Personalidad. Procesos de atribución

Psicología. Personalidad. Teorías atributivas. Motivación. Fuerzas ambientales. Controlabilida. Esquema causal

  • Enviado por: Personal Laboral
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad

TEMA 34

PROCESOS DE ATRIBUCION

1. INTRODUCCION

  • El estudio de la atribución hace referencia a la identificación de las causas de la conducta.

  • Heider y Simmel llevan a cabo lo que parecer ser el primer experimento sobre atribución: se interesan en la atribución como un proceso perceptivo, partiendo de la existencia de un paralelismo entre percepción de objetos y percepción social. Tratan de estudiar cómo el movimiento, la contigüidad temporal, la proximidad espacial, entre otros factores perceptuales, dan lugar a impresiones sobre la conducta y sus causas.

  • Desde este trabajo hasta hoy se ha creado una gran área de investigación que deriva de la teoría de Heider y que puede clasificarse:

  • estudio de los antecedentes de la atribución causal

  • estudio de las consecuencias de la atribución causal.

  • Teorías de la atribución: engloban el estudio de los antecedentes de la adscripción causal; tratan temas como la motivación, los estereotipos, las preconcepciones, etc..., incluyéndose entre ellas:

  • el “Principio de Covarianza de Kelley”

  • la “Teoría de la Inferencia Correspondiente de Jones y Davis”

  • Teorías atributivas: tratan las conductas, los sentimientos, las expectativas... cabe destacar:

  • “Teoría de la Motivación de Logro de Weiner”.

2. ELEMENTOS DEL PROCESO DE ATRIBUCION

Son:

  • Observación de la acción

  • Un juicio de que el acto es intencionado

  • Una inferencia final de una disposición subyacente que de cuenta de la presencia de la intención.

  • 2.1. Observación

    • En la autoatribución, la misma persona es actor y observador de su propia acción.

    • Cuando el estímulo es otra persona, el perceptor puede observar al actor directamente o a través de alguna representación, ya sea visual, escrita o verbal.

    2.2. Juicio de intención

    • Para que una acción sea juzgada causalmente debe ser el producto de una intención.

    2.3. Atribución disposicional

    • Proporciona una respuesta al porqué de la acción intencional observada y, además, permite predecir o estimar la conducta futura.

    • Analizar tabla 34.1

    3. CONTEXTO TEORICO

    3.1. Teoría de Heider

    • Formulación de la forma en que el hombre de la calle intenta comprender la conducta de los demás.

    • Hedier sugiere que hay dos clases de fuerzas que producen una acción:

    • Fuerzas personales: se localizan a su vez, en dos factores:

    • Motivación: que se compone de : intención o elemento direccional de la motivación y de esfuerzo o elemento cuantitativo de la motivación, es decir, el grado en que la persona intenta realizar la conducta.

    • Capacidad: habilidad física o psíquica requerida para la realización de la acción. Puede ser afectada por el conocimiento de la acción en situaciones anteriores; por sus creencias sobre su habilidad para realizar la tarea; por factores personales varialbes como la fatiga o el estado de ánimo; por las opiniones de otros; por necesidades personales como por ejemplo la autoestima.

    • Fuerzas ambientales: pueden ser

    • Estables: Dificultad de la tarea, que se mantiene constante hasta que se completa la acción.

    • Inestables: Se incluye la suerte para presentar las fluctuaciones incontrolables del ambiente que afectan a los resultados de la acción.

    • La conjunción entre la CAPACIDAD y la DIFICULTAD de la tarea determina si la acción es posible: PODER o POSIBILIDAD.

    • La relación entre factores:

    P = f [(C x M) + D]

    donde la posibilidad o poder (P) es función de la relación multiplicativa entre la capacidad (C) y la motivación (M), y la dificultad de la tarea (D), en relación aditiva con el producto anterior.

    • La relación entre C y M es multiplicativa porque ninguna de las dos por sí sola es capaz de superar los obstáculos del entorno: si una de las dos tiene una fuerza cero, la fuerza personal será cero.

    • La relación entre fuerzas personales y ambientales es aditiva porque podría realizarse la tarea siendo una de ellas cero.

