Península Ibérica

Estudios arqueológicos. Fuentes literarias y arqueológicas. Teorías. Períodos. Tartesos. Historia. Epigrafía tartésica: herencia

  • Enviado por: Suarez De Lezo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 58 páginas
publicidad
publicidad

TEMA 1.- TARTESOS

  • INTRODUCCIÓN

  • Historiografía

  • Las fuentes literarias y arqueológicas.

    • El análisis histórico

    • Las hipótesis históricas

    • Teoría evolucionista

    • Teoría colonialista

    • Teoría indoeuropeista

    • El territorio tartésico

    • La sociedad tartésica

    • Economía tartésica.

      • El análisis arqueológico.

      • El substrato arqueológico y su periodificación

      • El periodo geométrico y sus elementos arqueológicos

      • Arquitectura

      • Escultura

      • Cerámica

      • Valoración del periodo geométrico

      • El periodo orientalizante

      • Arquitectura

      • Escultura

      • Cerámica

      • Orfebrería

      • Valoración del periodo orientalizante

      • La epigrafía tartésica

        • El final de Tartesos. Diversas teorías.

        • Conclusión. La herencia de Tartesos.

      • El tesoro de la Aliseda y el Carambolo son los dos grandes yacimientos que permitieron iniciar el estudio de Tartesos. Se consideraron como paradigmas de la cultura de realeza, ejemplos de una sociedad claramente jerarquizada. Ambos yacimientos se encuentran dentro del bronce final o periodo geométrico. Hoy en día tenemos una mayor información del periodo inicial.

      • 1.2 Entre las fuentes orientales podemos citar a la Biblio (Reyes) en la que se mencionan una serie de productos exóticos. Entre las fuentes grecolatinas encontramos la identificación de Tartesos con una ciudad o un rio.

        Hoy en día se tiende a identificar Tartesos más con una cultura que con una ciudad.

      • Varias son las hipótesis históricas que se suelen manejar. Entre ellas podemos mencionar las siguientes:

      • Evolucionistas (finales del XIX y principios del XX): evolución de un desarrollo de un calcolítico y bronce pleno. Toman como punto de partida las culturas del Agar y Los Miralles, pero hay que tener cuidado ya que estas se sitúan en Almería.

        Colonialista: cultura tartésica como desarrollo exclusivamente relacionado con el fenómeno colonial fenicio.

        Indoeuropea: aporte de gentes y pueblos celtas que llegan al sur imponiendo una cultura diferente.

        Ramal de distintas culturas del bronce atlántico: pero se da el caso de que la mayoría de los elementos que definen la cultura tartésica son mediterráneos y no atlánticos. Los elementos mediterráneos se relacionan con el Egeo y el mundo microasriático (Pueblos del Mar).

        2.2.- En el territorio hay que diferenciar un núcleo central y un hinterland. El central tiene dos focos: el foco onubense y el foco del bajo Guadalquivir. El hinterland o “provincias tartésicas” contaría con Extremadura (provincia de Badajoz) y un foco portugués. Hacia el Mediterráneo los últimos hallazgos en Guardamar del Segura dan una cierta veracidad a las fuentes históricas que se refieren al territorio tartésico tan amplio como el comprendido entre el Tajo y el Mediterráneo y hasta el río Jucar. Se han encontrado grafitos en cerámica lo cual nos habla no sólo de extensión sino también de uso.

        El foco onubense es más abierto, más receptivo. El otro foco (Bajo Guadalquivir) es más interno y tradicional. El foco onubense se caracteriza porque sus poblados giran entorno a la explotación minero metalúrgica. El foco del Bajo Guadalquivir gira entorno a una economía agropecuaria y en relación a las vías naturales de comunicación con la meseta y Extremadura. En el foco onubense las vías se dirigen hacia la costa, hacia el puerto de Huelva, puerto comercial indígena y diferenciado del de Cádiz que es colonial fenicio.

        2.3. Sobre la realeza disponemos de dos tipos de información. Por un lado tenemos noticias del rey Argantonio y de su ofrecimiento a los Foceos para que se asienten en el territorio tartésico y la negativa de éstos, que en cambio se llevan un importante tributo que les permitirá reconstruir sus murallas.

        Los tesoros de la Aliseda y Carambolo nos hablan de una clase social acomodada y de unos enterramientos de tipo principesco

        Debemos analizar no solo lo que sucede en el periodo orientalizante sino en el geométrico. La información es escasa. Se desconocen las necrópolis, pero a pesar de ello debemos contar con el hecho de que existe una clara organización social:

        • distribución del poblamiento y del territorio,

        • explotación de la metalurgia y la organización que ello supone.

      • La economía gira hacia la explotación minero-metalúrgica y hacia la economía de tipo agropecuario.

      • ANALISIS ARQUEOLOGICO

        No debemos solo analizar un periodo cronológico sino que debemos estudiar el y los periodos anteriores: Bronce Medio en Andalucía. Hay una ausencia de restos de este periodo en los grandes yacimientos tartésicos de esos niveles. Se conoce mucho mejor la zona oriental y sudeste (Agar, Millares).

        Entrando ya en la cultura tartésica hay dos periodos:

        • periodo geométrico, que coincide con el bronce final y abarca desde el 1200 al 750 a.C.:

        • periodo orientalizante: la cultura tartésica se empapa de elementos orientales provenientes principalmente de los contactos fenicios y foceos. Coincide con la I Edad del Hierro y abarca desde el año 750-550 a.C.

        El eclipse de la cultura tartésica no impide que muchos de los asentamientos que se formaron incluso en el periodo geométrico sigan estando habitados en el momento en el que surge la otra gran cultura protohistórica: la cultura ibérica, y en concreto la llamada TURDETANA, que dentro de los pueblos ibéricos serán los que tienen una mayor carga de elementos orientales.

        EL PERIODO GEOMETRICO

        En el ámbito de la arquitectura y los poblados la información es exigua al carecer de necrópolis. Lo que si se va a ver es el surgimiento de nuevos poblados que se escogen para ocupar lugares estratégicos (promontorios, alto de colinas), pero además sigue un criterio: proximidad a las fuentes económicas y a los puntos de salida de los recursos. Otra característica será que son construcciones muy sencillas.

        En un primer momento no se conoce ningún amurallamiento. Surgirán en la cultura tartésica a finales del periodo geométrico (finales del VIII). No hay planificación urbana. Surgen de la aglomeración de pequeñas cabañas de planta circular, de cimientos realizados con piedra, paredes mediante tapial y cubiertas sencillas debido a la estructura simple de techura vegetal. El suelo es de tierra batida o apisonada.

        Hay dos tipos de poblados, unos muy pequeños dedicados exclusivamente a la actividad minero-metalúrgica (San Bartolomé de Almonte y Chiflón), y otros más grandes como el Cabezo de San Pedro (Hu).

        Los elementos defensivos aparecerán en el siglo VIII, como es el caso de la muralla de Carmona y Escacena. Están constituidos por dos lienzos de piedra, escasamente labrados y con relleno de piedras y arena. El lienzo de la muralla exterior casi siempre en talud, y recibe como refuerzo pequeñas construcciones de muretes. A distancias regulares suelen existir bastiones, que en un primer momento son circulares y luego trapezoidales.

        El aterrazamiento del Cabezo de San Pedro hecho a base de piedras, muy poco labradas, en forma de talud, y que tiene como soporte un pilar hecho a base de piedras dispuestas a soga y tizón (como con ladrillos), es otra de las grandes construcciones.

        Aterrazamiento

        Talud pilar

        Las llamadas estelas de los guerreros son otro de los elementos de este periodo. Son monumentos en piedra dura que llevan grabados en una de sus caras una serie de motivos iconográficos con información sobre la cultura material.

        Se manejan dos teorías:

        • que son estelas funerarias

        • que son hitos en las rutas interiores del territorio.

        Suelen tener forma rectangular. Aparecen grabados en la parte superior y media, pero rara vez llegan a ser grabados hasta el final de la estela. Se agrupan en tres tipos en función de la iconografía presente. El más sencillo son aquellos que presentan como motivo central un escudo con una escotadura en V. Ese motivo suele estar flanqueado con grandes espadas y largos lazos.

        Un segundo tipo es el que además de lo anterior viene acompañado por otros elementos: carros, espejos, etc., que se disponen normalmente rodeando al escudo.

        Un tercer tipo es aquel que presenta una figura humana. Cuando esto sucede, la figura ocupa el lugar donde se sitúa el escudo. Junto a la figura humana se representan los mismos elementos anteriores, incluso algún elemento musical (posibles relaciones con culturas micénico-egeas).

        21.10

        Cuando el escudo acompaña a la figura humana esta aparece con un casco con cuernos, igual a la figura de los guerreros de los grabados de los pueblos del mar.

        El escudo también se representa como elemento significativo de etnia o grupo social, el mismo lenguaje iconográfico que en el mundo mnicénico-egeo.

        El yacimiento de la ría de Huelva (espadas) nos muestra las mismas espadas que las de las estelas (bronce final), se fabrican únicamente en bronce. El bronce se utilizará a mediados del periodo orientalizante.

        El otro elemento a utilizar es la cerámica. La encontramos de dos tipos diferentes:

        Cerámica bruñida, con formas abiertas (cuencos, platos, etc.)

        Cerámica pintada, con formas cerradas (jarras, etc.)

        Formas abiertas Suelen realizarse a mano y con torno lento de alfarero.

        Dos tipos de decoraciones:

        • tosca : mediante ungulaciones (uña)

        • bruñida : fundamentalmente en el exterior, aunque en algunas ocasiones en el interior. Suelen utilizarse mucho las formas geométricas, como por ejemplo la retícula bruñida. Normalmente son de color grisáceo o pardo. Las pastas son algo más depuradas que las utilizadas para las toscas que no tienen decoración bruñida.

        Cerámicas con decoración pintada:

        Fabricadas con torno lento. Las pastas son claras, de color beige o anaranjado. La decoración se realiza mediante pintura aplicada sobre la superficie exterior. Son de formas cerradas. La pintura suele ser roja o anaranjada oscura y los motivos suelen ser geométricos.

        Empiezan a aparecer aproximadamente en el siglo IX a.C.:, y aparecen totalmente configuradas, sin ensayos propios. Este es otro de los elementos utilizados para entender que son imitaciones de otras cerámicas del mediterráneo, en concreto las geométricas griegas.

        Son todavía muy pocos los elementos de la cultura material conocidos para elevar la hipótesis de la sociedad tartésica de este periodo geométrico. Lo que si parece claro es que hay un cambio, una ruptura con el bronce medio. Lo que está claro si está claro es la llegada de elementos culturales nuevos , premediterráneos y que todavía están muy presentes elementos culturales propios que caracterizan esta cultura como autóctona y arcaizante.

        A partir del siglo VIII y con el asentamiento de las colonias fenicias en las costas andaluzas, esta cultura recibe un nuevo aporte, fenicio en un primer momento y griego después. (fuentes literarias, hallazgos en Huelva de cerámica griega, etc.) este periodo que llega hasta el siglo VI es el llamado periodo orientalizante. La gran diferencia es que, aunque llega hasta su perfección, pierde originalidad al copiar elementos orientales en todos los niveles.

        Las excavaciones en las necrópolis tartésicas nos permiten también obtener gran número de informaciones.

        Los anteriores poblados aumentan en tamaño y surgen nuevas zonas de hábitat, hay un notable auge demográfico. Se va a sustituir el tipo de vivienda. De las antiguas cabañas pasamos a las casas de planta rectangular. Este tipo de vivienda es un aporte fenicio. Aparece por primera vez un trazado urbanístico. En los poblados hay diferenciación de áreas destinadas a distintos fines.

        El tipo de material es el mismo: cimientos a base de piedra; paredes de adobe, techumbre vegetal; pero la diferencia es que las viviendas tienen en su interior paredes revestidas con pintura, y los suelos no son de tierra batida sino que están revestidos con material, en muchos casos, de tipo vegetal. Las antiguas murallas se refuerzan con nuevas construcciones, bien mediante bastiones trapezoidales, bien mediante contrafuertes. Se conocen por primera vez edificios catalogables como edificios públicos (p.ej. Cancho Roano, donde se encuentra un palacio-santuario con zonas destinadas al culto).

        22.10

        Cancho Ruano se encuentra en Badajoz, no en ningún núcleo de la cultura tartésica. Se viene fechando en el siglo VI a.C. no coincide con el inicio del periodo orientalizante sino con los momentos de mayor apogeo. El nivel de abandono se fecha en el siglo IV. a.C.

        Su planta es cuadrada, con 20 m. De fondo y casi 21 m. De achura. Se levanta sobre una plataforma de piedras con paredes de adobe. La fachada principal se retranquea y, justo delante, el pavimento se realiza mediante mármol de color azul. Esta zona ha dado gran cantidad de materiales cerámicos, entrada a el área de sacrificios y ofertas.

        Hay una crujía central, con dos muros de carga y un pilar que sustenta gran parte de la techumbre. Dicha crujía sería el espacio sagrado del edificio (el adython).

        Entre los hallazgos más espectaculares se encuentran los dominados obeloi o asadores, unas finas varillas de hierro utilizadas en los ritos sagrados y que cuentan con un concepto pre-monetal. Los obeloi en el mundo griego se utilizaron antes que la moneda en los intercambios comerciales. Muchos de estos obeloi fueron depositados en los templos como ofrenda, como exvotos. Los obeloi estaban fabricados de hierro.

        También ha aparecido gran cantidad de cerámica griega. Es en este momento del siglo VI cuando llega la influencia focense a la zona onubense. Para la población indígena son considerados como objetos llamativos.

        El otro punto de información serán las necrópolis. Las necrópolis tartésicas solo se conocen para este periodo. Las primeras se fechan en el siglo VII a.C. Se caracterizan por un tipo de enterramiento sencillo: fosa excavada en la tierra, en cuyo interior se deposita una urna funeraria que recoge parte del ajuar funerario y las cenizas del individuo. Todo ello se cubre mediante un túmulo.

        Este tipo de enterramientos lo tenemos constatados en dos necrópolis CRUZ DEL NEGRO y ALCANTARILLA.

        Un segunto tipo lo tenemos constatado en SETECILLA. Aquí se produce un cambio. A parte de tener tumbas exactamente iguales, es la primera vez que el foso es sustituido por una cámara funeraria, de planta rectangular o cuadrangular, y de mampostería. El sistema de cubrición es el mismo: túmulo. Se empieza a ver una diferenciación ajuares, unos ostetnosos con armas unos y con cerámicas y objeos sofisticados otros. Este tipo de tumba es de aportación fenicia. Las tumbas de cám,ara son muy normales en los enterrameintos fenicios. Serán precedentes de enterramientos en el mundo ibérico.

        Un tercer tipo es el que tiene planta funeraria de mampostería rectangular o cuadrangular, pero sin cubrición de túmulo (elemento indígena). Lo único que se diferencia de las fenicias es que éstas están hechas con cantería en lugar de mampostería.

        Un ejemplo de éste es la necrópolis de La Joya, donde comienza a utilizarse el rito de inhumación en lugar del de cremación. Ello se debe al aporte fenicio.

        23.10

        PERIODO ORIENTALIZANTE

        CERAMICA

        Periodo orientalizante.- Cada vez se van haciendo más extrañas las producciones típicas del periodo anterior. Por un lado porque incorporan una nueva tecnología (torno rápido de alfarero frente a las hechas a mano o en torno lento) que permiten un mejor acabado y paredes más finas

        • se incorporan repertorios decorativos; surgen los motivos figurativos:

        • animalísticos, a menudo de tipo fantástico/oriental

        • florales de tipo oriental también.

        • nuevos acabados en las paredes exteriores, como el engobe (barro con óxido), que sustituyen a la típica decoración bruñida del principio anterior .

        También se produce una importación de cerámicas extranjeras fenicias y griegas. Al mismo tiempo se empiezan a producir imitaciones de esas cerámicas, no solo en cuanto acabado sino también en cuanto a las formas.

        ORFEBRERIA

        La orfebrería del bronce final de las zonas próximas al núcleo tartésico se caracterizan por repetir una misma forma , normalmente torques. Son elementos exclusivamente elaborados en oro. La diferencia de este tipo de joyería con la tartésica es muy evidente por varios motivos:

        • los fenicios habían desarrollado una tecnología propia de su cultura, muy compleja:

        • utilizan repertorios decorativos muy amplios realizados mediante distintas técnicas, bien mediante la filigrana (finos hilos de metal), el granulado (pequeños granos metálicos), el repujado (la lamina metálica por la parte interior diseñando los motivos decorativos que se quieren mostrar por la otra cara), el troquelado (la decoración se realiza mediante un troquel y mediante presión se graba dicho motivo).

        • se combinan todas ellas en una misma pieza.

          • Comparativamente con la orfebrería anterior exclusivamente de oro, ahora lo característico son las aleaciones que dan como resultado que el peso de la joya sea menor y que el acabado sea distinto a las producciones anteriores por el color.

          • Incorporación de nuevas formas.

          • Aunque utilizan fundamentalmente el metal suelen incorporar una serie de aditamentos de piedras preciosas o semipreciosas.

          Es muy difícil distinguir las producciones que aparecen en la Península y las que son fruto de las importaciones fenicias. Se confunden tanto las imitaciones de orfebres indígenas, la producción de orfebres fenicios coloniales o la importación. Cuando estamos ante una producción colonial o indígena, en sus joyas a veces encontramos un cierto gusto autóctono. En este campo se va avanzando gracias a los análisis metalográficos.

