Partos. Auxilios en caso de parto. Ahogamientos

Crecimiento y fisiología fetal. Contracciones. Dilatación. Alumbramiento. Respiración artificial. Métodos

  • Enviado por: Dolores Echevarría.
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 24 páginas
publicidad
cursos destacados
Cálculo Vectorial y de varias Variables
Cálculo Vectorial y de varias Variables
En este curso se estudiarán conceptos relacionados con las funciones de varias variables como una...
Ver más información

Transformada de Laplace
Transformada de Laplace
En este curso aprenderás todo lo relacionado con la transformada de Laplace. Los temas a grandes rasgos son: 1....
Ver más información

publicidad

Hoja presentación


Indice


Introducción

El tema de partos y ahogamientos fue desarrollado en la materia de "Primeros Auxilios" dictada durante el año 1999 a cargo de la profesora Silvia Stepanosky con el objetivo de:

  • Dar conocimientos sobre los mecanismos básicos que se presentan en una situación de parto, para así poder realizar adecuadamente los primeros auxilios requeridos.

  • Instruir sobre los primeros auxilios a realizar en caso de ahogamiento y las prevenciones a tener en cuenta.

Desarrollo

Partos

Crecimiento, desarrollo y fisiología fetal

Luego de la fecundación se origina el huevo o cigoto, el cual se transforma en mórula y luego en blastocito. Una vez implantado se comienzan a diferenciar las vellosidades coriónicas (futura placenta) y el embrión.

El período embrionario comienza a la cuarta semana de amenorrea y se forman las nuevas estructuras; se extiende hasta la décima semana. Allí comienza el período fetal., donde las estructuras formadas crecen y se desarrollan.

Colocación fetal

La acomodación feto-uterina es un fenómeno estático y también cinético ya que es influido por la movilidad feto y la tenacidad y motricidad del útero.

  • Actitud Fetal: Es la relación que guardan la cabeza, tronco y las extremidades entre sí. La actitud normal es la flexión: cabeza flexionada sobre el tronco, miembros superiores cruzados delante del tórax, muslos flexionados sobre el abdomen y piernas flexionadas sobre los muslos.

  • Situación Fetal: Es la relación existente entre el eje ovoide fetal, el eje ovoide uterino y el eje longitudinal de la madre. Cuando el eje longitudinal del feto coincide con los demás la situación es longitudinal; si no es transversal u oblicua.

  • Presentación: Es la parte del feto que toma contacto con el estrecho superior, ocupándolo en gran parte y que puede evolucionar dando lugar a un mecanismo de parto. Puede ser cefálica o pelviana.

* Posición: Es la relación que guarda el punto guía1 con el lado izquierdo o derecho de la pelvis materna; puede ser derecha o izquierda. Sus variedades pueden ser:

  • Anteriores

  • Posteriores

  • Púbicas, sacras o directas

  • Trasversas Dorsoanteriores

Dorsoposteriores

Parto

Es la expulsión de un feto con un peso mayor de 500 gr. (20 semanas aproximadamente), cuando ya ha cumplido integralmente el ciclo de su vida intrauterina y ha llegado a término un embarazo (37 a 41 semanas de amenorrea)

Si el parto se realiza:

  • En la semana 42 o luego, se habla de postérmino.

  • Antes de las 37 semanas se considera de pretérmino.

  • Entre las 20 y 27 semanas es inmaduro; también se lo denomina aborto tardío.

Si en el momento de expulsión el feto no ha alcanzado las 20 semanas de vida intrauterina se habla de aborto.

Trabajo de parto

Se desencadenan distintos fenómenos fisiológicos como las contracciones uterinas coordinadas e intensas que producen (junto con cambios en el tejido conectivo del cuello uterino) el reblandecimiento y la dilatación del cérvix; su objetivo es permitir la salida de un feto viable por los genitales maternos.

