Pensamiento cartesiano

Filosofía moderna. Descartes. Racionalismo. Razón. Ideas. Sustancia. Dualismo. Separación de cuerpo y alma. Dios. Búsqueda de conocimiento y verdad. Sabiduría

  • Enviado por: Matías Orquera
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información


Rene Descartes

(1596 - 1650)

Materia: Filosofia

Descartes

BIOGRAFIA

“René Descartes nació en Giras alrededor del 31 de marzo de 1596, y murió en Estocolmo el 11 de febrero de 1650. A la edad de ocho años fue enviado a una escuela jesuítica, cuya disciplina y educación siempre destacaba. A causa de su salud delicada, le permitían permanecer hasta tarde en cama, costumbre que conservó durante toda su vida e incluso, en una visita a Pascal en 1647, la mencionó como principal benefactora para el buen estudio de la matemática.

Al dejar la escuela en 1612 Descartes fue a París y una vez allí, por medio de los jesuitas, renovó su contacto con Mersenne, con quien consagró dos años al estudio de la matemática. En ese entonces, un hombre de buena posición social y económica entraba normalmente en el ejército o en la iglesia. Descartes optó por la primera opción y gracias a ello conoció a Isaac Beeckman, con quien trabó una calurosa amistad. Si bien el espíritu bélico no era compatible con él, pero la influencia de su familia y la tradición, lo llevarían a permanecer en esta actividad muchos años más. Sin embargo, ocupaba su ocio en estudios matemáticos.

Hacia 1626 se estableció en París donde se dedicó a la construcción de elementos ópticos hasta 1629, cuando influenciado por el Cardenal de Berulle viaja a Holanda y escribe para el periódico Le Monde una teoría física del universo, pero convencido de que ello le podría significar una enemistad con la iglesia, decide finalmente abandonar la idea y recién se publicaría en 1664. Se dedicó entonces a componer un tratado de ciencia universal que finalmente fue publicado junto a dos apéndices en 1637. En 1641 publicó otro trabajo llamado Meditationes que trataba su posición en la filosofía. Luego, en 1644, publica su Principia Philosophiae, dedicado esencialmente a la física, en especial a las leyes de movimiento. En 1647 recibió una pensión de la corte francesa en honor a sus descubrimientos, y dos años mas tarde viajó a Suecia -por invitación de la Reina- donde finalmente murió a causa de una inflamación en los pulmones.

Sin duda, la principal contribución de Descartes para con la ciencia matemática, fue su visión de que un punto cualquiera del plano geométrico podía representarse por medio de un par ordenado (x,y) -llamadas luego, en honor a él "coordenadas cartesianas"- que en definitiva representaban la distancia perpendicular desde los ejes del sistema hasta dicho punto. Esto fue el principal conector entre el lenguaje geométrico, casi experimental, y el lenguaje algebraico, ya que permitió relacionar una ecuación con una curva (en el plano geométrico) formada por todos los puntos cuyas coordenadas (x,y) fueran soluciones de la ecuación.

Asimismo, Descartes prestó especial atención a la teoría de las tangentes a las curvas y fue quien definió la recta tangente como una posición límite de la recta secante

En uno de sus libros, llamado Geometríe, Descartes expone un análisis del álgebra general sentando las bases de un idioma que luego resultaría universal. Es allí donde por primera vez denota con las primeras letras del alfabeto aquellas cantidades conocidas , y con las últimas las cantidades desconocidas, notación que ha prevalecido hasta la actualidad.”

PENSAMIENTO

La presencia en nosotros de la idea de Dios puede también ser explicada y aquí encontramos un nuevo rayo de luz. La realidad objetiva de nuestras ideas debe tener alguna causa, esta se encuentra cuando surge la cuestión de las cualidades secundarias, puede ser una ilusión o el resultado de la imperfección de nuestra naturaleza. La cuestión puede ser resuelta, también, sin demasiada dificultad cuando se trata de la cualidades primarias. ¿No pueden éstas surgir, acaso, desde la profundidad de mi propio ser mental, que está más allá de mi querer? Pero tales explicaciones no son viables cuando tratamos de responder a la idea de un ser infinito y perfecto. Yo mismo soy limitado, finito ; y desde lo finito, volviendo como podemos, nunca desde lo menor podemos derivar el mayor (3e Méd. Cf. Princ..,7e partie). Considerado desde cualquier punto de vista, la idea de Dios nos informa sobre su existencia. Lo cual desde cualquier punto de vista que sea nuestro interrogante nos da siempre desde la profundidad de su grandeza la única respuesta, Ego sum qui sum. Desde entonces como la veracidad del mismo Dios garantiza a nuestras facultades su natural ejercicio, podemos seguir adelante en nuestra investigación; la primera cuestión que encontramos concierne al sujeto en el cual el proceso del pensamiento tiene lugar, i.e. el alma. Comprender, concebir, dudar, afirmar, negar, querer, refutar, imaginar, sentir, desear, éstas son las actividades de lo que se puede llamar, mi alma. Ahora bien todas estas actividades tienen una cualidad común: no pueden tener lugar sin pensamiento o percepción, sin conciencia o conocimiento. Pensar es entonces el esencial atributo del alma. El alma es "una cosa que piensa" (2e Méd., Princ.., 1re partie) y esto nada más. No hay substrato subyacente o soporte de sus varios estados: todo su ser se manifiesta en sus actividades; pensamiento y alma son equivalentes (12eRégle).

