Pensar el trabajo social; Natalio Kisnerman

Sociología. Positivismo. Estructuralismo radical. Servicio social. Trabajador social

  • Enviado por: Nebulosa
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Máster en Management, Gestión Económica y Análisis de la Rentabilidad de Proyectos
UNED
El objetivo general del presente MASTER es incrementar y mejorar radicalmente las condiciones de empleabilidad y el...
Solicita InformaciÓn


publicidad

INTRODUCCIÓN

En 1965, se reunieron un grupo de Trabajadores Sociales que llevaron a cabo lo que ellos denominaron “reconceptualización”, con lo que determinaban que las crisis (de carácter ambiguo e incierto), son en sí mismas, el motor de los cambios que se producen en la sociedad. Esta “reconceptualización”, a su vez, les hizo ver desde un punto de vista crítico la realidad socioeconómica, cultural y política.

Así, con esta visión, volvieron a la tarea del tratamiento social, se instauró un cierto orden social basado en la razón y la tecnología, en el que el hombre quedaba reducido a su conciencia (“Pienso, luego existo”, Descartes), lo que llevó a divisar dos tipos de sociedad: por un lado la sociedad del orden, la conformidad, el equilibrio y por otro la sociedad del desorden.

Esto, llevó a los Trabajadores Sociales a determinar a su vez, que ese caos y esa división que se producían en la sociedad, eran causa de las actuaciones de las personas y que ese cambio del que ellos hablaban, dependía directamente de ellos.

Podemos determinar que el Paradigma principal al que se refiere N. Kisnerman es el Positivismo, y en concreto al Estructuralismo Radical o Revolucionarios, pues para estos, la sociedad esta determinada por la organización económica, y evoluciona a través de los conflictos y las crisis; desde este, se tiene en cuenta al sujeto para reestablecer su situación. Al igual que en el libro este paradigma hace una crítica constante al capitalismo.

CAPÍTULO. I

Al principio en su libro, N. Kisnerman, se refiere al Trabajo Social, como el proceso que se fue creando a través de las relaciones sociales, entre capital y trabajo como respuesta a los sectores implicados en esta relación ( reformadores sociales y reconceptualizadores), evolucionando con el paso del tiempo e implicando al resto de los sectores de la sociedad.

Para comprender mejor el libro hay que diferenciar lo que se entiende por Asistencia Social, Servicio Social y Trabajo Social:

La Asistencia Social se define como una acción puntual que tiende a acabar con las emergencias sociales y que trabaja para las personas con necesidades materiales. Sin embargo, el Servicio Social, es una acción más técnica que la anterior, aunque también se encarga de atender las necesidades inmediatas; este persigue el reconocimiento de los derechos sociales de las personas para que el Estado se encargue de atenderlos, el profesional es un mero solucionador de problemas. Es más individual.

Tanto la Asistencia Social como los Servicios Sociales, consideran a las personas como meros objetos, dando lugar a la dependencia y por tanto a la exclusión social.

El Trabajo Social, sin embargo trabaja con las personas y para las personas, poniendo interés en la realidad donde se produce el problema, su perspectiva es comunitaria y más global y entiende que la necesidad de atender las urgencias de la pobreza debe ser realizada como una acción de apoyo y prevención en un proyecto mayor, mas integral.

El autor, habla de Juan Luis Vives como el precursor del Trabajo Social, el cual influido por Tomás Moro, fue construyendo un pensamiento crítico, basado desde un punto profundamente cristiano, de una cultura que solo se limitaba a satisfacer las necesidades de la minoría y abrió el camino para una asistencia personalizada, basada en el todo de las personas.

Cuando la Revolución Industrial y el Movimiento Feminista surgen, el Trabajo Social aparece como respuesta a ciertas situaciones de la sociedad dadas por la convergencia entre ambos movimientos sociales.

