Parque Nacional de Cabañeros

Castilla La Mancha. Sierras del Chorito. Macizo del Rocigalgo. Hidrografía. Climatología. Flora. Fauna

  • Enviado por: Amanda
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 19 páginas
publicidad
publicidad

1.-Varias vistas generales del parque.

1.-INTRODUCCIÓN

La unidad elegida para esta pequeña presentación, corresponde con el Parque Nacional de Cabañeros.

Este parque, se sitúa en Castilla La Mancha, entre las provincias de Toledo y Ciudad Real, y en la actualidad es uno de los lugares protegidos de mayor relevancia de la Península Ibérica, por su gran número de especies tanto animales como vegetales, así como, su peculiar geología, debido a ellos, este parque es considerado como el representante del monte mediterráneo en toda la red de parques nacionales.

La influencia humana a lo largo de la historia ha dejado su impronta en el paisaje, dando lugar a extensas rañas, de anterior uso cerealístico de secano y de ricos pastos estaciónales. Todo ello al abrigo de las sierras del Chorito, y el macizo del Rocigalgo, entre otras formaciones montañosas, completamente cubiertas de matorral mediterráneo, perfectamente conservados.

También encontramos un importante número de especies animales, algunas de las más representativas son el águila imperial ibérica, la cigüeña negra o el buitre negro, algunos mamíferos como ciervos, jabalíes o corzos, así como una gran variedad de especies botánicas, tanto arbóreas, como arbustivas, así como una gran variedad de microclimas, aunque el predominante sea el mediterráneo templado, bosques de galerías, trampales o reductos de bosques atlánticos de un gran interés botánico.

El nombre del parque, viene dado por las chozas tradicionales de los pastores y carboneros de la zona, y antes de convertirse en Parque Nacional el 20 de Noviembre de 1995, estuvo a punto de ser un campo de tiro.

El parque tiene una extensión de algo más de 40.000 hectáreas, y también fue declarado en 1988, como “Zona de especial protección para las aves.

1

2.-GEOLOGÍA

Los montes de Toledo es la formación orografía donde se encuentra enclavado el Parque Nacional de Cabañeros; posee las formaciones montañosas más antiguas de la Península Ibérica, el desgastado relieve por la acción de la erosión crea este peculiar paisaje.

La formación geológica de Cabañeros comienza hace mas de 600 millones de años, en el precámbrico y cámbrico, cuando la zona aún era un fondo marino. Posteriormente, por la acción de fuertes movimientos tectónicos, los sedimentos depositados en el fondo marino, emergen a la superficie.

Por la propia acción geológica, estos sedimentos marinos, se transforman en pizarras y areniscas

Posteriormente, en el cámbrico final y el ordovícico, se produce una fase de plegamiento, y puesto que los materiales están expuestos a la intemperie, comienza una intensa etapa de erosión.

En el ordovícico y el silúrico se produce una trasgresión marina, es decir, el mar avanza tierra adentro, inundando nuevamente esta zona, y depositando nuevos sedimentos sobre las rocas sumergidas. De nuevo el mar va sumergiendo las tierras, y se van depositando primero los sedimentos de grano más grueso (cuarcitas armoricanas) y al final de la inmersión, cuando la profundidad es muy elevada se depositan barros finos que tras el proceso de mitificación darán las actuales pizarras negras.

Debido al origen marino de estos materiales presentan importantísimos yacimientos paleontológicos, de los primeros habitantes de la tierra (trilobites, cefalópodos, graptolitos , braquiópodos, moluscos, equinodermos, bivalvos…) llegando a encontrar unas 250 especies diferentes de habitantes marinos, que conformaban los ecosistemas de hace unos 500 millones de años.

2.-a) Trilobites b) Graptolitos c) Bivalvos

Algunos de los fósiles encontrados en la zona.

2

Tras esta fase de inmersión, se produce la regresión marina, hace aproximadamente 400 millones de años, debido a que se produce la conocida Orogenia Herciniana, que consigue elevar estos sedimentos que nunca más volverán a ser sumergidos.

