Pesca: deportiva y comercial

Caladeros. Tecnología pesquera. Explotación recursos marinos. Deporte acuático. Cebos

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Educación Financiera
Educación Financiera
Con el curso de Educación Financiera tienes al alcance de un video la experiencia y conocimiento del experto en...
Ver más información

INTRO: Como ser un Trader Profesional
INTRO: Como ser un Trader Profesional
Aprender a operar los mercados bursátiles requiere un método y un estilo de aprendizaje táctico,...
Ver más información

publicidad

PESCA COMERCIAL

INTRODUCCIÓN:

La pesca comercial es el término aplicado a las actividades relacionadas con la captura de peces o mariscos con finalidad económica. La pesca es fundamentalmente marina, pero también se lleva a cabo en los grandes lagos y ríos. Las pesquerías o caladeros más productivos se extienden desde la costa hasta el borde de la plataforma continental, que se sitúa a una distancia de tierra de unos 80 km. Estas aguas tienen menos de 200 m de profundidad, pero debido a las corrientes y temperaturas favorables y a la abundante vida vegetal, albergan la mayor parte de los peces de los océanos. Las pesquerías son especialmente productivas en zonas de corrientes emergentes, donde suben a la superficie aguas profundas frías y ricas en nutrientes. La captura de ballenas, moluscos y crustáceos y la recolección de algas como la laminaria gigante también se consideran parte de la industria pesquera.

PRINCIPALES CALADEROS:

Existen ricos caladeros en el mar del Norte, en la plataforma continental de Islandia, en los Grand Banks (Grandes Bancos, frente a las costas del este de Canadá), en los Georges Banks (frente a las costas de Nueva Inglaterra), junto a la costa suroccidental de Estados Unidos, frente a las costas de Perú, en el mar de Barents, en el golfo de Alaska y frente a las costas de Japón.

Los principales países en capturas pesqueras, según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para 1996, expresados en millones de toneladas son: China (33,2), Perú (9,52), Chile (7,6), Japón (6,76), Estados Unidos (5,61), India (5,26) y Rusia (4,4).

TIPOS DE PECES CAPTURADOS:

En los caladeros marinos se pescan dos tipos de peces: los de aguas superficiales y los de aguas profundas. Los primeros suelen migrar con las estaciones y se desplazan en grandes bancos; es el caso del atún, el salmón, la anchoa, la sardina y el arenque. Los de aguas profundas frecuentan los fondos del océano y son menos gregarios; buenos ejemplos son el bacalao, el halibut, el lenguado, el eglefino o la platija. Los invertebrados son muy abundantes en el océano, pero sólo representan un pequeño porcentaje en el peso de las capturas; se pescan fundamentalmente en aguas poco profundas. Las especies de mayor importancia comercial son las ostras, los crustáceos y los moluscos, como las almejas, las langostas, los cangrejos, los camarones y los calamares o pulpos.

MÉTODOS DE PESCA:

En la pesca comercial, las redes se echan cerca de la superficie o se arrastran a lo largo del fondo; la red de superficie más eficaz es la red de cerco, una red larga semejante a una cortina colgada de flotadores, que se arrastra en círculo alrededor de un banco de peces y después se cierra por el fondo tirando de un cabo como si fuera una bolsa. La red de enmalle tiene unas mallas con el tamaño justo para dejar pasar la cabeza del pez y enganchar las agallas; generalmente este tipo de redes se deja a la deriva en la superficie, pero en ocasiones se anclan al fondo para pescar especies que habitan a una profundidad mayor. Las redes de arrastre sirven para capturar peces de aguas profundas, como el bacalao, y son las más importantes en la pesca comercial; tienen forma de calcetín y son arrastradas por dos grandes cables.

Los palangres, utilizados para capturar peces de superficie (como el atún) o de profundidad (como el halibut), son cables largos y pesados a los que están unidos sedales auxiliares con anzuelos en los que se coloca un cebo. Pueden tener varios kilómetros y suelen fijarse a una boya anclada o arrastrarse desde el barco. Una vez cargados, los palangres se suben a cubierta mediante cabrestantes. Véase Barcos pesqueros; Arte de pesca.