          Entre las producciones artísticas más características están las que se encuentran en los tesoros del Carambolo y de la Aliseda. Destacan como elementos mas repetitivos las placas articuladas, los brazaletes, un tipo de pendiente(las arracadas) que se caracterizan porque son pendientes de gran tamaño y con decoración que rodea un cuerpo liso, como un fleco decorativo.

          Otra forma típica son las diademas, que se caracterizan junto los anillos, ya que se acompañan de aditamentos de piedras preciosas o semipreciosas. Son diademas muy elaboradas. Combinan placas articuladas con decoración floral, con colgantes que sirven de adorno (simples esferas, flores de loto, etc.). En los anillos se usan esas piedras preciosas o semipreciosas, sobre todo en los anillos giratorios.

          Menos típicos son los collares con colgantes. Es el tipo de joyería más sencilla en el que combinan menor número de técnicas.

          METAL

          También en el trabajo del metal destaca esta cultura en la elaboración y decoración de los bocados de caballo, o en los elementos relacionados con la ganadería. Uno de los más conocidos es el famoso bronce con una figura femenina y que, a modo de ala, salen unos protomos a modo de ave (diosa Astarté fenicia, diosa de la fecundidad en el mundo oriental - diosa Tanit en el mundo púnico). El aporte orientalizante ha calado en toda la sociedad tartésica.

          Con las necrópolis podemos hacer una lectura social:

          • dominantes ( con ajuares muy ricos);

          • soldados o militares (con espadas);

          • clases bajas (ajuares pobres).

          También se puede ver una lectura social en los lugares de hábitat.

          28.10

          LA EPIGRAFIA TARTESICA

          Cuando se habla de escrituras peninsulares se hace una diferencia entre las llamadas:

          • escrituras coloniales: ya configuradas al llegar a la Península. Estas son : griega, fenicia, púnica y latina.

          • escrituras paleohispánicas o indígenas, que se utilizan exclusivamente en la península y que tienen su origen en la península. Podemos citar a la tartésica (SW), meridional, ibérica (SE), celtibérica.

          También podemos hablar de tipos intermedios de escrituras:

          • lenguas mixtas: aquellas que utilizan un sistema de escritura importado para una lengua diferente:

          • grecoibérica : letras griegas para escribir lengua ibérica.

          • libiofenicia o neopúnica: caracteres púnicos en lengua indígena. La denominación libiofenicia se utilizó mucho en el siglo XIX para una escritura que se utiliza en la península Ibérica una vez destruida Cartago (s. II a.C.). Se utilizó en una serie de ciudades de la costa andaluza en las colonias fenicias. Solo aparece en algunas monedas: topónimos y personas.

          EPIGRAFOS TARTESICOS

          La mayoría de los hallazgos se encuentran en el Alentejo portugués y son más escasos en la zona de Extremadura, Sevilla y Córdoba. Más recientemente ha habido 1 hallazgo en la costa mediterráneo-levantina (Saladares).

          ¿Qué tipo de escritura se utilizó en la P.Ib.? Las escrituras hispánicas tienen signos alfabéticos y silábicos. Son escrituras semisilábicas o semialfabéticas.

          El origen de esta escritura es bastante oscuro. Se tienen pocos documentos fechados en época anterior al siglo VIII/VII a.C. un segundo problema es que la documentación es muy repetitiva. La mayoría de los documentos epigráficos son:

        • grafitos en cerámica con un número de signos muy escaso.

        • Inscripciones funerarias.

        • También hay algunos obeloi (asadores), una tablilla de aprendizaje (un signario) y poco más, de ahí que la información sea muy escasa. En los grafitos solo hallamos marcas de alfarero y marcas de propiedad.

          Otro problema es que, aunque se sabe la escritura no se sabe nada de la lengua utilizada, de su raíz lingüística. Ocurre lo mismo con la meridional y la ibérica. Sin embargo si que lo conocemos de la lengua celtibérica. Podemos transcribir los signos, podemos leerlo, pero no podemos entenderla. No disponemos de construcciones gramaticales que nos permitan avanzar en el conocimiento de la lengua.

          Los hallazgos han confirmado que la primera escritura es la tartésica ¿Cómo se conformó?

          1) Teorías del prof. Correa y prof. de Hoz. Son filólogos y consideran que la escritura en la P. Ibérica surge por influencia de la escritura fenicia.

          Correa afirma que junto con los aportes fenicios hay que tener también en cuenta algunos signos debidos a los griegos.

          2) Teorías de Pérz Rojas y de Bendala, arqueólogos. Defienden que esa primitiva escritura ibérica, aunque debió tener contactos con las escrituras fenicias, su origen no debió de estar exclusivamente en los fenicios:

        • en la zona colonial fenicia sólo se utilizó la escritura fenicia

        • en la zona tartésica, aunque hubo contactos con los fenicios y no hubo colonias fenicias, si surgió una escritura utilizada exclusivamente por la población autóctona.

        • Una segunda evidencia son los hallazgos.

          a) El grafito más antiguo se encontró en el Cabezo de San Pedro, sobre una cerámica típica del periodo geométrico (bruñida) y en concreto, aquella que representa una decoración en retícula. El fragmento se sitúa cronológicamente al menos en el siglo VIII a.C., en un momento del final del periodo geométrico, antes de que los contactos de la población tartésica con los fenicios fueran intensos (periodo orientalizante de la 2ª mitad del siglo VIII a.C.).

          b) El otro ejemplo de documentos epigráficos son las estelas funerarias (diapositiva: estela con figura humana correspondiente al tipo más moderno. Aparece rodeada de una inscripción en lugar de otros instrumentos. Estela del periodo geométrico).

          Una evolución más es la desaparición de cualquier figura u objeto y aparecen totalmente escritas. Lo característico es que aparezcan grabadas en la parte superior y en la inferior se encuentren lisas, aunque algunas de ellas aparecen prácticamente en su totalidad inscritas o grabadas, ya que también se usaban algunas como losas para cubrir las tumbas.

          La mayoría de estas estelas están documentadas en Portugal. Casi todas aparecen en necrópolis portuguesas de la 1ª Edad del hierro, fechables entre los siglos VII y V a.C. y por lo tanto, pertenecerían al periodo orientalizante.

          29.10

          Por el momento tenemos una información muy parca para fijar el origen de la escritura tartésica. Los contextos arqueológicos dan un contexto anterior, pero ¿qué escritura anterior pudo influir?.

          Se defiende la existencia de un sistema de escritura exclusivamente silábico. Entra en contradicción con los sistemas existentes que de una escritura alfabética surgiera una escritura semisilábica (por ejemplo la tartésica). Pero hoy por hoy no se conoce ningún documento de escrituras únicamente silábico.

          Con un origen histórico podemos encontrar ese dato. Es posible relacionar la escritura lineal b con la escritura tartésica ya que pudo conocerse un sistema silábico por influencias micénicas, como otro elemento más de influencia (Montoro). Posteriormente este sistema silábico se mezclaría con la escritura fenicia (alfabética) y de ahí que surgiera esa escritura semisilábica.

          Los filólogos defienden el origen en el alfabeto fenicio.

          EL FINAL DE TARTESOS

          ¿Cuáles son las causas que provocaron el declive de esta cultura?. Están íntimamente relacionadas con el debilitamiento del comercio fenicio en las costas andaluzas, aproximadamente alrededor del 600 a.C. Se observa el abandono de muchas de las ciudades y necrópolis fenicias y si no se abandonan en su totalidad se reconvierten. Son razones de tipo político. Los fenicios estaban interesados en la explotación de las minas de metales que eran muy demandados por Oriente, en concreto por el imperio asirio.

          Esas relaciones comerciales entre las colonias del occidente y los fenicios se interrumpieron debido a la presión asiria y a la interrupción del comercio. Ello provoca un declive en una de las economías básicas de la cultura tartésica. Tartesos tiene dificultades para dar salida a esos metales. Este vacío se intenta solucionar planteando relaciones comerciales con los griegos (Argantonio y los foceos). La gran profusión de cerámica griega en todos los yacimientos onubenses en estratos fechados entre el 580 y el 550 a.C. confirman arqueológicamente este dato. Este establecimiento queda interrumpido por una nueva política que surge: los púnicos o cartagineses. Cartago intenta hacerse dueña del comercio. Su gran rival son los griegos. Impiden todo comercio por la zona del estrecho, la zona de salida del metal de las minas onubenses.

          Al mismo tiempo, la estrategia política cartaginesa es diferente. Tiene unos intereses militares muy claros. Habrá un desplazamiento de establecimientos púnicos hacia la zona levantina (fundación de Cartagena).

          Esa pérdida de interés contrasta con el alza de explotación de otras zonas mineras: las minas de Sierra Morena y las cercanas a Cartagena.

          A partir del 550 a.C. dará sentido al desarrollo de lo que se viene definiendo a la cultura continuadora de Tartesos: la cultura Turdetana.

          TEMA 2.- LA ETAPA DE LAS COLONIZACIONES

          1 LA COLONIZACION FENICIA

        • Importancia de la colonización fenicia

        • Los fenicios en occidente.

        • Las causas de la colonización.

        • La cuestión de la precolonización.

          • LA COLONIZACION FENICIA EN LA P.IB

          • Aspectos cronológicos.

          • Los fenicios en Andalucía, Levante e Ibiza.

          • Los asentamientos

          • Las necrópolis.

          • La cultura material

            • LA COLONIZACION GRIEGA

            • Las causas de la expansión colonial.

            • El caso de la P.Ib.

              • LA COLONIZACION FOCENSE EN LA P.IB.

              • Las fundaciones de Massalia y Ampurias.

              • Emporion: la mayor colonia de los massaliotas.

              • La moneda hispano-griega

              • La expansión griega en la zona levantina

              • La epigrafía griega en la P.Ib.

                • LA PRESENCIA PUNICA EN LA P.IB.

                • Origen y evolución

                • Los asentamientos

                • El mundo fenicio

                • La cultura material

                • La moneda púnica.

                • Los fenicios aportan, entre otras cosas:

                  • Desarrollo de los sistemas comerciales de trueque.

                  • Urbanismo

                  • Alfabeto

                  • Creencias e ideas, importan religiones orientales a la Península Ibérica

                  • Nuevas técnicas en la metalurgia así como el torno rápido de alfarero

                  Las razones de la salida a Occidente son varias: la búsqueda de metales debido a las interrupciones en el tráfico en extremo oriente, así como los problemas con Grecia por la influencia sobre Chipre.

                  La mayoría de los objetos aislados fechables con anterioridad a la colonización fenicia avalan las fuentes literarias que fijaban la fundación de Gadir en el siglo XII. Cuando se empezó a excavar sistemáticamente se vieron que los estratos más antiguos se fechaban en el siglo VIII a.C.

                  Aubet dice que no se puede hablar de colonización antes del siglo VIII a.C. Hoy en día se habla de precolonización, no asentamiento, pero si de relaciones comerciales que se establecen del siglo XII al siglo VIII a.C. cuando surgen las primeras colonias y asentamientos hasta el siglo VI en el que habrá un declive y será sustituido por el imperio púnico, y a partir del siglo III a.C. les llamaremos cartagineses o bárquidas.

                  Entre los siglos VI al III se utilizará la distinción entre fenicios occidentales y fenicios orientales.

                  La investigación arqueológica surgió a raíz del hallazgo casual de la necrópolis de la Aurita (?) en las costas andaluzas. Se conocía Gadir pero se desconocían otros yacimientos.

                  Ello abrió un estudio sobre la colonización fenicia en Andalucía:

                  • Occidental, centrada en Gadir, comercio con la costa atlántica, punto en el camino del NW para las fuentes del estaño. Son zonas densamente pobladas.

                  • Oriental (Málaga - Granada. Lugares ex novo, sin hábitats anteriores.

                  Nos enfrentamos con dos problemas diferentes:

                  • en la zona de Gadir hay grandes problemas con la excavación. Superposición de ciudades. Es muy poco lo que se sabe de la Gadir fenicia. Se obtienen muchas más información de los poblados indígenas de la Bahía y del Bajo Guadalquivir que tuvieron contactos con los fenicios. En Torre Tavira (Torre de Doña Blanca) es donde se han encontrado los restos más antiguos. No se sabe nada del urbanismo. Lo único que podemos saber es lo que significa el nombre de la ciudad. Gadir significa ciudad amurallada.

                  • La configuración de la bahía no es la misma que en la actualidad.

                  De la zona de la Andalucía oriental se ha podido obtener una clara información gracias a los datos provenientes no solo de las ciudades y poblados, sino también de las necrópolis. Se ha podido ver la misma planificación que la utilizada en otras zonas del Mediterráneo:

                  • o bien se creaban en islotes cercanos a la costa (Gadir)

                  • o bien en promontorios cercanos a la desembocadura de algún río (Toscanos . cerca de Vélez-Málaga)

                  Las necrópolis se situaban en la orilla opuesta. Se ha podido constatar en casi todos los asentamientos fenicios en Andalucía.

                  Durante mucho tiempo se pensó que eran factorías, lugares eminentemente comerciales. Hoy se sabe que ese concepto es totalmente desechable porque lo que hay son asentamientos duraderos.

                  A parte de la zona andaluza el conocimiento de los fenicios cambió gracias a las excavaciones de Ibiza. Dos yacimientos necrópolis en Puig des Molins e Isla plana, que nos ofrecen materiales cerámicos datados en el siglo VIII y que pusieron en solfa el planteamiento de que fueran fundación púnica. Hay unos yacimientos en Los Saladares y Peña Negra en Crevillente, que dan materiales cerámicos del s. VIII a.C. También en Guardamar del Segura están apareciendo materiales fenicios datados en esas mismas fechas.

                  4.11.97

                  Fase de recolonización.-

                  Se había encontrado materiales fechados entre el siglo XII y VIII que coinciden con las fuentes literarias. Destacan los famosos marfiles. La industria del marfil es bastante conocida en la zona del Líbano. Casi todos presentan una iconografía de tipo egipcio debido a la hegemonía política y cultural de Egipto en Fenicio-Palestina. Llegan a la Península y se encuentran documentados en yacimientos indígenas del Bajo Guadalquivir.

                  Serán las poblaciones locales las que copiarán esos motivos y trabajos.

                  Junto con los marfiles aparecen en numerosos yacimientos tartésicos unos espejos y navajas de afeitar. Las navajas llevan decoración en una cara realizada mediante incisiones.

                  Otro objeto es el llamado Sacerdote de Cádiz, que apareció en un lugar donde se cree estaba el antiguo santuario de Melkar. Apareció fuera de contexto. Su estudio se ha realizado sobre la base de paralelos iconográficos con estatuillas que aparecen en el Próximo Oriente. Este sacerdote de Cádiz en un primer momento muchos autores pensaban que era una divinidad y la asimilaban al dios PATH, por la posición de los brazos pegados al cuerpo y la máscara de oro sobre la cara, pero la utilización de máscaras por sacerdotes fenicios está documentada. La figurita aparece cubierta con una túnica hasta los pies. Las túnicas fenicias llegan hasta un poco más debajo de la rodilla.

                  Son pocas las figuritas y esculturas fenicias que se conocen en la Península. No hay escultura mayor.

                  La otra figurita es una figura femenina que se la conoce como la diosa Astarté y que apareció fuera de contexto en la provincia de Sevilla. Una peculiaridad es que sus pies aparecen en una basa, con una inscripción en caracteres fenicios en la que se menciona a la diosa de la fecundidad.

                  La tercera figurita no es de bronce sino de alabastro. Apareció en la necrópolis ibérica de TUTUGI (Granada). Apareció en un contexto que cronológicamente no coincide con la cronología de la estatuilla, ya que pertenece a un momento muy anterior. Se cree que pasó de generación en generación hasta formar parte de un ajuar funerario de un individuo de cultura ibérica.

                  Los fenicios son grandes trabajadores del alabastro. Representa una figura femenina con una iconografía emparentada con el mundo egipcio. Sentada en un trono rematado con esfinges tocadas cn tiaras egipcias. Lleva entre sus brazos un recimiente que recogería seguramente los líquidos utilizados en las libaciones (dos pequeños canales - orificios en los pechos - que comunican con la cabeza de la figurita).

                  ASENTAMIENTOS FENICIOS

                  Destacan de la zona malagueño - granadina 3 yacimientos:

                  TOSCANOS

                  MORRO DE MEZQUITILLA

                  CHORERRAS

                  TOSCANOS.-

                  Fue excavado primero y se ha constatado en él tres momentos

                • Mediados del siglo VIII. Corresponde a la creación de los pequeños lugares de hábitat que surgen con una clara planificación urbanística. Todas las viviendas orientadas iguales y se abren a una calle. Sus habitaciones a veces son muy numerosas (en Morro de Mezquitilla se han encontrado hasta 16 habitaciones).

                • Este yacimiento, a principios del VII, tiene un aumento en la extensión, se aprecia un auge demográfico y a ese momento corresponde un gran almacén y unos hornos metalúrgicas. Población que ya se dedica a trabajar la plata.

                • Mediados del siglo VII, al que pertenecen la mayoría de las estructuras de habitaciones excavadas. Planta cuadrangular o rectangular, cimentación de piedra y paredes de adobe, recubiertas de materia/pintura roja.

                • Este yacimiento se abandona a partir del VI a.C. y no se vuelve a ocupar.

                  Los otros dos yacimientos reflejan estos tres periodos:

                  • asentamiento de pequeño grupo de comerciantes o mercaderes;

                  • auge

                  • decaimiento

                  En todos se observa la misma planificación: una calle y a ambos lados distintas viviendas.

                  Además de los poblados, situados en promontorios cercanos a la costa y al río, las necrópolis se situaban en la otra orilla. Las características de estas necrópolis es que utilizan :

                  • dos ritos: incineración e inhumación, pero con predominio de la incineración, proporción que se invertirá con la presencia púnica.