    • La atribución de responsabilidad varía con la contribución relativa de las fuerzas ambientales y personales al resultado de la acción:

    • Cuanto mayor sea la contribución del entorno, menor responsabilidad personal se atribuirá.

    • Cuando el observador se enfrenta con la necesidad de interpretar la conducta de otra persona, debe elegir entre al menos, tres posibilidades:

  • ¿ La conducta fue producida por la situación, de forma que en circunstancias similares se volvería a producir ¿

  • ¿ La conducta fue no intencionada, con lo que su futura ocurrencia es impredecible ¿

  • ¿ La conducta fue intencionada, de forma que podría volverse a producir, incluso bajo situaciones diferentes ?

  • Estudio de los antecedentes de la atribución causal

  • Teoría de Kelley

    • Deriva del trabajo de Heider pero añade dos aspectos:

  • Las autoatribuciones

  • Una extensión de las fuerzas ambientales que determinan las adscripciones causales.

    • Idea central: El “Principio de covarianza”, entre las causas potenciales y los efectos.

    • Efectos: el éxito y el fracaso de la acción.

    • Causas: un modelo tridimensional en forma de cubo en el que incluye tres fuentes de adscripciones causales:

  • Entidades: Son objetos, estímulos o personas hacia los que se dirige la respuestas. De esta fuente se obtiene la información de distintividad, o sea, si la respueesta ocurre o no cuando otras entidades están presentes.

  • Contexto (tiempo/modalidad): situación en que ocurre la acción. De esta fuente se obtiene la información de consistencia, es decir, la respuesta ocurre en distintos momentos temporales bajo formas diferentes.

  • Personas: de ellas se obtiene la información de consenso, es decir, si la misma respuesta es producida por otras personas o no, ante la misma entidad.

    • A partir de las causas y los efectos podrían darse dos situaciones, caracterizadas por la cantidad de información disponible al que hace la atribución:

  • Cuando el que atribuye tiene información de múltiples observaciones, utiliza el “principio de covarianza”, según el cual la persona puede atribuir el efecto a una de sus posible causas con las que, a lo largo del tiempo, o de sus diversas modalidades, covaría. El principio implica contigüidad temporal, de forma que hay ocasiones en que tanto la causa como el efecto están presentes, y ocasiones en que ambos están ausentes. A este caso Kelley lo denomina acontecimientos típicos en los que se elicitan “reglas causales múltiples suficientes”.

  • Un esquema causal suficiente: lleva a relaciones causales disyuntivas (A ó B) de fomra que cada causa es capaz de producir el efecto.

  • Cuando el que atribuye tiene información de una única observación, se requiere que la persona responda al conjunto de condiciones presentes en un momento determinado. Es necesario que tenga en cuenta la configuración de factores que son posibles causas de los efectos observados. En estos casos funciona el “principio de discontinuidad”, de forma que el papel de una causa en la producción de un determinado efecto puede desaparecer si están presentes otras posibles causas. A este caso Kelley lo denomina “acontecimientos atípicos” en los que se elicitan “reglas causales múltiples necesarias”.

  • Un “esquema causal necesario”: lleva a relaciones causales conjuntivas ( A y B) donde ambas causas deben estar presentes para producir el efecto.

    • Los esquemas causales, tanto los necesarios como los suficientes, generan diferentes atribuciones y creencias sobre el mundo.

    • Para dar apoyo empírico a la teoría de Kelley, citamos el trabajo de McArthur, en el que se confirma que

    • las atribuciones a variables personales son mayores cuando hay bajo consenso, baja distinción y alta consistencia.

    • las atribuciones a la entidad se generaban cuando la conducta era alta en consenso, distinción y consistencia.

    • Las atribuciones al contexto se producían cuando la conducta era alta en distinción y baja en consistencia.

    PATRON DE INFORMACION

    Atribuciones Consenso Distinción Consistencia

    Entidades Alto Alta Alta

    Personas Bajo Baja Alta

    Contexto Bajo Alta Baja

  • Teoría de la Inferencia Correspondiente de Jones y Davis

    • Algunas de las atribuciones más interpersonales más importantes, como la decisión de los jurados, o las interpretaciones del terapeuta, con realizadas por perceptores que no han observado la conducta que deben interpretar.

