Pelota vasca

Deportes. País Vasco. Euskadi. Orígenes. Frontón. Modalidades: Mano, Pala, Paleta. Cesta punta. Remonte, Share, Frontenis. Apuestas

  • Enviado por: Cesar
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


Pelota Vasca

  • Orígenes

Antiquísimo y popular deporte consistente en impulsar la pelota con la mano limpia o con la ayuda de instrumentos como la pala, el guante o la cesta. Nacido y practicado en las dos vertientes vascas del Pirineo, este juego -atlético, bello y espectacular como pocos- reúne toda las características -nobleza, lealtad, virilidad, tesón- del pueblo que lo ha creado y, con el nombre también vasco de jai alai, se ha extendido por todo el mundo hasta erigirse el más universal de los deportes que tienen por base un muro y una pelta, como el hanhball norteamericano y el fives inglés.

A partir del jeu de paume, origen del juego de la Pelota Vasca, aparece en el País Vasco el juego de “Largo”, en el que la pelota es impulsada con la mano o con un guante de cuero de un lado a otro d n campo dividido por una raya. Como evolución de este juego y con el perfeccionamiento de la herramienta empleada, cambia también el escenario y aparece el juego de ble, nombre derivado de la palabra vasco-francesa blaid, con la particularidad fundamental de que la pelota no va ya de un lado para otro, sino contra una pared o frontis.

Sus orígenes son desconocidos, aunque Homero alude a un juego semejante practicado por sus conciudadanos griegos. También se han hallado restos de lo podría haber sido un frontón en las ruinas incas de Chichén Itzá. No obstante, el juego de la pelota, en su versión actual, ha sido practicado y reglamentado por los habitantes de las dos vertientes vascas de los Pirineos.

  • Pelota Vasca

Denominación genérica con que se conocen diversas especialidades de juego de pelota, originarias del pueblo vasco o especialmente arraigadas en él y cuyo rasgo común es el disparo de la pelota hacia una pared frontal. Se remonta en sus orígenes a la antigua Grecia y a Roma. En modalidades más o me­nos parecidas a la actual de P. a ma­no, se jugó a lo largo de los siglos en diversos países europeos; pero donde arraigó con firmeza extraordi­naria fue en el País Vasco durante los 5. XVIII y XIX, extendiéndola los vas­cos en todas aquellas regiones del planeta a donde emigraban. El terre­no o cancha de juego de la P., fron­tón, consta en lo esencial de una pa­red frontal, frontis, y otra lateral, perpendicular a aquélla. La altura de ambas paredes es la misma. De lado a lado del frontis y a un metro del suelo va una chapa de unos 10 cms. de anchura. La pared lateral está di­vidida en números o cuadros, rayas perpendiculares al suelo pintadas en la pared de tres en tres metros y numeradas comenzando por la más cercana al frontis. El suelo se compo­ne de losas adecuadamente ensambla­das o de una capa de cemento, que es lo más frecuente en la actualidad; en él se halla trazada una raya paralela al frontis y a 10 m. de éste, llamad a raya de falta y otra más lejana, llama­da raya de pasa. La anchura del suelo es igual o algo menor que la del fron­tis. Los jugadores o pelotaris visten pantalón largo y camisa blancos y se disponen en dos bandos distinguién­dose por el color rojo o azul de la faja, aunque en alguna modalidad el distintivo es el color de la camisa. Las modalidades del juego de la P. son varias y se clasifican en dos grandes grupos: las de a mano y las de herra­mienta. En las primeras el pelotari golpea la P. con la palma de la mano a la altura donde nacen los dedos; en las de herramienta el jugador lan­za la P. bien golpeándola con un bate especial de madera (pala corta, pala larga, paleta) o catapultándola con una especie de cesta muy alargada de mimbre (cesta punta, remonte, etc.). Las modalidades de herramienta exi­gen frontones de mayores dimensio­nes que las de mano. Los partidos son competiciones generalmente entre parejas. En la jugada inicial o saque un pelotari hace botar la P. en el suelo a una distancia determinada del frontis y acto seguido, sin retenerla, la lanza contra éste. La P. así puesta en movimiento debe golpear el frontis por encima de la chapa y caer entre la raya de falta y la de pasa. A con­tinuación será un jugador cualquiera de la pareja contraria quien lance la P. contra el frontis y así continúan interviniendo alternativamente un ju­gador cualquiera de cada bando y otro del bando contrario. La P. siempre ha de golpear el frontis sobre la cha­pa y, salvo en el saque, puede botar eh cualquier parte del suelo habiendo tocado o no la parte lateral. Cuando un pelotari no consigue hacer llegar la P. el frontis o la pelota lanzada por él, después de golpear debida­mente el frontis, tocare la pared la­teral por encima del limite establecido o fuere a botar fuera del suelo de juego, comete falta; el bando contra­rio se apunta así el tanto. Para ganar un partido los vencedores deben lo­grar un número de tantos que varia según las modalidades: 22 a mano, 35 a cesta punta, 40 a remonte y 45 a pala larga; esta variedad es debida a la diversa duración de los tantos. El peso de las P. ofrece gran variedad (las de mano pesan de 100 a 106 gramos); lo mismo cabe decir de su tamaño y material de que se componen. Como en los demás deportes los jugadores se clasifican en aficionados y profesionales. En los frontones donde actúan estos últimos, abunda el publico que arriesga su dinero en apuestas. Son cerca del millar los pelotaris profesionales vascos de cesta punta diseminados por los cinco continentes, que juegan en frontones donde el público apuesta grandes sumas. En el País Vasco la modalidad más popular es la de pelota a mano, especialidad en la que se organizan numerosos campeonatos y partidos motivados por las fiestas de los pueblos. En Vizcaya hay frontones modernísimos donde juegan los profesionales de cesta y pala. En Guipúzcoa abundan los frontones de a mano y en Navarra destaca la modalidad del remonte. También existen otras modalidades como el trinquete, el rebote, etc., pero son menos conocidas. La modalidad más extendida internacionalmente es la cesta punta. Existen frontones en USA (especialmente en Miami), Filipinas, China, México y otras naciones sudamericanas aunque los jugadores suelen ser vascos. Otras modalidades han hallado arraigo en los países iberoamericanos.