Con Mary E. Richmond, influenciada por el positivismo y el pragmatismo se abre una nueva etapa para el Trabajo Social. A ella debemos la teoría de fundamentación del Trabajo Social y la primera propuesta científica centrada en la investigación (diagnóstico y tratamiento)Señaló la necesidad de crear una escuela para formar Trabajadores Sociales y consideró al hombre como el resultado de sus interacciones sociales, siendo la familia el lugar más apropiado para estas.

El funcionalismo, siguió avanzando progresivamente, pero sin abandonar su visión individualista de la persona, sin cuestionar el sistema social, ni los conflictos que en él se producían.

La visión desarrollada por algunos trabajadores sociales hizo que se hicieran importantes aportaciones para la psiquiatría, como el concepto de caso psicosocial, por considerar que los factores causales de los problemas individuales están mas allà de la persona. La influencia del psicoanálisis destacó el efecto que producen las relaciones familiares en el desarrollo del niño; así muchos trabajadores sociales se dedicaron a la orientación de niños, utilizando para ello entrevistas individuales.

Desde comienzos del s. XX, las primeras instituciones empezaron a utilizar el grupo como ayuda para las personas, con este fin se formaron a personas a las cuales se las denominó voluntarios sociales o visitadores amigables que llevaban a cabo una acción guiada, optimista y que utilizaban todo lo que les parecía que estaba bien de las diferentes teorías. Aunque el primero en poner en práctica el trabajo con grupos fue Juan Luis Vives, basado en la experiencia y en la observación (empirismo), pero con un mismo fin, mejorar la sociedad.

En este siglo, el Trabajo Social tenía que desprenderse de la base que tenía desde el punto de vista religioso, para comenzar a ver la realidad como un todo y ver el trabajo comunitario con otra perspectiva.

Con el enfoque ecosistémico, (surgió para tratar los fenómenos psicosociales considerando sus variables complejas y comprendiendo las diferentes interacciones entre ellas) el Trabajo Social está redefiniendo sus objetivos constantemente y hace que este se adapte a la realidad existente en cada momento. Carol Meyer definió los puntos básicos de apoyo de este: la realidad, el desarrollo metodológico del Trabajo Social y el ambiente sobre el que se actúa. Desde este enfoque se consideró que la práctica del Trabajo Social es una acción con la gente y el caso un sistema.

CAPÍTULO.II

En este capítulo se reflexiona sobre los paradigmas que dan lugar al Trabajo Social, la crisis de estos y la irrupción del construccionismo en el que nos centramos.

La actuación del Trabajo Social se basa en diferentes paradigmas, que son los distintos conceptos básicos que dan lugar a las teorías, sus valores, problemas y procedimientos que permiten concretarla y orientar y ordenar nuestro pensamiento para hacer interpretaciones o lecturas de una realidad concreta. A continuación hablaremos de los dos paradigmas más consolidados de las ciencias sociales: neopositivismo y materialismo dialéctico.

El Neopositivismo, surgió para diferenciar el positivismo surgido en el s. XIX y el del s. XX; es una elaboración conceptual destinada a dar respuesta a ciertos fenómenos de la realidad. Mantuvo el estatus determinado por las ciencias exactas y unos principios básicos compartidos con estas: unidad del método científico, objetivos de la investigación y la forma en que se realizan que son idénticos, relación de teoría y práctica (técnica), investigación científica neutral para obtener resultados objetivos y comprobable.

El Materialismo Dialéctico, determinó que sujeto y objeto eran un todo y afirmó que lo metodológico se constituye en las condiciones dadas por las relaciones entre saber y poder. Con respecto a esta teoría, Karl Marx (1818- 1883) afirmó que la conciencia del hombre no determinaba su ser, sino que lo determinaba su ser social.

A su vez, como las ideologías están presentes en todos los aspectos de la vida de los individuos, podemos decir que el conjunto de estas, son una representación de lo real. Estas, están dentro de la teoría y no remplazan su contenido, aunque cuando esto ocurre, el dogmatismo desaparece; esto, lo que nos indica, es que la ciencia no es neutra, pero podemos afirmar que las ideologías condicionan el desarrollo de la ciencia y de todo conocimiento.

