 103), minimizando las dificultades que se derivan de su déficit visual.

Nuestro plan de acogida pretende realizar el primer (propiciar una mayor autonomía. Seguridad y eficacia en los desplazamientos básicos por el interior de la escuela) y el segundo objetivo (facilitar el conocimiento y desplazamiento del alumno por la clase), una semana antes del comienzo de las clases, es decir si los niños de primero de primaria comienzan el quince de septiembre, nuestro alumno deficiente visual vendrá el ocho de septiembre. Utilizando los cuatro primeros días de dicha semana para consecución de estos objetivos expuestos anteriormente. A partir del quince de septiembre, nuestro alumno realizará los tres objetivos con el resto de la clase.

OBJETIVO I

Antes de la entrada del alumno al colegio, intentaremos que este conozca los itinerarios que más vaya a utilizar posteriormente. Para ello, nosotros, como profesores, hemos realizado previamente dichos recorridos y hemos eliminado las barreras arquitectónicas necesarias y preparado el centro para el recibimiento y acogida del niño.

En la puerta de entrada hemos colocado una alfombra de un metro de longitud aproximadamente, lo suficientemente gruesa como para que pueda ser apreciada por él y que sea consciente así de que se encuentra en el punto de partida de su recorrido (antes de la puerta de la clase y antes de puerta del servicio hemos colocado otra alfombra, así al pisarla, sabrá que ha llegado al lugar que buscaba). Hemos cambiado de lugar las papeleras del suelo que se encontraban en los recorridos a realizar y las hemos colocado en la pared, a la altura de la cintura del niño, para que sea fácilmente perceptible por él cuando realice el itinerario con la técnica trailling, evitando así que pueda tropezar con ellas. Además, dada la imposibilidad de eliminar los bancos, hemos decidido pegar en la pared, cercana a cada banco y a la altura de la cintura del alumno, un trozo de gomaespuma lo suficientemente grande para que pueda ser percibido por él y lo suficientemente pequeño para que no resulte antiestético. Así, cada vez que percibe un trozo de gomaespuma sabe que debe desplazar un poco sus piernas hacia la derecha para no hacerse daño.

Otro problema encontrado son los extintores, situados a la altura de su cabeza. Lo que hemos hecho ha sido bajarlos a la altura de su cintura. Además hemos colocado una barra abatible un metro antes de cada escalera, esto es una barra que puede bajarse o subirse en función de las necesidades. Nosotros hemos establecido que la barra esté siempre cerrada y que cuando alguien deba bajar esas escaleras sólo tiene que levantarla, pasar y volver a colocarla como estaba, así, si el alumno debe cruzar de pared a pared sin referencia y existe una escalera cerca, debe saber que no existe peligro de caída si se desvía en su trayectoria.

Finalmente se ha colocado un trozo de gomaespuma pegado en la pared antes de las fuentes y a la altura de su cintura por lo que el alumno estará avisado así del obstáculo que viene a continuación.

Después de cada trozo de gomaespuma le pediremos que “vea” con su mano si lo que viene a continuación es un banco o una fuente.

Una vez realizado todo esto, nos hemos citado con nuestro niño una semana antes del comienzo de las clases y hemos realizado lo siguiente: el primer día lo llevamos en técnica guía y trailling desde la puerta de entrada a la clase y de la clase al baño, realizando el mismo recorrido que él hará posteriormente, parándonos donde estén situadas las papeleras y los extintores indicándole que los toque diciéndole que estos últimos sirven para apagar el fuego en caso de incendios - cosa que evidentemente no debe temer porque no ocurrirá- y explicándole el significado de las alfombras y de la gomaespuma (para los bancos y las fuentes). Esto nos llevará 45minutos aproximadamente.

Al día siguiente realizará el recorrido en técnica de trailling. Comenzaremos por el primer itinerario, en el que le recordaremos al niño que está en la puerta de entrada por la alfombra, y una vez allí le daremos las siguientes instrucciones:

“ Colócate de espaldas a la puerta y sigue la pared de tu izquierda, la tercera puerta es tu aula”

(Le recordaremos cuando pase por ellos que lo que toca son las papeleras y el extintor, y le pediremos que toque también lo que viene después de la gomaespuma distinguiendo así los bancos que le preceden).