Los mariscos de aguas profundas, especialmente los bivalvos, como las almejas, se recogen mediante dragas mecánicas. Más cerca de la costa, las ostras también se recogen con dragas o con pinzas de gran longitud. Las almejas intermareales se capturan en marea baja con rastrillos de dientes largos. Los cangrejos se dragan o se atrapan en nasas llamadas cangrejeras. Las langostas y los bogavantes se capturan también con nasas de madera o alambre denominadas langosteras.

TECNOLOGÍA PESQUERA AVANZADA:

Las modernas flotas pesqueras, como las de Rusia o Japón, tienen grandes arrastreros que pueden izar fácilmente cargas netas de hasta 100 toneladas de pescado, que se limpia y se ultracongela en alta mar. Estos barcos pueden pescar en caladeros alejados de la costa durante varios meses.

El sonar se ha convertido en una forma eficaz de localizar y determinar el tamaño de los bancos de peces y la especie a la que pertenecen. Para detectar peces de superficie se suelen utilizar aviones o helicópteros. Los calamares se atraen mediante luces intensas y se succionan con poderosas bombas aspiradoras.

REGULACIÓN DE LA EXPLOTACIÓN DE LOS RECURSOS MARINOS:

Debido a la mejora en las tecnologías, las capturas mundiales de pescado se triplicaron durante las dos décadas posteriores a la II Guerra Mundial, después se estancaron. Aunque existen motivos naturales para ese declive (como los cambios en las corrientes oceánicas), no cabe duda de que las causas de origen humano, como la contaminación y la sobrepesca, también han contribuido. En la actualidad se pescan en exceso el halibut, el arenque, el bacalao, el salmón, la anchoa, la sardina y algunos tipos de atún.

Para controlar la explotación de los caladeros costeros, Chile declaró en 1945 un límite regulador para los barcos de pesca extranjeros de 200 millas marinas (370,4 km). Otros muchos países siguieron su ejemplo y en la actualidad la mayoría de los países reivindica la "zona de exclusión" de 200 millas (véase Aguas internacionales).

La FAO, que hasta finales de la década de 1980 fomentaba la expansión de la pesca industrial, ha decidido recientemente que se debe reducir el ritmo de capturas cuando el entorno marino se vea amenazado.

En la actualidad, el uso de redes de deriva (que pueden llegar a medir hasta 75 km de largo) está prohibido en algunos países porque también capturan especies no aptas para el consumo humano, o en vías de extinción.

EL FUTURO DE LOS CALADEROS:

Resulta difícil obtener datos precisos sobre el tamaño de las poblaciones de peces, porque las especies oceánicas efectúan largas migraciones o viven a demasiada profundidad para realizar un recuento apropiado. Esta falta de información hace que sea difícil llevar a cabo una gestión de la producción sostenible de los caladeros. El rápido aumento de la población humana hace que se imponga una gestión rigurosa de los recursos. Los investigadores están intentando limitar la sobrepesca de las especies más demandadas en los mercados, estudiando métodos de transformación y comercialización de especies menos populares o que hasta ahora sólo se utilizaban para fabricar piensos.

Otro control de la producción pesquera es la cría oceánica, frecuente en muchas zonas y que se puede realizar con las especies que se agrupan para desovar. Los peces son acorralados con encañizadas estacionarias y pueden servir de alimento o utilizarse sus huevas para la reproducción.

La acuicultura proporciona un control total de la producción de pescado. Una vez eclosionados los huevos, los alevines se introducen en tanques donde reciben piensos o en estanques donde comen alimentos naturales. La cría en tanques de salmón atlántico en Noruega o de camarones en Ecuador constituyen dos ejemplos de ello. En muchos países en vías de desarrollo, la cría de especies locales también puede proporcionar proteínas de forma más eficaz y barata que la pesca tradicional. Véase Piscifactoría.

