Pensativa; Jose Goytortua

Literatura hispanoamericana contemporánea del Siglo XX. Narrativa histórica mexicana. Revolución cristera de México. Cristeros. Novela. Mujer en la guerra

  • Enviado por: Kat
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 6 páginas
publicidad

“PENSATIVA”

-Jose Goytortua-

Para muchas personas la historia es aburrida y monótona, siempre los mismos errores de las mismas personas, pero en diferentes épocas, sin embargo hay una manera de saber, aprender y apreciar la historia, esto es: por medio de novelas.

Las dos Rebeliones Cristeras, o Cristiadas mexicanas del siglo XX, la Primera que transcurrió de 1926 a 1929 y la Segunda de 1934 a 1941, son guerras en las que pelearon algunos sectores de campesinos católicos mexicanos y sus aliados en contra del Estado persecutor, propiciadas, a grandes rasgos, por los grupos de poder emergentes de la Revolución mexicana que, en su afán de limitar el poder político de los grupos tradicionalistas católicos, involucraron y enfrentaron a una gran diversidad de actores y grupos sociales difícilmente controlables en ambos bandos contendientes.

La religión y los templos, espacios y entornos dedicados al encierro, a las tradiciones, a las fiestas de guardar y a los secretos de la confesión, considerados como lugares espirituales y físicos relativamente reservados para la cobertura de la cotidianeidad femenina en la semiclausura, donde la organización de las festividades religiosas era y es cosa propia de las mujeres de todas clases sociales, sin importar el templo o parroquia a donde les correspondiese asistir y realizar sus sacramentos, lugar en donde tenían y tienen la palabra y la acción sin la interferencia del género masculino, de manera tal que, con el cierre de templos, por parte de la Iglesia Católica, como protesta por la promulgación y la puesta en vigor de las leyes anticlericales del Estado Mexicano, en la época de Calles, al ver reducido su espacio cultural y espiritual propio, las mujeres no dudaron en actuar en consecuencia, apoyando y promoviendo las Rebeliones Cristeras. En las novelas de tema cristero, las mujeres son personajes que azuzan a sus familiares cercanos a la Rebelión, hacen de: jefas, espías, monjas, cofrades, catequistas, comandos, brigadistas, enfermeras, transporte de armas y vituallas, amantes, madres, novias, hijas, hermanas o sirvientas y en el caso alterno, son maestras rurales o mujeres de pensamiento liberal, en el limitado entorno a que socialmente se reducía el hecho de ser mujer entre la tercera y quinta décadas del siglo XX. A pesar de lo limitado del entorno, sorprende, en las novelas de tema cristero, la capacidad de convocatoria, acción, organización y movilización de las mujeres durante las Rebeliones.

En la novela Pensativa la protagonista tiene el rol de jefa de la rebelión y tiene cristeros bajo su mando, aunque lo es por su posición como hacendada.

Claro esta que la novela no solo data su posición de “generala”, también el autor se encarga de demostrar como se puede ser fuerte y sensible a la vez, y que los sentimientos no siempre ganan a la razón, mucho menos en épocas difíciles donde dos segundos de confianza pueden causar la muerte de todos a los que quieres y que han logrado pese a grandes trabas, confiar en ti, en tu firmeza y confianza ante las amenazas latentes noche y día.

En la mayoría de la literatura cristera sobresalen los comentarios y menciones sobre la actuación de estos grupos clandestinos femeninos también conocidos como BI-BI, Brigada Invisible-Brigada Invencible, mismos que, según la tradición, manteniendo su clandestinidad con el voto de silencio promovieron la acción guerrera y pertrecharon a los contingentes de combatientes serranos, además de que realizaron acciones de espionaje y de adoctrinamiento, transformándose en la fuerza femenina clandestina más activa de la historia nacional misma que, hasta hoy, constituye un enigma en lo referente a cuadros y formas de organización por su irrompible voto de silencio y su inquebrantable juramentación de lealtad, que ante nada ni nadie lograban deshacer, pese a sus sentimientos, miedos, desesperación o soledad.

No se dan fechas exactas de los acontecimientos pero se sabe, que la guerra cristera tiene poco tiempo de haber terminado, las casas aun tienen destrozos provocados por los rebeldes y soldados. Así es como inicia “Pensativa”.