La pelota se compone de las siguientes modalidades: mano, pala, pala corta, paleta, cesta punta corta, remonte, share y fontenis.

  • Frontón

El frontón es el lugar de juego en el que se desarrollan todas las modalidades de la pelota vasca. De forma rectangular en su superficie (llamada cancha), está cerrado por tres paredes y uno de los la­dos mayores queda abierto. Las tres paredes reciben el nombre de: frontis (aquella contra la que se impulsa la pe­lota), pared izquierda (opuesta al lado abierto) y rebote (opuesta al frontis). La superficie contigua a la cancha, en el lado abierto, recibe el nombre de con­tracancha.

La contracancha debe tener un ancho mínimo de 4,50 metros y la misma lon­gitud que la cancha.

En la pared izquierda se marcan unas divisiones (cuadros) que están nu­meradas y sirven para establecer las dis­tancias de saque y para situar la posición de los jugadores (pelotaris) en cada momento. Los cuadros distan entre si 3.5 metros en los frontones cortos y 4 metros en los largos.

Se entiende por frontón corto aquel en el que la longitud de la cancha es de un mínimo de treinta metros, y por frontón largo el de cincuenta metros de cancha o más.

La altura del frontis es de 9 metros en el frontón corto y de 10 metros en el lar­go. No obstante. para que el impacto de la pelota sea considerado válido debe superar una línea horizontal situada a un metro del suelo. siendo esta distancia común a los dos tipos de frontón. La al­tura de la pared izquierda y del rebote debe ser la misma que la del frontis.

La anchura de la cancha, así como la del frontis y la del rebote es de 9 metros en el frontón corto y de 10 en el largo.

Estas dimensiones pueden sufrir algu­na modificación. ya que el actual regla­mento contempla unos máximos y unos mínimos -según la modalidad- que, por exceso o por defecto, no se ajustan a las medidas antes citadas.

En el frontis se colocan unas chapas que coinciden con los limites del mismo, de modo que se puede saber con certeza la validez o no del tanto. El material de estas chapas al ser golpeado por una pe­lota tiene un sonido claro.

