Personajes relevantes del siglo XVI

Historia universal. Francisco Pizarro. Manco Inca. Fray Bartolomé de las Casas. Atahualpa

  • Enviado por: Gran Mono
  • Idioma: castellano
  • País: Perú Perú
  • 11 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


FRANCISCO PIZARRO

c. 1476 Nace en la localidad cacereña de Trujillo.

c. 1496 Se alista en los tercios desplegados en Italia por el rey Fernando II el Católico.

1502 Embarca hacia el Nuevo Mundo.

1509 Forma parte de la expedición de Alonso de Ojeda para poblar Tierra Firme.

1513 Participa en el descubrimiento del océano Pacífico efectuado por Vasco Núñez de Balboa.

1519 Integra el grupo que, comandado por Pedro Arias Dávila, funda la ciudad de Panamá, de la cual será alcalde pocos años más tarde, y comienza a atesorar una apreciable fortuna.

1524 Se asocia a Diego de Almagro y Hernando de Luque con el objeto de realizar una expedición que explore las, al parecer, ricas tierras continentales situadas al sur.

1526 En la isla del Gallo, cerca del ansiado Perú, se niega a regresar a Panamá y convence a los llamados Trece de la fama para que le sigan.

1528 Tras recibir decisivas noticias sobre el Imperio inca, regresa a la península Ibérica para solicitar del emperador Carlos V la gobernación de las tierras descubiertas.

1529 Julio: firma con la emperatriz Isabel de Portugal las capitulaciones para la conquista del Perú (oficialmente, Nueva Castilla) y es nombrado gobernador de aquellos territorios.

Diciembre: en su localidad natal se encuentra con sus hermanastros Hernando, Gonzalo y Juan, quienes le acompañarán al año siguiente en su retorno al continente americano.

1530 En Panamá, organiza junto a Luque y Almagro la expedición acordada en las capitulaciones.

1531 Se establece en lo que en la actualidad es Ecuador, donde poco después se le unen Sebastián de Belalcázar y Hernando de Soto.

1532 Fallece Hernando de Luque. Tras fundar la primera ciudad hispana en el Perú, San Miguel de Piura, la expedición entra en Cajamarca, ciudad en la que apresa al soberano inca Atahualpa.

1533 Junio: se reparte con Almagro el botín facilitado por Atahualpa.

Julio: Atahualpa es ejecutado y los conquistadores nombran un nuevo soberano inca, pronto asesinado.

Noviembre: llega a Cuzco y Manco Cápac II se convierte en soberano inca.

1534 Fundación hispana de la ciudad de Cuzco. Pizarro comienza a ejercer la gobernación de lo que habrá de ser el virreinato del Perú.

1536 Manco Cápac II, derrotado en la fortaleza de Sacsahuamán, se refugia en Vilcabamba, donde el poder inca resistirá hasta 1572.

1537 Acentuado el enfrentamiento con Almagro, éste captura momentáneamente a los hermanastros de Francisco Pizarro.

1538 Almagro es derrotado por Hernando y Gonzalo en la batalla de las Salinas y pocos meses después ejecutado.

1539 Designa a Pedro de Valdivia teniente gobernador de Chile, cuya conquista comenzará al año siguiente.

1540 Carlos V nombra a Cristóbal Cabeza de Vaca gobernador del Perú para mediar entre pizarristas y almagristas.

1541 Es asesinado por los almagristas en Lima, el 26 de junio.

FRANCISCO DE TOLEDO

Francisco de Toledo, conde de Oropesa (1516-1582), administrador colonial español, virrey del Perú (1569-1581). Nacido en Oropesa (Castellón), era hijo del conde de Oropesa, de quien heredó el título.

A los 15 años de edad entró al servicio del rey español Carlos I (emperador Carlos V).Tras combatir en las guerras mantenidas por la Monarquía Hispánica en Europa y el norte

Personajes relevantes del siglo XVI

de África, el hijo y sucesor de Carlos I, Felipe II, le nombró virrey del Perú en 1568 con el fin de consolidar los derechos y privilegios reales frente a los encomenderos y poner término a las sublevaciones de los indios. Tomó posesión del cargo en noviembre de 1569, sustituyendo al virrey interino Lope García de Castro. Inició su gobierno llevando a cabo una visita al virreinato, gracias a la cual pudo conseguir información sobre la demografía del territorio y la organización administrativa incaica. El virrey Toledo es considerado el organizador del virreinato peruano, ya que estableció las bases de lo que sería el sistema colonial en el Perú, especialmente a través de las llamadas Ordenanzas del virrey Toledo, redactadas por los juristas Juan de Matienzo y Juan Polo de Ondegardo.

