Periodo Gótico

Literatura Inglesa y Norteamericana. Novela. Cine. Características. Elementos literarios. Escritores. Obras

  • Enviado por: Eileen
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 33 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


1.Guidelines for a comprehension of Gothic.

1.1.- Gothic: origins, ideas and historical developments.

La novela gótica incluye elementos tales como lo oculto, lo desconocido, lo siniestro y misterioso, algo peligroso y de carácter negativo que provoca inquietud.

Los godos se dividen, principalmente en ostrogodos y visigodos. Ambos eran pueblos germánicos que provocaron la caída del Imperio Romano y el consiguiente inicio de la Edad Media. La arquitectura gótica se llama así porque está relacionada con el mundo medieval; recibe el nombre de estos pueblos godos. Las nociones de gótico y medieval están unidas. Los escritores románticos tenían interés por el mundo medieval. Por ello lo reivindicaron, al mismo tiempo que el concepto de arquitectura gótica. Así, las ruinas de las abadías recibieron el nombre de góticas. Lo Romántico está muy relacionado con lo gótico. Lo gótico es una manifestación romántica, un interés que los románticos mostraron por el mundo medieval.

El Romanticismo en Inglaterra aparece en la segunda mitad del sigo XVIII, ocupando gran parte del siglo siguiente. Destaca lo gótico como elemento literario (castillos, abadías...).

En ambos movimientos aparecen:

Minúsculas: romanticismo /gótico, ambos como cualidad concreta (Esta película tiene mucho romanticismo).

Mayúsculas: Romanticismo / Gótico, como movimientos literarios. (Lord Byron fue un gran poeta Romántico).

El periodo de lo Gótico está íntimamente relacionado con el Romanticismo del siglo XIX. El Romanticismo surge en la segunda mitad del siglo XVIII en Inglaterra y Alemania. Anteriormente, la arquitectura y literatura dominantes pertenecen al movimiento Neoclásico, que reivindica el mundo clásico, el predominio de la razón y la armonía. Estas ideas se mantienen hasta que llega el Romanticismo, que reivindica una reacción contra el predominio de la razón y el mundo clásico, a favor de la Edad Media. Surge como un periodo oscuro y caótico, que reivindica la emoción frente a la razón. Indica que no todo es controlable por la razón; ésta no es el elemento esencial del ser humano. Mientras, la emoción no lo controla todo puesto que puede llevar al descontrol. El ser humano, al entrar en contacto con las emociones, entra en el campo de las pasiones. Todo ello produce una sensación de vulnerabilidad. La razón significa poder controlarlo todo; con ella se puede dominar el mundo y se puede, por tanto, conocer.

La pasión da, en cambio, la sensación de estar a merced de las emociones. Aquí es donde entra el Romanticismo y lo Gótico y se entra en lo siniestro. El Romanticismo reivindica dar espacio a la emoción, la muerte, el mundo de los espíritus, lo siniestro, todo lo cual dará comienzo y estará omnipresente en lo Gótico, que no es, ni más ni menos, que una vertiente del Romanticismo. Ambos reivindican lo excesivo como elemento propiamente humano. Dentro del exceso están las pasiones, que generan tanto el bien como el mal. El mal también es un elemento básico de lo Gótico, sobre todo, el mal que no se puede controlar.

Dentro de las pasiones también está la imaginación cuando no se controla la razón. La imaginación es otro de los puntos esenciales del gótico como vertiente del Romanticismo. Los escritores dan rienda suelta a la imaginación (se pueden imaginar fantasmas que nos hablan). Ésta es una característica especial del gótico, aunque también lo es del Romanticismo. Destaca lo sobrenatural frente a lo natural. Se transgreden las leyes físicas, con la imaginación, por ejemplo.

La seguridad que da la razón se ve suplantada por la preponderancia de lo desconocido, del misterio y el miedo que generan cierta inquietud. El yo es entonces vulnerable con las pasiones, pero nosotros mismos somos los dominados por la razón.

Las fuerzas de lo desconocido están fuera o dentro de nosotros mismos, o en ambos sitios. Según la obra literaria pueden ser externos o internos (dentro del alma humana). En el siglo XVIII, estas fuerzas son extrínsecas al hombre. Al final de las obras, estas fuerzas se dominaban, ya que se encontraban en un ser malvado que era castigado o eran elementos misteriosos que podían ser resueltos. Se explicaba lo que había ocurrido, se dominaban las fuerzas malvadas y el orden (el bien) era nuevamente establecido, ya que estaba fuera del alma humana.

Con el goticismo, estas fuerzas son más inquietantes, ya que están en el interior del alma humana, esto es, que el bien o el mal está dentro de cada uno de nosotros. En Frankenstein el doctor en principio pretende el bien. Es un científico que, por sus estudios, se convierte en víctima y verdugo a la vez. Por ello al final es castigado, pero no es un malvado. Hay fuerzas dentro de nosotros que nos hacen transgredir las fuerzas del bien y el mal. En Los misterios de Doctor Jekill y Mister Hyde el doctor Jekill es un médico bueno que se transforma en Mister Hyde, un ser capaz de llegar al asesinato. Drácula, en cambio, es del primer tipo, ya que, al acabar con él se reestablece la paz y el orden. En el siglo XVIII también destaca The mysteries of Udolpho, donde al final todo se aclara. La heroína, que ha pasado muchos sufrimientos y vicisitudes, alcanza la felicidad con la resolución del libro. The castle of Otranto es la primera novela gótica, en la que se distinguen claramente los buenos de los malos, y cuyo final restablece el orden.

Los cuentos infantiles son góticos, ya que en ellos destacan elementos góticos como el mal, el misterio, lo sobrenatural (aunque explicado por medio de la razón), la inquietud... Por ejemplo, en Caperucita, destaca el bosque, que muestra la oscuridad y los mil peligros que encierra, la vulnerabilidad de la infancia, y el lobo, que es la personificación del mal. En estos cuentos infantiles, las fuerzas son extrínsecas: el mal se vence y aparece ya para siempre la felicidad. En Hansel y Gretel la bruja mala quiere devorarles, pero al final es vencida.

En The picture of Dorian Gray el protagonista hace un pacto con las fuerzas del mal para que las maldades que pueda cometer no se reflejen en sí mismo, sino en un retrato que le habían hecho. Las fuerzas internas en esta obra son más inquietantes que en otras. En Wuthering Heights es el personaje de Heatchcliff quien inquieta y perturba.

Lo gótico (con minúsculas) existe incluso después del periodo Gótico. El ser humano es consciente de sus peligros, de su vulnerabilidad. Aparecen elementos góticos como el miedo, el mal, las pasiones y el misterio en gran medida. Elementos góticos aparecen incluso en Shakespeare (en obras como Hamlet, a quien se le aparecerá el espíritu de su padre) o en otras obras isabelinas y jacobinas.

Todo aquello no literario (elementos extraliterarios) también aparecerá en las obras góticas:

· Las catedrales góticas, su grandeza y altitud., Que da la sensación de pequeñez ante la grandeza de Dios.

· Los castillos, por sus oscuridades, sus pasadizos, las escaleras de caracol, todo lo cual da sensación de inquietud.

· Las ruinas de una abadía.

· Las tormentas, como en Wuthering Heights.

· La noche, por su oscuridad y su misterio, que nos hace más vulnerables.

Todos estos elementos son los que se pueden definir como típicamente góticos y serán ampliamente utilizados en la literatura gótica. En Frankenstein abundan las acotaciones “de noche” o “en Noviembre”, la mansión de Wuthering Heights que da el nombre a la obra y la otra mansión, que es su antítesis, así como los dos hombres.

Los escritores del siglo XVIII establecían la diferencia entre lo bello y lo sublime (“the beautiful and the sublime”). Uno de los mayores pensadores del momento fue el irlandés Edmund Burke, que escribió un ensayo titulado A philosophical enquire into ideas of the sublime and the beautiful, que tiene gran relación con los elementos góticos. Lo bello es lo que nos produce placer, un placer tranquilo, risueño y que hace disfrutar, mientras que lo sublime es lo que puede gustar, ero que no proporciona un disfrute tranquilo ni risueño, sino sobrecogedor. Lo sublime nos hace sentirnos pequeños, como un castillo o una catedral gótica, las montañas, los vientos o una tempestad, mientras que las colinas serían bellas. Lo gótico entra dentro de lo sublime.

Lo gótico tiene orígenes inmemoriales, pudiendo darse incluso dentro de la tragedia griega. El término gótico es de etimología medieval. Va de la mano del Romanticismo, la pasión, el exceso... El hecho de que la razón no sea dominadora absoluta sino la pasión; el exceso o el gótico es una proyección del Romanticismo.

También hay elementos góticos en la novela policíaca, que trata de misterio, terror y suspense; en ciencia-ficción también se manifiestan esos elementos. Fuera del mundo literario seguimos encontrando elementos góticos en el cine (en géneros como la intriga). También se ve en los cómics con la aparición de vampiros, e incluso en series televisivas o en la moda manifestaciones de lo gótico.

Una de las características del Gótico es su gran flexibilidad, su capacidad de adaptación, ya que se adecua perfectamente a los tiempos.

1.2.- The visible and the invisible. Atmosphere. Suspense. Gothic aesthetics.

Las manifestaciones artísticas dependen del uso que se haga del elemento visible o el invisible. Ambos contribuyen a crear la atmósfera gótica. Según predomine el uso de lo visible sobre lo invisible, el horror y el terror se darán en mayor o menor grado. El horror es algo visible, consiste en ver algo que asusta, mientras que el terror es invisible. El horror bloquea, paraliza la imaginación y el pensamiento. Sin embargo, el terror, por su característica de visibilidad es menos perceptible y crea un fenómeno opuesto, avivando la imaginación y haciéndonos pensar, generando, por tanto más miedo. La esfera del terror es más abierta por la imaginación.

