Pepita Jiménez; Juan Valera

Literatura española del siglo XIX. Novela y narrativa realista. Argumento. Estructura. Personajes. Ambiente psicológico. Preguntas retóricas. Lenguaje literario. Estilo. Tema. Biografía

  • Enviado por: Jair
  • Idioma: castellano
  • País: Brasil Brasil
  • 12 páginas
publicidad
publicidad

ANÁLISIS DE LA OBRA PEPITA JIMÉNES

Universidad Federal de Mato Grosso

Cuiabá – Brasil

15/09/2011

  1. JUAN VALERA

Juan Valera (1824-1905)nacióen Cabra,Córdoba en Andaluzia. Era de familia ilustre y eso le permitió obtener una buena educación. Fue diplomático en diversos países europeos y americanos. Juan Valera fue un hombre de mundo, refinado y enemigo de excesos. Ideológicamente, fue un liberal moderado, tolerante y elegantemente escéptico en cuanto a lo religioso.
     Fue antes crítico que escritor. No publicó hasta los cincuenta años. Ha sido considerado como el máximo representante del arte por el arte (Montesinos). Su realismo es moderado: rechaza, por un lado, los excesos fantasiosos o sentimentales de la novelística romántica; pero, por otra parte, elimina los aspectos más desagradables de la realidad: No es extraño que declarase que, si la realidad es desagradable, el escritor debe "mentir para consuelo" de sus lectores.
     Sus mejores hallazgos, en cuanto al contenido de sus obras, reside en los análisis psicológicos que realiza de sus personajes. Sus obras poseen una ambientación precisa y los personajes son verosímiles.
     Se mostró contrario a las novelas de tesis, aunque en sus obras se puede apreciar la tendencia a demostrar una de ellas: en el conflicto entre el deseo y los impulsos humanos frente a los convencionalismos (sobre todo religiosos), vencen siempre los primeros: la vida, la pasión se anteponen al pseudomisticismo.
     En cuanto al estilo, la crítica coincide afirmar que el suyo es el más cuidado de entre todos los escritores realistas. Busca la sencillez; se decanta por la selección. De ahí los importantes aciertos estilísticos que apreciamos en sus obras.

  1. RESUMEN DE LA OBRA

Pepita Jiménez es considerada por la crítica la mejor obra de Juan Valera. La obra empieza y termina con citaciones en latin. En el prólogo hay una epígrafe NESCIT LABI VIRTUS p.19, que quiere decir “La virtud no se equivoca” y el epílogo termina con una citación de Lucrecio, poeta y filósofo latino “Nec ine te quiqdam dias in luminis oras. Exoritur, neque fit laetum, neque amabile quiqdam” p. 194, que quiere decir, “Sin ti nada puede ascender a las gloriosas regiones de la luz. No hay sin ti en el mundo ni alegria ni amabilidad.”

El autor nos presenta la obra como si fuera un manuscrito que él encontró entre los papeles de un deán de una catedral andaluza. Nos explica que cambiará los nombres de los protagonistas. Esto imprime un carácter de veracidad a la obra. Hay en la obra diferentes puntos de vista; se consigue así crear un relato rico y variado; al principio, sólo conocemos lo que el protagonista desea, pero poco a poco (en las dos últimas partes) tenemos una visión mejor de la obra.  

 La historia empieza con quince cartas mandadas por don Luis de Vargas, a su tio, el deán del seminário donde don Luis estudiaba. Estas carstas fueron escritas en un período de cuatro meses cuando don Luis estaba en casa de su padre en un pueblo Andaluz. Su padre, que tenia cincuenta cinco años, don Pedro de Vargas, era el cacique del pueblo, muy rico y respetado que habia mandado don Luis estudiar con su tio en un seminário desde sus doce años. Don Luis es un seminarista que está decidido a ser sacerdote.

 Al llegar al pueblo don Luis descubre que su padre pretende a la joven viuda de veinte años llamada Pepita Jiménez. Pepita es una mujer muy linda, rubia, de ojos verdes, refinada, de piel blanca y que cautiva el joven don Luis. Pepita estuvo casada con don Gumersindo, un viejo de ochenta años, tio de Pepita y muy rico, con quien ella vivió três años hasta su muerte. Después de esto, su madre murió y Pepita quedó sola con una gran fortuna.

