Partidos políticos venezolanos

Política. Movimiento Quinta República. Democracia bolivariana. Acción democrática. Comité de Organización Política Electoral Independiente. Partido Comunista de Venezuela. Ideologías

  • Enviado por: Hoffnung
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 11 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


Partidos Políticos Venezolanos

  • ¿Cuántos partidos políticos existen en Venezuela?

  • Actualmente existen 15 partidos políticos en nuestro país:

        • Movimiento V República (MVR)

        • Movimiento al Socialismo (MAS)

        • Pueblo Unido Multiétnico de Amazonas (Puama)

        • Comunidades Indígenas (Conive)

        • Proyecto Venezuela

        • Partido COPEI

        • Convergencia

        • Acción Democrática (AD)

        • Primero Justicia

        • Patria Para Todos (PPT)

        • Podemos - Migato

        • Solidaridad

        • Construyendo País

        • Transparencia

        • Unidad Popular Venezolana - UPV (OIRE-ARPA)

  • ¿Cuáles son los partidos políticos más importantes en la actualidad?

  • Los partidos políticos más importantes actualmente son:

        • Movimiento V República

        • Acción Democrática

        • COPEI

        • Primero Justicia

        • Partido Comunista de Venezuela (PCV)

  • ¿Cuáles son los principios ideológicos de los partidos MVR, AD, COPEI, Primero Justicia y el Partido Comunista de Venezuela?

  • MVR: Movimiento Quinta República

    • Alcanzar la justicia social

    • Responder a las necesidades sociales alcanzando la equidad como nuevo orden de justicia social y base material de la sociedad venezolana. Este objetivo exige transformar las condiciones materiales y sociales de la mayoría de la población, separada y distanciada históricamente del acceso equitativo a la riqueza y al bienestar, y construir una nueva condición de ciudadanía, basada en el reconocimiento pleno y el ejercicio garantizado de los derechos.

      En este sentido, los principios orientadores del equilibrio social son la universalidad, consistente en la garantía de los derechos sociales establecidos en la Constitución Bolivariana de Venezuela; la equidad social, para romper la dicotomía tradicional que divide lo social de lo económico, subordinando lo primero al segundo; la cual alude a las obligaciones compartidas.

      • Desarrollar la Economía Productiva

      La política económica estimulará, el desarrollo de procesos de producción aguas abajo, la creación de un tejido de relaciones intersectoriales que integre la economía interna y genere crecientes niveles de valor agregado, del más alto nivel tecnológico y de la mayor competitividad internacional.

      0El imperativo de la justicia social exigirá que la diversificación de la producción este acompañada de un conjunto de medidas que permitan el desarrollo de una poderosa economía social. Entre ellas, la formación de microempresas, nuevas formas de cooperativas, empresas campesinas, acompañadas por medidas complementarias en materia financiera, asistencia técnica, capacitación, comercialización y reformas de los mecanismos de regulación.

      Este desarrollo productivo favorecerá a las actividades económicas que se vinculen estrechamente a la vocación productiva de cada una de las regiones del país. Asimismo, se tomarán especialmente en cuenta los impactos ambientales de las actividades productivas, privilegiando además una progresiva reordenación espacial, que garantice el aprovechamiento sustentable de todo el territorio nacional.

      El nuevo modelo que surgirá de la expansión de los sectores productivos y de servicios estará vinculado con el marco general de una gestión pública dirigida a crear condiciones macroeconómicas propicias, para fortalecer las fuentes de ahorro y promover la inversión pública y privada en los sectores considerados estratégicos.

      • Construir la democracia bolivariana

      Consolidar el Proyecto Político de la V República, lo cual pasará por la satisfacción de las demandas y proyectos contemplados en los planes de desarrollo político, social, económico, territorial e internacional; por el establecimiento de nuevas redes de relaciones entre el Estado y la sociedad, con la participación corresponsable de la ciudadanía.

      • Ocupar y consolidar el territorio

      Disminuir los desequilibrios territoriales, modificando el patrón de poblamiento, consolidando y diversificando la actividad económica a lo largo del país en armonía con la vocación específica y ventajas comparativas de cada región, racionalizando los criterios de inversión, distribución y recaudación de recursos públicos, e incentivando la inversión privada.