Ambos elementos son fundamentales y pueden aparecer combinados. Pero a veces no pueden diferenciarse al aparecer juntos. En la mayoría de las obras de ficción se dan elementos de horror y terror.

Otro elemento importante es el suspense. Consiste en la espera, la inquietud, en no saber qué ha pasado o va a pasar, el ir aplazando una respuesta hasta el final. La curiosidad es muy importante en el suspense. Hay que dosificar la información de forma que cada pequeño retazo de información cree cierta espera, curiosidad...

El protagonista tiene inquietud y curiosidad, y los lectores somos partícipes de ello y de su miedo.

El miedo, al principio, paraliza, pero la curiosidad hace ir hacia delante. Ambos elementos suelen interactuar porque son necesarios para hallar las respuestas. Siempre se juega con las emociones.

Los sistemas de publicación de los siglos XVIII y XIX hacen destacar a la novela por entregas, que era una forma ideal de mantener el suspense, sobre todo en la novela gótica, ya que aviva la curiosidad.

Dentro de la estética gótica destacan elementos como:

  • Utilización de elementos sublimes, sobrecogedores e inquietantes, pero a la vez atractivos. Así, una montaña, una tormenta o una tempestad tienen un gran poder de atracción, además de generar inquietud. La naturaleza nos muestra la noche, las borrascas, las tempestades... en su forma más sublime y aterradora. Dentro de la arquitectura, destacan los castillos, las ruinas, los cementerios... Todo ello contribuye a crear cierta atmósfera gótica. Destacan los pasadizos secretos que no se sabe a dónde llevan, puertas secretas que no se abren nunca, habitaciones cerradas que despiertan la curiosidad del protagonista, ambientes sombríos y oscuros (En Wuthering Heights un ejemplo de esto sería la mansión principal, que es una casa antigua, en estado de casi abandono), ventanas que no cierran bien, extraños ruidos nocturnos... Todo ello contribuye a crear cierta atmósfera.

  • Apariciones misteriosas y volátiles

  • Sonidos de procedencia desconocida.

  • Sonidos de procedencia sobrenatural.

  • Sonidos que anuncian la aparición de algo terrible u horrible.

  • Personajes de aspecto extraño, amenazante, feo e inquietante. En el siglo XVIII aparecen muchos personajes de este tipo. Solían ser personajes aristocráticos que habían usurpado este título. Son malvados, perversos, nos son nobles legítimos. El villano en este siglo también se ve personificado por el monje. Hay que tener en cuenta que los villanos en el norte de Europa son algo exótico, por tanto, en la literatura del norte de Europa los villanos suelen ser monjes del sur.

  • Los huérfanos son un elemento que muestra desprotección. Las heroínas suelen ser huérfanas sin nadie que las proteja.

El mal entorno de los villanos provoca que, cuando se acaba con ellos, todo el mal que había se acaba. El mal no tiene reglas marcadas. El malvado suele ser destruido al final, algo típico del Gótico del siglo XVIII.

Hay villanos que usurpan los derechos legítimos (como en The mysteries of Udolpho, donde la protagonista queda a merced de las maldades del antagonista gótico).

Los rasgos físicos de los protagonistas están bastante marcados. El Gótico va a utilizar mucho la descripción, tanto física como psíquica, cuyas características suelen asociarse (sobre todo en los villanos, ya que es muy importante que produzcan desagrado). En el siglo XVIII los rasgos amenazantes están en los malvados, que generan miedo y rechazo. Los buenos destacan por sus rasgos angelicales y su apariencia noble.

En el siglo XIX las características físicas y psíquicas se mezclan, y ya no será tan fácil distinguir a los personajes buenos de los malos. El protagonista de El retrato de Dorian Gray lleva a cabo un sinfín de perversidades e incluso asesinatos, y, sin embargo, conserva su apariencia angelical, siendo el cuadro el que cambia los rasgos físicos. En Wuthering Heights Hitchcliff es malo, violento, pero es el protagonista. Es descrito con rasgos amenazantes, pero es un huérfano del que no se conocen sus orígenes. Es moreno, pero de apariencia muy extraña. En Frankenstein la criatura tiene rasgos monstruosos, pese a tener buen corazón.

Otro elemento importante es la violencia. Toda la literatura gótica es violenta, aunque este rasgo sea castigado al final. Sin embargo, está operativa y funcionando a lo largo de toda la obra. Hay asesinatos, desapariciones, usurpaciones, intentos de violaciones de muchachas indefensas... En la literatura vampírica, el hecho de chupar la sangre es muy violento. Toda esta violencia está sugerida o escrita de forma explícita.

Otro elemento relacionado con la vulnerabilidad del ego de la heroína es la soledad. Casi siempre está sola o frente al asesino, a merced de la violencia o de los desconocidos, ante lo que pueda pasar o ante su propio miedo. En Wuthering Heights el miedo que pasa uno de los personajes cuando pasa por primera vez solo la noche en la casa provoca sueños, aunque no se sabe si son sólo sueños o una alucinación.

1.3.- Gothic and literature.

El cine ha sido el gran difusor de los textos góticos. No se circunscribe sólo a la ficción y a la narrativa, la tragedia isabelina (Shakespeare, por ejemplo) tiene muchos elementos góticos.

En poesía destacan los llamados “poetas del cementerio”, que escribían sobre la muerte, la posibilidad de vida tras la muerte y los espíritus.

El género más desarrollado dentro del goticismo es la novela, así como el relato breve. La novela nació como el género más pobre, sin prestigio alguno; prueba de ello eran los pseudónimos que utilizaban muchos escritores. Al contrario de lo que sucedía con el teatro o la poesía, que sí eran muy bien vistos.

Es un género joven, ya que el teatro y la poesía provienen de los clásicos y eran más leídos. La novela nace en España con Cervantes, y en Inglaterra aparece casi por imitación a este escritor en el siglo XVIII. Aparece para aquella gente que está aprendiendo a escribir o para el pueblo; aparece como un entretenimiento para las clases medias con cierta cultura.

El género Gótico aparece para gente inculta y supersticiosa, se considera que sólo es apto para sirvientes o gentes de la clase más baja y crédula e inculta, que creería a ciencia cierta en apariciones y cosas extrañas.

La novela pasará a ser el género más leído. Permitía un gran grado de seducción, aunque era considerada para la clase alta, atraía a las demás clases sociales.

Jane Austen escribió La abadía de Rathouger, donde muestra que es consciente de la creencia del prestigio de la novela. Ella misma parodia el Gótico, pero defiende la novela buena en su momento. Esta defensa de la novela es muy indicativa. Es un género considerado inferior y muy ligado al Gótico. Sin embargo, va a ser el género más leído, así como la novela gótica, que adquiere gran popularidad, pasando a todas las clases sociales. Era considerado un género menor, de entretenimiento.

También en el siglo XX se lee y se vende mucho. Así, Stephen King es el autor que más novelas vende en el siglo XX.

El Gótico, debido a su carácter atractivo, es un género que empieza a parodiarse muy pronto, incluso desde el momento en que empieza a existir. La misma Jane Austen lo hace, criticando también el gusto de las jóvenes por el Gótico, y en particular, de la novela The mysteries of Udolpho, por la gran cantidad de ejemplares vendidos y la importancia que había alcanzado en Inglaterra en el siglo XVIII. Cuenta la historia de una jovencita que va con su padre a unas termas muy de moda en la ciudad de Bath. Jane Austen vivió en esa misma ciudad. Allí se hace amiga de otra Elizabeth, que también está leyendo The mysteries of Udolpho, como ella. Su imaginación las lleva a vivir esta novela y a pensar que su padre es un villano gótico.

Pese a la gran cantidad de parodias que sufre la novela gótica, se piensa que no es un género adecuado para jovencitas, ya que les llenaba la cabeza de fantasías. Pero se vendía bien, y por ello y los editores solían pedir a los escritores que hiciesen novela gótica. Esto provocó que, como muchos hombres se negaron a hacerlo, muchas mujeres empezaron a escribir este género, y así se ganaban la vida. La mujer que no había hecho un buen matrimonio tenía pocas posibilidades económicas. La mujer soltera podía ganarse la vida como institutriz en la segunda mitad del siglo XVIII y en el XIX, pero sólo si pertenecían a la clase media y tenían una educación y una cultura que pudiesen transmitir. Así, las hermanas Brönte, Emily, Charlotte y Ann, fueron institutrices.

La mujer que tenía cultura y un cierto talento veía una puerta abierta espléndida para ganarse la vida con la literatura. Los propios editores incitaban a escribir a estas mujeres. Ann Radcliffe es un caso muy llamativo. Se hizo rica con esta literatura y vivió bien de sus libros, a pesar de estar casada. Eso demuestra la gran acogida que tenía la novela gótica en el público.

1.4.- the Gothic element: crossing genres. Fear and laughter.

Se pueden encontrar elementos góticos en las novelas que no son góticas. Novelistas y novelas que no son góticas contienen algunos de sus elementos propios, debido al gran poder de atracción de este género. Así, la novela social de reivindicación feminista es un género sin intención gótica.

Charles Dickens es un escritor difícil de clasificar. Es un escritor realista, que critica la desprotección de la infancia en las clases obreras. Sus personajes tienen rasgos exagerados. Muestra cierta intención social en sus obras, e incluso se decía que él era la conciencia social de su tiempo, ya que ponía de manifiesto las injusticias que había a principios del siglo XIX. Las condiciones de vida eran muy duras para los obreros y los niños. Hard times critica la durísima vida de los trabajadores y sin embargo, con la dimensión social hay un elemento gótico: el tema de la vulnerabilidad de la infancia sirve para poner de manifiesto el miedo y la crueldad, el sentirse amenazado, no saber qué va a pasar, los personajes malvados,... El propio Dickens se quedó marcado por las historias que contaba su niñera que le hacían dormirse con una tremenda inquietud.