                  • Se utilizan el mármol y el alabastro para fabricar las urnas funerarias. Las de mármol suelen tener una boca pequeña y ningún tipo de sujeción. Las de alabastro tienen un asa o dos, pequeñas, que se van a copiar posteriormente en el mundo ibérico (urnas de orejetas)

                  • El tipo de ajuar:

                  Grupo de cerámicas: pequeñas jarras o botellas caracterizadas por tener una boca plana con pequeño orificio (boca de seta), largo cuello, pequeña asa y una base normalmente redonda, nunca plana (a diferencia con la cerámica púnica). Estas jarras servían para contener líquidos relacionados con las libaciones y también agua.

                  También los platos están caracterizados por un borde o labio pronunciado y que solían ser dispuestos para recoger algún alimento.

                  Un tercer elemento son las lucernas, abiertas, de uno o dos picos.

                  Todas estas cerámicas están decoradas con engobe rojo.

                  Además de las cerámicas se encuentran otros objetos de orfebrería y también algún otro elemento metálico como navajas de afeitar, espejos, y excepcionalmente pequeños objetos hechos en marfil.

                  Son tres las necrópolis que nos informan:

                  TOSCANOS

                  TRAYAMAR

                  ALMUÑECAR, que es la que se considera más antigua.

                  ALMUÑECAR es la que se considera más antigua. Se han excavado 20 tumbas de pozo que ofrecen 4 tipos diferentes en cuanto a la disposición de la urba funeraria. Todas presentan o planta circular o planta oval.

                  I.- que la urna funeraria se sitúe en un nicho realizado en el lateral del pozo;

                  II.- que la urna se disponga en un nicho con fondo;

                  III.- Dos nichos laterales;

                  IV.- Combinación de urna cineraria y cista (caja realizada con lajas de piedra)

                  TRAYAMAR esta constituida por grandes hipogeos realizados mediante un pasillo de acceso a la cámara funeraria y una cámara recubierta mediante sillares de piedra. Estos hipogeos se utilizan para los dos ritos. Cuando hay incineración la urna se sitúa dentro de la cámara. Cuando hay inhumación el cadáver en cista dentro de la cámara.

                  TOSCANOS o la llamada Necrópolis del Jardín. Se han excavado 5 tipos de tumbas.

                • La más abundante y simple es una fosa excavada en el suelo donde se deposita la urna y se cierra mediante la colocación de una laja.

                • Fosa excavada en tierra pero caracterizada porque es más estrecha en la parte cercana al nivel de tierra y se ensancha a medida que se profundiza. En el estrangulamiento se dispone además de unas lajas que hacen de separación entre la zona propia de los restos y el ajuar.

                • Cistas rectangulares colocadas en el interior de una fosa.

                • Sarcófagos monolíticos, realizados en la propia piedra, a diferencia de las cistas que cuentan con cuatro lajas.

                • Una cámara funeraria realizada mediante lajas de piedra precedida de un pasillo.

                • 5.11.97

                  IBIZA

                  La fundación de Ebusus se creía que se debía a Cartago a mediados del VI. Sin embargo, excavaciones de la necrópolis de Puig des Molins certifica la presencia de materiales fenicios y tumbas del siglo VII.

                  El tipo de enterramiento corresponde a las tipologías vistas en Málaga y Granada:

                  • fosas simples excavadas en tierra y con urnas cinerarias de mármol o alabastro;

                  • cistas.

                  El ajuar vuelve a repetir el esquema visto en las necrópolis andaluzas.

                  Se han encontrado también restos de materiales cerámicos en otros lugares de la isla como Isla Plana, que en fase púnica corresponderá a uno de los santuarios más importantes.

                  Ibiza es un punto intermedio para crear relaciones con poblaciones situadas en la costa levantina. Es un asentamiento estratégico. Esto ha venido datado por hallazgos en poblados ibéricos en la costa levantina de material cerámico:

                  • Los Saladares

                  • Peña Negra de Crevillente

                  • Guardamar del Segura

                  LA CULTURA MATERIAL

                  Las producciones cerámicas

                  La introducción del torno rápido de alfarero permitirá a las poblaciones indígenas se incorporan pastas más depuradas y las paredes serán más finas.

                  Hay varios tipos de acabados:

                  • engobe rojo

                  • cerámicas pintadas con bandas alternas negras y rojas.

                  En cuanto a la tipología podemos hablar igualmente de dos tipos de cerámicas:

                  • formas cerradas: como las botellas o jarras, con la característica boca de seta o la boca trilobuladas:

                  • ánforas

                  • botellas

                  • urnas

                  • formas abiertas:

                  • platos de borde pronunciado

                  • cuencos

                  • lucernas de 1 o 2 picos

                  • los pebeteros, que se caracterizan por ser recipientes formados por dos cuerpos: dos cuencos unidos por un largo cuello, utilizados para quemar perfumes.

                  La orfebrería

                  Suele utilizarse una aleación de oro con algún otro metal. Se utilizan muchas y diversas técnicas tanto solas o combinadas:

                  • filigranas

                  • granulado

                  • repujado

                  • troquelado

                  También se combinan los metales con piedras preciosas o semipreciosas y se incorporan nuevas formas en la joyería.

                  En cuanto a la tipología debemos mencionar:

                  • el anillo giratorio, muy utilizado

                  • anillos fijos (solo en la joyería colonial), caracterizados por llevar una plaquita con una decoración incisa de carácter orientalizante.

                  • Pendientes (arracadas): copiados luego por los indígenas. Sueles ser pequeñas arracadas sin cenefa decorativa y en cuyo borde exterior llevan una decoración dentada, o también simples pendientes circulares caracterizados por un distinto grosor en la zona central, más ancha y con decoración de carácter geométrico, o pendientes circulares sin ensanche y decorados.

                  • Los colgantes para collares serán también un elemento muy usado en la joyería colonial. Hechos exclusivamente de pasta vítrea. Suelen tener forma de cabeza de varón. En el caso de que no se utilice la pasta vítrea sino que se combine el metal y piedras preciosas, la piedra se fija mediante un cartucho metálico y una pequeña anilla para sostener el colgante en el collar. También hay otro colgante más sencillo con hilos metálicos que recogen las piedras.

                  La vajilla

                  Introduce una vajilla de bronce caracterizada por que el final del asa se remata con una roseta y la terminación en la boca cuenta con figuras animalísticas.

                  Pequeños recipientes

                  Otra producción característica son los pequeños recipientes hechos con pasta vítrea y que reproducen formas de tipología cerámica no sólo fenicia sino griega. Solían servir para contener perfumes y han aparecido en las necrópolis. Entre sus formas típicas podemos citar

                  El Alabastrón: cuerpo muy prolongado, carece de cuello y se une ese cuerpo a la boca mediante un pequeño estrangulamiento, con dos pequeñas asas a los lados, aunque también los hay sin asas.

                  Jarritas con boca trilobulada. Copian la oinochoe griega. Servían originariamente para servir vino mezclado con agua en las copas.

                  Pequeñas ánforas

                  Estos recipientes de pasta vítrea suele ser casi siempre de color azul oscuro, con unas irisaciones en colores blanco, amarillo o azul claro.

                  Se observa en numerosos yacimientos de la costa andaluza que a inicios del VI a.C. se produce un declive, hasta que prácticamente se abandonan muchos de los poblados a mediados del VI a.C. La ciudad de Gadir será posteriormente ocupada por los púnicos, pero no será así con los emplazamientos andaluces.

                  Las causas son principalmente políticas, económicas y comerciales. La ciudad de Tiro pasa por un momento de crisis política y cae en poder de Nabucodonosor. Pero ello no significa que las relaciones comerciales con Occidente se interrumpan, sino que se reducen.

                  Pero ese debilitamiento lleva parejo otro problema. El gran demandador de metal era el imperio asirio. Su caída va a interrumpir esa demanda de productos metálicos, lo que fuerza a la ruptura de relaciones comerciales en la Península Ibérica. Vacío que será aprovechado por Cartago, que se convierte en el sustituto en la política imperialista fenicia.

                  Fase púnica que va desde mediados del siglo VI a.C. hasta el s. III a.C. Coincidiendo con ese relevo hay otra presencia y colonización: la llevada a cabo por los griegos. Solo hay constatadas dos colonias en la zona catalana, aunque si hay presencia en muchas otras zonas. Los elementos literarios nos hablan de colonias griegas en la costa levantina. Hemeroskopeion, entre otras.

                  6.11.97

                  LA COLONIZACION GRIEGA

                  Cuando se habla de época arcaica griega uno de los fenómenos más típicos es el de la colonización (s. VIII). Sus precedentes son los mismos, pero sus causas diferentes.

                  Blomenthal establece tres etapas:

                  • navegaciones durante época micénica 1100-900 a.C. No podemoss hablar de colonización sino de navegaciones (hallazgos micénicos por ejemplo en Montoro).

                  • Durante los años siguientes a la Edad oscura.

                  • La gran colonización s. VIII a VI a.C. Hay que establecer dos periodos:

                  • Desde mediados del s. VIII al VII

                  • Del siglo VII a mediados del siglo VI. Es en este periodo donde encuadraríamos la fundación de Emporion y Rode.

                  ¿Cuáles son las causas de esta gran colonización? No hay una sola:

                  • políticas; hay que analizar la situación de Grecia en el VIII a.C. que cuenta con un sistema con gran predominio aristocrático basado en el dominio de la tierra.

                  El gran aumento demográfico sufrido en Grecia en ese momento provocó una carestía de tierras mucho mayor. La extinción de una antigua costumbre que era el reparto de tierras comunales agravó el problema. Una salida era buscar nuevas tierras. Las propias condiciones orográficas de Grecia no facilitaban el asunto. Solución: fundar nuevas colonias en tierra no griega.

                  • económicas: en una situación de carestía en la que no se podían producir excedentes, el comercio sería a una muy pequeña escala y es de suponer que hasta un momento posterior (s. VI) no tendría su importancia.

                  Durante la llamada colonización el VIII-VII fundaron colonias en la zona conocida como Magna Grecia, mientras que la llevada a cabo durante el VII al VI irán a zonas más occidentales, y es cuando tiene lugar la fundación de Massalia (Marsella) y las colonias de Emporion Y Rode dependientes de ella.

                  • Otras: la búsqueda de aventura, el héroe griego.

                  Cuando hablamos de quienes fueron los que realizaron la colonización debemos diferenciar las dos fases. Para la Península Ibérica juega gran importancia las polis de Asia Menor, y en concreto Focea, que ya conocía la zona por navegaciones previas. Cuando la zona de la Magna Grecia ha sido colonizada se plantean asentarse en la zona del golfo de León, donde alrededor del 600 a.C. fundan Massalia. Massalia reunía dos requisitos fundamentales:

                  • terreno fácilmente cultivable para las especies mediterráneas,

                  • se asienta en el inicio de una incipiente ruta comercial que remonta el Ródano y llega a terrenos ricos en estaño.

                  Massalia se convierte en uno de los puertos y colonias más importantes al oeste de la Península Itálica, reflejado por la gran cantidad de material cerámico proveniente de otros puntos griegos encontrados (redes comerciales).

                  Al mismo tiempo pretende ampliar su círculo creando una serie de centros comerciales y colonias dependientes de ella misma, y ese es el criterio necesario para entender la fundación de las ciudades de la Península Ibérica.

                  Emporiom nos da idea de las razones fundamentales: puerto de carácter eminentemente comercial. Se sitúa su fundación con unos pocos años de diferencia, situada en un islote cercano a la costa - Paliapolis -, luego hubo un segundo asentamiento en tierra firme alrededor del 575 a. C., que es la llamada Neopolis o ciudad nueva. Muy próximo a ella se encuentra un poblado indígena que estará muy vinculado a toda la historia de la colonia: el pueblo de Indike.

                  También se habló durante mucho tiempo de una colonización llevada a cabo por otras colonias griegas, todo ello basándose en las fuentes literarias, fundamentalmente en lo relativo a Rode Alrededor del s. IX a.C: los rodios habrían fundado una colonia a la cual habrían dado el mismo nombre que la metrópoli (Rode = Rosas). No atestiguan materiales griegos con anterioridad al s. V, y los que aparecen están íntimamente ligados a los hallados en Emporion. Hoy prácticamente se acepta la paternidad focéa en el s. V. Su momento de máximo esplendor es el siglo IV, cuando se firma un tratado de igualdad de derechos con Massalia.

                  Estas colonias se diferencian del resto de las colonias griegas del Mediterráneo en dos sentidos:

                  • hay una relación constante entre Massalia y Emporion y Rode. Massalia posee el dominio de las tierras.

                  • la participación indígena influye en el urbanismo de ambas colonias.

                  En el ámbito arqueológico la mayoría de las informaciones son del yacimiento de Emporion. Lo que se sabe de Rode son hallazgos de la cultura material y, sobre todo, del gran puerto del siglo IV a. C.

                  En cuanto a Emporion mucho de lo que hoy conocemos es de su etapa helenística y romana.

                  Aunque se abandona la Paliopolis como zona de hábitat, no se abandona completamente sino que se mantiene el santuario en honor de Artemisa.

                  Las principales zonas excavadas de la Neopolis son la muralla y las fortificaciones. Las últimas excavaciones han proporcionado unas láminas de plomo escritas en caracteres griegos en las que se nos informa del establecimiento de unas redes comerciales por parte de la colonia de Emporion con Massalia y la población indígena. Ha servido también para documentar la utilización de un tipo de soporte para la escritura. Normalmente los griegos utilizan otro tipo de material, pero en aquellas colonias en las que el papiro no se da, se emplean estas láminas de plomo.

                  Otro documento que nos habla de las redes comerciales son las monedas. Tanto Emporion como Rode acuñarán moneda. Emporion a mediados del siglo V, imitando inicialmente a Massalia, pero en seguida tendrá su propia autonomía, llegando a incluir no el nombre de la ciudad sino el de sus habitantes, emporitanos. Lo mismo ocurre con Rode. Iniciará la acuñación algo después que Emporion. Su tipología será propia desde el principio, aunque inspirándose en la moneda rodia, que utiliza una rosa.

                  Ambas acuñaciones seguirán el sistema monetal griego, basado en una unidad de plata que es la drachma. Aunque además acuñarán también alguna emisión de bronce, pero será de forma esporádica.

                  11.11.97

                  TIPOLOGIA Y DENOMINACION DE LAS CERAMICAS GRIEGAS

                  Esta se encuentra muy vinculada con el uso:

                  ANFORA, para líquidos. Típica del comercio. Consta de dos asas que llegan hasta el labio desde el galbo.

                  El ánfora panatenaica (objeto que se le entregaba al vencedor de los juegos), contenía aceite del olivo consagrado a la diosa Palas Atenea.

                  PELIKE Variante del ánfora. Sirve para almacenar más que para transportar. El cuerpo es más globular que el del ánfora. Las asas de menor tamaño.

                  HYDIA Recipiente para recoger agua en las fuentes. Tiene tres asas, dos laterales y una tercera que va desde el galbo hasta el labio

                  CRATERA Recipiente para mezclar agua con vino. Introduciendo una copa se cogía la bebida. Su tipología es variada. Esta variedad ha dado un nombre que permite diferenciarlas:

                  Crátera de cáliz: forma de cáliz de flor;

                  Volutas : asas con forma de volutas

                  Campana : forma invertida

                  De columnas: asas con forma de columnas.

                  STAMNOS Para contener y guardar vino. Cuerpo globular, carece de cuello, boca o labio amplio y dos pequeñas asas.

                  LEBES o DIMNOS Especie de caldero cerámico, carente de asas. Se suele colocar sobre un trípode. Contenedor de líquidos

                  LEBES NUPCIAL: exclusivamente en las bodas. Se diferencia por su menor tamaño. Tiene dos pequeñas asas.

                  OINOCHOE Jarra para verter el líquido en copas, para servir. Boca trilobulada. Una sola asa.

                  KYLIX, KANTHAROS, SKYPHOS y KYATHOS : Copas. El Kylix es la más grande y de mayor apertura, para banquetes. Muchos con asas perforadas para 1 o 2 dedos de la mano.

                  LEKYTHOS Pequeña jarra caracterizada por una sola asa, cuerpo alargado, hombre muy pronunciado y el cuello con la boca en forma de embudo. Se utilizaban en los ritos funerarios para contener bálsamos y aceites. Llega a utilizarse como urna funeraria.

                  ALABASTRON y ARIBALOS El alabastrón es muy pequeño, de alabastro, carente de asas. El aribalos es muy chato con la boca totalmente plana. Ambos son para contener perfumes y aceites corporales.

                  PYXIS Caja para guardar joyas y ciertas ofrendas relacionadas con las bodas.

                  LEKANIS Variedad d la Pyxis a partir del siglo IV a.C.. ambas tienen tapadera. El Pyxis carece de asa mientras que el lekanis siempre tiene dos.

                  Cuando se analiza la cerámica griega se habla del momento de la recuperación a partir de los siglos XI y X a. C. Se da en la zona de Atenas, área que se vio afectada en menor medida por la crisis del mundo micénico. Empieza a producir cerámica con decoraciones geométricas, inicialmente muy concentrada en determinadas zonas, hombre, cuerpo, etc., pero que no decoran la totalidad de la cerámica. Es la cerámica protogeométrica.

                  Durante esta cerámica protogeométrica hay un momento en el que se incorporan escenas, representaciones figuradas. Serán estas representaciones las que se atribuyen al llamado maestro Dipylon, a mediados del siglo VIII a. C.

                  La siguiente fase es la llamada: periodo orientalizante. A finales del VIII e inicios del siglo VII. Se inician contactos entre Grecia y la zona sirio palestina que se reflejaron en la cerámica en los campos tecnológicos y decorativos.

