Percepción

Psicología. Atención. Comportamiento. Conducta. Determinantes. Distracción. Estímulos. Modalidades perceptivas

  • Enviado por: Ratu
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 17 páginas
publicidad
cursos destacados
Técnico para la Mediación
Divulgación Dinámica
El curso de Técnico para la Mediación sintetiza los diversos contenidos y experiencias sobre mediación que en estos...
Solicita InformaciÓn

Máster Experto en Intervención y Participación Social
Divulgación Dinámica
El Máster Experto en Intervención y Participación Social lo forman dos titulaciones en una sola acreditación. Estas...
Solicita InformaciÓn

publicidad

LA

PERCEPCIÓN

TRABAJO REALIZADO POR:

1º E.P. M1

CURSO 1999 / 2000

INTRODUCCIÓN

El hombre no percibe cualidades sensoriales; percibe los objetos y procesos que se le manifiestan en ellas. La unidad básica del conocimiento sensible es la percepción. La percepción consiste en un proceso de integración psicofísica, en cuya virtud la energía estimulante se manifiesta como un mundo al sujeto que percibe.

Por consiguiente, la percepción es una aprehensión de la realidad a través de los sentidos; es un proceso sensocognitivo en el que las cosas se hacen manifiestas como tales en un acto de experiencia.

La percepción se inicia como proceso con esa apertura a la realidad que se llama atención.

  • LA ATENCIÓN

  • Estímulos de todas clases e intensidades inciden de continuo sobre nuestros sentidos; no obstante, en un momento dado percibimos solo unos cuantos, algunos de forma acusada y clara y otros vagamente. La percepción es selectiva, y se hace cargo tan solo de los estímulos a que atendemos.

    La etimología del término atención recoge un atributo de la actividad perceptiva que hay que agregar al de la prefijación sensorial.

    Por un lado no cabe duda de que una explosión intensa llama la atención de cualquier individuo sano, e incluso le despertará si está dormido. Pero al mismo tiempo nos pasan inadvertidas miles de cosas que no esperamos ver, porque en alguna forma la percepción va precedida por sus expectativas. Varios autores señalaron la importancia de los procesos anticipatorios.

    1.- BREVE HISTORIA DEL PROBLEMA

    En la iniciación de la nueva psicología, la escuela estructuralista definió atención en términos de claridad de la conciencia. A diferencia de los estructuralistas, William James acentuó en su psicología aspectos funcionales de la atención, a la que concebía como una actividad selectiva regulada por las necesidades del propio organismo.

    El estudio de la interacción hombre-máquina en la psicología militar e industrial de los últimos decenios tuvo que aceptar la honda del hecho de que el sistema nervioso es bastante limitado en cuanto al hecho de procesar la información. El resultado de todo ello ha sido una revitalización del término atención, y la prioridad del enfoque funcional sobre el estructuralista.

    La atención es la posibilidad inmediata de la percepción, una auténtica precepción.

    2.- LA ATENCIÓN Y SUS CLASES

    Meldman ha recogido hasta 26 definiciones del término atención. La mayoría son imprecisas, pero en ellas prevalecen las notas de claridad y selectividad. En un primer acercamiento al tema cabe definir la atención como un proceso de focalización perceptiva que incrementa la conciencia clara y distinta de un núcleo central de estímulos, en cuyo entorno quedan otros más difusamente percibidos. Lo encontrado en estos estudios se asemeja poco a una capacidad general de concentración; mas bien se trata de una aptitud para operar con rapidez y precisión en tareas rutinarias, tales como la suma, etc. Entre los atributos más destacados de la atención estarían los siguientes:

  • Actividad. Es una acción alertadora que ejerce el sistema nervioso, mediante el cual el organismo se abre al conocimiento sensible e incrementa sus niveles de vigilancia.

  • Amplitud. La capacidad informativa del sistema nervioso es bastante limitada; para los adultos el número de objetos a que puede atenderse simultáneamente varía entre 6 y 11. Esta limitación se compensa con otras propiedades funcionales.

  • Selectividad. La limitación de la amplitud exige una selección de los estímulos, tanto de su número como de su cualidad. Los estrechos límites imponen al sistema nervioso la necesidad de establecer prioridades.

  • Organización. En el acto atencional los estímulos aparecen organizados en términos de fondo y figura , y de claridad.

