Pidiregas

Dirección financiera. Proyectos de Infraestructura Diferidos en el Registro del Gasto. Presupuestos. Inversión privada. México. Impuestos. Producción y servicos

  • Enviado por: Prisca
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso básico de Mercados sobre Análisis Técnico y Gestión Monetaria
Curso básico de Mercados sobre Análisis Técnico y Gestión Monetaria
En este curso aprenderás los conceptos básicos sobre análisis técnico, gestión monetaria y con qué actitud debes...
Ver más información

Mercados Financieros e Inversiones
Mercados Financieros e Inversiones
Juan Diego Gómez en está compilación de videos habla y analiza escenarios claves de los mercados financieros y de...
Ver más información


Una opción los Pidiregas

Los Pidiregas representan una alternativa para ejecutar proyectos y generar mayores recursos para infraestructura.

Solo por aumento de este año se logró elevar el presupuesto autorizado por el Gobierno entre el 14 y 15 por ciento; pese a que en pesos y centavos, el Congreso asignó 13 por ciento menos recursos a infraestructura.

"El Gobierno espera financiar proyectos de infraestructura mediante Pidiregas, el cual podría crecer alrededor del 90 por ciento respecto al 2001, es decir, una alza de 1.1 por ciento del PIB en el 2001 a 2.0 por ciento en el 2002", explicó Carlos González Tabares, analista del sector construcción de IXE Casa de Bolsa, y agregó que el esquema de Pidiregas puede propiciar el crecimiento del sector.

Leandro López Arceo, presidente de la CMIC, afirmó que las constructoras demandan al Gobierno impulsar las alianzas entre ellas y las empresas internacionales, porque de otra manera las extranjeras tienen mayores oportunidades de ganar las licitaciones y dejar como destajistas o subcontratistas a las nacionales.

"Los Pidiregas tanto para la adquisición de infraestructura, por ejemplo en la refinería de Cadereyta, como por la de servicios, por ejemplo la compra de energía eléctrica, han 1sido un instrumento muy valioso para canalizar recursos del extranjero, por ello en el presupuesto 2002 la inversión física impulsada por esta modalidad refleja un crecimiento.

"Pero, la utilización irrestricta de este instrumento, sin la incorporación de la industria de la construcción a los niveles que le correspondería por su capacidad instalada, ha propiciado la pérdida de la ingeniería mexicana y la participación de nuestros técnicos en la gerencialidad de los proyectos de gran inversión", denunció José Luis García Cantú, vicepresidente de Proyectos Especiales y Financiamiento de la CMIC.

Carlos González explicó que este esquema se refiere a las inversiones realizadas por la iniciativa privada, quien realiza los primeros financiamientos, pero mediante deuda garantizada por el Gobierno."La suma de inversiones con Pidiregas se estima que podría alcanzar hasta 123 mil millones de pesos, concentrándose en su mayoría en proyectos del sector eléctrico", afirmó.

PIDIREGAS

Aunque ya parece una vieja cantaleta, el que Zedillo haya producido y tolerado desfalcos como el FOBAPROA cuyo impacto fiscal obliga a pagar durante los próximos treinta años, debilita a las finanzas públicas. Pero ahora resulta, que aparte de ese fraude, dejo otras bombas de tiempo, como es una perversión llamada PIDIREGAS que obliga a la sociedad mexicana a pagar los próximos 23 años.

Los PIDIREGAS son proyectos de inversión privada que el gobierno se compromete a comprar en el momento que son funcionales y la compra incluye el pago de intereses, el esquema suena bien, a no ser que hay problemas de supervisión y que el paquete asciende a más de 50 mil millones de dólares. No se sorprenda usted, ¿que acaso Zedillo no dio suficientes muestras de sus tentaciones pantagruelicas, cuando de desfalcar a la nación se trataba?

De esta manera, la transexenalización de las decisiones se presentó por medio de una deuda y obligaciones fiscales agobiantes que dejan al país encadenado por los próximos treinta años, si no es que más.

Y con todo y el supuesto blindaje económico que supuestamente instaló Zedillo para dejar al país a salvo de cualquier vaiven económico, ahora resulta que hemos quedado más vulnerables que nunca a cualquier movimiento internacional y hasta a cualquier eventualidad económica nacional.