Desgraciadamente la acuicultura no soluciona todos los problemas, ya que se ha desarrollado paralelamente una pesca específica para alimentar a los alevines. Para capturarlos se utilizan redes tan finas que atrapan también alevines de especies amenazadas. En algunas regiones la construcción de los estanques de cría destruye manglares cuyas raíces favorecían la vida de otras especies animales. Además, la acuicultura que se practica en algunos países en vías de desarrollo no produce más que especies de lujo reservadas para la exportación a países ricos, de forma que la población local no tiene otro medio de subsistencia que lo que le da el mar, en constante disminución.

En los lugares en los que se ha llevado a cabo una eficaz protección de los bancos de peces, éstos se han renovado. En 1994, La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha adoptado nuevos acuerdos para la conservación de especies marinas de alta mar, las cuales, reforzadas por los acuerdos regionales de protección del medio ambiente, deberían ayudar a conservar los mares limpios, vivos y productivos.

PESCA DEPORTIVA

INTRODUCCIÓN:

Pesca deportiva, actividad deportiva consistente en la captura de peces con fines recreativos y no lucrativos, en contraposición a la pesca comercial. En la práctica de la pesca deportiva se emplean cañas de pescar, carretes, línea o sedal, y anzuelos con cebos naturales o artificiales para conseguir los peces. Es una de las formas más populares de esparcimiento en todo el mundo. Permite a la gente disfrutar al aire libre y aceptar el desafío de su persecución, luchar con peces escurridizos, y quizás, obtener comida.

HISTORIA PRIMITIVA:

El hombre ha pescado desde la edad de piedra, cuando huesos afilados a modo de lápices se utilizaban como cañas, y trozos de enredaderas como sedal. La pesca, en cuanto deporte y actividad de esparcimiento, es más reciente, aunque también se haya realizado en el pasado. La pintura más antigua que se conoce de un pescador con caña es egipcia y tiene alrededor de 4.000 años de antigüedad. Platón y Aristóteles mencionan la pesca con caña y Plutarco da consejos sobre los sedales para pescar. El retórico romano Claudio Aelian (170-235 d.C.) escribió sobre los pescadores de truchas de Macedonia que usaban moscas artificiales o anzuelos con cebos emplumados.

En el mundo occidental, durante los primeros siglos antes de Cristo, la pesca estaba aparentemente reservada a las clases ricas, ya que sólo sus miembros disponían de tiempo para practicarla. Por ejemplo, algunos documentos del Imperio romano se refieren a opulentos romanos que construían estanques para pescar, proveerse de presas fáciles para la mesa o simplemente entretenerse.

Los métodos y equipos o aparejos usados para pescar han evolucionado lentamente a través de los siglos y hasta el siglo XV la pesca no se había desarrollado realmente como se conoce ahora. En 1496, Tratado de pesca con caña daba detalles específicos en inglés, por primera vez, sobre el uso de la caña de pescar. Escrito por Juliana Berners, que era la priora de una abadía cercana a Saint Albans, Hertfordshire, el libro contaba cómo hacer cebos y cañas para pescar, cómo atar nudos en los sedales de pescar e incluso más importante, cómo hacer y usar cebos y moscas artificiales según los hábitos alimenticios de los peces. Los preceptos expuestos por la autora supusieron las bases del conocimiento de la pesca en Inglaterra durante unos 150 años.

PESCA MODERNA:

Desde entonces los pescadores no sólo se esfuerzan en mejorar su aparejo, tácticas y conocimiento de sus presas, sino que también se han dado cuenta de que deben proteger su deporte si quieren que sobreviva. La reproducción de la pesca en viveros, impedir la contaminación del aire y el agua, la restricción de la pesca en ciertas zonas, los límites de las capturas diarias y la legislación protectora se han iniciado en nombre de la preservación del deporte.

