Pensar al reves. Benjamin Coriat

Toyotismo. Toyota. Taiichi Ohno. Economía japonesa

  • Enviado por: Daniel Cano
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas

publicidad
cursos destacados
Trading FOREX con Price Action
Trading FOREX con Price Action
Con nuestro curso de Trading Forex aprenderás a negociar cualquier par de monedas en diferentes ambientes y marcos de...
Ver más información

Certifícate PMP - Plan Oro ¡Garantizado!
Certifícate PMP - Plan Oro ¡Garantizado!
¡CURSO 100% TELEPRESENCIAL!



Otorga las 35 Horas de...
Ver más información


Pensar al reves. Benjamin Coriat

Esta página está en blanco.

Esta página está en blanco.

http://danielcano.base.org/toyota.htm

INDICE.

  • Introducción.

Pág. 5

  • El milagro económico japonés.

Pág. 6

  • Los modelos.

Pág. 9

  • Toyotismo.

Pág. 12

  • Bibliografía.

Pág. 16

FOTOGRAFIAS.

Secuelas de la bomba atómica en Hiroshima en la página 7.

Primera Planta de producción de Toyota, planta Koromo (ahora llamada planta Honsha) en 1938 en la página 7.

Henry Ford y Thomas Alba Edison en 1920 en la página 10.

Planta de ensamblaje de Toyota en Filipinas en la página 13.

Robots utilizados en la industria japonesa en la página 13.

Esta página está en blanco.

Esta página está en blanco.

http://danielcano.base.org/toyota.htm

Introducción.

Estas páginas no pretenden ser un comentario de texto del libro de Benjamin Coriat “Pensar al revés”. Tampoco una explicación de los métodos del toyotismo u ohnismo, sino una reflexión sobre el modelo de organización del trabajo que ha llevado a la empresa japonesa ha liderar los mercados mundiales en un periodo de tiempo muy corto. Tomando como base el ensayo de Benjamin Coriat he extraído una serie de ideas para ilustrar un proceso enfrentado a los modelos vigentes en el momento de su implementación, y que ha llevado a revolucionar los métodos de organización del trabajo en otros sectores productivos distintos para el que originariamente se creó.

También se describen los modelos de organización que se han ido superponiendo en el tiempo como consecuencia del avance tecnológico, y de como cambiaron también la forma de trabajar en su momento con su posterior universalización. Es importante preguntarse si son los modelos los que nos apocan a los siguientes periodos de crisis o si por el contrario son evoluciones de los mismos dentro del sistema que permiten maximizar el recurso del trabajo.

Pensar al revés, partiendo del mercado para garantizar incesantemente la adaptabilidad de la empresa al cambio, este es uno de los principios fundamentales del sistema de producción Toyota. Es el consumidor el que fija el precio y no el productor, que se limita a reducir el coste. La absoluta eliminación de lo superfluo con dos pilares fundamentales, el «just-in-time» y la autonomatización.

Pero en lo que respecta al concepto de «modelo» en el campo de la historia económica y social, no es más que una abstracción de la realidad, formulada precisamente para interpretar dicha realidad en un determinado tiempo y espacio. En otras palabras, el modelo no es más que un sistema de hipótesis para poder exportarlo a otras situaciones.

El milagro económico japonés.

El desempeño que en materia de industrialización, crecimiento y desarrollo económico que ha tenido Japón y los países de la llamada región asiática del Pacífico en los últimos cuarenta años, ha sido uno de los más impresionantes del mundo de la posguerra. Tal espectacularidad no sólo deriva de las altas tasas de crecimiento exhibidas por la región entre 1955 y 1995, y que, en distintos momentos y bajo distintos liderazgos, ha fluctuado entre el 8 y el 10% promedio anual, sino también porque han logrado mantener su dinamismo pese a las recesiones mundiales, el incremento en los precios del petróleo y el creciente proteccionismo en sus mercados de exportación. Pero quizás lo más impactante es saber que dicho crecimiento ha venido acompañado por una distribución relativamente igualitaria del ingreso, lo que se ha traducido en el mejoramiento de las condiciones generales de vida. Benjamin Coriat nos da las claves de este proceso revolucionario en los modelos de organización del trabajo que ha conseguido lo que se ha denominado como el “milagro económico japonés”.