En un paseo al Pozo de la Solana, en el dia 22 de abril, un lugar muy hermoso, donde van don Luis, Pepita Jiménez, don Pedro, Doña Casilda, Currito, el vicario, el médico y el escribano, Pepita percibe que Don Luis no sabe montar a caballo e lo pide que lo aprenda.

Pepita Jiménez es una mujer caridosa y religiosa que tiene el vicário como su mejor amigo y a el todo le confesa. Pepita empieza a organizar tertúlias (que son reuniones familiares com danza, comidas, bebidas y juegos) por la noche y en estas tertúlias comienza a ir don Luis.

Don Luis, en principio, pienza en Pepita a penas como su posible futura madrastra. Pero poco a poco, se va enamorando de ella.

En el día 12 de mayo, despues de haber aprendido a montar, don Luis doma un caballo muy furioso llamado Lucero y esto deja a Pepita muy contenta.

Don Luis se va enamorando de Pepita, y así lo reconoce en el dia 19 de mayo: "Es cierto: ya no puedo negárselo a usted"p.86. Don Luis se mortifica, hace penitencia, siempre intentando olvidar a Pepita, pero parece imposible. Descubre en ella miradas ardientes de amory se convence de que esas miradas son verdaderas. Un día se dieron la mano al saludarse (por primera vez), y a partir de entonces lo hicieron siempre al llegar y al despedirse, sintiendo en este acto un gran placer. Don Luis tiene una lucha interior que es la lucha entre su vocación y el amor a Pepita y entonces decide huir. Don Luis desea no ir más a casa de Pepita, pero no puede dejar de hacerlo. Consigue estar una semana sin ir a casa de Pepita, y sus pensamientos calentan. Pero su padre y Antoñona (criada de Pepita) le insisten para que vuelva a la tertulia. Don Luis va muy temprano en el dia 6 de junio y se encuentra com Pepita sola. Se dan la mano largamente. Don Luis la mira y ella comienza a llorar. Don Luis se enternece y la besa. El vicario llega, pero y no ve los dos besando.

Don Luis decide marcharse y pide a Dios que haga que Pepita lo olvide.

Pepita recibe al vicario y le cuenta lo que pasó entre ella y el seminarista. Pepita confiesa todo lo que ha hecho por él: abandonar el luto, organizar las tertulias, ponerse hermosa, mirarle provocativamente... El vicario la convence, para que se sacrifique y olvide don Luis y Pepita llora. Mientras eso, don Luis sigue decidido a olvidar Pepita, pero sobre todo por razones sociales y don Luis se pregunta: ¿qué pensarán de él el obispo, el deán -incluso el papa, que firmó la licencia para que se ordenase tan joven-? ¿qué pensarán las gentes del pueblo? Él, “El santo", enamorado de la misma mujer que ama su padre. Eso sería un escándalo inadmisible y don Luis vuelve a disfrazar su renuncia con motivos religiosos.
Uma tarde, Currito, primo de don Luis, lo al casino y van los dos. Em el casino don Luis conoce al conde de Genazahar, un jugador de treinta y tantos años que insulta en público a Pepita, a quien le debe dinero y que lo rechazó como pretendiente. Aburrido, don Luis se va, vuelve a su casa y después de esto llega Antoñona, que lo pide que va a casa de Pepita a las diez de la noche para despedirse de ella. Don Luis acepta la invitación y se va y da un paseo por los alrededores del pueblo. Es víspera de san Juan y hay fiesta. A las 10:30, Don Luis llega y habla con Pepita. Ellos discuten acaloradamente. Pepita y Don Luis hablan de amor y Pepita declara su amor a don Luis diciendo:

"Yoamo en usted no ya sólo el alma, sino el cuerpo, y la sombra del cuerpo, y el reflejo del cuerpo en los espejos y en el agua, y el nombre, y el apellido, y la sangre, y todo aquello que le determina como tal don Luis de Vargas: el metal de la voz, el gesto, el modo de andar, y no sé qué más diga". p.156.

Don Luis no sabia o que decir y se queda Callado.