La pesca deportiva moderna se puede dividir en dos categorías: pesca de agua dulce y pesca de mar o agua salada. La pesca de agua dulce se practica en lagos, estanques, ríos y arroyos, mientras que la pesca de agua salada se realiza en océanos, estuarios y ríos en los que influyen las mareas. La pesca en agua dulce es, con algunas excepciones, menor que la que de agua salada; en consecuencia se pesca con cañas, carretes y sedales más ligeros y con cebos más pequeños. Para pescar en lagos, estanques y ríos grandes, los pescadores vadean, se quedan en la orilla, o usan una embarcación para aproximarse a la presa. Para pescar en ríos más pequeños y arroyos, se usan botas y vestimenta impermeable y se camina por el agua hacia la zona donde se sospecha que está la pesca. Cuando se pesca en agua salada la mayoría de los pescadores utiliza una embarcación que los lleva a los bancos de pesca de alta mar. Algunos caminan a orillas de la costa y playas o en los estuarios para conseguir los peces.

Los peces que se pescan en agua dulce son generalmente salmón, trucha marina, trucha parda y trucha arco iris. La última suele criarse en viveros y luego se suelta en reservas artificiales y lagos para pescar. La pesca común comprende escarcho, limpia fondos, breca, leucisco, perca, lucio y carpa. Las especies de agua salada más conocidas son bacalao, mújol, congrio, anguila, merluza, cazón, acedía y lenguado. Los pescadores de agua salada y dulce usan a menudo las mismas técnicas básicas, aunque el tamaño de los equipos difiere.

El equipo de pescar ha sido desarrollado y mejorado constantemente. Las cañas y los carretes son más ligeros gracias a materiales modernos como la fibra de carbono y plástico. Los sedales de nailon son más finos y resistentes a la rotura, aunque en ciertos casos esto no sea una ventaja.

PESCA DE AGUA DULCE:

La pesca común usa dos métodos básicos: pesca con boya y caña de media o de bota. Las boyas están hechas de materiales flotantes como balsa o plástico y van fijadas en el sedal del carrete. Se añaden pesos (no tóxicos) para ayudar a descender al sedal y también para enderezar la boya y hundirla un poco en el agua. El anzuelo se fija en la línea principal con un tricot de sedal un poco más fino. Cuando pican los peces la boya se hunde un poco. El pescador entonces da un ligero tirón de la caña. Las boyas son de diferentes tamaños, formas y colores, para adaptarse a las diferentes condiciones y tipos de aguas.

En la pesca de caña de media o de bota (el segundo método más practicado) se acopla un peso no tóxico a la línea. Cuando se lanza al agua, tanto el cebo como el peso se hunden hasta el fondo donde permanecen inmóviles. El extremo de la caña de media es muy fino y se nota cuando pica un pez por un movimiento del final de la caña.

Ambos métodos mencionados tienen muchas variantes y es el pescador, basándose en su experiencia y conocimiento, quien decide cual usar en un determinado día.

Los pescadores utilizan gran variedad de cebos: cresas, gusanos, semillas de cáñamo, pan, maíz y carne son los más populares. Cebos especiales como bolitas (mezclas altas en proteínas del tamaño de una canica) se usan para pescar carpas.

CEBOS ARTIFICIALES:

Cuando pescan con cebos artificiales, los pescadores lanzan sus cañas desde las embarcaciones o desde la orilla hacia áreas donde se puedan encontrar los peces. Una vez que el cebo se posa en el fondo, el pescador recoge sedal girando la manivela del carrete. Si un pez pica en el cebo que se sube, se enganchará por su cuenta. El pescador enrolla entonces el sedal en el carrete e introduce el pez en una red. Algunos pescadores prefieren sujetar el pez con la mano, si es posible.

Hoy, los cebos artificiales simulan casi toda la comida de los peces. Hechos de madera de balsa, plástico, metal, o goma, estos cebos pueden incluir uno o varios anzuelos. De acuerdo con su peso y diseño, los cebos artificiales podrán usarse para pescar en el fondo, a profundidad media, o en la superficie.