Coriat no acude a los tópicos culturales-religiosos de los que se sirven otros autores para explicar esta situación, el japonés no es un pueblo sumiso estigmatizado por el confucionismo tal y como lo describen, aún cuando este trasfondo juegue un papel importante. La explicación del éxito económico está y se basa en la suma de factores y circunstancias, y este factor resulta anecdótico, no se puede aplicar las tesis de Weber en Europa, entre la ética protestante y el desarrollo del capitalismo en Europa Occidental. No hay mas que repasar las convulsiones sindicales y las reticencias ha aplicar el modelo de Taiichi Ohno por parte de los trabajadores para darse cuenta de esto.

Después de la 2ª Guerra Mundial a comienzos de mayo de 1949, varias industrias niponas sufrieron varias huelgas, en especial la industria minera del carbón. Las huelgas se extendieron rápidamente por todas las industrias niponas apoyadas por los grandes sindicatos, el poderoso sindicato de industria (Sambetsú) y por los mas de 3 millones de votos que había conseguido el Partido Comunista en las elecciones de abril de 1946. Pero los sindicatos perdieron la batalla, y hasta la casi desaparición de estos; integrándose en las empresas como sindicatos internos de las empresas. Factor crucial para Ohno, y sus nuevos métodos; de forma que existía una forma de control social muy económica, el ostracismo, que se puede definir según Menard, como la importancia y la eficacia que reviste la presión colectivamente ejercida por un grupo sobre todo elemento de este grupo que tratara de apartarse de los objetivos que le estén asignados o que generalmente son asumidos por el trabajador.

Pensar al reves. Benjamin Coriat
Pensar al reves. Benjamin Coriat
En un momento en que la rehabilitación de la economía japonesa era una tarea extremadamente ardua; la escasez de alimentos se había suplido con importaciones de productos de los aliados, en particular de Estados Unidos, y los severos bombardeos durante la guerra casi anularon la capacidad industrial de Japón. A principios de 1949, la ayuda dada a Japón costó a Estados Unidos más de 1 millón de dólares al día. La demanda era limitada y extremadamente limitada en el caso del sector del automóvil. Era un momento en que en EE.UU. un trabajador producía nueve veces mas que un trabajador japonés. Ante esta situación Ohno se vio con la tarea de aumentar la productividad cuando las cantidades demandadas no aumentaban. Ante este panorama todos los conocimientos acumulados en las economías de escala, y en torno a la producción de grandes volúmenes no servían para nada. Los modelos americanos y que tan bien funcionaban en EE.UU. no eran aplicables a la situación en la que se encontraba Japón. Era necesario replantearse el modelo de organización o dejar de producir.

En la figura 1 se observa el aumento de la producción de automóviles de Toyota desde sus orígenes hasta la actualidad. Si a la producción de vehículos de motor de los Estados Unidos en el año de 1955 se sumaba la del Canadá se acumulaba alrededor del 72% de la producción mundial. En 1992 esa suma no llegó a representar el 25%. Pero es que, además, el día de año nuevo de 1955 fue el día en que Eiji Toyoda Kiichiro, de frac y sonriente, salió de la línea de montaje de Toyota conduciendo el primer Corona, el primer coche de pasajeros de la Toyota Motor Company. En 1995 había ya más de cincuenta millones de vehículos Toyota circulando por el mundo. De esta figura llama la atención como han conseguido producir en plena crisis del petróleo de 1973 10 millones de vehículos en tan solo 4 años.

Pensar al reves. Benjamin Coriat
Figura 1. Evolución de la producción en la compañía Toyota.

Los modelos.

Los modelos organizacionales aportadas por el taylorismo, el fordismo y el toyotismo denominado también, como "producción ligera", han sido maneras de organización del proceso de trabajo que han surgido históricamente en momentos de crisis del sistema.

