Piratas de Tierra; Lain Lawrence

Literatura universal contemporánea. Narrativa juvenil de aventuras. Argumento. Personajes. Estructura

  • Enviado por: Lara Del Corral Díaz
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 8 páginas
publicidad

Índice

Portada -----------------------------------Pág. 1

Índice . ----------------------------------Pág. 2

Ficha. ------------------------------------Pág. 3

Capitulo 1 El naufragio..------------------Pág. 4

Capitulo 2 El ahogado. --------------------Pág. 4

Capitulo 3 El hombre sin piernas-----------Pág. 4.

Capitulo 4 Galilea.------------------------Pág. 4

Capitulo 5 Los muertos del páramo --------Pág. 5

Capitulo 6 La bahía encantada ------------Pág. 5

Capitulo 7 Mal de ojo -------------------Pág. 5

Capitulo 8 El misterio de los toneles -----Pág. 5

Capitulo 9 Un barco atrapado -------------Pág. 5

Capitulo 10 Envuelto en cadenas -----------Pág. 6

Capitulo 11 Una gárgola cobra vida ------.-Pág. 6

Capitulo 12 Corazón de piedra ------------.Pág. 6

Capitulo 13 Cuatro cadáveres.--------------Pág. 7

Capitulo 14 Una decisión terrorífica.------Pág. 7

Capitulo 15. En el páramo.-----------------Pág. 7

Capitulo 16.El regreso del muerto----------Pág. 7

Capitulo 17 Faros engañosos.-------------- Pág. 8

Capitulo 18 Hombres del fuego--------------Pág. 8

Opinión personal --------------------------Pág. 9

Piratas De Tierra

FICHA:

Autor: Lain Lawrence

Ediciones: SM 2000

Colección dirigida: Maria Jesús Gil Iglesias

Traducción del ingles : José Maria Calvo Moreno

Diseño de cubierta: Estudios SM

1998 Lain Lawrence

Personaje: Mawgan , Tweed, Stratton, Tio Simon, Mary, capitan Stafford. Jeremy

RESUMEN

CAPITULO 1: El naufragio

Llevaban siete días navegando en medio de una tormenta. Cortaban los

Enormes olas impulsando por un viento ululante. Viajaban con rumbo a Inglaterra, bajo gaviotas y foques, en un bergantín llamado Isla del cielo. Hacia agua por cada junta, por cada escotilla, por cada ojo de buey. Pero seguían avanzando milla a milla, envuelto en un sudario de espuma.

CAPITULO 2: El ahogado

Al naufragar el Isla del cielo los resto pararon en una isla, unos hombres pasaron por la orilla de la paya comprobando que todo el mundo estaba muerto, vi como el unos de los hombre le pisa la cabeza para ahogarle al vigía. Vi que se estaban acercando cada vez mas a mi y en un descuido de los hombres eche a correr hacia una pequeña montaña de rocas.

CAPITULO 3: El hombre sin piernas

Estaba demasiado oscuro para distinguir nada. Solamente podría vislumbrar una sombra que, más que caminaba, parecía deslizarse. Y al deslizarse emitía un sonido estridente. El circulo, y yo estaba pendiente de la sombra que proyectaba. Un hombre bajo le faltaban las dos piernas se arrastraba con sus manos apoyándolas en el suelo .

CAPITULO 4 : Galilea

Cabalgaron hacia la orilla, para luego empezar a subir atravesando el pueblo, y el caballo, a pesar de soportar un peso de más de catorce libras, braceaba como un potrillo. Simón Mawgan estaba tan gordo que tuve que abrir mucho mis los brazos para poder agarrarme a su cintura. No lavaba sombreo, y su cabello era plateado como la niebla.

CAPITULO 5 : Los muertos del páramo

Soñé con mi padre. Estaba en popa de nuestro pequeño barco con las manos entrelazadas a la espalda, su barba partida en dos por el viento. Daba ordenes con una voz pausada era yo quien debería obedecerle.

Mas tarde estaba en el timón, luego en el palo mayor. Me pedía agua y me preguntaba por su anillo.

CAPITULO 6: La bahía encantada

Mary estaba sentada en la hierba, de cara al mar. Su voz adelgazaba y se perdía, como si estuviera hablando desde otro lugar y otro tiempo.

Al principio no podía localizar de donde venia el sonido. Luego por el pueblo distinguí una nube de polvo en dirección al páramo.

