Paz perpetua y Kant

Filosofía racionalista. Pensamiento kantiano. Hostilidades entre Estados. Tratados internacionales y reservas

  • Enviado por: Sena
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad

ÍNDICE

PAGINAS

  • INTRODUCCIÓN ........................................................................ 3

  • CAPÍTULO I: SECCIÓN PRIMERA ............................................ 4

  • CAPÍTULO II: SECCIÓN SEGUNDA .......................................... 6

  • CAPÍTULO III: PRIMER ARTÍCULO DEFINIDO PARA LA PAZ PERPETUA ................................................................................. 7

  • CAPÍTULO IV:SEGUNDO ARTICULO DEFINIDO PARA LA PAZ PERPETUA ................................................................................ 8

  • CAPÍTULO V: TERCER ARTÍCULO DEFINIDO PARA LA PAZ PERPETUA ................................................................................ 9

.

  • CAPÍTULO VI: SUPLEMENTO PRIMERO ................................ 10

  • CAPÍTULO VII: SUPLEMENTO SEGUNDO ............................. 11

  • CONCLUSIONES ...................................................................... 12

  • BIBLIOGRAFIA ......................................................................... 13

INTRODUCCIÓN

El opúsculo de Kant sobre este libro suele situarse en la línea de una serie de proyectos de organización internacional y de paz perpetua que se ha sucedido desde la baja Edad Media hasta nuestros días.

En un aspecto, el opúsculo Kantiano es la culminación de la literatura anterior sobre el tema, pero, el tratado de Kant Sobre la paz perpetua supera el nivel de una elucubración más o menos aislada y alejada de la realidad.

Kant, como es sabio, no fue de vocación tardía, pero sí de producción tardía, el tratado Sobre la paz perpetua vio la luz en 1795, siendo Kant ya septuagenario; el libro lleva el subtítulo de ensayo filosófico.

Sobre la paz perpetua se presenta como un tratado estructurado en dos secciones:

  • Contiene seis artículos preliminares

  • Tres artículos definitivos para una paz perpetua entre los estados.

  • Y consta en su versión definitiva de dos apéndices o nexos:

  • Sobre la discrepancia entre la moral y la política desde la perspectiva de la paz perpetua.

  • De la armonía de la política con la moral según el concepto trascendental del derecho público.

  • En Sobre al paz perpetua desde hoy podemos destacar como aportación decisiva de Kant la idea de que la precariedad del derecho internacional solo puede ser superada por al vía de la organización internacional, tanto en el ámbito regional como en el mundial; en otros términos, la idea de que la paz, éticamente necesaria, va vinculada a la organización a través de la federación.

    SOBRE LA PAZ PERPETUA

    Puede dejarse a un lado la cuestión de sí esta satírica inscripción escrita en él rotulo de una posada holandesa en la que había dibujado un cementerio interesa a los jefes de estado en particular, que no llegan nunca a estar hartos de las guerras.

    El autor pone como condición que el político práctico sea consecuente, en caso del conflicto con el teórico, y no pretenda ver peligro alguno para el estado en las opiniones de este.

    Cfr: sobre la paz perpetua; pp:3-4

    KANT, I

    Sobre la paz perpetua; Ed: tecnos; Madrid 6º edición 1998; pp:IX-XXII

    SECCIÓN PRIMERA

    Que contiene los artículos preliminares para la paz perpetua entre los estados

  • <<No debe considerarse válido ningún tratado de paz que se haya celebrado con la reserva secreta sobre alguna causa de guerra en el futuro>>

  • Si se diera esta afirmación se trataría, en este caso, simplemente de un mero armisticio, un aplazamiento de las hospitalidades, no de la paz, que significa el fin de todas las hostilidades. Las causas existentes para una guerra en el futuro, aunque quizá ahora no conocidas ni siquiera para los negocios, se destruye en su conjunto por el tratado de paz, por mucho que pudieran aparecer en una penetrante investigación de los documentos de archivo. La reserva sobre viejas prevenciones a las que ninguna de las partes hace mención, con la perversa intención de aprovechar la primera oportunidad en el futuro para este fin. Este hecho no se corresponde a la dignidad de los gobernantes, semejantes cálculos.

  • <<Ningún estado independientemente, podrá ser adquirido por otro mediante herencia, premura, compra o donación>>

  • Un estado no es un patrimonio, es una sociedad de hombres sobre la que nadie ni siquiera ella misma puede disponer. Pero tampoco puede intentarlo con otro estado, del que bien dadas unas raíces, si se hiciera se eliminaría su existencia como persona moral convirtiéndola en otra cosa.

    Todos conocemos por ejemplo los peligros que han conducido a Europa, este perjuicio de adquirir bienes, incluso contraer matrimonios entre estados (1ª y 2ª guerra mundial).

  • <<Los ejércitos permanentes deben desaparecer totalmente con el tiempo>>

  • Suponen una amenaza para otros estados por su disposición a parecer siempre preparados para una guerra. Los estados se estimulas a superarse en este campo y que resulta al final más opresiva la “paz” que una guerra corta. Añadiéndose el abuso de los hombres como meras maquinas en manos de otro (el estado). Otra cosa es defender a la patria de los ataques del exterior reclutando a gente voluntariamente.