Fenómenos activos del trabajo de parto

  • Contracciones Uterinas

  • Suministran la fuerza y la presión que borra y dilata el cuello y expulsa al feto y la placenta. Características:

    • Tono: Presión más baja registrada durante las contracciones.

    • Intensidad: Aumento de la presión intrauterina en cada contracción.

    • Frecuencia: es el número de contracciones producidas en diez minutos.

    • Intervalo: Es el tiempo que transcurre entre dos contracciones consecutivas. Es en relación inversa a la frecuencia.

    Las hay de dos tipos:

  • Tipo A: De poca intensidad, en pequeñas áreas del útero y no son percibidas por la mujer ni por palpación (aproximadamente una por minuto).

  • Tipo B: De mayor intensidad, se propagan a un área más grande del útero, son percibidas por la mujer y por palpación y tienen una baja frecuencia que va aumentando a medida que avanza el embarazo.

  • En el preparto la actividad uterina1 es creciente, luego de la 30ª semana de gestación se produce un aumento gradual de la intensidad y la frecuencia de las contracciones tipo B; las contracciones tipo A van disminuyendo a medida que el preparto progresa.

    Las contracciones son con mayor frecuencia y con menor intensidad en posición decúbito lateral que cuando la madre se halla en decúbito dorsal, y cuando la madre está en posición vertical la intensidad es mayor que cuando está en decúbito dorsal.

    Cuando el cuello se ha dilatado totalmente las contracciones completan el descenso y causan el parto del feto junto con la ayuda de los esfuerzos de pujos. Durante el período expulsivo la frecuencia de las contracciones aumenta.

    Al comienzo del período de dilatación la duración de las contracciones es de 15 a 20 segundos, aumenta con la intensidad a medida que el parto progresa hasta alcanzar 40 a 70 segundos.

  • Esfuerzos de Pujo

  • Son contracciones de los músculos espiratorios de las paredes torácica y abdominal que cooperan en la expulsión del feto.

    • Pujos Espontáneos: Precedido por una corta inspiración después de la cual la glotis se cierra parcialmente durante la contracción de los músculos espiratorios. Causa una rápida y breve elevación de la presión abdominal. Durante cada contracción se producen entre dos y seis pujos y cada uno tiene un valor promedio de cinco segundos.

    • Pujos Dirigidos: Son conducidos por quien atiende el parto. Se le debe indicar a la parturienta que cierre completamente la glotis y puje fuerte, sostenida y prolongadamente. Tiene un efecto expulsivo mayor pero al estar en apnea se perturba la oxigenación de los tejidos y la eliminación del dióxido de carbono.

    No es conveniente que la madre puje mientras la dilatación cervical no se ha completado ni cuando el útero está relajado.

  • Funciones más importantes

    • Preparación del canal de parto:

    1º) Borramiento y dilatación del cuello y la distensión del segmento inferior.

    2º) Dilatación de la inserción cervical de la vagina.

    3º) Expulsión de los limos.

    4º) Formación de la bolsa de las aguas.

    • Propulsión del feto: Hacen avanzar al feto por el canal de parto hasta su expulsión del mismo.

    Fenómenos pasivos del trabajo de parto

    • Desarrollo del segmento inferior

    Al iniciarse el parto el útero se divide en tres zonas:

    - Cuerpo: Parte superior

    - Segmento inferior: Parte intermedia

    - Cuello: Parte inferior

    Las dos últimas regiones, unidas y dilatadas al final del parto forman el canal cervicosegmentario.

    • Borramiento y dilatación del cuello

    El borramiento precede a la dilatación del cuello en nulíparas1 y se da por la disminución gradual de su espesor. En una multípara2 el borramiento del cuello suele producirse junto a la dilatación y finaliza cuando este último se ha completado. Cuando los bordes del orificio alcanzan las paredes de la pelvis la dilatación es completa.

    • Dilatación de la inserción cervical de la vagina

    El anillo vaginal sufre una dilatación progresiva durante el curso del borramiento adquiriendo un diámetro próximo a los 10 cm.