Para los dialécticos el conocimiento y la verdad son relativos a un mundo histórico, y lo nuevo, se convierte en viejo, cuando en sí genera algo nuevo.

Los dialécticos son inductivos- deductivos, ya que a la premisa general se llega por inducción y de ella se hacen las deducciones.

En definitiva, la dialéctica confirmó que no hay independencia entre las partes que conforman la realidad, ya que ninguno de sus elementos pueden definirse sin relacionarse; sostuvo que el conocimiento surge de una serie de prácticas sociales históricamente situadas en un tiempo y espacio. Asimismo, confirmó la naturaleza procesual de los hechos sociales, todo está en proceso de constante producción y transformación.

Un paradigma entra en crisis cuando no responde a las necesidades de un momento histórico en una sociedad que está en crisis, estas a su vez, afectan a las disciplinas y hasta su división (multidisciplinariedad, conjunto de disciplinas que estudian diferentes aspectos de un mismo objeto; interdisciplinariedad y transdisciplina, es lo que va mas allá de las disciplinas) Estas crisis a su vez, sirven a las disciplinas para avanzar, realizando una reflexión crítica y una acción creativa, construyendo nuevas teorías y realizando nuevas prácticas, acordes al tiempo en el que se define su tarea.

Las crisis de los paradigmas, y sobre todo del positivismo-neopositivismo, nos ha hecho ver que el conocimiento se contruyó sobre la base de cuatro mitos:

  • El conocimiento válido como representación correcta y fiable a la realidad.

  • El objeto como elemento constitutivo del mundo.

  • La realidad independiente de nosotros.

  • La verdad como criterio decisorio.

Con la crisis de estos paradigmas, nació el construccionismo, que se entendía como el intercambio entre personas situadas histórica y culturalmente en una sociedad dada. Las situaciones y hechos sociales son construcciones sociales no individuales, porque lo social precede a los individual. Para esta teoría son importantes el concepto de pensar (relacionar y examinar conceptos e ideas), la acción (aquello que se hace en un campo concreto) y las emociones (rasgos constitutivos de las relaciones intersubjetivas y estan presentes en cada uno de nuestros actos)

CAPÍTULO. III

En este capítulo se habla de lo social, como aquel espacio en que se dan las relaciones humanas, se generan las representaciones sociales y se instala “la nueva cuestión social”, con la mundialización de la economía y el crecimiento de la pobreza, en este contexto se redefine el Trabajo Social como disciplina y como profesión al servicio de la sociedad.

Lo social aparece cuando se constituyen un nudo de significados compartidos entre varios sujetos; se ubica entre personas, en el espacio de significados del que participan o que construyen conjuntamente, y alude a la naturaleza de las relaciones. Por lo tanto, podemos decir que es una producción humana que se modifica a través del tiempo. Es proceso y producto, propia de una cultura y una sociedad; es la necesidad biológica de vivir en compañía.

Lo social se puede considerar una cuestión social cuando determinados hechos que generan procesos de disgregación de la vida social se instalan en el nudo de las relaciones sociales, como es el caso de la pobreza, que remite al caso de las necesidades sociales, entendido este como un estado de carencia, de falta de aquello que es necesario para nuestro desarrollo como personas; estas necesidades se tornan sociales cuando afectan a un grupo de personas, generan una demanda como reclamo de satisfacción. A estas demandas se deben el origen de los movimientos populares y los cambios históricos de la sociedad.

El Trabajo Social, surgió ante la necesidad de aplicar un saber sistemático a la solución de problemas situados en un dominio específico. Aunque es cierto que tiene conceptos propios de otras disciplinas, podemos decir que la eficacia de este en la vida cotidiana le exige un dominio de conocimientos que no se les exige a otras disciplinas cuya óptica esta mas centrada en una sola cuestión, lo que hace que sean restrictivas.

