Plagas

Biología. Fauna. Animales. Plagas. Anidación. Reproducción. Parásitos. Hongos. Bacterias. Virus

  • Enviado por: Nicolaspa
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 13 páginas
publicidad
publicidad

AHÍ VIENE LA PLAGA.

Capítulo 1. La biología de la emergencia.

En la película, los habitantes están padeciendo una enfermedad, que proviene de la selva africana; ingresa a los EE.UU. gracias a la falta de control sanitario. El virus se puede llegar a controlar gracias a la acción de un científico y un militar políticamente correctos; estos prepararon un suero para proteger a la gente de este virus antes de que el gobierno los prenda fuego.

En los últimos años con los avances de la ciencia había dejado de existir la palabra pandemia, hasta que llego la viruela, cuando la pudieron erradicar llego el SIDA y nuevamente la palabra “epidemia” volvió a causar terror en la gente. Como dirían los médicos es una enfermedad emergente.

En el imaginario colectivo suelen anidar conceptos con “sentido común”.

Las enfermedades emergentes son un tipo especial de enfermedades infecciosas, lo que quiere decir que se producen a causa del ingreso de otro organismo en nuestro cuerpo. En general estos agentes infecciosos son microorganismos, y se clasifican en cuatro grupos principales: parásitos, hongos, bacterias y virus. Una enfermedad emergentes es una enfermedad que no existía antes o que son verdaderamente nuevas.

Las enfermedades emergentes son aquéllas recientemente descriptas; pero hay veces que algunos conocen una enfermedad pero en la otra parte del mundo los habitantes la descubren y creen que es nueva pero en la mayoría de los casos existe desde que se creo el mundo. Por ejemplo si en china hay una peste en los monos y migran los monos a Argentina para un experimento y descubren una epidemia en la población y era de los monos.

Todos los organismos requieren energía. En nuestro caso el aporte energético proviene fundamentalmente del Sol.11 Los organismos fotosintéticos (como las plantas y algunas bacte­rias) capturan la energía luminosa y la usan para sostener su cre­cimiento.12 Otros organismos obtienen parte de esa energía al ali­mentarse de los tejidos vegetales (o de los (ejidos de otros organismos que se alimentaron de los vegetales), y la convier­ten en lo que necesitan (movimiento, electricidad, luz u otras for­mas de energía química más conveniente),

Todos los organismos vivos responden a la teoría de la evolución. Esta afirmación implica creer que las nuevas especies de seres vivos aparecen como produelo de cambios realizados so­bre las especies ya existentes. Llevado al extremo, este pensa­miento indica que todos los seres vivos descienden de un único ser original. En la actualidad, la evidencia científica en favor de esta teoría es avasalladora.

Todos los organismos están formados por células. El vocablo "célula" adoptó su sig­nificado actual, la unidad básica de materia viva, unos 150 años después, cuando Rene Dutrochet concluyó que "la célula es el elemento fundamental en la estructura de los seres vivos, forman­do tanto plantas como animales".14 Finalmente, en 1858, el pató­logo Rudolf Virchow amplió estos conceptos y estableció que ca­da célula proviene de otra célula: "donde existe una célula debe haber habido una célula preexistente, asi como un animal sur­ge solamente de un animal y una planta surge solamente de una planta... A través de toda la serie de formas vivas, sean organis­mos animales o vegetales enteros, o sus partes componentes, go­bierna una ley de desarrollo continuo".

Siempre que un parasito intenta obtener energía, el huésped cambia su comportamiento para defenderse. A largo plazo, una población afectada, puede cambiar su composición genética para combatir mejor al parasito, de esta manera se hace más resistente a la infección. En estas condiciones al parasito no le queda otra que modificar su comportamiento, y para perpetuar esa modificación debe modificar su propia composición genética.

Lo que sucede es que en una población cualquiera existen ya una gran variedad de individuos, cada uno de los cuales tiene uno patrón genético diferente. Alguno de estos patrones genéticos va a estar mejor preparado para resistir al depredador. Los individuos que poseen los patrones genéticos menos exitosos dejara menos descendencia o morirán mas rápido. En cambio los mas resistentes continuaran reproduciéndose con mas resistencia al virus, por ello muchos de los hijos de la población que fue afectada por primera ves por el virus, serán hijos de individuos con mas resistencia. Con el tiempo y el transcurrir de las generaciones habrá en la población una mayor representación proporcional de aquellos individuos cuyos patrones genéticos le dieron mayor resistencia a la enfermedad.

Exclusivamente de los resistente y así toda la progenie habrá adquirido resistencia.