Esta zona en concreto, además de sufrir las presiones de la Orogenia Herciniana, la localización actual de Cabañeros, se pliega, dando lugar a lo que hoy día conocemos como Montes de Toledo, con cotas de altitud superiores a los 1.000 metros.

Desde el primer momento de su elevación, los Montes de Toledo, comenzaron a sufrir los efectos de la erosión, lo cual ha hecho que conozcamos estos montes con altitudes mucho más inferiores a las que realmente alcanzó tras la orogenia.

En todos estos miles de años de erosión se dan fenómenos de intrusión, que hace que aparezcan en la misma zona otro tipo de materiales muy distintos, como granitos, yacimientos de rocas metamórficas que cambian muchísimo el paisaje y son las causantes de la aparición de otros muchos minerales.

3.- a) Rocas graníticas b) Rocas Metamórficas

Hace un millón de años aproximadamente, entre el terciario y principios del cuaternario, se dio un período continental, donde hubo importantísimas variaciones climáticas.

Anteriormente, un clima seco y frío, con largos períodos de lluvias torrenciales, originaron las acumulaciones de cantos rodados (por procesos de gelifracción, que rompía las cuarcitas y arrastraba los fragmentos ladera abajo), y arcillas en los valles de estas formaciones montañosas, configurando el paisaje al que se denomina zona de rañas.

Las rañas son llanuras con escasa pendiente, cubiertas de cantos rodados, que originan zonas encharcadas con el agua de los arroyos (conocidas como pedrizas y canchales) en el habla común, a esas zonas de humedales, con tierras movedizas se las conoce como trampales..

En el cuaternario, aparecen también en Cabañeros, un tipo de fauna que hoy podemos compararla con la fauna de la sabana africana, con especies, como por ejemplo, mastodontes, de uno de ellos se conserva su cabeza y su cornamenta, visible en el centro de visitantes de “Casa Palillos”

3

En resumen, el paisaje de Cabañeros, queda formado como un relieve apalachense, en el que se alternan las sierras de cuarcitas, que debido a su dureza y resistencia a la erosión mantienen su vigorosidad y contraponiéndose a estas unidades de estupenda presencia, aparecen las rañas.

En Cabañeros también encontramos evidencia de una fase geológica sucedida en la era terciaria, en la que los relieves reactivados durante la Orogenia Alpina, reactivaron antiguas fallas, en las que la erosión incide con más fuerza, dando lugar a lo que se conoce con el nombre de superficies de erosión escalonadas, las cuales coronan el macizo montañoso del Chorito, entorno a los 1.000 metros de altitud.

4.-Vista general del boquerón del Esterna

4

3.-HIDROGRAFÍA

Cabañeros se enmarca dentro de las cuencas de los ríos afluentes del río Guadiana por la margen derecha. Encontramos así el río Bullaque, que circula sobre la raña, sobre depósitos del cuaternario y sin apenas incidir ni generar un valle, también encontramos el río Estena que si aparece fuertemente encajonado en un profundo surco intramontañoso cuya incisión se suma al relieve ya de por sí accidentado.

Estos ríos, así como los diversos arroyos y lagunas estaciónales marcan la hidrología del Parque Nacional de Cabañeros, además se encuentran condicionados por el régimen climático de la zona; con crecidas importantísimas en los meses otoñales e invernales, que inundan las riberas y hacen realmente difícil el paso por ellas, aunque sin embargo, en los meses estivales ven reducidos en gran medida sus cauces.

En años extremadamente secos, se ven reducidos a mínimos, desapareciendo los pequeños arroyos y pozas, sobre todo en la zona de las rañas.

Con estos hechos, se condiciona también la fauna que habita temporalmente esos ríos y arroyos, sobre todo peces y anfibios.

5.- Río Esterna 6.- Arroyo

5

4.-CLIMATOLOGÍA

En una zona tan amplia que comprende espacios tan diversos no se puede concretar muy minuciosamente el clima, pero sí englobarlo en un conjunto más amplio que se adapta, aun con diferencias, a lo que ocurre en el Parque Nacional de Cabañeros.