Don Luis sigue decidido a renunciar, pero cuando Pepita se aleja de la habitación llorando, don Luis la sigue. Don Luis estrecha Pepita contra su corazón y La cubre de apasionados besos. Don Luis sale cabizbajo. Pepita sale tras él y acaban de nuevo besándose, y entonces los dos deciden unirse para siempre.
    A las dos de la mañana, don Luis abandona la casa de Pepita y va al casino para vengar el honor dePepita. Don Luis gana todo el dinero del conde de Genazahar en las cartas yel conde le pide fiado. Don Luis acusa el conde de mal pagador y comienzan a luchar con espadas. Don Luis es herido en un brazo pero hiere de gravedad al conde en la cabeza y vence.
    Tras varios días de reposo por la herida, don Luis cuenta todo a su padre, que ya lo sabía. El padre de don Luis, don Pedro, confiesa en una carta a su hermano, el deán, que él mismo favorecia los encuentros de Pepita y don Luis, y era el primero en desear la boda de los dos, que se celebró en el plazo de un mes.
    El deán, tio de don Luis, reconoce que la vocación de don Luis no era tan fuerte como se pensaba y que gracias a Dios se había descubierto a tiempo.

Cuatro años despues, don Pedro manda cartas a su hermano, el deán, hablando sobre como están las cosas en el pueblo contando sobre los otros personajes de la obra:


Currito, el primo de don Luis, se casó con una rica labradora; el conde pagó parte del débito y prometió pagar el resto; el vicario murió y económicamente, todo favorece a los Vargas; Pepita y don Luis tienen un hijo y hacen viajes por Europa. A pesar de que a veces Don Luis recuerda con nostalgia lo que podía haber sido su vida como sacerdote, y llega a una conclusión: "...El hombre puede servir a Dios en todos los estados y condiciones...". p.192.

  1. ESTRUCTURA DE LA OBRA

La estructura de la obra es muy bien cuidada. Ella está estructurada en cuatro partes: empieza con un prólogo, cuyo narrador aparentemente es un editor que narra el encuentro de un manuscrito, papeles de un deán en una catedral andaluza. Esta técnica es llamada de “manuscrito encontrado”y sirve para dar verosimilitud y autenticidad a la obra; despues sigue con una parte epistolar compuesta de quince cartas llamada “Cartas de mi sobrino”, donde don Luis narra parte de la história y ahí vemos como gradualmente va progresando su pasión por Pepita Jiménez y sus cuestionamientos acerca del amor a Dios y el amor a Pepita; ofreciendo al lector un grandioso análisis de conciencia; en “Paralipómenos”, que significa cosas olvidadas, hay la reconstrución de los acontecimientos sucedidos posteriormente a las cartas de don Luis, Paralipómenoses narrado en el comienzo por el editor y en su mayor parte por el deán, en el hay diálogos entre los personajes y percibimos la omnisciencia del autor que selecciona bien los acontecimientos “Paralipómenos” es narrado en relato y el deán narra como la vocación de don Luis se rinde ante los encantos de Pepita Jiménez; y por ultimo el epílogo, “Cartas de mi hermano”, donde el padre de don Luis, don Pedro, narra los acontecidos, a través de fragmentos de cartas, cuatro años despues del matrimonio de don Luis y Pepita Jiménez cierrando la novela con un final feliz. La obra está escrita en dos diferentes formas: epistolar en la primera y última parte, y en tercera persona y con el uso de diálogo en “Paralipómenos”.

  1. NARRADOR

Podemos percibir en la obra cuatro narradores: un editor, en el prólogo;don Luis, en “Cartas de mi sobrino”; nuevamente el editor y el deán en “Paralipómenos”; y el cuarto narrador es el padre de don Luis, don Pedroen el epílogo en“Cartas de mi hermano”. La obra es narrada en primera y tercera personas con un narrador omnisciente en “Paralipómenos” La obra tiene uma prosa graciosa, inteligente y con un exceso de elaboración.

