Personalidad. Situación actual de la extraversión

Psicología. Personalidad. Condicionamiento. Nivel Arousal. Impulsividad. Premio y castigo

  • Enviado por: Personal Laboral
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad

TEMA 18

EXTRAVERSION: SITUACION ACTUAL

  • DIFERENCIAS INDIVIDUALES EN CONDICIONAMIENTO

    • Los I formarán respuestas condicionadas más rápida e intensamente y además se extinguirán más lentamente.

    • Eysenck argumenta que el proceso de socialización puede ser entendido como un proceso continuo de condicionamiento, en el curso del cual el sujeto va aprendiendo y asimilando las reglas y normas de conducta dominantes en su contexto social. Se defiende la mayor socialización del introvertido por su mayor facilidad en el desarrollo de respuestas condicionadas; el extravertido en cambio, desarrollará un débil proceso de socialización que posibilitará, a la larga, la manifestación de conducta asocial.

    • Investigación de Eysenck y Levey en la que se analiza el rendimiento de extravertidos e introvertidos en condicionamiento palpebral, en función de tres parámetros relevantes en cualquier situación de condicionamiento:

    • intensidad del EI (débil vs. intenso)

    • programa de refuerzo (continuo vs. parcial)

    • longitud del intervalo entre los EC y EI (corto vs. largo)

    Resultados:

  • los introvertidos condicionan mejor cuando

    • el EI es débil

    • se emplea un programa de refuerzo parcial

    • el intervalo interestímulos es corto.

  • los extravertidos presentan el patrón inverso. (Ver Fig. 18.1)

  • Interpretación de estos resultados:

    • los extravertidos están mucho más a merced de las condiciones (experimentales): se manifiesta la mayor dependencia estimular de los extravertidos.

    Concluyendo:

    • Los introvertidos no condicionan siempre mejor que los extravertidos.

    • La cuestión ahora es: ¿ son las condiciones que favorecen el condicionamiento en los introvertidos las dominantes en el proceso de socialización en nuestra cultura ? No parece que sea así, luego habrá que dar cuenta de las diferencias en conducta social existentes entre los I y E.

  • VARIACIONES CIRCADIANAS EN NIVEL DE AROUSAL

    • Se vuelve a apelar al distinto nivel de arousal cortical para explicar las diferencias conductuales entre extravertidos e introvertidos.

    • Sin embargo, existe evidencia de que la activación cortical cambia de acuerdo con una periodicidad circadiana: así el momento del día en que se analiza la conducta se convierte en un nuevo modulador de los correlatos conductuales de la extraversión.

    • Investigación en esta línea de Colquhoun y Corcoran:

    • se analiza el rendimiento de E y I en dos momentos temporales (mañana y tarde) y en dos condiciones sociales (solo y en grupo).

    • Tarea: tachar todas las letras “e” que aparecían en un texto en prosa

    • Resultados:

    • el rendimiento de los introvertidos es superior al de los extravertidos cuando se analiza por la mañana

    • patrón de resultados inverso por la tarde

    • Interpretación:

    En la medida que el nivel de arousal crece a lo largo del día, es de esperar que los introvertidos (de nivel más alto de arousal) alcancen el punto óptimo de arousal mucho antes que los extravertidos (que parten con un nivel de arousal bajo); luego el mejor rendimiento de los I por la mañana se debería a que en ese momento alcanzan el punto óptimo de arousal, y al final de la tarde, rinden peor porque ya lo han sobrepasado. (Fig. 18.2)

    Blake defiende una hipótesis alternativa:

    el nivel de arousal crece a distinto ritmo para extravertidos e introvertidos a lo largo del día, de forma que los E presentan niveles de arousal más altos por la tarde y los I por la mañana.

    Luego no se diferenciarían por el nivel crónico de arousal, sino por el momento del día en que alcanzar mayores niveles de arousal.

    Tomando la temperatura corporal como índice de arousal, Blake realizó una serie de experimentos en los que analiza la evolución de la temperatura corporal y el rendimiento en diversas tareas (p.e.: una tarea de cancelación de letras), en función del nivel de extraversión y el momento del día en que se mide el rendimiento. (Fig. 18.3)

    Los resultados sugieren que es el cambio en arousal y el distinto nivel de arousal que extravertidos e introvertidos presentan en distintos momentos del día, el factor determinante del patrón diferencial de rendimiento que presentan ambos por la mañana y por la tarde.

    Para verificar esta propuesta, podría manipularse el nivel de arousal y ver qué ocurre en intro y extravertidos en distintos momentos del día.

    Lo que hizo Blake fue replicar el mismo experimento pero manipulando ahora el nivel de arousal, dando feedback sobre el rendimiento después de cada sesión de tarea, midiendo el rendimiento en cinco momentos del día.

    Se predijo que:

  • por la mañana, la introducción del feedback incrementaría el nivel de arousal en ambos, E y I, incremento que se traduciría en mejora en el rendimiento de los E pues presentan un nivel más bajo de arousal, inicialmente.

  • por la tarde hay predicciones diferentes:

    • Corcoran: la introducción del feedback sobre el rendimiento deteriorará el rendimiento de los introvertidos, al sobrepasar el nivel óptimo de arousal y no tendrá efectos sobres los extravertidos que se encontrarán entonces en las proximidades del nivel óptimo de arousal.

    • Blake: (al revés): la introducción del feedback deteriorará el rendimiento de los extravertidos, mientras que afectará poco o nada el rendimiento de los introvertidos. Fig. 18.4.