Durante su mandato, centralizó los aspectos esenciales de la administración colonial, reguló la encomienda y la mita, convirtiendo a esta última en una forma de garantizar mano de obra barata para distintas actividades, especialmente para el desarrollo de la actividad minera en Potosí y en Huancavelica (cuya ciudad fue fundada a instancias suyas en agosto de 1570 con el nombre de Villarrica de Oropesa). Asimismo, ordenó a la población indígena en un sistema de pueblos de indios bajo un patrón español que recibieron el nombre de reducciones.

En 1572 puso fin a la resistencia inca en Vilcabamba y ordenó la destrucción del lugar y la captura de Túpac Amaru, quien fue degollado en la ciudad del Cuzco ante miles de indios. La muerte del inca generó la desaprobación del propio rey Felipe II, quien señaló la necesidad de desagraviar a los indios. Más tarde, Toledo luchó contra las actividades de piratas ingleses tales como Francis Drake. Finalizado su mandato en 1581, y sustituido por Martín Enríquez de Almansa, regresó a España donde falleció en 1582 en la localidad toledana de Escalona.


MANCO INCA

Manco Cápac II (c. 1500-1544), soberano inca (1533-1544), fundador del bastión de Vilcabamba que sirvió a su pueblo para prolongar la resistencia a la conquista española.

Manco Inca Yupanqui era hijo natural de Huayna Cápac. Cuando éste falleció en 1525 sin designar sucesor se produjo la división del Imperio inca. Los dos hijos legítimos de Huayna Cápac, Atahualpa y Huáscar, se disputaron a continuación el trono, con el resultado final de la derrota en 1532 del último a manos del primero, poco antes de que las fuerzas del conquistador español Francisco Pizarro llegaran al Perú. Un año más tarde, Atahualpa mandó asesinar a Huáscar y Pizarro hizo lo propio con él, para proceder seguidamente a nombrar un nuevo soberano inca, Túpac Hualpa (Toparpa), quien decía ser a su vez hijo legítimo de Huayna Cápac. Asesinado Túpac Hualpa antes de entrar en Cuzco, también en ese año de 1533, Pizarro designó soberano a Manco Inca Yupanqui, más conocido a partir de entonces como Manco Cápac II. El nuevo emperador inca se rebeló contra los españoles en 1536, llegó a cercar las ciudades de Cuzco y Lima, sin éxito, y se vio obligado a refugiarse en la fortaleza de Sacsahuamán, de donde hubo de huir hacia la cordillera Oriental para fundar en ella Vilcabamba. Allí atrajo a numerosos miembros de su pueblo contrarios a la actitud invasora de los españoles, antes de fallecer en 1544 en el interior de sus muros a manos de un partidario del que había sido su aliado, el español Diego de Almagro. Tres de sus hijos le sucedieron sucesivamente en el trono del Estado neo-inca: Sayri Túpac, Titu Cusi Yupanqui, y, finalmente, Túpac Amaru, el último soberano inca, que no pudo impedir la destrucción del refugio de Vilcabamba.

GONZALO PIZARRO

Gonzalo Pizarro (c. 1502-1548), soldado y conquistador español. Hijo ilegítimo de Gonzalo Pizarro con su criada María de Viedma, nació en la villa de Trujillo (Cáceres).

Luchó en las campañas de Italia como capitán de Guardas y en 1530 se embarcó a Indias con su hermano Francisco Pizarro. En noviembre de 1532 entró en Cajamarca, donde intervino en la captura y ejecución de Atahualpa (1533). Después de la entrada en el Cuzco, capital de los incas, juró el cargo de regidor de esta ciudad en marzo de 1534. Allí hizo frente, con su hermano Hernando, al asedio de Manco Inca (Manco Cápac II) y su ejército, que desde 1536 tuvieron sitiada esta ciudad durante casi un año. Ambos cayeron en poder de Diego de Almagro cuando éste tomó Cuzco en 1537. Logró huir y al año siguiente luchó en la batalla de las Salinas, en la que Almagro fue hecho prisionero y posteriormente juzgado y ejecutado.