También hay elementos góticos en varias novelas de Charlotte Brönte. En principio, ella no es una escritora de novelas góticas. Pero abundan elementos de este tipo en obras como Jane Eyre, de la que se dice que no es gótica pero que tiene numerosos elementos góticos. Por ejemplo, el personaje de Mason es bastante gótico. Da señales de vida, suenan sus risas por la noche (que son bastante inquietantes y góticas), rasga el velo de Jane antes de que ésta se case, prende fuego a la mansión. Es una presencia gótica que provoca inquietud y curiosidad, el miedo genera el suspense. La locura es algo que inquieta, que está en una dimensión diferente, ya que es imprevisible e inquietante. Es un elemento gótico más, como el desbordamiento de la imaginación por lo que tiene de amenazante e imprevisible. Es algo muy misterioso, sobre todo en los siglos XVIII y XIX. La obra ase ha estudiado en el siglo XX más desde un punto de vista psiquiátrico.

La casa es otro elemento gótico. Es una mansión que es inquietante para Jane por el ático donde está la loca, que ya de por sí es amenazante. Tiene lugares secretos que no se conocen y de donde salen ruidos y risas. Es una casa grande y antigua, con grandes escalinatas, el ático...

Mister Rochester sería un personaje gótico, aunque no del todo. Es descrito como alguien con un pasado misterioso, con un aspecto más bien feo, aunque sea atractivo para Jane porque es inquietante. Tiene un pasado oscuro, ya que tiene encerrada a su mujer que está loca. Casi se convierte en bígamo porque casi se casa Jane mientras su mujer todavía vive. En este aspecto de oscuridad se parece a Hitchcliff, así como en su morenez, con un aspecto físico poco tranquilizador.

Hay un episodio relevante en la niñez de Jane en casa de su tía. Jane es huérfana y su tía no le muestra ningún cariño. Sus primos la maltratan y ella se rebela un día contra ellos y será cruelmente castigada. La encierran en la habitación roja, que es donde murió su tío y que a Jane le aterroriza. Del miedo, Jane empieza a sufrir alucinaciones. La habitación está alejada de todas las demás y es muy fría. La amenaza que supone para Jane es la de la soledad. Este encierro, unido al hecho de la orfandad de Jane, muestra la desprotección en que se halla la niña, rasgo típico de la novela gótica.

Otra escritora importante es George Elliot, que no escribe novela gótica sino novela realista, psicológica y social. Sin embargo, en su obra The lifted verl incluye elementos góticos.

Jane Eyre es la reivindicación feminista de la mujer. Nos muestra la historia de un triunfo personal: es la historia de una mujer que, desde niña, vive en casa de su tía y tiene todos los elementos en contra. De ahí pasa a un orfanato, donde la maltratan. Al final llega a ser institutriz y defender la verdad y la justicia. Comienza su etapa como institutriz a los 18 años. Tiene mucho carácter, e incluso a su jefe, el señor Rochester le dice lo que tiene que hacer; es muy sincera. El libro tiene un final como de cuento de hadas, ya que se casa con su jefe.

Hay novelas de tesis o de ideas en las que lo que se quiere decir es semejante a la forma que el autor tiene de ver la vida. Es algo así como un ensayo, un vehículo para expresar ideas.

William Godwin y Mary Wollstonecraft (matrimonio en la vida real) hablan en Political justice de los informes legales, la distribución de la riqueza y los sistemas políticos, esto es, nada que tenga que ver con lo gótico. Pero mezclan elementos políticos y sociales con elementos góticos. Mary Wollstonecraft se considera la primera feminista inglesa escribió una novela de tesis ( o ensayo) llamada A vindication of the rights of women, donde sigue las ideas de la Ilustración sobre igualdad, libertad y fraternidad, extendiéndolas y reivindicándolas para la mujer llega un poco más lejos y los traslada incluso a una novela titulada The wrongs of Woman of Maria. En ella juega con las palabras “wrong” y “right”, y muestra la situación de una mujer llamada Maria cuando carece de sus derechos, ya que sufre todo tipo de injusticias. Llega a ser encerrada en un manicomio por su propio marido porque se quiere separar de él. El manicomio es un elemento gótico, ya que es un lugar terrorífico. El edificio es oscuro, sucio, con pasadizos, habitaciones como cárceles… La protagonista se encuentra en un estado de indefensión absoluta a manos de su carcelero. La claustrofobia que ella siente muestra las injusticias de su situación. Es una novela de tesis; tiene elementos góticos.

El miedo y la risa en muchos casos van unidos. Una forma de superar el miedo es convivir con la conciencia de nuestra vulnerabilidad y reírnos de la fuerza de ese miedo, de forma que se pueda superar o al menos convivir con ese miedo. El miedo y la risa van unidos. Existen numerosas novelas, no sólo la de Jane Austen, que son parodias y tratan el tema del miedo con sentido del humor. Por ejemplo, El fantasma de Cantervil de Oscar Wilde es un relato breve. En el siglo XIX se tenía una clara conciencia entre las diferencias entre americanos e ingleses. Wilde dio numerosas conferencias en EE.UU. Viajó allí en varias ocasiones. Debido a esto tenía una forma más pragmática de ver las cosas, lo que se refleja en el relato mencionado. En él, cuenta la historia de una familia americana que compra la mansión de Cantervil. En ella hay un fantasma. El objetivo de este elemento (el fantasma) es provocar miedo, pero el carácter de los americanos es tan pragmático que se ríen ellos del fantasma. Por ejemplo, cuando suenan las cadenas que lleva atadas le dicen que se las engrase. Al final, vuelven loco al fantasma porque no consigue asustarles.

El cine y la televisión también han desarrollado una amplia parodia del gótico, permitiendo que la gente pueda reírse del miedo. Se han hecho películas de vampiros en tono cómico, como La familia Adams, Amor a primer mordisco o Mars attacks, entre otras muchas.

1.5.- Diferentes manifestaciones del Gótico: el cine y otras formas de expresión creativa.

El cine ha sido y sigue siendo el gran divulgador de la literatura gótica. La mayoría de la gente la conoce gracias a la gran pantalla, sin saber que es literatura gótica. El cine recrea y da estilo y personalidad a la literatura gótica y a sus personajes. Les da un aspecto físico que sería desconocido sólo a través del texto literario. Crea incluso una atmósfera gótica, sirviéndose de la fuerza del impacto visual.

Entre ambos géneros existe una cierta simbiosis, ya que se benefician mutuamente: el cine se nutre de la literatura gótica y ésta es divulgada a través del cine. Pero esto no está exento de problemas, ya que los novelistas vivos se quejan de que la película no sigue fielmente lo que él decía en su obra. Esa divulgación de los textos por el cine tiene sus efectos también negativos, ya que el cine tiene otro lenguaje que no puede ser fiel a la obra literaria; hay buenas adaptaciones, pero también malas.

El cine gótico (el que tiene que ver con el suspense) es enormemente popular. Tiene un público fiel, además de gustar a casi todos los públicos.

En esta simbiosis entre cine y literatura, los personajes góticos más popularizados son Frankenstein y Drácula. El enorme poder visual del cine ha consolidado la imagen de estos personajes. La imagen que tenemos de estos dos personajes es cinematográfica, no sabemos la imagen que tenía Mary Shelley de Frankenstein o Bram Stocker de Drácula. Con la última película de Frankenstein Robert deNiro ha conseguido cambiar la imagen tradicional que se tenía de este personaje.

La imagen del vampiro no es aceptada por todo el mundo, y el cine da diferentes visiones. Las primeras películas son de los años 20 en blanco y negro. La representación de Nosferatu da una imagen triste, que produce lástima. Es alto, con los dedos largos, pero da pena. Se tiene que alimentar de sangre, y aun así produce compasión por su aspecto de vulnerabilidad, aunque es malo. Los directores de cine han perpetuado esta imagen de los vampiros. En el cine americano de los años 60 es un personaje aterrador. En los años 70, el cine americano dio una imagen distinta del vampiro: se convierte en un ser aristocrático, amenazador (no da sensación de desvanecimiento), tiene un poder absoluto y domina la situación, es elegante, es un personaje muy alto (imagen apoyada por el uso de la capa)… Esta imagen es la que se ha quedado grabada popularmente. El Drácula de Vela Lugosi encumbró a Drácula. También tiene maneras refinadas y es alto. El propio actor cayó en la locura y se acabó creyendo que era Drácula.

El último Drácula es el de Francis Ford Coppola. Es totalmente diferente; su peinado y vestimenta no tienen nada que ver con la imagen tradicional del vampiro. El aspecto que tiene con la capa es el que tendría en el siglo XIX, aunque el resto de su imagen es del siglo XV. El siglo XV muestra una imagen muy barroca, que es la que inspiró a Bram Stocker. Actualmente hay series televisivas, e incluso cómics, que tratan sobre vampiros.

En la época victoriana estuvo de moda el neogótico como estilo arquitectónico. Horace Walpole, escritor gótico, se construyó una casa de este estilo cerca de Londres que era como una mansión gótica. La llamó “Strawberry Hill”. A mitad del siglo XVIII pasó a ser un convento. A lo largo del siglo XIX continuó el gusto por lo gótico, a pesar de estar en plena etapa victoriana.

1.6.- Gótico y ciencia-ficción.

El gótico y la ciencia-ficción no son lo mismo, pero la ciencia-ficción sí puede considerarse como una manifestación del gótico. La ciencia-ficción se centra en la amenaza, los misterios, el futuro, que viene de la evolución de los avances científicos. Mientras, el gótico no enfatiza estos elementos.

La ciencia supone un avance, un progreso. Así, la medicina supone una mejora en la calidad de vida de todo el mundo. Pero la ciencia depende de cómo se use, ya que también tiene un aspecto potencialmente destructivo (como la bomba atómica). La ciencia genera inquietud y el médico o científico aumenta su poder sobre la gente. En sus manos queda la vida de las personas, y se convierte así en una especie de Dios, ya que combate al dolor y la enfermedad, pero también puede equivocarse.