Al ser una disciplina tecnológica, a permitido a los trabajadores sociales a desarrollar metodologías de trabajo y desplegar cierta creatividad operativa que tampoco tienen otras disciplinas.

Pensar el Trabajo Social es convertirlo en objeto de reflexión sistemática, ubicarlo en sus prácticas constitutivas, donde los hechos sociales suceden entrelazados en interacciones sociales. Se puede decir que la crisis es parte constitutiva del Trabajo Social y es lo que le ha permitido avanzar y transformarse así mismo. Es social porque esta dentro de las relaciones que han dado lugar a un problema, porque es un trabajo junto a la gente a partir de las significaciones que ellos hacen de sus días y sus obras.

Es necesario para el desarrollo de esta profesión poseer competencia teórico-metodológica y ético-político en relación con la “nueva cuestión social”

Al igual que otras disciplinas, el Trabajo Social, cuenta con un objeto de trabajo, intento para definir con la mayor exactitud posible la situación y la personalidad de un ser humano en una carencia social cualquiera en relación con otros seres humanos e instituciones sociales de sus comunidad; y se encuentra en la encrucijada de dos puntos, uno determinado por lo observado por el trabajador social y los involucrados en la situación y otro el significado que tiene para el resto de las personas situaciones originadas por carencias, este objeto, no se entiende como un a priori, se construye a partir de una red de relaciones; los problemas surgen como personales o de un grupo, pero siempre, son algo social; una situación de trabajo, como sistema integrado de hechos relacionados y condiciones, dados en un tiempo y

espacios concretos (contexto de la problemática) Una situación se hace problema social cuando afecta, desequilibra a un colectivo de personas; asumir, reflexionar e intentar resolver los problemas con ayuda u orientación profesional, es un indicador de salud mental, negarlos, por el contrario, es asumir una conducta patológica.

Los problemas sociales son siempre emergentes de una estructura socioeconómica, cultural y política, que reflejan una sociedad en la que está mal distribuida la riqueza, el poder y las oportunidades. El trabajador social debe ir construyendo la situación construida, hacia adentro, desde el origen del proceso.

Y por último tiene un fin, unos objetivos y unas metas. El fin se refiere hacia lo cual se dirige la acción hasta darle término (sentido temporal-espacial), los objetivos, dan dirección y sentido a la acción (para que queremos realizar determinadas acciones con el objeto), son etapas intermedias par lograr los fines y pueden ser de diferentes tipos. Apuntan a deconstruir los obstáculos que surgen en la práctica, a la búsqueda de un cambio creativo en el sentido de que cada respuesta a una situación, es diferente, porque los actores en cada situación son distintos y significan sus necesidades y problemas de forma distinta, como es única la relación que en ella y con ellos establecemos. Así los fines y los objetivos puede decirse que son cualitativos y las metas es un elemento cuantitativo. Los fines son a largo plazo y los objetivos y las metas a medio y corto plazo, pero los tres se van fijando a medida que se construye la realidad, son partes del proceso de la misma (práctica)

CAPÍTULO. IV

En este capítulo se hace un enfoque del rol que tenemos, desde una perspectiva política, como respuesta a una determinada realidad. El rol se visualiza a través de las funciones que desarrollamos, es aquello que se hace en forma regular y sistemática, ejerciendo el rol para alcanzar los objetivos profesionales, es lo que da significado a sus acciones y actividades y dependerá del contexto en el que se inserte nuestra labor. El Trabajador Social es el puente entre necesidades y recursos.

Como ya e descrito antes el Trabajo Social se desarrolla en una realidad concreta, en relación con los hechos que se estudian y a los que se pretende transformar juntamente con las personas implicadas y afectadas por ellos, por tanto podemos decir que una de nuestras funciones mas importantes son el trabajo de campo, en el que integramos teoría-práctica y junto a esta el trabajo junto a la gente.