En 1539 recibió de Francisco Pizarro el título de gobernador de Quito, en el actual Ecuador, y el encargo de organizar una expedición hacia las tierras situadas al este de dicha gobernación. Con este objetivo partió Gonzalo Pizarro un año después, con cerca de 200 soldados y varios miles de indios, en busca del mítico país de la canela y El Dorado. A él se unió Francisco de Orellana, con quien llegó hasta el río Coca, que llamaron de Santa Ana. En este punto Orellana se separó de la expedición y Pizarro ponía fin a su aventura, regresando a Quito en agosto de 1542. Al enterarse Gonzalo Pizarro del asesinato de su hermano Francisco a manos de los partidarios de Diego Almagro, asumió desde ese momento la sustitución de aquél como líder del bando pizarrista y abanderó la causa de los encomenderos, descontentos por la promulgación en 1542 de las Leyes Nuevas, que restringían sus privilegios. En 1544 arribó al Perú el primer virrey, Blasco Núñez Vela, quien llegaba con intención de ejecutar las Leyes Nuevas. Gonzalo Pizarro asumió el liderazgo de los encomenderos contra el virrey, logrando destituirlo. El 18 de enero de 1546 se enfrentaron en la batalla de Iñaquito, cerca a la actual ciudad de Quito (Ecuador). Después de la batalla, Pizarro hizo su entrada triunfal en Lima con los títulos de libertador y protector del pueblo. En 1547 sus tropas, dirigidas por Francisco de Carvajal, enfrentaron en Huarina a un ejército liderado por Diego Centeno, quien se había sublevado contra Gonzalo defendiendo la causa regia, que resultó derrotado. En vista de lo convulsionado que se hallaba el Perú, el rey de España Carlos I (emperador Carlos V) decidió enviar un `pacificador' que restaurara el orden y la autoridad en el virreinato: así, arribó al Perú Pedro de La Gasca, quien logró reunir un batallón y enfrentó con éxito, en 1548, a Gonzalo Pizarro en la batalla de Xaquixahuana, tras la cual el rebelde fue capturado y decapitado.

FRAY BARTOLOME DE LAS CASAS

1484 Nace en Sevilla, hijo del mercader Pedro de Las Casas y de Isabel de Sosa. 1500 Participa, como auxiliar de las milicias sevillanas, en la campaña de sofocación de la rebelión de los moriscos de Granada. 1502 Zarpa hacia La Española en la flota de Nicolás de Ovando, junto a su padre y a su tío. 1507 Regresa a Europa y es ordenado sacerdote en Roma. 1512 Participa, como capellán castrense, en la conquista de Cuba. 1514 Primera conversión: renuncia a la encomienda recibida tras la conquista de Cuba, así como a los indios de su repartimiento. 1515 Comisionado en Santo Domingo por fray Pedro de Córdoba, regresa a España junto con Antonio de Montesinos para denunciar las encomiendas y los repartimientos. El 23 de diciembre logran entrevistarse con el rey Fernando el Católico. 1516 Entrevistas con el cardenal Cisneros y Adriano de Utrecht. Este último nombra a fray Bartolomé "protector universal de todos los indios de las Indias". 1517 Regresa a La Española y entra en conflicto con los jerónimos. Los dominicos le envían de nuevo a España. 1520 Obtiene en La Coruña la necesaria capitulación para emprender una expedición de colonización pacífica en Paria.

1520 Obtiene en La Coruña la necesaria capitulación para emprender una expedición de colonización pacífica en Paria.

1522 Segunda conversión: tras fracasar en 1521 su proyecto y volver a Santo Domingo, ingresa en la Orden de Predicadores. Permaneció en el convento dominico de Santo Domingo hasta 1526.

1526 Establece un convento en Puerto Plata y allí comienza la redacción de Historia de las Indias.

1531 Predica contra los colonos españoles y éstos influyen en sus superiores para que sea trasladado a Santo Domingo.

1533 Interviene de forma decisiva en la rendición del cacique Enriquillo.

1534 Parte hacia territorios peruanos, pero un naufragio le impide llegar a su destino.

1535-1536 Predicaciones en los actuales territorios de Panamá, Nicaragua, México y Guatemala.