Para el depredador esta teoría indica que es probable que aquellos individuos que obtienen el alimento más eficientemente, dejen la mayor cantidad de descendencia. Con el caso de los conejos australianos, entre los agente infecciosos el más eficiente no es necesariamente el que come mas rápido. Así la depredación afecta la evolución del depredador y de la presa, y en forma simultanea. Esto es lo que llamamos coevolución.

Normalmente por medio del mecanismo del proceso antes descrito, el parasito se torna mas atenuado a su virulencia, en definitiva, se adapta a sobrevivir más tiempo dentro de un mismo huésped.

Si un parasito matase a todos los huéspedes que encuentra entonces también el perecía. Existen al menos dos estrategias que pueden adoptar los parásitos para asegurar su permanencia, y ambas dependen de su propio estilo de vida. Por un lado, si el parasito es muy rápido para multiplicarse y pasar a otro huésped y si, al mismo tiempo hay una cantidad indefinida de nuevos huéspedes no infectados donde anidar, el parasito puede mantener un estado de alta virulencia, generación tras generación.

Sin embargo la realidad es que si este tipo de parásitos tuviera suficiente éxito, se haría cada vez más difícil encontrar una cantidad ilimitada de nuevos huéspedes.

El mantenimiento de un estado de alta virulencia termina siendo contraproducente para el propio parasito. Al parasito no le queda otro camino que alterar su virulencia, en este caso cuenta con una complicación del que el huésped también tenga tiempo de combatirlo, por lo que los parásitos deberán utilizar este tiempo para cambiar y adaptarse a las respuestas del huésped.

Capítulo 2.

En la famosa historieta El Eternauta, Juan Salvo sobrevivía en una Buenos Aires asediada por una invasión de monstruo­sos seres extraterrestres, que estaban teledirigidos por otra es­pecie más inteligente, los "manos". Los virus son los "ellos" de nuestras células. Como mencio­namos en el capítulo previo, cuando un virus infecta una célula

En general, la postura más extendida acerca de nuestra posi­ción como especie en la ecología terrestre suele estar teñida de una visión antropocéntrica. Es verdad que nosotros somos omnívoros y come­mos desde frutas hasta vegetales, hongos y animales. Nos comen vivos, y encima muchas veces nos matan en el proceso. El tubo digestivo, donde degrada­mos los alimentos antes de absorberlos, sólo en apariencia es "in­terior". Estos organismos son, desde un punto de vista ecológico, nuestros propios depredadores.

La simbiosis ("vivir juntos") es una asociación íntima y a lar­go plazo entre organismos diferentes21 que se clasifica en tres tipos. La simbiosis mutualista es beneficiosa para ambas especies, la simbiosis comensalista es beneficiosa para una especie e indistinta para la otra y la simbiosis parasitaria es beneficiosa para una es­pecie y perjudicial para la otra. Las bacterias que sobreviven en nuestro intestino son mutualistas que utilizan la comida que nosotros no absorbemos y nos aportan algu­nas vitaminas a cambio, y las bacterias en nuestra piel o boca son comensalistas.

Capitulo 3.

La epidemia de viruela que asolo América en el siglo XVI, después de la llegada de los españoles, tuvo una implicación central en la destrucción de la civilización andina del Tawantinsuyu y, en términos mas generales, en la de toda la América indígena. Durante mucho más tiempo, casi ningún historiador le dio importancia a la influencia de las epidemias sobre el desarrollo de la conquista europea de América. Es probable que esta omisión tenga sus raíces en el antropocentrismo que caracteriza el pensamiento de nuestra inefable cultura occidental y cristiana.

Los americanos morían en grandes cantidades y al mismo tiempo los españoles parecían vulnerables. Los americanos creían que las epidemias eran de origen divino. Los nativos eran incapaces de soportar enfermedades que los europeos habían soportado aun siendo niños.

Entre los indígenas el temor se habrá visto forzado por el hecho de que sus máximos dirigentes, los emperadores Huascar de los incas y Cuitlahuac de los aztecas, murieron afectados por la epidemia. La explicación es que las enfermedades afectaron tanto a los nativos de este continente simplemente porque carecían de los anticuerpos para ellas. Si uno no posee los anticuerpos para alguna enfermedad, es susceptible de contraerla. La forma de evitar esto es con vacunas o desarrollando anticuerpos en los primeros años de vida, como sucede con las enfermedades llamadas de la niñez.

Las epidemias llegadas a América de la mano de los europeos constituyen una hipótesis muy sólida para explicar la catástrofe cultural y poblacional del siglo XVI en nuestro continente. Si esto es verdad, hubiera sido muy difícil evitar la catástrofe o suponer una conquista en sentido contrario. Tarde o temprano, el efecto hubiera sido el mismo, salvo que el contacto entre americanos y europeos se hubiera producido después del descubrimiento de las vacunas. Así, la viruela fue en América un arma tan impensada como destructiva en apoyo del ejército invasor.