  • Directividad. La nota de la directividad imprime a la sensibilidad, de la cual es forma intencional primaria. Toda conciencia lo es de algo, a condición de que la atención sostenga la actividad cognoscente del sujeto.

  • En estos atributos están contenidas las bases de las múltiples clasificaciones que es posible hacer de la atención. Entre las más frecuentes está la división de la atención en voluntaria, habitual e involuntaria, según los grados de participación que en ella tengan los determinantes internos o externos. Los grados de claridad y nitidez de la conciencia constituyen uno de los criterios principales del fenómeno atencional. La división de la atención por su ámbito o amplitud da origen a las habituales distinciones de atención concentrada y distribuida, central y periférica, marginal, etc.

    3.- LOS DETERMINANTES EXTERNOS

    Los determinantes externos sirven para llamar la atención de una serie de factores físicos. Entre ellos suelen señalarse estos:

    1.- La posición del estímulo respecto del observador, por ejemplo la parte superior izquierda de las páginas de un periódico es en la que más recae la mirada del lector.

    2.- La intensidad absoluta o relativa del estímulo.

    3.- El tamaño.

    4.- La índole del fondo que circunda al estímulo-figura.

    5.- El color.

    6.- El grado de luminosidad del estímulo.

    7.- Sus eventuales movimientos y transformaciones.

    8.- Su novedad o rareza.

    9.- Su valor indicativo.

    4.- LAS BASES FISIOLÓGICAS

    Dentro de los determinantes internos hay que distinguir entre los de naturaleza fisiológica (centrales o periféricos) y otros de condición psicológica.

    Los factores fisiológicos periféricos consisten en ajustes psicomotores de los órganos de los sentidos, por ejemplo la erección de las orejas de un perro, los cambios de postura, la dilatación de los vasos sanguíneos, etc.

    En los factores fisiológicos centrales la respuesta auditiva del córtex se debilita cuando el animal estimulado dirige su atención a otra cosa.

    La introducción del término vigilancia se debe a Sir Henry Head, de quién luego la tomó en préstamo Mackworth para referirse a la disposición a responder eficazmente, y de aquí pasó a usarse en el contexto atencional.

    5.- DETERMINANTES PSÍQUICOS

    Algunos autores pretenden incluir entre las motivaciones básicas del organismo la de la curiosidad o necesidad de exploración del medio.

    La consideración de las expectativas como factores de selectividad atencional y perceptiva dista de ser nueva. La función de estas expectativas sería la de introducir un ingrediente anticipatorio en la sensibilidad. Sus efectos se dejarían sentir en diversos aspectos del conocimiento sensible a base de :

    1.- Facilitar el proceso exploratorio al reducir su ámbito al de lo esperable.

    2.- Reducir las alternativas de interpretación.

    3.- Actuar como refuerzos al ser confirmadas por el acto perceptivo.

    4.- Sostener la actividad atencional cuando no son confirmadas.

    5.- Alertar al individuo, anticipando el refuerzo

    6.- LA ATENCIÓN COMO HECHO DE CONDUCTA

    Berlyne supone que la conducta pude dividirse en 3 categorías, de acuerdo con la índole de respuestas que comprende. Si la respuesta implica un cambio de orientación postural o ajuste de los órganos de los sentidos, se trata de una respuesta de orientación; si consiste en actos de locomoción, la respuesta es de exploración locomotriz; y si la conducta comporta una manipulación de objetos es una respuesta investigatoria.

    Los estudios de R. A. Butler sobre el aprendizaje discriminativo de los monos de Rhesus indican que la contemplación de situaciones y objetos, que no va seguida de reflejos adaptativos no se sacia al momento. Monos privados de experiencia visual durante un tiempo aprendieron en seguida a abrir una mirilla por la que podían observar situaciones diversas. Un grupo de animales observados durante diez horas diarias a lo largo de seis días emplearon un 40 por 100 de su tiempo a explorar una habitación contigua. La mera contemplación visual de los estímulos mantenía una actividad atencional persistente, distinta de la respuesta refleja de orientación. Estos hechos son más congruentes con la existencia de una necesidad de exploración visual o un motivo de curiosidad, que con la reducción de la respuesta de investigación a un reflejo de orientación más restringido. Ambos tipos de actividad forman parte de la conducta atencional

    La actividad locomotriz añade a la conducta atencional matices importantes. Al hablar de aprendizaje observacional ya haremos notar no solo hecho de que los animales complementan su exploración visual del territorio con un actual recorrido del mismo, sino también que la participación activa en semejante recorrido incrementa la calidad de la observación.