    • Expulsión de los limos

    O del tapón mucoso. Es la pérdida por la vulva de una sustancia mucosa espesa; en nulíparas se lo considera como un signo de iniciación del trabajo de parto.

    • Formación de la bolsa de las aguas

    Se denomina bolsa de las aguas al desplegamiento del polo inferior del huevo, que se desliza hacia abajo. Actúa como dilatadora del cuello y generalmente se rompe al final del período de dilatación. Según el momento en que ocurre la ruptura se llama:

    - Rotura prematura: Antes del comienzo del parto.

    - Rotura precoz: Durante el período de dilatación, antes que ésta se haya completado.

    - Rotura tempestiva u oportuna: Cuando el cuello está totalmente dilatado.

    - Rotura tardía: Después de la dilatación completa.

    - Rotura alta: Cuando se efectúa por encima del área cervical.

    - Rotura espontánea: Por sí sola.

    • Ampliación del canal blando del parto

    La vagina, el anillo himenal, la vulva y el periné se distienden progresivamente como consecuencia del descenso de la presentación y de la bolsa.

    • Mecanismo del parto

    Es un conjunto de movimientos que realiza el feto progresivamente durante su progresión por el canal de parto. En cada etapa de su avance el feto cambia de actitud y ejecuta movimientos de rotación para acomodarse a los distintos ejes y diámetros de la pelvis, como resultado de las funciones propulsivas de la contracción y de los obstáculos opuestos por el canal de parto.

    • Fenómenos plásticos

    Son las deformaciones que sufre el feto y en especial la presentación durante su pasaje por el canal pelvigenital.

    Atención del parto

    Si la embarazada no recibió psicofísica durante el control prenatal, se deberá instruirla y adiestrarla mediante breves explicaciones y ejercicios de relajación, respiración y simulación de pujo.

    Es imprescindible conocer el estado en que la gestante inicia el parto. Se interrogará sobre:

    • El momento de comienzo de las contracciones,

    • Sus características y el curso de las mismas desde su iniciación,

    • El momento de rotura de las membranas ovulares, si es que se produjo,

    • Anomalías que pudieron presentarse.

    Durante el período dilatante se debe efectuar el lavado exterior de las regiones vulvar, perineal y los muslos vecinos, adosando un apósito estéril.

    Controles durante el período de dilatación

    a)Controles maternos

    1)Hidratación: El trabajo de parto puede resultar largo o pueden presentarse vómitos que contribuyen a la deshidratación. Se administrará líquido si la madre lo desea.

    2)Pulso Radial: La frecuencia cardíaca puede variar durante las contracciones. Por ello se debe medir entre dos contracciones durante un minuto.

    3)Presión arterial: Se presentan dos posibilidades:

    • Un incremento leve y transitorio de la presión arterial sistemática,

    • Una hipotensión sistemática cuando se coloca el decúbito dorsal.

    4)Posición de la madre: Esta influye sobre la evolución del parto. La deambulación acorta la duración del período de dilatación en relación a la posición horizontal en cama. Se permite a la parturienta la deambulación y la posición de pie o sentada si la bolsa de las aguas está integra. En casos con bolsa rota se aconseja la permanencia en cama. Si la madre no desea caminar, estar de pie o sentada, la mejor posición es el decúbito lateral izquierdo.

    b)Controles obstétricos

  • Contractilidad uterina: El trabajo de parto franco se caracteriza por la aparición de contracciones involuntarias. La contractilidad debe ser observada durante lapsos de diez minutos, cada treinta.

    • Dolor: Comienza después de iniciada la contracción y se extingue antes de que el útero se relaje. Aumenta con progresión del trabajo y con la intensidad y duración de la contracción. Su colocación al principio es abdominal; después se irradia hacia la pelvis. La persistencia de dolores lumbares a los analgésicos indica un trastorno del parto

  • Progreso del parto: Se evalúa por el grado de dilatación del cuello uterino y por el descenso y rotación de la presentación.