      • Fortalecer la soberanía nacional y promover un mundo multipolar

      Estimular la gestación de un mundo multipolar, diversificando las modalidades de relacionamiento, privilegiando las relaciones con los países latinoamericanos y caribeños y redefiniendo el modelo de seguridad hemisférica.

    • AD: Acción Democrática

    • El Partido Acción Democrática tiene un sólido basamento doctrinario, desarrollado en base a los postulados del PDN (Partido Democrático Nacional), nuestro antecesor político directo, y nutrida por la ideología Socialista Democrática.

      Su doctrina, programa y táctica han surgido del análisis profundo de la realidad venezolana. Por ello, las tesis del Partido (política, sindical, agraria, educativa, económica e internacional) no constituyen un transplante de concepciones teóricas y de métodos de lucha extraños a la realidad del país.

      Resultan de una revisión exhaustiva de la realidad histórica, económica, social y política de Venezuela y de los métodos idóneos para modernizarla, motivados por el deseo de progreso constante y de justicia social desde una perspectiva venezolanista.

      AD ha interpretado desde su nacimiento las realidades y necesidades venezolanas y asumido a través de toda su historia la responsabilidad de desarrollar una lucha social democrática para transformar el país y lograr su modernización y desarrollo.

      Gonzalo Barrios, Presidente Vitalicio de Honor del Partido y uno de los intelectuales políticos más densos de Venezuela a través de toda su historia, escribía al respecto las siguientes reflexiones "Existe una literatura abundante -tal vez no suficientemente difundida- sobre los análisis cuyas conclusiones condujeron a la concepción de AD como un frente integrado por todos los sectores sociales de Venezuela interesados en liberarse de una abyecta vida política y de una miserable situación económica, que eran las características determinantes de la realidad nacional en los días del nacimiento del Partido. Los fundadores -a la cabeza de ellos Rómulo Betancourt- vieron claro que ni la incipiente clase obrera ni la flagelada y dispersa clase campesina -masas llamadas naturalmente a la lucha- estaban en condiciones de servir como elemento catalizador en la gran empresa que se requería, con lo cual quedaban descartados de antemano e inevitablemente empujados al campo de los adversarios los soñadores sovietizantes.

      El papel de las clases medias, con sus profesionales, pequeños industriales, estudiantes e intelectuales -igualmente convocados- se imponía como una evidencia. La fórmula demostró su eficacia frente a un orden rutinariamente sostenido en los últimos años de su caducidad por la supervivencia física del déspota que acababa de fallecer.

      El enemigo principal de la liberación y del progreso del país -según la concepción de AD- estaba encarnado en el binomio latifundismo-imperialismo. De acuerdo con esta premisa, desde su comienzo y sin trastiendas, el Partido lanzó consignas y suscribió promesas, que podrían resumirse así: democracia política, extinción del latifundio, gradual desalojo de los baluartes imperialistas. Como los hechos históricos producidos en el ámbito de tales consignas y promesas son tan públicos que sólo podría ignorarlos alguna víctima extrema de la marginalidad, limitémonos a preguntar a quienes cuestionan la fidelidad de AD: ¿Existe o no democracia política en Venezuela y, si existe, ha sido o no un papel de protagonista el asumido por nuestro Partido en la promoción y consolidación del sistema? Con todas las fallas que los adversarios han atribuido a la política agrícola y a la reforma agraria, ¿se observan o no inmensas diferencias positivas entre el campo venezolano de hoy y la vieja hacienda de peones y capataces? Aun sin apartar los regateos mezquinos, ¿son o no son ahora de la nación el petróleo y el hierro y está o no en marcha un proceso audaz de total independencia económica?

      Claro que AD perdería vigencia si limitara su misión histórica a los logros mencionados y si no tuviera conciencia de que estos exigen ampliación, profundización y perfeccionamiento según el ritmo indeclinable de la dialéctica social. Pero si en este terreno pudieran justificarse censuras a las capacidades de determinados administradores o gobernantes de AD, sería, más que injusto, absurdo, hablar de abandono de las ideas básicas. Por otra parte, si AD encontró realidades limitativas en el momento de su fundación, hay que recordar las otras realidades del mismo género que aparecen en el curso del trayecto que está recorriendo.