Los pescadores eligen sus cañas en función de las especies de peces que quieren conseguir. Las cañas ligeras se usan para peces pequeños y las resistentes para peces grandes. La mayoría de los pescadores consideran que no es deportivo usar cañas grandes para peces pequeños, ya que la presa entonces no puede demostrar sus habilidades para la lucha.

PESCA CON MOSCA:

La pesca de la trucha con mosca es, quizás, la forma más deportiva y difícil de practicar. Las cañas de pescar con mosca tienen entre 2,13 y 3,65 m de largo, según el lugar donde se vaya a pescar (por ejemplo, un arroyo pequeño, un pantano o un río).

Los sedales para mosca difieren del nailon y dacrón que se usan en otros métodos de pesca. Revestidos con varios plásticos, hay diferentes tipos de sedales para mosca: flotantes y los que se hunden con rapidez o más lentamente. Una vez que el sedal de mosca se ha enrollado en el carrete, el pescador de mosca añade un sedal corto de tripa que une al principal. Los extremos de pescar con mosca son mucho más ligeros, con un diámetro menor que el de la línea principal. El propósito es dejar al pescador más libre y dar una oportunidad al pez que pique para luchar.

Al final de la línea se acopla una mosca, que imita al tipo de insecto que comen los peces. Hecha de plumas, cabellos, o materiales sintéticos alrededor de un anzuelo, la mosca no tiene casi peso alguno. Las imitaciones de insectos, acuáticos en sus estados de ninfa, crisálida o adulta, pueden ser tan grandes como una bola de golf o tan pequeños como una goma de borrar. Los pescadores eligen sus moscas de acuerdo a la especie que intenten pescar en ese momento.

Para lanzar un cebo tan pequeño, el pescador balancea la caña hacia adelante y hacia atrás hasta que una cantidad considerable de línea se encuentre en el aire. El lanzamiento dependerá del peso de la línea. Los lanzamientos se hacen sobre lugares determinados, como estanques y pequeños embalses en arroyos, donde la mosca puede tocar el agua y luego flotar (pesca de mosca seca) o hundirse (pesca de mosca húmeda). Si pica un pez, el pescador recoge la línea o cuerda mientras tira del extremo de la caña para que el anzuelo se clave en la boca del pez. El pescador lucha con el pez tirando de la línea con la mano o enrollando la línea en el carrete.

PESCA DE ARRASTRE:

El arrastre es otra modalidad de pesca deportiva en agua dulce que se realiza desde un bote que se mueve lentamente sobre zonas donde los peces se pueden capturar arrastrando un cebo natural o artificial, sujeto a un anzuelo, con un sedal de 27 m o más, desde la popa del bote. El arrastre es también el método favorito para pescar peces grandes en agua salada, lo que requiere un bote capaz de navegar en el mar y equipado con asientos de pesca (una silla movible) y unos avíos de pesca especiales y resistentes. Una vez que un pez pica el cebo y es atrapado en el anzuelo se detiene el barco y se saca del agua para introducirlo en el bote. Los pescadores de arrastre usan cañas pesadas y sedales de dacrón o acero.

Pesca: deportiva y comercial

ÍNDICE:

PESCA COMERCIAL

1-INTRODUCCIÓN

2-PRINCIPALES CALADEROS

3-TIPOS DE ESPECIES CAPTURADOS

4-MÉTODOS DE PESCA

5-TECNOLOGÍA PESQUERA AVANZADA

6-REGULACIÓN DE LA EXPLOTACIÓN DE LOS RECURSOS MARINOS

7-EL FUTURO DE LOS CALADEROS

PESCA DEPORTIVA

1-INTRODUCCIÓN

2-HISTORIA PRIMITIVA

3-PESCA MODERNA

4-PESCA DE AGUA DULCE

5-CEBOS ARTIFICIALES

6-PESCA CON MOSCA

7-PESCA DE ARRASTRE

Pesca: deportiva y comercial