Roberto, un joven citadino, acostumbrado a lujos y una vida relativamente tranquila, visita la Rumorosa, en Guanajuato, dado que su tía Enedina esta muy enferma y pide su presencia. A pesar de ser originario de Santa Clara de las Rocas, pueblo donde se encuentra la finca de su tía, hacia mucho que no viajaba para aquellos lugares, que ahora guardaban una triste historia de guerra y traiciones.

Al pasar algunos días de la llegada de Roberto se siente cada vez mas y mas a gusto y tranquilo en la Rumorosa, cuando un día tras haber visitado el pueblo completo y percatarse de que había muchas mujeres, solas a causa de la guerra, dice como de broma a su tía, a Chacha y su prima Jovita que pasaría si se casara en el pueblo. Ellas jubilosas y emocionadas le dicen que lo haga que nada las haría mas felices y dichosas, incluso ya le tenían una novia preparada, su nombre: Pensativa, o como pocos la conocían, Gabriela Infante. Quien después de la guerra vivía sola en su hacienda, con la remota compañía de sus mozos; lisiados cristeros fieles a ella, incapaces de lastimarla, y quienes vivían sólo para cuidarla y agradecerle, todo lo que, Carlos Infante, hermano de Pensativa, había hecho por ellos al comandarlos en la guerra.

Roberto intrigado por lo que sus amigas decían, moría por conocer a aquella singular mujer, y nunca espero que sería aquella misma noche, en la que la lluvia caía sin cesar, en la que ninguna persona coherente saldría, pero, ¡ella llego! Vestida con ropa de hombre, mojada por el torrencial, y sin saludar paso a cambiarse de ropa, ni siquiera lo miro. Al regresar tenia un vestido negro carente de adornos el cual le cubría el largo y delgado cuello y su esbelta figura, tenia unos ojos melancólicos y de gran tristeza, con una voz que Roberto jamás olvidaría, y esa silueta con tanto porte como una reina, pero sencillez de campesina. Roberto se enamoro a primera vista.

Al tratar de cortejarla, el se encontraba envuelto entre comentarios que no lograba entender, cosas cristeras y de guerra, que no vivió, se entero de que su primo Cornelio había comandado las tropas después de que Infante fue asesinado en el Pozo de los Cantares, y que ahora era monje exiliado. Pero su curiosidad casi explota cuando escucho hablar de la Generala, una mujer valiente, ágil y admirada por todos, llamada una santa, una Juana de Arco, quien peleo en medio de salvajes campesinos de manera atroz en contra de los militares, quien opero en Jalisco y Colima.

Como ya era tarde Pensativa se retira de la Rumurosa, y Roberto decide acompañarla, sin embargo ella dice que no es necesario porque su caporal Basilio (un completo salvaje) era suficiente escolta, pero el insiste. Al cruzar hacia el viejo Guanajuato, un mendigo hace frenar al caballo de Pensativa, ella al verlo palidece, era un mendigo ciego, con las cuencas de los ojos quemadas, entonces, el rió al estar crecido se lleva con él a la joven, y Basilio no logra rescatarla, pero Roberto se apresura y la sujeta. Después de ese incidente Basilio le agradece de por vida al joven y comienzan a tener un trato más cercano. Pero, una duda queda latente ¿Por qué se impresiono así Pensativa?

Al llegar al Plan de los Tordos lugar de residencia de la joven, Roberto se da cuenta que es un lugar prácticamente en ruina, sin tejas, con muebles corroídos y lleno de mártires de guerra. Pero no le importa y pasa la noche ahí, y descubre que realmente esta enamorado.

Pasan los días, y todos desean que tanto Roberto como Pensativa se casen, y el se la lleve lejos de ahí, a la Ciudad de México, y que la trate como lo que es, una santa. Pero el no esta seguro de que ella lo acepte así que decide esperar un poco más.