  • La duración del período de dilatación varía según las características de la población.

    El período más largo es el de borramiento. Se considera que un parto está detenido cuando la cabeza fetal no ha descendido ni rotado y la dilatación cervical permaneció estacionaria.

    Conducta durante el período expulsivo

    Se inicia cuando la madre siente la necesidad de pujar. La parturienta deberá, flexionar sus muslos sobre el abdomen y las piernas sobre ellos y se tomará de sus rodillas para aumentar el esfuerzo. Se le enseñará que en cada contracción debe colaborar pujando.

  • Conducta durante el desprendimiento

  • Se preparará el campo aséptico vulvoperineal y vecino, así como los elementos de uso inmediato

  • Durante un período expulsivo normal pueden utilizarse varias posiciones:

    • Litotomía: Decúbito dorsal con las piernas elevadas.

    • Ginecológica: Decúbito dorsal con los talones al mismo nivel que los glúteos.

    • Semisentada: Semejante a la anterior pero con el respaldo inclinado unos 45 grados. Es la más recomendada.

    • Sentada: Para la cual se ha diseñado sillones obstétricos.

    • Cuclillas

  • Se debe recordar a la parturienta los mecanismos de contracción, relajación y respiración que correspondan.

  • La principal función del obstetra, o del auxiliador, en este período es la protección del periné para evitar los desgarros y sus mayores inconvenientes.

    • Se permitirá el avance de la presentación manteniendo su flexión hasta que la circunferencia suboccipitobregmática haya traspasado el anillo vulvar distendido;

    • Se solicitará a la parturienta suspender los pujos y mantener su respiración jadeando;

    • Se establecerá el desprendimiento apoyando la mano izquierda sobre la presentación para que la deflexión se realice lentamente, para distender los tejidos y así evitar desgarros;

    • Se colocará la mano derecha sobre el periné, sosteniendo la presentación para que no efectúe su avance y deflexión bruscamente;

    • Se terminará el desprendimiento con la salida de la frente, la cara y el mentón sucesivamente.

  • Episitomía: Es aconsejable realizarla en todas la nulípara y en aquellas multíparas que presenten un periné muy resistente.

  • Existen tres trazos de incisión: el mediano, el medianolateral y el lateral. Se incide en profundidad en la medida de la ampliación vulvar necesaria.

    Esta tarea no será realizada por el que realice el primer auxilio, salvo que esté capacitado para realizarlo

  • Con la protección perineal termina el desprendimento de la cabeza. Una vez desprendida la cabeza y rotada, se observa si hay alguna circular de cordón ajustada al cuello; debe deslizarse sobre la cabeza o sobre el hombro. Si la tensión de la misma lo impide se secciona el cordón entre dos pinzas de Kocher. Se toma la cabeza con ambas manos de los parietales y se tracciona suavemente, con lo que se obtiene el desprendimiento del hombro posterior. El resto del cuerpo, se expulsa fácilmente.

  • El curso del desprendimiento puede efectuarse en forma acelerada o retardada. Si se acelera puede haber riesgo de rotura del periné. Si se retarda el peligro es el sufrimiento fetal.

  • Atención inmediata del recién nacido

    • Contacto precoz madre- niño: Este, debe continuar en los días siguientes a través de los cuidados maternos, bajo supervisión del personal médico.

    • Maniobra de secreciones nasofaríngeas y bucales: Esta maniobra, es innecesaria, pues dichas secreciones son deglutidas o expulsadas espontáneamente por el neonato normal.

    Los niños que nacen deprimidos por asfixia, deben ser sometidos a aspiración para evitar ulteriores complicaciones y facilitar la instalación de la respiración aérea.

    • Ligadura del cordón umbilical: Aunque en muchos casos no se a necesario, en la práctica no puede prescindirse de ella con el objeto de evitar hemorragias.