CAPITULO 7: Mal de ojo

Con un enorme estrépito, un martillo de casco de caballos y el crujir de sus tablas, el carromato se acercaba a nosotros levantando su torbellino de polvo. Los caballos eran mucho mas grandes que los que yo había visto hasta entonces, y resoplaba embutidos en sus arneses. Le costo trabajo admitir que era el mismo hombre

CAPITULO 8:El misterio de los toneles

Fondeamos en una pequeña cala después de anochecer. Luego, arriamos los botes y los hombres bajaron a ello. Padre no me permitió acompañarlos. Me ordeno quedarme en el barco.

El silbaba del viento semejaba un rumbo de voces en el interior del crónlech.

CAPITULO 9 :Un barco atrapado

Se encontró hasta lo alto del crónlech, en la gruesa losa que techaba la tumba. Mire a contraviento hasta que me dolieron los ojos, pero no puedo distinguir ni rastro de un navío.

Mas tarde dijo una poesía.

CAPITULO 10 :Envuelto en cadenas

Las Herraduras de nuestros ponis repicaban en el puente. Subimos el empinado camino y entramos en la aldea por un hueco abierto en la antigua muralla. Dejamos los ponis en el abrevadero público. En agua caía al pilón por un caño forjado en forma de cabeza de pez.

CAPITULO 11: Una gárgola cobra vida

Mary ahogó un grito, Deslumbrados por la linterna, no podríamos ver al hombre que la llevaba. El desconocido dio un paso hacia nosotros, siempre con la linterna alzada u con el brazo extendido. La luz se reflejaba en le cemento de la pared a nuestra izquierda, convertido el tramo de escalera en una reja de barrotes negros.

En aquel momento de breve silencio, escuche una ronca respiración. A mi espalda estaba Stumps.

CAPITULO 12: Corazón de piedra

Profiriendo un grito, Stumps se tiro hacia la taberna. Su mano aferró mi tobillo ,y me vi arrastrado hasta el borde del tejado.

Con el cambio de viento, estaba más cerca que nunca de alcanzar Wrinkle Head.

CAPITULO 13 Cuatro cadáveres

Cabalgamos, pero no de vuelta a la granja, sino hacia el crónlech de nuevo.

Mawgan rasgó una toalla en tiras. Se arrodilló y cubrió a Eli con la manta de pies a cabeza. Deslizo sus brazos por debajo del cuerpo y levanto a su hermano del suelo.

CAPITULO 14 Una decisión terrorífica

Mawgan estaba en lo cierto en referente al tiempo. Oscurecía por momentos y , en menos de una hora, el cielo estaba cubierto de nubes más negras que las sayas de una buja.

Colocó la palma de la mano sobre el tubo de cristal para enseñarme como refugiar la fama de fuego del viento.

CAPITULO 15. En el páramo

Me eche el abrigo por encima de los hombros y salí a la oscuridad y la lluvia. Antes de llegar al estado, ya estaba calado hasta los huesos. Di con el estante de las herramientas y entonces la limas. Era buena, con dientes tan sólidos que brillaban con destellos de plata. Pero no había sido el eco.

CAPITULO 16.El regreso del muerto

La rampilla chirrió al abrirse. La llama de la vela se aumento por la corriente, luminosa el espacio iluminados el espacio. Vimos unos dedos tirando de la trampilla. Cuando éste se abrió del todo la vela se apago.

Pero ahora todo estaba solitario. Vacío. Como como si los santos hubiesen abandonase su vigilancia.

CAPITULO 17: faros engañosos

Me gustaría que mi historia concluyera en este punto. Y, de alguna forma, lo hace. Pero lo que ocurrió a continuación cambio por completo las cosas.

Relámpagos y truenos por doquier. Bajo su intensa luz Stumps parecía moverse las piernas prestadas. Y vi el barco, con las velas al viento, precipitándose hacia nosotros. Yo ya no podía esperar más.

CAPITULO 18 Hombres del fuego

Me puse de pie y descendí la loma a toda velocidad. El viento me empujaba la lluvia refugia a la luz del faro como una larga espada dorada. El poni relincho, u Jeremy Haines se volvió. Si se una cosa las tormentas sigen azotando la costa de carnualles.

Opinión personal

Este trabajo me a parecido interesante y me a gustado hacer el resumen de este libro Piratas de tierra.

8