    7.- LA DISTRACCIÓN Y SUS CAUSAS

    ¿ Por qué hay ocasiones en que no podemos concentrarnos en el trabajo? ¿ Por qué nos pasan desapercibidos estímulos que deberíamos percibir? La limitación informativa del sistema nervioso y su selectividad explican en cierto modo el fenómeno: la falta de cabida exige que los nuevos estímulos que aparentemente quedan fuera de nuestro campo atencional queden registrados en su periferia y puedan ser recuperados eventualmente. Esto ocurre, por ejemplo, cuando una persona que aparentemente no se ha enterado de una pregunta, responde cabalmente a ella. En alguna manera el sujeto distraído por otras cosas se había enterado de la pregunta, pero de una forma marginal, preconsciente.

    El psicoanálisis ha interpretado este fenómeno en términos de represión e inconsciente.

    8.- EL SUEÑO

    En el extremo opuesto a la vigilia se halla la pérdida total de conciencia propia del estado de coma, en un grado menos profundo, del sueño.

    El estado arousal o plena vigilia está definido por ese incremento de la sensibilidad y de la tensión muscular que llamamos estado de alerta.

    Tiene mucho interés lo que acontece durante la fase del sueño paradójico, en la que un sujeto que parece profundamente dormido, se encuentra en un estado de sueño ligero( sueño REM ). En este sueño es en el que acontece la actividad llamada soñar. Recordémoslo o no durante la hora y media que comprende el sueño REM de los adultos nuestra mente está ocupada con un fantástico juego de escenas. Independientemente del significado que puedan tener los sueños lo más desconcertante de todo es que en un estado aconsciente, en que el organismo se halla privado de su actividad atencional, el sujeto atiende sin darse cuenta de ello a un juego de representaciones de todo tipo, de cuya vivacidad y realismo son testimonio las rememoraciones de las pesadillas. El tránsito de psiquismo onírico al de vigilia acontece de la mano de la memoria y de la verbalización.

    II LA PERCEPCIÓN

    La percepción es el proceso psicofísico en cuya virtud la energía estimular se nos manifiesta como mundo.

    1.- QUÉ ES UN ESTÍMULO

    Gibson ha analizado los principales puntos de discordancia que la historia de la disciplina registra a este respecto:

    1.- ¿Motiva el estímulo al individuo o simplemente desencadena en él una respuesta?

    2.- ¿Cabe considerar al estímulo como una causa suficiente de una respuesta o no?

    3.- ¿Debe definirse un estímulo con independencia de la respuesta que produzca, esto es, en términos puramente físicos, o ha de hacerse en términos de procesos sensoriales?

    4.- ¿Cuándo una estructura ha de considerarse como un estímulo y cuándo como un conjunto de estímulos separados?

    5.- ¿Existen los estímulos en el ambiente o solo en los receptores?

    6.- ¿Cuándo una secuencia estimular constituye una estimulación unitaria y cuándo una sucesión de estímulos diferentes?

    7.- ¿Hasta qué punto el estímulo puede carecer de estructura?

    8.- ¿Transmiten los estímulos información acerca de las cosas o se limitan a producir las cualidades sensoriales propias de los sentidos afectados por la estimulación?

    2.- LA RESPUESTA PERCEPTIVA

    Se entiende por respuesta cualquier reacción o conducta que ejecute un organismo como consecuencia de una estimulación, observable en principio por sujetos distintos al que la ejecuta. Las llamadas respuestas implícitas se conciben por lo general como reacciones mediacionales del organismo. Por ejemplo movimientos laríngeos o contracciones musculares. La psicología conductista también va admitiendo que las vivencias forman parte de las respuestas encubiertas.

    El acto perceptivo culmina en una experiencia cognoscitiva sin la cual nuestra conducta es inviable. Con ella el sujeto da una respuesta interior o mental a la realidad.

    3.- LOS CARACTERES DE LA RESPUESTA PERCEPTIVA

    Dos conceptos nos van a servir para tratar este problema: uno de tipo sincrónico ( organización figural de la percepción ) y otro de orientación diacrónica ( aspecto procesual de percibir ). La dimensión significativa de la percepción servirá de tercera coordenada para esta labor descriptiva inicial.