                  La decoración geométrica se sustituye por figuras animalísticas y florales, animales en muchos casos fantásticos y semifantásticos. En cuanto a la técnica es la utilización de la incisión para detallar las figuras. Antes había una mancha de color. Esa técnica es aportada por los fenicios a la cultura griega. Esta técnica permitirá la parición , a partir de finales del siglo VII, de las figuras negras. Sobre la superficie rojiza de las pastas se colocan figuras en negro sobre las cuales se aplica la técnica de la incisión. Las figuras negras suelen representar escenas de carácter mitológico y legendario.

                  Esas figuras negras, a finales del VI a. C. Empiezan a cambiar a rojo. Fondo negro y figuras rojas. En un primer momento combinaban ambas técnicas, en una cara las figuras negras y en la otra las rojas. Son los llamados vasos bilingües o cerámica bilingüe. Esta técnica se utilizará ya a partir del siglo V en adelante.

                  Se caracteriza esta técnica en que exclusivamente se deja ver el color de la arcilla, que sirve para fabricar el recipiente, en las figuras que componen la escena. El resto se barniza de color negro. Sobre la figura roja, en lugar de realizar incisiones, se utiliza un pincel con pintura negra. Temáticamente se incorporan los temas relativos a la vida cotidiana.

                  Las figuras negras y rojas serán las que nos lleguen a la península.

                  12.11.97

                  LA COLONIA DE EMPORION

                  Hay dos núcleos úrbanos: la paliópolis y la neápolis. Las excavaciones se concentran fundamentalmente en la neópolis.

                  En la paliópolis se ha encontrado un santuario dedicado a Artemis Eplesia. Se sigue considerando como una zona sacra.

                  • fragmento de friso, de templo de tipo jónico, en el que se representan dos efigies;

                  • cerámica de figuras negras (Kylix), con una Palas Atenea luchando entre dos soldados armados, del siglo VI a.C.;

                  • gran cantidad de ánforas massaliotas de vino .

                  A principios del siglo V se produce un distanciamiento entre Massalia y Emporion. Esta pretende hacerse una potencia económica fuerte entre la población indígena, tanto de la península ibérica como en el sur de Francia. Este acontecimiento se puede atestiguar gracias al hallazgo en el Ampurdán, Languedoc y Rosellón de campos de silos con capacidad de almacenaje de cereal muy superior a la necesidad de esas zonas. Este almacenaje está controlado por Emporion con vistas al abastecimiento de cereal a la zona del Atica. En todos estos silos aparece una gran cantidad de cerámica ática de figuras rojas, y se ha interpretado como que seguramente a inicios del siglo V los emporitanos no habían acuñado moneda y tenían una economía de trueque. En ese intercambio jugó un papel predominante las producciones áticas.

                  Otro testimonio arqueológico lo forman otras cerámicas de mediados del siglo V (alrededor del 450): las CERAMICAS DE BARNIZ NEGRO, lisas, sin decoración y barnizadas.

                  Estos dos testimonios se han encontrado también en la zona de Huelva y Cádiz. Llegan allí por medio del comercio que realizaba Emporion.

                  Los emporitanos y los griegos pretendieron establecer relaciones con poblaciones indígenas de la costa del levante español. De ello hay dos tipos de testimonios:

                  • las fuentes escritas que nos hablan de fundaciones griegas (Hemeroskopeion)

                  • los testimonios arqueológicos, en los que se constata una gran cantidad de cerámica griega jalonando toda la costa, acompañadas de las primeras monedas de Emporion, encontradas no solo en la ciudad sino en tesoros levantinos.

                  • Existencia de escritura llamada greco-ibérica que se utiliza en la zona constetana (Alicante y Murcia). Gran cantidad de documentos epigráficos escritos en caracteres griegos pero de lengua ibérica.

                  Estas relaciones se cortan en el tránsito de los siglos IV a II a.C. Atenas, a raíz de las guerras del Peloponeso, sucumbe ante Macedonia. Ello repercute en las relaciones comerciales con los emporitanos. Se interrumpe la llegada de esta cerámica en toda la península. Emporion ha de buscar un nuevo centro y empiezan a establecerse relaciones con Roma y los pueblos del Lacio, así como con Cartago. Esto se puede atestiguar gracias a:

                  • hallazgos de cerámica púnica en Emporion

                  • comienzo de producción de cerámicas propias que se exportan a otros centros (por ejemplo el Lacio).

                  A nivel urbanístico este auge sufrido por Emporion en los siglos V y IV se muestra en la construcción de un sistema defensivo que tan solo cubre la zona meridional y occidental de la ciudad. En el sur se abre la única puerta de acceso, encuadrada por dos grandes torres defensivas. En el punto de unión del lienzo de muralla sur y occidental hay otra torre de carácter defensivo.

                  El lienzo de muralla es de carácter atípico al de otras colonias griegas. Tiene poca labra o ninguna en los bloques de piedra. Ello se debe a que participó gran cantidad de población la ciudad indígena cercana a Emporion.

                  El tipo de trazado es regular, con una calle norte/sur, que es la principal. A ambos lados se cruzan otra serie de calles que dan a ella, y es en ese cruce donde se abren las viviendas de planta cuadrada de parámetros helenísticos y romanos. Ascendiendo por la calle principal se llega a una plaza con zona sacra, con tres templos.

                  1.- templo “in antis” dedicado a Asclepio. En el apareció una escultura fechada en el siglo III.

                  2.- templo en el que apareció una inscripción a la diosa HIGEA. Se ha excavado un gran altar en mármol.

                  3.- templo dedicado a ZEUS SERAPIS. Presenta una particularidad: tiene escalinatas laterales. Es el mejor conservado. Se ha excavado su cela, de planta cuadrada, precedida de un pórtico de 4 columnas. El templo se levanta sobre un podium helenístico.

                  Pasada la zona sacra se llega a la zona del ágora en la que se ha encontrado una STOA (edifico en origen tanto para asamblea e impartir justicia, como para comerciar). Se ha podido reconstruir. Constaba de una doble columnata, planta rectangular y cubierta a doble vertiente.

                  Por último, en la zona más al norte, se ha excavado un barrio portuario e industrial.

                  Junto a estos elementos (cerámica, urbanismo), la otra fuente de información es la moneda. Las primeras monedas griegas proceden de Asia Menor y son piezas de pequeño tamaño, de peso muy bajo. Es una moneda que los focenses introducen en aquellas regiones que no disponen de una economía monetaria y que se basa en el trueque. Esa política monetaria tendrá una aceptación de tal manera que las primeras monedas que se emitan en Emporion serán pequeñas, de poco peso, y que imitan a esas monedas focenses.

                  Emporion conocía también las primeras acuñaciones masaliotas. Massalia inicia su acuñación en el siglo V imitando las monedas focenses. Emporion se inspira en esos dos tipos: pequeño tamaño y peso. Estas primeras monedas son anepígrafas (sin leyenda). De ahí que durante mucho tiempo no se sabía quien las había acuñado: si Emporion o Rode. Rode tiene su momento de máximo auge en el siglo IV y las monedas están acuñadas en el siglo V, en el momento en que Emporion se separa de Massalia e intenta hacerse con el comercio peninsular. Copian los tipos: cabezas de divinidades y animales. Son todas monedas de plata.

                  En el momento en que Emporion conoce las monedas atenienses (con Palas Atenea en el anverso y una lechuza en el reverso y con las primeras letras del nombre de la ciudad) su diseño será copiado por ellos. Se incluirán las dos primeras letras EM del nombre de la ciudad.

                  18.11.97

                  Estas pequeñas acuñaciones serán sustituidas a finales del IV y comienzos del III por una moneda más fuerte: la drachma, que empieza a aparecer en Emporion cuando la ciudad se ha convertido ya en una potencia económica. Se caracteriza porque en el anverso aparece una cabeza femenina con una leyenda monetal que hace referencia a los habitantes y no a la ciudad. Quiere expresar así que es una moneda acuñada por los emporitanos, que tienen así conciencia de polis.

                  En el reverso hay un caballo coronado por una nike. Estas monedas están inspiradas iconográficamente en la monedación cartaginesa y no en la griega. Cuando se interrumpen los contactos comerciales con el Atica se buscan nuevas zonas con las que comercial y las encuentran en Cartago, de ahí la imitación de la moneda aceptada en la Península en los focos comerciales.

                  La siguiente emisión que realiza Emporion será coincidiendo con el desembarco de los romanos con motivo de la II Guerra Púnica (finales del s. III a.C.). en el anverso aparece una cabeza femenina, y en el reverso aparece un pegaso, con la leyenda emporiton. Esta será la iconografía utilizada a lo largo de los siglos III y II y será una de las monedas más copiadas por la población íbera en los inicios de su amonedación.

                  Junto con la moneda emporitana, la otra colonia Rode, emitirá la suya propia un poco más tarde, a finales del IV y principios del III a.C. acuñado en drachmas, en el mismo formato que Emporion.

                  Esta moneda se caracteriza por una cabeza femenina en el anverso y en el reverso se hace alusión al nombre de la ciudad con una rosa. Son monedas anepígrafas. Rode además de emitir moneda de plata acuñará monedas de bronce con los mismos tipos. La diferencia entre Rode y Emporion es que mientras que ésta emite moneda durante la presencia romana y cuando más adelante se convierta en municipio. Rode solo lo hará durante el siglo III.

                  Muchas monedas de Emporion se han encontrado en tesoros ocultos en la costa levantina. Ello tuvo una gran importancia para que esas poblaciones ibéricas del Levante se familiarizaran con el uso de la moneda. Estos hallazgos, más otros de cerámica griega de figuras rojas y la presencia de la escritura greco-ibérica en esta zona (Constetanos), son el mejor testimonio arqueológico para defender la presencia griega en la región, y avalan lo que las fuentes literarias dicen al respecto.

                  De esta documentación destacamos la escritura greco-ibérica, documentada en dos tipos de soporte:

                  • láminas de plomo

                  • grafitos en cerámica

                  Todos se datan del siglo IV a.C. y sólo permanecerá en uso esta escritura hasta finales del IV y principios del III, por que enseguida será sustituida por la escritura utilizada por la llamada ibérica.

                  La documentación griega en la P.Ib. es mucho más amplia. Se ha encontrado mucha documentación en la propia Emporion y en la zona andaluza (Huelva). Los documentos epigráficos encontrados en la zona onubense corresponden al momento en que tras el abandono de los fenicios habrá una fuerte presencia de material griego.

                  En Emporion la documentación epigráfica griega es muy escasa. Es más abundante en época helenística, y hay una gran variedad de materiales:

                  • plomos (el más antiguo está fechado en el V a.C. y es una carta de tipo comercial en la que se menciona la compra, por parte de los emporitanos, de unas mercancías que se pagan con moneda, que tienen que ser las primeras monedas emporitanas.

                  • Grafitos en cerámica en las llamadas cerámicas de barniz negro, con formas abiertas (copas o platos) y el grafito suele estar realizado en la base de ese plato o copa, y hecho mediante incisión. Suele hacer referencia o bien al nombre del propietario, bien al nombre del alfarero. Se constata fundamentalmente en época helenísitca

                  • Hechos en piedra caliza o en mármol. Normalmente utilizada para inscripciones funerarias, votivas u honoríficas. Las más numerosas son las dos primeras. Las votivas nos han permitido identificar a qué divinidades estaban consagrados los templos en España.

                  LA COLONIZACION PUNICA

                  Desde mediados del VI al III a.C., fin de la II guerra púnica, los cartagineses estarán presentes en la Península. La política cartaginesa es algo diferente a la aplicada por los fenicios. Mientras que éstos habían establecido colonias con un fin comercial y económico, los púnicos, además de explotar la riqueza, aplicarán una política militar creando centros que les permitan el control del Mediterráneo. Así surgirán Cartago Nova y Ebussus.

                  En la P.Ib., para entender la colonización púnica, contamos con la información procedente de la ciudad de BARIA (hoy Villaricos - Almería). Las excavaciones han permitido constatar una zona de hábitat y una necrópolis, es el yacimiento más importante de la P.Ib. en cuanto a la información que proporciona. Está vigente desde mediados del VI hasta el III a.C. El lugar ha sido escogido no sólo por las minas de la zona de Herrerías, sino también para explotar otra de las industrias más importantes: los salazones. En esta zona se han encontrado un gran área industrial para la producción de garun.

                  En las necrópolis, en la etapa púnica, la inhumación es el rito funerario mayoritario. En Villaricos se han encontrado tanto inhumaciones como incineraciones.

                  - Incineración: se excavan pozos rectangulares, con una urna cineraria en uno de los extremos, y en el lado opuesto se situaba el ajuar funerario. También se ha constatado un foso de planta rectangular con una zona de ensanche en la parte media que lo divide en dos zonas: la funeraria (interior) y la zona de ensanche (cerrada con lajas). Sobre estas lajas se dispone el ajuar.

                  • Inhumación: fosas excavadas en piedra pero recubiertas las paredes de la fosa mediante arcilla o yeso. Un segundo tipo son las cámaras funerarias hechas con mampostería precedidas de un pasillo o dromos. Este mimo tipo lo encontramos en otra necrópolis en la zona de Cádiz, extramuros de la ciudad donde se excavaron los famosos hipogeos y donde se constató la alternancia de ambos ritos. Destaca dentro de la inhumación los sarcófagos. En Cádiz se han encontrado sarcófagos antropomorfos y monolíticos

                  Antropomorfos: con la parte superior como si se tratara de una máscara. Durante mucho tiempo se pensó que era el retrato del difunto. Están fechados en el siglo IV a.C.

                  La otra zona de necrópolis está en la isla de Ibiza (Puig des Molins), que ya había sido utilizada en la era fenicia.

                  19.11.97

                  Los hipogeos son los sistemas a utilizar. Los sarcófagos monolíticos serán mas frecuentes. También hallamos urnas para incineración.

                  CULTURA MATERIAL

                  Proviene fundamentalmente de los ajuares funerarios. Cambian respecto a los de la fase fenicia. Se introducen las cáscara de huevos de avestruz, trabajadas como si fueran recipientes cerámicos. Los cascarones aparecen decorados con pintura roja, no sólo con bandas sino también con motivos iconográficos, geométricos principalmente pero que también hallamos motivos florales.

                  La otra característica es la cerámica. La cerámica púnica puede ser:

                • Toda hecha a torno.

                • No utiliza el engobe rojo, sino que suelen ser pastas de color claro (beige o naranja).

                • Presentan decoraciones geométricas o totalmente lisas, sin decoración.

                • En cuanto a las formas la cerámica púnica se caracteriza por tener una base totalmente plana.

                • Entre las formas cerámicas decoradas están los platos y los cuencos. Los platos también son diferentes a los fenicios (labio muy ancho, diferencia de la base y del labio). Aquí no hay diferencia entre base y labio, y la base es más honda. La decoración se realiza o bien con pintura roja o bien marrón. Suelen ser líneas o bandas. En los cuencos la decoración va en el interior, mediante bandas decorativas que forman círculos concéntricos.

                  Otra forma típica son jarras con boca trilobulada, inspirándose en la forma de los oinochoes griegos. Las jarras trilobuladas suelen tener unas representaciones circulares como si fueran ojos.

                  La otra información nos llega de los santuarios, de los cuales los más importantes están en Ibiza, en Isla Plana y en la cueva del Puig des Molins. Estos yacimientos nos han proporcionado dos tipos diferentes de pequeñas estatuillas hechas en terracota, que además forman el escaso testimonio de escultura menor de la cultura púnica.

                  En Isla Plana se ha documentado hasta 30 figuritas que responden a un mismo esquema. Están hechas con terracota, utilizándose moldes, y que representan a figuras masculinas o femeninas, en las que los rasgos anatómicos, fundamentalmente la cara, se realizaban mediante pegotes de terracota o hundiendo los dedos para señalar los ojos. No se conservan restos de policromía en ninguna de estas figuras.

                  En Puig des Molins se han encontrado una mayor variedad de exvotos que corresponden a tres tipos:

                  • egipcio

                  • cartaginés

                  • helenístico.

                  Se ha constatado además que se utilizó o bien moldes o bien algunos hechos a torno, y los menos a mano. Suelen llevar estas figuritas algún aditamento metálico, o bien pendientes o bien anillas que colgaban de la nariz.

                  Otra característica de Puig des Molins es que la parte frontal está muy trabajada, mientras que la parte posterior está prácticamente sin labrar. Se piensa que estaban colocados en el santuario pegados a la pared. Muchos de ellos conservan restos de policromía en colores rojo, azul y blanco. Se cree que había alguna fábrica de exvotos cercana dado el carácter tan repetitivo de los mismos. No respondían a un gusto formal sino que obedecían a unos prototipos establecidos.

                  Los más antiguos son los de tipo egipcio. Prácticamente son máscaras que representan cabezas, tanto de varón como mujer. Muchos de ellos presentan la peculiaridad de unos orificios en los cuatro extremos, como si hubieran sido fijados o expuestos sobre algo.

                  El tipo cartaginés representa pequeñas figuritas de cuerpo entero, en distintas actitudes. La más habitual es de la de orante u oferente. Pueden estar totalmente desnudos o vestidos con algún tipo de túnica. Pero lo más característico es que suelen ir tocados con un gorro cónico aderezado con grandes pendientes y collares con distintos tipos de colgantes.

                  El tipo helenístico refleja muy bien la influencia de la escultura e iconografía griega. Hay una mayor variedad. Hay figuras tanto masculina como femenina, de orantes y oferentes, pero incluyen elementos nuevos:

                  • figuras entronizadas

                  • el tipo de tocado, aunque cónico , es más sencillo.