Al igual que a cualquier otra forma de vida, a los gérmenes les interesa reproducir sus genes al máximo. Como estos gérmenes son en esencia parásitos, y no pueden arreglárselas por ellos mismos, además de sobrevivir dentro de un organismo infectado deben desarrollar una vía de escape que les permita pasar a otro organismo. Para ello, provocan cambios asombrosos en el huésped, haciéndolo, por ejemplo, que un individuo infectado estornude o tenga diarreas, y permita dispersar la progenie infecciosa. Algunos microorganismos incluso llegan a alterar el comportamiento del huésped. A nivel individual, el organismo infectado se defiende como puede: por ejemplo, produce más glóbulos blancos que destruyen a los invasores; sube la temperatura del cuerpo para aumentar el metabolismo y la respuesta inmune; cambia la dieta y produce anticuerpos específicos para algunos invasores, que hacen al individuo inmune posteriores ataques. Muchas de estas enfermedades humanas son o han sido primero, enfermedades de animales que se transmiten a los humanos.

La primera vez que una enfermedad afecta a una población su desarrollo es grave. Si la población tiene un número relativamente grande de miembros, existe una posibilidad concreta de que algunos de los individuos sean relativamente resistentes a la enfermedad y sobrevivan. De esta manera la sociedad no desaparece y los microbios tampoco. En cambio si la población es chica existe una menor variabilidad genética, esto seria que o todos sus miembros serán resistentes para una misma enfermedad o bien todos sean sensibles. Así, cuando un nuevo patógeno afecta a una población de este tipo, o todos sobreviven o todos mueren...

La condena a muerte de un virus nuevamente aplazada.

La viruela fue la primera enfermedad grave eliminada completamente de la faz de la tierra por la acción voluntaria de la humanidad. Esto sucedió gracias a un proyecto de vacunación aplicado a escala global, financiado y dirigido por la Organización Mundial de la Salud. No se vacuna a ninguna persona desde el año 1983 esto se debe a su éxito.

Dos pequeñas muestras del virus de la viruela que guardaron congeladas en el Centro Federal para el Control de Enfermedades de Atlanta, en los Estados Unidos, y en los Laboratorios Vektor dependientes del gobierno ruso, en Liberia. El problema fundamental es que si alguien dispersara el virus de la viruela en el ambiente, se encontraría con una población virgen. Como mencionamos antes, sobre esta población el virus tendría inicialmente un 90% de mortalidad. Aun cuando desde las organizaciones internacionales se intentara una producción de vacunas, aquellos países con menor infraestructura sanitaria se verían mucho mas afectados en la posible epidemia.

Capitulo 4.

L a gripe es la enfermedad que mas muertes causo a la humanidad, en la Primera Guerra Mundial. Poco antes de que la guerra llegara a su fin, en el territorio español, se desencadeno una epidemia de gripe de connotaciones especiales.

Las personas afectadas debían soportar la enfermedad, su organismo se debilitaba en demasía y en muchos casos sobrevenía la muerte. La epidemia se disemino por toda Europa y luego llego hasta África, América y Oceanía. El foco infeccioso inicial se había originado en Asia, en el Lejano Oriente.

La gripe Española fue el peor y más terrible desastre biológico que padeció la humanidad. Unas 20 millones de personas de todo el mundo dejaron de existir.

El virus que la provoco se llama virus influenza A, en entre tres y cinco veces por siglo ha desencadenado otras epidemias globales tan terribles como la española.

Es muy probable que las tremendas cifras de mortandad alcanzadas en la epidemia española de gripe hayan sido motorizadas gracias a la pobreza, el hacinamiento, el hambre y el descuido de la mayoría de los sistemas sanitarios que causo justamente el conflicto. La cepa del virus influenza que apareció en 1918 era más letal que sus predecesoras, y además, las personas carecían de defensas inmunes a ella.

La gripe fue descripta por primera vez en Italia en el siglo XV. En esa época los médicos y científicos creían en la existencia de dos tipos de enfermedad:

  • los virus: representaban lo que transportaban todos los líquidos ponzoñosos. Entraban enfermedades infecciosas como la rabia.

  • Los miasmas: humores invisibles, particularmente malignos, que se introducían en los seres humanos y les provocaban enfermedades de todo tipo

El en siglo XV se suponía que la gripe era producida por un miasma.