Estamos ante un clima mediterráneo continental, lo cual quiere decir que los períodos estivales son secos y temperaturas medias de 24ºC llegando a alcanzar los 44ºC un día normal.

Las lluvias se reducen a los períodos de primavera y otoño, aunque anualmente las precipitaciones se sitúan entorno a los 650mm aunque en algunos puntos de los montes de Toledo, se han llegado a recoger 800mm. En general las lluvias disminuyen de oeste a este.

En invierno, entre diciembre y abril, esas precipitaciones se producen en forma de nieve en las zonas montañosas que se incluyen dentro del Parque, y las temperaturas medias de esta etapa del año están entorno a los 4ºC, con unas mínimas de unos -10ºC.

Como vemos, se contraponen unos inviernos altamente lluviosos y fríos con unos veranos con altas temperaturas y gran aridez, con más de 50ºC de diferencia entre una estación y otra. También son frecuentes las heladas invernales, y en las zonas donde hay cursos de agua, debido a la humedad, son frecuentes las nieblas.

7.- Helada invernal 8.- Niebla espesa

6

5.-FLORA

5.1. Introducción:

En el Parque Nacional de Cabañeros contamos con 22 especies catalogadas como vulnerables y de interés especial. En sus casi 42.000ha, cuenta con un gran valor botánico, repartido en los diferentes pisos bioclimáticos.

El clima de la región se ha definido como clima mediterráneo continental, con cierta tendencia oceánica en la vertiente oeste, aún así, incluimos a todo el parque en el piso meso-mediterráneo.

Este piso se encuentra representado de forma general por la encina, el alcornoque o el quejigo, aunque las características tan especiales del parque, en cuanto a orografía, geología, etc. encontramos una variedad inaudita de microclimas, que son acompañados de formaciones vegetales tan dispares como bosques atlánticos con tendencia húmeda, además de quejibares, encinares, turberas, bohonales y brezales, y la vegetación xerófila y exclerófila más adaptada al difícil estío manchego.

5.2. Encinares y alcornocales:

Es la comunidad vegetal más representativa dentro del piso meso-mediterráneo, situado al pie de las sierras.

Este bosque esta constituido principalmente por Encinas (quercus ilex) y por Alcornoques (quercus suber), como especies principales.

Los encinares, en los que obviamente la especie dominante es la encina, tiene una gran diversidad de plantas acompañantes, tanto de especies de ciclos anuales como de arbustos como el Madroño (arbustus unedo), el Labiérnago (phillyre angustifolia), la Cornicabra (pistacea terebinthus), la Madreselva (locicera implexa), y algunas otras plantas como la Peonia, especies termófilas como el Acebuche (olivo silvestre) y el Lentisco.

El alcornocal, se encuentra muy ligado a la presencia de encinares, aunque normalmente se encuentran orientados a zonas más cálidas y húmedas, formando algunos bosques mixtos con encinas o quejibos; también comparte con los encinares el cortejo florístico.

Algunos ejemplares de alcornoque pueden llegar a alcanzar los 15 metros de altura.

En la actualidad el alcornoque se conserva por su utilidad económica en tanto al aprovechamiento de los troncos para la obtención de corcho.

5.3. Las Rañas:

En su mayoría lo que nos encontramos en las rañas son dehesas aclaradas por la acción del hombre, por la roturación y quema de montes para el cultivo.

En las rañas del parque de Cabañeros, se conservan formaciones herbáceas de pastizal, tanto vivaces como anuales.

Estas rañas ocupan en el parque una extensión de unas 8.000ha, siendo una de las imágenes más características del mismo parque nacional. Asociadas a este ambiente, encontramos fauna característica del parque, de la que hablaremos más adelante.

7

5.4. El Robledal:

Sólo lo podemos encontrar en las zonas de umbría, ocupando los fondos de los valles más húmedos. A pie de estas formaciones vegetales encontramos plantas como la peonía y diversas especies de helechos.

