Personalidad. Teoría personalística de GW Allport

Psicología. Personalidad. Personalismo. Rasgos. Conducta

  • Enviado por: Personal Laboral
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

TEMA 14

TEORIA PERSONALISTICA DE G.W. ALLPORT

INTRODUCCION

  • Supuesto básico de las teorías estructurales de personalidad:

  • El entendimiento de la conducta, como función de un conjunto de disposiciones de respuesta relativamente estables, que configuran la personalidad del sujeto.

  • A estas disposiciones se las llama “rasgos”.

  • Su objetivo es la identificación de los rasgos que conforman la estructura de personalidad y en función del los que se podría describir, predecir y explicar el comportamiento de los individuos.

  • El concepto de rasgo

  • Como etiquetas verbales que hacen referencia a las diferencias de conducta que presentan los sujetos.

  • Como constructo teórico para justificar las regularidades del comportamiento

  • En todo caso es una categoría descriptiva elaborada a partir de la observación de la conducta del sujeto.

    • Para Allport: características o procesos fundamentales que existen en las personas.

    • Para los autores del libro: abstracciones elaboradas a partir de, y para dar explicación a la aparente consistencia que presenta la conducta de las personas en diferentes situaciones.

    • El proceso sigue una secuencia de 3 fases:

  • la observación de que la conducta de un sujeto tiene cierto grado de generalidad y consistencia a lo largo de situaciones diferentes. P.e.: se suele comportar de modo agresivo.

  • Se le califica de agresivo.

  • La cualidad se sustantiviza y se aplica al sujeto diciendo que posee un rasgo de “agresividad”.

    • Problema de este razonamiento: Se emplea la categoría descriptiva inferida de la conducta (el rasgo) para explicar y justificar, circularmente , esa misma conducta de la que se ha abstraído: el sujeto se comporta agresivamente porque posee un rasgo de agresividad.

    • Solución: No es el rasgo el que causa el comportamiento. El rasgo lo que hace es aunar ciertas pautas de comportamiento, en base a las cuales podemos predecir el comportamiento futuro.

    Luego, los rasgos son algo “inferido” a partir de ciertos elementos de conducta. Estos elementos son los “indicadores de rasgo”.

    • Conjunto de indicadores de rasgo, presentes en cualquier sujeto:

    • qué hace o qué le gusta hacer

    • cómo hace las cosas (habilidad, esfuerzo, etc.)

    • cuál es el estilo con el que hace las cosas (impulsividad, tacto, etc.)

    • Se pueden encontrar también indicadores en:

    • los movimientos expresivos: aspectos de conducta que no tienen valor adaptativo y que confieren una forma peculiar a la conducta del sujeto.

    • expresiones emocionales anormalmente frecuentes

    • los grupos de los que la persona es miembro.

    • rol social

    • las reacciones emocionales que provoca en las personas que le observan.

  • Propiedades de los rasgos

  • Escalable: el rasgo entendido como un continuo de donde derivan las diferencias entre las personas, dependiendo del punto en que cada cual se sitúe.

  • Unipolares o bipolares: Los unipolares se extienden desde un punto cero (ausencia de rasgo) hasta una cierta cantidad. Bipolares van de un polo al opuesto pasando por cero (el cero sería un punto de equilibrio entre los polos)

  • Grado de universalidad: desde los que sólo son aplicables a un sujeto concreto hasta los que se pueden aplicar a toda la población.

  • Generalidad: de un rasgo es proporcional al nº de indicadores de rasgo que se le pueden aplicar. Es decir, hay rasgos que se pueden encontrar en todas las manifestaciones de conducta de un sujeto, mientras que otros sólo se extenderían a un rango limitado de sus conductas. A medida que aumenta el grado de generalidad de un rasgo, aumentan también la cantidad de conductas que son posibles predecir desde él.

  • Organización: mayor cuanto más fuerte sea el grado de coherencia y estabilidad existente entre los distintos indicadores que le definen.

  • Independencia/Correlación: cada rasgo se define por la relación que guarda con los otros rasgos que configuran la personalidad de un sujeto. Los esfuerzos van hacia la búsqueda de los más independientes posibles, ya que a mayor independencia, menos ambigüedad y mayor significación psicológica.

