Pilas

Almacenamientos de energía. Corriente eléctrica. Clasificación. Contaminación. Toxicidad. Reciclaje

  • Enviado por: Teber
  • Idioma: castellano
  • País: Guatemala Guatemala
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

LAS PILAS

1. Conocer las Pilas:

A finales del siglo XVIII, el científico italiano Volta inventó unos artilugios capaces de transformar reacciones químicas de metales y líquidos en energía eléctrica.

Poco a poco se perfeccionaron y desarrollaron hasta conseguir pilas de alta potencia y máxima duración, capaces de proporcionar energía portátil en cualquier situación y lugar. Actualmente está muy difundida su utilización, pues su gran ventaja es la total autonomía energética que es capaz de proporcionar, desde linternas o radios hasta marcapasos para corazones enfermos.

Sin embargo los problemas que plantean son múltiples. Dejando a parte la contaminación que producen las industrias que las fabrican, existen tres problemas importantes como resultado directo de su utilización:

1. El despilfarro económico que su uso implica:

La corriente eléctrica generada por las pilas es 450 veces más cara que la de red; un Kw/h de la red cuesta al consumidor 11 pts, mientras que la misma energía en pilas cuesta 5.000 ptas. (Boletín de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) n1 82, Junio del 87: Pilas y Pelas).

2. Inutilización de aparatos debido a su supuración:

Una pila abandonada en un aparato que no usamos, corre peligro de derramar las sustancias químicas de su interior, con lo que el aparato que las contiene puede deteriorarse seriamente. Aunque se ha desarrollado el blindaje de las pilas para evitar este problema, lo cierto es que su eficacia no es absoluta y su aplicación no está universalmente extendida.

3. Eliminación cuando se agotan:

Este es el principal problema a resolver. Cuando las pilas se agotan, suelen ser transportadas en la bolsa de basura a vertederos no específicamente preparados, donde son abandonadas o incineradas. Es decir, en los vertederos ocurre precisamente aquello que prohíben las instrucciones de los envoltorios.

Si se acumulan en los vertederos, con el paso del tiempo, las pilas pierden la carcasa y se vierte su contenido, compuesto principalmente por metales pesados como el Mercurio y el Cadmio. Estos metales, infiltrados desde el vertedero, acabarán contaminando las aguas subterráneas y con ello se introducirán en las cadenas alimentarias naturales, de las que se nutre el hombre.

Si se incineran, las emanaciones resultantes darán lugar a elementos tóxicos volátiles, las plantas industriales que asumen este cometido y los vertederos controlados que las almacenan no están exentos de peligro, pues se ha demostrado repetidamente a través de la historia, que estas instalaciones no garantizan la neutralización de las substancias tóxicas.

La fauna piscícola, tanto marina como fluvial, que es la que mejor refleja el grado de contaminación por mercurio en una determinada zona del planeta. El mercurio se fija y acumula en sus tejidos sin perjudicar sus órganos vitales, por lo que, más que afectados son portadores, pero una vez ingerido el pez por animales de sangre caliente, por ejemplo el hombre, el mercurio se libera de su fijación y recupera toda su toxicidad.

El mercurio se acumula sobre todo en la médula ósea y en el cerebro, dañando a medio y largo plazo los tejidos cerebrales y el sistema nervioso central.

Visto todo esto ¿cuál es la medida más efectiva y urgente que se puede aplicar? Sin duda la fabricación de pilas sin sustancias tóxicas. Pero para esto es necesario luchar contra intereses económicos y concienciar socialmente, por lo que la tarea se presenta complicada.

2. Guía de reconocimiento de las pilas

Pilas

Para saber cómo hay que tratar a una pila es necesario aprender a reconocerla, ya que los fabricantes, en España, todavía no han empezado a marcarlas claramente con un símbolo que nos permita distinguirlas inmediatamente.

Si es tóxica, es decir, si se ha fabricado con mercurio o cadmio, no debemos arrojarla a la basura.

Entonces, ¿qué debemos hacer con ellas?... Es una de las preguntas a las que vamos a intentar dar respuesta.

El primer problema que se plantea es la diversidad de tipos y modelos de pilas existentes en el mercado, que básicamente son las siguientes:

1. Pilas Botón:

Aunque ha de varios tipos las más frecuentes son las pilas botón de mercurio, que son las que contienen más mercurio por unidad.

Para que te hagas idea, uno solo de esos pequeños botones podría contaminar 600.000 litros de agua, una cantidad mayor que la que bebe una familia de 4 miembros ¡durante toda su vida!

Las pilas botón de litio, en cambio, no contienen ni mercurio ni cadmio, o sea que son una alternativa interesante para evitar el consumo de los botones de mercurio.

Las pilas botón pueden reciclarse y recuperar así productos (mercurio entro otros) que serán útiles otra vez.