Finalmente el niño sentirá en la tercera puerta la alfombra indicadora del final del destino.

Esto nos llevará 45 minutos aproximadamente.

El tercer día antes del comienzo de las clases realizaremos con el niño el itinerario desde la clase al baño en técnica trailling. Lo situaremos en la puerta de la clase y le daremos las siguientes indicaciones:

Colócate de espaldas a la puerta y sigue la pared de tu izquierda hasta llegar a una pequeña puerta metálica. Colócate de espaldas a ella y anda hasta llegar a la pared de enfrente. Continúa con la pared a tu izquierda y la segunda puerta es tu baño” (suponemos que es una niña).

Durante el recorrido le iremos indicando que ha llegado a la puerta metálica, indicándole que no tema cruzar a la pared de enfrente porque hemos colocado una barra abatible en la escalera (le pediremos que la toque). Igual que en el itinerario anterior le hablaremos cuando llegue a un trozo de gomaespuma para indicarle la presencia de los bancos o de la fuente (le diremos que intente beber en ella) y le felicitaremos cuando llegue a la alfombra que señaliza la entrada al baño.

Esto nos llevará unos 45minutos aproximadamente.

Finalizando esto nos situaremos en el 11 de Septiembre, fecha en la que le pediremos al alumno que venga por última vez para consecución del objetivo II.

OBJETIVO II

Este objetivo consiste en facilitar el conocimiento y desplazamiento del alumno por la clase.

El 11 de Septiembre llevaremos a nuestro alumno en técnica guía y trailling hasta la puerta de entrada de su aula, y una vez situados allí le indicaremos principalmente que el aula es cuadrada, que por lo tanto consta de cuatro paredes, y le daremos un referente de cada pared cuando vaya pasando por ellas en técnica guía. Así, situaremos al alumno en la puerta del aula, frente a ella, y comenzaremos por su pared de la izquierda.

En el primer giro le indicaremos que se encuentra en la primera pared, que es la que tiene los percheros, (le pediremos que los toque y le explicaremos que ese es el lugar donde puede dejar sus abrigos), continuaremos hasta el siguiente giro y en este momento le decimos que se encuentra en la segunda pared “ la pared de los cristales” (igualmente le pediremos que los toque). Continuaremos recordándole que la pared se encuentra a su izquierda hasta llegar a algo que le impide el paso, diciéndole entonces que estamos subiendo un escalón. En el próximo giro ya podremos decirle que se encuentra paralelo a la tercera pared “la pared de la pizarra” (igual que anteriormente, la tocará) y le explicaremos que la usa el profesor para escribir en ella. En el último giro le hacemos saber que nos encontramos paralelos a la cuarta y última pared “la pared de la puerta” y le señalamos la existencia de unos escalones para bajar. Para localizarlos situamos al niño de espaldas a la pizarra y le demostraremos que los escalones están pegados a la pared (incluso puede agarrarse a ella). Aproximadamente al finalizar la extensión de sus brazos se encuentran los escalones. Una vez los hayamos bajado en técnica guía, continuaremos paralelos a la última pared hasta llegar de nuevo a la puerta, donde le indicaremos que ha finalizado la inspección de su aula y que ahora debe recorrerla en técnica trailling volviéndole a dar las siguientes instrucciones para su realización:

“ Colócate de frente a la puerta y sigue la pared de tu izquierda, te encontrarás con cuatro paredes, la primera, que es la situada a tu izquierda, tiene percheros, la segunda, que es la que está frente a ti, cristales, la tercera, la que está a tu derecha, la pizarra y la cuarta es ésta, la situada detrás de ti, que es la pared de la puerta. Al llegar al final de la tercera pared y en el comienzo de la cuarta te encontrarás unos escalones que debes bajar. Continúa por la pared de tu izquierda hasta llegar a la puerta”.

Esto nos llevará 45 minutos aproximadamente.