1538 Acude a México para asistir al capítulo de su orden.

1540 Embarca rumbo a España, donde consigue la emisión de varias reales cédulas que favorecen la colonización pacífica que había iniciado con anterioridad en Tezulutlán (tierra de guerra en la actual Guatemala).

1564 Redacta su testamento, así como un último memorial dirigido al Consejo de Indias en el que se reafirmaba en los principios que siempre había defendido.

1566 Fallece el 17 de julio en el convento de Nuestra Señora de Atocha, en Madrid, donde residió los últimos años de su vida.

ATAHUALPA

Aahualpa (c. 1500-1533), último soberano del Imperio inca (1525-1533). Cuatro años después de la muerte de su padre (1525), el inca Huayna Cápac, Atahualpa se enfrentó por la sucesión con su hermanastro, el gobernante inca Huáscar, a quien Atahualpa derrotó en la batalla de Huancavelica (1530) y después encarceló y ordenó matar a todos los miembros de la familia real que pudieran intentar destronarle. En 1532 Atahualpa se enfrentó al español Francisco Pizarro y al resto de los seguidores de Huáscar, que se habían aliado con los españoles. En Cajamarca, el ejército de Atahualpa sufrió una emboscada, y miles de sus seguidores fueron asesinados. Él mismo fue capturado para exigir a cambio de su liberación un rescate, pero según pruebas de perjurio, fue acusado de conspirar contra Pizarro y ejecutado. Poco después, Pizarro tomó la capital inca de Cuzco y, en pocos años, la Corona española dominó todo el Imperio.

Atahualpa es un personaje de particular importancia en la historia del Perú. El Inca encontrado por los españoles fue definido de muchas maneras, calificándolo de ¡legítimo, usurpador y regicida! Se pensaba que había sido un hijo

"ilegitimo" del inca Huayna Cápac, levantado en armas y triunfante contra el gobernante "ilegítimo", Huáscar, al que habría mandado asesinar ante la posibilidad de que los españoles garantizaran a éste el cargo de Inca. Así, a los calificativos anteriores podía añadirse el de fratricida.

Tal conjunto de calificativos, que lo presentaban como un cruel gobernante que había usurpado el poder y la función del Inca, sólo puede explicarse porque los conquistadores españoles requerían justificar la invasión: transformarla en una "guerra justa"; esta era factible cuando se atacaba un régimen injusto, cuando se destronaba a un tirano, y se "restablecía" el gobierno ilegítimo.

Atahualpa había sido uno de los candidatos a la condición de Inca. Como hoy se acepta. Los incas eran dos: uno de Hanan Cusco y otro de Hurin Cusco. Su poder y sus funciones quedaban regidos por una normatividad que se basaba en la dualidad del poder, ambos eran opuestos y complementarios.

Una nueva lectura de los cronistas ha permitido entender mejor este sistema (aunque no ha resuelto con absoluta claridad las funciones que cumplía cada uno de los Incas). Cada acceso al poder significaba un conflicto ritual entre los candidatos, que definía el que quedaba como

Inca Hanan y, en consecuencia, el que sería Inca Hurin. La información cuzqueña que alimentó una crónica tan importante como la de Juan Diez de Betanzos, permitió comprobar que Atahualpa era el Inca Hanan; autores coloniales posteriores elaboraron esa información, tal es el caso de Pedro Sarmiento de Gamboa. Finalmente, la tradición oral andina dejó establecida tal memoria al confirmar a

Atahualpa como "último Inca" en las versiones míticas que siguieron organizándose durante la Colonia.

Como Inca Hanan, Atahualpa vivió siempre fuera del Cusco (Huáscar, como Hurin, estaba siempre en el Cusco), Atahualpa gozaba del prestigio guerrero y conquistador.

Los españoles, consecuentes con su criterio de identificar el poder con una monarquía, "coronaron" a un hermano "legítimo" de Huáscar como Inca: fue Manco inca, quien se sublevó en breve contra los españoles y fundó una "dinastía" de incas en Vilcabamba, que duró hasta 1572, cuando el virrey Francisco de Toledo terminó con su autonomía.