Actuamos en una realidad socioeconómica, cultural y política que puede limitar o facilitar nuestro trabajo con determinadas situaciones históricas. Por eso ser Trabajador Social no es un rol impuesto, pués lo hacemos por diferentes motivos y para que este hecho se confirme, tenemos que establecer una identidad propia.

La prestación de este servicio hace que tengamos la obligación de clarificar nuestro rol para adecuar las expectativas a la realidad; no caer en la omnipotencia, y considerar la relación profesional como un medio centrado en la perspectiva de aquellos con quienes trabajamos.

Otro de nuestro rol es el de educador social, pues animamos intencionalmente un proceso que lleve a las personas con las que trabajamos a reflexionar, a cerca de sus situaciones problemas y asumir su propio proyecto frente a éstas; pues consideramos la educación como factor primordial para el cambio.

En resumen, los trabajadores sociales tenemos tres objetivos básicos: enfrentamos con recursos y capacidad operativa la solución de problemas sociales, realizamos educación social con las personas comprometidas en dicha superación y organizamos con ese fin. A partir de aquí, podemos decir que la función de un trabajador social debe de ser: conocer los problemas sociales que afecta a la población y cómo los significa, prestar la atención integral que la circunstancia acredite, capacitando, organizando y animando un proceso, en el que las personas son actores activos y por último lograr con dichas personas, mayor respaldo de recursos y medidas de las instituciones.

En algunos casos la actuación del trabajador social esta condicionada y limitada por la institución en la que trabaje, en otro, es el propio profesional quien restringe su acción. Pero siempre, la acción se basa a su vez en unas normas morales, entendido como un suceso relacional entre las personas, las cuales estan compuestas por un código ético. Lo ético debe desplazarse de los enunciados a la práctica

Tenemos que tener muy presente, que los principios morales se relacionan con la acción en virtud de las convenciones culturales en las que se participa. El construccionismo no acepta la existencia de valores universales, pero no niega el compromiso moral, sino lo que justifica a estos.

Los espacios de intervención del Trabajo Social son muy diversos, tantos como problemas sociales existan. Espacios en los que se desarrolla:

  • Gestión local: está constituido por un sistema de relaciones entre grupos interdependientes, que comparten una Hª, valores y pautas culturales, que les permite pertenecer a una colectividad. Esta, estimula las iniciativas locales, la participación voluntaria y la cooperación recíproca; y pasa a ser autosustentable cuando, a través de la participación de los actores da lugar a un enriquecimiento para ellos mismos. Los actores intervienen activamente en todos los proyectos, organizaciones...

  • Gestión ambiental: tenemos que integrar y coordinar acciones tendientes a concientizar a la población, coordinando y articulando grupos. El desarrollo debe ser compatible con la satisfacción de necesidades de la población, pero con la preservación y valorización de los recursos y del medio ambiente de la sociedad.

  • Con niños, adolescentes y jóvenes: se propician las condiciones para realizar reuniones grupales, en las que se capten sus expectativas, historias de vida, valores y se comiencen a reconstruir con ellos nuevas alternativas de vida. Hay que reconocer q tienen derechos reconocidos por toda la sociedad que hacen que se desarrollen como un ciudadano y a su vez construyen su identidad. El Trabajador Social, detecta y atiende la problemática social que incide en el aprendizaje junto con otros profesionales (pedagogos, psicopedagogos...) y los padres y otros vecinos a lograr su pleno y adecuado desarrollo, haciendo uso de todos los recursos disponibles y luchando por su implantación, cuando no se disponga de ellos.

  • Con la tercera edad: incluirlos en programas de voluntariado, de transmisión a niños y jóvenes de sus experiencias, pues como bien sabemos son testigos orales de hechos históricos; organizar servicios de atención domiciliaria con personal auxiliar de ayuda en tareas domésticas

y cuidados personales, compañía; sensibilizar a las familias y comunidad para construir redes contenedoras de sus ancianos.