  • Consistencia y estabilidad: se refiere al grado de estabilidad temporal y la consistencia transituacional respectivamente, que presentan los rasgos.

  • Un rasgo es más consistente que otro en la medida en que hace referencia a un patrón de conducta más consistente que otro.

    Resumiendo….

    El rasgo será útil para entender y predecir la conducta, en la medida en que en su conceptualización queden explicitados dos extremos:

    • qué funciones y/o procesos psicobiológicos están a la base de la conducta que el rasgo representa,

    • en qué circunstancias tales procesos y/o funciones entran en acción.

    APORTACIONES DE G.W. ALLPORT

  • MARCO TEORICO Y METODOLOGICO

  • Teoría personalística

    • Enfasis en el carácter único del sujeto

    • la consideración organísmica del sujeto (organismo inherentemente activo / no reactivo)

    • Se define la individualidad como la resultante cualitativa del sistema de interacciones que, en cada sujeto, existe entre un conjunto de factores que pueden ser comunes.

    • lo que importa es el significado que cada factor cobra dentro del sistema global que define a cada sujeto.

    • Lo que diferencia a la “psicología de rasgos” de la “personalística” es que en la primera lo que interesa es conocer qué factores comunes, y en qué medida, permiten definir diferencialmente a cada sujeto, mientras que en la segunda, lo que interesa es la configuración de elementos que caracteriza al sujeto.

    • La psicología de rasgos analiza cada factor independiente sin entrar en la estructura global; la personalística se interesa por el estudio global de la estructura.

    • Allport define la personalidad como: “la organización dinámica en el interior del sujeto de los sistemas psicofísicos que determina su conducta y su pensamiento característicos.”

    1.2. Metodología

    • Preferentemente estrategias idiográficas

    • Allport distingue dos componentes en toda conducta:

  • el adaptativo:

    • contenido de la conducta, su valor funcional ;¿qué hace el sujeto ?

    • deliberado y motivado

    • muy ligado a las presiones del contexto espacio-temporal

    • propositivo, dirigido a la solución de un problema

    • normalmente consciente.

  • el expresivo:

    • modo y estilo en que cada uno desarrolla la conducta

    • más conectado a la estructura personal.

    • no tiene propósito

    • suele ir por debajo del umbral de conciencia.

    • mayor relevancia para e estudio de la personalidad.

  • ESTRUCTURA DE PERSONALIDAD

    • Se define la personalidad como “la organización de rasgos que definen al sujeto”.

    2.1. El rasgo como unidad de análisis

    • Allport conceptualiza el rasgo como:

    • sistema neuropsíquico generalizado y focalizado con capacidad para convertir muchos estímulos en funcionalmente equivalentes y de iniciar y guiar formas coherentes de comportamiento adaptativo y expresivo.

    • Como “sistema neuropsíquico”: sistema hace referencia a las interrelaciones existentes entre un conjunto de elementos, en este caso, los procesos y funciones psicológicas y el sustrato físico y biológico correspondiente.

    • Como “disposición de conducta”: el rasgo expresa tendencias de comportamiento, adaptativo y sobre todo, expresivo. Pero estas tendencias sólo se traducen en conducta efectiva cuando se dan, al mismo tiempo, las circunstancias apropiadas; luego el rasgo no es la única fuerza determinante del comportamiento.

    • Como explicativo de “patrones coherentes de conducta”: Inferimos la presencia de un rasgo cuando observamos la repetición de conductas que poseen el mismo valor adaptativo para el sujeto (equivalencia de respuestas) y que tales patrones coherentes de conducta se desarrollan en situaciones funcionalmente equivalentes (son percibidas y valoradas de la misma manera)

    Hay que entender el rasgo como “predisposición generalizada de conducta”, diferenciándose de otras tendencias más específicas como el habito y la actitud.