      Nosotros, en AD, sostenemos que la democracia política es condición previa para el progreso nacional, ya que la moral y los procedimientos del sistema son la única barrera entre nosotros y el primitivismo político, así se nos presente disfrazado con ropaje revolucionario. Por lo demás, es también el único camino para alcanzar un consenso activo sobre las muchas rectificaciones y acomodos que, para el desarrollo, requiere nuestra realidad actual.

      Según pensamiento marxista muy comentado, ideología religiosa se confunde con lo imaginario y es la obra de una conciencia que, para soportar sus condiciones reales, las proyecta como en sueño hacia un futuro ideal. Sin embargo, ese "más allá" político que algunos pretenden oponer, como reproche y obstáculo, a la marcha moral y calculada de AD hacia su plena actuación. Están tomadas y clarificadas las diferentes posiciones. Nosotros simplemente aspiramos a utilizar la imaginación para interpretar y transformar la realidad, no para suplantarla.

    • Partido Socialcristiano COPEI: Comité de Organización Política Electoral Independiente

      • El hombre centro y meta del orden social

      • El pueblo venezolano cree que el hombre en cuanto a persona, es y debe ser el centro y meta del orden social. La historia patria ha estado conducida desde su inicio por ésta idea fundamental: la sociedad es para el hombre y no el hombre para la sociedad. Más concretamente, la sociedad es para todo el hombre y para todos los hombres y no para un aspecto parcial del hombre o para un grupo determinado de los que integran nuestra comunidad nacional.

            • La tarea fundamental de la sociedad

        El pueblo venezolano sabe que la tarea fundamental de la sociedad de lograr las condiciones concretas que permitan a todo hombre y a todos los hombres el mayor grado de perfección posible no se realiza sino en la medida en que cada hombre asume su responsabilidad concreta. En unión con los demás hombres, organizados todos para su propia perfección, en una relación de profundo respeto a su dignidad de persona y de fraternal colaboración con todos, el hombre venezolano quiere lanzarse a jugar el papel que le corresponde en este momento de la historia.

            • La inmensa mayoría del pueblo venezolano está al margen de los mecanismos, las decisiones, las labores y los beneficios que se realizan en la nación

        Frente al deseo de asumir responsabilidades concretas en la sociedad, las estructuras existentes se levantan como grave impedimento para su realización. El derecho más fundamental del hombre de poder trabajar le es negado a decenas de miles de jóvenes que cada año llegan a estar en edad de hacerlo y tienen que quedarse deambulando por las calles, las plazas, los cerros o los campos rumiando su esterilidad. El derecho de disponer de bienes materiales para poder alcanzar la satisfacción de las necesidades más vitales, para poder lograr un mayor grado de bienestar, para incorporarse al gran esfuerzo de ahorro e inversión que el crecimiento económico del país exige, no pasa de ser en muchos casos un mero enunciado teórico.

            • La sociedad por hacer

        La sociedad que queremos debe ser una sociedad realmente democrática, solidaria, pluralista y puesta al servicio de todo el hombre y todos los hombres.

      • PCV: Partido Comunista de Venezuela

      • Valoramos como una característica que cada día se fortalece en la dirección nacional de nuestro Partido, el que el Comité Central mantiene un seguimiento y construcción colectiva sobre la realidad nacional, lo cual nos facilita el análisis sistemático de los diferentes momentos que se han presentado en la coyuntura política del país y su proceso de revolución bolivariana y, consecuencialmente, la elaboración coherente de la política del PCV.

      • Colectiva que, afincada en las excepcionales condiciones nacionales e internacionales existentes para el avance del pensamiento progresista, antiimperialista y socialista, crea el marco propicio para el desarrollo del PCV, dando como resultado el crecimiento de su prestigio ideológico, político, moral y electoral, abriéndole perspectivas y posibilidades objetivas a una línea de acción política que se concrete en mayor presencia e influencia en el seno de las masas (en la Clase Obrera, en las capas medias, en el campesinado) y a su desarrollo orgánico como fuerza política.

      • En el 2005 existen condiciones para seguir avanzando.