En la literatura gótica destaca un personaje que podría pertenecer a la ciencia-ficción: Frankenstein. Hay muchos médicos como personajes de la literatura gótica, y uno de ellos es el doctor Frankenstein o el doctor Jekill. En ciencia-ficción también hay muchos médicos, como en La isla del doctor Moreau, cuyo protagonista experimenta con seres humanos. Este poder produce miedo e inquietud.

Frankenstein de Mary Shelley es una novela gótica de ciencia-ficción. Muestra el potencial de la ciencia como algo amenazante y peligroso, aunque sólo la ciencia que transgredía los límites.

En la ciencia-ficción es muy importante el futuro. Nos muestra cómo puede ser ese futuro a partir del presente.

Huxley escribe Un mundo feliz, novela en la que los seres humanos se reproducen artificialmente. Los alfa son la clase dirigente y son físicamente perfectos. Los beta son inferiores, y así sucesivamente. Pero un día aparece un alfa más bajito y surgen rumores de que se creó un alfa mezclándolo con líquido gamma en la probeta, por lo que no es aceptado y se convierte en un inadaptado. Es una novela divertida, en la que se parodian los elementos amenazadores. Aunque se hace una sátira sobre nuestro mundo.

1.7.- La permanencia del gótico.

Existen librerías especializadas sobre temas góticos, así como editoriales y colecciones. Se escribe actualmente mucha novela y relato de corte gótico. Con respecto al cine, hay películas de novelistas actuales. También se hacen muchas versiones de clásicos de la literatura. Por ejemplo, la película El silencio de los corderos (The silence of lambs). También destaca American psycho, tanto como novela como película. Habla de un alto ejecutivo psicópata para quien no existe ningún universo moral. Hay que destacar la película Mars attacks como una parodia de la ciencia-ficción.

2.- English Gothic Fiction: Early manifestations.

2.1.- Historical background.

La corriente racionalista ilustrada es una corriente neoclásica del siglo XVIII que muestra un gran interés por el estudio de los clásicos. Esto se manifestará en la literatura, que se convertirá en literatura de corte realista que sigue al principio aristotélico de que el arte debe imitar a la naturaleza. Este principio de mimesis de la literatura debe tener un fin moral, edificante, educativo, esto es, que sea por un lado individual y por otro social.

En la segunda mitad del siglo XVIII se desarrolla otra corriente contrapuesta, la corriente romántica. Supone un nuevo modo de ver la vida y el arte, de forma opuesta a la anterior. Sostendría principios como la prioridad de la imaginación sobre la imitación, así como el rechazo a la imitación y observación de la realidad, esto es, a todo aquello que no pueda ser explicado y controlado por la razón.

Hay elementos humanos que no pueden ser totalmente explicados por la razón. Los refuerzos que utilizarán estas corrientes para intentar explicarlos son Grecia y Roma para el Neoclasicismo y la Edad Media para el Romanticismo y el Gótico. La Edad Media es un periodo muy espiritual con una dimensión mística sobrenatural.

A finales del siglo XVIII existe una literatura romántica que centraba sus temas en las baladas populares, la mitología popular, los romances, todo lo cual incluiría elementos como viajes fantásticos, dragones, seres sobrenaturales… Debido a la mezcla de la corriente realista con todos esos elementos fantásticos, los críticos literarios decidieron realizar una separación entre el romance y la novela. El romance sería así una forma de narrativa basada en la tradición folclórica imaginativa del pueblo. El romance se llamó “Old romance” y la novela “novel”, como algo nuevo y novedoso. Tanto el Romanticismo como la literatura gótica se nutren de los romances. Autores como Fielding, Richardson o Dafoe se basaban o nutrían de la realidad, mientras los románticos se nutrían del romance y de la literatura de fantasía. Esta última no se consideraba que tuviese ningún fin educativo, sino que era pernicioso ya que no sometía la imaginación al control de la razón y levantaba pasiones, sobre todo en la mente de las jovencitas.

La corriente ilustrada se desarrolla en la primera mitad del siglo XVIII, mientras que la corriente romántica lo hace en la segunda mitad (aunque los límites no son tan claros). A lo largo de la segunda mitad del XVIII subsisten las novelas realistas e ilustradas coexistiendo con la literatura romántica. La novela empieza a cobrar bastante importancia, y se pretende separarla del romance. Para darle prestigio se intenta que siga la corriente neoclásica y se la separa de la corriente gótica, pero ésta se vendía muy bien y tenía mucha popularidad, por lo que se benefició mucho.

Se produce una evolución del gusto a lo largo del siglo XVIII. En la segunda mitad del siglo esta evolución va a contribuir a dar más prestigio al Gótico y al Romanticismo. Con ello, se empieza a dar importancia al medievo y a las demás características del Romanticismo.

En el siglo XVIII se consagra a Shakespeare como un autor de culto y como un autor esencial, pero sin darle toda la importancia que tiene actualmente. Una de las características de Shakespeare es su imaginación y su capacidad para comprender la naturaleza humana. Está por encima de los principios clásicos, lo que le viene bien a la literatura gótica. Algunos rasgos góticos en la obra de Shakespeare son la aparición del fantasma del padre de Hamlet, así como la imaginación que le caracteriza. El Gótico encuentra en él una fuente, reivindica con él su valía.

El siglo XVIII da mucha importancia al teatro. Se escribía mucho teatro. Se da mucha importancia al teatro isabelino, sobre todo al shakesperiano. Esto se debe también a los atores, que eran muy populares, como la actriz Sarah Siddows, que representó, entre otras heroínas de Shakespeare, a Lady Macbeth.

La evolución del gusto hacia la imaginación hace que el Gótico se vaya haciendo más importante.

2.2.- The castle of Otranto.

El escritor Horace Walpole escribió en 1764 la primera novela gótica, titulada The castle of Otranto.

Walpole (1717/1797) era un aristócrata inglés, el 4º duque de Oxford, y se educó en los colegios más elitistas de Inglaterra, así como en la Universidad de Cambridge. Viajó por Europa, como todos los jóvenes de su época, que hacían el “Grand Tour” (Grecia, Italia y Francia, aunque también podían ir a Alemania y Bélgica). Era un hombre bastante culto. Vivió largo tiempo en Florencia y París. Entendía mucho de arte.

Vivió en la Francia revolucionaria e iba a las reuniones de los artífices de la Revolución Francesa. Una de las razones por las que tiene fama literaria es por la correspondencia suya que se ha publicado, que, además de ser una manifestación literaria, tienen gran importancia histórica. Cuando vivía en París y asistía a las reuniones de filósofos e intelectuales franceses no se sentía del todo satisfecho con la racionalidad de estas reuniones, ya que él tenía más imaginación. Sentía gran interés por las ideas románticas y sobre todo góticas.

Heredó una mansión y la reformó al estilo gótico. La llamó “Strawberry Hill”. Estableció allí una imprenta y se convirtió en impresor y editor de la obra de escritores del momento y de su propia obra. De aquí salió su novela The castle of Otranto. En el prefacio de su obra indica que el ambiente gótico de su mansión fue lo que le impulsó a escribir dicha obra, le avivó la imaginación hasta el punto de no poder parar de escribir (lo que supone una característica bastante romántica). La atmósfera es algo esencial en la literatura gótica. Escribe como impulsado por fuerzas provocadas por la propia fuerza de su casa. Es la primera novela gótica inglesa porque en ella se dan todos los rasgos de una novela gótica.

Entre los personajes malvados destaca Manfred, que es un usurpador. En cuanto a la naturaleza y atmósfera, vienen marcadas por la casa, que es un castillo medieval, con muchos pasadizos secretos. Aparecen algunos jóvenes indefensos.

Este autor tiene una naturaleza imaginativa. Es consciente de que está haciendo una novela de un género que no se consideraba literatura. Dice que no lo ha escrito él, sino que es el traductor de un manuscrito que encontró en Italia que se supone que fue escrito entre los siglos XII y XIII, que es la época de las cruzadas y que se publicó en el siglo XV. Otranto es un lugar real en Italia, por lo que dice que lo ha traducido del italiano.

Al principio escribe una especie de prefacio que se convertirá en modelo para una gran parte de los escritores de la segunda mitad del XVIII. Este prefacio justifica la narración en sí, ya que forma parte del pasado (se supone que es medieval). El autor se quita responsabilidad frente a una crítica muy celosa; por otro lado, tiene la función de espolear la curiosidad del lector (que está leyendo un manuscrito de hace muchos siglos). Es una forma de dar credibilidad y verosimilitud. Por eso no da su nombre ni siquiera en esta primera edición.

La novela tiene unas críticas ambivalentes. Se vendió bastante bien, lo que le lleva a hacer una segunda edición en la que sí firma con su nombre y abandona la historia del manuscrito encontrado, identificándose ya con el autor. Intentaba aunar los dos tipos de romance: el viejo o de caballerías con dragones, del nuevo romance (la novela). Dice que su modelo para esta obra es Shakespeare. Desde su publicación se han hecho 150 ediciones, dada su gran popularidad. La narración está llena de espectros, gigantes, apariciones misteriosas, pasadizos secretos, todo tipo de pasiones, violencia, miedo…

El escenario de la novela (setting) es el castillo de Otranto que está en Italia. En él aparecen personajes de la Europa mediterránea, así como numerosos elementos góticos. El tiempo en que tiene lugar la acción es en el siglo XII. La novela realista escribe sobre acontecimientos de su propio tiempo, al contrario que la novela gótica, que lo hace en el pasado.

El protagonista que es un príncipe malvado, Manfred, un tirano que gobierna en Otranto y está casado con Hipólita, que es buena. Tiene un único hijo, Conrad, que es bastante débil, y una hija, Matilde. Manfred quiere que todo el poder que él ha usurpado pase a Conrad. Para ello casa a su hijo con Isabella, perteneciente a la alta nobleza italiana. En la boda aparece un casco gigantesco que pertenecía a la estatua de Alfonso el bueno, y que destroza al hijo. La estatua representaba al verdadero príncipe de Otranto que fue asesinado por Manfred. Ese casco que cae es el elemento sobrenatural.