Finalmente, la conducta de Atahualpa con los españoles se encuentra enturbiada en las crónicas, que le atribuyeron una conducta similar a la de un rey europeo prisionero: propuso un "rescate" para su liberación; sin embargo, ello no lo liberó de la muerte. Para justificar ésta, los cronistas del primer tiempo español en los Andes argumentaron que Atahualpa había desarrollado una Estrategia para combatir a los españoles.

BLASCO NUÑEZ DE VELA

Blasco Núñez Vela (c. 1490-1546), primer virrey del Perú (1544-1546), se hizo impopular por la aplicación de las Leyes Nuevas promulgadas por el emperador Carlos V (Carlos I de España) en 1542.

Nació en Ávila hacia 1490, en una familia noble. Fue caballero de la Orden de Santiago y antes de embarcarse a Indias, ejerció los cargos de corregidor de Málaga y Cuenca y veedor general de las Guardas de Castilla. Designado virrey en 1543, marchó a Perú acompañado de cuatro letrados, oidores de la nueva Audiencia, y varios ilustres personajes. Su misión en América consistía en hacer cumplir las Leyes Nuevas, que pretendían poner fin a los abusos cometidos con la población indígena por parte de los encomenderos. Llegó a Nombre de Dios, hoy Puerto Bastimentos, en la región del istmo, en 1544, y de allí pasó a la ciudad de Panamá, de donde salió ese mismo año para embarcarse hacia Perú. Tras recorrer Túmbez, Piura, Trujillo y Barranca, el mes de mayo de 1544 hizo su entrada en Lima, bajo palio, con toda la pompa que correspondía a su dignidad de máximo representante de la autoridad real.

El nuevo virrey, hombre violento e intolerante, pronto se ganó la animadversión de la población. Tras el apresamiento del licenciado Vaca de Castro y el asesinato del factor Illán Suárez, sus oponentes, encabezados por Gonzalo Pizarro, destituyeron a Núñez Vela de su cargo en septiembre de 1544. Hecho prisionero, fue embarcado rumbo a Panamá para desde allí ser enviado a España. A los pocos días, antes de llegar a su destino, Núñez Vela, ayudado por su carcelero, el oidor Juan Álvarez, recobró la libertad y se dirigió al puerto de Túmbez, en el norte de Perú, para combatir a Pizarro y restablecer su autoridad. Al frente de un pequeño ejército, Núñez Vela se enfrentó a los encomenderos pizarristas en la batalla del llano de Iñaquito, lugar próximo a la ciudad de Quito, donde el 18 de enero de 1546 fue derrotado y decapitado.

CARLOS V

1500 Nace el 24 de febrero, en Gante, hijo de los reyes castellanos Felipe I y Juana I, nieto del emperador Maximiliano I y María de Borgoña, por el lado paterno, así como de los Reyes Católicos, por parte materna.

1515 Se hace cargo del gobierno de los Países Bajos.

1516 Hereda las coronas de Castilla y Aragón.

1519 Es elegido emperador del Sacro Imperio Romano Germánico.

1521 La victoria en la batalla de Villalar pone fin a la revuelta castellana de las Comunidades.

1525 Sus tropas derrotan en Pavía a las del rey francés Francisco I, quien es hecho prisionero.

1526 Contrae matrimonio con Isabel de Portugal, quien, al año siguiente, dio a luz al futuro rey Felipe II.

1527 Los ejércitos imperiales asaltan y saquean Roma.

1529 Por la Paz de Cambrai, Francisco I renunciaba a sus pretensiones sobre el Milanesado y Nápoles.

1530 El fracaso de la Dieta de Augsburgo lleva a la guerra entre católicos y protestantes. 1535 Las tropas imperiales conquistan Túnez.

1541 Fracasa la toma de Argel.

1544 Firma de la Paz de Crépy, con la que Francia renuncia a sus intereses italianos y finalizaban las luchas entre Francisco I y el Emperador. 1547 Dirige personalmente los ejércitos que vencen a la Liga de Esmalcalda en Mühlberg. 1555 La Paz de Augsburgo reconoce la división religiosa del Sacro Imperio. 1556 Cede el desempeño del título imperial a su hermano Fernando I, abdica de los otros títulos inherentes a las coronas castellana y aragonesa en la persona de su hijo Felipe II y se retira al monasterio cacereño de Yuste. 1558 Fallece el 21 de septiembre, en Yuste.