El Roble Melojo (Quercus robur) origina formaciones de gran interés, la primera característica por la que llama la atención es porque se sitúa en zonas topográficas diferentes a los encinares o alcornocales, pues necesita suelos profundos de gran desarrollo y con niveles freáticos elevados. La segunda característica es que las cotas de altitud que alcanza, en las zonas de umbría hasta los 1.000 metros, y en las vertientes de solana hasta los 1.200 metros y acompañado del conocido como “mostajo”, el arce de montepellier, encinas y madroños.

5.5. Jaral-Brezal:

Es una de las formaciones vegetales más extendidas en las laderas de las sierras de cabañeros, es lo que se conoce como monte bajo, dominado por especies como en Brezo (erica spp.) o la Jara (citus spp.), aunque no son las únicas.

Se suelen localizar en zonas donde el suelo es poco profundo y no está bien desarrollado, ocupando extensas zonas donde en la antigüedad se desarrollaban bosques y matorrales desaparecidos por la acción humana (roturación y fuegos).

Estas especies son especies pioneras y heliófilas, principalmente la jara pringosa (cistus ladannifer) en las zonas de solana, y donde encontramos un poco más de humedad predominan mayoritariamente los brezos de diversas especies (erica australis), (erica umbellata), que van acompañados de otras plantas aromáticas como el Romero (rosmarinus afficinalis), el Cantueso (lavandula stoechas) o la Aulaga (genista hirsuta).

5.6. Bosque Atlántico:

En determinados cortados y barrancos, donde las condiciones de humedad y temperaturas son completamente diferentes a las del resto del parque, es ahí, en esas zonas, donde se refugian especies como el Loro (prunas lusitanicus), se trata de un árbol de hojas perennes, parecidas al laurel.

Es una joya, un fósil vivo de los antiguos bosques subtropicales que poblaban Cabañeros en el terciario; han sobrevivido en estas zonas, pues las condiciones climáticas apenas han variado desde el terciario, incluso en la época de las glaciaciones, estos enclaves privilegiados las mantuvieron casi intactas.

En pleno corazón de Cabañeros, estas loreras acogen otras especies asociadas como el Acebo (ilex aquifolium) o los Helechos (pteridium aquilinum), el Durillo (viburnum tinus), de forma aislada aparecen también algún Tejo (taxus baccata), Arces de Montepellier (acer monspessulanum) o el Piruetano (pyrus bourgeana) entre otros muchos. Definiendo autenticas islas de vegetación atlántica en un territorio de carácter extraordinariamente mediterráneo.

5.7. Bosques Riparios:

En los cursos medios de los arroyos y ríos del parque como en el cauce del Bullaque y algún otro, encontramos bosque de ribera, en los que el Abedul Endémico de la península (Betula Pendula susp fontqueri var.parvibracteata), es la especie que domina, en otros casos, como en la ribera del río Estena, el bosque que lo acompaña se forma de especies como el Fresno (fraxinus angustifolia), Mimbreras (salix atrocinerea),

8

además del Aliso (agnus glutinosa). Estas especies riparias, habitan conjuntamente, en un ambiente umbrío, con Arraclanes (frangula agnus), zarzas o escaramujos entre otras.

5.8. Bohonales y Trampales:

Normalmente aparecen ligados a los bosques riparios y a zonas menos abrigadas, en zonas clasificadas como hábitat de protección especial por las especies que allí encontramos. En estos lugares encharcados se desarrolla una formación vegetal clasificada como relíctica de los Montes de Toledo. Aparecen especies como el Brezo de pantano (erica arborea), el Mirto de brabante y un amplio cortejo de plantas carnívoras que se encuentran a gusto en este medio higroturboso, como son la Atrapamoscas común (drosera rotundifolia) y la Tiraña (pinguicula iusitanica).

*Las especies vegetales aparecen muchas veces nombras también con su nombre

científico para evitar confusiones con el habla común.

'Parque Nacional de Cabaeros'

10.- Romero

9.- Flor de la Jara Pringosa

11.- Dehesa (Ejemplares de Encima) 12.- Quejidos

9

'Parque Nacional de Cabaeros'
14.- Fruto del Madroño

13.- Alcornoque

15.- Madroño 16.- Floración del Brezo

'Parque Nacional de Cabaeros'

17.- Jarales de Tomillo y Brezo

10

6.-FAUNA

En Cabañeros, dentro del espacio protegido del parque, se conserva un amplio catálogo de especies, algunas de ellas protegidas a escala mundial.

