Pío Baroja

Literatura española contemporánea. Generación del 98. Biografía

  • Enviado por: Phalcom
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

Hoy tenemos el placer de tener con nosotros a uno de los más grandes novelistas de la actualidad, y es que Pio Baroja ha escrito grandes obras como El árbol de la ciencia o La busca. Pero de éstas obras hablaremos más tarde.

Señor Baroja, sea bienvenido.

- Es un placer encontrarme aquí con ustedes

Primero hablemos de su vida, nació en San Sebastián en 1872 en el número 6 de la calle Oquendo, una casa que, por cierto, fue construida por su abuela.

Su padre, Don Serafín Baroja era un reputado ingeniero de minas, compositor y músico, solía viajar muy a menudo por la Península y por Europa. Se dice que usted le apreciaba mucho. ¿Qué nos puede decir de él?

- Para mí era un hombre alegre y bondadoso, me asombra que siempre se preocupaba por sus mayores y por los demás, en cambio, era un despreocupado en sus asuntos.

Y ¿Qué podría contarnos sobre su madre?

- Carmen Nessi, vivía en Madrid. Se casó con mi padre a los diecisiete, llevándole nueve años. Tenía un fondo de renunciación y fatalismo, pese a que había sido educada en un ambiente protestante. En general puedo decir que tuvo una gran familia

Azorín, otro gran novelista le ha incluido en la “generación del 98” junto con Unamuno y Valle Inclán, ¿ Qué nos puede comentar al respecto?

- Principalmente, me encuentro muy halagado de que se me incluya con grandes personajes como los dos que has citado antes. Respeto mucho a Unamuno, es un gran hombre. Pero yo no me incluyo en ninguna generación.

¿ Podría hablarnos de su infancia?

- Cómo nó. De pequeño viví el horror de las guerras Carlistas, podríamos decir que en mi pupila se quedó grabado cómo las caravanas de presos iban de camino al patíbulo. Una vez que obtuve mi título estuve indeciso sobre qué carrera seguir, pero finalmente me decidí por medicina, y recibí mi título en Madrid en 1893.

Me fui a trabajar a un pueblo de Guipúzcoa y estuve dos años, pero aquel lugar me pareció monótono y me volví a Madrid, junto con mi hermano Ricardo me dediqué a la panadería. Es entonces cuando comencé a interesarme por la escritura.

Y, Políticamente hablando, ¿ Cómo se definiría?

- Me han llamado incrédulo e indeciso, no sé qué responder a eso, pero odio el republicanismo español y el socialismo obrerista, porque desprecia a los intelectuales y a la inteligencia en general.

Hablemos ya de sus obras, podríamos decir que tiene un concepto absolutamente personal de escribir. Los personajes se suceden sin interrupción, ráramente se destaca alguna figura... ¿ En qué se basa a la hora de escribir una novela?

- Una novela no está formada por un conjunto predeterminado de sucesos y personajes escogidos previamente, me gusta transmitir los problemas actuales y los personajes suelen ser análogos.

Sus obras han sido muchas, ¿ Podría hacernos un resumen?

- Cómo no, comencé escribiendo novelas en 1900, con “Vidas sombrías” y “La casa de Aizgorri”, “Camino a la Perfección” que provocó un enorme revuelo, y en 1904 creé la triología “La lucha por la vida”, formada por “La Busca”, “Mala hierba” y “Aurora roja”. Después de un viaje por Europa publiqué “La dama errante”, y me basé en el atentado cometido a la persona de Alfonso XIII en el día de su boda. Puedo seguir diciendo muchas más obras, pero citaré como más importantes “El árbol de la vida”, “Zalacain el Aventurero”, “Memorias de un hombre de acción” y “Tierra Vasca”.

Otra de las características de sus obras es la variación en cuanto a ambientación y a la acción que se manifiesta. ¿ A qué se debe?

- Principalmente a que mi padre, como ya se ha dicho antes viajaba mucho por motivos de su profesión y le solía acompañar en la mayoría de sus viajes. Más tarde me aficioné a viajar por mi cuenta, recorriendo la península y parte de Europa.

¿ Y cuáles han sido sus lugares favoritos para la ambientación de sus novelas?

- Una de las zonas principales fue mi patria chica, San Sebastián, e intenté reflejarlo en “Tierra Vasca”.

Otras obras decidí ambientarlas en Madrid, Levante y Andalucía, la primera porque fue mi hogar durante la mayor del tiempo, las otras dos se podría decir que me sentí atraido y se quedaron grabados en mi retina y no fue difícil plasmar mis impresiones al papel. En cuanto a una de mis obras favoritas “Memorias de un hombre de acción”, en la que pongo a mi tio abuelo de protagonista, no me limito a una sola región como hacen la mayoría de los escritores actuales, sino que abarco lugares de toda España y parte de Europa.

Para obtener tan majestuosa descripción de los paisajes de los que habla usará alguna técnica ¿ Podría decirnos cuáles?