    El momento para proceder a la ligadura es el del cede de los latidos funiculares; luego de dejar que pase la sangre de la placenta al feto. Para esto el feto debe estar colocado en un plano inferior al del útero desde el momento de la expulsión.

    La ligadura inmediata al nacimiento no es, oportuna; sin embargo, debe recurrirse a ella cuando el niño nace asfíctico para proceder a su reanimación inmediata.

    La técnica de preferencia para la ligadura es la siguiente: Se coloca una pinza de Kocher a dos o tres centímetros de su inserción umbilical y una segunda pinza a igual distancia de la primera en dirección a la placenta y se secciona entre ambas con la tijera. Se retira la pinza colocada junto al ombligo y luego se realiza la ligadura definitiva. Para ésta se utiliza hilo de seda, de algodón o de lino grueso, la ligadura se efectúa con un nudo cirujano.

    • Mantenimiento de la temperatura corporal: En el momento del nacimiento, el gradiente térmico entre el niño y el ambiente puede provocar un enfriamiento del neonato si no se toman las precauciones necesarias. El niño ha de ser secado y envuelto con un campo estéril al tiempo de ser entregado a la madre.

    • Alimentación natural: Se debe orientar a la madre para que estimule la succión y colocación del niño a pecho a los cinco o diez minutos de vida.

    El personal que luego atienda a la madre y al niño se encargarán de los exámenes generales y completos y de la vigilancia de la adaptación a la vida extrauterina del recién nacido.

  • Atención final del parto

  • Se procederá al lavado de los genitales externos.

  • Se observará atentamente la existencia de desgarros perineales.

  • Se vigilará el pulso, la tensión arterial, la pérdida sanguínea y las condiciones de seguridad del útero.

  • La madre permanecerá junto con su niño.

  • No se abandonará a ambos hasta que llegue el servicio médico.

  • Período placentario normal

    Se designa de este modo al tiempo del parto en el cual se eliminan la placenta y las membranas ovulares

  • Tiempos del alumbramiento

  • Tiene cuatro etapas:

    a) Desprendimiento de la placenta

    De inmediato al parto el útero se retrae para adaptarse a su menor contenido. La placenta permanece un tiempo adherida a el. A continuación del nacimiento, sobre la retracción señalada se agregan contracciones rítmicas, sin interrupción y similares a las contracciones del parto en intensidad y frecuencia; motivo fundamental del desprendimiento de la placenta. Las contracciones descriptas son indolorosas por estar ausentes en ella la distensión y la isquemia1 prolongada. El número de contracciones necesarias para producir el desprendimiento es muy variable y depende de la duración de las mismas y del tono basal del útero.

    b) El desprendimiento de las membranas se efectúa por idéntico proceso.

    c) Descenso se la placenta

    Esta desciende del cuerpo al segmento debido a la actividad contráctil de útero y por el peso de la placenta.

    La atonía2 vaginal hace que la placenta suela quedar detenida algún tiempo.

    d) Expulsión de la placenta

    Puede presentarse en dos situaciones:

    • Lo normal es que se repitan algunos pujos y éstos, terminen la expulsión placentaria hasta el exterior.

    Se la recibe a su salida, sosteniéndola con la mano, para impedir que caiga por su propio peso; evitando así el tironeamiento de las membranas por la placenta misma y con ello su desgarramiento y su desprendimiento incompleto.

    • Muy frecuentemente esto no ocurre y la placenta desprendida continúa allí. Luego será extraída en forma manual por personal médico.

  • Evolución clínica del alumbramiento

    • Fenómenos subjetivos

    Luego del parto del feto, la mujer siente el dolor de las contracciones del desprendimiento y por último, la placenta se elimina al exterior.

    • Fenómenos objetivos

    Una serie de signos denuncian el desprendimiento de la placenta, reconocido para una correcta asistencia del alumbramiento.