Durante la primera mitad del siglo XX se contagió a todos los sectores la producción en masa, inventada y desarrollada en el sector del automóvil (fordismo). Pues lo que sucede, ahora, es que en el tercer cuarto del siglo XX, igualmente se está contagiando a todos los sectores el nuevo sistema de producción ajustada (just-in-time), también inventado y desarrollado en el sector del automóvil. De forma que se está transformando la vida económica mundial por la difusión del toyotismo como substituto de los ya obsoletos fordismo y taylorismo.

Es bastante conocida y estudiada la crisis del modelo de producción de masa; éste modelo, que pretendía ser universal, y que encontrara en el Fordismo y el Taylorismo de los Estados Unidos de Norteamérica su máxima expresión, no es más viable, ni en Estados Unidos ni en Japón, menos de cara al próximo milenio, por cuanto no significa solamente la producción de objetos en gran cantidad, sino todo un sistema de tecnologías, de mercados, economías de escala e instituciones premunidas de poderes reglamentarios (keynesianismo) que no pueden seguir reproduciéndose. "La vieja rigidez" se ha roto.

Se observa que hay una secuencia de refuerzo entre las tres formas organizacionales antes señaladas, así el modelo de organización de la producción en masa, conocido como fordismo, tiene su antecedente en la revolución taylorista de principios de siglo, que se caracterizaba por la estandarización de las operaciones, la rigurosa separación entre la oficina de métodos y el taller, entre la concepción del cómo hacer y la ejecución manual, cuyo objetivo era generalizar el método aparentemente más eficaz para producir (the best one way) eliminando tiempos y movimientos, interrupciones y disfunciones en los puestos de trabajo. Con el Taylorismo se obtienen ganancias de productividad (eficacia en cada operación) a través de la socialización, organizada desde arriba del proceso de aprendizaje colectivo, pues se ejerce un control riguroso sobre la intensidad del trabajo (número de operaciones realizadas por hora de trabajo), es decir, se limita la "ociosidad" de los trabajadores al implementar procedimientos estandarizados, que se ordenan a los operarios por parte de la oficina de métodos.

Desde luego que el logro histórico del taylorismo fue justamente acabar, con el control que el obrero de oficio ejercía sobre el saber y el cómo hacer en el proceso de trabajo, se eliminó el control del obrero sobre los tiempos de producción, para instalar en su lugar, la ley y la norma patronales, vía la administración científica del trabajo, como nos recuerda Coriat en “El taller y el cronómetro”.

Pero, al final de la década de los años veinte y tras el crack de 1929 se presenta en Estados Unidos una crisis de sobreproducción, manifestada en un subconsumo de masas frente a la capacidad productiva real de la sociedad, lo que hace necesario implementar ajustes que dan paso al establecimiento generalizado del fordismo, un modelo productivo y distributivo innovador, ya que logra generar un mercado de masas para la gran producción acumulada.

Pensar al reves. Benjamin Coriat

En el fordismo, la forma organizacional o control del proceso de trabajo se da a través de las normas incorporadas al dispositivo automático de las máquinas, o sea, es el propio movimiento de las máquinas (caso de la cadena de montaje) quien dicta la operación requerida y el tiempo asignado para su realización. Gracias a la cadena de montaje se eliminan los tiempos muertos del taller y con ello se prolonga la duración efectiva de la jornada de trabajo. De la misma manera se reduce el trabajo complejo al lograr una importante parcelación de la ejecución, una máxima subdivisión del trabajo. Ahora la producción de mercancías estandarizadas y en grandes series se convierte en la norma, el resultado es una mayor producción, la producción en masa, y una combinación de ganancias de productividad y de ganancias de intensidad en el trabajo.