DIEGO DE ALMAGRO

Nació en 1479 en la Villa de Almagro, España, y murió ajusticiado en El Cuzco, Perú, en 1538. Fue hijo de Elvira Gutiérrez y de Juan Montenegro, quienes no llegaron a casarse. Como su padre no cumplió con la promesa de matrimonio hecha a Elvira, ella decidió esconder a su hijo y enviarlo al cuidado de Sancha López del Peral.

A los cinco años de edad, Diego fue acogido por su padre, pero este murió al poco tiempo, debido a lo cual quedó al cuidado de su tío materno, Hernán Gutiérrez, de cuya casa huyó a la edad de 15 años.

Su triste y solitaria niñez, y una juventud incierta, no le permitieron estudiar; no sabía leer ni escribir, lo que no oscurece las virtudes que le reconocen los cronistas: honrado, franco, generoso y de gran ánimo. Según Cieza de León, Diego de Almagro "era de pequeño cuerpo, de feo rostro e de mucho ánimo, gran trabajador, liberal aunque con jactancia, de gran presunción, sacudía con la lengua algunas veces sin refrenarse. Era avisado y sobre todo muy temeroso del rey".

Participó en las empresas de Conquista de Panamá y el Perú. Desde este último territorio emprendió en 1535 la exploración de Chile.

  • La Conquista del Perú

Almagro llegó a América en 1514, con la expedición que, bajo el mando de Pedrarias Dávila —o Pedro Arias de Ávila—, conquistó Panamá. Allí conoció a Francisco Pizarro, quien llegaría a ser su socio en una serie de proyectos, siendo el más grande de ellos la Conquista del Perú, a donde llegaron en 1532. En la formación de esta empresa también intervino Hernando de Luque, clérigo que prestaba servicios en Panamá y el que invirtió una gran cantidad de dinero en el proyecto.

Es importante señalar que todas las empresas conquistadoras de América eran financiadas por sus propios integrantes y que, eventualmente, el Estado podía realizar algunos aportes, pero siempre en especies, nunca en dinero.

La amistad entre Pizarro y Almagro empezó a quebrarse en 1526 cuando el primero, a nombre de todos los inversionistas, firmó con el Rey la Capitulación de Toledo. Esta era un instrumento mediante el cual la Corona autorizaba la Conquista del Perú y se fijaban las recompensas que cada uno de los socios recibiría. Con anterioridad, estos se habían comprometido a repartir equitativamente los beneficios; sin embargo, al tratar con las autoridades hispanas, Pizarro logró para sí una mayor cantidad de premios y títulos. A pesar de ello, Almagro obtuvo de todos modos una importante fortuna, y por sus servicios el Rey se le concedió —en noviembre de 1532— el tratamiento de don y se le asignó un escudo de armas.

  • Riqueza mítica

Deseando alcanzar mayor prestigio, en 1534 Almagro obtuvo la gobernación de Nueva Toledo, la que según la Capitulación que su representante había firmado con Carlos V, comprendía las tierras ubicadas entre los paralelos 14 y 25 de latitud sur, es decir, desde El Cuzo hasta Taltal. Según los indígenas, estas tierras eran abundantes en oro, lo que justificaría cualquier esfuerzo.

Almagro demoró 6 meses en alistar su expedición. No tuvo problemas en conseguir a los hombres, que mandó reclutar en El Cuzco y en Lima. Con su fortuna personal equipó a los soldados que no tenían recursos. Se compraron armas, herramientas, herraduras, pólvora, y otros utensilios necesarios. En total, se calcula que la empresa habría costado un millón y medio de pesos castellanos.

Cuando Almagro salió hacia Chile, el 3 de julio de 1535, quedaba pendiente en el Perú la disputa con Pizarro por la ciudad del Cuzco, que ambos creían entraba en su gobernación.

  • Exploración del territorio

Diego de Almagro emprendió la exploración del territorio, dirigiéndose hacia el valle del río Aconcagua donde fue bien recibido por los indígenas. Sin embargo, las intrigas de su intérprete, un indígena llamado Felipillo, convencieron a los naturales de que la intención de Almagro era asesinarlos. Felipillo instó a los indígenas a atacar a los españoles por sorpresa, pero aquellos se desistieron.