    • Jones y Davis se proponen analizar los efectos de una acción y la disposición que ha podido determinar tales efectos, para lo cual consideran que cada acción tiene una serie de efectos potenciales.

    • Los autores sugieren que los efectos comunes a varias acciones no pueden servir como base para decidir entre las diversas posibilidades conductuales: sino los efectos no comunes los que permiten inferir las razones de las elecciones realizadas.

    • La primera comparación entre las elecciones se hacen en base al de efectos no comunes, para posteriormente evaluar la deseabilidad de estos efectos.

    • Inferencia correspondiente: certeza con que la persona que observa señala que la conducta del actor refleja una disposición personal o ambiental. Una alta correspondencia o seguridad atributiva ocurrirá cuando se produce una determinada combinación entre efectos no comunes y supuesta deseabilidad de los mismos.

    • Cuando el nº de efectos no comunes es alto, la atribución de una conducta a una disposición personal es ambigua.

    • cuando el nº de efectos no comunes es bajo, la causa de la conducta parece más clara.

    • cuando la deseabilidad es alta, es decir, cualquier persona ha intentado conseguir estos efectos, se aprenderá poco de las disposiciones personales del actor.

    • Cuando la desabilidad es baja, la conducta refleja una disposición personal lo bastante fuerte como para superar las presiones ambientales que señalarían la elección de otra acción.

    Supuesta deseabilidad de los efectos

    Alta Baja

    Alto Ambigüedad Ambigüedad

    Números de efectos trivial interesante

    no comunes

    Claridad Alta

    Bajo Trivial Correspondencia

    • El proceso de inferencia se resumen en el paradigma de acción-atribución, el cual traza el curso de la inferencia del perceptor desde los efectos observados de una acción hasta la disposición que se supone refleja la acción:

    • El perceptor obtiene más información sobre el actor cuando en nº de efectos producido por la acción es bajo y cuando los efectos de baja desabilidad social.

    • Luego, la acción inesperada es más informativa que la esperada.

  • Estudio de las consecuencias de la atribución casual: Teoría de Weiner

    • Aportación principal: elaborar un modelo que integra las adscripciones causales con los efectos cognitivos, afectivos y conductuales que dichas atribuciones pueden tener, centrándose en situaciones o contextos de logro.

    3.1.1. Antecedentes causales

    • Heider señalaba 4 causas fundamentales de la conducta:

    dos personales: capacidad y motivación

    dos situacionales: suerte y dificultad de la tarea.

    • Weiner indica que estas cuatro causas de los resultados podrían clasificarse en función de dos dimensiones:

    El “locus de causalidad”: lugar en que el sujeto sitúa la responsabilidad de la acción: interna vs. externa.

    La “estabilidad”: las causas se definen en un contexto que iría desde “estable o “invariable” hasta “inestable” o variable.

    • Del trabajo experimental realizado para dar soporte a esta teoría se puede concluir que:

    los resultados esperados llevan a más atribuciones estables (dificultad de la tarea , capacidad), mientras que los resultados inesperados llevan a más atribuciones inestables (suerte, esfuerzo).

    • En otro trabajo Kun y Weiner crean situaciones para elicitar esquemas causales suficientes o necesarios:

    • se daba a los sujetos información sobre el éxito o fracaso en tareas de distinto nivel de dificultad.

    • Después, se señalaba la presencia o no de una causa (capacidad o esfuerzo).

    • La tarea del sujeto consistía en indicar si la otra causa interna estaba presente también la determinación del resultado.

    • Resultados (ver. Fig. 34.3):

    • tras el éxito en una tarea difícil, en presencia de esfuerzo, se idnciaba que la otra causa, esfuerzo, también estaba presente. Se utiliza entonces, un esquema múltitiple necesario.

    • Si la tarea era fácil, se infería que la otra causa estaba ausente, utiliznado un esquema múltiple suficiente.

    • Si la tarea era fácil, había una tendencia a inferir la presencia de la causa complementaria, ya fuera el bajo esfuerzo, señalando la presencia de un esquema múltiple necesario.