Como Manfred está preocupado por la falta de herederos, se casa él mismo con Isabella, pero ésta huye, ayudada por un joven campesino llamado Theodore. El campesino es acusado de que se cayese el casco. Cuando huyen los dos jóvenes se inicia entre ellos una historia de amor con final feliz.

La novela está llena de encarcelamientos, escapatorias a través de pasadizos secretos, bastante violencia. Theodore es el hijo de Alfonso el bueno, y por tanto, su legítimo heredero que acabará heredando el trono. La heroína está indefensa. Theodore también sufre persecuciones. Al final, el orden natural se reestablece por cuestiones sobrenaturales, por justicia divina, pero no se puede discutir que ocurra así porque son cuestiones de la aristocracia.

Todos los elementos góticos se dan en el tiempo atmosférico y cronológico (siglo XII). Las heroínas perseguidas son rescatadas por jóvenes héroes. Hay apariciones, espíritus, la Europa mediterránea. Incluso el primer prefacio influye en otras novelas góticas. Las siguientes novelas góticas se ajustarán al esquema de esta obra, aunque también lo harán de otras muchas. En The mysteries of Udolpho todo va a acabar teniendo una explicación racional. Se recrea la atmósfera gótica, pero no se da preponderancia a los elementos sobrenaturales.

El estilo de la novela llama la atención del lector por el propio vocabulario que emplea, que hace referencia a sensaciones como el miedo, las pasiones, la venganza o el odio. Todo ello está representado de forma artística. El libro tiene un carácter bastante emocional.

Se puede hacer cierto paralelismo entre The castle of Otranto y Wuthering Heights. Manfred tiene un hijo débil y está a punto de casarle con la heroína de la novela. Él es el usurpador de los derechos del legítimo heredero, que vive en la miseria como un criado. No hay constancia de que las hermanas Brönte leyeran esta novela; sí la hay de que leyeran a Walter Scout. Tanto Scout como Lord Byron incluyen infinitud de elementos góticos en sus novelas.

2.3.- 18th century Gothic conventions. The “exotic” Southern Europe: monks and villains.

Hay una diferencia entre lo bello y lo sublime. Lo sublime estaba en la base del Gótico del siglo XVIII con el paisaje, unido a lo violento. Los personajes dan manifestaciones violentas de su estado interior. Los vientos tempestuosos y la noche se convertirán en elementos recurrentes dentro de la novela gótica del siglo XVIII. Va a destacar la escritora Ann Radcliffe, que va a ser la excepción en la representación de la naturaleza en los estados sublimes. Tiene una visión romántica de la naturaleza. El paisaje y el tiempo antiguo están representados en la novela del siglo XVIII.

Lo exótico resulta más eficaz que lo cotidiano, ya que despierta y aviva la imaginación. Tiene un elemento desconocido que genera inquietud y pone en marcha la curiosidad. Lo exótico tenía que tener algún protagonista en la novela gótica. Lo exótico en el siglo XVIII era, por un lado, Oriente, y por otro, la Europa mediterránea. Los estudiosos en el folclore y el romance popular fantasioso creían que las tradiciones de todas estas historias fantásticas provenían de Oriente, con sus arenas, sus califas, sus mezquitas… Ya se había traducido Las mil y una noches. Lo oriental representaba algo distinto y peligroso al mismo tiempo, se identificaba con las pasiones desatadas y con la violencia.

William Beckford, autor del siglo XVIII, escribió una novela gótica de carácter orientalista titulada Vatneck. Se publica primero en francés en 1782 y más tarde en inglés en 1786. Tiene elementos góticos. Se encuentra un cierto paralelismo entre esta novela y The castle of Otranto. El escritor era un hombre rico y se construyó un llamativo edificio gótico (semejanza de este hecho con Walpole) al que llamó “Fonthill Abbey”. El propio recinto espolea la imaginación del autor. Es Gótico en muchas cosas.

En su obra existen numerosos elementos góticos. Existen numerosas invocaciones a los sublime, tanto en lo natural como en lo sobrenatural, y hay cierta intervención de lo sobrenatural. El desenlace de la novela viene marcado por la intervención de lo sobrenatural. Esta novela causó cierto revuelo. El autor da rienda suelta a su imaginación a través del personaje, el califa Vatneck. Es una novela muy sensual. El Oriente se identificaba con ese rasgo. El califa tiene un poder absoluto sobre sus súbditos y sus tierras, es un hombre muy apasionado (violento) y se manda construir un castillo sólo para disfrutar de los placeres carnales. Es aficionado a la magia y a la astrología, persigue el conocimiento prohibido y practica las ciencias ocultas. Es tal su deseo por conocer lo que no debe conocerse, que al final es castigado por todas las transgresiones que ha hecho a la ley moral y natural.

El elemento sublime de la naturaleza y lo exótico son características góticas, no así otros elementos que lo separan de las novelas del siglo XVIII. El héroe ya no es un villano, sino que tiene que ser un hombre que despierte admiración en los lectores. Debe ser un hombre valiente, no mezquino o pequeño, sino que el lector debe sentir cierta identificación con el héroe. El héroe en esta novela es castigado al final para evitar la crítica que se le vendría encima. Es una novela ambigua, ya que desata las pasiones pero es castigado por ello. Esto tiene su base en un contemporáneo de Shakespeare, Christopher Marlowe, en obras como Tamburlaine, the great, de tema oriental, cuyo protagonista es castigado al final por sus defectos. En Doctor Faustus habla de un científico que dominaba todas las ciencias y hace un pacto con el diablo para que le dé 24 años de juventud y sabiduría. Al final es castigado. Lo oriental actúa como elemento exótico en Tamburlaine. La crítica acepta las escenas sensuales de Vatneck porque al final el protagonista es castigado. Hay otras novelas góticas de corte orientalista. Vatneck es una novela muy tentadora, que inició una moda que se dio a finales del siglo XVIII.

La Europa mediterránea es un escenario que resulta gótico. Por ejemplo, en The castle of Otranto aparecen personajes italianos, pero van a proliferar las novelas góticas con escenarios mediterráneos. Desde la perspectiva inglesa, el sur católico y el norte protestante dividen a Europa en dos mitades. Desde la perspectiva de los europeos protestantes, la Europa católica se consideraba distinta y exótica, se relacionaba con la superstición, las pasiones externas (el latino era considerado como muy pasional), las personas sujetas a una iglesia inquisitorial fanática, los monjes se consideraban malvados (en la novela gótica aparecen como malvados) y sirven a una iglesia mala. Es una Europa más salvaje, más incivilizada, mientras que el norte es justo lo contrario. Las montañas (los Alpes) se consideran elementos sublimes, así como los bosques, las ruinas, los castillos, los ladrones y bandidos son elementos peligrosos y atrayentes de España e Italia.

En la obra de Ann Radcliffe aparecen monjes malvados. Son elementos tan importantes que incluso hay una novela de Mathew Lewis que se titula The monk y se publica en 1796. En esta obra aparece la Europa mediterránea, donde el monje es un ser absolutamente perverso y muy sensual, que no se para ante nada para conseguir sus propósitos. Fue considerada algo escandalosos y fue muy criticada. Es una obra sobre el exceso en todos los sentidos (pasiones, lujuria…). El monje protagonista, Ambrosio, es considerado en su comunidad como un hipócrita. Hace creer que vive en santidad, y se oculta bajo un halo de auténtica respetabilidad. Pero en realidad es vanidoso y orgulloso. Para llegar a las mujeres se disfraza de monje piadoso. Una de ellas se disfraza de novicio para estar con él, pero él se cansa de ella. Poco después, conoce a una joven muy puritana y se enamora de ella. La rapta y la esconde por los pasadizos secretos del monasterio. La chica acaba siendo la hermana de Ambrosio. Cuando la gente descubre lo que Ambrosio ha hecho, desean vengarse y matarle. Ambrosio es castigado por un elemento sobrenatural. Lewis se inspiró en la novela de Ann Radcliffe El italiano, pero ella se escandalizó bastante al leer The monk, de forma que se moderó más a la hora de seguir escribiendo. Ella intenta dar explicaciones lógicas a todo lo que ocurre en sus novelas. La novela de Lewis se consideró como lectura no apta, sobre todo para jóvenes y fue bastante criticada porque el castigo del protagonista no era convincente. En 1796, este monje resultaba atractivo y despertaba las simpatías de los lectores. Lo más escandalosos fue que escribiese una novela como ésta un miembro del Parlamento inglés, como era el autor. Los ingleses estaban aterrorizados con la Revolución Francesa. En The monk una multitud furiosa grita la consigna de “libertad, igualdad y fraternidad” mientras arrasa y asesina cortando cabezas en la Revolución. Esta escena es más dura para los ingleses en cuanto sabían que estaba ocurriendo en la realidad.

2.4.- El Gótico y la narrativa de ideas.

Una de las corrientes novelísticas del siglo XVIII es la novela de tesis o de ideas, que está relacionada con el pensamiento crítico de los “free thinkers”. Estos eran intelectuales ingleses que se nutren de las ideas de la Revolución Francesa: la Enciclopedia, la Ilustración… Esto es, de las ideas de los pensadores progresistas franceses, e incluso revolucionarios, en contra del sistema establecido. Entre estos pensadores del siglo XVIII encontramos intelectuales sociales, antimonárquicos, demócratas… Todos ellos laicos y con una firme creencia en la educación. Se les llama también “jacobinos novelistas”. Los jacobinos eran muy radicales, muy drásticos y de acciones muy violentas. Se les identificaba con los franceses más radicales. Muchos de ellos eran moderados, pero se les consideraba así por el miedo generalizado que había en Inglaterra. Recibían unas críticas muy duras de sus compatriotas. Estos novelistas eran revolucionarios de pensamiento más que de acción. Quieren dar a conocer sus ideas y darles un carácter más fuerte. Intentan educar al lector en ideas racionales.

