Piotr Illich Tchaikovsky

Compositores musicales rusos. Siglo XIX. Vida. Nacimiento. Infancia. Obra. El lago de los cisnes

  • Enviado por: Baltasar Perelló
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

Piotr Illich Tchaikovsky

INFANCIA

SU NACIMIENTO

Piotr Illich Tchaikovsky nació el siete de mayo de 1840 en Votkinsk, ciudad de la provincia de Viatk. Por la profesión de su padre, vino al mundo en los confines de Europa, en ese imperio ruso que marcaba la separación entre Oriente y Occidente. Pese a las grandes convulsiones políticas y sociales que se produjeron a lo largo de vida, Tchaikovsky nunca manifestó un interés especial por la política. Además, nunca estuvo vinculado a ningún movimiento político, social o religioso. Su padre, Ilya Petrovich, formaba parte de la aristocracia. Tras la muerte de su primera esposa y con la que tuvo una hija llamada Zenaida, se casó con Alexandra d'Assier, con la que tuvo cinco hijos. Ésta era una aristócrata francesa que emigró a causa de la Revolución Francesa. Este doble origen marcó la vida y obra de Tchaikovsky trascendentalmente.

SUS HERMANOS

Nicolás, Alexandra, Ippolit, Modest y Anatoil eran los hermanos de Piotr, junto con su hermanastra Zenaida. Esta se burlaba de él porque tenía la afición de escribir poemas en francés. Fue la encargada de su educación durante sus primeros años. Le colmó de burlas y humillaciones por la citada afición.

Fue con sus dos hermanos pequeños, los gemelos Modest y Anatoil y su hermana Alexandra con quienes Piotr tuvo una mayor y mejor relación.

Pasó largas noches en su habitación, donde había un “ orquestión “ que le permitía escuchar arias de óperas italianas. Al margen de este instrumento-orquesta, también empezó a hacer sus primeros intentos en poesía: un poema sobre Juana de Arco, escrito en francés, por lo que le valió las burlas de su hermanastra Zenaida. También por entonces, a los siete años, Tchaikovsky comenzó sus clases de piano.

SUS PRIMEROS AÑOS

Los primeros años de Piotr Tchaikovsky transcurrieron en la casa de Votkinsk, al oeste de los Urales. Esta ciudad está situada a medio camino de Ibesk y de Perm, donde los inviernos son durísimos. En aquel lugar, y en un ambiente aristocrático y de riqueza, Piotr inició su vida.

A partir de los cuatro años contó con los cuidados de Fanny Dürbach, institutriz suiza, contratada pos su madre, y que fue la persona que más influencia tuvo en su educación, sobre todo en su vertiente francesa. Además, apoyo sus naturales inclinaciones hacia la música, la poesía y el arte en general.

TRASLADO A SAN PETERSBURGO

A los ocho años, Piotr Illich tiene que romper con el ambiente de su infancia. Su padre presentó la dimisión y decidió probar fortuna en Moscú. Pero una amigo, al que confió su proyecto de trasladarse a la capital, se apropia del puesto que Ilya tenía reservado y toda la familia debe emigrar a San Petersburgo.

Tchaikovsky ingresa en la escuela primaria y comienza sus clases de piano con Philippov, con el que pronto hizo grandes progresos. Pero este viaje provocó en el muchacho una cierta crisis nerviosa. Además, Fanny, la institutriz, no siguió a la familia en su emigración, y la echaba de menos. Durante meses le escribió cartas desesperadas. También su madre le escribió a la institutriz: “ Piotr no es el mismo. Se ha vuelto caprichoso y perezoso y no se interesa por nada...” No obstante, el día de Navidad de 1848 recibió un regalo que decidió su carrera: asiste por primera vez a un espectáculo de ballet.

DECISIONES DE FUTURO

Pocos meses después la familia se trasladó de nuevo. Su padre se hizo cargo de la dirección de una fábrica metalúrgica en Alapaev, y esto le obliga a dejar San Petersburgo y dirigirse hacia la nueva ciudad con los suyos. Tchaikovsky vivió, durante un año, con una cierta melancolía pero de una manera confortable. Ya hizo saber, y es patente para todos, su decisión de ser músico. Pero la opinión pública y los Tchaikovsky, de origen noble, no ven en su vocación musical más que un reflejo de sus sueños de infancia. Un aristócrata debe ingresar, sino en la carrera de las armas, en la Administración. Para ello, hay que ingresar en la Escuela de Derecho de San Petersburgo. Así, y por decisión familiar, Piotr debía hacerse jurista.