    Los signos son:

    • La reaparición de los dolores

    • La salida de sangre por los genitales

    • La disminución del diámetro trasverso y el descenso del útero

    • El descenso de una señal colocada al final de la expulsión fetal en el cordón

    • La ausencia de ascenso del cordón por la vagina al elevar el útero sobre la pelvis a través de la pared abdominal

    Durante el alumbramiento se produce siempre una pérdida de sangre, que puede calcularse entre 300 y 500 ml. Por encima de esa cifra aumenta el peligro de la hemorragia progresivamente, y se detiene en cuanto se expulsa la placenta y el útero se retrae. El útero adopta una forma globulosa y una dureza leñosa que no abandonará más y que se llama globo de seguridad de Pinard.

  • Atención del período de alumbramiento

  • Se debe permitir que los fenómenos de parto se desarrollen solos y con la mayor espontaneidad posible. Las maniobras intempestivas1 contribuyen al desprendimiento parcial de los anexos, la expulsión incompleta o la retracción defectuosa y es origen complicaciones:

    • En el alumbramiento: alumbramiento mismo y la hemorragia.

    • En el puerperio2: la hemorragia y la infección.

    Terminada la expulsión deben recogerse la placenta y las membranas para la posterior vigilancia; procediendo, el personal especializado, al examen minucioso a efectos de reconocer su integridad.

    Ahogamientos

    Aunque la causa más frecuente es el agua, cualquier clase de líquido es capaz de determinar este tipo de asfixia (mecánica, por obstrucción por sumersión).Es la sofocación debida a la presencia de agua en el sistema respiratorio, por lo cual el aire no puede entrar a los pulmones y el oxígeno no llega a la sangre, evitando así la hematosis1.

    Se debe diferenciar el efecto producido por el agua dulce y el agua salada. En el primero, el agua por ser hipotónica pasa a la sangre (por ósmosis) y provoca hemodilución2 y hemólisis3 y, por consiguiente, produce anemia. Cuando el agua es salada (hipertónica) el fenómeno producido es inverso al anterior; el suero va hacia los alvéolos pulmonares produciendo un edema de pulmón con espuma en las vías aéreas, gran dificultad para efectuar la hematosis y una acentuada hemoconcentración.

    Como los tejidos necesitan oxígeno en forma contínua, pocos minutos de sofocación pueden producir daños cerebrales o cardíacos. Tan solo cuatro minutos de anoxia4 producen la muerte cerebral; pero hay excepciones en personas sumergidas en agua fría (menos de 21ºC) por hasta media hora, donde los procesos metabólicos se ralentizan de modo que toda la sangre oxigenada se envía al corazón y al cerebro.

    La persona ahogada extraída presenta los siguientes síntomas: hipotermia, no hay respiración, pulso rápido o ausente y apariencia completa de muerte. Es clásico reconocer dos tipos de ahogados:

    • El azul: es el que ha luchado por sobrevivir y su evolución es de cinco tiempos:

  • Sorpresa: se produce una inspiración profunda

  • Apnea voluntaria: con falta de movimientos respiratorios; hay intensa angustia, mareos, zumbido de oídos y a veces desvanecimiento

  • El agua penetra en las vías respiratorias: aumentan la frecuencia respiratoria y cardíaca

  • Aparecen convulsiones, pupilas dilatadas, incontinencia de esfínteres, hipotensión arterial, taquicardia, respiración superficial y cianosis

  • Se produce apnea y paro cardíaco.

    • El blanco: la persona tiene un color pálido intenso. El agua no ha penetrado en su aparato respiratorio; la asfixia se debe a fallas cardíacas o por fenómenos termodiferenciales o cuadros de anafilaxia o una crisis emotiva por miedo a ahogarse.

    Primeros auxilios

    Extraída la persona del agua se debe proceder rápidamente: limpiarle la boca y la faringe retirando todo lo que la obstruya (se abre la boca y con los dedos en forma de gancho), aflojarle la ropa y colocarla boca abajo con la cabeza ladeada.

