Parque Natural de Cornalvo

Geografía. Turismo. Bosque. Matorral mediterráneo. Extremadura. Presa de Cornalvo. Berrocal granítico. Cigüeña negra. Especies protegidas

  • Enviado por: Caty Cano
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 22 páginas
publicidad

INTRODUCCIÓN

En 1978, el proyecto de construcción de una urbanización en el entorno del Embalse de Cornalvo obligó a ADENEX a pedir su declaración como Parque Natural. Los trámites para ello se iniciaron el mismo año por la dirección general de ICONA, al mismo tiempo que se paralizó la edificación prevista de 32 chalet.

La declaración de Parque Natural se hizo efectiva por parte de la Junta de Extremadura mediante un decreto de 19 de diciembre de 1988, aunque por problemas administrativos y judiciales el gobierno regional tuvo que elaborar el Decreto 27/1993, de 24 de febrero, donde se declara Cornalvo parque natural. Pero ello fue anulado como consecuencia de la aplicación de la sentencia del Tribunal Supremo de 6 de mayo de 2003 quedando sin medias de protección que aseguraban la conservación del espacio.

Declarado por la Ley 7/2004, de 19 de noviembre, a Cornalvo “Parque Natural”, siguiendo los objetivos establecidos en el artículo 9 de la Ley 8/1998, de 26 de junio, de conservación de la naturaleza y de espacios naturales de Extremadura.

Esta área fue clasificada en 1979 como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), en virtud de la Directiva 79/409/CEE. Y en cumplimiento de la Directiva 92/43/CEE, en 1992 fue catalogado como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC). Además, el parque natural de Cornalvo es también Zona de Interés Regional (ZEC).

Posee una superficie total de 13.143,4 hectáreas que corresponden a Parque Natural, ZEPA y LIC de embalse de Cornalvo y Sierra Bermeja, afectando a los términos municipales de Mérida, Guareña, Mirandilla, Aljucén y San Pedro de Mérida. La localidad de Trujillanos, pese a ser la tradicional entrada al Parque, no se incluye dentro de sus límites, pero acoge el Centro de Interpretación.

La zona de influencia del Parque Natural de Cornalvo constituye uno de los enclaves de bosque y matorral mediterráneo más representativos e importantes de la Península Ibérica, además de gozar de una abundancia y extensión de paisajes adehesados característicos, con una amplia diversidad de encinares y alcornocales. Junto a especies endémicas, como es el Jarabugo, cohabitan otras especialmente protegidas como la Cigüeña negra, la Grulla común o la Nutria. Además de las especies faunísticas señaladas, existe una amplia y destacada variedad, así como una masa de alcornoques de llanura en estado natural de incalculable valor ecológico. Todos estos factores naturales a su vez alternan con un paisaje peculiar y con valiosos vestigios históricos-artísticos, como es la singular presa romana de Cornalvo.

LOCALIZACIÓN GEOGRÁFICA DEL ÁREA NATURAL

El Parque Natural de Cornalvo se encuentra situado entre varios municipios cercanos a la ciudad de Mérida (a 8 Km. hacia el noreste), casi en el centro geográfico de Extremadura, entre la carretera N-630, la Sierra Bermeja, la autovía de Extremadura y límite norte de la provincia de Badajoz.

'Parque Natural de Cornalvo'

'Parque Natural de Cornalvo'

Puede considerarse el vértice de un amplio corredor natural que atraviesa la región, extendiéndose por el oeste a lo largo de la Sierra de San Pedro y sus estribaciones y continuando a través de la Sierra de Montánchez y de las Villuercas por el este. Cornalvo se integra dentro de esta encrucijada, siendo el puente de unión entre ambas áreas y a la vez el límite más meridional de dicho corredor.

Se trata de un área con suaves relieves que únicamente se ven interrumpidos por las alineaciones montañosas de Sierra Bermeja y Sierra del Moro, donde se alcanzan la máxima altitud en los 546 metros del Pico Terrero, que conforman el límite sur del espacio. El río Aljucén o el Albarregas, junto con los arroyos del Muelas y de la Fresneda son los principales cursos fluviales, presentando una vegetación de rivera con un excelente grado de conservación.