Después de la Segunda Guerra Mundial la expansión de las organizaciones de producción en masa fue espectacular, en gran medida alentada por la política exterior americana que respondía a criterios economicistas de aumento de la demanda agregada, la estabilidad de sus ambientes, esto es de sus mercados, generó gigantescas estructuras burocráticas; rígidas, pesadas, previsibles, que respondían totalmente a ellos, sin embargo, a fines de los años 60 el modelo empezó a erosionarse, la productividad disminuyó y el capital fijo per cápita empezó a crecer lo que entrañó una baja en los niveles de rentabilidad. El modelo llegaba a su límite y habría que readecuarlo, y justamente en las innovaciones que incorpora el toyotismo a la organización del proceso de trabajo, se encuentran algunas salidas a la inflexibilidad de la estructura burocrática de la producción en masa. Aunque el problema de reactivación económica aun no se resuelva.

Toyotismo.

El sistema Toyota tuvo su origen en la necesidad particular de Japón de producir pequeñas cantidades de muchos modelos de productos. Por tanto el sistema que se deriva de esta necesidad es fundamentalmente competitivo en la diversificación, por su flexibilidad, en contraposición al sistema de producción en serie, refractario al cambio. La principal aportación del sistema Toyota es haber generado un sistema, una forma de organización del trabajo para lograr producir a bajos costos, volúmenes limitados de productos diferenciados.

Podríamos definir el modelo toyotista acudiendo a los siguientes puntos:

  • Eliminación de los recursos redundantes considerados como superfluos y la implantación de la producción ligera, es decir, la necesidad de menos existencias, menos espacio, menos movimiento de materiales, menos aparatos informativos, tecnologías más austeras y menos trabajadores (“fabrica mínima”). El suministro just-in-time de los materiales que se van a elaborar o ensamblar, de forma que exista mayor flexibilidad con el mercado.

  • La participación de los subcontratistas. Se eligen en función de que puedan colaborar siguiendo con los criterios que establezca la empresa líder en proyectos a largo plazo. Con esto se consigue una relación de confianza y transparencia entre las partes que propician contratos a largo plazo.

  • Una fuerte participación de los trabajadores en decisiones relacionadas con la producción, esta polivalencia del trabajador se hace indispensable en el momento de tomar decisiones de parar el proceso de producción cuando se encuentren deficiencias graves y en la colaboración para solucionar los problemas planteados por la introducción de innovaciones tecnológicas.

  • El objetivo de Calidad Total, eliminar defectos lo antes posible y en el momento en que se detecte. Las diversas fases del proceso productivo se conciben como una relación entre el proveedor y el cliente regulada por la autocertificación de la calidad del material o de la prestación efectuada.

  • Como se observan las diferencias con el método estadounidense radican que en la rama automotriz norteamericana se utiliza un método de reducción de costos al producir automóviles en cantidades constantemente crecientes y en una variedad restringida de modelos, mientras que en Toyota se fabrica a un buen precio pequeños volúmenes de muchos modelos diferentes.

    Pensar al reves. Benjamin Coriat
    En esa vertiente el reto para los japoneses fue lograr ganancias de productividad que no usaran los recursos de las economías de escala y la estandarización taylorista y fordiana. La racionalización del proceso de trabajo implicó, el principio de efectivo mínimo o "fábrica mínima", que aduce a la reducción de existencias, materiales, equipos, espacios y trabajadores y se complementa con el principio de "fábrica flexible" sustentada en la flexibilidad del trabajo en la asignación de las operaciones de fabricación para lograr un flujo continuo y atención pronta a la demanda.

    Lo que se consigue es un nuevo tipo de fábrica: la fábrica ligera, transparente y flexible, sus pilares son la producción en el momento preciso (just-in-time) y la autonomatización y su extensión a la autoactivación.

    Pensar al reves. Benjamin Coriat
    El sistema de organización toyotista encuentra un apoyo en la tecnología, clave en el proceso y la estrategia de producción para conseguir la ventaja competitiva, así se aplica en la calidad total o cero defectos con la implantación de elementos para certificar la calidad en cada momento del proceso productivo. Se flexibiliza la posición del trabajador y se crean nuevos sistemas de abastecer de materiales al puesto de trabajo.