6.1. Mamíferos:

Una de las especies que son una de las señas de identidad del parque son los Ciervos (cervus elephus), que encuentran en la raña un lugar idóneo para su pasto, aparecen junto a otros ungulados como el Corzo (capreolus capreolus) o el Gamo (dama dama), aunque estos últimos son más fáciles de encontrar en el monte cerrado.

El ciervo, en el momento de su celo y apareamiento, los cuales vienen acompañados de la “Berrea”, hacen que sea el gran protagonista de Cabañeros; el período de la berrea abarca los meses de septiembre y octubre, siempre dependiendo de las condiciones climáticas.

La berrea, es el causante de que en esa época Cabañeros sea un hervidero de turistas, ansiosos de ver los ciervos, escuchar sus bramidos, y contemplar los enfrentamientos entre los machos, que buscan demostrar todo poder, para así ser aceptado por un grupo de hembras y poder procrear.

Otros mamíferos representativos de la raña del parque son el Jabalí (sus scrofa), muy abundantes y fáciles de observar. También son habituales la Liebre (lepus granatensis) en las zonas de herbazales, y el Conejo (orytologus cuniculus) se encuentran en las zonas de jara y monte bajo. Son especies de vital importancia, pues al tratarse de especies-presa para muchos depredadores, es posible que algunas aves rapaces habiten esta zona, de las cuales hablaremos un poco mas adelante. Estos pequeños roedores también son alimento de la comunidad de carnívoros como el Zorro (vulpes culpes), la Garduña (martes foina), la Gineta (genetta genetta), el Gato Montés (felis silvestres), el raro Meloncillo (herpestes ichneumon) o incluso, el escaso Lince Ibérico (lynx pardina).

En los ambientes húmedos y remansos de los ríos Estena y Bullaque, son fácilmente observables las Nutrias (lutra lutra), siendo los indicadores de la buena conservación de estos sotos y riberas.

18.- Ciervos 19.- Jabalí

11

20.- Zorro 21.- Meloncillo

'Parque Nacional de Cabaeros'
'Parque Nacional de Cabaeros'

23.- Garduña

22.- Nutria

'Parque Nacional de Cabaeros'

'Parque Nacional de Cabaeros'

25.- Gato Montés

24.- Gineta

12

6.2. Aves:

Estamos ante un espacio con una gran diversidad de aves; es el grupo faunístico más representado, con 198 especies diferentes y un 3% de ellas, consideradas amenazadas a nivel mundial.Algunas de ellas son el Buitre Negro (aegypius monachus), el Águila Imperial Ibérica (aquila Adalberto).

Entre las rapaces y carroñeros de Cabañeros destacan el Águila Imperial Ibérica, el Águila Real (aquila chrysaetos), el Águila Calzada (hieratus pennatus), el Águila Culebrera (circaetus gallicus) y el Milano Real (milvus milvus), junto con el Buitre Negro (aegypius monachus) o el Alimoche (neoprhron percnopterus).

Son frecuentes en Cabañeros también los imponentes nidos tanto de las Cigüeñas Negras (ciconia nygra) y de la clásica Cigüeña Blanca (ciconia ciconia); estos animales son fácilmente visibles campeando por los arroyos y herbazales en busca de alimento.

Ligados a ambientes más abiertos, en las rañas y zonas de monte aclarado es habitual encontrarnos con el Aguilucho Cenizo (circus pygargus), también el Aguilucho Pálido (circus cyaneus) y en los meses de invierno al Elanio Azul (elanus caeruleus).

Igualmente observables es el Gorrion Moruno (paser hispanoliensis), la Collalba Rubia (oenanthe hispanica), el Triguero (miliaria calandra), la Carraca (coracius garrulus), que junto a la Abubilla o los Abejarucos dan una nota de color en el verano.