      • En un contexto internacional de desarrollo sostenido de la lucha de los pueblos frente a la política de globalismo hegemónico y opresor del imperialismo norteamericano, de consuetudinaria provocación y amenaza de éste contra las tendencias liberadoras y soberanas de pueblos y naciones, el papel de la corriente internacional del comunismo con el conjunto de las fuerzas progresistas, es de fundamental relevancia.

      • Particularmente en el caso de Venezuela, hacia donde la mira asesina, provocadora y desestabilizadora del imperialismo y la oligarquía continental a él subordinada, mantienen enfocada y activa su estrategia contrarrevolucionaria, la responsabilidad del Partido Comunista de Venezuela y la Juventud Comunista de Venezuela, requiere elevarse y ponerse a la altura de las nuevas exigencias y retos que demanda de nosotros el proceso revolucionario bolivariano (tanto en lo nacional como en la esfera internacional), el cual presenta cada día un cuadro de mayor complejidad, en la misma medida que se hacen más precisas las definiciones del carácter del cambio que debe operarse en la base económica de la sociedad capitalista para lograr su necesaria y radical transformación, que verdaderamente le abra cauce a una sociedad de justicia social.

      • Nos movemos en un contexto internacional de ampliación del campo de las fuerzas progresistas, en el cual el imperialismo norteamericano actúa para mantener, consolidar y ampliar su dominación mundial y, en el caso de Venezuela, moviliza sus fichas externas (oligarquía y gobierno colombiano, entre otras...) e internas -incluidas las que mantiene en el seno del bloque del cambio-, para impedir o dislocar la fuerte tendencia a la recuperación económica y social del país ocurrida en el 2004 y proyectada con mayor fuerza para el 2005, a la vez que golpea el desarrollo de una política continental soberana, de integración y unidad de los países de América Latina y El Caribe.

      • Frente a esta agresiva política imperialista, el gobierno bolivariano avanza en la construcción de amplias alianzas tácticas y estratégicas, con gobiernos, movimientos políticos y sociales y personalidades de relieve mundial, para contribuir a consolidar y fortalecer la tendencia mundial a la multipolaridad y levantarle muros de contención al zarpazo criminal del imperialismo, el cual, además, se encuentra limitado en la actualidad para operar frontalmente en contra de la revolución bolivariana, en virtud a su propia crisis interna y a la existencia de amplios frentes de batalla en los que se mantiene empantanado, siendo uno de los principales el de Irak y, en general, medio oriente y Latinoamérica, sin dejar de considerar el abanico de contradicciones que su globalismo hegemónico desata al interior del propio sistema imperialista de dominación mundial y con potencias en declive -Rusia, o emergentes -China.

      • Entre los escenarios que cobran singular vigencia se cuenta el de la provocación fronteriza, promovida por el gobierno de George W. Bush, utilizando a la oligarquía y gobierno fascista de Uribe, en complicidad con sectores venezolanos, como ariete para promover una “guerra local” -nunca lo son-, que genere las condiciones para la intervención externa o, cuando menos, producir un dislocamiento de los planes de gobierno e introducir en el seno de las masas un sentimiento de escepticismo y cansancio, que pueda convertirse en rechazo al proceso y su liderazgo. El secuestro en Caracas del camarada Ricardo González (Rodrigo Granda), sobre cuyo hecho se pronunció el BP condenándolo, se inscribe en esa dirección. El magnicidio -asesinato de Chávez- continúa estando en la agenda imperialista.

      • En lo que respecta a la situación presentada con el acto delictivo y de provocación efectuado por la oligarquía y el gobierno colombiano, cumpliendo directrices del imperialismo gringo, tal cual fue el secuestro del camarada Rodrigo Granda (Ricardo González), el Comité Central acuerda:

        • Asumir como suyo el contenido del documento publicado sobre esta situación por el Buró Político y publicado en calidad de remitido público.

        • Apoyar las medidas adoptadas por el gobierno nacional en el caso del secuestro del camarada Rodrigo Granda (Ricardo González), en cuanto a la suspensión de los acuerdos comerciales, el llamado a consulta del embajador venezolano en Colombia, y la exigencia de una disculpa del gobierno Colombiano; a la vez, rechazamos las medidas del Ministerio de Interior y Justicia dirigidas a revocar la nacionalidad legalmente otorgada a Rodrigo Granda y recomendamos al gobierno nacional requiera por los canales correspondientes la devolución del secuestrado. Las acciones legales por el secuestro deben involucrar también a los agentes extranjeros implicados en el caso.