  • <<No debe emitir deuda pública en relación con los asuntos de política exterior>>

  • Un sistema de crédito, como instrumento en manos de las potencias para sus relaciones recíprocas, resulta siempre un poder financiero para exigir, un tesoro para la guerra que supera a los tesoros de todos los demás estados. Esta facilidad de hacer la guerra es un gran obstáculo para la paz perpetua; para prohibir esto debía existir un articulo preliminar.

  • <<Ningún estado debe inmiscuirse por la fuerza en la constitución y el gobierno sé otro>>

  • ¿Qué le daría derecho a ello? Nada; aunque no resulta aplicable al caso de que un estado se divida en dos partes a consecuencia de disensiones internas y cada una de las partes represente un estado particular y que un tercer estado presente entonces ayuda a una de las partes no seria considerado como injerencia; sin embargo la injerencia de potencias externas, en el caso de que la lucha interna no se haya decidido, seria una violación de los derechos del pueblo.

  • <<Ningún estado en guerra con otro debe permitirse tales hostilidades que hagan imposible la confianza mutua en al paz futura, con el empleo en el otro estado de asesinos, envenenadores, el quebrantamiento de capitulaciones, la inducción a la traición, etc... >>

  • Estas son estrategias deshonrosas, pues aun en plena guerra a de existir alguna confianza en la mentalidad del enemigo, ya que de lo contrario no se podría acordar nunca la paz y las hostilidades se desvarían hacia una guerra de exterminio

    Cfr: sobre la paz perpetua, pp:5-13

    *O. C. pp:5-13

    SECCIÓN SEGUNDA

    Que contienen los artículos definidos para la paz perpetua

    El estado de paz entre hombres que viven juntos no en un estado de naturaleza, que es mas bien un estado de guerras, es decir, un estado en el cual las hostilidades no se han declarado y existe una amenaza constante. El estado de paz debe ser instaurado, pues la omisión de hostilidad no es todavía garantía de paz y si un vecino no da seguridad a otro cada una puede considerar como enemigo a quien le haya exigido esa seguridad.

    Cfr; sobre la paz perpetua; pp: 14

    *O.C. pp:14

    PRIMER ARTÍCULO DEFINITIVO PARA LA PAZ PERPETUA

    La constitución civil de todo estado debe ser republicana

    La constitución republicana es aquella establecida de conformidad con los principios:

    A) de la libertad de los miembros de una sociedad (en cuanto hombres).

    B) de la dependencia de todos respecto a una única legislación común (en cuanto súbditos).

    C) de conformidad con la ley de la igualdad (en cuanto ciudadanos).

    La constitución republicana, además de tener la pureza de su origen tiene la vista puesta en el resultado deseado: la paz perpetua. Si es preciso el consentimiento de los ciudadanos para decidir si debe de haber una guerra; por el contrario, en una constitución (no republicana) en la que el súbdito no es ciudadano, la guerra es la cosa más sencilla del mundo, porque el jefe de estado no es un miembro del estado sino su propietario, al que la guerra no le va a hacer perder lo mas mínimo.

    Para no confundir la constitución republicana con la democracia es necesario saber:

    1. Se denomina realmente la forma de soberanía, de las que existen: uno solo, algunos relacionados y todos aquellos que forman una sociedad civil.

    2. La forma de gobierno que es el modo con que el estado hace plenitud de su poder.

    Toda forma de gobierno que no sea representativa es una propiedad, porque el legislador no puede ser al mismo tiempo ejecutor.

    En fin se puede afirmar que cuanto mas reducido es el numero de personas del poder estatal mas cerrada será la constitución y viceversa.

    Cfr: sobre la paz perpetua; pp:15-21

    SEGUNDO ARTÍCULO DEFINIDO PARA LA PAZ PERPETUA

    El derecho de gentes debe fundarse en una federación de estados libres

    Del mismo modo que miramos con profundo desprecio el apego de los salvajes a la libertad sin ley, que prefieren la lucha continua a la sumisión de una fuerza, del mismo modo tendrían los pueblos civilizados que apresurarse a salir cuanto antes de esta situación infame: en vez de esto, cada estado sitúa su soberanía precisamente en no estar sometido en absoluto a ninguna fuerza legal externa y el brillo del jefe de estado consiste en sacrificar a miles de personas bajo sus ordenes por un asunto que no les afecta, sin ponerse el mismo en peligro.

    Teniendo en cuenta la maldad de la naturaleza humana vemos que la manera que tienen los estados de procurar su derecho solo puede ser la guerra, pero el derecho no puede ser decidido mediante la guerra ni mediante un resultado favorable, una victoria; vemos así mismo que un tratado de paz puede poner termino a una guerra pero no a la situación de guerra y encontramos además que no tiene vigencia para los estados.

    Entendiendo el derecho de gentes como un derecho para la paz, no se puede pensar que con un concepto así habría que entenderse.