                  Aparecen también los bustos, que se consideran los más tardíos. Se asemejan mucho a cualquier escultura existente en esos momentos.

                  Las acuñaciones púnicas también nos informan de la cultura material. La incorporación tanto de púnicos como fenicios a la acuñación será más tardía frente a las griegos (s. VII-VI). Emporion la hará a mediados del V. Los fenicios orientales no se incorporan hasta el siglo V, y Cartago se incorpora a mediados del V. La acuñación de moneda púnica en la P.Ib. se produce en un momento bastante tardío. Gadir será la pionera en hacerlo a primeros del III. Son monedas de plata que siguen el patrón monetario fenicio-púnico (el shekel, que proviene del ciclo).

                  Estas primeras monedas utilizan una iconografía de carácter púnico pero siguiendo una corriente helénica.

                  En el anverso aparece la divinidad tutelar: dios Melkart, pero representado de forma helénica, como un Herakles, con la piel del león de Nemea y una maza).

                  En el reverso se hace referencia a la economía básica de la ciudad: los salazones (un atún), y la leyenda, en caracteres púnicos, y no solo figura el nombre de Gadir, sino que va precedida de la expresión “obra de”.

                  Junto con Gadir la otra ciudad que iniciaba acuñación de moneda es Ebussus. Emite también en plata (shekel) y el motivo es el dios Bes.

                  También se acuñan las monedas hispano-cartaginesas, hechas por los cartagineses desplazados a la Península Ibérica, y que van a servir durante la II guerra púnica para pagar la soldada. Es pues una ceca militar. Todas son de plata, aunque también las hay de bronce. Su tipología está inspirada en las monedas de Cartago:

                  Anverso: una figura masculina del dios Eshmun.

                  Reverso: un caballo delante de una palmera.

                  Son monedas totalmente anepígrafas y acuñadas en distintas zonas en función del movimiento del ejército.

                  Otras monedas tienen como tipo:

                  Anv) dios Melkar

                  Rev) un elefante (símbolo del ejército de los bárquidas)

                  Anv) una cabeza femenina de forma helenizada: diosa Tanit

                  Rev) el caballo, acompañado de símbolos astrales.

                  TEMA 3.- LACULTURAS DE LA EDAD DEL HIERRO EN LA PENINSULA IBERICA

                • LOS PUEBLOS IBERICOS

                • La formación de la cultura ibérica. Iberos e Iberia.

                • Arquitectura y urbanización: análisis regional.

                • El mundo funerario: ritos y tipos de necrópolis

                • La cultura material.

                • La moneda ibérica

                • La escritura ibérica

                • LOS PUEBLOS DEL NORTE Y NOROESTE

                • La cultura celtibérica y las culturas de la meseta.

                • Definición cultural y ámbito geográfico.

                • Principales manifestaciones culturales

                • Epigrafía y numismática celtibérica.

                • La cultura castreña del noroeste.

                • El pueblo de los astures.

                • LOS PUEBLOS PRERROMANOS DE LA FACHADA

                • Los lusitanos y célticos: definición cultural

                • Ambito geográfico.

                • Estado actual de la investigación.

                • Todas estas culturas tienen su desarrollo durante la 2ª Edad del Hierro. Para poder entender un poco ese puzzle cultural hay que ver que sucede en la 1ª Edad del Hierro. La cultura tartésica tenía dos periodos: el geométrico y el orientalizante. Este segundo corresponde a la 1ª Edad del hierro.

                  Lo que caracteriza a la P.Ib. en ese momento es el contacto con culturas exteriores: la fenicia y la griega. El desarrollo de esas culturas ibéricas hará que su configuración sea diferente en cada zona según su substrato. A la influencia fenicia y griega hay que sumar la influencia de gentes transpirenaicas y centroeuropeas. Así tendremos las culturas ibéricas, celtibéricas y castreñas.

                  Estas gentes llegan a la P.Ib. en el Bronce final, pero lo hacen en la zona NE, trayendo consigo la llamada cultura de los campos de urnas(utilizan la incineración. Las cenizas se introducen en unos vasos que se colocan en fosos excavados en la tierra). Sus necrópolis son como campos de urnas, de ahí su nombre. Estas gentes solo afectan a la zona catalana.

                  Una segunda oleada se produce en la 1ª Edad del Hierro (campos de urnas tardíos). La penetración de esta 2ª oleada no es sólo por los Pirineos orientales, sino también por el centro. Los aportes que estas gentes traen lo hacen también a toda la zona del valle del Ebro y llegarán incluso a la meseta.

                  Esta segunda oleada se caracteriza porque traen consigo dos elementos característicos:

                  • urbanismo de tipo regular

                  • la utilización de manera generalizada del bronce.

                  Por lo tanto, cuando tenemos que definir el panorama de la P.Ib. en la primera Edad de Hierro tenemos que mencionar los aportes de estas gentes centroeuropeas, que es lo que definirá las diferencias culturales entre una zona y otra.

                  LOS PUEBLOS IBERICOS

                  No es una sola etnia, sino muchas diferentes configuradas además por un substrato anterior distinto en función de si han tenido un mayor contacto con griegos, fenicios o centroeuropeos. No es un substrato homogéneo. A pesar de su heterogeneidad hay una serie de rasgos comunes. Normalmente, lo que ha quedado es el término Iberia para toda la Península.

                  Podemos hablar de dos ámbitos. Si hablamos de los íberos en sentido estricto nos referimos a la zona del Levante peninsular. Si hablamos en general el ámbito es mucho más amplio. Va desde el sur de Francia por toda la costa, la Alta de Andalucía y gran parte de la Baja Andalucía.

                  Uno de los rasgos más comunes es la lengua ibérica y la escritura. Se tenía la idea de la configuración de los pueblos ibéricos por los textos literarios históricos. Estrabón menciona no sólo el elemento étnico sino que menciona incluso su capital. La información de Estrabón se ha cotejado con los datos aportados por las monedas ibéricas.

                  PERIODIZACION

                  1º PRE-IBERICO DE FORMACION 750 - 550 a.C.

                  En este periodo no podemos hablar de íberos como tales. En Tartessos estamos en el periodo orientalizante. Coincidirá con la configuración de la cultura turdetana.

                  2º IBERICO ANTIGUO 550 A FINALES DEL S.V

                  Tiene muchas reminiscencias de esa fuerte carga orientalizante, pero al mismo tiempo incorpora los elementos griegos procedentes no sólo de la colonización griega de la zona catalana, sino también de la presencia griega en la zona del Levante y andaluza. Se integran los elementos característicos de la colonización púnica.

                  3º IBERICO PLENO fines del s. V a finales del s. IV.

                  Fue en este momento en el que la cultura ibérica manifiesta sus rasgos culturales históricos. Es el periodo de mayor apogeo de dicha cultura.

                  Finalizado el IV, y durante el III, entra en una fase de crisis que coincide con los periodos que arqueológicamente están peor documentados. Termina esta fase con la llegada de los romanos a la P.Ibérica y que da lugar a la llamada BAJA EPOCA IBERICA, que se desarrolla desde finales del siglo III y principios del II hasta el siglo I a.C. Es el momento en el que la cultura ibérica recibe todos los influjos del mundo romano (la romanización), y difiere culturalmente esta última etapa bastante de los anteriores.

                  ARQUITECTURA Y URBANISMO

                  Durante mucho tiempo la arquitectura y urbanismo y el análisis del poblamiento ibérico era muy sesgado. No en todas las ciudades se podía conocer el substrato ibérico debido a la problemática de las excavaciones. No se tenía una idea de la organización del poblamiento y pocas hipótesis se podían extraer acerca de la organización social, economía, etc.

                  Ultimamente más que excavar las ciudades se ha ido a estudiar el territorio, el hábitat, la organización, etc. Pero ese programa no se ha aplicado igual en todas las zonas:

                  • Alto Guadalquivir y Segura, son las zonas donde se ha aplicado un tratamiento arqueológico espacial.

                  • En las otras zonas se conoce bastante poco en lo que a organización poblacional se refiere.

                  ALTA ANDALUCIA: se han distinguido tres tipos de poblados

                  • los pequeños asentamientos, en zonas llanas y que carecen de fortificación.

                  • Los recintos fortificados. Estructuras de hábitat muy reducidas con defensas muy fuertes. Suelen ubicarse en zonas altas.

                  • Los grandes poblados u oppida. Corresponden a las capitales mencionadas por Estrabón. Son los centros que controlan toda una región, un territorio, donde se ubican esos distritos poblados en llano y sus recintos fortificados.

                  Estos oppida ejercen la tarea de capital. Los pequeños poblados son aquellos que explotan la tierra y proporcionan esa materia necesaria para que subsistan esos oppida. Su economía es agropecuaria.

                  Los recintos fortificados tienen dos objetivos básicos:

                  • el control del territorio

                  • zona muy rica en mineral (Sierra Morena) y por tanto un control y explotación de la otra economía básica: la metalurgia.

                  Los oppida serán los encargados de la comercialización del mineral. CASTULO, cerca de Linares, es un buen ejemplo. Es el oppidum principal de los ORETANOS. Ocupan Sierra Morena, tanto en su vertiente sur como norte. La otra ciudad importante es ORETUM. También tenemos a SISAPO, ambas en la vertiente norte. Castulo se en encuentra en la vertiente sur

                  25.11.97

                  En el caso del valle del Segura se ha visto una diferencia en cuanto a:

                  • tamaño

                  • funcionalidad

                  Se diferencia tres tipos:

                • muy pequeños, menores a 1 Ha, ubicados en llanos o en cerros. Los situados en cerro pueden estar o no fortificados. Los asentamientos en llano nuncan están amurallados. Estos últimos tienen una funcionalidad económica, agrícola y ganadera. Los situados en cerro, además de esa función económica, juegan el control de las vías de paso, y suelen estar situados en lugares estratégicos.

                • Asentamientos entre 2 y 5 Ha. Pueden estar amurallados o no, y están situados exclusivamente en zonas de paso, de control. Corresponden a los recintos fortificados de la Alta Andalucía, pero con la diferencia de que no todos están fortificados.

                • Equivalentes a los oppidum, mayores siempre a 5 Ha.

                • En cuanto a la estructura los que mejor se conocen son los oppida, que presentan un urbanismo regular organizados entorno a una calle principal, a cuyos lados se abren las viviendas. No se conocen edificios de carácter público.

                  Los santuarios en un oppidum nunca están dentro de la propia ciudad, siempre quedan cercanos a cursos de agua o en abrigos rocosos. Sólo se conoce algún edificio de carácter público, un “templo” excavado en el yacimiento de Campello.

                  Las viviendas de los oppida tampoco siguen un esquema. Las más habituales son las de planta cuadrada o rectangular, con muy pocas estancias. Son muy corrientes las de 2 habitaciones, una de ellas de mayor tamaño donde se sitúa en el centro un hogar, y en uno de los laterales un banco corrido. En una estancia suele aparecer cerámica, fusayolas, objetos relacionados más o menos con la vida cotidiana, mientras que en la otra estancia aparece material mucho más selecto, entre ellos destaca el armamento.

                  Junto con este tipo hay otras casas que presentan una planta cuadrada, con un pequeño umbral, y el interior compartimentado en forma de T. Se crean así tres habitáculos. En el extremo se esta, el último habitáculo se divide en dos mediante un pequeño murete transversal que divide la estancia.

                  También hay otro tipo con 6 o 7 habitaciones organizadas en torno a un patio. Son viviendas más tardías, correspondientes a la llamada BAJA EPOCA IBERICA.

                  En cuanto a los materiales utilizados se construyen con una base de piedra sobre las cuales se levanta un zócalo, igualmente de piedra, sobre el que van situadas las paredes de adobe.

                  El sistema de cubierta es un entramado de vigas de madera, cubierta vegetal a su vez revestida con algún tipo de enlucido, que no sólo está en esa cubierta, sino también en las paredes, que suele ser de color rojo. El suelo del pórtico suele estar formado con tierra apisonada, adobes o pequeñas piedras.

                  También difiere en estos oppida los tipos de muralla. Los hay de tres tipos:

                  • la muralla está hecha de dos paramentos de piedra. El exterior realizado con sillares de mayor tamaño que el paramento interior, poco labrados, y por eso es muy corriente que aparezcan pequeñas piedras de calza que sirven para acoplar de manera más correcta los sillares. Entre ambos paramentos el relleno se hace a base de piedras y tierra, y sólo en un caso constatado, el paramento interior aparece enlucido (Puente Tablas - Jaén).

                  • La murallas ciclópeas: destaca la muralla de la ciudad ibérica de KESE (Tarraco), capital de casetanos. Se convirtió en ciudad romana y colonia. Esa muralla se caracteriza por ser de sillares de piedra de gran tamaño.

                  • Las murallas poligonales: lo sillares tienen forma poligonal. Destaca la ibérica ARSE (Sagunto).

                  Normalmente todas estas murallas se adaptaban a las curvas de nivel hacia donde se asientan. Suelen presentar sistemas de refuerzo mediante la construcción de bastiones o torreones en los extremos, a tramos regulares, o en zonas de acceso. Esos bastiones también responden a una gran variedad. Los más habituales tienen planta cuadrada o rectangular. Las hay también de planta circular o poligonal.

                  LOS LUGARES DE CULTO

                  Ocupan un lugar muy importante los santuarios ibéricos. Se conocen dos zonas principales: la Alta Andalucía en Sierra Morena y lugares cercanos a la costa, en Murcia y Alicante.

                  Los numerosos hallazgos de exvotos (en piedra o en bronce) son muy útiles para el análisis de estos santuarios.

                  26.11.97

                  En la zona del Alto Guadalquivir hay dos zonas importantes de santuarios:

                  • Collado de los Jardines

                  • Castellar

                  Son abrigos naturales, sin construcciones, en las estribaciones de Sierra Morena. Se han encontrado numerosos exvotos en bronce, tanto de figuras humanas como de animales. Abarcan desde el siglo V a.C. hasta la Baja Epoca Ibérica. Son santuarios vinculados a asentamientos de pequeñas dimensiones, recintos fortificados, situados en los cerros.

                  En la provincia de Albacete se encontró el santuario del Cerro de los Santos, que es una construcción muy sencilla, de planta cuadrada, donde se han encontrado gran cantidad de exvotos en piedra. Son figuras de hombres o mujeres, solos o en pareja. No se han hallado figuras de animales.

                  Suelen tener dos tipos de actitudes:

                  • oferente, llevando entre sus manos algún objeto

                  • orante.

                  Ya en la zona de Murcia se han excavados otros dos tipos de santuarios:

                  • en cuevas, como el santuario de La Luz;

                  • aquellos para los que se creó un recinto, como el Cigarralejo.

                  En ambos han aparecido gran cantidad de depósitos votivos, formados no solo exclusivamente por exvotos, sino también con otro tipo de piezas, entre las que destacan gran cantidad de armas asociadas a pequeñas figuritas de animales. En el Cigarralejo destaca la alta frecuencia de pequeños caballos en bronce. Además, aquí también apareció una inscripción en plomo, con caracteres ibéricos, cuyo contenido general es de carácter religioso.

                  Hasta hace poco tiempo no se tenía constancia arqueológica de templos en el mundo ibérico, lo que chocaba en una civilización desarrollada. Las últimas excavaciones en campello han puesto de manifiesto la existencia de dos templos, que copian o se inspiran en dos viviendas características del mundo ibérico. Se las denomina cono el templo a) y b) de la isleta de Campello.

                  El tipo a) está inspirado en el tipo de vivienda en forma de T. El material en él encontrado nos hace pensar en un templo. Han aparecido numerosos objetos votivos y exvotos. Lo mismo sucede con el templo b), que solo presenta una planta cuadrangular, sin ningún tipo de compartimentación, pero que en el centro de la planta hay una loseta. Los materiales son los que han servido al prof. Abad de dar una funcionalidad de tipo religiosa al edificio.

                  La otra información de los que es el mundo ibérico viene de la NECROPOLIS. El conocimiento de su mundo funerario es más completo que el aportado por los asentamientos. El rito utilizados el de la incineración. Ellos lo habrán conocido bien gracias a los fenicios o bien gracias a esas gentes transpirenáicas que introducen la cultura de campos de urnas, dependiendo de su origen geográfico.

                  Las cenizas son introducidas en simples urnas cinerarias hechas en cerámica y que responden a varios tipos. Uno de los más comunes es una con forma de copa y tapadera, sin ningún tipo de decoración. Otra presenta una con forma de caja con patas terminadas en garras de animal, y presentan en la tapadera algún tipo de decoración animalística.

                  Estas urnas son introducidas en fosos excavados en la tierra junto con un ajuar funerario. Para tapar la fosa y señalizar el lugar de la tumba, los íberos utilizan túmulos de dimensiones muy variables.

                  Junto con este tipo de enterramiento hay otros mucho más elaborados, que son utilizados por clases sociales más altas de los pueblos iberos (guerreros, aristócratas, príncipes o monarcas). Esta diferenciación viene marcada por tipos de enterramiento monumental, asociados a ajuares funerarios de una gran riqueza.

                  Dentro de estos monumentos funerarios distinguiremos los llamados:

                  Monumentos turriforme, por ejemplo Pozomoro (ver en el Museo Arqueológico) hallado en Chinchilla.

                  Este monumento se considera, por los ajuares y la decoración, un monumento de carácter orientalizante y de los más antiguos de la cultura ibérica (s. VI a.C.)