En principio no se parecen en nada a los góticos, pero William Godwin y Mary Wollstonecraft expresan sus ideas haciendo uso de los elementos de la estética gótica. Estos autores fueron los padres de Mary Shelley. Godwin es un filósofo y pensador social que escribe novelas de ideas en consonancia con las ideas de la Ilustración: el valor de la educación, la igualdad… todas ellas se relacionaban con los jacobinos. Una novela suya, Political justice contiene elementos que pertenecen al Gótico. En ella describe el sistema social como un monstruo voraz. La palabra “monster” va a aparecer mucho. Expone que el monstruo del sistema feudal sigue viviendo en su siglo. Personifica las injusticias sociales con seres malignos, perversos.

También escribe Caleb William, que es una novela gótica y, al mismo tiempo, la primera “detective novel”. Publicada en 1794, trata de la opresión de las instituciones de la época hacia el individuo. Personifica las cárceles y las injusticias como un monstruo terrible. El protagonista, Caleb William, narra la historia en primera persona. Es vulnerable ante otros (los aristócratas); es huérfano. Es contratado por un aristócrata como secretario. Su jefe es un hombre bueno que representa el ideal caballeresco (el honor) y es admirado por la comunidad. Pero tiene un rival que le crucifica y le hace la vida imposible, y será asesinado. Todo parece indicar que el jefe de Caleb es el culpable, pero se encuentra a un asesino y todo parece volver a su cauce. Caleb, que admira a su señor, observa que está siempre melancólico y pensativo, y le empieza a perseguir de forma psicológica hasta que confiesa que fue él quien mató a su propio rival. El aristócrata es un asesino y ha permitido que se ejecute a un inocente. La injusticia es que el poderoso se salva. Hay crítica social y suspense. Se combinan elementos góticos con la crítica social. Caleb es encarcelado por su señor, quien teme que le denuncie. Caleb experimenta en la cárcel la sensación de estar muerto. En las celdas chorrea el agua por las paredes de piedra, duerme en un atajo de paja, tiene rejas… Las cárceles y los manicomios no se diferenciaban demasiado, incluso se encerraba a los delincuentes y a los locos juntos. Caleb huye y le vuelven a coger. El final es abierto. Caleb como ser humano sigue vivo, respirando, pero ha muerto como persona, ya que deja de pensar, no tiene carácter. La obra también supone una crítica a las instituciones y a la sociedad. También es una novela psicológica, en la que el siervo se convierte en el alter ego de su señor y se establece entre ambos una relación de amor-odio. La narrativa y los elementos góticos se mezclan de forma muy eficaz.

St. Leon se publica en 1799, es una novela muy pesimista, una especie de recreación del mito de Fausto (vende su ala al diablo para conocer los misterios del universo, de la vida y de la muerte). Quien bebe el elixir de la vida no muere, pero es condenado a vivir errante por el mundo como un alma en pena. Al final la muerte es deseada. Lo que quiere decir Godwin con esta novela es que la vida eterna y el conocimiento se convierten en una alienación.

Su esposa, Mary Wollstonecraft escribe tres ensayos A vindication of the rights of women, A vindication of the rights of men y Marry, así como una novela, The wrongs of a woman of Maria, que está inconclusa. Es un personaje básico dentro de la literatura. Perteneciente a la clase media, empezó como institutriz. Marchó a Irlanda como institutriz contratada por un noble irlandés. Se dio cuenta de las injusticias de estos aristócratas en comparación de la gente normal. Se hizo muy radical en este aspecto, ya que no creía en los derechos de clase. Vuelve a Inglaterra y entra en contacto con los pensadores de ideas laicas. Sus ideas son afines a las de la Revolución Francesa.

Se marchó ella sola a vivir a París donde vive ese momento histórico. Allí pone en marcha sus ideas arriesgadas en el momento, ya que, por ejemplo, no era partidaria del matrimonio, defendía la unión libre basada en el amor sin ningún tipo de contrato. Se enamoró de un americano, una especie de aventurero, vivieron juntos y tuvieron una hija llamada Fanny. Durante la Revolución Francesa ella está sola con la niña, ya que su pareja siempre estaba fuera. Él acaba conociendo a otra mujer y abandonándolas a amabas. Ella intenta suicidarse.

Vuelve a Inglaterra y se acaba tirando al Támesis; unos marineros la salvan. La frialdad del agua y el golpe la asustaron enormemente. No se ahogó debido a las faldas que se utilizaban en la época. Escribe entonces A vindication of the rights of men, donde muestra su creencia en la igualdad en campos como la educación, la ciudadanía... extendiéndolo después a la mujer. Afirma que la mujer ha quedado al margen de la lucha por la ciudadanía. Critica la situación de la mujer, que está menos preparada que el hombre para tareas de tipo político, pero que se trata de una simple cuestión educativa. Argumenta con ideas del pensamiento ilustrado. Fue un ensayo muy criticado, incluso por mujeres, pero ella se convirtió en una figura polémica, no sólo del pensamiento en Inglaterra, sino también en Francia.

La palabra “wrongs” no se refiere a las equivocaciones, sino a los males, a las injusticias que, en este caso, sufre la mujer. Pero juega con los significados de as palabras “wrongs” y “rights”. Pese a la fama que consiguió, la mujer no tenía los mismos derechos que el hombre y sufre injusticias y atropellos de sus derechos más fundamentales. Ella misma había sido madre soltera y una gran parte de la sociedad le dio la espalda.

Para pasar a la ficción una mujer debía ser víctima de atropellos (wrongs): lo expresa de forma gótica con elementos y narrativa típicamente góticos. Es una novela de ideas, aunque estilística y temáticamente sea gótica.

Se casa con William Godwin por estar embarazada, y muere al dar a luz a su hija, Mary Shelley.

En Wrongs of a woman... cuenta la historia de una mujer llamada María, casada con un hombre cruel que la maltrata, sin sensibilidad, que le es infiel continuamente... Ella soporta todo eso hasta que tiene una hija, y no desea que su hija tenga ese tipo de educación, por lo que pide el divorcio. El marido monta en cólera y toma la justicia por su parte. La transforma en una prófuga, y hace que la encarcelen acusándola de estar loca (ambos son elementos góticos). La locura es un arma arrojadiza, una injusticia (wrongs). El villano es su propio marido que la encierra. Esta novela tiene mucha influencia de Ann Radcliffe. La heroína es inocente, una mujer artística y muy inteligente. Mary Wollstonecraft hace uso de los elementos góticos, como la soledad de la heroína, las descripciones en la novela... Maria escribe un diario desde el manicomio sobre su vida, para que su hija lo lea cuando crezca y que le resulte educativo. El poder patriarcal del marido es como un monstruo.

3.1.- Ann Radcliffe. Los misterios de Udolfo.

Se sabe muy poco de su vida, ya que vivió la mayor parte de su tiempo retirada junto a su marido. Esto es doblemente extraño, teniendo en cuenta la fama y prestigio que alcanzó en vida. Triunfó escribiendo novela gótica, no sólo desde un punto de vista económico, sino también crítico. Tan sólo existe un retrato suyo.

En la década de 1880 Cristina Rosetti intentó escribir una biografía de Ann Radcliffe, pero se dio cuenta de que le faltaban datos y tuvo que desistir. Hoy día sí que existe una biografía de ella que da datos importantes. En el siglo XX empieza a decaer su fama, pero después se reivindica su figura como escritora, debido a los estudios feministas.

Su nombre de soltera era Ann Ward. Nació en Londres en 1764, de familia modesta, pero culta, y que goza de cierto nivel cultural. Su padre era propietario de una mercería y siempre tenía problemas económicos. De adolescente pasaba mucho tiempo en casa de su tía, que estaba casada con un comerciante de porcelanas bastante rico. Ella pudo disfrutar de la compañía de varios artistas más prominentes de la época, ya que en casa de su tía asistían regularmente estos personajes.

También pasó largas temporadas en la ciudad de Bath debido al interés natural que esta región despertaba en los ingleses del siglo XVIII. Era punto de encuentro de las clases dominantes y de la intelectualidad. Allí se solían representar obras de Shakespeare, que era un referente importante para los escritores góticos. En la ciudad de Bath conoció al que sería su marido, William Radcliffe, considerado un buen partido. Él era graduado por la universidad de Oxford y se había convertido en alguien influyente. Ambos se trasladaron a vivir a Londres y él se convirtió en propietario del periódico The English chronichal, asociado al partido liberal. Se dedicaba a la publicación de nueva poesía. No tuvieron hijos e hicieron numerosos viajes juntos. Entre los dos escribieron un relato de su viaje al continente europeo. Ann Radcliffe era una apasionada de los viajes y de la naturaleza, rasgo que se observa claramente en The mysteries of Udolpho. Ann murió en 1823 de un ataque de asma, de lo que ya llevaba tiempo enferma.

En 1826 se publica una memoria de la vida y escritos de Ann Radcliffe, basada en la información proporcionada por su marido. Es aquí donde nace el mito de que ella no tenía ningún interés en convertirse en escritora, sino que se decide a escribir la novela para mitigar el aburrimiento de tener tantas horas libres en casa. Su carrera literaria es muy política, se nota una gran ambición de superarse a sí misma en cada novela; tiene una gran personalidad. Su carrera literaria abarca de 1789 a 1797; es corta, pero muy prolífica. Publicó también varios poemas, un diario de viaje a parte del que escribió con su marido. Se dedicó a la escritura por completo.