    Se podría concluir con que, tanto el taylorismo, el fordismo, como el toyotismo, buscan mejorar la producción y las ganancias a través de la racionalización de los procesos de trabajo. Lógicamente los métodos empleados son diferentes y en el caso de Japón la integración funcional entre la tradición japonesa y las modalidades y prácticas del moderno capitalismo occidental, cuyo resultado es la estructuración de un modelo japonés de relaciones industriales que condicionó y funcionalizó el factor trabajo y algunas de sus prácticas tradicionales en pro del proyecto nacional del Japón de la posguerra, enfatizando valores como armonía laboral, lealtad a la compañía, indestructibilidad del equipo de trabajo, etc. indispensables para el éxito de la Gran familia, que es el éxito de todos: obrero-patrón, sindicato y empresa, individuo y equipo de trabajo; en suma, el logro del objetivo básico, es decir, la armonía entre capital y trabajo.

    Esta página está en blanco.

    Esta página está en blanco.

    http://danielcano.base.org/toyota.htm

    BIBLIOGRAFÍA.

    Benjamin Coriat. , Pensar al Revés. Trabajo y organización en la empresa japonesa. (1992) Ed. Siglo XXI.

    Benjamin Coriat., El taller y el cronómetro.(1988) Ed. Siglo XXI.

    Bonazzi, G., Modelo Japonés, toyotismo, producción ligera: algunas cuestiones abiertas. (1993) Sociología del Trabajo, Nº 18. Ed. Siglo XXI Editores.

    C.F.S. Cardoso y H. P. Braudel, Los métodos de la historia. (1979), Editorial Grijalbo.

    Enrique Fernández Laguilhoat., La industria del motor ante la crisis, en Anuario de Economía 1994, Gaceta de los Negocios.

    J. Daniel Toledo B., El mito y la realidad del "milagro japonés": las bases del crecimiento económico en Asia y Africa en la Historia. (1996) Ed. UAM-I.

    Justo de la Cueva., Esos asesinos que impunemente matan cada día a miles de personas: LOS AUTOMOVILES. (1996) Argitaletxe HIRU S.L. Euskal Herria.

    OCDE. The Japanese Industrial Relations System. (1977) OECD Publications.

    Shigeo Shingo., A Study of the Toyota Production System From an Industrial Engineering Viewpoint. (1989) Hughes Aerospace and Electronics Company.

    Taiichi Ohno., Toyota Production System: Beyond Large-Scale Production.

    (1978) Hughes Aerospace and Electronics Company.

    Fotografías de http://www.toyota.com ; http://www.ford.com y http://www.japan.com .

    Mayo, 1998. Daniel Cano García.

    Este trabajo se puede encontrar en http://danielcano.base.org/toyota.htm

    Esta página está en blanco.

    Esta página está en blanco.

    http://danielcano.base.org/toyota.htm

    Ohnismo, neologismo propuesto por Coriat, referido a Taiichi Ohno principal creador del modelo conocido como toyotismo.

    Braudel, “una estrategia analítico-didáctica y no la realidad misma”.

    Datos de la OCDE en concreto de “The Japanese Industrial Relations System”, París. OECD

    Publications, 1977.

    Murakami Yasusuke, Kumon Shumpei y Sato Seizaburo, Bunmei to shite no ie-sakai [La sociedad como un patrón de civilización], Chuo Koronsha, 1979

    Manifestado por Toyoda Kiichiro, presidente de Toyota Motor Company en 1949.

    Enrique Fernández Laguilhoat: "La industria del motor ante la crisis", en Anuario de Economía 1994, Gaceta de los Negocios, página 135.

    Bonazzi, G. (1993), "Modelo Japonés, toyotismo, producción ligera: algunas cuestiones abiertas" Sociología del Trabajo, No. 18.

    Preguntado MacArthur de en qué consistía la política exterior norteamericana, respondió, la que dicte el Departamento de Comercio.

    Métodos de inspección o control de la calidad, Andon, Poka-yoke, etc.

    16