                  Cuenta con varias estructuras:

                  • base: de planta cuadrada, con un basamento hecho a base de sillares de piedra, formado por 3 escalones;

                  • segundo cuerpo diferenciado por la colocación de unas esculturas de leones. Totalmente cuadrado y hecho con sillares de piedra, donde se ha podido observar la utilización de relieves decorativos, con motivos muy variados (banquetes infernales, figuras de animales, incluso cabezas de leones de cuyas fauces surgen llamas de fuego). Iconografía, según Almagro, de carácter claramente oriental, muy similar a las figuras de leones neo-hititas del siglo IX a.C.

                  • tercer nivel, con forma de gola egipcia. Sobre este tercer nivel iría el remate del monumento que no se ha conservado. Almagro estima que sería de forma piramidal, como los monumentos parecidos hallados en el mundo fenicio.

                  Los pilares estela, también utilizados en fase antigua, pero que prácticamente perduran hasta el siglo III d.C.

                  Están formados por varios cuerpos, siendo el principal un pilar de forma cuadrada que se apoya sobre una base escalonada. Sobre dicho pilar va un capital que a su vez sirve de base para el remate de esta estructura, que es siempre una escultura.

                  La mayoría de las figuras de animales del mundo ibérico que nos han llegado corresponde a los remates:

                  • esfinge, animal fantástico que porta el alma al más allá.

                  • León, animal protector de la tumba

                  • Toro, símbolo de la fecundidad

                  Su posición suele ser normalmente apoyados en los cuartos traseros o bien tumbados.

                  El capitel puede ser del mismo tipo que el utilizados en el monumento de Pozomoro, o cuadrados, muy sencillos.

                  Las Cámaras

                  Son estructuras funerarias vinculadas a las antiguas cámaras de los fenicios, que no sólo se utilizan en esa fase antigua, sino en la fase plena. Hay dos tipos TOYA y GALERA.

                  • Toya, de planta cuadrada, con tres naves longitudinales, pero con los dos laterales subdivididos con pequeños muretes, con bancos corridos en sus paredes laterales, y hornacinas en las paredes para las urnas cinerarias.

                  • Galera, se caracteriza por presentar una cámara funeraria, de planta cuadrada, precedida de un dromos o pasillo. El sistema de cubierta y señalización es un gran túmulo.

                  El interior de la cámara tiene un sistema de soporte que consta de un pilar de sección cuadrada, rematado en un capital. El acceso al dromos (pasillo) se caracteriza por tener una pequeña puerta, con un sillar central, con forma de clave, y dos sillares de piedra laterales a modo de dovela. El resto del pasillo está abovedado.

                  Las urnas cinerarias en escultura. Las más conocidas son las damas de Elche y Baza.

                  A la Dama de Elche (1897), no se supo darle una utilidad como escultura. Su hallazgo fue casual y fuera de contexto. La explicación del uso de la Dama de Elche fue el hallazgo de la Dama de Baza, que se encontró en una necrópolis. Presentaba, igual que la de Elche, una oquedad en un lateral del trono. Además, en el interior, se encontraron restos de las cenizas, lo que llevo a explicarlas como urnas cinerarias de carácter monumental y de tipo escultórico.

                  27.11.97

                  Estas esculturas han sido fechadas en el siglo IV a.C. se caracterizan porque ambas conservan restos de policromía, con pinturas de color rojo, azul y blanco. La Dama de Elche ha perdido prácticamente esa policromía. Tanto una como otra están ricamente ornamentadas con collares caracterizados en ambos casos por tener diversos elementos colgantes. Ambas presentan enormes pendientes. La Dama de baza se caracteriza además porque en una de las dos manos lleva una figura de un pájaro, aparece con los pies apoyados sobre un pequeño cojín, y el trono se caracteriza por tener los laterales diseñados a modo de alas de esfinges, y las patas rematan en garras de león.

                  La Dama de Baza se encontró junto con un rico ajuar compuesto por diversas formas cerámicas típicas del mundo ibérico, acompañadas de diversas armas y objetos de la vida cotidiana. La Dama de Elche tiene unos roleos en el tocado, que recogen el cabello. Ambas tienen una clara influencia de la escultura griega.

                  LA ESCULTURA IBERICA

                  Se caracteriza en primer lugar por que es la primera vez que en la P.Ib. existe una escultura de gran tamaño. La escultura ibérica sufre una evolución en sus denominadas fases antigua, plena y baja época. En la antigua se refleja la corriente orientalizante. A ella corresponden las vistas ya en los monumentos funerarios. Son todas representaciones de animales.

                  La segunda fase es cuando se refleja la influencia griega a raíz de su colonización. Son aquellas fechas entre el V y IV a.C. A ella pertenecen las Damas y muchos de los exvotos encontrados en los santuarios. Además, a esta corriente griega se conoce un monumento en PORCUNA (Jaén), constituido por un gran número de esculturas fechadas alrededor del 475 a.C., que se consideran fueron realizadas por encargo a algún escultor griego de origen jónico. Aparecieron todas ellas rotas. Se componen de figuras de animales y de escenas de luchas entre animales y hombres. La interpretación es que correspondían a un monumento de tipo funerario de carácter heroizante.

                  Dentro de estas destaca el famoso TORO DE PORCUNA, que tiene todavía muchos elementos orientales en su factura. Otro fragmento es esa lucha entre hombre y animales, a veces de carácter fantástico o semifantástico. Se repite bastante la figura del grifo. También hay figuras de leones muy similares a las del monumento de Pozomoro. Por último hay numerosos fragmentos de cabeza de caballo.

                  Perteneciente a este monumento se ven numerosos exvotos, que pueden estar elaborados en piedra o en bronce, por ejemplo las figuras del Cerro de los Santos. Son figuras bastante desproporcionadas en cuanto al tamaño de la cabeza y el cuerpo. Fabricadas en arenisca, se trabajan con cincel, taladro y algún tipo de abrasivo para pulir las superficies.

                  Las figuras aparecen independientes o bien en parejas, con dos actitudes: orante y oferente. El tipo de vestimentas y ornamentación es bastante similar al visto en las Damas. Cubiertas hasta los pies, con un largo manto que cubren hasta la cabeza, con varios collares y pendientes.

                  Hay también esculturas sentadas como la D. de Baza, pero con tronos más sencillos. Mismo tipo de vestido y ornamentos. Ninguna presenta restos de policromía.

                  En EXCULTURA EN BRONCE contamos tan solo con los exvotos de los santuarios. Pueden ser figuras humanas y de animales. El tamaño varía mucho. Desde figuras de tamaño medio hasta exvotos de reducidas dimensiones que caben en la mano. La evolución es bastante clara. Se considera que los antiguos son figuritas sin detalles, ni anatómicos ni en el traje. Su acabado recuerda a las figuritas orientales en las que se inspiró el famoso sacerdote de Cádiz.

                  En el tamaño medio las hay en tres actitudes:

                  • salutación, con la mano derecha levantada y la palma hacia fuera,

                  • orante,

                  • oferente

                  Pueden aparecer totalmente vestidos o desnudos. Además también se presentan figuritas de animales, los mismos que hallamos en el mundo funerario (toros, caballos, leones, esfinges, etc). Todos están fabricados utilizando la técnica de la cera perdida.

                  La última fase se produce ya durante la Baja época y con clara influencia romana (s. III a.C. al I). Dentro de este tipo, conocido como ibero-romano, destacan los relieves de Osuna. Realizados en sillares de piedra, fundamentalmente en sillares de esquina, donde en cada cara aparece una figura, exactamente la misma que la de la otra cara.

                  La evolución en la escultura se ve en que el tipo de representación es más sencillo que en la fase griega. No aparecen con tocados y el tipo de ornamentación es mucho más sencillo. Las túnicas de hombre y mujeres suelen estar ceñidas a la cintura mediante un ancho cinturón, todo él ornamentado con figuras geométricas y/o florales.

                  LA CERAMICA IBERICA

                  Las producciones son muy variadas. En función de la época en la que nos encontramos habrá una mayor influencia de cerámica fenicia, griega y romana.

                  Durante la fase antigua encontramos imitaciones de las cerámicas de engobe rojo e imitaciones de determinadas formas cerámicas. Dentro de éstas destacan las llamadas urnas de orejetas (dos peque asas laterales): las urnas bi-tronco-cónicas.

                  Durante la fase plena la influencia llega de la cerámica púnica como de la griega. Pero además de imitar las formas púnicas y griegas, los iberos empiezan a fabricar formas propias. La más típica del mundo ibero es el KALATHOS o “sombrero de copa”. En estos momentos la decoración es pintada de color rojo y con motivos geométricos.

                  La otra forma típica es el ALBARELO, jarra de paredes muy rectas con dos pequeñas asas laterales.

                  Y una tercera forma, que imita la cerámica griega, son las jarras de boca trilobulada, copia de los oinochoes griegos.

                  Durante esta fase plena se incorpora la decoración floral. Suele ocupar toda la forma cerámica, pero circunscrita mediante bandas pintadas , y solo utilizando la pintura roja. Es muy frecuente en esta fase plena que la decoración floral se combine con algún elemento floral.

                  Y a partir del final del siglo IV, principios del s. III, no solo se dejan de fabricar esas imitaciones sino que cambian los motivos decorativos. Ahora se utilizan dos estilos:

                  • narrativos

                  • simbólicos

                  se conocen fundamentalmente en cerámicas levantinas de Liria y Elche. Dentro del estilo narrativo hay composición de escenas, con figuras de animales y humanas. Las más corrientes son los jinetes o el guerrero ibérico, con su armamento y caballo, o escenas de danza y rituales.

                  Muchas de estas aparecen acompañadas de inscripciones en caracteres ibéricos, que explican el contenido de la escena representada. Esta escritura se realiza en la misma pintura roja que la de las figuras.

                  El simbólico es aquel que utiliza figuras de animales: toros, leones y águilas. Estas figuras de animales no ocupan toda la forma cerámica, y por eso el espacio se rellena mediante formas geométricas o florales.

                  2.12.97

                  ESCRITURA IBERICA

                  El área de expansión de la escritura turdetana será la andaluza. La ibérica abarcará desde el sur de Francia a la Alta Andalucía, Albacete.

                  La turdetana o meridional sigue mostrando ciertos rasgos en la escritura heredados de la tartésica, no sólo en la forma de los signos sino en la dirección de la escritura (derecha a izquierda). La ibérica, aunque se trata de una adaptación del sistema tartésico, no podemos olvidarnos de la influencia de la escritura griega, y por tanto será de izqda a derecha.

                  Sigue siendo semisilábico o semialfabética, al igual que la tartésica. Ahora bien, estas escrituras fueron utilizadas para lenguas diferentes. En la turdetana se desconoce el tipo de lengua, aunque será derivada de la tartésica, y la ibérica será la que se utilice para la escritura ibérica.

                  En la zona fronteriza (Alta Andalucía) de ambas lenguas se utilizó esta escritura turdetana, no sólo para escribir en lengua no ibérica sino también para escribir en lengua ibérica. Mientras que en la zona ibérica, a parte de la escritura ibérica, se utilizó la llamada greco-ibérica, constatada en el siglo IV.

                  ¿Durante cuánto tiempo se utilizaron? La turdetana está documentada desde el V al I a.C. La ibérica desde finales del siglo V hasta el siglo I. Los documentos son mucho más numerosos los ibéricos que los turdetanos. Del meridional o turdetano tenemos inscripciones en vajillas metálicas, en cerámicas, muy pocas inscripciones funerarias y leyendas monetales. Mientras que en la ibérica, además de los mismo que la anterior, existe un tipo de documento utilizado tanto por los griegos como por la escritura pre-ibérica, los plomos, que recogen textos fundamentalmente de carácter económico, comercial, y más esporádicamente religioso.

                  Entre las inscripciones en cerámica, mientras que las turdetanas son incisas y hacen referencia al nombre del propietario o del alfarero, en la ibérica pueden ser incisas y también pintadas.

                  El otro documento que nos informa no sólo de la escritura sino también del tipo utilizado en los intercambios es la moneda.

                  Tiene su origen en las imitaciones de los pueblos de NE peninsular de esas primeras monedas que se acuñan por parte de Emporion. En plata, basándose en la drachma. Copian la tipología del anverso (Artemis) y reverso (Pegaso). Lo que varía es la leyenda, que hace alusión a los distintos pueblos ibéricos de la zona, y se escribe en caracteres ibéricos.

                  El inicio de estas imitaciones están vinculadas a un fenómeno de carácter histórico, el pago al ejército durante la II guerra púnica (III a.C.), tanto para pagar al ejército romano como cartaginés.

                  Después de las imitaciones surgirán tipos propios, que son los que marcan las características de las emisiones ibéricas: utilización en el reverso de un elemento característico de esta cultura, el jinete, mientras que en el anverso aparece una cabeza masculina (divinidad, héroe, régulo, etc.)

                  Esta monedación está presente hasta el siglo I a.C. Ahora bien, se produce un cambio en la historia monetaria de la P.Ib. cuando se divide en dos provincias la por entonces Hispania una vez vencidos los cartagineses y finalizada la 2ª Guerra Púnica.

                  Catón divide la península en dos: CITERIOR y ULTERIOR. Esta se lleva hacia el 195 a.C. y se impone una política monetaria diferente en cada una de ellas.

                  Citerior: plata y bronce

                  Ulterior: bronce, a pesar de que existían numerosas minas argentíferas en la provincia.

                  Se imponen distintos tipos:

                  • citerior: predomina el jinete ibérico

                  • en la ulterior no tienen un único tipo sino muy variados y hacen referencia a las distintas divinidades y a la economía básica de cada ciudad.

                  Otra diferencia es que en la citerior solo se utilizan leyendas de escritura ibérica, mientras que en la ulterior la escritura es turdetana.

                  Las unidades monetarias están basadas en el sistema romano:

                  • denario para las de plata;

                  • as para las de bronce.

                  ARSE (luego Sagunto), utiliza en lugar de un jinete la figura de un toro, y debajo la leyenda que hace alusión al nombre de la ciudad seguida de un sufijo que significa plata.

                  Otra de las ciudades es KESE, la futura Tarraco romana. Desde un principio utiliza la iconografía habitual de la Citerior(jinete o jinete acompañado de caballo), y debajo el nombre de la ciudad.

                  En la Ulterior sólo acuñan en bronce, utilizando una tipología muy variada. CASTULO empieza a acuñar moneda en la zona sur. Se sitúan a finales del s. III a.C. Debido a esa influencia oriental encontramos que el tipo del reverso es una esfinge, y en el anverso una cabeza masculina, divinidad protectora de la ciudad. En el reverso aparece en caracteres turdetanos el nombre de la ciudad.

                  OBULCO (Porcuna) es el nombre romano dado a una ciudad turdetana llamada IPOLKA. En sus monedas aparece tanto el nombre romano como ibérico. Estas monedas con dos idiomas se las llama bilingües.

                  En la Ulterior enseguida se sustituye la escritura turdetana por la latina.

                  3.12.97

                  La sociedad ibérica es una sociedad jerarquizada:

                  • con los poblados (oppidum, -a)

                  • en los monumentos funerarios, con clases acomodadas que pueden realizar ciertos monumentos y con unos ajuares ricos:

                  • régulos,

                  • casta militar (falcatas como imagen de status, representaciones de jinetes en cerámica y monedas),

                  • gentes especializadas en actividades varias:

                  • agricultura

                  • minería

                  • comercio

                  Relaciones comerciales. Interacción con las culturas griegas, fenicia y romana.

                  Relaciones culturales (escritura).

                • (Pablo)

                • LOS PUEBLOS DEL NORTE Y NOROESTE

                  Las culturas célticas son muy heterogéneas.

                  La cultura celtibérica se define por una lengua, con escritura celtibérica (epigrafía y monedas. Además las fuentes literarias que se refieren a ellos con ese nombre. Hay un área nuclear y diversas aureolas con variantes. Burgos, Logroño, Soria, Guadalajara, occidente de Zaragoza y Teruel, Palencia, éste de Segovia (incluye la cultura castreña).

                  La cultura celtibérica tiene dos componentes:

                  • culturas locales del Bronce final: cogotas, que influye en la religión (los santuarios al aire libre se conocen con el nombre céltico de NEMETON), en cerámicas,

                  • culturas de los campos de urnas, de las que toman la incineración (con urnas con tapas cerámicas o de lajas de piedra), el urbanismo (durante el Hierro se introducen viviendas de planta rectangular y con planificación basada en 1 o 2 calles que cruzan longitudinalmente el poblado), la metalurgia del hierro.

                  • Corrientes meridionales y mediterráneas recibidas a través de los íberos de las zonas levantinas y andaluza, que aportan ideas urbanísticas (edificios monumentales), cerámicas (cerámica pintada con escenas), técnicas de orfebrería, escritura (la celtibérica es adaptación de la ibérica a una lengua distinta), moneda (el sistema monetario de plata y bronce y tipología ).

                  Un elemento común a las culturas celtibéricas y castreña son los verracos, esculturas animalísticas. Se habla incluso de cultura de los verracos. Suelen ser toros, cerdos o jabalíes. A menudo aparecen fuera de contexto. Se pensó que servían para delimitar territorios o señalar rutas de trashumancia. En época romana se reutilizan, lo que se sabe por las inscripciones latinas o funerarias en ellos encontrados, de ello se deriva que se pensara que tenían significado funerario. También han aparecido en zonas vinculadas a la ganadería y se piensa (es lo más aceptado) que es una escultura vinculada con lo religioso, como protección a la ganadería, actividad económica básica de estos pueblos.

                  La zona donde aparecen restos de escritura celtibérica con los restos de monedas. Las fuentes literarias se refieren a zonas más restringidas.