Como escritora alcanzó un gran éxito y tuvo a la crítica a sus pies. Fue muy leída y respetada. Cada una de sus nuevas publicaciones era todo un acontecimiento. En su época se la llegó a llamar “the Shakespeare of roman”, “la Shakespeare del romance”. En The mysteries of Udolpho incluye una gran cantidad de citas de muchos autores. Esto supone sólo una estrategia literaria en un momento en que la novela gótica no tenía gran prestigio; ella le proporciona seriedad y cultura a través de estas citas. El Gótico se reflejaba mucho en Shakespeare. Para dar seriedad a su obra empieza cada capítulo con la cita de un escritor que a ella le gusta. Son autores nombres que formaban parte del canon de entonces. Con estas citas enriquece su narrativa y demuestra su cultura y profesionalidad. A veces incluía citas suyas sin decir que las había escrito ella misma, lo que le proporcionaba una gran apariencia de seriedad. En bastantes ocasiones estas citas son oportunas y referentes.

Escribe cinco novelas que fueron publicadas en vida:

1.- The castles of Athlim and Dumbayne, que cuenta la historia de las casas de dos familias diferentes, al igual que hizo Emily Brönte en Wuthering Heights.

2.- A Sicilian romance (1790)

3.- The romance of the forest (1790)

4.- The mysteries of Udolpho (1794)

5.- The italian (1797)

6.- Gaston de Blondeville, que fue publicada póstumamente y donde se incluye su biografía.

Uno de los rasgos más característicos de ella es que comienza con un fenómeno perturbador e inquietante en el tiempo presente. Pero no son más que señales y reliquias dice un crimen antiguo, un acto malvado que se cometió hace tiempo. Todo aquello que en el pasado quedó sin castigar, existe en el presente, como algo perturbador y misterioso. Esto último es muy característico de Ann Radcliffe. La cantidad de descripción que existe, así como de poemas, paisajes y descripción de estados de ánimo (el paisaje y su interacción con el estado de ánimo son característicos del Romanticismo). Los paisajes pertenecen al ámbito de lo sublime (las montañas, precipicios…). La naturaleza como rasgo sublime se semeja al plot de la novela como un viaje. Esto suele aparecer en The mysteries of Udolpho. El viaje comienza en Francia, y pasa a Italia al castillo de Udolfo, y otros viajes que se narran.

Las heroínas también son un elemento muy interesante. Son mujeres de genio creativo. Tienen una sensibilidad y capacidad artística, de gran imaginación y capacidad de respuesta ante todo lo que es bello y sublime. Indica la reivindicación del genio femenino al mostrarnos este genio creativo de la mujer. Se caracterizan por el genio creativo, la sensibilidad y la vulnerabilidad ante los hombres (aprisionamientos, usurpaciones y demás a que está sometida).

La pasión excesiva (elemento gótico) desde la perspectiva neoclásica era destructiva. Sin embargo, Ann Radcliffe intenta demostrar que esta pasión es creativa. Los sentimientos poderosos pueden ser extraordinarios a la hora de crear obras de arte y buenas obras humanas. Se identifican la virtud con el gusto; la estética y la ética estaban ligadas. Esto lo pone en boca del padre de Emily, la protagonista.

Algunos de sus villanos son dotados con cierto gusto por el arte. La belleza, la naturaleza y la sublimidad del mundo natural sólo son alcanzables por las buenas almas (esto se observa en los personajes buenos y en las heroínas). La naturaleza es una característica profundamente romántica para Ann Radcliffe. De un misterio inicial se pasa a una situación en la que parece que algo se va a resolver, pero suele aparecer entonces un nuevo misterio, que introduce a numerosos personajes nuevos e intrigas o subplots que van complicando voluntariamente la historia, con nuevos personaje, viajes , edificios, paisajes… en donde hay nuevos secretos.

La orfandad tiene un sentido especial, ya que muestra la indefensión de la heroína. La heroína es francesa, y se queda huérfana, pasando a vivir con su tía Madame de Cheron que se casa con monsieur Montón. Viajan al castillo de Udolfo donde Emily sufre mucho.

Los bandidos son inquietantes, y fascinantes para los escritores románticos, tanto italianos como españoles. Representan una amenaza, peligro, elementos violentos, así como otra forma del Romanticismo alemán, que es robar para dárselo a los pobres. Aparece la Inquisición relacionada con Montón, proporciona mucha acción al relato.

Una cosa por la que la autora fue criticada fue que cargaba mucho los diálogos en el misterio y no era una novela que se relea con gusto. También se critica que dedique tantas páginas a describir el estado de ánimo e interrumpe la acción (demasiada recreación poética en el paisaje).

En la última de sus novelas (The italian) el villano es un monje italiano, y ella intenta ser un poco más sobria, recorta bastante los paisajes descriptivos y, por lo tanto, el volumen de la novela.

Cuando publica The mysteries of Udolpho se crean rumores sobre su muerte, y además empieza a saberse la enorme cantidad de dinero que cobraba. En un artículo en 1821 se habla de que cotizó 1000 libras en lugar de las 500 que se suponía. Da un prestigio al género que antes no tenía. Ann Radcliffe consolida una forma de escribir; elaboró unas formas de narrativa gótica que iba a ser reproducida por otros escritores.

En un principio, empezó firmando como Ms. Radcliffe, lo que le valió el ser considerada como una ama de casa acomodada, pero después del éxito de su novela pasó a firmar con su nombre verdadero. Esto da prueba de su legítima ambición profesional. Dejó de escribir cuando estaba en la cumbre de su éxito literario. Ella gozaba de poca salud y había ganado mucho dinero. Vivió una vida tranquila y cómoda gracias a sus novelas y retirada de la vida social. Su propio carácter le llevó a crear una leyenda de sí misma, dado su carácter fabulador, ella misma contribuyó a crear esa fama al retirarse, ya que la daban por muerta.

Ella fue una influencia para la siguiente generación de escritores góticos. Con ella se consolida este género literario. Sin embargo, es muy importante referirse a otros escritores.

3.2.- Clara Reeve, Sophia Lee, Charlotte Smith, Charlotte Dacre, Joanna Baillie.

Clara Reeve y Sophia Lee fueron anteriores a Ann Radcliffe. Algunas de estas mujeres fueron muy conocidas en su época.

Clara Reeve (1729/1807), hija de un clérigo y la mayor de ocho hijos. Desde pequeña se le animó a que estudiara historia y latín. Tenía bastante cultura. Cuando muere su padre en 1745 se queda con su madre y dos de sus hermanas, y decide ganarse la vida escribiendo. Escribe narrativa gótica, aunque no tuviera mucho prestigio. Esto daba para vivir, porque a la gente le gustaba mucho. No tenía necesidades económicas, pero decidió escribir. Su familia, sobre todo los hermanos que tenían abiertas las puertas a profesiones, tenían carreras como uno que fue vicealmirante.

Empezó a escribir poesía. Publicó una traducción del latín, algo no usual en una mujer, ya que no lo estudiaban, tan sólo lo hacían los futuros clérigos. Donde va a destacar es en el género gótico. Leyó The castle of Otranto. Desde su perspectiva consideró que la obra tenía algunos defectos: que todo se resolviera de una forma sobrenatural. Lo que ella se propone hacer es corregir al autor de esta obra, hacer algo parecido, pero desde su propia perspectiva. Estos autores, al no escribir para un género bien visto, firman de forma anónima.

En 1777 se publica anónimamente The champion of virtue: a gothic store. Lleva un prólogo donde se dirige al lector para ganarse su favor ante lo que ella presenta como nuevo (comienzos del Gótico). Ella suprime el exceso de violencia presente en The castle of Otranto que violenta la lógica y suprime la verosimilitud. Define esa novela como una versión modernizada de un manuscrito que encontró escrito en inglés antiguo. Tiene éxito y la crítica es bastante favorable. Ella vende los derechos de autor a un editor de Londres por 10 libras en 1778. Esta misma novela revisada aparece con otro título The old English baron y con la firma auténtica de la autora. Como ella se siente más poderosa, la crítica que hace hacia The castle of Otranto es más dura. Si bien ella despierta la imaginación, quiere llevar la moral (ética) para mejorar las críticas.

Los recursos narrativos de esta novela mezclan muy bien el elemento maravilloso que aparentemente no tiene una explicación, con lo probable y el elemento sentimental. A través del elemento sentimental, ella redime las pasiones y le da a su narrativa un carácter moral. No supone una ruptura con las normas sociales. Ella reorienta las pasiones a través del afecto. Da una explicación aparente a lo irracional. Al igual que hará posteriormente Ann Radcliffe.

El esquema argumental tiene mucho que ver con The castle of Otranto. La usurpación, el villano, el malo que quita a otro para usurpar sus derechos ante el legítimo heredero, que vive como un campesino en la pobreza, como Heraton en Wuthering Heights. Emily Brönte utiliza este dato recurrente característico de muchos argumentos góticos (esto sucede en Hamlet la usurpación por parte de su tío, que mata a su padre, cuyo espíritu se lo comunica a Hamlet.)

Clara Reeve es la primera narradora gótica. Ella es de clase media y necesita la respetabilidad de otros, se circunscribe más a lo probable que a lo inverosímil.

Sophia Lee (1750/1824) pertenecía a la clase media. Los miembros de la clase social más alta solían escribir en ese momento obras escandalosas (sexo, violencia, elementos sobrenaturales, pactos con el diablo...). En las novelas de esta escritora hay suspense, aunque no demasiada violencia. Intenta no transgredir ciertas normas morales (aunque en la literatura escrita por hombres suele ser el caso contrario, sobre todo si eran aristócratas u hombres adinerados). Las mujeres, hasta que llega Charlotte Dacre a principios del siglo XIX, son más moderadas.

Sophia Lee se dedicaba a la enseñanza. Junto a su hermana estableció una escuela para jovencitas en la ciudad de Bath que le proporcionó éxito y una renta fija para vivir con comodidad y poder seguir tranquilamente su carrera literaria. El estar en Bath le permitió entrar en contacto con intelectuales importantes en la época, muchos de los cuales mandaban a esa escuela a sus hijos. Las hermanas Lee eran hijas de un actor, por lo que estaban en contacto con el mundo del teatro. En este campo se da cierta interacción con la literatura gótica, ya que también hay teatro gótico.