Con el propósito de seguir el reconocimiento de las tierras y encontrar las riquezas de las cuales le habían hablado, Almagro organizó la expedición al Sur. Para ello envió a Gómez de Alvarado, quien junto a 70 hombres de a caballo avanzó sin encontrar mucha resistencia (julio-septiembre de 1536), llegando a la confluencia de los ríos Ñuble e Itata. En ese lugar, se produjo el primer enfrentamiento armado entre españoles y mapuche, la Batalla de Reinohuelén.

En forma paralela, Almagro envió a Juan de Saavedra a reconocer las costas en la embarcación que le había traído refuerzos desde el Perú. Saavedra alcanzó hasta la zona de Alimapu, que llamó Valparaíso

—Que quiere decir Valle del Paraíso—. El reconocimiento que el mismo Almagro hizo de la región central y las negativas noticias de Gómez de Alvarado, le hicieron pensar que quizás las riquezas se encontraban más allá de esa inmensa cordillera. Sin escuchar consejos decidió, en pleno invierno, enviar una expedición que al segundo día de marcha decidió volver; la empresa era irrealizable.

  • Decepción y desencanto

Diego de Almagro no encontró oro ni ciudades, sólo comunidades indígenas agricultoras y otras más belicosas en el Sur; no obstante esto, pensó en quedarse e incluso en fundar una ciudad. El optimismo inicial había hecho que Almagro trajera a estas tierras al hijo nacido de su relación con la indígena panameña Ana Martínez, el que también debía servir al Rey. Su primera intención fue quedarse; si no hubiera sido por las recomendaciones de sus compañeros de empresa —quienes lo instaron a volver al Perú a tomar definitiva posesión de su cargo, para asegurar la herencia de su hijo—, quizás Almagro habría emprendido la Conquista del país. Fue así como, decidido a volver al Perú, inició el viaje de regreso en septiembre de 1536.

La salida de los españoles de los valles de Chile fue violenta: Almagro autorizó a sus soldados a saquear a los indígenas, dejando sus tierras desoladas; no hubo ni un solo español que no tomara naturales para su servicio. Los amarraban y los obligaban a cargar sus pertenencias, actuando sin ninguna compasión.

  • La contienda con Pizarro

Luego de ocupar El Cuzco, Almagro derrotó a los soldados enviados por Francisco Pizarro, que estaban al mando de Alonso de Alvarado, en la Batalla de Abancay (12 de julio de 1537); más tarde, Gonzalo Pizarro y Alvarado lograron escapar del lugar donde se les mantenía prisioneros.

Las negociaciones posteriores entre Francisco Pizarro y don Diego concluyeron en la entrega del Cuzco a Almagro, a cambio de la libertad de Hernando Pizarro. Don Francisco no cumplió con su parte, rompió el acuerdo y con un ejército que había organizado durante ese tiempo, atacó a las fuerzas almagristas. El Conquistador, ya enfermo, fue derrotado en el campo de las Salinas, cerca del Cuzco el 6 de abril de 1538. Tomado prisionero, fue condenado al garrote y su cadáver fue llevado a la plaza pública donde se lo decapitó, el 8 de julio de 1538.


HUASCAR


Huáscar (?-1532), soberano inca (1525-1532). Nació en Cuzco (en el actual Perú). Tras la muerte de su padre, el emperador Huayna Cápac, en 1525, Huáscar heredó la mitad del Imperio inca; la otra mitad fue entregada a su hermanastro menor, Atahualpa. La subsiguiente lucha entre los dos hermanos por la supremacía culminó en una batalla librada cerca del pico Chimborazo (en el actual Ecuador), en 1532. Huáscar fue derrotado y capturado, y Atahualpa, temiendo que los españoles, que habían iniciado la conquista del Imperio en 1532, pudieran restablecer en el poder a su hermano, ordenó que éste muriera ahogado. Atahualpa se convirtió así en el último rey inca del Perú, gobernando bajo la influencia y dependencia de la Corona española.

Bibliografía:

Enciclopedia Encarta 2002

Isabel de Portugal y Carlos V

COLEGIO NUESTRA SEÑORA DE LA MERCED

HISTORIA DEL PERU

BOLETIN BIBLIOGRAFICO


Vídeos relacionados