    2.2. Dimensiones de los rasgos.

    Se toman dos dimensiones de clasificación:

  • la relevancia que el rasgo tiene dentro de la estructura de la personalidad

  • la comunalidad-indiviudalidad del rasgo

  • Relevancia estructural: en función del significado que el rasgo tiene para el entendimiento de la personalidad se habla de:

    • rasgos “cardinales”: cuando la casi totalidad de las manifestaciones conductuales del individuo pueden entenderse como indicadores de dicho rasgo.

    • rasgos “centrales”: lo frecuente es que la personalidad del sujeto venga definida por la organización de una serie de disposiciones “centrales”, cada una de las cuales hará referencia a un rango limitado de manifestaciones de conducta.

    • rasgos “secundarios”: características de personalidad definitorias del individuo, pero que tienen un rango de conductas referentes muy limitado.

  • Comunalidad / Individualidad

    • Se observan semejanzas en la conducta de distintos individuos, de donde se infiere la presencia de los mismos rasgos en distintos sujetos.

    • Pero Allport defiende que este hecho no significa que los sujetos compartan el mismo rasgo, sino que las personas exhiben patrones de conducta adaptativa que pueden ser compartidos en mayor o menor grado, por los miembros de una misma cultura.

    • Allport indica que el “rasgo común” no es un verdadero rasgo sino un aspecto mensurable de rasgos individuales.

    • Luego el rasgo siempre es individual.

  • INTEGRACION DE LA PERSONALIDAD: EL CONCEPTO DE SI MISMO

    • Allport emplea el concepto de “propium” para dar cuenta de la integración de las características que definen a un sujeto.

    • El concepto de “propium” se refiere a la percepción que el sujeto tiene de sí mismo ( lo que soy, lo que debo ser y lo que quiero ser).

    • al proceso de diferenciación personal que implica el “propium”, contribuyen:

  • la percepción de la realidad corporal

  • la identidad

  • la autoestima: el “ser capaz”

  • la extensión de Yo: amplitud de intereses que diferencian al adulto del niño.

  • Imagen de sí mismo: valoración de uno mismo a partir del contraste entre la propia conducta y la valoración que los demás hacen de ella.

  • la racionalidad: la percepción de si mismo como solucionador de problemas.

  • el sí mismo intencional: la focalización de la conducta en unos objetivos

  • EXPLICACION DE LA CONDUCTA

    • La conducta depende de 4 condiciones:

  • características persistentes de la personalidad

  • defensas y modos de disimulación usado por el sujeto.

  • modo en que percibe la situación presente y relación de esta situación con él.

  • qué requiere de él la tarea del momento y qué puede esperarse de él respecto a esta tarea.

    • Las dos primeras son producto de la personalidad

    • las dos segundas de la situación.

    • ¿ Cómo se mueven las características que definen la personalidad para dar lugar a conductas específicas ?

    • Principio de autonomía funcional de los motivos.: la autonomía funcional se refiere a todo sistema de motivación adquirido, en el que las tensiones implicadas no son del mismo tipo que las tensiones antecedentes, a partir de las cuales se desarrolló el sistema adquirido.

    • La conducta, en sí misma, puede ser fuente motivacional;

    • La conducta, que en momento dado fue instrumental, vía de satisfacción de algunos motivos, puede llegar a convertirse, en el curso del desarrollo, en fuerza motivacional en sí misma.

    • Es decir, la conducta que se está considerando pudo tener un origen, una base motivacional determinada, pero lo que interesa conocer son las razones que en ese momento siguen siendo relevantes para entender la conducta en cuestión.

    • ¿ en qué medida en la determinación de la conducta hay que contar con factores externos al sujeto ?

    • hay que considerar el papel de la situación.

    • la conducta es el fruto del ejercicio conjunto de factores de personalidad y de situación.

    • La situación es más importante cuando los deberes, las tareas y las funciones están rígidamente prescritos.

    • Los determinantes personales son más importantes cuando la tarea es más libre y menos estructurada.

    Resumen

    • Aportaciones más destacadas de Allport:

  • énfasis en la individualidad

  • explicación de la conducta teniendo en cuenta factores personales y situacionales (pero concediendo más importancia a los personales conscientes)

  • el uso de estrategia idiográfica

  • la reinterpretación del concepto de sí mismo como marco conceptual desde el que interpretar la conducta individual.