    • Luego: los sujetos utilizaban esquemas múltiples suficientes cuando se trataba del éxito en una tarea fácil o del fracaso en una difícil, mientras que utilizaban esquemas múltiples necesarios cuando se triunfaba en una tarea difícil o se fracasaba en una fácil.

    • Weiner identifica una tercera dimensión: “controlabilidad”.

    • el esfuerzo sería intencional, pero el estado de ánimo, la capacidad o la dificultad de la tarea, no serían intencionales. Es decir, “controlabilidad” en lugar de “intencionalidad” dado que el fracaso atribuido a la falta de esfuerzo no significa que haya sido un intento de fracasar.

    El esquema causal quedaría constituído por tres dimensiones, cada una con dos niveles:

    • locus de causalidad internos vs. externo

    • estabilidad vs. inestabilidad.

    • controlabilidad vs. incontrolabilidad.

    INTERNA EXTERNA

    ESTABLE INESTABLE ESTABLE INESTABLE

    Incontrolable Capacidad Estado de ánimo dificultad de la tarea Suerte

    Controlable Esfuerzo Esfuerzo Ayuda esperada Ayuda no

    típico inmediato esperada

  • Consecuencias de las atribuciones causales

    • Las dimensiones causales se relacionan con las siguientes consecuencias:

  • La “estabilidad” determinará las reacciones cognitivas del sujeto, como por ejemplo, los cambios en las expectativas de éxito futuro.

  • El “locus de causalidad” se relaciona con las reacciones afectivas, especialmente la autoestima.

  • La” controlabilidad” afectará a los juicios interpersonales o atribuciones sobre la conducta de las demás personas a las que observa o con las que interactúa.

  • Estabilidad-Expectativa de éxito

    • Como determinantes de los cambios en las expectativas se han identificado el éxito y el fracaso en la tarea anterior: siguiendo al éxito, la expectativa generalmente aumenta; siguiendo al fracaso, disminuye. Cambios típicos o esperados.

    • Sin embargo, los cambios en las expectativas diferían en función del tipo de situación: el éxito en situación de capacidad aumenta las expectativas, pero en situación de suerte, disminuyen.

    • Entonces: los cambios en las expectativas después del éxito y del fracaso dependen de la estabilidad percibida de las causas inferidas:

    • La adscripción a factores estables produce mayores cambios típicos en las expectativas (aumento tras el éxito, disminución tras el fracaso) que la adscripción a factores inestables.

    • Si las condiciones son percibidas como incambiables, no surgen dudas sobre el resultado futuro, mientras que si se perciben como cmbiables, habrá incertidumbre sobre el mismo.

    • Las atribuciones causales afectarán a la velocidad de ejecución, a la elección de tareas, la persistencia en la realización y otros índices de conducta motivada.

    • Los cambios en las expectativas están relacionados con la dimensión de “estabilidad” y no con la causalidad: los cambios en las expectativas son influenciados por el locus de control interno vs. externo, más que por la estabilidad, según los teóricos del aprendizaje social.

  • Locus de causalidad. Reacciones afectivas

    • Las atribuciones internas de éxito/fracaso maximizarían las reacciones afectivas, mientras que las externas, las minimizarían.

    • Las atribuciones estables (internas y externas) producen menores reacciones afectivas que las internas inestables (esfuerzo).

    • Weiner y otros, demuestran que las dimensiones causales son centrales en la vida afectiva del sujeto: cuando se hacen atribuciones internas del éxito, las reacciones afectivas de orgullo y confianza eran más frecuentes que cuando se daban atribuciones externas de los resultados.

    • En situaciones de logro hay tres fuentes de reacciones afectivas:

  • Hay emociones directamente relacionadas con el resultado: uno se siente bien tras el éxito y mal tras el fracaso.

  • Hay otras emociones más distintivas como la gratitud o la hositilidad, si el éxito o el fracaso es debido a otras personas; sorpresa cuando es resultado de la suerte, etc.

  • Las reacciones afectivas relacionadas con la autoestima son mediadas con adscripciones causales.