En el paisaje de la raña aparecen también la Avutarda (Otis tarda), el Sisón (tetrax tetrax), el Alcaraván (burbinus oedicnemus)…

En los sotos, riberas y bosques caducifolios, es común encontrarse con especies como el Petirrojo (eritha rubecula), la Oropéndola (oriolus oriolus), el Acentor Común (prunilla modularis), o el Zorzal Común (Turdus philomelus), y otras especies acompañantes como currucas, mosquiteros y otras especies afines. Que son vigilados de cerca por rapaces como el Azor (accipiter gentiles), el Gavilán (accipiter nisus) y algunas especies nocturnas como el Carabo (strix aluco) y el Búho Real (bubo bubo).

26.- Águila Real 27.- Milano 28.- Cigüeña Negra

13

'Parque Nacional de Cabaeros'

29.- Aguilucho Cenizo 30.- Collada Rubia

31.- Búho Real 32.-Oropéndola

6.3. Reptiles:

En los arroyos que aparecen en la raña en los meses de lluvia, es habitual encontrarse con el Galápago Europeo (emys orbicularis), especie que aunque aparece en toda Europa, es realmente escasa. Otra especie común es el Galápago Leproso (mauremys leprosa), fácilmente observable en los remansos de los ríos Estena y Bullaque.

El Lagarto Ocelado (lacerta lepida) se adapta perfectamente y puede encontrarse en cualquier ambiente, donde pueda encontrar alimento, allí se encuentra. Más difícil de observar es el Lagarto Verdinegro (lacerta schreiberi), es una especie más escasa y propia de los arroyos en medias laderas y zonas rocosas.

Otras especies habituales en Cabañeros son la Lagartija Colilarga (psamodromus algirus), que suele encontrarse en las zonas más bajas; el Eslizón Ibérico, y entre la

14

herpetofauna, esta la Víbora Hocicuda (Vipera latastei), la Culebra de Herradura (coluber hippocrepis), Culebra de Escalera (elaphe scalaris) y la Culebra Bastarda (malpolon monspesullamuss), que tiene un tamaño normalmente superior a los dos metros de longitud.

Estas especies de reptiles, suelen formar parte de la dieta de algunas otras rapaces como el águila culebrera.

33.- Galápago Europeo 34.- Galápago Leproso

35.- Lagarto Ocelado 36.- Lagarto Verdinegro

'Parque Nacional de Cabaeros'

37.- Víbora Hocicuda 38.-Culebra de Escalera

15

6.4. Anfibios:

La red de arroyuelos, ríos y pequeñas charcas que forman parque de Cabañeros, hace que sea posible el desarrollo de un amplio catálogo de estos animales, como son la Salamandra (salamandra salamandra), el Tritón Ibérico (triturus boscai), también aparecen el Sapo Partero Ibérico (alytes cisternasi), Sapo Común (bufo bufo) o la Ranita de San Antonio (hyla arborea), además de la Rana Común (rana perezi).

39.- Salamandra 40.- Tritón Ibérico

41.- Sapo Común 42.- Ranita de San Antonio

6.5. Peces:

Aparecen especies como el Barbo Cabecicorto (Barbos microcephalus), el Cachuelo (Leuciscus pyrenaicus), la Boga (Chondorstoma polylepis), el Lucio (Exocs lucio), Pez sol ( Lepomis gibbosus), junto con otras especies clasificadas como ictinofauna de los ríos del parque como son la Colmilleja (Cobitis paludica), el Calandino (Tropodophoxinellus aburnoides), La pardilla (Rutilus lemmingii), o el escaso Jarabugo (Anaecypris hispanica).

16

7.-EL HOMBRE Y SUS ACTIVIDADES ECONÓMICAS

La escasa densidad de población de estas comarcas (al igual que otras muchas de los Montes de Toledo) han hecho que los pocos habitantes que las pueblan hayan tenido que utilizar, históricamente, los recursos que tenían a su alcance con técnicas tradicionales, lejos de la mecanización actual.

Las economías familiares se basaban principalmente en la ganadería y la agricultura, todo destinado al autoconsumo, y la elaboración de de pocos y determinados productos para su venta.