Llega el día 15 de julio y Chacha un caporal de la Rumorosa y Roberto, tras visitar a su primo Cornelio en las montañas, pasan por un lugar maldito, al que todos le temen: La Huerta del conde. Maldito porque ahí fue donde acecinaron al general Infante, pero eso no lo fue todo, es donde Muñoz, traidor de los cristeros, causante de la antes mencionada muerte, fue mutilado, y según los guerrilleros asesinado. Todo ocurrió cuando a Basilio lo creían muerto, y lo aventaron a la fosa, a causa del agua recobro el sentido, viendo que acecinaban a su general, entonces al recuperar sus fuerzas durante la noche se reunió con los sobrevivientes y juraron venganza; se apresuraron en busca de la Generala, contaron todo, y ella creo un plan perfecto, enamorar a Muñoz y llevarlo a la Huerta del Conde y ahí hacerlo pagar. Y así fue, pero los guerrilleros fuera de control al ver por fin rendido al traidor deciden sacarle los ojos al igual que este lo hizo con los de Infante al morir, pero no suficiente con esto, se los quemaron estando vivo, y cortaron sus orejas y nariz, sin embargo huyó gritando y no lo alcanzaron. Desde entonces dicen que su alma vive en esa Huerta.

Con el miedo latente de la historia antes relatada, pasaron Chacha y el caporal cabalgando, cuando visualizaron a Pensativa orando por las almas ahí muertas, y en ese instante se escucho un grito desgarrados, de dolor. Todos huyeron.

Desde aquella ocasión Pensativa callo en cama debido a la gran impresión, a tal punto que se encontró en peligro de morir. ¿Por que?

Roberto había relacionado la historia del Alacrán con aquel mendigo que vieron, ya que no tenia nariz, pero no confirmo sus sospechas hasta el día de la fiesta de Santa Clara, cuando su amada ya se encontraba mejor y Basilio bailaba como apache frente a todos dando gracias al cielo por salvar a su señorita tan querida, fue ahí donde Roberto se dio cuenta de que aquel mendigo que había visto no tenia, ojos, orejas ni nariz, y veía a Basilio con cierto odio y rencor antinatural, así fue como decidió pagarle a un hombrecillo para que le gritara: Alacrán, y como era obvio este reacciono violentamente y hecho a correr. No cabía duda alguna era Muñoz, y Basilio el Desorejador que acompañaba a la Generala y a Infante.

Cuando Roberto le dice a Basilio sus sospechas, este reacciona brutalmente, y niega todo, pero manda a rodear al Plan de los Tordos con vigilancia las veinte cuatro horas.

Después de mucho esperar Roberto decide proponerle matrimonio a Pensativa, y esta diciendo que no esta hecha para que la amen ni para amar, y amenazando que ira tarde o temprano a un convento, lo rechaza. Pero las esperanzas no están perdidas, Cornelio y el Padre Ledesma, una combinación de espiritualismo absoluto para los cristeros, deciden visitar la Rumorosa y a Pensativa, quienes la logran convencer de que acepte a Roberto.

Como es de esperarse todos los mozos son felices y la familia también, el padre, el doctor, todo aquel cristero o conocido cercano de la familia.

Todo parece ser felicidad, así que Pensativa decide escribir una noche antes de la boda una carta a Roberto, diciéndole todo lo que la atormenta de su pasado, lo que le impide ser feliz, y normal. Se la entrega a Basilio para que la lleve a la Rumurosa, pero este, jamás la hace llegar a su destinatario.

La boda esta efectuándose, nadie puede siquiera describir la felicidad del momento: la señorita Pensativa apunto de casarse, Roberto que solo iba de visita conoció al amor de su vida.

Pero se escucha como abren la puerta de la iglesia, un ciego, sin orejas ni nariz grita: ¡Felicidades mi Generala!, entonces todos los cristeros comienzan a enfurecer, Roberto se desconcierta, no puede creer lo que escucha, la reacción de todos, las palabras que pensativa enuncia aceptando que si es la Generala, diciendo que jamás se equivoco, que hizo lo justo, lo correcto, y lo que su corazón le dictaba. Sin embargo
Roberto no lo logra comprender, y tras las suplicas de los mozos diciendo que no dejara a Pensativa el corre del lugar, y ella también.

Después de que la Generala deja instrucciones de que nadie toque un cabello de Roberto, huye del Plan de los Tordos y se refugia en Santa Walburga, cerca de Turnes en Bélgica, pero Roberto se entera tiempo después, y solo puede pensar en que lo perdone.

INSTITUTO POLITECNICO NACIONAL

“UNIDAD PROFESIONAL INTERDICIPLINARIA EN INGENIERIAS Y TECNOLOGIAS AVANZADAS”

5