  1. ESPACIO

La obra se pasa en un pueblo del sur de España en Andaluzia:

... por estos alegres campos, cubiertos ahora verdes sembrados, y por estas frescas y amenas huertas con tan lindas y sombrías alamedas, con tantos mansos arroyos y acéquias, con tanto lugar apartado y esquivo, con tanto pájaro que le da música, y con tantas flores y hierbas olorosas...” p. 41

  1. TIEMPO

La obra se pasa en el siglo XIX, en la primavera, primeramente en un espacio de tiempo de cuatro meses y finalmente con la narración do que ocurrió a los personajes cuatro años despues del matrimonio de don Luis y Pepita Jiménez en el epílogo. La referencia temporal es dada a través de las quince cartas de don Luis a su tío desde 22 de marzo hasta 18 de junio y de la narración del deán en Paralipómenos. La culminación de la obra se da con la entrega de los enamorados en la noche de San Juan.

  1. PERSONAJES

TIPO DE PERSONAJE

PERSONAJE

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS

CARACTERÍSTICAS PSICOLÓGICAS

PERSONAJES PRINCIPALES

PEPITA JIMÉNEZ

20 años, viuda, piel blanca, sonrosada y limpia, ojos verdes hermosos y rasgados, rubia, nariz recto, oreja pequeña, garganta modellada, boca linda y fresca, manos blancas y bonitas, dedos afilados, uñas brillantes, mirada serena y tranquila, graciosa, aseada, llena de juventud y muy linda.

Distinta, sosegada, discreta, compasiva, buena, caridosa, religiosa, elegante, inteligente, natural, sencilla, fina, cariñosa, pulcra, espíritu inquieto e investigador, tranqüila, honesta, serena, calma, sincera, candorosa, esquiva, azareña,

DON LUIS DE VARGAS

Luisito, 22 años, mozo muy salado, ojos muy pícaros, muy delgadito, no es feo, estudiante, teólogo, alto, ligero, cabello negro, ojos negros, color trigueña, lábios finos, dentadura blanca.

“El santo”, rico heredero, humilde, pertinaz, terco, con firmeza de caráter, bien formado, distinto, hidalgo, pacífico, querido, gallardo, agraciado, no es tímido, con alegria serena, desea ser clérigo, fraile, sacerdote, cura, ministro, religioso, sencivel, erudito, desmañado, corto de gênio, poco ameno

PERSONAJES SECUNDÁRIOS

DON PEDRO DE VARGAS

55 años, padre de don Luis, de buena condición económica, enamorado de Pepita Jiménez y cacique del pueblo

Buen católico, cordial y afectuoso

VICARIO

Con cerca de 80 años, fuerte, ágil, andador.

Lleno de candor y de buen deseo, afectuoso, inocente, sabe sucatecismo al dedillo, tiene confianza em Díos, dista mucho de ser un gran teólogo, candido y virtuoso.

ANTOÑONA

Nodriza, ama de llaves y directora de la casa de Pepita Jiménez, 40 años, forzuda, de habla chabana y grotesca.

Muy lista, parlachina, discreta, picotera, alegre, hábil, desenvuelta, penetrante, zahoní, dura en el trabajo, briosa, recia de veras, nada sentimental, muy sigilosa, muy afecta a Pepita Jiménez

GUMERSINDO

Tío y esposo de Pepita Jiménez, 80 años, aseado, viejo que no inspiraba repugnância, decrépito y cuidadoso de su persona.

Genio de la economia, afable, servicial, compasivo, útil a todo el mundo, alegre y amigo de burlas y avaro.

PERSONAJES TERCIARIOS O INCIDENTALES

FRANCISCA GÁLVES

Madre de Pepita Jiménez

Pobre, mujer vulgar, de cortas luces y de instintos groseros que adoraba a Pepita Jiménez, su hija.

CURRITO

Primo de Don Luis

Holgazán, perdido, verdadero mueble, de corazón afectuoso y leal.

DOÑA CASILDA

Madre de Currito, pesa mas de diez arrobas(150kg) y habilidosa en la cocina.

De una locuacidad abominable.

CONDE DE GENAZAHAR

Pretendiente de Pepita Jiménez, de 30 y tantos años.

Buen mozo, ilustre, respectado, jugador, de mala cabeza y vanidoso.

FIGURANTES

EL MÉDICO Y EL ESCRIBANO

  1. TEMA

El tema principal de la obra es la contradición entre el amor humano, amor por una mujer, y el amor divino, el amor por Dios. Hay religiosidad permeando toda la obra. don Luis es un seminarista religioso cuya vocación se comproba flaca. Pepita Jiménez tambien es religiosa, su casa respira religiosidad y sus charlas con el vicário y la ayuda que daba a la iglesia reforzan esta religiosidad.