La novela que le dio un puesto en la literatura se llama The Recen, que es un término difícil de traducir; en 1783, significa hueco, nicho, algo oculto, un sótano, corazón o entrañas, así como lugar oculto subterráneo, habitaciones ocultas o escondidas. Las hermanas Eleanor y Matilde viven en unas habitaciones subterráneas en las que no entra la luz del día, tan sólo por unas ventanas acristaladas en el techo de cierto color (como las vidrieras de una catedral). Viven con una mujer, Ms. Marlow, a la que llaman madre y un sacerdote, Anthony, su guía espiritual. Cada vez que preguntan por qué están ahí, el sacerdote las responde con evasivas. El setting es magnífico. Hay cierto misterio en las habitaciones ocultas y elementos góticos como el suspense, el misterio o la usurpación. Pero es una novela histórica que se vale de gentes y lugares que existieron realmente. Las hermanas son hijas ilegítimas de la reina María Estuardo y el duque de Norfolk (invención de la novelista). Son escondidas para protegerlas, y ellas quedan a merced de la política. En la realidad la reina Isabel I había mandado decapitar a la reina de origen escocés María Estuardo al iniciarse un periodo de catolicismo político y religioso. Anteriormente, había entrado el protestantismo por el deseo de Enrique VIII de divorciarse de Catalina de Aragón para tener descendencia masculina. La novela se ambienta en estos hechos históricos.

The night of the hunter es también novela histórica. Los escritores góticos tenían un enorme interés por el pasado. Sophia Lee en sus obras volvía al Renacimiento o al Medievo.

The Recen es una novela gótica por:

1.- la atmósfera: las habitaciones secretas ocultas pertenecen a una antigua abadía, pero las hermanas lo desconocen.

2.- la pasión desbordada. Hay pasiones amorosas, asesinas, turbulentas...

La novela tuvo mucho éxito. A pesar de todo este exceso, la novela no supuso ningún escándalo. La autora dio seriedad a una novela porque la presencia de personajes históricos y lugares reales le daba a la novela dimensión de historicidad.

A lo largo del siglo XVIII se puso de moda la literatura que tuviese a la mujer como protagonista, algo que se consolidará mas tarde. La cantidad de novelas que llevan en el título el nombre de una mujer muestran a la mujer en estado de indefensión. Suelen ser protagonistas de las tragedias del siglo XVIII.

En The Recen no hay final feliz. Las hermanas mueren tras desoír los consejos de su supuesta madre y el sacerdote y salir al mundo real, donde son víctimas del acoso de muchos hombres. Una es deportada a América y la otra es encarcelada por orden de la reina y se vuelve loca por los excesos que ha tenido. La autora, al haber sido actriz, había interpretado muchos papeles de “she-novel” o tragedias de mujer. Las habitaciones secretas se habían construido en su origen para albergar a una joven que se había casado con su propio hermano. La joven resulta ser Ms. Marlow y el hermano de ella el padre Anthony. Mary Shelley escribirá también una novela sobre el incesto.

Charlotte Smith (1748/1806) es gótica relativamente. Escribía narrativa con elementos góticos que va a suponer una posterior influencia para los escritores góticos. Escribió también relato corto y poesía. Escribió una novela con nombre de mujer en el título, Emmeline or the orphan of the castle (1888) que tiene elementos góticos que se pueden relacionar con The mysteries of Udolpho de Ann Radcliffe. Su novela más importante no es gótica, es The old manor house (1793).

Joanna Baillie (1762? /1851) ocultó su fecha de nacimiento. No es novelista, sino dramaturga. Fue muy conocida, y admirada por Mary Shelley, además de ser una figura de gran prestigio. Incluso Lord Byron la admiraba, ya que al principio era mucho más famosa que él. Fue muy amiga y admirada de Walter Scott, además de muchas otras personas de importancia cultural en Inglaterra.

Además de dramaturga, era poeta. Escribió dos libros de poemas Fugitive verses y Metrical legends, pero era más conocida por la obra dramática Play of the passion. Narra varias historias cada una de las cuales tiene como punto central una pasión de los siete pecados capitales. Está en línea con los grandes autores isabelinos (como Shakespeare, que es el gran autor de las pasiones). Trata el tema de las pasiones como excesos, algo fundamental en la literatura gótica y romántica. En The Momfort habla de la pasión del odio, que impera sobre la capacidad de amar. Su protagonista es una chica, Orra, que será destruida por el miedo. Habla sobre lo desconocido. Ella era una apasionada del miedo. Esto influirá en Mary Shelley. Tanto ella como su marido sentían una gran pasión por el miedo y se identificaban mucho con Orra. En su tiempo, Joanna Baillei fue una autora muy prestigiosa e influyente con su drama gótico.

Charlotte Dacre escribió poesía, destacando el libro de poemas Hours of solitude (1805). Ese mismo año publica una novela: The confessions of the nouns of Ones, dedicada al escritor Mathew Lewis, autor de The monk, lo que significa que a ella le gustó esa novela, que fue un escándalo, y a ese autor. Por tanto, le gusta el gótico desenfrenado con pasiones turbulentas. Que una jovencita le dedique una novela a un autor tan controvertido es muy significativo. Su novela también es una novela de pasiones.

Empezó a escribir muy joven. Sus primeros libros los publica con 23 años y dice que los había escrito con 16 (lo cual no es muy fiable porque siempre intentaba quitarse años). Le gustaba mucho explotar su imagen de autora muy joven.

Su fama está basada en el escándalo, el cual le vino con su novela Zofloya or the moor (1806). Una vez más aparece el elemento oriental. Zofloya es un moro de raza negra, la reencarnación del diablo que toma el cuerpo de un criado negro. Tiene un gran poder de atracción y seducción. Destaca el hecho de que Jane Austen, modelo de sobriedad y comedimiento, y Charlotte Dacre puedan escribir en la misma época. La protagonista de Zofloya se llama Victoria di Loredani. El setting es mediterráneo. Esta mujer es mala y no repara ante nada. Hace un pacto con Zofloya para conseguir al hombre del que se ha enamorado. Llega incluso a matar a la joven de la que su amado está enamorado.

Esta novela, aparte de sensación, causó escándalo. Sin embargo, se vendió muy bien y fue un gran éxito. Conviene destacar la evolución que sufre la literatura gótica escrita por mujeres. Cuando Lewis publica The monk, las mujeres escritoras de esa época era mucho más comedidas, se movían dentro de los márgenes de lo probable y lo moral. Los hombres, en cambio, se permitían el lujo de transgredir los límites (estamos en el último terco del siglo XVIII). A medida que pasan los años y el Gótico se consolida como género, las mujeres van escribiendo con mayor libertad y van más allá (ya lo hace Joanna Baillei y sobre todo Charlotte Dacre). Van atravesando ciertos márgenes que habían roto los hombres unos años antes. Las escritoras tienen mucha libertad para escribir lo que quisieran y para crear los personajes que quisieran.

3.3.- Gothic and science-fiction: Jane Austen´s Northanger Abbey.

Con Jane Austen (1776/1817) tenemos una escritora heredera de la época augusta. Es la época del siglo XVIII que se caracteriza por el gusto hacia los clásicos de Roma y Grecia (predominio de la razón, el equilibrio y la armonía). Ella es el máximo exponente de la época augusta.

En su obra encontramos un equilibrio entre la pasión y e sentimiento. Siempre defiende un sentimiento en consonancia con el sentido común, la lógica, la razón, un sentimiento apacible, controlado. Es una excelente escritora desde el punto de vista del método narrativo, donde muestra un gran equilibrio, eficacia narrativa y un gran uso de la ironía. Mental y estilísticamente es opuesta a la literatura Gótica. Su obra es escasa en pasiones desenfrenadas y en elementos irracionales, que despreciaba porque pensaba que perjudicaba a las mentes jóvenes.

Sin embargo, en Northanger Abbey predominan los elementos góticos. Afirma que los prefiere a obras como Sense and sensibility, donde se contrasta la historia de dos hermanas, una de las cuales se deja llevar por los sentimientos y la pasión y la otra es considerada como una persona fría y capaz de amar de forma equilibrada.

Northanger Abbey es la primera novela que escribe Austen. Empieza a escribirla en 1798 y la publica en 1818 de forma póstuma. Todavía estaba muy en boga la narrativa de Ann Radcliffe. Narra una historia de amor, de armonía y razón. Al igual que en sus novelas, es una historia de amor que acaba bien. Pero tiene un trasfondo de parodia hacia la novela gótica. Ann Marlow es una joven que va a pasar una temporada en la ciudad de Bath con unos conocidos. Es una chica sensata, de buen corazón, sincera, pero un poco sugestionable y bastante influenciable por las múltiples lecturas que ha hecho en su juventud de novelas góticas (algo parecido a lo que le sucede a don Quijote con las novelas de caballerías). La joven acaba confundiendo la realidad con la ficción. Pero acaba siendo sabia y se casa con un jovencito del que se ha enamorado. Conoce a otra joven, Annabella, con la que tiene en común el gusto por la novela gótica, aunque es una persona menos sociable e inteligente que Ann, y que está en Bath para hacer un buen matrimonio. Ambas hablan de las novelas de Ann Radcliffe, sobre todo de Los misterios de Udolfo. Conoce a un joven y empieza a fabular que tiene un padre que es un malvado, imagina que ha matado a su madre. El hombre tiene claro que no quiere a Ann como novia para su hijo porque no es rica (es una sociedad muy clasista). Pero al final se da cuenta de que estaba equivocada.

4.-19th century gothic.

4.1.- Cambios en la narrativa gótica. Consideraciones socio-históricas.

Aparecen cambios que tienen que ver con

1