    Cfr: sobre la paz perpetua; pp: 21-26

    TERCER ARTÍCULO DEFINIDO PARA LA PAZ PERPETUA

    El derecho cosmopolita debe limitarse a las condiciones de la hospitalidad universal

    Se trata de derecho y hospitalidad, el derecho de un extranjero a no ser tratado hostilmente por el hecho de haber llegado al territorio de otro, siempre y cuando el extranjero se comporte amistosamente.

    Es contrario el derecho natural la inhospitalidad de los nativos de las costas por los robos de barcos por ejemplo. Pero si se compara la conducta inhospitalaria de los estados, produce espanto la injusticia que ponen de manifiesto en la visita a países y pueblos extranjeros; porque cuando existe una violación de los derechos de un pueblo repercute a todos los demás, la idea de unos derechos para todos no resulta una representación extravagante, sino que contempla el código no escrito del derecho público y del derecho de gentes, siendo un compromiso para la paz perpetua.

    Cfr: sobre la paz perpetua; pp:27-30

    SUPLEMENTO PRIMERO

    De la garantía de la paz perpetua

    Quien suministra esta garantía, es que la naturaleza en cuyo curso mecánico brilla una finalidad: que a través del antagonismo de los hombres surja la armonía, incluso contra su voluntad. Por esta razón se llama instintivamente destino.

    Antes de determinar con mayor precisión esta garantía será preciso examinar el estado que la naturaleza ha creado para las personas. La organización de la naturaleza consiste:

    1) Ha cuidado de que los hombres de todas las partes de la tierra puedan vivir.

    2) A través de la guerra los ha llevado incluso a las regiones más inhóspitas para poblarlas.

    3) También por medio de la guerra ha obligado a los hombres a entrar en relaciones más o menos legales.

    Habiendo procurado la naturaleza que los hombres puedan vivir sobre la tierra ha querido también que dejen vivir, incluso contra su inclinación, y sin que este deber presuponga al mismo tiempo un concepto de deber que le vincule con una ley moral, sino que la naturaleza ha elegido la guerra como medio para lograr este fin.

    Cfr: sobre la paz perpetua; pp: 31-41

    *O.C. pp: 31-41

    SUPLEMENTO SEGUNDO

    Artículo secreto para la paz perpetua

    Un articulo secreto en las negociaciones del derecho público es una contradicción objetiva, es decir, atendiendo a su contenido; puede haber en cambio, un secreto si se toma en consideración la persona que lo dicta, por no conveniente esta persona para su dignidad al manifestarse públicamente como autor del referido artículo.

    No hay que esperar que los reyes filosofen ni que los filósofos sea reyes, porque la posesión del poder daña inevitablemente el libre juicio de la razón. Pero es imprescindible para ambos que los reyes, o los pueblos soberanos, no dejen desaparecer o acallar a la clase de los filósofos sino que les dejen hablar públicamente.

    Cfr: sobre la paz perpetua; pp:42-44

    *O. C. pp: 42-44

    CONCLUSIONES

    Es un libro bastante interesante y ameno, aunque tengo que reconocer que algunas palabras me han resultado de difícil entendimiento.

    Respecto al contenido del libro dice cosas muy coherentes con las que estoy desacuerdo como los pasos que se deben de seguir para llegar a la paz perpetua y como la naturaleza nos influye para que lo consigamos. Pero me parece un poco absurdo decir que para conseguir la paz perpetua los estados deben regirse por una república cuando gobernando de mas formas se puede conseguir y además no debe influir en la opinión publica en como se debe de gobernar un estado, me parece bastante absurdo. Excluyendo esto lo demás me parece muy correcto.

    Ojalá algún día lleguemos a esa paz perpetua tan deseada por la gran mayoría de al población mundial sin importar a algunos jefes de gobierno sus perdidas de poder y mucho menos su orgullo.

    BIBLIOGRAFIA

    • Sobre al paz perpetua; Immanuel Kant; Ed: tecnos

    Kant (1724-1804), filósofo alemán que fue considerado por muchos como el pensador más influyente de la era moderna.

    Obras filosóficas de Kant

    La piedra angular de la filosofía de Kant, a veces llamada filosofía crítica, está recogida en su Crítica de la razón pura (1781), en la que examinó las bases del conocimiento humano y creó una epistemología individual. Fundamentación de la metafísica de las costumbres (1785). Las ideas éticas de Kant son el resultado lógico de su creencia en la libertad fundamental del individuo, como manifestó en su Crítica de la razón práctica (1788). En su tratado La paz perpetua (1795) Kant aboga por el establecimiento de una federación mundial de estados republicanos. En la Metafísica de la ética (1797) Kant describe su sistema ético, basado en la idea de que la razón es la autoridad última de la moral. Antropología en sentido pragmático (1798).

    Otras obras

    Además de sus trabajos sobre filosofía, Kant escribió numerosos tratados sobre diversas materias científicas, sobre todo del área de la geografía física. Su obra más importante en este campo fue Historia universal de la naturaleza y teoría del cielo (1755).

    Entre otros escritos de Kant figuran Prolegómenos a toda metafísica futura (1783), Principios metafísicos de la filosofía natural (1786), Crítica del juicio (1790) y La religión dentro de los límites de la razón pura (1793).