ESTUDIANTE DE DERECHO

A finales del verano de 1850, Piotr dejó el hogar familiar y, acompañado de su madre, volvió a San Petersburgo, para iniciar sus estudios de Derecho. Se alojó en casa de su tutor, Modest Vakar.

Esta primera separación de su familia, sobre todo de su madre, le causó un trauma imborrable. Cuando vio alejarse la diligencia que conducía su a madre, escapó de los que trataban de sujetarle y corrió tras el carruaje, agarrándose a él hasta que, perdido el equilibrio, rodó ensangrentado por el suelo.

Pero pronto otro hecho tuvo también efectos traumáticos para Piotr que, a los pocos meses de su estancia en San Petersburgo, enfermó de escarlatina y contagió a al hijo de Vakar, de cinco años, su compañero de habitación y amigo, que muere a los posos días de su contagio.

Tchaikovsky se considera responsable de la muerte del pequeño y sufre una gran depresión. Pero Modest Vakar reaccionó con gran tacto y cariño, por lo que logró que Piotr superara esos duros momentos.

“ DON JUAN”, UNA REVELACIÓN

Su tutor le proporcionó, además, otra revelación: le llevó a la representación del “ Don Juan ”. El mismo Piotr confesó más adelante: “ Hasta entonces yo no conocía más que óperas italianas. Debo a “ Don Juan ” el haberme consagrado a la música. Esta música me sumergió en un éxtasis cuyas consecuencias fueron decisivas... ”

Sosegado y tranquilo, la vida se le tornó placentera. Continuó con sus estudios de derecho, siguió escuchando a Mozart, y cuando su familia, meses después volvió a instalarse en San Petersburgo, Tchaikovsky resplandeció de alegría.

LA MUERTE DE SU MADRE

La primavera de 1854 dejó en Piotr Illich secuelas que perduraron toda su vida. En abril se declaró una epidemia de cólera en San Petersburgo y su madre cayó enferma. Las terribles imágenes de la mujer agonizante, cuando era introducida en una bañera de agua casi hirviendo, único remedio conocido en aquella época para intentar superar esa enfermedad, no abandonaron nunca al compositor. Pero todo fue inútil, y el 25 de junio Tchaikovsky lloró ante el cadáver de su madre. Hasta pasadas varias semanas no pudo aceptar la realidad. Y cuando la vida se reanudó, ya no era la misma. La angustia se convirtió en su fiel y permanente acompañante. A partir de entonces, ya será para siempre “ el huérfano ”.

Piotr sublimó el ideal de su amor materno hasta extremos enfermizos. Su complejo de Edipo se mitigará con el tiempo, pero nunca se vio libre de él; y esa idealización de la madre le impidió un acercamiento normal a las mujeres. Su carácter tuvo muchos de los rasgos de un hombre neurótico: sublimación de la libido; relaciones sexuales en las que la mujer representaba la madre o a al hermana, con la consiguiente angustia e inhibición que conlleva el incesto infantil, sentimiento de impotencia...

Pero la vida continúa y Tchaikovsky volvió a su mundo. Continuó con sus estudios de Jurisprudencia, que simultaneó con los de música. En la escuela encontró las primeras amistades: Apuchtin, una año mayor y que ya era poeta; Adamov, y pronto Chilikov. Entre clase y clase los amigos se reunían en torno a un piano para escucharle.

Juventud

LAS PRIMERAS OBRAS

Durante su estancia en la Escuela de Derecho, Tchaikovsky asistió a clases de piano con Rudolf Küdinger, y también a las del famoso maestro de coro Gabriel Lomakin. Pero ninguno de ellos advirtió el talento del joven estudiante. Por aquella época ya había compuesto su primera obra: un vals. Un buen día, Küdinger recibió la visita de Ilya Petrovich, deseoso de conocer su opinión sobre las cualidades musicales y el porvenir de su hijo Piotr. La respuesta del maestro fue rotunda: “ ¡Ningún porvenir! ”.

Además, como la situación económica del padre pasaba por momentos difíciles, Tchaikovsky se resignó a abandonar las clases de música. Sin embargo, a sus dieciséis años, pensaba en su primera ópera: “ Hipérbole ”. Escribió algunas melodías mientras preparaba los exámenes de la Escuela.