    Resultados: apoyan la hipótesis de Blake: el rendimiento es función del nivel de arousal que unos y otros presentan en cada momento del día.

  • SIGNIFICACION DEL FACTOR “IMPULSIVIDAD”

    • Puede que una parte muy significativa de las manifestaciones conductuales que se han venido atribuyendo a las diferencias individuales en extraversión, se deba en mayor medida a las diferencias individuales en el factor “impulsividad”

    • En la fig. 18.5 se resumen datos donde puede observarse que las diferencias entre I y E se deben en gran medida a diferencias en el factor “impulsividad”, mientras que “sociabilidad” parece tener menor relevancia.

    • Investigación de Revelle, Humphreys y Gilliland:

    • Se parte de 2 supuestos:

  • se asume que la base de las diferencias coductuales en extraversión es el nivel de arousal corticorreticular y que éste cambia a lo largo del día y en base a manipulaciones farmacológicas

  • se asume que la existe una relación curvilínea en forma de U invertida entre el nivel de arousal y rendimiento.

    • Se predice que:

  • los introvertidos presentan niveles de arousal más elevados que los extravertidos por la mañana y con patrón inverso por la tarde.

  • los introvertidos rendirán mejor por la mañana porque se encuentran más proximos al nivel optimo de arousal; los extravertidos en cambio, rendirán mejor por la tarde por la misma razón.

  • la administración de una droga estimulante, incrementará el rendimiento de los extravertidos por la mañana y deteriorará el de los introvertidos; el patrón opuesto para los introvertidos

  • Resultados (Fig. 18.6):

    • los supuestos relativos al ritmo circadiano del arousal y a su manifestación farmacológica, se cumplen cuando los sujetos se clasifican en base el nivel de “impulsividad”, y en menor medida cuando se toman las diferencias en la dimensión global de la extraversión y, casi no se cumplen cuando se toma el factor “sociabilidad”.

  • SUSCEPTIBILIDAD DIFERENCIAL AL PREMIO Y AL CASTIGO: EL TRABAJO DE GRAY

    • En los trabajos de Gray:

  • Se reemplaza el Sistema de Activación Reticular Ascendente (considerado por Eysenck el sustrato fisiológico de la introversión) por un sistema más extenso que abarca ése, el área Septal media, el Hipocampo, el Cortex central..

  • Se reemplaza la noción de “condicionabilidad” por la de “susceptibilidad al castigo” que se relaciona positivamente con el nivel de introversión.

  • 4.1. Naturaleza psicológica de la extraversión

    • Gray advierte que las situaciones en las que los introvertidos muestran mayor condicionamiento suelen ser situaciones de condicionamiento aversivo.

    • A partir de aquí, lo que hace es reinterpretar las dimensiones del esquema de Eysenck (extraversión-neuroticismo) en base a dos continuos: susceptibilidad a indicios de castigo y recompensa e intensidad de tal sensibilidad.

    • Lo que diferencia a introv. y extravertidos es la susceptibilidad que presentan a situaciones aversivas: mientras mayor es la introversión, mayor es la susceptibilidad.

    • A medida que se incrementa el nivel de neuroticismo, crece la sensibilidad, tanto al castigo como a la recompensa.

    • Conjugando ambos continuos, Gray propone la interpretación de los principales desórdenes neuróticos, asociados a extraversión e introversión en los siguientes términos:

    • La conducta psicopática en el extravertido neurótico puede considerarse como la tendencia a conseguir recompensas; y el carácter reincidente, propio de la conducta psicopática, puede interpretarse como una relativa insensibilidad al castigo.

    • Los síntomas de las neurosis distímicas son expresiones de miedo, como las fobias y la ansiedad. En el neurótico obsesivo, basta con impedir al paciente que cumpla con el ritual para que los síntomas de miedo se hagan evidentes.

    • En esta línea, las diferencias entre E y I se explicar apelando al tipo de indicios estimulares ante los que unos y otros condicionan idóneamente: de recompensa en el caso de los extravertidos y aversivos para los introvertidos.

    • La investigación experimental parece apoyar este planteamiento.

    • Algunos ejemplos:

    • Gupta, en un experimento sobre condicionamiento verbal, observa que los I rinden mejor que los E, en condiciones de refuerzo negativo y el patrón inverso se da cuando se emplea el refuerzo positivo.

    • Corcoran, contrasta el rendimiento en una tarea de reacción serial, en función de la presencia o no de un incentivo positivo. Se observó que los E disminuían el nº de errores e incrementaban el de aciertos para poder beneficiarse del incentivo. La condición de incentivo no parecía afectar a los I.

    • En tareas de vigilancia, los I adoptan criterios de respuesta más restrictivos que los extravertidos, debido al peso que los introvertidos conceden a las posibles conecuencias negativas asociadas a la comisión de falsas alarmas.

    4.2. Naturaleza Fisiológica de la extraversión

    • Parece que las diferencias en extraversión se fundamentan en la actividad existente en un circuito, integrado por el Sistema de Activación Reticular Ascendente, el córtex orbital frontal, el área septal media y el hipocampo.

    • Parece que el circuito se activa ante indicios de castigo o no-recompensa cuando están en funcionamiento ondas zeta hipocámpicas. Estas ondas cumplen una función inhibitoria.

    • Para probar que este circuito neurológico es la base fisiológica de la introversión, Gray se apoya en las investigaciones que indican que, a nivel conductual, tanto la administración de drogas depresoras como las lesiones corticofrontales, producen comportamiento extravertido.