2. Pilas alcalinas:

Este tipo de pila ofrece duración y potencia, pero a costa de utilizar mercurio.

Aunque el contenido tóxico por unidad es menor que en las pilas botón, es suficiente para contaminar 175.000 litros de agua, más de la que bebe una persona durante toda su vida. Además, el volumen de ventas de las pilas alcalinas supera con mucho el de las pilas botón y sigue creciendo...

Aunque no existe técnica de reciclado de estas pilas, está claro que no pueden echarse a la basura y que deben ir a vertederos especiales donde pueda realizarse su eliminación controlada. De todos modos, la solución, a la larga, es la sustitución del mercurio por productos no peligrosos, como ya se hace en otros países europeos. Mientras tanto, nosotros debemos utilizar otras menos problemáticas, como las salinas o las pilas verdes.

3. Acumuladores Níquel-Cadmio:

Este tipo de pilas, que a lo mejor no conoces porque es menos frecuente tiene la característica de que pueden recargarse después de gastada, así que, bien utilizada, puede durar años.

Sin embargo, también son peligrosas, aunque no contienen mercurio. En este caso, es el cadmio el metal tóxico que emplean.

Así que, ¡nada de tirarlas a la basura! Además, en otros países, ¡ya se reciclan!

4. Pilas Salinas:

Son las primeras que aparecieron y ya las usaban nuestros abuelos. Tienen menos duración y potencia pero su contenido tóxico es muy bajo.

Podemos tirarlas a la basura sin remordimiento.

5. Pilas Verdes:

Los fabricantes están comenzando a sacar al mercado un nuevo tipo de pilas, conocidas como verdes, ecológicas o biopilas. La ventaja de esta novedad es que apenas contienen mercurio, así que no dan problemas de contaminación y podemos echarlas al cubo de la basura.

3. EL P.A.C. DE LAS PILAS

Planteamiento de actividades continuadas:

Este apartado constituye una serie de recomendaciones y consejos destinados a modificar conductas y concienciar, con relación al consumo y disfrute de la energía portátil proveniente de las pilas.

Lo primero y fundamental es comprender que las pilas constituyen un elemento muy peligroso, que debe ser apartado de la basura y recibir un tratamiento específico que garantice su inocuidad. Pero, además es necesario asumir las siguientes intenciones o compromisos:

SOLUCIONES DEL P.A.C. DE LAS PILAS:

- NO ADQUIRIR aparatos que NO sean IMPRESCINDIBLES o funcionen exclusivamente con pilas.
- Que tal si dejamos de comprar a los niños juguetes y chismes a pilas y alimentamos su CREATIVIDAD mediante juegos y juguetes menos sofisticados y más baratos.
- Conectar los aparatos a la RED siempre que sea posible, en lugar de emplear energía enlatada. Vale la pena utilizar pequeños adaptadores eléctricos, sencillos, baratos y ajustables a cualquier voltaje, capaces de transformar la corriente alterna en continua.
- En el caso de las calculadoras de bolsillo, son recomendables las que se cargan con LUZ SOLAR.
- Si no tenemos más remedio que usar pilas, se deben tener en cuenta las siguientes posibilidades:

  • Utilizar las inofensivas pilas salinas o NORMALES (cinc-carbón), y las llamadas VERDES (libres de mercurio), en sustitución de las alcalinas.

  • Evitar las pilas botón de MERCURIO y utilizar las de litio.

  • Aprovechar las pilas RECARGABLES de níquel-cadmio. Son más caras, contaminan al igual que las de mercurio y se necesita un cargador, pero tienen la ventaja de poder reutilizarse más de 500 veces, lo que supone un importante ahorro económico y una significativa disminución del vertido de pilas al medio ambiente.

  • ALMACENAR en casa o en el trabajo las pilas alcalinas, recargables y de botón que hayan acabado su utilidad y esperar la oportunidad de depositarlas en los contenedores para pilas usadas, que ya se están instalando. Si no existieran, es necesario hacer propuestas a los ayuntamientos en este sentido.

¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PODERES PÚBLICOS?

En primer lugar interesarse por el tema y establecer la infraestructura adecuada para implantar una recuperación efectiva de las pilas usadas; en segundo lugar, aportar los medios económicos, políticos y humanos que permitan una apropiada formación y educación del ciudadanos en este sentido.

Y además:

  • Establecer sistemas de RECOGIDA SELECTIVA de basuras, que permitan un adecuado y seguro tratamiento a los residuos tóxicos, y entre ellos las pilas.

  • Diseñar y aplicar normas y leyes encaminadas a REDUCIR LA PRODUCCIÓN de estos residuos contaminantes, empezando por no fabricarlos.

  • VIGILAR el cumplimiento de las normas y SANCIONAR duramente las infracciones.