        • Rechazar la declaración del Embajador de los Estados Unidos en Colombia por intervencionista y significar una violación de las soberanías de Venezuela y Colombia y sentar un funesto precedente para nuestros pueblos.

        • Unirnos a las iniciativas que se adelanten en función de promover la convocatoria de un Encuentro Binacional de organizaciones políticas, sociales y populares Colombo-Venezolano, así como la invitación a Venezuela de personalidades del hermano país, entre las que consideramos debe incluirse al Magistrado Carlos Gaviria, pre-candidato presidencial de los factores y fuerzas progresistas colombianas, y al periodista-Director del semanario “Voz”, Carlos Lozano, entre otros.

        • Tampoco en este nuevo año tenemos tiempo para solazarnos en las victorias conquistadas. Es un año de inmensas exigencias en la construcción de lo nuevo, que aun se mantiene en lo fundamental como formulación programática contenida en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (Programa de esta fase de la revolución) y que es nuestra obligación concretar, en conjunción con las demás fuerzas del movimiento popular-revolucionario y el pueblo en general. No esperaremos que otros u otras lo hagan por las fuerzas realmente revolucionarias. Esas son tareas nuestras.

        • Primero Justicia

          • Desarrollar y ofrecer instrumentos políticos que permitan a los venezolanos acceder a un futuro de justicia, progreso y desarrollo social sustentable.

          • Ofrecer hoy a todos los ciudadanos de Venezuela los beneficios de la política reformista que les permita ser ciudadanos productivos, dueños de sus propios destinos, en un ambiente democrático, justo, progresista y de incuestionables libertades.

          • La Libertad: los venezolanos nacimos para ser libres. La libertad hace posible el pleno desarrollo de la personalidad en sus manifestaciones más desafiantes y éticas.

          • El Progreso: la actitud productiva orientada al progreso, al logro como meta cotidiana y a la creación de una mejor calidad de vida para si mismo y para los demás.

          • La Igualdad: para ser libres de optar entre distintas trayectorias de vida una persona requiere ciertas capacidades y condiciones mínimas. La igualdad de oportunidades constituye el reto de colocar a cada venezolano en posición de acceder a los bienes morales, culturales y materiales esenciales para la realización humana.

          • La Solidaridad: es la virtud que nos hace reconocer en las otras personas, comunidades, naciones, a semejantes dignos de respeto. La solidaridad es la reafirmación de la necesidad de construir una sociedad donde todos los venezolanos seamos responsables de todos.

          • La Justicia: la justicia constituye el valor más elevado, pues significa la frontera la unión y la separación entre el individuo y su libertad, y el sujeto colectivo y su país. Es la vía más radical para transformar la sociedad en una civilización de la vida, la trascendencia humana, el respeto a la diversidad, la materialización de los derechos y la reducción de las desigualdades económicas y culturales.

          • La Participación: la participación sintetiza la actitud del ciudadano que reconoce su obligación con respecto a la sociedad de la cual espera justicia. Al participar en la construcción de un orden de instituciones justas nos construimos a nosotros mismos.

          • Introducción

            En la actualidad, existe una gran cantidad de partidos políticos en Venezuela, cada uno de los cuales deben ser conocidos y su ideología entendida. A través de esto, se logrará culturizar un poco, aprender un poco más acerca de la situación actual y comprender cuál es la manera de pensar de cada una de las corrientes ideológicas que se desarrollan.

            Conclusión

            Es de gran importancia llegar a conocer todo lo posible sobre los partidos políticos de Venezuela. A través de esto se podrá dar a conocer una opinión con base al momento de tener una conversación. Además, es importante que cada uno de los partidos políticos que existen permiten que las diferentes personas se sientan identificadas con una manera de pensar y sentir con respecto a la situación política, económica y social del país y, de esta forma, sientan que pertenecen a un grupo, lo cual mejora su calidad de vida.

            Informe de Historia Contemporánea

            Partidos Políticos Venezolanos

    Vídeos relacionados