  1. ESTILO

El estilo de la obra es un estilo muy cuidado, delicado, con elegancia, sencillez, naturalidad, con un ritmo tranqüilo, lenguaje espiritual y con un exceso de elaboración. Juan Valera eliminó de su obra elementos del Realismo rechasando el vulgar, solo deleitando el lector con cosas buenas y bellas sin conflictos entre los personajes y fuertemente llena de religiosidad. Con personajes verosimiles, el psicologismo y los cuestinamientos entre el divino y el humano imperan en la obra. Hay en la obra extensos párrafos llenos de imágenes sensoriales principalmente en las primeras cartas que don Luis escribe a su tío el deán del seminário:

No es ella grata a mis ojos solamente, sino que sus palabras suenan en mis oídos como la música de las esferas, revelándome toda la armonía del universo, y hasta imagino percibir una sutilísima fragancia que su limpio cuerpo despide, y que supera al olor de los mastranzos que crecen a orillas de los arroyos y al aroma silvestre del tomillo que en los montes se cria.” p.88,

mientras que en las últimas, los fragmentos de las cartas enviadas por el padre de don Luis a su hermano, hay párrafos cortos. Por toda obra hay citas bíblicas y comparaciones religiosas principalmente al catolicismo y sus santos y santas.

  1. LENGUAJE LITERÁRIO

En la obra de Juan Valera podemos percibir el seguiente:

10.1 PSICOLOGISMO

Pepita Jiménez es una novela psicológica cuyo tema principal es el análisis psicológico del alma del protagonista y su amor por Pepita Jiménez. El psicologismo se presenta con el uso de preguntas retóricas sobre lo divino tanto por parte de Don Luis como por parte de Pepita Jiménez y del narrador. La lucha que don Luis traba entre su vocación y el amor por Pepita Jiménez es la única cosa conflitante en la obra.

10.2 REFERENCIAS RELIGIOSAS

Pepita Jiménez es llena de citas bíblicas, principalmente del médio al final de la obra. Hay referencias a santos, santas, sacramentos católicos, pasajes y comparaciones con personajes bíblicos:

Yo las coronaba en mi mente con diademas y mitras, y las envolvia en mantos de púrpura y de oro, y las rodeaba de pompa regia, como a Ester y a Vasti: yo les prestaba la sencillez bucólica de la edad patriarcal, como a Rebeca y a la Sulamita...” p. 150.

Ester y Vasti están presentes en Ester 1:12y Rebeca y Sulamita en Genesis 24:43-46en la Biblia.

10.3 REFERENCIAS A LA LITERATURA GRIEGA

Juan Valera demuestra su erudición a través de referencias bibliográficas de personajes de la literatura y mitologia griega y autores y filósofos griegos: “(...)sino que penso en renovar con Pepita Jiménez en nuestra edad prosaica y descreída, la edad venturosa y el piadosísimo ejemplo de Filemon y de Baucis(...)” p. 169. Esta es una referencia aFilemón y Baucis, que fue un matrimonio de lamitología griega, conocidos por ser los únicos que permitieron entrar a su casa a los dioses Zeus y Hermes disfrazados de mortales.

10.4 SINONÍMIA

Juan Valera utiliza el recurso de la sinonímia. El añade sinônimos en sus frases grupos de dos y tres sinónimos del mismo campo semantico: “No te desesperes ni te aflijas, por amor de Dios”p. 157. “En mi es grave, horrible, vergonzoso.”p. 157. “Mi espiritu grosero e inculto no alcanza esas sutilezas, esas distinciones, esos refinamientos de amor.”p. 155.

10.5 METÁFORAS

La metáfora es un proceso mental especifico que permite entender unos aspectos de la experiência generalmente abstractos e intangibles, en términos de otros, que suelen ser más familiares y concretos. Entre los casos metafóricos encontramos el seguiente: “Claro está que para el que lleva en su alma elgérmende los pensamientos livianos, la levadura del vicio, cada uma de las impresiones que Pepita produce puede ser como el golpe del eslabón que hiere el pedernal y que hace brotar la chispa que todo lo incendia y devora, pero yendo prevenido contra este peligro, y reparándome y cubriéndome bien con el escudo de la prudência Cristiana, no encuentro que tenga yo nada que recelar.” p.60

Una metáfora interesante está implícita en la doma del caballo Luceroen el dia 12 de mayo p. 80-81, por parte de Don Luis. En la doma del caballo se esconde la metáfora a la masculinidad, fuerza, virilidad y prestigio erótico ante la mirada, el aplauso, sonrisa y saludo de Pepita Jiménez.