Con la llegada de los avances tecnológicos y la utilización de nuevos recursos, han hecho que algunos de esos oficios, destinados a la elaboración de productos para la venta se hayan reducido en gran número, incluso algunos de ellos, desaparecido.

Afortunadamente, como tradición popular, todavía algunos sobreviven, pasando de padres a hijos, conservando la memoria etnográfica de estos valles.

Los oficios y el uso de los productos como la miel, la piel, el corcho, el carbón, etc. tienen siglos de tradición, se basan en el uso sostenible, asegurando la conservación de los bosques y montes.

Las cabañas que encontramos en Cabañeros, eran utilizadas por los pastores y los carboneros. Son construcciones con características tan típicas de esta comarca que incluso dan nombre al propio parque.

Eran construcciones de carácter temporal; su forma es cónica, construidas con mañas de vegetación del entorno, con la estructura sustentada por palos de fresno o chaparro, y para evitar que se colara el frío y la lluvia, se colocaban juntos y jara para hacer el techo, pudiendo acompañarlas de pequeñas planchas de corcho. En el interior se excavaba un pequeño hogar. Normalmente se construían varias cabañas en grupo, pudiendo encontrarse hasta 15 cabañas juntas.

La extracción de miel era otra actividad a la que se dedicaban los pobladores de esta comarca.

La riqueza vegetal de especies florales (el brezo, la jara, el romero…) han sido aprovechados por los apicultores desde tiempos antiquísimos.

Estos primero apicultores utilizaban colmenas construidas de corcho, aunque en la actualidad se usan prefabricadas. Para la localización de las colmenas siempre se han buscado zonas donde, durante casi todo el año, se pudiera encontrar algún tipo de flor (no todas las especies florales florecen al mismo tiempo), aunque no tiene porque ser siempre la misma, el apicultor puede trasladarlas manualmente.

En Cabañeros se obtenía carbón vegetal, y estaba condicionado por una serie de medidas y normas que regulaban la extracción de madera de las masas forestales, los lugares de elaboración etc. que han sido las causantes del devenir de los bosques.

En el parque, así como en el resto de pueblos, se construían horneras donde se procedía a quemar la leña para convertirla en carbón.

Este es n oficio de los que ya han desaparecido, pues requería un conocimiento inmenso de los materiales y de la combustión.

Las carboneras se construían en lugares llanos, y se trataba de pilas de leña, bien colocada, dejando un pequeño túnel en su base para realizar el encendido.

17

La combustión era lenta, y necesitaba mucha ventilación, lo cual necesitaba de un hombre (el carbonero) que la vigilara. El proceso podía durar más de 10 días.

Otra actividad importantísima para Cabañeros, que aún hoy perdura es la extracción del corcho. El corcho es un material con grandes cualidades aislantes y termicas.

El desollado de los alcornoques se realiza cada 8 ó 10 años, únicamente sobre árboles que midan más de 60 centímetros (árboles con 25 años).

La época ideal para el desollado abarca desde junio hasta agosto, pues es la época en que está mejor para despegarse. Se necesita una gran habilidad y destreza para la correcta extracción; su transporte se hace con burros o mulas, debido a las dificultades que ofrece el terreno.

'Parque Nacional de Cabaeros'
'Parque Nacional de Cabaeros'
'Parque Nacional de Cabaeros'

43.- Cabaña

44.- Extracción del Corcho

45.- Carbonera de carbón vegetal

18

8.-BIBLIOGRAFÍA

1.- http://perso.wanadoo.es/revistauniverso/universo.com/revista/cabaneros.pdf

Fecha de consulta 14 de diciembre de 2007

2.- http://es.wikipedia.org/wiki/Parque_Nacional_de_Caba%C3%B1eros

Fecha de consulta 3 de Enero de 2008

3.- http://inicia.es/de/carlos_p/Cabaneros.htm

Fecha de consulta 4 de Enero de 2008

4.- http://www.parquenacionalcabaneros.com/index.php

Fecha de consulta: varias consultas.

19