    Para desalojar el agua el auxiliador deberá ponerse a horcajadas sobre la región lumbar de la víctima mirando hacia la cabeza, colocará sus manos debajo del abdomen y la tratará de elevar, comprimiendo así el abdomen. Si es un niño se lo puede sostener de los pies, cabeza abajo.

    Si no hay movimientos respiratorios deberá efectuarse respiración artificial y si hay paro cardíaco se debe efectuar el masaje cardíaco externo.

    • Respiración artificial:

    Se debe tratar de que el aire penetre en las vías respiratorias. Se efectúa una hiperextensión del cuello doblando hacia atrás la cabeza, se abre bien la boca y se procede a la respiración artificial, que contará con una etapa inspiratoria forzada y una fase expiratoria, por lo general pasiva; la frecuencia debe ser de 12 a 16 movimientos por minuto.

    No se debe suspender la respiración artificial hasta que el individuo haya recobrado el conocimiento totalmente y comience

    a respirar por sí solo o hasta que un médico diagnostique la muerte de la víctima.

    Hay distintos métodos:

    • Método boca a boca:

    Se coloca a la víctima acostada boca arriba, se hiperextiende el cuello, el auxiliador se coloca al costado de la víctima y procede a insuflar el aire espirado a presión por su boca abierta sobre la boca (también abierta) del ahogado. Luego el tiempo espiratorio es pasivo. También se puede usar el tubo de Mayo, siendo la insuflación boca-tubo-boca.

    Una variante es el método de Lartigue que pude ser necesario en aguas poco profundas extensas o en lugares con barro, donde se coloca a la víctima semisentada o con la nuca apoyada en el muslo del auxiliador, quién está arrodillado sobre un solo miembro inferior y con el otro flexionado, y se realiza el boca a boca

    • Método boca a nariz:

    La única diferencia es que se insufla por la nariz, tapando la boca.

    • Método de Schäfer

    Se coloca a la víctima boca abajo con los brazos hacia adelante, codos doblados, manos superpuestas y la cabeza ladeada sobre las manos.

    El auxiliador se ubica arrodillado, a horcajadas sobre los muslos de la víctima. Apoya las manos en la base del tórax, una a cada lado y con el peso de su cuerpo hace presión por uno o dos segundos; de esta manera se realiza el tiempo espiratorio. Después se quitan las manos durante dos segundos para que se produzca la inspiración (por la elasticidad del tórax)

    • Método de Holger- Nielsen

    Se coloca a la víctima boca abajo, con la cabeza ladeada apoyada sobre las manos (que estarán superpuestas), con los codos flexionados.

    El auxiliador se coloca arrodillado frente a la cabeza de la víctima. La inspiración se logra tirando los brazos hacia sí, y la espiración dejando los brazos y apoyando las manos en la espalda (por debajo de los omóplatos) y comprimiendo con el peso de su cuerpo.

    • Método de Silvester

    La víctima debe estar boca arriba y con la cabeza ladeada.

    El auxiliador se coloca de rodillas detrás de la cabeza. En el tiempo espiratorio toma ambas muñecas, cruza los antebrazos en la parte inferior del pecho y realiza una presión moderada con el peso de su cuerpo. Durante el tiempo inspiratorio el auxiliador se sienta, sin soltar las muñecas, sobre sus talones y lleva los brazos de la víctima hacia atrás, hacia el suelo, extendiéndolos en cruz.

    Es poco utilizado porque no es muy efectivo.

    • Masaje cardíaco externo

    El paro cardíaco se pone en evidencia por la falta de pulso, detención de la respiración y la pérdida de conocimiento, con hipotonía muscular generalizada, palidez y cianosis.

    El masaje debe acompañarse de la respiración artificial. Cuando hay un solo auxiliador cada diez compresiones torácicas se deben hacer dos insuflaciones pero si hay dos auxiliadores la relación entre ambas maniobras es cinco a uno.