Los límites geográficos del Parque Natural de Cornalvo son los siguientes:

Por el Norte: Desde el punto en que la N-630 cruza el límite de provincias entre Cáceres y Badajoz, siguiendo dicho límite de provincias hasta el punto en que éste se cruza con el camino de Arroyomolinos de Montánchez a Mirandilla.

Por el Este: Desde el punto en que el límite de provincia de entre Cáceres y Badajoz cruza el camino de Arroyomolinos de Montánchez a Mirandilla, siguiendo por dicho camino hasta el punto en que se cruza con el camino de Los Lomos a Campomanes, siguiendo por él hasta Horno Calero, donde continúa por el camino de Horno Calero hasta la autovía N-V, siguiendo esta carretera hasta su cruce con el camino de Don Benito a Campomanes.

Por el Sur: Desde el punto en que la autovía N-V cruza el camino de Don Benito a Campomanes, siguiendo por este camino hasta el Cortijo de Campomanes, continuando posteriormente por el camino de Campomanes a Mirandilla hasta el punto en que dicho camino se cruza con el límite del término municipal de Mirandilla, siguiendo este límite por Sierra Bermeja hasta llegar a la Sierra del Moro, cruzando el camino Real de Mérida a Montánchez. Desde este punto, siguiendo por el sur hasta Mirandilla, siguiendo por el camino que une Mirandilla y Aljucén, hasta que dicho camino llega al límite del término municipal de El Carrascalejo, desde este punto en dirección norte continuando por el límite del término municipal entre Mirandilla y Aljucén, hasta el cruce de éste con el camino de Aljucén al Moro, siguiendo este camino en dirección Oeste hasta su cruce con la N-630.

Por el Oeste: Desde la N-630 en el punto que arranca el camino de Aljucén al Moro en dirección este, siguiendo por esta carretera en dirección norte hasta el punto en que se cruza con el límite de provincias entre Cáceres y Badajoz.

ACCESOS AL PARQUE NATURAL

Desde el norte:

Es una de las entradas principales al Parque Natural si se accede desde el norte (Cáceres). Siguiendo la N-630 ó A-66 (Autovía de la Plata) hasta la localidad de Aljucén, existen dos entradas al Parque localizadas a ambos lados del Río Aljucén y disponen de señalización. Puede realizarse un recorrido atravesando el Parque de un extremo a otro siguiendo el primer camino a la izquierda justo al pasar por el puente del Río Aljucén, cuando se viaja en dirección Mérida.

Siguiendo la N-630, a 10 Km. de Mérida, tomar le desvió hacia la localidad de Mirandilla. Desde allí, atravesando el pueblo, seguir el camino hasta la Ermita de San Isidro, situada justo en el límite del Parque.

Desde el centro y oeste:

Podemos acceder al parque desde la autovía N-V (E-90) a su paso por Trujillanos (salida 334), donde se encuentra la entrada principal al Parque Natural, por la que se accede directamente al Centro de interpretación del Parque Natural de Cornalvo y al embalse de Cornalvo.

Por la autovía de Extremadura (N-V) tomando la salida 325, se llega a la localidad de San Pedro de Mérida. Desde allí, seguir el camino público de San Pedro a Montánchez (“Camino de Montánchez”), que parte de una de las calles periféricas del pueblo (Avda. de Cornalvo). Este camino conduce directamente al Embalse de Cornalvo.

Desde el sur:

Accedemos por la carretera N-630 ó A-66 (Autovía de la Plata) hasta Mérida, desde donde podemos conectar con cualquiera de los accesos propuestos.

¿Cómo llegar?

Por carretera:

Desde el Norte o el sur por la N-630 ó A-66 hasta Mérida, Mirandilla o Aljucén.

Desde el Centro o el oeste por la N-V hasta Mérida, Trujillanos o San Pedro de Mérida.

Por Autobús:

Estación de autobuses de Mérida y parada de autobús regular a menos de 2Km. (Trujillanos)

Por Tren:

Estación de RENFE de Aljucén y de Mérida.

Por avión:

Aeropuerto de Talavera la Real (Badajoz) a 50Km. de Mérida.

RESEÑA HISTÓRICA DE CORNALVO

Sin lugar a dudas, Cornalvo alberga uno de los monumentos y joya de ingeniería hidráulica de mayor relevancia de la época romana: la presa de Cornalvo, declarada Monumento Nacional el 13 de diciembre de 1912.