  • Con mujeres: la problemática del “género”, sobre la igualdad de oportunidades del conjunto de la sociedad.

  • Con inmigrantes y la interculturalidad: para entender el porque se produce la inmigración, tenemos que buscar las cuasas tanto en el pais de origen como en el de destino. En este proceso se producen conflictos, surgidos en el país al que se emigra, la multiculturalidad,... El Trabajador Social tiene q transformar esta multiculturalidad en interculturalidad, desarrollando procesos de encuentro y comunicación entre las personas y grupos diferentes y de integración, dando apoyo profesional a los inmigrantes y realizar campañas contra la discriminación y a favor de la reivindicación y aceptación de las diferencias. En los países emisores, capacitar a los futuros inmigrantes sobre ventajas e inconvenientes de la migración. El Trabajador Social, tiene que sostener y apoyar la contracultura.

  • En derechos humanos: brindar apoyo a quienes han perdido sus derechos, y prevenir esta situación capacitando a las personas para que conozcan sus derechos y obligaciones y utilicen los recursos a su disposición para protegerse, así como para generar la solidaridad, el compromiso y la responsabilidad social. También opera en la reconstrucción de la estructura social.

  • En el ámbito laboral y de la seguridad social: El T.S tiene que estar pendiente de que los objetivos de la producción den oportunidades de promoción y desarrollo de las personas y la sociedad; analizar y mediar en los problemas de relaciones entre los sectores integrantes, idnetificar problemas específicos en cada sector de trabajo y negociar las modificaciones que de ello surja. En lo que concierne a la Seguridad Social, tiene que garantizar a la población el derecho de ser protegida ante una emergencia.

  • En vivienda: debe crear condiciones para el desarrollo de un trabajo conjunto entre toda la sociedad, lograr ocupar mano de obra en calidad de asalariado, asegurar su formación profesional y establecer planes de pago compensados de acuerdo con la capacidad financiera real de la familia y debe ser el mediador entre demandantes de viviendas y la institución encargada de su construcción.

  • En organismos judiciales y penales.

  • En la formación profesional: como animador y facilitador de la enseñanza-aprendizaje

CAPÍTULO. V

En este punto se aborda la metodología utilizada, y el enfoque construccionista (instrumental), utilizado.

Hay que entender algunos conceptos relacionados con el enfoque construccionista:

  • Método: Procedimiento para hacer viable la construcción de un objeto. Expresa la relación entre la teoría y ese objeto que se va construyendo, a partir de unas determinadas etapas (investigación, planificación, supervisión y administración) Este utiliza instrumentos y acciones para operar en una realidad concreta y es esa realidad la que determina los usos de técnicas y procedimientos determinados.

  • Intervención: acción que investiga deconstruyendo con los sujetos involucrados para así construir desde el sistema de significados que comparten, el objeto y transformar, reconstruyendo una situación nueva, que supere a la anterior.

  • Técnicas: son los procedimientos que utilizamos para construir la vida social y para llegar a un objeto.

  • Objetivos: Para conseguir estos, el trabajo del trabajador social debe captar la lógica con que se mueven o actúan los sectores populares, sus estrategias de acción y las formas de vida, la cual se capta en la calle.

El trabajador social debe prestar atención al discurso, adonde se quiere llegar, al potencial existente para superar la situación problema. En la deconstrucción es necesario utilizar los procedimientos de distinguir, escribir, comprender, significar y explicar, porque cuando el profesional diagnostica la situación, elimina el contexto en el cual se construyó el problema.

Hay que tener en cuenta, que ante cualquier hecho la acción de los sujetos, es diferente, casi siempre, a la lógica del profesional.

En toda elaboración y realización del proyecto de construcción y evaluación del proceso y del impacto en el contexto, exige una auténtica participación democrática de los sujetos implicados.

Introducción al Trabajo Social

Pensar el Trabajo Social (N. Kisnerman)

9