    Se coloca a la víctima acostada boca arriba sobre una superficie dura.

    El auxiliador que va a realizar el masaje cardíaco se ubica a la derecha de la víctima, arrodillado, con los brazos extendidos y sus hombros en la línea media del cuerpo de la víctima. El que realizara la respiración artificial se colocará al otro lado de la víctima.

    Se colocan los talones de ambas manos o la parte posterior de las palmas superpuestas sobre el esternón en su mitad inferior. Se debe aplicar la presión con el peso del cuerpo, sin flexionar los brazos, en sentido vertical para conseguir una depresión del esternón de tres a cinco centímetros. Debe ser menor en niños, donde a veces es suficiente con una sola mano, y en lactantes en los que basta la presión de dos o tres dedos juntos. La depresión debe ser con una frecuencia de sesenta veces por minuto.

    Se debe tener la precaución de no hacer la compresión mientras penetra el aire a los pulmones.

    Las técnicas incorrectas pueden provocar complicaciones como la fractura de costillas o del esternón (igualmente se debe continuar con el masaje), roturas del hígado, de los pulmones y del bazo.

    Cuando aparece la respiración espontánea, se evitará el enfriamiento abrigando a la víctima, y cuando recobre el conocimiento se le harán oler vapores de sustancias aromáticas.

    Prevenciones

    Las personas que no saben nadar deben abstenerse de penetrar en aguas no conocidas o profundas si se encuentran solas, lo harán con mucho cuidado, solo estando acompañadas, evitando los grandes esfuerzos musculares, no entrando al agua antes de tres horas de una comida importante, evitar bebidas alcohólicas, no nadar en ayunas o muy lejos de las comidas y no realizar baños prolongados o repetidos para evitar la hipoglucemia, entrar al agua despacio, evitar las apneas voluntarias, salir ante los primeros síntomas de fatiga, escalofríos, cefalea, mareos, malestar general, etc.

    Los nadadores tampoco deben nadar después de comer para evitar los calambres de estómago, ni en aguas desconocidas, ni con tiempo tormentoso; no se deben alejar de las costas ya que la tercera parte de los ahogados en el mar son nadadores experimentados que se confía en exceso y se alejan demasiado. Deben cuidarse, además, de los enfriamientos bruscos al salir del agua.

    Más de la mitad de los ahogamientos en las piscinas los sufren los niños sin vigilancia y la mayoría de ahogamientos de los marineros se producen por no cumplir con las normas de seguridad (como el chaleco salvavidas).


    Bibliografía

    • Ciró, Rolando Osmar. "Ahogamientos", Primeros Auxilios, Argentina, librería "El Ateneo" editorial, 1988, 193 páginas.

    • "Partos" y "Ahogamientos", Enciclopedia Encarta 1998.

    • Schwarcz, Ricardo L.; Duverges, Carlos A.; Díaz, Gonzalo A.; Fescina, Ricardo H.. "Partos", Obstericia, 4ª edición, Argentina, librería "El Ateneo" editorial, 1992, 602 páginas.

    1 Elemento de la presentación que sirve para establecer la posición y su variedad.

    1 Producto de la intensidad y la frecuencia.

    1 Nulípara: Que nunca ha tenido hijos.

    2 Multípara: Mujer que ha tenido más de un parto o varios hijos en uno solo.

    1 Isquemia: Deficiencia de la circulación sanguinea

    2 Atonía: Debilidad de los tejidos orgánicos.

    1 Intempestiva: Fuera de tiempo y del punto de madurez o estado de perfección de su clase.

    2 Puerperio: Es el período que transcurre después del parto, en que los órganos genitales vuelven a su estado ordinario.

    1 Hematosis: Difusión de los gases entre el aire y la sangre de los alvéolos pulmonares.

    2 Hemodilución: Dilución sanguínea.

    3 Hemólisis: Rotura de los glóbulos rojos.

    4 Anoxia: Falta de oxígeno.

    6