  • La configuración Se rechaza la hipótesis de la constancia y se abandona la tesis genética según la cual las percepciones están producidas por combinaciones o mezclas de sensaciones que acaban por originar la apercepción. Lo que se manifiesta en la experiencia perceptiva son pluralidades fenoménicas organizadas figuralmente, donde unos objetos se destacan del resto del campo experiencial.

  • La configuración perceptiva no puede estar compuesta de partes concebidas como elementos autónomos dotados de atributos constantes, es decir, la percepción no es un compuesto de sensaciones.

  • La corriente de conciencia. En su conocido pasaje sobre la “corriente de conciencia”, William James describe el carácter dinámico de nuestra experiencia: “ La proposición de que dentro de cada conciencia personal el pensamiento se siente continuo, significa dos cosas:

      • Que cuando haya una interrupción, la conciencia se siente después de ella como siendo la misma de antes, como formando parte del mismo yo.

      • Que los cambios de un momento a otro en la cualidad de la conciencia nunca son absolutamente abruptos...

    La conciencia no parece dividirse en fragmentos.

  • Percepción y significación. El psicólogo belga A. Michotte entendía que la captación del sentido de lo percibido no debe considerarse como una simple adición a la forma, como yuxtaposición, como la aparición de algo que viene a añadirse a la figura, sino como un aspecto esencial de ella.

  • La percepción se halla limitada por unas coordenadas espaciotemporales muy estrictas, que precisamente la imaginación y el pensamiento están encargados de trascender. La dimensión significativa de la percepción de los procesos de aprendizaje o bien de su integración funcional con los niveles intelectuales del sujeto percipiente. La experiencia perceptiva es una forma de intuición sensible de la realidad física.

    4.- MODALIDADES PERCEPTIVAS

    La idea de dividir la actividad perceptiva de acuerdo con las modalidades sensoriales que la sirvan parece razonable. Los problemas específicos de la percepción difieren en grado de los del olfato, y estos de los auditivos. La polivalencia informativa que despliegan los sentidos como órganos de percepción, etc. hacen pensar que el concepto de modalidad es más adecuado para los sentidos que para la percepción.

    Un mismo objeto puede percibirse a través de modalidades diversas. Nuestra percepción de las cosas es a menudo multisensorial, aún cuando aparentemente la percibimos unimodalmente, por ejemplo la vista. No siempre que percibimos una rosa la tenemos en la mano y aspiramos su fragancia, pero la repetición de experiencias de esta clase hace que los estímulos meramente visuales se asocien a los tactilkes y olfativos y los susciten connotativamente.

    Fue Ehrenfels quién advirtió que una melodía continua percibiéndose cuando en su ejecución han variado todos los elementos sensibles; las notas, el timbre y la intensidad de las mismas puede variar por completo, pero la melodía continua siendo la misma. Lo que queda después de haber cambiado los aspectos sensoriales es la forma. También el la percepción de la casualidad uno se encuentra ante fenómenos perceptivos que trascienden los planteamientos modales. La percepción de la casualidad es amodal, como lo son todas aquellas para cuyo contenido no se encuentra la estimulación específica adecuada.

    5.- LA PERCEPCIÓN DE LA REALIDA FÍSICA

    No sentimos sensaciones que luego integramos en los preceptos, sino que percibimos directamente los objetos y procesos reales. Esta postura es más fácil de mantener cuando se trata de percepciones que tienen como término la pura realidad física, que cuando los objetos y procesos percibidos son de naturaleza social. En el primer caso la integración figural parece que se produce de un modo autóctono en la visión.

    Fenómenos como el de la constancia perceptiva sugieren también la existencia de una integración temporal. Los procesos de aprendizaje que tienen lugar en el campo de la percepción social hacen más debatible la postura guestalista respecto de esa integración significativa que confiere variedad de interpretaciones a la misma unidad figural, sobre todo en el ámbito de la percepción social. Problemas de la percepción de la realidad física:

  • La percepción de objetos resulta explicada por las leyes de la percepción. Los objetos son figuras, y las leyes de agrupación de los estímulos rigen también esos procesos. Las leyes de formación de contornos ayudan también a entender por qué los cambios abruptos de la luminancia o color demarcan los límites de los objetos, que los determinantes de la percepción acentúan todavía más. La información procedente de diversos sentidos, sobre todo el tacto, perfecciona la impresión de objetualidad a que nos referimos. El uso de las cosas perfila su percepción como objetos dotados de una constancia independiente de las variaciones estimulares.