10.6 COMPARACIÓN

Juan Valera utiliza mucho el recurso de la comparación en su obra. Hay comparaciones simples, cortas y comparaciones muy bien elaboradas como la comparación que empieza en la página 140 y termina en la página 141, en la cual el editor de la novela habla de como el deán, supuesto autor de Paralipómenos, poderia comparar el colóquio apasionado de Don Luis y Pepita Jimenez:

Tal vez nuestros héroes, yendo a una nueva expedición campestre, hubieran sido sorprendidos por deshecha y pavorosa tempestad, teniendo que refugiarse en las ruínas de algún antiguo castillo o torre moruna, donde por fuerza había de ser fama que se aparecían espectros o cosas por el estilo. Tal vez nuestros héroes hubieran caído en poder de alguna partida de bandoleros, de la cual hubieran escapado merced a la serenidad y valentia de don Luis, albergándose luego, durante la noche, sin que se pudiese evitar, y solitos los dos, en una caverna o gruta. Y tal vez, por último, el autor hubiera arreglado el negocio de manera que Pepita y su vacilante admirador hubieran tenido que hacer un viaje por mar, y aunque ahora no hay piratas o corsários argelinos, no es difícil inventar un buen naufrágio en el cual don Luis hubiera salvado a Pepita, arribando a una isla desierta o a outro lugar poético y apartado.”

10.7 PREGUNTAS RETÓRICAS

Una técnica muy bien empregada por Juan Valera es de la pregunta retórica. A través de custionamientos, el psicologismo está impregnado en la obra. Los narradores y personajes reflejan sobre todo siempre utilizandose de lãs preguntas retóricas. Abajo un ejemplo de pregunta retórica en la cual don Luis cuestionase sobre el sacerdócio:

¿Cómo bajar a confundirse entre la obscura plebe, y ser uno del rebaño, cuando ya soñaba ser pastor, atando y destando en la tierra para que Dios ate y desate en el cielo, perdonando los pecados, regenerando a las gentes por el água y por el espiritu, adoctrinandolas en nombre de una autoridad infalible, dictando sentencias que el Señor de las alturas ratifica luego y confirma, siendo iniciador y agente de tremendos mistérios, inasequibles a la razón humana, y haciendo descender del cielo, no como Elias la llama que consume la víctima, sino al Espiritu Santo, al Verbo hecho carne y el torrente de la gracia, que purifica los corazones y los deja limpios como el oro? p. 119

10.8 REFRANES

La obra es una prosa bien escrita con pocas construciones familiares y refranes como: “lo cortes no quita a lo valiente”p. 28; “(...) cuando entro Currito em su cuarto sin decir oxte ni moxte.”p. 120; “aquello de que lo que mucho vale mucho cuesta”p. 50; “No ojo por ojo, ni diente por diente.” p. 125

  1. CONCLUSIÓN

Enla obra de Juan Valera no hay intrigas, conflitos muy expresivos entre personajes, dramas profundos y ni tragédias. Don Luis no es aún sacerdote; Pepita es viuda, no casada; don Pedro abandona el cortejo en favor de su hijo, don Luis y el pueblo no envidia a Pepita Jiménez. La única desavenencia es la lucha entre don Luis y el conde de Genazahar y nada mas. El final es como el final de un cuento de hadas, todo se queda bien y todos viven felices para siempre.

Un otro análisis que tambien podría ser hecho en forma de tabla seria de las referencias religiosas y literáriaspresentes en Pepita Jiménez. Otros análisis que también podrian ser hechos son referentes a luzy oscuridadpresentes en algunas páginasde la obra; la presencia de la conotacióny el Krausismo. Dejo aqui estas ideas para futuros trabajos sobre esta obra y espero que otros alumnos puedan leer este trabajo que por ahora cierro.