Habremos utilizado a lo sumo cuatro horas en cuatro días de la vida del alumno exterior al centro, y nos sobrarían tres días (12, 13 y 14 de Septiembre) por si alumno se encuentra aún excesivamente preocupado o inhabilitado para su entrada al centro.

OBJETIVO III

El objetivo III se refiere a favorecer el conocimiento mutuo de compañeros, maestros y personal.

Llegaremos así al primer día de clase, 15 de Septiembre, en el que el alumno irá solo (una vez hallan entrado todos para no correr riesgo de producirse una lesión debido al empujón de algún otro alumno del centro) desde la puerta de entrada hasta su aula. Sus compañeros tendrán así una primera visión de él como autosuficiente, y no como “alguien que necesita que le acompañen a la puerta de clase”.

Comenzaremos la clase sin darle una importancia especial a este alumno, tratándolo como a uno más. Nos dispondremos a continuación a preguntar uno a uno su nombre, sus aficiones y a pedirles que nos cuenten algo sobre sus vacaciones. Así, los alumnos se darán cuenta que el “alumno raro” es como ellos, y que tienen gustos compartidos; incluso alguno de ellos lo admirarán al escuchar que puede hacer prácticamente lo mismo que ellos sin tener visión.

Procederemos ahora a la asignación de los pupitres, lo haremos por orden de lista y al chico deficiente visual le indicaremos el número de su fila y el número de su asiento, consiguiendo con esto que siempre tenga un sitio fijo y por lo tanto menos problemas en su ubicación, no siendo diferente de los demás por ello, ya que todos tienen asignado su pupitre.

Comenzaremos luego el repaso del objetivo I con todos los alumnos. Formaremos dos grupos (suponemos que nuestra clase está formada por veintidós alumnos) de once alumnos cada uno. Cuando nos encontremos en la puerta de entrada le tapamos los ojos a uno de cada grupo y le daremos las indicaciones que le dimos al alumno deficiente los días que realizó los itinerarios. Los diez niños restantes deberán prestar mucha atención a lo que hace su compañero, porque por cada falta que este cometa o tropezón que tenga, el grupo tendrá un punto menos en el juego. Se partirá de diez puntos, y el equipo que menos puntos haya perdido será el ganador.

Haremos esto de forma que hayan sido varios los que hayan tenido que realizar el itinerario en cada grupo, y que uno de ellos sea nuentro alumno.

Esto lo haremos el primer día de clase, en las dos primeras horas (contando con la presentación y el juego). El segundo día de clase, realizaremos el mismo juego con el segundo itinerario, dándoles a los alumnos las indicaciones previas.

Habremos conseguido así el repaso del objetivo I y el II y la consecución del objetivo III utilizando para ello un método motivador e integrador.

CONCLUSIONES:

Con este trabajo he podido descubrir la dificultad de la realización de un plan de acogida, ya que se deben tener en cuenta numerosos detalles que normalmente suelen pasarse por alto.

Pienso que he conseguido con él que mi alumno deficiente visual pueda desenvolverse prácticamente de forma autónoma los primeros días de clase. No necesitará demasiada ayuda extra ya que es ciego de nacimiento y suponemos que está acostumbrado a realizar experiencias de este tipo.

Finalizo esta conclusión diciendo que individualmente me ha parecido un trabajo muy fructífero, ya que me ha hecho pensar en todas las dificultades que podría encontrar un niño de mi futuro centro con este tipo de déficit, sintiéndome al menos más capacitada para paliar los problemas que le podrán surgir los primeros días de clase.

DUDAS:

Aún habiendo realizado el trabajo aquí presente me quedan algunas dudas por contestar, o mejor dicho, en la realización de este trabajo me han ido surgiendo una serie de dudas que anteriormente no tenía, como por ejemplo si realmente sus compañeros interactuarán con él o por el contrario lo discriminarán, por ser según ellos “diferente”. Pienso que este es un punto mucho más importante que la movilidad, ya que el auto concepto del niño está muy influenciado por el concepto que los demás tengan sobre él; y un auto concepto bajo puede crearle serias repercusiones psicológicas.