  • Controlabilidad - Juicios interpersonales

    • La controlabilidad percibida o esfuerzo invertido en la realización de una tarea por un actor, será un determinante fundamental de las atribuciones causales que el observador hará de sus resultados de éxito o fracaso.

    • Ver tabla 34.9 en la que se presenta el modelo de atribuciones de Weiner en su forma definitiva y donde pueden resaltarse algunas tendencias contradictorias:

  • los suejtos muy motivados para el éxito preferían tareras de dificultad intermedia, y los altamente motivados a evitar el fracaso, las preferían relativamente fáciles o difíciles.

  • Las teorías atributivas señalan que todos los suejtos prefieren tareas de dificultad intermedua porque dan más información sobre uno mismo.

  • La selección de tareas es motivada por el deseo de obtener información acerca de uno mismo: pero lo más importante no es que las tareas de dificultad intermedia sean las más informativas, son el valor diagnóstico que tienen.

  • Diagnosticidad: diferencias en los porcentajes de éxito en una tarea de los sujetos altos y bajos en capacidad.

    • La evidencia señala que los suejtos tienden a seleccionar las tareas de dificultad intermedia, apoyando la aproximación atributiva, pero cuando se manipulan separadamente la diagnsticidad y la dificultad de la tarea, hay una tendencia por la elección de tareas de mayor diagnosticidad.

    4. AREAS DE INVESTIGACION

    4.1. Diferencias actor-observador

    • Hay diferencias en las atribuciones causales en función de la perspectiva del que atribuye.

    • Se señalan tres diferencias en la inforamción disponible y utilizada y una diferenica motivacional que puede dar cuenta de estas diferentes adscripciones causales:

  • Distinción “conocido vs. exrraño”: papel que la información histórica desempeña en las atribuciones de los actores, frente a las de los observadores.:

    • en la medida en que perciben consistencia transituacional en su conducta, los actores tendrán apoyo apra hacer una atribución disposicional.

    • Cuando ven una alta distintivaidad en su conducta en la situación considerada, tenderán a hacer una adscripción situacional.

    • Los observadores no tienen esta información por lo que, tendrán que basarse en esquemas causales múltiples suficientes.

  • Distinción “actor versus observador”: en entorno del actor es diferencialmente saliente para actores y observadores:

    • para el observador, la conducta constituye la “figura” y las claves situacionales el “fondo”.: al ver a l actor como estímulo saliente, se harán atribuciones disposicionales.

    • los actores, en cambio, centran su atención en las claves situacionales, percibiendo el entorno como como estímulo saliente o central.

  • Distinción “interior versus exterior”: estímulos interiores (por ejemplo, cogniciones, actitudes, etc.) potenciales del actor que son relativamente desconocidos para el observador.

  • El conocimiento de estos estados internos y su comparación con las claves situacionales, hace que los actores estén en una mejor posición que los observadores para considerar el papel de estas causas, restando importancia a las disposiciones personales estables.

  • Distinción “sí mismo versus otras personas”: intervención de las variables motivacionales en la atribución de causalidad. Ej.: las autoatribuciones de un actor tenderán a ser influenciadas por el deseo de mantener o aumentar la autoestima.

    • Variables intervinientes en la situación:

    • Información sobre los determinantes situacionales: si se da información sobre las claves situacionales relevantes a la tarea observada tanto a actores como a observadores, sus atribuicones serán similares. Es decir, hay una interacción personalidad x situación, de manera que si las presiones istuacionales son débiles o ambiguas, se harán más atribuicones disposicionales, que cuando las presiones son fuertes o moderadas, bien definidas, produciéndose en este caso, más atribuciones al entorno.

    • Información sobre el resultado en la tarea: ante el éxito e observador hará atribuciones internas de la condcuta del actor, y ante el fracaso, externas.

    Es fundamental el contexto social en que se hacen las atribuciones causales, dado que tanto observaodr como actor están suejtos a fuertes presiones sociales.

    4.2. Diferencias sexuales:

    PROCESOS DE ATRIBUCION

    12

    PSICOLOGIA DE LA PERSONALIDAD / TEMA 34 2ª PP. 1999