                  CARACTERISTICAS DE LA CULTURA CELTIBERICA

                  Jerarquización en el poblamiento, con ciudades capital que controlan un territorio donde hay otros poblados menores. Estos se vinculan a una funcionalidad económica (agrícola o ganadera) o militar. Las agrícolas y ganaderas están en llano, sin fortificar. Las militares, en lugares altos fortificados, controlando las rutas de paso.

                  Los oppida (capitales) suelen estar lugares de mediana altura, con defensa natural completada con fortificación: muralla adaptada al relieve, con dos lienzos de sillares de piedra poco labrados, con un relleno de piedras y tierra. Se añade una fosa. No tienen sistemas de refuerzo, y si los hay están en la puerta. La muralla determina el perímetro, y el urbanismo interior gira en torno a una calle principal que cruza longitudinalmente, con calles transversales, y otra calle principal que rodea la ciudad por el interior de la muralla. Un ejemplo típico es Numancia. Las casas son de planta rectangular, con cimentación de piedra, paredes de adobe, 2 o 3 habitaciones separadas por muretes de adobe. Las habitaciones de carácter industrial se pavimentan con piedra o arcilla; la principal, donde está el hogar, tierra o cubierta vegetal o una especie de entarimado; en esta habitación aparecen las paredes enlucidas. Un buen ejemplo es el yacimiento de BOTORRITA (Zaragoza) donde hay un edificio monumental, público. Tiene 5 estancias entorno a un patio. El edifico está precedido de un pórtico con dos columnas de sección ...........entre dos pilastras. En este edificio se han encontrado los bronces: uno escrito en celtibérico y el otro en latín. Los documentos nos hablan de un edificio de carácter administrativo. El documento en latín es del siglo I.

                  9.12.97

                  NECROPOLIS CELTIBERICAS

                  Influencia de campos de urnas tardíos. Así el rito es sólo incineración. Las cenizas se ponen en un hoyo en la tierra o en una urna cineraria.

                  El tipo de cubierta y señalización puede ser de 2 formas. Normalmente con materiales locales (piedra) se realizaba mediante empedrados o túmulos (piedra o adobe). Este tipo se completaba con la colocación de una estela. Las celtibéricas son de varios tipos:

                  • o bien con escritura celtibérica, con referencia al nombre del difunto y las relaciones de parentesco,

                  • estela con relieve.

                  Ambos casos hechos en piedra, rectangulares, aunque a veces la cabecera es curva.

                  En las estelas grabadas suelen estar presentes signos de carácter astral, aunque los más comunes son las figuras de animales o humanos, y dentro de éstas, la representación del jinete o del guerrero, directamente relacionado con el ritual funerario celtibérico que se considera un acto de “heroicización” de la clase militar o ecuestre. La diferencia entre unas y otras es zonal y cronológica.

                  • Epígrafes: toda el área celtibérica

                  • Grabadas/figuradas: Valle medio del Ebro y Burgos (p.ej. Lara de los Infantes).

                  La cronología varía:

                  • figuradas, con relieve: más tempranas, s. IV a.C., y en muchos casos reutilizadas por los romanos, como lo atestiguan la presencia de inscripciones latinas de los siglos II o I a.C.

                  • estelas con epígrafes celtibéricos. Se fecha entre III a I a.C.

                  la ubicación de esta necrópolis es siempre en una zona cercana del hábitat, pero siempre extramuros, y situada habitualmente en la colina más cercana a dicho poblado.

                  CULTURA MATERIAL

                  CERAMICA

                  Hay 2 corrientes, según la tradición sea de la cerámica de la cultura de LAS COGOTAS (Meseta) y de tradición ibérica.

                  Las de la primera corriente están hechas a mano o, en algunos casos, en torno lento. Piezas más baratas, y con una decoración escisa o incisa.

                  Las segundas se caracterizan por ser hechas a torno, con cocción oxidante y decoración pintada, con dos tipos de repertorios:

                  • motivos geométricos: círculos concéntricos, bandas, zig-zags o meandros.

                  • Temas figurativos: suelen hacer referencia a esa clase militar ecuestre: jinetes o guerreros acompañados de caballos. Es muy corriente en esta caso el uso de motivos secundarios geométricos. La producción más típica es la numantina. Se caracteriza porque las representaciones humanas son muy sistemáticas. Suelen representar el torso del guerrero de frente, mientras que la cabeza y las piernas están de perfil. Se da mucha importancia al ojo, que adquiere siempre un gran tamaño, y siempre de frente. Aparece además acompañado del armamento típico celtibérico: lanza o espada corta.

                  ORFEBRERIA

                  Tiene una tradición propia a la que se incorporan los aportes técnicos de la orfebrería ibérica y meridional (filigrana o granulado). Una de las diferencias entre la orfebrería celtibérica y la ibérica es que las joyas celtibéricas son predominantemente hechas en plata, mientras que en la ibérica predominan las hechas con aleaciones.

                  Los TORQUES son collares fijos de cuerpo fusiforme, en los que podemos hallar varios tipos:

                  • cuerpo liso con simple decoración en la zona central, hecho mediante incisión o añadiendo alrededor un hilo de plata.

                  • Cuerpo de forma sogueada y en la zona central una decoración de lazo o de ocho.

                  Las PULSERAS, o bien anulares en forma circular, rematados en los extremos con cabezas de serpientes, o bien brazaletes espiraliformes.

                  El tercer tipo son los PENDIENTES, simplemente circulares o arracadas, inspiradas en la cultura tartésica pero más sencilla. De menor tamaño, con un apéndice en la zona central con forma de racimo o de bellota.

                  Normalmente acompañando a este tipo de joyas, encontrados en tesoros ocultos con motivos de las guerras numantinas, suelen hallarse vajillas metálicas y monedas (denarios romanos y celtibéricas).

                  Suele ser habitual en este tipo de tesoros la presencia de fíbulas. Las más elaboradas son las zoomórficas, y las más sencillas las que tienen forma de puente o las anulares. Pueden estar hechas en plata, pero también en hierro y bronce. Las encontramos igualmente en los ajuares funerarios.

                  EPIGRAFIA

                  La escritura celtibérica es la última de las escrituras hispánicas. Es una adaptación de la escritura ibérica necesaria para una lengua de raíz indoeuropea. Sigue siendo semisilábica y la forma de los signos es prácticamente igual que en la escritura ibérica.

                  Está constatada a partir del III a.C. y podemos encontrarla hasta el s. I. Los documentos celtibéricos utilizan varios soportes: piedra, metal y arcilla.

                  Dentro del material de piedra hallamos estelas funerarias o bien inscripciones rupestres de carácter religioso, realizados en aquellos santuarios que en vez de estar a cielo abierto (nemeton), son grutas en cuyas paredes se grabaron dichas inscripciones (p.ej. Peñalba de Villastar)

                  En cerámica suelen ser grafitos que normalmente hacen referencia al propietario. Y en metal es donde hay una mayor variedad:

                  • bronce

                  • plata

                  Nunca utilizan el plomo, al contrario de la ibérica. En bronce destaca el BRONCE DE BOTORRITA, lámina rectangular escrita por las dos caras, encontrado en un patio. Es un texto administrativo y a la vez sacro. Es el documento celtibérico más extenso dentro de todas las escrituras hispánicas.

                  Otro tipo de documento típico son las llamadas TESERAS DE HOSPITALIDAD, que recogen una tradición típica que consistía en firmar pactos, bien entre individuos o entre estos y una ciudad.

                  Este concepto existía desde el siglo V a.C., pero el hecho de recogerlos por escrito es algo que se hace a partir de la entrada en contacto con los romanos, ya que éstos utilizaban la escritura para el HOSPITIUM romano.

                  Estas téseras eran firmadas por dos instituciones diferentes. Constaban siempre de dos partes, en las que en cada una de ellas ponían bien el contenido del acto o simplemente el nombre de los firmantes del pacto.

                  Las formas pueden ser geométricas (cuadradas o rectangulares). La escritura se hace bien con escritura lineal o por puntos. La otra forma puede ser zoomórfica. Totalmente lisas o planas, o de bulto redondo. La cara interior era lisa y era donde se grababa el texto.

                  Estas figuras suelen ser o bien toros, caballos, cerdos u ovejas.

                  LAS MONEDAS

                  Emitidas tanto en plata como en bronce. La de plata utiliza el sistema romano (denario), mientras que la de bronce es el AS. La moneda celtibérica se caracteriza por que utiliza casi siempre la misma iconografía de anverso y reverso. En el anverso la cabeza masculina de una divinidad protectora, y en el reverso un tipo de jinete, casi siempre acompañado de distintos tipos de armamento (lanza, espada, soliferrum o puñal), y acompañando al jinete una leyenda que hace referencia al nombre de la ciudad, o al nombre de los habitantes. Es muy corriente que en el anverso aparezcan los 2 o 3 primeros tipos de la leyenda del reverso. Las de bronce suelen llevar en lugar de esos tipos algún indicador de la acuñación.

                  10.12.97 (Pablo)

                  LOS PUEBLOS CELTICOS DEL SUROESTE (Luis Berrocal)

                  Tres conceptos:

                • identidad medioambiental, geológica;

                • identidad etnográfica, opiniones de contemporáneos;

                • identidades arqueológicas, cultura material.

                • Identidad medioambiental:

                  El sur de Portugal (cuenca baja del Guadiana) es una unidad geológica. Es un territorio silíceo, sin grandes montañas, malo para la agricultura, apto para bosques, ganadería extensiva, caza. Su clima recibe influencias atlánticas y mediterráneas. Esta zona está muy próxima a las minas de Río Tinto, por ello hay cercanía a los metales y minerales.

                  Identidad etnográfica: desde los siglos V y VII los celtas llegan a Cádiz según Herodoto y Hesíodo. En el siglo II, Polibio confirma estas crónicas. En el siglo I Estrabón insiste, lo mismo que hará luego Plinio el viejo. La etnia se identifica por símbolos extranjeros y por el reconocimiento general. Plinio se refiere a 15 o 16 ciudades, de las cuáles 14 son términos célticos.

                  Identidad arqueológica: los portugueses disponen de muchos sondeos bien hechos pero pocas excavaciones. Hay muchos pueblitos, especialmente de los siglos III y IV, periodo en el que se cuadruplican el número de estos (de 10 a 40 aprox.). son pueblos situados en zonas de fácil defensa. Explotaban las vías de comunicación entre el NW y SW peninsular. Apareen algunas necrópolis de tipo celtibérico. Pero también sabemos que en el Atlántico hay tradición de arrojar los cadáveres al mar.

                  Cultura material:

                  • Armamento de tipo ibérico (falcata), tipo céltico (empuñadura de antenas ato...), de hierro.

                  • Joyería : muy escasa. Se encuentran joyas desconocidas en el Mediterráneo: placas, bolas de oro soldadas. La técnica es fenicia, pero el esquema es el típico del héroe celta. Las placas parecen elementos de prestigio, de poder, hechas por fenicios para celtas. Son del siglo V.

                  Un yacimiento importante es GARBAO (s. III), donde aparecen placas y cerámicas raras. La mayoría hecha a mano, con relieves, incisiones, de motivos geométrico, con tonos oscuros.

                  Hay santuarios, unos en rocoso, en zonas altas.

                  En el siglo I se continúa, pero aparecen armas en metal de hierro: cascos y fíbulas también.

                  En el siglo V llegan poblaciones vacceas, con fuerte componente celta. Buscan pastos, metales. Hablan celta. Con los romanos (s.II) aparecen guerreros a favor y en contra de los romanos, de origen celtíbero, que dan nombre a los poblados y son lo que los romanos llaman célticos.

                  11.12.97

                  LA CULTURA CASTREÑA

                  Viene determinada por el tipo de vivienda: los castros. Se desarrolla en toda la zona N y NW, con varios núcleos fundamentales en Galicia, Norte de Portugal y parte W de Asturias. También podemos hablar de cultura castreña en otros círculos como son las zonas de contacto con la meseta (Zamora, León Avila)

                  Pero hay que diferenciar cultura de etnia. En las etnias encontramos a los galaicos, astures y cántabros. Las fuentes literarias hacen mención a las etnias y no a las culturas, concepto que ha sido acuñado por la investigación arqueológica e histórica.

                  Se conoce muy bien la etapa final, con presencia romana, pero mal los primeros momentos. Se pensaba que los inicios se fijaban a partir del s. V a.C., pero la información arqueológica la ha matizado. Hasta hace muy poco tiempo no se conocía en estos castros materiales de estos siglos o anteriores. Las últimas investigaciones han encontrado materiales griegos del siglo VI y púnicos. Hoy se habla de:

                  • castreño antiguo, desde finales del VII y principios del VI al siglo V.

                  • castreño clásico, del siglo IV al II a.C. Dentro de este periodo podemos encontrar dos subperiodos

                  • s. IV a comienzos del s III a.C.

                  • s. III a comienzos siglo II a.C.

                  • castreño reciente, desde finales II a.C. a I d.C., que es cuando se da toda la entrada de materiales romanos que nos han permitido fecharla con precisión.

                  Durante mucho tiempo se pensó que la cultura castreña acababa con la romanización, pero la realidad nos muestra que siguió perviviendo. La fecha que marca la cultura castreña sería el final de las guerras cántabras y las conquistas de Augusto.

                  Si leemos las fuentes, éstas nos hablan de un pueblo eminentemente ganadero, pero no de base cerealística, sino basada fundamentalmente en la molienda y trituración de la bellota, que bebían cerveza de cebada. Sin embargo, la información arqueológica disponible es diferente. Han aparecido muchos restos de cereal, molinos y útiles agrícolas. Así, la agricultura sería prioritaria. Ello se relaciona igualmente con las incursiones de estos pueblos hacia la meseta para recoger cereal.

                  Junto con la agricultura, por supuesto, encontramos la ganadería. Lanar, muy importante la caballar también (las fuentes nos hablan de los caballos galaicos), pero quizás la base económica se encuentre en la minería.

                  Se pensaba que la explotación aurífera fue llevada a cabo por los romanos, pero hay testimonios de explotación anterior (orfebrería en oro y el hallazgo en el interior de algunos castros, de hornos de fundición). Hoy se defiende la teoría de una economía basada en la agricultura y la minería. En las zonas más costeras también se da la pesca, y en concreto los “concheiros”. Se han encontrado restos de moluscos y útiles relacionados con el marisqueo.

                  POBLAMIENTO

                  Los castros tienen la planta con forma circular u oblonga, y se sitúan en dos zonas:

                  • o bien costeros, normalmente en islotes

                  • o bien en interior, sobre promontorios.

                  Estas gentes buscaban una defensa natural. También utilizaban defensas artificiales como recintos amurallados (1 o 2 murallas), terraplenes, fosos o las “piedras hincadas”, dependiendo de las zonas, situación y materiales de los que se dispusieran.

                  No hay ninguna organización. Las viviendas se sitúan arbitrariamente dentro del recinto. No hay una planificación del terreno. Se adaptan a la topografía. Es muy disperso, contando con áreas totalmente vacías y áreas muy concentradas.

                  En cuanto a las viviendas, las plantas más habituales son las circulares. A veces, esa estructura circular tiene un pequeño vestíbulo e incluso determinados anexos. En algunos castros encontramos algunas con planta rectangular, pero con los ángulos curvos. Suele ser normal la presencia de bancos corridos y un hogar en el centro. Cuando hay anexos estos se utilizan como almacén o zona industrial.

                  En muchos castros han aparecido viviendas de planta cuadrada o rectangular. Durante mucho tiempo se pensó que ello era una aportación romana. Se barajaba el hecho de que las de planta circular eran más antiguas. Sin embargo se comprobó que durante un tiempo ambas han convivido. Se han encontrado igualmente materiales romanos en las circulares.

                  MATERIALES.- Son los típicos de cada zona. La primera cimentación se realiza con piedras poco labradas, con zócalo de apoyo para las paredes de barro. Los castros más modernos están hechos en piedra. La cubierta es una techumbre cónica vegetas. De soporte de este tipo de cubierta se colocaba un poste. También se constatan la existencia de techos, con jambas y dinteles de piedra, que se decoraban con círculos, esvásticas, eses, no sólo decorando la puerta, sino también el interior, inicialmente quizás como protección y luego como simple adorno.

                  Dentro de la arquitectura hay una serie de monumentos, quizás de carácter sagrado, quizás funerario. Se ha encontrado una piedra hincada en el suelo con un orificio en la parte inferior. Las casas donde se han hallado tienen una estructura especial. Las interpretaciones son varias:

                  • monumento funerario, hoy en entredicho;

                  • santuario relacionado con divinidades acuáticas, tampoco suficientemente demostrado;

                  • simplemente termas con zona de baños calientes y fríos.

                  Lo que se conoce es muy poco del mundo funerario. Casi todas las necrópolis excavadas son del último momento, muy influidas por la romanización. Si se sabe que utilizaban la incineración. El tipo más común es una simple fosa excavada en la tierra.

                  CULTURA MATERIAL

                  Cerámica

                  Escultura

                  Orfebrería

                  En la escultura hay tres tipos de imágenes diferentes:

                  Antropomorfa

                  Zoomorfa

                  Ornamental de tipo arquitectónico

                  Esta última ya la hemos visto en las puertas de los castros.

                  En cuanto a la zoomorfa contamos con los BERRACOS, que pueden servir para:

                  • señalizar rutas,

                  • monumentos de tipo funerario

                  • labra muy poco hecha.

                  En la escultura antropomorfa contamos con:

                  • figuras de guerreros. Figuras masculinas, de cuerpo completo pero hasta las rodillas solo, y que van ornamentadas con un puñal y un escudo circular o caetra y que pueden ser bien:

                  • Monumentos honoríficos a guerreros

                  • Monumentos de tipo funerario, vinculado con el hecho de que muchas de estas esculturas llevan inscripciones latinas de carácter funerario.