El nombre Cornalvo proviene de la forma que presenta el embalse, un cuerno de 4 Km. de longitud y 10 de perímetro, que junto a las aguas blancas del río Albarregas indujeron a los romanos a denominar esta zona como “Cornus Albus” (cuerno blanco), de donde deriva el actual de Cornalvo.

El muro de la presa es de 220 m. de longitud y 18 m. de altura, presentando el frontal que está en contacto con el agua una forma de graderío. Destaca un torreón de desagüe de 20 m. de altura independiente de la presa, y unido a ésta por un pequeño puente.

Del fondo del torreón parte la galería de desagüe, a base de sillares, que mide 1'69 m. de altura, 0'70 de ancho y tiene 25 m. de longitud, atravesando el muro de la presa sirviendo de punto de partida del trasvase de agua al acueducto más importante que abastecía a Emerita Augusta (Mérida).

A la galería principal de abastecimiento se le unía otra que venía desde el embalse de Borbollón, para continuar por el arroyo Albarregas, y después de recorrer 25 Km. llegaba a Mérida.

Pese a su antigüedad sigue siendo utilizada en la actualidad para el abastecimiento de agua a varios municipios.

A diferencia de otros embalses, el de Cornalvo no recibe el agua directamente de ningún río, sino que se llena desviando el agua desde el Embalse de las Muelas, por un canal romano que se conserva en la actualidad, aunque reformado.

Un hito histórico relevante en los acontecimientos cronológicos de Cornalvo se sitúa en el año 1773 en el que gran parte de las tierras de lo que hoy es el Parque Natural pasaron a ser propiedad del Conde de Campomanes, a quien Carlos III concedió en encomienda estas tierras para su mejora. El Conde edificó un esplendido cortijo que en sus años de esplendor llegó a tener capilla, escuela para 50 niños, comercio, cantina y viviendas para varias familias. El cortijo que en la actualidad presenta un buen estado de conservación, albergó al rey Carlos IV en el viaje que realizó a Badajoz en 1795.

ENTORNO PAISAJISTICO DEL AREA NATURAL

El relieve de Cornalvo es muy uniforme, caracterizado por suaves ondulaciones del terreno, conformadas sobre granito que únicamente son interrumpidas bruscamente por la alineación noroeste-sureste de los materiales metamórficos del ordovícico que conforman Sierra Bermeja.

En el Parque se pueden observar dos manifestaciones geomofológicas que atraen la curiosidad del visitante: el berrocal de bolos graníticos desarrollado en las llanuras graníticas y las “marmitas de Gigante” formadas en los cauces fluviales entre las que destacan por su espectacularidad las del paraje del “Rugidero” en el arroyo de las Muelas.

Los suelos que tapizan el Parque pertenecen a las Tierras Pardas meridionales tanto sobre pizarras como sobre granito, están desarrollados sobre estos materiales geológicos, ocupando las áreas de llanura y las laderas de las sierras. Las Tierras Pardas meridionales sobre granitos están asociadas en algunos casos a litosuelos debido a las características geológicas del substrato. Los suelos aluviales, también representados en este espacio, son de formación reciente a partir de los depósitos fluviales sobre todo del río Aljucén.

La mayor parte del Parque Natural está dominado por las dehesas de encina y de alcornoque, pero en algunas zonas la vegetación se encuentra escasamente transformada por el hombre y se conservan aún formaciones boscosas asociadas a matorrales y arbustos. Este paisaje es característico de las laderas de umbría de Sierra Bermeja.

Algunas dehesas mantienen una elevada densidad de arbolado y presentan un aspecto boscoso y sombrío, a veces con un tapiz de helechos bajo sus copas. Este es el caso de parajes como "Borbollón" (alcornoques) o "Las Raposeras" (encinas).

En otros lugares del Parque, especialmente al sur del Río Aljucén, pueden contemplarse dehesas de encinar asentadas sobre berrocales de granito, desarrollándose los árboles sobre las rocas y dando lugar a un paisaje singular.

Entre este paisaje característicos nos encontramos los yacimientos arqueológicos como el dolmen de Lácara (Aljucén).

Los principales aprovechamientos dentro del Parque son los ganaderos (ovino, vacuno, porcino y caprino), siendo el principal recurso económico de las fincas existentes, especialmente de aquellas que presentan terrenos dehesados.