  • La percepción del tamaño, la profundidad y el espacio. Los objetos poseen primariamente una figura, pero además ocupan una posición en el espacio. El factor principal de la percepción del tamaño es la dimensión misma de la imagen retinal. Imágenes retinales de diversos tamaños pueden percibirse como objetos de tamaño igual o muy semejante; es el fenómeno de la constancia perceptiva. De otra parte, imágenes retinales de igual tamaño pueden percibirse como si representaran objetos de dimensiones muy diferentes; es lo que ocurre cuando a causa de las malas condiciones de visibilidad suponemos que un objeto próximo está situado más lejos de lo que en realidad se halla.

  • A su vez la percepción del espacio en que aparecen situados los objetos nos viene dada por una sola modalidad sensorial; ciertamente, en la percepción de distancias y posiciones, la vista desempeña una función destacada. Ambas cosas se aprecian a través del tacto, el oído y sensaciones de equilibrio. La percepción del espacio no se debe tan solo a diferencias locales de la estimulación retinal; en ella entran en juego aspectos relacionales, que van desde la existencia de un marco visual de referencia hasta la apreciación de la propia verticalidad corporal por el sentido del equilibrio.

    El sistema de referencias en que se configura nuestra percepción del espacio no es solo bidimensional. En apariencia nuestra percepción de profundidad parece efectuarse de modo visual directo, pero en realidad se lleva a cabo a través de unas claves indirectas, adquiridas y no siempre visuales. Mencionaremos las siguientes:

    1.- Señales musculares.

    2.- La disparidad retinal, es decir, las imágenes de un mismo objeto se proyectan de forma distinta en cada una de las retinas.

    3.- Otras señales. El tacto, los ruidos, la percepción de la temperatura, etc.

  • La percepción del tiempo. El tiempo constituye una especie de marco general referencia de nuestro conocimiento perceptivo. El tiempo se presenta como la experiencia del devenir que hace del presente una inapresable transición entre el antes y el después. Los límites de la experiencia temporal son más bien cortos, y su unidad primaria es difícil de establecer. La duración del lapso de tiempo que puede considerarse como presente es de unos 5 ó 6 segundos. Puntos más destacados:

  • 1.- Hay que distinguir una especie de unidades de duración del tiempo vivido, conceptuables como “ ahoras” y delimitadas por unos umbrales de discontinuidad temporal que separan el presente de su antes y después.

    2.- Se sabe que con la edad el tiempo pasa más deprisa, y lo mismo ocurre cuando las experiencias que lo llenan son interesantes. El tiempo percibido pasa más rápido que el medido por el reloj.

  • Otros aspectos de la percepción. Hay otros aspectos como puede ser la percepción del color, las ilusiones perceptivas, el movimiento aparente, etc.

  • 6.- LA PERCEPCIÓN DE LA REALIDAD SOCIAL

    El ser humano percibe culturalmente lo físico, al tiempo que la realidad social se le manifiesta a través de significantes físicos.

  • Motivación social y percepción. Son conocidos los trabajos de Bruner y Goodman, en los que pretendieron demostrar que, a igualdad de tamaño real, las monedas de más valor se ven más grandes que las de valor menor. Lo más interesante fue que los niños pobres eran los que más intensamente experimentaban el efecto de la magnificación perceptiva de las monedas. Los motivos personales influyen en la manera en que cada uno percibe la realidad.

  • El aprendizaje perceptivo. El desarrollo de la actividad perceptiva no está sostenido solo por un proceso de maduración biológica. Se ha confirmado la necesaria contribución de la experiencia al desarrollo de la percepción.

  • Los trabajos de Stratton y Kohler han contribuido a poner de manifiesto el carácter adquirido de algunas de nuestras más naturales evidencias perceptivas. Todos que vemos normalmente con las cosas en su sitio; no vemos a las personas cabeza abajo, ni los techos a nuestros pies, a pesar de que las imágenes de los objetos se proyectan invertidas sobre nuestras retinas. Sin embargo, unas simples gafas prismáticas pueden conseguir que las imágenes se proyecten al derecho y, paradójicamente, entonces nosotros veamos el mundo del revés. Lo que ocurre es que semejante inversión no es permanente. Los sujetos provistos día y noche de estas gafas acaban por volver a percibir las cosas en su sitio. Las experiencias de deprivación sensorial han contribuido a demostrar esta tesis de un modo negativo.