                  • cabezas cortadas. Solo presentan la cara de una figura masculina, con representación muy abstracta de los rasgos faciales, realizados mediante incisión, y que pueden :

                  • ser cabezas de divinidades

                  • o tener relación con el mundo funerario.

                  16.12.97

                  CERAMICA

                  Los estudios están bastante retrasados con respecto a otras investigaciones. Ello se debe a que, a diferencia de otras culturas, la cerámica aparece muy fragmentada, de ahí que dudemos acerca de su tipología. También es debido al poco interés en el interés por el estudio de estas cerámicas debido a su tosquedad y poco atracción.

                  Debido a su retraso es necesario cierta precaución. Parece que las primeras producciones son de una cerámica bastante tosca, con una decoración mediante incisión con motivos geométricos. Poco a poco la incisión se combina con estampación pero con motivos geométricos.

                  El paso siguiente será la introducción de un torno lento. Es casi coetáneo a la presencia de cerámicas romanas. Se incorporan también nuevas técnicas decorativas hasta que la cerámica castreña deja ese repertorio y pasa a imitar a las cerámicas romanas.

                  ORFEBRERIA

                  Relacionada con la tradición autóctona anterior de la Edad del Bronce con influencias de la orfebrería de la zona atlántica. Son muy sencillas y robustas, sin ningún tipo de decoración.

                  La forma más típica son los torques. A ello hay que sumar los aportes técnicos de Centro Europa con raíces indoeuropeas. Así se introducen dos técnicas:

                  • troquelado

                  • estampado

                  con esta incorporación centroeuropea se incluyen nuevos tipos de joyas, sobre todo las diademas.

                  La última corriente en la influencia de las técnicas mediterráneas, técnicas utilizadas por los tartesos o la orfebrería fenicia: filigrana y granulado.

                  Junto a estas nuevas formas destacan las arracadas y los amuletos.

                  Aunque la cultura castreña utiliza fundamentalmente el oro, para el armamento utiliza otros metales, sobre todo el bronce, frente al hierro usado por otras culturas.

                  También contrasta con la no utilización de la moneda. Siguen basándose en el trueque. Su conocimiento de la moneda será posterior y ya en época romana. Utilizaban también pequeñas láminas metálicas para los intercambios, dato que corrobora Estrabón en su Geografía.

                  17.12.97

                  LA ROMANIZACION

                  Hay dos momentos en la organización romana en España. Con Catón, alrededor del 195 a.C., la provincia de Hispania se divide en dos: CITERIOR y ULTERIOR. Los límites por el interior son bastante imprecisos. Abarcaba hacia Sierra Morena (Castulo), que pertenecía a la Ulterior, y la vertiente norte a la Citerior.

                  Con Augusto se divide de nuevo en tres provincias: TARRACONENSIS, BETICA y LUSITANIA. Esta distribución corrige ligeramente el antiguo límite de Sierra Morena. Todo lo que es la antigua Castulo queda dentro de la Tarraconense.

                  Las provincias pueden ser imperiales y senatoriales. Las imperiales van a controlar aquellas zonas de mayor riqueza minera. Gran parte de las zonas mineras quedan dentro de la Tarraconense.

                  En el Bajo Imperio se vuelve a rectificar la estructura provincial.

                  Otra característica de los primeros momentos de la república es que los antiguos dominios cartagineses pasan a ser romanos. Uno de los primeros elementos a controlar serán los yacimientos mineros. En el siglo II a.C., terminada la 2ª Guerra Púnica, para la explotación de las minas, los romanos aprovechan a la propia población indígena, y así no entrar en conflicto con ellos, crean una SOCIETAS, lo que aparece atestiguado a través de las fuentes y los documentos arqueológicos:

                  • societas castulonensis

                  • societas sisaponensis

                  ambas en antiguos oppida ibéricos que habían tenido un gran impulso. Los romanos crean una societas publicanorum. En muchos útiles aparece una marca inscrita mediante un punzón o buril hasta crear las dos letras iniciales.

                  Este sistema de explotación se hace así porque, aunque quienes controlan la mina son indígenas, el subsuelo es romano. En la transición del II al I a.C. se produce un cambio en dicha organización y dejan de estar presentes estas societas publicanorum surgiendo las societas privadas.

                  En muchas ruinas observamos lingotes de plomo en los que en la cara superior aparece, en unos carteles, los nombres de los individuos, con la típica estructura romana del tria nomina (praenomen, nomen y cognomen).

                  Esta sistema estará vigente hasta que una gran parte de la época imperial, que será cuando aparezca una figura: el procurator y el praefectum, pertenecientes al orden ecuestre y que van a ser designados por el emperador para el control de esas minas.

                  La otra vía de explotación de los recursos naturales será la explotación agrícola. Se utilizó la villa romana. Se conocen pocas de época republicana. Son más las de época imperial y bajo imperial.

                  Una villa republicana o imperial es una estructura relacionada directamente con la explotación. Una villa bajo imperial es también residencia. COLUMELA, el geógrafo latino hispano, nos habla de tres partes en la composición de una villa:

                  • pars urbana: partes de la villa destinadas al propietario y su familia;

                  • pars rustica: dedicada a las estancias relacionadas con los trabajadores de la explotación agrícola.

                  • Pars fructuaria o zona industrial de la villa. Normalmente se sitúa muy próxima a la zona rústica.

                  Además, la estructura en planta de una villa romana puede ser muy diferente. Los dos esquemas más repetidos son:

                  • villas organizadas en torno a un patio, desviación de la típica domus romana que es el atrium;

                  • villas lineales, donde en lugar de un atrio hay un corredor que da acceso a las distintas partes

                  corredor

                  Los campamentos son otro elemento típico de poblamiento. A la hora de escoger un lugar no tenían por que situarse en lugares con defensa natural. El elemento defensivo era su propio campamento. Otro concepto es que, antes de construir el campamento se veía si iba a ser permanente o temporal. Aunque la estructura en cuanto a concepción es la misma, los materiales no son iguales. Todo campamento tiene planta, o bien rectangular, o bien cuadrangular. Cuenta con dos ejes (N-S y E-W), y como elemento exterior defensivo construyen un foso y un vallum (o empalizada). Al mismo tiempo crean una circunvalación interior, junto a la empalizada, que permite una zona de acceso a los cuarteles y a la empalizada misma. En el cruce de esas dos vías es donde se dispone el cuartel donde se aleja el Cónsul. Es ahí donde, si es permanente es donde se crea el edificio o se instala la tienda, si es temporal.

                  Cercano a ese cuartel se construyen dependencias relacionadas con el ejército y con los suministros a ese ejército.

                  En la zona media, alrededor del foso, se crean los cuarteles destinados a las élites ecuestres. Los últimos cuarteles son los destinados a la infantería.

                  El acceso al campamento se realiza gracias a 4 puertas, situadas en los extremos de cada una de esas vías.

                  Esta construcción condiciona muchas de las posteriores ciudades de la P.Ib. que surgen de estos campamentos (p.ej. León)

                  18.12.97 (Rebeca)

                  En cuanto a las murallas, durante la república se utilizan muchas de las antiguas murallas ibéricas, las ciclópeas y las poligonales. También utilizan un sistema de fortificación propio: murallas de sillares como en Baetulo (Badalona), con un núcleo de hormigón (técnica arquitectónica muy utilizada), y lienzo exterior revestido con sillares de piedra bien trabajados y aparejo almohadillado. Se completa con un foso y torres cuadradas o semicirculares, en las zonas de apertura de la muralla y en los ángulos.

                  En la Ulterior encontramos varios tipos:

                  • 1. Las que siguen la tradición turdetana con sillares poco trabajados, con motivos o en seco, torres con planta semicircular.

                  • 2. Núcleo de opus caementicium, revestido con sillares de piedra trabajados. Torres sólo de planta rectangular (Osuna).

                  En Emporion respetan la antigua ciudad. Se crea una fortaleza militar (praesidium) por Catón (191 a.C.) y de ella, hacia fines del siglo II, principios del I surge Emporiae. Reformada en época de Augusto. Se observan restos de época republicana: parte de la muralla, y zona centro (foro) con carácter civil, administrativo, mercado, del que se conserva un templo que se ha reconstruido, pseudo períptero, tetrástilo y de orden corintio romano. En su fachada delantera existía un ara, y en la parte posterior un muro donde se colocaban y conservaban 3 estatuas de las 3 divinidades principales del panteón romano. Templo abrazado por un pórtico en forma de U cuadrada.

                  Otro caso de una ciudad indígena transformada por los romanos lo tenemos en AZAILA, en el valle del Ebro. Beltrán ha distinguido 3 niveles urbanos:

                  • El más antiguo nos muestra las características e las ciudades del valle del Ebro con influencia centroeuropea, poca planificación. Destruida al final de la 2ª guerra púnica (fines del siglo III). Se reconstruirá posteriormente.

                  • el segundo nivel pervivirá hasta las guerras sertorianas (años 80 a 72), momento en el que se construye un primer sistema de murallas que se adaptan a la topografía y muestran elementos de clara influencia ibérica (casas que se abren a una calle principal, vías más reducidas, sin trazado reticulado). Casas típicas ibéricas.

                  • El tercero alcanza hasta el año 49 a.C. cuando es destruida por las guerras civiles entre César y Pompeyo y ya no se volverá a ocupar. Es una ciudad romana republicana del siglo I. Hay un nuevo sistema de defensa en la parte baja del cerro. En el interior, en la zona central, se encuentran el foro y los edificios públicos, un templo dístilo con un mosaico en la cela. Casas que son ya domus. Atrio a cielo abierto, pequeño vestíbulo, 2 estancias a los lados de la entrada con abertura al exterior (tabernae) o apertura al interior (habitación del servicio o almacén). Alrededor del atrio están los cubiculae (triclinium, tablinium)

                  Se encuentra con ligeras modificaciones en Azaila. Muchas presentan el atrio, pero las 2 habitaciones laterales nunca fueron tabernae.

                  También hay ciudades creadas ex novo (colonias). Poco usual en tiempos de la República, y más frecuente en tiempos de César y Augusto. Al fundarse una colonia se hacía un acto ritual semejante al acto de fundaciñon de Roma. Se halla recogido en las fuentes literarias (Plutarco) y representado en algunas monedas. Un sacerdote sujetaba una reja a una yunta de bueyes, y mediante la línea que se trazaba se delimitaba el trazado de la ciudad (posteriormente se alzaría allí la muralla), y una zona sagrada o pomerium, pegada a la muralla en donde no se puede ni construir ni enterrar. Al llegar a las puertas se levantaba el arado. Había cuatro puertas y también era considerada zona sagrada. Lo que primero se trazaba era el cardo y el decumanum, que marcan los puntos cardinales y las puertas de la ciudad.

                  Tras trazar las dos calles y los límites se construía la muralla. En el cruce de las calles se habría el foro.

                  El trazado suele ser rectangular en planta, pero en origen serían cuadradas.

                  Había otras vías secundarias paralelas a las dos principales. Se crean trazados reticulares, con insulae (rectangulares) con las casas o viviendas de número variable.

                  Cerca de las murallas se construían las zonas de recreo: teatro y termas. Otros lugares de ocio, como los anfiteatros y los circos, estaban extramuros de la ciudad.

                  El urbanismo es un ejemplo de cómo Roma asumió los elementos de raigambre helénica.

                  Barcino fue una colonia de la que se ha excavado muy poco. Trazado reticulado. La Plaça Sant Jaume era el foro.

                  8.1.98

                  En la ciudad se traza primero la delimitación de la zona a ocupar y que va a ser por donde se construya la muralla. Se deja un espacio libre, el POMERIUM, y dos vías principales, el CARDO (Norte a Sur) y el DECUMANUM (Este a Oeste), y en cuyo cruce se abre una plaza pública: EL FORO.

                  El foro es un lugar de reunión, pero también es un centro religioso, político y administrativo. En el foro se construyen edificios de distinto tipo para atender esas necesidades:

                  • religiosas

                  Templos a una o varias divinidades. Si es una sola suele ser el emperador, que cuando muere se le diviniza. Normalmente esos templos suelen estar en el foro. Además, puede haber un templo dedicado a las tres divinidades principales del panteón romano: Júpiter, Juno y Minerva. Estos tres dioses tenían en Roma, en el Capitolio, un templo caracterizado por 3 CELLAS, en lugar de 1 sola, cada una de ellas consagrada a una divinidad. En provincias, a esos templos tripartitos se les conoce como CAPITOLIOS.

                  El caso más claro de existencia de un capitolio en Hispania lo tenemos en BAELO CLAUDIA (prov. de Cádiz, cerca de Tarifa).

                  • además del templo todo foro tenía edificios dedicados a la política y a la administración, como es el caso de

                  • las basílicas

                  • las curias

                  los templos suelen corresponder a dos tipos:

                  • planta circular, éstos muy escasos en Hispania.

                  • planta rectangular.

                  Todo templo rectangular se caracteriza por ser un lugar para acoger la estatua de la divinidad. Los griegos no tenían necesidad de crear edificios ex profeso, creían en los lugares naturales, hasta el periodo geométrico en el que surge el templo. Los romanos, por el contrario, enseguida encontraron necesidad de alojarlos.

                  Se elevan sobre un podium fabricado con opus caementicium (hormigón) y que se reviste con materiales propios de la zona, por ejemplo el granito en Hispania, aunque también dependiendo de la categoría se utilizan materiales más nobles (mármol)

                  Tienen una escalinata central que permite el acceso a un pórtico columnado (conocido con el nombre griego de PRONAOS). Normalmente, estos pronaos en la península disponen de columnas de orden corintio y de base ática. Del pronaos se accede a la cella, que podía ser bien única bien tripartita (Capitolio). La cubierta siempre a dos aguas, y el material utilizado eran las légulas, normalmente de madera. En la P. Ib. Se utiliza el mármol en muchos templos.

                  Otro de los edificios son las basílicas. Su primera característica es que es siempre 2 o 3 veces más larga que ancha. De planta rectangular y dividida en su interior en tres naves. Siempre la central es más ancha que las de los laterales. Además, esas naves laterales tienen una continuación en un primer piso. Normalmente tienen una parte final en forma semicircular o en forma de ábside, donde se sentaba el tribunal que tomaba una decisión de carácter administrativo.

                  Los materiales constructivos dependen mucho de la zona, pero lo comunes la cubierta, a doble vertiente y con légulas.

                  Además de estos edificios que acabamos de comentar, nos encontramos con otros muy destacados, como los destinados al ocio: teatros, anfiteatros, circos y termas.

                  TEATROS

                  El origen del teatro en el mundo griego son los teatros móviles, en madera, y no será hasta el siglo IV a.C., con la construcción del templo de Epidauro, que se construirá un teatro estable.

                  La gran diferencia entre un teatro romano y griego está en la orquestra, que en un teatro griego es circular y en uno romano es semicircular. Las otras dos partes del teatro son la escena y la cavea o gradas.

                  La escena está compuesta por 3 elementos:

                  • postcaevium o parte exterior de toda escena de un teatro romano

                  • el fons scaena, zona central caracterizada por tener un muro recto en el cual se abren hornacinas donde se ubican las esculturas que adornan y forman parte de la escena a representar. Tiene además una serie de aperturas, 2 o 3, que varían de un teatro a otro.

                  • Pulpitum o plataforma

                  La orquesta es de planta semicircular, y se separa de la cavea por medio de la construcción de un pequeño murete o BALTEUS, y que es la zona donde a continuación se levantan los asientos de las clases nobles o privilegiadas.

                  A continuación viene la cavea, que normalmente tiene una inclinación debido a que se aprovechaban en muchos casos las laderas de las colinas, pero no siempre era así. Esta cavea está dividida a su vez en tres zonas, cada una separada por un pequeño pasillo. La zona más próxima a la orquesta es la imma cavea

                  La intermedia es la media cavea

                  Y la última es la summa cavea.

                  Para acceder, las escalinatas ponían en comunicación con la escena mediante unos pasillos abovedados o vomitoria.

                  También había diferencias en los asientos entre los lugares privilegiados cerca del balteus (mármol o con decoraciones) y además estaban reservados.

                  Entre los teatros que hay en Hispania destacan Mérida, Itálica y Sagunto.

                  ARQUEOLOGIA I SEMESTRE 97/98

                  José Luis Menoyo 33 / 1

                  Diapositivas:

                  Cerámica de engobe rojo :

                  • plato de labio ancho

                  • jarritas con un asa (en el periodo geométrico no existen prácticamente) y normalmente las asas terminan en el hombro de la vasija o llegan hasta el cuello o boca.

                  Partes de una jarra:

                  • labios

                  • cuello

                  • hombro

                  • galbo o cuerpo

                  • pie

                  Se han encontrado lucernas de origen fenicio (abiertas) con un pico o dos picos.

                  Se desarrolla mucho la orfebrería.

                  Estas decoraciones también se encontrarán con las vajillas metálicas: cuerpo globular, cuello muy pronunciado y asas características que rematan en el galbo con una decoración floral orientalizante. La decoración en la boca también suele tener motivos animalísticos.

                  Falcatas: espadas cortas, con filo curvo, empuñadura normalmente con forma de animal, o un prótomo con forma de caballo o águila. En muchas de estas falcatas hay una decoración como de damasquinado, no solo en la empuñadura sino también en el filo.

                  Junto con la falcata aparecen espadas más largas, lanzas, puntas de lanza, que nos hablan de la importancia de la clase guerrera en la sociedad ibérica. Importancia testimoniada no solo por la frecuencia de este tipo de hallazgo sino también por las monedas y en las cerámicas con decoración pintada.

Vídeos relacionados