En la cancha, coincidiendo con el cuadro número 4, se traza una línea a lo ancho, paralela a las paredes menores, y también en el cuadro siete. En el terreno comprendido entre las dos líneas es donde debe botar la pelota tras un saque.

  • Técnica Del Juego

Esencialmente las técnicas usadas en las diferentes modalidades son semejantes. Los pelotaris se dividen en dos bandos, rojo y azul. Cada bando está compues­to por un jugador (individual) o por dos (parejas).

En este último caso, según su función en la cancha los pelotaris reciben el nombre de delantero o zaguero.

El juego comienza tras el saque por parte de uno de los bandos lanzando la pelota contra el frontis, y respondiendo del mismo modo el bando contrarío. En la jugada de saque la pelota tiene que botar entre los cuadros 4 y 7 para que éste sea válido.

El juego prosigue de este modo, es decir, impulsando alternativamente la pelota contra el frontis cada uno de los bandos hasta que uno de los dos cometa falta y se anota un tanto el bando opo­nente.

Comete falta el bando que no puede devolver la pelota antes de que dé un segundo bote o bien que envía la pelota fuera de los límites válidos del frontón. Asimismo se considera falta cuando la pelota da el bote en la contracancha

En la especialidad de cesta punta se considera falta, además, retener la pelota más tiempo del preciso o hacerla saltar dentro de la cesta. Finalmente se comete falta también al entrar en contacto con la pelota con cualquier parte del cuerpo.

Existen varias jugadas típicas que están presentes en la mayoría de las modalidades y tienen nombre propio.

Las más destacadas son: la arrimada, que se produce cuando la pelota enviada rozando la pared izquierda; larga, que consiste en enviar la pelota al fondo de la cancha cuando el contrario está adelantado; la corta, dejar la pelota cerca del frontis cuando el adversario está rezagado; la dejada, que se produce tras fingir un golpe fuerte, dejando en cambio la pelota muy cerca del frontis: la cortada, cuando se golpea rasa la pelota, cerca del frontis, cortando el vuelo; la volea, al golpear la pelota de arriba hacia abajo, con el brazo por encima del hombro; el golpe cruzado, hacer rebotar la pelota en el frontis con un ángulo abierto de inclinación hacia la derecha o la izquierda; el golpe de paredes, cuando la pelota, tras rebotar en la pared izquierda lo hace también en el frontis y sale en dirección a la contracancha.

  • Pelotas

Al ser varias las modalidades que com­ponen este deporte, las pelotas usadas también tienen diferentes características. El proceso de fabricación es com­plejo y bastante lento, por la razón de que su elaboración es completamente artesanal, realizada a mano. El proceso común comienza al revestir una bola de madera o plástico con unas tiras de cau­cho, cortadas y trenzadas, a las que se añade un revestimiento de lana y una pequeña capa de hilo. A partir de ahí existe una diversificación, en función del destino final de la pelota.

Las de mano se forran con cuero de cabra, las de pala con cuero apergami­nado, las de cesta punta con uno de per­gamino.

Según sus características, las pelotas pueden dividirse en nuevas, renovadas o usadas, y en vivas o muertas (motelas), atendiendo a la rapidez de su desliza­miento.

  • Mano

En la especialidad de mano la pelota se golpea con la mano desnuda. Puede ser jugada de forma individual o por pare­jas, aunque al igual que ocurre en las demás modalidades pueden jugarse par­tidos de uno contra dos, dos contra tres o tres contra tres, si bien en la modali­dad de mano es en la que menos se pro­ducen estos casos.

El saque se efectúa desde el cuadro tres (individual) o desde el cuadro cua­tro (parejas). La pelota tiene un peso to­tal de 101 a 105 gramos y el número de tantos para vencer en un partido es de 18 para los aficionados y 22 para los profesionales en individual y de 22 para ambas categorías por parejas.

  • Pala

El jugador de pala dispondrá de un ins­trumento de madera de haya o similar formado por un mango y una superficie más ancha destinada a golpear la pelota con ella. La longitud máxima de la pala es de 52,50 centímetros y su peso está comprendido entre los 800 y los 900 gramos. La pelota pesa entre 105 y 115 gramos.