Es tal vez por esto que la desaceleración económica en Estados Unidos -me encantan los eufemismos de los economistas para ocultar la realidad- resulta tener un impacto endiablado sobre México, al grado de obligar al gobierno a solicitar la protección -una vez más- del Fondo Monetario Internacional. Claro esta que todavía esta por verse si el gobierno de Fox no viola ley al rebasar el techo de endeudamiento impuesto por el congreso y veamos que tan pesadas son las condiciones impuestas por el FMI, porque aunque el gobierno insista que el dinero llega sin condiciones, esto sería verdaderamente inaudito en las políticas del Fondo. Aunque no es inaudito la forma como el gobierno está mintiendo para ocultar la realidad.

Reconozco que Zedillo fue más habil que Salinas quién intento crear un proyecto de 30 años. Zedillo que estaba al parecer obsesionado por dejar su marca y generar políticas de Estado, logró lo que nadie: Dejar al país hundido en obligaciones financieras y económicas, aunque no haya consultado al congreso, quién debería estar a cargo de establecer las políticas tran-sexenales.

Sin embargo, más sorprendente todavía, es que el gobierno de Fox insista en tratar de ocultar la verdad, en sostener una política diseñada por Carlos Salinas para un país que ya todos dabamos por enterrado, y en porfiar en continuar usando un modelo que ha caído en desuso en muchas partes del mundo.

Los neo-liberales del PAN son distintos de los del PRI en que tienen un menor compromiso político partidista y posiblemente nacional, pero seguramente siguen sosteniendo la noción de que este período de transición, donde la economía no termina de levantar, tiene que pasar para traer la bonanza que nos prometieron hace más de una década y que tercamente se niega a llegar.

Finalmente, los tecno-burocratas ya demostraron que no solamente saben como cubrirse con los recursos públicos -hasta se antojan sus pensiones y aginaldos-, sino que sus verdaderos amos -que por supuesto no es el pueblo- los rescataran para darles jugosos empleos, tal y como le ha sucedido a Zedillo. Y entonces parece asomar con claridad, que el proyecto transexenal tenía mucho más de personal de lo que siempre nos dijeron.

PIDIREGAS(NOTICIA DE RADIO FÓRMULA)

Diseñado por el ex Secretario de Energía, Luis Téllez, el esquema de los Pidiregas se sustenta en una fórmula simple: encomendar una obra determinada al sector privado nacional o extranjero, quien tiene la obligación de transferirla a las entidades públicas correspondientes una vez concluida su construcción. Realizado el traspaso, el Gobierno asume como pasivo directo los pagos realizados a título de adelanto, asumiendo el resto como pasivo contingente.

En el papel, tanto Pemex como la CFE están obligadas a comprobar la rentabilidad de los proyectos, para asegurarse que su explotación sea capaz de generar los recursos suficientes para amortizar la inversión en un plazo de entre 5 y 10 años.

El riesgo, pues, es que las obras no generen el flujo necesario para cubrir los abonos e intereses correspondientes pactados anualmente, como sucedió, por ejemplo, el último año del Gobierno zedillista, cuando la nueva infraestructura de la Comisión Federal de Electricidad generó ingresos por 3 mil 995 millones de pesos, que resultaron ligeramente inferiores a los 4 mil 24 comprometidos.

De acuerdo con el nuevo capítulo aprobado por el Congreso, de los 138 mil 751 millones de pesos que podría utilizar Petróleos Mexicanos bajo el esquema satanizado originalmente, el 97 por ciento apuntará hacia su filial Pemex Exploración y Producción, en tanto el tres restante lo dispondrá Pemex Petroquímica.

A su vez, de los 41 mil 414 millones de pesos que constituyen el techo para la Comisión Federal de Electricidad, 24 mil 300 serán para el renglón de generación y 17 mil 114 para inversión directa.

Según la propuesta fiscal priísta planteada originalmente al Congreso, Pemex tributaría bajo un esquema de cuota fija a título de renta petrolera, al margen de los gravámenes normales por la comercialización de sus productos.

La frustrada tentativa hablaba de enterar 180 mil millones de pesos... más el fruto del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios a las gasolinas, el diesel y el gas licuado de petróleo, además del Impuesto al Valor Agregado de todos ellos.

En la ruta, el Congreso le otorgaría autonomía presupuestal a la empresa pública y sus subsidiarias, lo que implicaría su exclusión del Presupuesto de Egresos de la Federación.

Frustrada, pues, la alternativa sana, el camino más fácil fue apostarle al pasado... total, el Gobierno que viene será quien pague la factura.