Se denomina virus influenza de tipo A al que produjo las grandes pandemias de gripe, este virus tiene dos propiedades que lo hacen peligroso:

  • la primera es su elevadísima tasa de contagio, ya que este virus infecta a las células que rodean los conductos que llevan aire a los pulmones o infecta a los pulmones mismos. Cuando las células infectadas estallan, el virus puede escapar del individuo fácilmente. El virus de la gripe permanece en gotas de aerosol que nosotros generamos al hablar como al respirar o al toser o estornudar.

  • La segunda propiedad es su alta capacidad para la mutación o recombinación genética, le confiere la capacidad de generar nuevas variantes de virus.

Los virus están compuestos por proteínas y ácidos nucleicos. Su forma es variable, casi esféricos, cilíndricos o parecerse a pequeños proyectiles, en el interior se encuentran sus ácidos nucleicos, las moléculas que definen la herencia viral y que determinan el comportamiento del virus y su capacidad para controlar a la célula infectada, permitiendo que la misma se comporte como una fabrica productora de nuevos virus. La cubierta exterior de los virus esta formada por proteínas.

Estas proteínas le confieren una coraza protectora para sus ácidos nucleicos y determinan a qué tipo de células puede ingresar un determinado virus.

Memoria inmunológica: células del sistema inmune que guardan la información de la estructura del patógeno desde que el cuerpo se enfrenta por primera vez con él. De esta manera, cuando el microorganismo vuelve a ingresar, el cuerpo lo reconoce rápidamente y ofrece una respuesta mayor, más rápido y más eficiente. Cuando el virus de la gripe cambia de forma, pese a ser el mismo virus, nuestro cuerpo no lo reconoce.

Capítulo 5.

En 1980 un grupo de científicos empearon a investigar a un hombre que había muerto 25 años atrás por una enfermedad desconocida. Los científicos se dieron cuenta que la sangre contenía VIH , un virus totalmente desconocido. Este virus provoca el SIDA.

Una de las teorías de cómo el virus paso a los humanos y empezó una de las epidemias mas grandes es de que el virus paso de los animales hasta el humano.

El mecanismo de multiplicación del genoma de este virus comete muchos errores, por esto para cada multiplicación viral del VIH es muy beneficiosa porque se generan una mayor variabilidad de virus y lo hace mas resistente a las drogas.

Una hipótesis de donde se origino el virus fue de que el virus fue en un principio el VIS(Virus de inmunodeficiencia de simios ) que era poseído por los monos de África y fue trasmitido a los humanos. Según esta hipótesis el virus tendría un origen zoonotico, o sea una enfermedad trasmitida naturalmente de un animal a un humano. Esta trasmisión pudo haber sido por beber la sangre de los monos, por comer carne cruda o por cualquier exposición directa con la sangre de los monos.

Capítulo 6.

Las enfermedades hemorrágicas son una de las afecciones mas importantes entre los males virales. Cuando pasan a un ser humano causan una grave enfermedad, como el mal funcionamiento de los vasos sanguíneos. Esto ocaciona que las paredes de los vasos sanguíneos se debiliten y pierdan capacidad para mantener la sangre dentro del tubo, entonces, la sangre puede salir de los vasos produciendo una hemorragia.

Además de todas estas manifestaciones hemorrágicas, estas ocasionas otra característica común. Todas presentan fiebre muy elevada a los pacientes, fiebre de hasta mas de 40°C. La aparición y proceso de estas enfermedades son muy rápidos, no hay un tratamiento especifico y tiene una tasa de mortalidad muy elevada. Una de las enfermedades hemorrágicas de Argentina mas importantes fue la fiebre amarilla. Fue provocada por el virus junín. Lo primero que notaron los científicos fue que el brote afectaba principalmente a hombres y que la mayoria de estos eran trabajadores rurales.

Conclusiones.

Se puede notar que la emergencia de nuevas enfermedades ha ocurrido en todos los tiempos afectando a todos los tipos de seres vivos. También se puede notar que los virus y las enfermedades que causan son muy antiguos, entones tuvieron mucho tiempo para adaptarse a todo tipo de circunstancias. Lo nuevo que sabemos es que es que una determinada afección o enfermedad es provocada por un determinado virus. Y ahora, como sabemos que ese virus existe y podemos detectarlo, lo podemos relacionar con otras enfermedades, y gracias a esto, se pueden cambiar las actividades de la gente para que no puedan ser infectados fácilmente.

En teoría una enfermedad nueva puede apareces por alguna de la siguientes causas:

  • Por la generación de una nueva variante de un patógeno.

  • Por la trasmisión de un patógeno desde una población adaptada a una población virgen.

  • Por la trasmisión de un patógeno desde una especia a otra especie diferente.(Ej: enfermedades zoonoticas)