El saque se efectúa desde el cuadro doce y las partidas se disputan a 45 tantos.

  • Pala Corta

El instrumento empleado tiene una for­ma parecida a la de la pala, aunque más ancha. Es asimismo de madera de haya o similar y su longitud máxima no pue­de exceder de 51 centímetros. Su peso es de 650 a 750 gramos. La pelota pesa entre 85 y 90 gramos.

El saque se efectúa, en frontones de menos de 37 metros, a 2 metros del re­bote y en frontones de más de 37 me­tros a 35 metros del frontis. Son necesa­rios 40 tantos para lograr la victoria.

  • Paleta

La paleta es todavía más liviana que la pala corta, mide 50 centímetros de largo y 13.5 de ancho. Está hecha de madera de haya o similar y tiene un grueso de 2,5 centímetros. La pelota pesa entre 50 y 52 gramos. El saque se efectúa con las mismas condiciones que en la modali­dad de pala corta y el número de tantos necesarios para ganar es de 35. En esta especialidad no hay profesionales.

  • Cesta Punta

La cesta punta es una de las modalida­des mas espectaculares de la pelota. La cesta es de castaño, tejida tupidamente de mimbre, acanalada y curvada, con una longitud de 90 a 110 centímetros desde el frontal del enguante hasta el centro de la punta, incluida la curvatu­ra. La bolsa de retención mide de 15 a 16 centímetros de ancho y de 62 a 68 centímetros de largo en línea recta, des­de el frontal de la curva exterior final.

El saque se efectúa desde el cuadro once y son necesarios 40 tantos para vencer. En la cesta punta está permitido retener la pelota dentro de la cesta por unos instantes, para después devolverla contra el frontis. La pelota pesa de 115 a 125 gramos.

  • Cesta Punta Corta

Está formada con los mismos elementos que la cesta "larga" de la que difiere en su longitud máxima, sólo 65 centímetros. La bolsa de retención mide 9 centímetros en su parte más honda y en línea recta desde el frontal a la curva exterior final mide 55 centímetros. La pelota pesa entre 105 y 110 gramos. El saque se efectúa desde el cuadro doce y el par­tido se juega a 40 tantos.

  • Remonte

Se emplea una cesta parecida a la de la cesta punta pero sin bolsa de retención. En el remonte hay que devolver la pelo­ta sin retenerla, "remontándola" con la cesta hacia el frontis. La cesta es de teji­do más compacto y duro que la de cesta punta. Mide desde el enguante hasta su extremo de 82 a 83 centímetros. La pelota­ pesa de 105 a 110 gramos. Se realiza el saque desde el cuadro doce y las partidas se disputan a 45 tantos.

  • Share

Ésta es una de las modalidades menos practicadas. El instrumento con el que se envía la pelota al frontis es de mim­bre o de madera, está curvado en forma elíptica, y lleva sujeta en su parte inter­na una red de cuerda poco tensa. La pe­lota pesa de 76 a 82 gramos. Se saca a 35 metros del frontis y el partido se jue­ga a 40 tantos. En esta modalidad no existen los profesionales.

  • Frontenis

Se juega con una raqueta de tenis, pero con un cordaje más fuerte y con el bas­tidor forrado con tela, para protegerlo en la devolución de pelotas animadas. La pelota es también de las usadas en el tenis. Al no existir campeonatos oficiales no se ha determinado las distancias de saque ni el tanteo final, aunque usualmente se juegan a 35 tantos.

  • Apuestas

Las apuestas son otro de los alicientes de los espectadores del juego de la pelo­ta; pueden ser formalizadas por media­ción de un "corredor" autorizado o bien adquiriendo quinielas (traviesas) en las taquillas.

En el segundo caso la empresa se hace cargo del pago después de publicar las combinaciones ganadoras. En el pri­mer caso, el espectador acepta con gestos la oferta del corredor, el cual extien­de inmediatamente la papeleta de cada apostante. El corredor tiene derecho a pagar las apuestas, compensándose des­pués con la empresa.