  • La percepción y el pensamiento. Las experiencias perceptivas con figuras reversibles han servido para demostrar que una misma figura puede percibirse alternativamente de diversas maneras. En demostraciones se ha podido comprobar que al proyectar la imagen de “la suegra o la nuera” algunos de los alumnos que perciben en primer término la alternativa de la suegra son incapaces de percibir la figura de la mujer joven, a menos que se les ayude con un puntero a detectar los contornos clave.

  • Los trabajos de probabilidad subjetiva confirman la idea de que uno tiende a ver lo que desea ver o lo que está preparado para ver.

    La percepción adopta formas diferentes a tenor de la clase del sujeto que suministra la información. La percepción no es un proceso intelectual, pero se intelectualiza cuando el sujeto que percibe es un ser humano.

    7.- LA SUBCEPCIÓN Y OTROS PROBLEMAS.

    El concepto de subcepción se limita a afirmar la posibilidad de que un sujeto reaccione discriminativamente a estímulos débiles, de intensidades fronterizas con los umbrales absolutos, pero no inferiores a ellos, que en efecto pueden no ser percibidos conscientemente por él. Algunas experiencias han servido para comprobar que de hecho, estímulos que pasan desapercibidos influyen en nuestros preceptos conscientes. Al proceso en cuya virtud el sujeto discrimina estímulos que no percibe conscientemente se llama subcepción. Lo que impropiamente suele llamarse percepción subliminar es un acto de subcepción. Sin una estimulación efectiva no hay percepción posible, y justamente los sentidos son los órganos elaborados por la naturaleza para realizar esa labor. Cabe pensar que la estimulación se produzca directamente en el cerebro sin pasar por los sentidos.

    8.- LAS TEORÍAS DE LA PERCEPCIÓN

      • Estructuralismo de Wundt, Tichener y G. E. Müller. Aquí terminaron su ciclo histórico las teorías asociacionistas seculares. A la asociación de ideas ha sucedido la estímulos y respuestas; las leyes gewnerales de la contigüidad y semejanza han sido sustituidas por las más precisas del condicionamiento y aprendizaje verbal.

      • Funcionalismo. William James se dio cuenta de que tan importante como saber en que forma la estructura de nuestros preceptos reflejaba la estructura de los estímulos correspondientes, era averiguar por qué muchos de estos quedaban fuera del proceso perceptivo; el esclarecimiento de por qué se perciben unas cosas y no otras, estando todas presentes por igual en los sentidos, llevó a James a señalar la importancia de los factores motivacionales y del interés subjetivo en la percepción.

      • Psicología de la forma. Sus antecedentes se remontan a Franz Brentano, cuya formación aristotélica explica quizá su predilección por los conceptos de acto y forma. Para Meinong, las impresiones sensoriales primarias constituyen la base de la percepción de los objetos superiores de segundo orden; así las líneas de un triángulo constituyen el fundamento sensorial de la percepción del objeto triángulo, que tiene una entidad ideal perceptible.

      • Hipótesis perceptivas. Recogió una serie de ideas a las que nos referimos al hablar de la función selectiva de la atención. Los representantes del New Look en psicología se opusieron a tratar la percepción como fenómeno independiente, y señalaron la importancia que en ella ejercían las expectativas preceptivas: hipótesis. Las hipótesis fueron definidas como la intención de percibir una configuración estimular de una determinada manera, con una cierta significación y para un propósito dado. La fuerza de la hipótesis viene condicionada por factores como la frecuencia de su confirmación, el número de hipótesis alternativas, el apoyo motivacional y cognoscitivo que reciben, factores todos ellos en que lo específicamente perceptivo se halla traspasado de aspectos cognoscitivos superiores y motivacionales.

      • Funcionalismo probabilístico, de Brunswick. La psicología debe situar el foco de sus descripciones en aquello a que el organismo endereza su actividad; su focus debe ser distal, y no periférico o central. Lo que este autor pretendió fue remediar tal estado de las cosas elaborando una metodología adecuada para el estudio probabilístico de las estructuras estimulares, es decir, para el desarrollo de una auténtica ecología estimular en la que pudiera inscribirse la actividad propositiva de los sujetos.

    Para Gibson su teoría está centrada en la percepción visual mantiene que los sentidos han sido preparados para registrar verídicamente la estructura estimular del ambiente, que se concibe con una forma distinta a la usual. Su concepto de la ecología estimular consiste en reformular la teoría clásica de las cualidades sensibles en términos de información representativa de la estructura del mundo exterior.