En 1859, consiguió la Licenciatura, y obtuvo el título de redactor de ministerio siendo destinado al de Justicia. Pocos meses después su hermana Alexandra se casó con Lev Davidov y se instaló, con su marido, en Kamenka. Allí pasó Tchaikovsky muchas temporadas, donde compuso sus mejores obras.

DE PROFESIÓN, JURISTA

Con su entrada en el Ministerio de Justicia, Tchaikovsky adquirió cierta independencia económica, lo que también le permitió una cierta libertad. Frecuentó los ambientes frívolos de San Petersburgo, y los teatros, los bailes y los salones. Asistió también a la ópera y a las sesiones de ballet, que le fascinaban.

La imagen de Tchaikovsky era la de un joven apuesto y de vida fácil. Con aire romántico, bien vestido y con una natural elegancia; todo ello le permitía un fácil acceso a los salones y teatros, donde, no obstante, conservaba una gran timidez hacia las mujeres.

LA DECISIÓN FINAL

Durante tres meses, en 1861, viajó por Francia, Inglaterra y Alemania y tuvo tiempo de reflexionar acerca de su vida, su futuro y su propia identidad. Ni el éxito de su carrera administrativa ni las frivolidades de la mundana, disminuyeron la fuerza de una vocación irresistible. Por su hermano Modest, conocemos la lucha patética que hubo de sostener a lo largo de dos años, dividido entre sus funciones oficiales y el deseo de consagrar su vida a al música.

A su regreso a Rusia, comenzó a tomar lecciones de bajo continuo. Poco tiempo más tarde, cuando se fundó el Conservatorio de San Petersburgo, Tchaikovsky se matriculó en composición, flauta y piano. La decisión estaba tomada: sería músico. Los tres años que había pasado en la administración no habían borrado sus inclinaciones más profundas.

ESTUDIANTE DE MÚSICA

“ Estudiar y cumplir al mismo tiempo con mis deberes burocráticos... eso no podía continuar. He dudado mucho antes de tomar mi decisión. Pero una cosa es segura: llegaré a ser un gran músico, capaz de ganarme la vida ”.

Por economía y espíritu de familia, vivía en casa de su padre con sus dos hermanos gemelos. Para ganarse la vida se vio obligado a dar clases de piano y solfeo. Los días de diversión con la alta sociedad quedaron atrás. Pero sus encuentros con la música fueron más numerosos: “ La Tetralogía “ fue su primer encuentro con Wapur y no temió decir que aquella música le aburría.

En el Conservatorio, sus estudios prosiguieron de forma excelente. Estudió armonía y contrapunto con Nicolai Zaremba y composición a instrumentación con Anton Rubinstein. Además, éste le proporcionó numerosos alumnos, lo que le llenó de alegría.

EL FINAL DE LOS ESTUDIOS

El final de los estudios para Tchaikovsky iba a suponer una dura prueba. Debía interpretar la “ Oda a la alegría “, de Schiller. Temía que todos se burlaran de él. Pero pese a las críticas de César Cui, obtuvo el diploma de profesor.

SUS PRIMERAS SINFONÍA

En aquella época, fueron tres obras que revelaron el talento del joven compositor: “ Obertura sobre el himno nacional danés “, “ El voivoda “ y una ópera, “ Ilusiones de invierno “.

Tras una época de fracasos al estrenar obras, sigue su afán creativo. Y, gracias a ello, se resarció de los fracasos anteriores cuando estrenó “ Cuarteto de cuerda nº 1 “, que tuvo un gran éxito.

MADUREZ

SU MEJOR OBRA

Tras varios fracasos, su mejor obra no tardó en llegar. Fue “ El lago de los cisnes “, obra que le hizo totalmente famoso y que definitivamente le consagró como compositor musical.

LA ENFERMEDAD Y LA MUERTE

Un día, mientras almorzaba, se levantó de la mesa y fue a la cocina a buscar un vaso de agua y se lo bebió. No hirvió el agua aun sabiendo que la epidemia del cólera se había declarado en la ciudad. La enfermedad no tardó en aparecer y los médicos nada pudieron hacer. Le sometieron al “ baño caliente “ diciendo:

“ Seguramente moriré como mi madre “. Poco tiempo después entró en coma y a las tres de la madrugada del día 6 de noviembre de 1893 murió un genio llamado Piotr Illich Tchaikovsky. Su cadáver se expuso al público, y centenares de desconocidos desfilaron ante él y le besaron la mano, en plena epidemia, sin que ninguno se contaminara de la enfermedad que había causado la muerte al célebre compositor.