¿Es este pensar, entonces, siempre una forma de actividad? Descartes se inclina a creer que así es "Yo existo", dice, ¿pero por cuanto tiempo? Justamente tanto existo cuanto pienso; si por casualidad cesara de pensar, en ese mismo momento dejaría de existir" (2eMéd.) Sólo con desgana y bajo las presiones de las objeciones concede que el alma es una simple potentia o poder de pensar (5es Obj.); y como se puede fácilmente ver, la concesión es completamente ilógica. Pensar, aunque en sí mismo es un proceso unitario, se manifiesta de formas diferentes; comienza con ideas confusas o percepciones que requieren la cooperación del cuerpo, tales son los sentimientos de placer y dolor, sensaciones de la imaginación y la memoria local. Después el alma tiene ideas claras y distintas las cuales tienen su origen y se desarrollan como actividades inmanentes. Después llegan en el punto crítico las ideas de substancia, duración, número, orden, extensión, figura. Movimiento, pensamiento, inteligencia y voluntad.

Dios dio a la materia el primer impulso y el resto siguió el curso de las leyes naturales. "Incluso si se acepta el caos de los poetas, siempre se podría demostrar que gracias a las leyes de la naturaleza, esta confusión trabajaría eventualmente para nuestro orden presente"; las leyes de la naturaleza son tales que "la materia esta obligada a pasar por todas las formas de las que es ella capaz".

El Descartes anciano se ocupó de la moral y su preocupación se plasmó en un tratado sobre la Etica. En realidad, tenemos un tratado sobre las pasiones y unas pocas y breves disquisiciones dispersas entre sus cartas a Chanut y a la Princesa Isabel. Las pasiones son percepciones generadas y alimentadas en el alma "por medio de los nervios" (Passions,1re partie,art.3-22) Los nervios son haces de finas hebras: éstas contienen los espíritus animales que están en la parte más delicada de la sangre y todas ellas se encuentran en la glándula pineal, que es la sede del alma. Por medio de estos mecanismos el sujeto pensante recibe impresiones desde el mundo sin percibirlas y se transforman en pasiones (Pass,1re p.art.31) Aunque en nuestro organismo esta la causa de nuestras pasiones, el no es su sujeto ni total ni parcialmente, en este punto también Aristóteles estaba equivocado. Hay percepciones que surgiendo del cuerpo se localizan en una u otra parte del mismo- como el hambre, sed, dolor. Pero las pasiones son diferentes. Ellas se originan en le cuerpo, pero pertenecen sólo al alma, son puramente actos psicológicos ( Passions, 1re p.,art.25) Hay tantas pasiones como hay caminos por los que los objetos son capaces de afectar a nuestros sentidos, puede ser perjudiciales o provechosos. Las primeras pasiones a las que todas las demás pueden ser reducidas son las seis siguientes:

  • admiración o sorpresa, producida por un objeto del cual nosotros no conocemos aún si es beneficioso o perjudicial.

  • amor y odio, causada por la impresión producida en nuestros órganos de los sentidos por objetos conocidos por nosotros como perjudiciales o beneficiosos.

  • deseo el cual es producido por el amor o el odio vistos desde el futuro

  • alegría y tristeza, que son el resultado de la presencia de un objeto que es amado u odiado.”

REFLEXION PERSONAL

Yo lo pondría a “Descartes” como el máximo pensador del milenio, por sus obras tan importantes en la matemática, y por su pensamiento sobre la duda metódica que lleva a un único principio cierto: "cogito, ergo sum" (pienso, luego existo). Partiendo de este principio y a través, pues, del método deductivo, formuló un concepto general del hombre y del universo en su famoso Discurso del método (1637), dando origen, con él, a la metodología filosófica moderna.

BIBLIOGRAFÍA

http://www.argenmaticas.com.ar/biografias/descartes.htm

http://www.aciprensa.com/Enciclopedia/descartes.htm

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN - AREA: FILOSOFIA

Pagina 1 de 6