      • Transaccionalista. Su característica más destacada es la acentuación de la continua actividad transaccional que tiene lugar en el proceso perceptivo.

      • Teoría tónicosensorial. Pretende compensar la unilateralidad de los enfoques exclusivamente sensoriales de la percepción. Werner y Wapner mantienen que en la integración perceptiva los factores tónicos sontan esenciales como los sensoriales, con los que interactúan para dotar a la percepción de su dimensión conativa.

      • Teorías neurofisiológicas de la percepción. D. O. Hebb es uno de los autores más destacados. Los inputs sensoriales son registrados corticalmente en términos de agrupaciones de neuronas, a la par que también lo son los correlatos motores de semejantes aferencias, y la asociación entre ambas clases de agrupaciones constituye la estructura donde el input sensorial inicia la actividad motora. Las secuencias fásicas son series de agrupaciones neuronales temporalmente estabilizadas, y constituyen la base neurofisiológica de la percepción y el pensamiento. La actividad de estas agrupaciones neuronales representa el caso más simple de una imagen o una idea.

      • Aportaciones soviéticas. Lo que más destaca en el campo de la percepción son las relativas al condicionamiento de la actividad receptorial y, sobre todo, a la génesis de los preceptos superiores en términos de configuring. Quizá el carácter más distintivo de esta psicología de la percepción consista en su marcado interés en subrayar que la percepción es un acto neurocognitivo y no una reacción sensoconductual, como el conductismo clásico dio a entender.

      • Psicoanálisis. Interesado por lo aspectos simbólicos y afectivos de la cuestión.

    OPINIÓN PERSONAL

    He elegido este tema porque me parecía curioso aprender como percibimos las cosas.

    A cerca de la atención estoy totalmente de acuerdo con lo que dice el autor de que la atención es una actividad selectiva regulada por las necesidades del propio organismo. Nosotros atendemos a lo realmente nos interesa, a lo que no interesa no le prestamos la más mínima atención.

    Me ha resultado muy llamativo el punto en el que el autor habla de unas gafas prismáticas con las que se podían ver las cosas como realmente las percibe el ojo y no como las transforma el cerebro, es decir, al revés. Nunca imaginé que eso existiera.

    La imagen de la suegra y la nuera ya la había observado en otros libros, pero he querido introducirla a modo de ejemplo aclaratorio sobre ese apartado. Es una imagen realmente curiosa y divertida al mismo tiempo.

    El autor de este libro le ha dado un enfoque más explicativo que ejemplificativo. Creo que debería haber introducido mayor número de ejemplos aclaratorios para el lector, lo cual no quiere decir que no tenga ninguno.

    En conclusión es un trabajo que me ha ayudado a comprender numerosos aspectos de la percepción que no conocía antes. Me ha resultado muy interesante.

    BIBLIOGRAFÍA

    Autor: José Luis Pinillos

    Título: “Principios de la Psicología”

    Editorial: Alianza S. A. Madrid, 1975, 1976, 1977.

    ÍNDICE

    INTRODUCCIÓN.....................................................................................pág. 1

    I.- LA ATENCIÓN..................................................................................pág. 1

    1.- Breve historia del problema..............................................................pág. 1- 2

    2.- La atención y sus clases....................................................................pág. 2

    3.- Los determinantes externos...............................................................pág. 3

    4.- Las bases fisiológicas........................................................................pág. 3

    5.- Los determinantes psíquicos.............................................................pág. 3-4

    6.- La atención como hecho de conducta...............................................pág. 4

    7.- La distracción y sus causas...............................................................pág. 4-5

    8.-El sueño..............................................................................................pág. 5

    II.- LA PERCEPCIÓN

    1.- Qué es un estímulo............................................................................pág. 5-6

    2.- La respuesta perceptiva.....................................................................pág. 6

    3.- Los caracteres de la experiencia perceptiva......................................pág. 6-7

    4.- Las modalidades perceptivas............................................................pág. 7-8

    5.- La percepción de la realidad física...................................................pág. 8-9

    6.- La percepción de la realidad social..................................................pág 10-11

    7.- La subcepción y otros problemas.....................................................pág. 11

    8.- Las teorías de la percepción.............................................................pág. 11-12-13

    OPINIÓN PERSONAL.............................................................................pág. 14

    BIBLIOGRAFÍA.......................................................................................pág. 15