- Además de ayudarme de mis recuerdos e impresiones, utilicé una gran colección de estampas que guardaba en mi biblioteca de mi casa de Vera de Bidasoa.

Los viajes a la costa mediterránea son frecuentes en sus novelas ¿ Es esta costa algo significativo para usted o un lugar como otro más?

- Tengo un recuerdo nostálgico de Valencia, pues fue el lugar donde realicé gran parte de mi carrera de medicina. Además el Mediterraneo es para mí un lugar tranquilo y soleado, al contrario de otros lugares en donde estuve, como Burjasot que era una ciudad muy triste y apagada, quizas debido a que allí murió mi hermano Darío.

Como estudiante de medicina se llevó varias desilusiones, ¿ A qué fue debido?

- A los profesores en general, porque eran unos farsantes que se hacían ver de sabiondos, además los demás eran considerados como genios, y no lo eran en absoluto.

No creo que le guste mucho hablar de su hermano Darío, que murió tuberculoso, pero en dos de sus novelas, “Aurora Roja” y “Las noches del buen retiro”, dos de los personajes mueren tuberculos y a una edad aproximada a la de su hermano, ¿ Se podría considerar como un homenaje a Darío?

- Podría decirse que sí

Y es la muerte un tema tratado con frecuencia en sus novelas, pero es usted muy estricto a la hora de concederlo a los personajes ¿ A quién se lo sueles otorgar?

- Suelo otorgar la muerte a los personajes que más aprecio tengo, pero porque no veo la muerte como el final de la vida, sino como el inicio de una nueva en el más allá

En “El árbol de la ciencia” se hace referencia a la evolución de una mujer llamada Lulú, que pasa de ser insignificante a convertirse en una mujer muy inteligente y con gran belleza interior. ¿ Se pueden considerar a las mujeres como un rasgo característico de sus novelas?

- Si, para mí las mujeres son un don de Dios, la mayoría de los protagonistas de mis novelas quedan prendados de una dama.

Dediquémonos ya a sus novelas, por ejemplo la triología “La lucha por la vida”.

¿ Podría hablarnos un poco de ella y hacernos un breve resumen de alguna de sus novelas?

- Esta triología habla de las dificultades de la sociedad actual, un buen ejemplo es “La busca” en la que cuento la vida de un joven llamado Manuel que abandona la vida rural para irse a Madrid con intención de ganarse la vida, primero lo intenta en la pensión que llevaba su madre, pero se ve obligado a cambiar de oficio varias veces. Acaba en la zapatería de sus primos y aprende con ellos el arte del robo. Les acompaña a desvalijar una casa y más tarde le proponen realizar otro robo, pero como Manuel se niega le insultan, por lo que tiene un enfrentamiento con uno de sus primos, que acaba muriendo. Paralelamente también narro las andanzas de Manuel con una joven que conoce en la pensión

Otra gran obra, “El árbol de la ciencia” de la que supongo que a mucha gente le gustaría saber más, ¿ Qué puede comentarnos al respecto?

- De esta obra puedo decir muchas cosas, cuento la historia de un joven cuya madre murió muy pronto, llamado Andrés Huertado, cuyos sentimientos son indiferentes con toda su familia excepto con su hermano mayor. El ambiente familiar desarrolla en él un gran sentimiento de soledad y le convierte en un personaje triste. El joven Andrés busca una fórmula de vida a través del amor y la ciencia, cree que puede ayudar al hombre pero no puede debido a la situación de España. Tras ejercer la medicina en un pueblo decide dejarlo y conoce a Lulú con la que se casa. Luego encuentra trabajo en una revista, su felicidad se esfuma cuando se entera de que va a tener un hijo, y para colmo, Lulú muere cuando nace la criatura. Andrés se hunde más todavía hasta que fallece.

Quizá podría decir que es una autobiografía puesta en la persona de Andrés. Para ser más esplícito diré que para hacerla me he basado en partes de mi vida.

Otro de los temas que más ha tratado ha sido el mar y nos lo demuestra cláramente en “La estrella del Capitán Chimista” que, como sabemos está formada por cuatro novelas, ¿ Podría hablarnos de la primera de ellas?

- Por supuesto, “Las inquietudes de Shanti Andía”, cuyo protagonista es un marino vasco que da vida al amor por su país y al entusiasmo por el mar que yo mismo tengo. En esta novela cuento las aventuras que ocurren a éste marinero, como tesoros escondidos o el comercio de esclavos. Quizá lo más interesante de esta obra son las descripciones de otros lugares por los que siento gran nostalgia.

Cambiando de tema, ustéd prefiere que en el futuro se le reconozca como un escritor que se centra solo en España o un autor más europeo.

- Que se me considere como la sociedad prefiera, yo intento reflejar los lugares hacia los que me siento atraido y que el lector, con su imaginación, se haga una idea de cómo son estos lugares y puedan recrear una imagen de los mismos.

Con ésta pregunta terminamos la entrevista, espero que haya disfrutado recordando tiempos pasados y que haya ayudado al lector a conocer más su obra.

- Muchas gracias a usted